..:PERRO AMOR:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Edición especial 9):


  • SINOPSIS: Revive la historia en la edición especial que te ofrece la Revista "Gaceta, Dulce Paraíso".
  • ELENCO: con biografías y entrevistas a algunos de los actores de la telenovela, como a Ana Lucía Domínguez, Carlos Ponce, Maritza Rodríguez, Kothan Fernández, Maritza Bustamante, Rodrigo de la Rosa, Elluz Peraza, Víctor Cámara, Zully Montero, Martha Picanes, Natalia Ramírez, Carlos Ferro y Silvana Arias.
  • RESUMEN: toda la historia escrita de cada uno de los episodios, en cinco apartados, para que no te pierdas ni un detalle.
  • ANÉCDOTAS: todo lo que sucedió detrás de cámaras.
  • CUESTIONARIO: demuestra que no te has perdido ningún capítulo de 'Perro Amor' en este breve cuestionario.


VÍDEO DE 'PERRO AMOR':

..:SINOPSIS:..


Carlos Ponce, Ana Lucía Domínguez, Maritza Rodríguez y Khotán Fernández encabezaron el elenco de esta novela de los Estudios de Telemundo en Miami. Esta novela se estrenó el pasado 11 de enero y terminó el 19 de julio de 2010. “Un juego en donde el que se enamora pierde”. La novela contó con un gran elenco, conformado por Elluz Peraza, Rodrigo de la Rosa, Natalia Ramírez, Raúl Arrieta, Martha Picanes, Rosalinda Rodríguez, Carlos Ferro, Dayana Garroz, Silvana Arias, Manolo Coego Jr, Fred Valle, Roberto Huicochea, Roberto Levermann, Freddy Viquez, Frank Falcón, Carlos Garín, Adrián Carvajal, Marko Figueroa, Patricia de León, Verónica Montes y Paola Campodonico. Y cuenta con las actuaciones especiales de Zully Montero y Víctor Cámara.

Bajo la producción ejecutiva de Aurelio Valcárcel (‘Más Sabe el Diablo’, ‘El Rostro de Analía’, ‘Pecados Ajenos’ y ‘El Cuerpo del Deseo’) y libretos de Juana Uribe, ‘Perro Amor’ se grabó en alta definición tanto en estudios como en distintas locaciones en el Sur de la Florida.

Con un total de 129 capítulos, esta divertida historia de Telemundo llega a la Revista “Gaceta, Dulce Paraíso”, en la novena edición especial que lanza nuestra publicación para que podáis disfrutar y revivir los momentos de cada episodio, con entrevistas y biografías a los actores y actrices, perfiles de cada personaje, resumen detallado de cada uno de los episodios (dividido en seis partes), pósters y un cuestionario para que demuestres que no te has perdido ni un solo capítulo.


SINOPSIS:

Historia que juega entre las pasiones y la sensualidad de un mundo de apuestas, donde el amor y el corazón se arriesgan en aventuras pasajeras de dos amantes sin límite.

Antonio Brando y Camila son dos primos que desde su adolescencia se envolvieron en una vida de aventuras con riesgos y ritos sexuales que los han hecho cómplices. Entre ellos no existen las barreras de la moralidad y por el contrario, hacen de su día una ruleta rusa entre pasiones oscuras, conquistas peligrosas y propuestas eróticas que no tienen censura.
Para ellos el placer y la adrenalina son la razón de su existencia y todo está permitido cuando de sexualidad se trata, aunque tienen una única regla que los rige: No enamorarse de sus conquistas... Pero a todo perro le llega su hora, y esa es cuando en el matrimonio de Antonio con Daniela, él termina dejando a la novia plantada en el altar, gracias a una apuesta de Camila.

En medio del escándalo, Antonio conoce a la hermosa Sofía, una mujer sencilla que llama su atención y se convierte en la víctima del próximo juego de seducción con Camila, donde él se compromete a enamorarla y llevarla a la cama sabiendo que es virgen. Lo que no se imagina, es que Rocky París, un atractivo cantante con sed de triunfo, también fija su atención en ella con intenciones serias, un corazón sincero y muy romántico.

Antonio empieza su juego, sin imaginarse que la constructora de su padre será uno de los grandes obstáculos para conseguir su propósito, pues ellos quieren apropiarse del barrio donde ella vive.

San Jerónimo hace parte de los terrenos que la constructora Brando debe adquirir para poder realizar uno de sus grandes proyectos inmobiliarios. Camila es la encargada de lograr la venta de estos terrenos, y al lado de su esposo se valen de engaños y mentiras para estafar a la gente, al punto de llevar a Don Dago, el padre de Rocky, al suicidio.

Rocky y Antonio se convierten en rivales por el amor de Sofía y enemigos por la muerte del padre del cantante gracias a la familia Brando.

La inconciencia de Antonio y las apuestas fatales con su prima terminan por afectar la economía de su familia, al punto de que el padre de Antonio lo deja en la calle. En su afán por demostrar un cambio decide casarse con Sofía y aunque cree que todo lo tiene controlado, no se imagina que el amor estará tocando su puerta. El plan de seducción y la lucha interior de Sofía por no rendirse a los brazos de semejante perro, termina envolviéndolo en su red, mientras Camila nota que está perdiendo a su primo y decide desplegar sus trampas y su ingenio para evitar que le roben el amor que esconde.

..:ELENCO:..

Ana Lucía Domínguez


Ana Lucia Domínguez obtiene su primer protagónico con Telemundo, luego de haber participado en varias producciones incluyendo ‘Madre Luna’, ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘Pasión de Gavilanes’ y diversos episodios de ‘Decisiones’.

La bella Ana Lucía es una de las mejores actrices colombianas, que no deja de trabajar, esta joven a su edad ha logrado encantar al público latinoamericano. Recordemos, que a la hemos visto en telenovelas como ‘Gata salvaje’, ‘Amores Cruzados’, ‘El engaño’, ‘Valentino, el Argentino’ y ‘El Fantasma del Gran Hotel’, entre otras. Además ha participado en dos series colombianas exitosas: ‘Mujeres asesinas’, ‘El Fiscal’ y ‘Padres e Hijos’.

Ana Lucía Domínguez se instaló en Miami, junto a su esposo Jorge Cárdenas (actor y cantante), para protagonizar la telenovela ‘Perro Amor’, junto a Carlos Ponce, donde ella dio vida a la sensual Sofía, que enamoró por primera vez a un hombre que al principio era un gran mujeriego.

-Ana Lucía, ¿cómo definirías a tu personaje en ‘Perro Amor’?
Sofía es buena hija, buena hermana y decide ser virgen porque quiere, no por mojigata, quiere entregarse cuando esté enamorada y se case, es un personaje con cualidades muy bonitas.

-¿En qué te pareces a Sofía?
Siento que tenemos muchas cosas afines. Me parezco a Sofía en que soy buena mujer, buena hija, buena hermana y amiga. Somos muy trabajadoras, soñadoras, con ganas de encontrar el gran amor, y ambas ya lo hemos encontrado.

-¿De qué modo calificarías esta historia?
Es chévere. Es un concepto novedoso, todos bailamos, cantamos y mostramos a los personajes como lo que son: personas comunes.

-¿Tuviste algún novio como Antonio “El Perro Brando” (interpretado por Carlos Ponce)?
No, gracias a Dios. Nunca he estado con uno de esos hombres, que sólo juegan con las mujeres. Es terrible y doloroso, pero quizás a un perro hay que darle de su misma medicina. En ese sentido, Sofía piensa diferente y quiere cambiarlo con amor.

-¿Cómo te sentiste trabajando al lado del galán Carlos Ponce?
Trabajar con él ha sido muy bonito y, más ahora que, mi esposo y él se han convertido en grandes amigos porque tienen cosas en común, por ejemplo, la música. Es muy rico trabajar con Carlos, es súper responsable, siempre está contando chistes, cantando, haciéndonos reír para hacer la grabación más amena.

-¿Tu esposo, Jorge Cárdenas, ha tenido la oportunidad de ver tus escenas de besos con Carlos Ponce?
Sí, pero no se pone celoso porque él es actor y también ha hecho muchas telenovelas. Son besos sin sentimientos, que forman parte de una escena y lo toma como algo muy natural y normal. Hay tanta confianza, que eso no le afecta.

-¿Cómo te ha ido en el matrimonio?
Estoy muy contenta, estoy pasando por un momento muy bonito, estamos recién casados, todo es luna de miel, todo es bonito. El primer año no ha sido difícil, ha sido muy chévere, hemos trabajo mucho los dos, entonces cuando nos encontramos en la noche es súper rico. Me casé con el mejor esposo del mundo.

-¿Y cómo conociste a tu esposo?
Le conocía de toda la vida. Pues en Colombia siempre escuché su música, iba a sus conciertos. Hace tres años nos conocimos en un evento, me pidió mi teléfono y empezó a llamarme. Me invitó a jugar bolos, luego al cine y después me visitó en mi casa y yo fui a la suya. Pasaron los meses y nos hicimos novios, nos casamos y todo ha sido muy romántico.

-¿Qué fue lo que más te enamoró de él?
Su música y su voz, porque realmente canta muy lindo.

-¿Te sientes totalmente enamorada?
Sí, es la primera vez que siento algo tan grande, por eso, tomé la decisión de casarme con él.

-Tu esposo ha sido un hombre solicitado y ha tenido novias muy guapas como Paola Rey y Angeline Moncayo, ¿cómo te tomas esto?

De ahí para allá, sigue la lista (risas).

-¿Alguna vez tuviste celos de ellas, al pensar que seguían siendo amigas de tu marido?
No, nunca pasó, no tengo celos de ellas ni de nadie. Los dos estamos seguros del sentimiento que nos une.

-¿Y ya tienes pensado ser mamá?
Sí, yo creo que por ahí en dos años.

-¿Cómo es tu nueva vida en Miami (Estados Unidos), comparada con la que llevabas en Bogotá (Colombia)?
Siempre he vivido en Bogotá, donde tengo mi familia y a mis amigos. En Miami estoy sola con mi marido, pero es un país maravilloso, en el que hice una novela estupenda, con un elenco formidable. Estamos disfrutando mucho nuestra estadía en Miami, pero extrañamos a la familia.

-¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la actuación?

Empecé haciendo comerciales de televisión y luego vino mi primer personaje en ‘De Pies a Cabeza’, ahí trabajé dos años hasta que se terminó. Luego vino ‘Conjunto Cerrado’, que también fue una serie juvenil. Después hice ‘Hermosa Niña’, ‘El Fiscal’ y algo de presentación en ‘Ángeles De La Mega’. De ahí en adelante nunca paré, hice una novela tras otra. La verdad he tenido mucha suerte.

-¿Consideras que no pudiste disfrutar de etapas de tu vida por desarrollar una carrera actoral desde tan temprana edad?
Si se viven cosas diferentes y se madura un poco más rápido. Siempre conviví con gente un poco más grande y eso ayuda estar en otro mundo. Es una profesión que me encanta y no la cambiaría por ninguna otra. Nunca pensé que empezaría en esto; me vieron y mi mamá me llevó a los casting. Creo que con ‘El Fiscal’ me empezó a gustar la actuación de verdad. Fue un proyecto muy bueno que la gente aún recuerda. Fue una serie muy exitosa y un personaje muy fuerte; allí fue cuando decidí a empezar a estudiar teatro y hacer talleres.

-De todos los personajes que has personificado, ¿cuál ha sido el más difícil?
El más complicado para hacer, creo que fue el de ‘El Fiscal’. Era una niña drogadicta, que se metía con un narcotraficante, tomaba pastillas para poder acostarse con él. Eran escenas muy violentas de mucha sangre, incluso tenía que tener armas y disparar; todo eso me impresionaba mucho. Creo que ese fue el personaje más fuerte porque yo solo tenía 15 años.

-¿Y con qué personaje te sientes más identificada?
Con el que más me identifico es con el de ‘Madre Luna’, que es muy parecido a mi.

-Durante toda tu carrera como actriz, ¿en quién te has fijado como una guía actoral?
Me fijo en el trabajo de muchos actores. Margarita Rosa de Francisco siempre me ha gustado mucho; su forma de actuar y lo linda y natural que es. Eso siempre me gustó muchísimo. Yo creo que desde chiquita, más que una referencia, ella ha sido una actriz que me inspira admiración.

-Has tenido la oportunidad de trabajar en varias producciones colombo-mexicanas. ¿Cómo son este tipo de producciones?
Empecé hacer este tipo de novelas en Miami, con ‘Gata Salvaje’. Allí, habían actores peruanos, mexicanos, argentinos, venezolanos y colombianos. Es muy chévere porque se conoce el trabajo de todos los países y de cada actor, sus costumbres y sus palabras. Se conoce el trabajo de mucha gente y se crece como persona y como actor. Por ejemplo, la novela que hicimos en México fue muy interesante. Al ser en alta definición los colores y el paisaje de Cartagena salieron muy bonitos; la combinación fue muy buena. Me gusta porque puedo trabajar afuera, hacer una novela, volver a Colombia y volverme a ir. Me encanta eso, aventurar y conocer el trabajo de afuera.

-¿Te has acostumbrado a los distintos acentos de los actores con los que trabajas?
Sí, ya me acostumbré. Es un requisito para poder trabajar en el exterior. Hasta que entendí eso, me empezaron a dar más trabajo afuera. Antes hablaba muy colombiano, hablaba muy rápido, no pronunciaba bien las palabras, las “s” y las “d”. Los colombianos tendemos a comernos muchas palabras y, por eso, no me entendían y no pasaba los casting. Ya después empecé hablar mexicano y entendí que no es para demostrar que no soy colombiana. El día que me toque hablar venezolano o argentino para que me den una novela, pues lo haré. Hablar con acentos diferentes, no me incomoda; me parece chévere que haya logrado ese acento universal, y “neutral”.

-¿Cómo logras interactuar con gente desconocida en una escena?
Con ensayos, conociendo al actor en los ensayos previos con el director; yo creo que es clave.

-¿Cuáles han sido tus mayores satisfacciones actorales?
Me gustó mucho cuando hice teatro con Carlos Muñoz, Julio Sánchez Coccaro y Martha Liliana Ruiz en la obra de teatro ‘Estado civil infiel’. Estuvimos en una gira por toda Colombia. Fue muy chévere hacer teatro, es una de las mejores satisfacciones y de los más grandes retos que he tenido en mi vida actoral porque Carlos y Julio son dos comediantes excelentes.

-Cuando te ofrecen un personaje, ¿qué es lo que buscas para aceptarlo?
Primero que se venda a nivel internacional, es muy importante. Segundo, que sea un personaje que me llame la atención, que me guste y que sea realmente importante en la novela.

-¿Cómo logras conectarte sentimentalmente con personajes que son totalmente ajenos a ti?
Estudiando, creo que para eso uno hace talleres y teatro; para hacer otra persona que tú no eres, con otra personalidad, otra mentalidad. Yo creo que un actor tiene que hacer de todo.

-¿Qué es lo bueno y lo malo de la fama?
Lo bueno es que la gente te da mucho cariño, te brinda muchas cosas lindas, los niños son muy cariñosos, te piden autógrafos y se te abren muchas puertas. También son buenos los detalles como llegar a un restaurante y que te atiendan bien, eso es lo bueno. Lo malo es que no tienes privacidad en tu vida personal, y que la gente te critica cosas, por ejemplo, como estás vestido y te miran absolutamente todo.

-¿Cómo logras superar las críticas?
Hacer una novela que tenga éxito, es una lotería. Trabajo con tanto cariño y con tanto amor que ya el rating pasa a un segundo plano. Que bueno que le vaya bien a la novela en la que se trabaja en ese momento, pero igual es tan rico el trabajo que hacemos, que lo disfrutamos. Las críticas siempre van a existir y van hablar, al principio me afectaban las cosas y lloraba; decía que eso no era cierto; ahora digo “chévere que hablen”.

-Eres una mujer muy bella, ¿eso lo consideras muy importante?
Es importante y todos tenemos algo lindo. Yo puedo tener más bonita la boca que otra mujer, pero ella puede tener los ojos más bellos. Todas las personas poseemos algo bonito, pero hay que cuidarse, tanto hombres como mujeres, más en este trabajo, ya que todo el tiempo nos observan.

-¿Tu belleza ha sido un punto importante para lograr éxitos en tu carrera?
Todo es un complemento, por eso, me cuido, voy al gimnasio y hago dieta. Además, duermo bien, no tomo y mantengo una buena alimentación.

-¿Hay días en que te sientes fea?
Siento que hay días en los que no me veo como quisiera, pero siempre soy vanidosa y me gusta lucir bien, no sólo para la gente que me rodea, sino por mí misma.

-¿Te consideras una mujer sexy?
Sí, ser súper sexy es mi naturaleza.

-¿Qué piensas de las cirugías?
Cuando se necesitan, uno se las debe hacer. Pero hay que tener cuidado con lo que te hagas. Tocarte la cara es muy delicado. Las mujeres se operan mucho la nariz o los pómulos, y eso hace que pierdan sus gestos y cambien su esencia. El rostro nunca me lo tocaría, del resto. Si tienes hijos y quedaste con una barriga grande, obviamente estoy de acuerdo.

-¿Tú te has hecho algún retoque?
Sí, me operé los senos, porque los tenía pequeños. Me puse una tallita más y quedé súper contenta.

-¿Te sentías incómoda de tener los senos chiquitos?
Para nada, fue por vanidad, porque no fueran tan chiquitos.

-Has posado desnuda para revistas en varias ocasiones, ¿te has sentido cómoda?
No me he sentido cómoda, porque tienes que exhibir tu cuerpo. Siempre he exigido un fotógrafo que sea muy profesional, y que yo confíe en él, pero no dejar de ser incómodo.

-¿Qué hobbys tienes?
Me gusta ir mucho al gimnasio y practicar mi hobby que es Kick Boxing, me parece que me mantiene muy bien físicamente. Aparte, es una terapia, boto toda la adrenalina, tengo un maestro maravilloso.

-Después de haber protagonizado una novela de suspense (‘El Fantasma del Gran Hotel’), ¿eres miedosa?
Sí, mucho. No me gusta quedarme sola en la casa, pero creo que ha sido por las películas de terror y de suspenso, un poco masoquista, me gusta que me asusten pero cuando me quedo sola ya no me gusta. A mi esposo siempre le digo: “si tú llegas a tal hora entonces yo me voy para el gimnasio o para donde una amiga”, pero que yo llegue a la casa y que ya haya alguien.

-¿A qué le tienes miedo?
A un ser querido que se muera, después le tengo miedo.

-¿Cuáles han sido las películas de miedo que más te han gustado?

‘Nosotros’ y ‘El orfanato’, las dos han sido de las últimas.

-¿Qué no te puede faltar en una película de este género?
La mano de mi esposo para apretarla cuando me asuste (risas).

-¿Qué personajes prefieres: los de mala o los de buena?
Me encantan los de mala porque experimentas ciertas cosas que no haces en tu vida real, entonces coger un revolver, caminar o hablar de una manera diferente. Hacer un tipo de cosas que en la vida real a uno no se le pasan por la cabeza. Este tipo de personajes antagónicos hace que uno haga cosas extrañas y eso lo hace divertido, diferente. Por eso creo que los antagónicos tienen su magia y la gente los recuerda más que los protagónicos.

-¿Y tú eres mala o buena?
Yo soy buenísima (risas).

-¿Interpretarías a una lesbiana, con escenas eróticas?
Si es una película o un proyecto muy importante para mi carrera, sí lo haría, y no le veo ningún misterio, ningún problema, aunque incluyera un beso o una escena erótica en una cama.

-¿Cuál es la palabra que más te gusta?
En el día cuando mi esposo me dice “bonito” esa palabra me llena el corazón y me pone feliz.

-¿Qué te hace llorar?
Las injusticias.

-¿Qué es lo más reciente que has aprendido?
Para la preparación del personaje Irene (de ‘El Fantasma del Gran Hotel’) estudie mucho el tema paranormal, todo lo relacionado con muertos, espíritus, brujería y he aprendido mucho de este tema.

-¿A qué no renunciarías?
A mi trabajo jamás.

-¿Qué te seduce?
Un buen vino, una buena compañía como mi esposo, una chimenea y una tabla de quesos. Es el mejor plan.

-¿Para qué te hace falta tiempo?
Para estudiar otra carrera, otras cosas que no tengan nada que ver con la televisión.

-¿Tienes algún talento escondido?
Me gusta maquillar, arreglar y peinar. Yo siempre me he maquillado desde pequeña y cuando estoy con mis compañeritas de grabación las peino, las maquillo y les pongo pestañas.

-Hasta el momento, ¿cuál ha sido tu mejor inversión de vida?
Los viajes, más allá de las cosas materiales que uno pueda tener, los viajes para mi son las mejor inversión que uno puede hacer, porque eso no te lo quita nadie y si te mueres te vas con eso.


Ana Lucía Domínguez fue Sofía en ‘Perro Amor’:

Edad: 20 a 23 años. Profesión: Estudiante. Atractiva, inteligente centrada y madura, Sofía reúne todas las cualidades de la mujer ideal. Honesta, íntegra y trabajadora, echada para adelante. Es el pilar tanto afectivo, como económico de su familia. Ayuda a su mamá en su negocio de banquetes y trabaja como mesera en un restaurante para pagarse la universidad.

Es independiente y su principal sueño es salir adelante, y terminar sus estudios de arquitectura, idealmente en una reconocida universidad, fuera de la Florida. A pesar de su belleza, nunca se ha enamorado. Y hasta antes de conocer a Antonio, considera que eso de hacer que la vida de uno gire en torno a la de un hombre, no es para ella.

Soñadora y romántica. Amiga de sus amigos, popular entre ellos. Activa miembro de redes sociales donde pertenece a un grupo que aboga por la virginidad hasta el matrimonio y recuperar el amor como valor y eje de la familia y las relaciones. Considera que el sexo debe ir necesariamente de la mano del amor. Sencilla y con un increíble don de gentes. Sofía es fiel a sus principios, no le gusta hacerle daño a nadie. No conoce la mentira, el engaño ni la manipulación. Es buena e inocente, auténtica.

Al reconocerla como una mujer virgen y virtuosa, Antonio apostará con su prima que es capaz de atraparla en sus redes. Haciéndola sentir lo que nunca había sentido, Antonio logra enamorarla y por eso ella accede tener sexo con él, aunque no estén casados. Ella cree que es el hombre con quien se casaría. Con su dulzura, alegría e inocencia poco a poco irá logrando hacer lo que ninguna mujer ha logrado: enamorar al “Perro Brando” por mucho trabajo que a éste le cueste aceptarlo. Con valentía y coraje luchará por Antonio, acompañándolo en su transformación personal.

Considera que uno en la vida se gana las cosas por mérito. Hija de una familia sin mayores recursos, que sufre mes a mes por cubrir las deudas básicas. Vive con su hermano Alejo, su mamá y su abuela, quienes tienen puestas en ella todas las esperanzas para salir de pobres. Es talentosa, canta como los dioses y con su voz enamora aún más a su eterno admirador, Rocky. Abandonada por su papá cuando aún era una niña, sueña con encontrarlo y volverlo a tener en su vida. Amiga fiel, acompañará a Verónica en las buenas y en las malas, enfrentándose a la familia de su marido y al mismo Antonio para defenderla. Tiene la justicia como un valor muy alto, por eso toma como propia la causa de la gente del barrio e intercede ante Brando Constructores para que no los atropellen ni les quiten sus casas a cambio de nada.

En Rocky ve un gran amigo, un hombre valiente, talentoso, luchador y justo. En algún momento, confundida, llegará a pensar que es amor, pero el único y verdadero amor de su vida es Antonio. Considerada del dolor ajeno, al punto de no armar un escándalo cuando descubre que Antonio le es infiel con su prima Camila sólo por proteger a la abuela Cecilia, a quien respeta, admira y quiere. Sofía no se acobarda frente a Camila y es capaz de darle la batalla, con sus propias herramientas, sin dejar de ser fiel a sus principios.

Carlos Ponce


Carlos Ponce regresó a la pantalla de Telemundo con ‘Perro Amor’, que protagonizó junto a Ana Lucía Domínguez, Maritza Rodríguez y Khotán Fernández. Tras dos años alejado de las telenovelas, el también cantante asume el protagónico de esta propuesta, luego de su exitosa participación en ‘Dame Chocolate’ (en 2007) junto a Génesis Rodríguez.

El cantautor, productor y actor puertorriqueño ha participado en un sinnúmero de películas, incluyendo ‘Couples Retreat’ y ‘Just My Luck’ y ha sido presentador de especiales como ‘Premios Billboard’ y ‘Miss Universe’, tanto para Telemundo como NBC Universal.

En ‘Perro Amor’, Carlos Ponce le da vida a Antonio, “El Perro Brando”, un mujeriego empedernido, guapo y rico que liado con su prima Camila (Maritza Rodríguez) ha hecho una apuesta para tener relaciones con Sofía Santana (Ana Lucía Domínguez) para comprobar si es o no virgen, de la que acaba enamorado.

-Carlos, ¿por qué aceptaste este protagónico?
La novela está muy buena, tiene mucho humor. De hecho cuando lancé mi disco estaba en Colombia y vi esta telenovela durante el tiempo que estuvo al aire y me encantó. Por eso, éste es el primer proyecto en el que no pido libretos, ni siquiera un capítulo antes de cerrar el negocio. Yo conversé muchas veces con Juana Uribe, la escritora de otros proyectos que no llegamos a concretar, y he sido fanático de la forma que ella escribe, muy rápida, la gente no tiene forma de aburrirse, los personajes pueden agarrarse del sentido del humor y de la forma en que están escritos, entonces cada artista le da la chispita y este personaje es un perro, (me gustan mucho y una vez en Puerto Rico tuve 26 perros) y es muy divertido.

-¿Te identificas con tu personaje de Antonio?
Bueno, hay que ser un hombre muy seguro de sí mismo para hacer lo que él. Yo que soy figura pública y tengo acceso a muchas cosas, no me atrevo a hacer ni la mitad de lo que él hace. Es el estereotipo del mujeriego, un poquito machista, a lo mejor. Es igual de despistado que yo, las cosas le valen, se le olvidan y es un apasionado de su yate. Yo, en cambio, soy más organizado, pero me despisto muy fácilmente.

-¿Cuál ha sido el reto para ti en esta producción?
Soy bastante pudoroso con muchas cosas, ya había tenido la experiencia de trabajar en Telemundo, pero tan pronto me hablaron de este proyecto, lo sentí como un gran reto. Soy como un “free lancer”, trabajo aquí y allá. Es la segunda telenovela que hago con El Güero Castro y Aurelio Valcárcel. Me siento muy cómodo trabajando con ellos y se los he repetido varias veces.

-¿Cómo te llevas con Ana Lucía Domínguez, con la que compartiste rol protagónico?
Para mi la cualidad más importante que puede tener una mujer es el sentido del humor, y ella lo tiene en abundancia, siempre está “bienhumorada”, y es muy agradable llegar al trabajo y que te reciban con una sonrisa. La quiero mucho porque se sabe dar a querer.

-¿En cuál de las cinco telenovelas en las que has actuado te has sentido más cómodo?
Digamos que en ‘Perro Amor’, y no por el personaje, sino por la camaradería. No había complicaciones, ni divismo, no había estrés. Todo el mundo se llevaba bien con todos, y así es muy rico trabajar. Esto no me había sucedido en otras producciones, aunque yo personalmente nunca he tenido problemas con nadie.

-Parece que la comedia se te da bien...
Me encanta hacer reír. Cuando puedo pasarme todo el día con una persona que me haga reír, es un día ideal. Me encanta sacarle una sonrisa a alguien. He ido al cine a ver comedia que han encantado, pero no he escuchado carcajadas en ningún momento. Es complicado.

-¿En qué momento de tu vida profesional te encuentras?
En el de trabajar, trabajar y trabajar, es todo lo que he estado haciendo. Esta carrera no es muy grata, porque se nos acaba, entonces tienes que trabajar e invertir.

-¿Y en qué estás invirtiendo?
Junto con unos amigos abrí una tienda de habanos en Coconut Grove (al sur de Florida). Estamos trabajando en nuestra propia línea de puros, pero vamos a tener también a los más grandes distribuidores del mundo.

-¿De dónde nació la idea de este negocio?
A mis amigos y a mí nos gustan las motos y nos vamos a veces por ahí a dar vueltas y un día dijimos: “¿Por qué no tenemos nuestro propio boys club?”. Existen varios, pero queríamos tener el nuestro.

-¿Cómo llegaste a participar en la película ‘Couples Retreat’?
Tengo un pequeño apartamento en Beverly Hills, a donde voy cuando tengo ratos libres. Una vez que estoy allá, aprovecho para hacer audiciones y participar en talleres de actuación en la ciudad, en otras palabras, para pulir mi arte. En una de estas oportunidades, me presenté a la audición de ‘Couples Retreat’ y me seleccionaron.

-¿Quién estaba haciendo la selección?
El director de la película: Peter Billingsley, quien es un conocido actor desde que era niño y fue el productor ejecutivo de Iron Man. Junto a él estaba Victoria Vaughn, hermana de Vince Vaughn y una de las productoras de la película. De aquí viene la relación con Vince y Jon Favreau (el director de Iron Man), quienes son los escritores y actores de ‘Couples Retreat’. Lo que me impresionó es que este grupo es sumamente creativo y trabaja en un equipo maravilloso.

-¿Cómo es tu personaje de la película?
Se llama Salvatore, y lo que te puedo decir es que la historia es divertidísima. Al principio ellos no habían concebido a mi personaje latino; lo que querían es que no fuera anglosajón, sino que fuera de otra parte del mundo. Ellos pensaban que fuera italiano o francés, pero cuando le di un acentito latino, les gustó.

-¿Habías trabajado con otros actores que trabajan en la película?
Sólo conocía a Faizon Love, un gran amigo mío con el que había hecho ‘Just My Luck’, en el 2006. Pero para mí, era importante que todos nos lleváramos bien, ya que estábamos filmando en Bora Bora, un conjunto de islas en la Polinesia Francesa, donde no había nada más que hacer.

-¿A qué le atribuyes que tu trabajo como actor haya lograda trascender en el mercado latino y en el anglo?
Yo creo que hay que poner el ego a un lado. Cuando eres una figura pública en tu mercado, cuesta trabajo tener que volver a hacer una audición para el otro mercado, como si fuera la primera vez: ésa ha sido la clave. Conozco gentes a las que esto no les ha funcionado, porque su ego no se los permite.

-¿Te desnudarías si el guión lo demandara?
No creo que encuentre un guión donde sea absolutamente necesario un desnudo, que es más una licencia creativa. No he leído todavía ningún libreto donde en alguna parte de la historia sea imprescindible desnudarse, pero no escupo para arriba: si lo encontrara, lo pensaría.

-¿Aceptarías interpretar un personaje gay?
Sí, claro que sí, con besos incluidos. No veo por qué no, siempre que tenga un mensaje que dar. Lo mismo pasa cuando el beso es con una mujer, que se hace completamente profesional, sin implicaciones emocionales.

-¿Cuáles son tus prioridades en la vida?
Mis cuatro hijos, que son mi prioridad número uno, mi tiempo, la calidad del trabajo. Trato de pulirme, cuando voy a Los Ángeles, asisto a talleres de actuación, para seguir creciendo y aprendiendo.

-¿Cómo haces con tu familia cuando tienes que filmar por largo tiempo?
Te puedo decir que es la primera vez que pasé tanto tiempo alejado de mi familia, algo para lo que no estaba preparado. Pero no pude evitarlo, pues el mayor, Giancarlo, de 10 años, tiene responsabilidades en la escuela y faltar puede afectar sus calificaciones; sus estudios están primero que cualquier cosa.

-¿Cuánto tiempo tardabas en llegar al lugar dónde estabas?
Aproximadamente dos días de ida y dos de regreso. Así que si querías salir de donde estabas, necesitabas calcular cuatro días de viaje solamente.

-Mucha gente ha expresado su preocupación de adoptar hijos por temor a sentir diferencia entre ellos y los hijos propios, ¿cómo ha sido tu experiencia al respecto?
Cuando nació mi primogénito, experimenté un montón de sentimientos que tuvieron que ver con la aceptación de mí mismo como padre. Cuando venía el segundo, no sabía a ciencia cierta si el proceso iba a ser el mismo, pues no entendía cómo puedes amar a otro niño de la misma forma como amas al primero, ya que el sentimiento es muy grande. Sin embargo, cuando éste viene, y te da una sonrisita y empieza su relación contigo, entiendes que les vas a querer igual a los dos. Es lo mismo con los niños adoptados: cuando les aceptas y te haces parte de sus vidas, no hay vuelta para atrás.

-¿Cómo haces con el idioma para que tus hijos sean bilingües?
Ha sido bastante duro, porque cuando las niñas llegaron, ya tenían un sistema de comunicación entre sí, y a los 4 años todavía no estaban conversando como queríamos. Por eso, los doctores nos aconsejaron que habláramos en inglés, ya que es más fácil que el español, aunque fuera sólo por un año. El problema es que los niños también perdieron el español durante ese proceso.

-Y en tu rol de padre, ¿qué es lo que más disfrutas?
Pues que dependan de mí. Me gusta saber que “necesito esto”, y que como papá puedo hacer, ejecutar y cumplir cada deseo de ellos.

-¿Estás preparando algo musical en este momento?
Estuve trabajando con Chayanne y le preparé un par de temas de su disco. También lo estoy haciendo para alguien más, pero todavía no puedo decir quién es.

-En los últimos años te has dedicado a actuar y colaborar en discos de otros artistas, ¿te ha faltado tiempo para tu propia producción o te interesa más trabajar como compositor y productor de otros cantantes?
No tengo una respuesta. Yo estoy inquieto por sacar otro disco, pero me encantaría que el mercado estuviese más estable. Es muy triste que uno ponga tanta energía en un proyecto y no dé el fruto de tu trabajo. En Latinoamérica el mercado discográfico es nulo, todo es pirata prácticamente, y en los Estados Unidos se ha lastimado de una manera increíble. Inviertes demasiado en una producción y depende de mucha gente que tu disco tenga éxito.

-Pero, ¿tienes algún disco en mente?
Siempre tengo un disco listo, pero pasado un tiempo, siento que ha perdido actualidad, y tengo que ponerme a rescatar y actualizar, y escribo cosas nuevas.

-¿Qué te gusta más: cantar o actuar?
Cada cosa tiene su encanto, pero componer me gusta más que las otras cosas, la composición es lo que más me llena.

-¿Dónde vives normalmente?
Mi base siempre es Miami, pero tengo un apartamento en Los Ángeles para la temporada de los programas pilotos, que es en febrero, marzo y principios de abril.

-¿Tienes alguna rutina?
Soy un tipo antirrutina. Si los días empiezan a verse monótonos, salgo corriendo a hacer algo.

-¿Quiénes son tus actores favoritos?
Admiro a mucha gente: Daniel Day-Lewis, Anthony Hopkins, Emma Thompson, Meryl Streep, ...

-¿Y cuál es tu cantante favorito?
Creo que en estos días quien más me gusta es Luis Fonsi, además, lo quiero mucho como persona.

-¿Mantienes amigos de toda la vida o tus amigos son circunstanciales?
No soy de muchos amigos. No quiero sonar egoísta, pero estoy tan concentrado en mi carrera, en mi familia, en los niños, que sé que no soy un buen amigo para los que potencialmente podrían ser buenos amigos. Soy demasiado reservado, y uno tiene amigos para compartir inquietudes, cosas que te molestan, y yo no puedo por lo tanto, al no ser tan abierto, a lo mejor no soy fácil de descifrar, y ese tipo de persona no hace muchas amistades. Tampoco estoy solo, tengo mucha gente que quiero y me quiere. Mi hermano es mi mejor amigo.

-¿Cuál es tu comida favorita?
Comida caribeña: arroz, frijoles, habichuelas coloradas, comida boricua y cubana.

-¿Y tu hobby favorito?
Water sports, salir en el bote, pescar. También me gusta salir en la moto. El jueves por la noche, cuando estoy por Miami, voy con mis amigos de un lugar a otro.


Carlos Ponce fue Antonio en ‘Perro Amor’:

Edad: 27 a 30 años. Profesión: empresario criador de perros/ empresario espectáculos. Atractivo, seductor, con sentido del humor y rápido de mente. Inteligente, arrogante, mordaz destructivo y déspota con algunas personas. Su forma de conquista algunas veces es agresiva y maltratadora. Sensible frente a los animales; las causas débiles y por eso le ocultan durante mucho tiempo lo de San Jerónimo.

Rebelde e irreverente con su vida, su familia y sus relaciones afectivas. Creció solo, sin mucho afecto de sus padres. Como no ha recibido afecto, no sabe darlo. Encuentra el amor en Sofía. Tiene una relación de amante con su prima hermana Camila, que además es un poco mayor que él y con quien comparte una cierta adicción al sexo. Adicto a la adrenalina que le produce el hecho de conquistar a una mujer. Después la desprecia y sale de ella. Tiene un juego de apuestas con su prima, en el que siempre están al límite. Tiene un pacto con Camila en el que parten de la base de que el amor no es para ellos, pero si la conquista, la apuesta, el peligro y la adrenalina. El pacto incluye no enamorarse el uno del otro.

Antonio se enamora de Sofía porque ella le muestra el amor. Lo hace sentir una mejor persona. Por ella es capaz de levantarse, de trabajar, de construir algo. Cosas que no había sentido jamás. Además lo enamora el sentir que ella es una mujer íntegra, firme, sin doble agenda, honesta, transparente, auténtica y cero maquiavélica. Cuando ellos tienen un hijo, él ve en ella y en su hijo la posibilidad de tener la familia que no tuvo y con lo que sueña. Arrepentido, se arrastrará para reconquistarla luego de haberla ofendido mucho.

Maritza Rodríguez


Maritza Rodríguez, con su elegancia y su versatilidad como actriz, se ha destacado en varios importantes proyectos como ‘Pecados Ajenos’, ‘Amantes del Desierto’ y más recientemente con su recordado antagónico en ‘El Rostro de Analía’. Ahora, Maritza nos sorprende en ‘Perro Amor’, con su personaje divertido y antagónico de Camila.

A Maritza Rodríguez su elegancia, belleza y versatilidad la ha llevado a ser una de las divas más cotizadas de la pantalla chica y de las más exitosas de la cadena Telemundo. Con su trabajo se considera exigente y difícil, pues como buena virgo, le gusta la perfección. Trece años de carrera son testigos de su exitosa historia como modelo, presentadora y actriz.

La bella colombiana, de 34 años, creó su propio perfume al que nombró “Única”. Y comentó que para lograr el aroma que quería para su perfume se inspiró en “el poder de los sueños, la seducción sutil y contundente” y definió su nueva creación como “sofisticada, apasionada, de espíritu joven, dinámico y sensual”.

En ‘Perro Amor’ interpretó a Camila, una mujer sensual, ambiciosa, amante de los riesgos y las aventuras. Junto con su primo Antonio Brando (Carlos Ponce), planearon toda clase de conquistas oscuras, propuestas eróticas. Entre ellos la única regla que valía es no enamorarse de sus conquistas.

-Maritza, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Perro Amor’?
Camila Brando es una mala divertida. A mí me encanta entregarme a un personaje y disfrutarlo mucho, claro, el tener la oportunidad de interpretar un personaje nuevo y que pueda ser diferente al anterior es lo más excitante al crearlo y vivirlo. Este es completamente opuesto al anterior y me encanta mucho la frescura que le estoy regalando. Uno tiene que ponerle un toque personal y ese es un sello inigualable. Yo siempre digo que el talento Dios me lo da y el actúa a través de mi. Camila es una mala totalmente diferente, no tiene esa carga dramática; es una mala muy picarona, juguetona, es manipuladora pero más divertida, siempre la verán muy suelta, muy sonriente.

-¿Qué matices tiene este personaje?
Camila tiene muchos matices para jugar como actriz. Es una mujer que se burla, se divierte, juega con los demás. Incluso no se da cuenta que juega con ella misma, cuando lo hace, se encuentra peor en el juego que a todos los que implicó. Es impulsiva, en un segundo tiene un plan b, c y hasta z, constantemente irónica. El dinero le trastorna un poco, pero el juego del amor es su arma de doble filo, que al final va a resultar clavándose ella misma.

-¿Y cómo definirías la relación que tiene tu personaje con su primo Antonio (Carlos Ponce)?
Tienen un pacto entre ellos que es que ninguno se puede enamorar de sus conquistas; les encantan las apuestas, el peligro los excita, tras una apuesta, se dan una 'revolcada', juegan mucho los primos. Camila es la compañera de Antonio en todos los sentidos, ella tiene el control, le consigue las chicas como garantía para no perderlo, va a llegar un momento en que se dará cuenta que está enamorada de él y no lo puede aceptar.

-¿Cómo te preparaste para las escenas de amor con Carlos para que parecieran tan reales?
Es increíble porque parecen muy reales (risas). Todo se debe a la química que hemos podido lograr ambos como pareja de trabajo. Simplemente la esencia de la telenovela es la naturalidad, por lo que me dije que tenía que ser un personaje muy orgánico, fresco, quitarme la pena y la vergüenza para poderlo trasmitir real. Aunque, no es fácil estar en calzones frente a tanta gente dando parlamentos largos y escenas cohibidas. Hay que prepararse psicológicamente. Hubo que romper ese pudor actoral porque me da pena que me vean en calzones. Sin temor a ataduras, a complejos, tienes que olvidarte de que estas desnuda, no puedes perder la energía que logras poner al personaje; contenta, alegre y manejando esa dinámica. Nada de eso me podía afectar porque los dos teníamos que terminar con soltura y comunicación.

-¿Y cómo fue la experiencia de trabajar con Carlos?
Es una persona maravillosa, súper alegre, todo el tiempo está cantando, echando chistes, es muy relajante, por lo que hay una confianza de inmediato.

-¿Qué te cautivó para aceptar el papel de Camila?
Me llamó mucho la atención porque es una historia genial, súper divertida y me encantó. Es una telenovela fresca, sincera, con una mezcla de comedia, era jugar con otro tipo de villana, una oportunidad diferente. No llevaba la carga dramática, fuerte, de las villanas que había interpretado anteriormente. Me encantó la idea de hacer una villana distinta, es el mismo personaje que hizo Isabella Santodomingo en su momento: puedo jugarle al cero drama, ella es juguetona, irónica, divertida.

-¿En qué te pareces a Camila?
No me parezco mucho, porque no me gusta jugar con los sentimientos de las personas. Camila es muy canalla, egoísta, manipula a todos a su antojo y sin importarles si sufren o no. A ella no le importa los sentimientos de Antonio, juega con él al igual que con su marido. Ese egoísmo permanece en ella y ese sentimiento me aleja completa y absolutamente de Maritza. Me gusta siempre ponerme en los zapatos de los demás, porque es la ley de la vida. Como ser humano tienes que aprender a corregir, no hacer lo que no te gusta te hagan. Eso nos aleja a cada una.

-¿Cómo eres a la hora de actuar?
Soy supremamente exigente, muy complicada en mis cosas. Tengo que leerme todo el libreto, estudiar las escenas detenidamente. Me gusta que todo me salga perfecto, muy cuadradito.

-¿Trabajar te relaja?
Sí, me siento completa cuando estoy trabajando.

-¿Cuáles han sido los obstáculos en tu carrera?
Un actor me dijo: “a ti te van a seguir contratando siempre por bonita, porque por actriz no”. A mí eso me dolió mucho. Eso me dio pie para tomar este asunto con seriedad y por eso le puse punto final al modelaje y me fui. Ese hecho partió en dos el inicio de mi carrera como actriz.

-Ahora eres una especie de empresaria y maestra...
Yo le trabajo mucho a mis agencias de modelaje y actuación en Colombia. Sigo en la lucha de no desligarme de Colombia porque es mi país. No quiero que me olviden, ni los quiero olvidar y obviamente me liga mi familia, la Compañía, crear nuevos talentos en la moda y la actuación.

-¿De dónde salió el proyecto de sacar al mercado la fragancia “Única”?
Me introduje en un mundo que no conocía, pero las ganas y la fe pudieron más. Quería sacar mi línea de belleza, pero no sabía por qué producto iniciar. Pasaron muchas ideas y llegué a algo muy propio, una fragancia hecha e inspirada por mí. Los olores me traen muchos recuerdos porque tengo muy mala memoria; me evocan momentos, instantes de mi niñez. Con la perfumista logramos introducir frutos rojos, rosas blancas y la vainilla, no quería una fragancia tan contrastada, me encantó porque es un olor sofisticado y contundente. Fue un largo e intenso proceso, el resultado es positivo porque a la gente que lo ha probado le ha gustado. Encontrar la caja, los colores, el frasco. Pasé por un nombre, terminé en otro, me tardé y el proyecto hasta se cayó porque tenía que ser así. Lo retomamos, empezamos desde cero y fue la mejor decisión porque fuimos cuidadosos y pacientes y así llegó “Única” by Maritza Rodríguez. Quiero que la gente se sienta única al usarla. Un día me levanté con el eslogan en mi boca: “No dejes de ser tú, no dejes de sentirte única”. Dije: “yo soñé con Dios, él iba caminando conmigo sobre un camino de hojas verdes, él me llevaba de la mano y me dijo: te voy a llevar, única, única”.

-¿Cuál es el motivo de tu éxito en Estados Unidos?
Trabajo con la verdad, yo creo que el tesón que le pongo a mi trabajo habla por sí solo, es muy difícil hablar de uno y ponerse en un lugar porque se peca de petulante, pero creo que es porque he sido una muy buena trabajadora, y le he dado vida a personajes que la gente aprecia.

-¿Te gusta ver la televisión?
Soy muy buena televidente, veo telenovelas desde que llegaba del colegio a mi casa, me mantenía pegada a la televisión y mi mamá me regañaba. Últimamente he visto ‘La Madrastra’ y ‘Victoria’. También me vi series colombianas como ‘El Cartel’ y ‘Sin tetas no hay paraíso’. De la televisión de Estados Unidos me vi ‘The Sopranos’.

-¿Qué papel te falta por hacer?
Soy muy ambiciosa, no soy conformista, aunque acepto las cosas que llegan. Siento que un protagónico me hace falta, romper un poco con las villanas, hacer cine, quiero seguir haciendo carrera afuera. Y algo que voy a lograr, ya estoy en camino, es tener una línea de Maritza Rodríguez de cosméticos y belleza, quiero que sea un producto colombiano.

-¿Estás conciente que derrochas sensualidad?
No, fíjate que no. La televisión es toda una mentira. En ella me veo un mujerón, con un cuerpazo, la más sexy. Consciente de ese cuerpo y como lo vendo. Pero en mi vida normal, yo digo que tengo las piernas flacas, no tengo el abdomen ni los senos que me gustarían y además soy muy blanca. Tengo que broncearme para salir con buen color. Es increíble la televisión. Soy tranquila, me gusta sentirme cómoda pero sin intención de provocar. A veces mi esposo me dice que cualquiera que me ve se cree que soy así (risas).

-No es habitual verte en ropa interior y ahora en ‘Perro Amor’ sales habitualmente muy sexy, ¿te gusta salir en pantalla así?
Pues hasta hace poco no. Me sentía incómoda con mi cuerpo, tenía complejo de flaca. Sobre todo porque en Barranquilla, mi ciudad, las mujeres están más rellenitas, tienen más curvas y lucen moreno. Y yo siempre he sido muy delgada y blanca.

-¿Te gusta la ropa tan sensual que vistes en la novela?
Fue muy hablada con la chica de vestuario. Esa manera de vestir complementa su personalidad. Esa frescura, ligereza, me gusta. Los colores un poco irreverente, arriesgada como ella, quien disfruta del peligro. Se redondea un poco el personaje dentro y fuera.

-¿Tienes proyectos de cine en mente?
Sí, creo que a cualquier actor le gusta hacer cine, teatro, comedia, televisión. Lo tengo en mente, pero gracias a Dios he tenido trabajo constantemente y eso es lo que importa. Me gustaría hacer la vida de Rita Hayworth. Es una locura, pero bueno.

-¿Cuántos años llevas de casada?
Cumplimos cinco este año.

-¿Tu esposo no se pone celoso con las escenas con Carlos?
No, no. Bueno te digo la verdad, él trata de no verlas. Pero él sabe con la mujer que se casó y los sentimientos que tenemos. Tratamos siempre de cuidar el amor que sentimos.

-¿Qué locuras harías por amor?
Muchas, cualquier cosa que hagas por amor es valida. Mientras puedas mantenerlo vivo y alimentarlo diariamente, uno tiene la licencia para hacer lo que sea, en todas épocas se ha hecho. Lo que sucede es que en esta etapa son más concentradas, más lindas y no tan arriesgadas.

-¿Qué es lo que más que te atrajo de tu esposo?
El respeto que me ha dado como mujer. Me derrito, siempre me ha dado mi lugar, eso habla mucho de un hombre, ese comportamiento. Es todo un caballero, detallista, muy especial y tiene esa parte feminista que deberían tener todos los hombres. Detalle tan simple que de repente te levantes y tu esposo te haya cocinado. Que trabajes todo el día y él no solamente piense en si mismo, sino también en ti.

-¿Cómo eres como esposa?
Una mujer que me encanta darle su lugar, que se sienta libre, autónomo, que se considere individual, que no piense que le estoy robando todo eso, que soy su compañera de vida. Siempre trato de cuidarlo, atenderlo y me fascina cocinarle. Algo que nunca hemos discutido; es que estamos en la misma onda. Te cuento un detalle muy particular que me encanta. Él espera que tendamos la cama juntitos, eso me derrite, igual yo lo hago. Esos detalles bonitos. Se va de viajes y cuando regresa le tengo todo lo que le gusta. El fin de semana es suyo. No sólo es recibir sino que sienta que le estoy dando. Vigilamos siempre la relación.

-¿Y qué pasó con el proyecto de ser mamá?
Me tocó posponerlo nuevamente, pero ahí está y llegará cuando tenga que llegar. Ya los sueño, los anhelo y hace unos días tuve un desmayo por debilidad, todos creyeron que estaba embarazada y me alcancé a emocionar.

-Si pudieras cambiar algo de tu pasado, ¿qué cambiarías?
Creo que nada, la verdad. Gracias a Dios que fui la chica que fui porque por eso es lo que me hace ser la persona que soy. De repente me hubiera gustado estudiar ballet.

-¿Qué prefieres: hacer personajes de villana o de buena?
Me encantan los dos, me fascinan. Disfruto los dos.

-¿Qué es lo que más extrañas de tu natal Colombia?
Mi familia y la comida de mi mamá. Soy muy consentida. Por ejemplo, cuando me enfermo, extraño mucho la aguapanela de limón, que es muy popular allá. También el ambiente de la Costa Atlántica, que es lo máximo.

-¿Te ha influenciado alguna actriz en tu carrera?
Me gustan muchas y respeto el trabajo de mucha gente, pero creo que Lucía Méndez. Allá en Colombia veía sus telenovelas y me gusta mucho como actúa, como canta. Creo que es muy completa.

-¿Con qué actor te ha gustado más trabajar?
Con todos, pero creo que con Víctor Noriega (en ‘Ángel rebelde’) porque es un chico muy disciplinado, me cuidaba mucho y se preocupaba mucho por mí. Tuvimos buena química.

-¿Te has hecho alguna cirugía plástica?
Sí, hace ya un tiempo que me hice la nariz.

-¿Qué parte de tu cuerpo no te gusta?
Mis pies. Son muy feos. Tengo un dedito doblado y cada vez que me voy a arreglar las uñas, tienen que separarlos bien porque se sube encima del otro.

-¿Y lo que más te gusta?
Mis ojos.

-¿Tienes alguna fobia?
Sí, a las cucarachas.

-¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estas trabajando?
Ponerme una gorra, e irme con mi esposo Joshua y mi perro en la bici.

-¿Dónde te gustaría viajar?
Me moriría por ir a Italia; y uno que es soñado es Praga.

-¿Qué proyectos siguen?
Una crema, un bodysplash, un champú, quiero seguir con este negocio de la belleza y diversificando mi nombre, mi marca. “Única” marca el primer lanzamiento de una línea de productos de belleza que empezará a comercializarse a través de los catálogos Dupree y en los almacenes de Cadena Éxito.

-¿Y volverás a participar en más telenovelas este año?
Necesito descansar, llevo mucho tiempo sin poder tomarme unas vacaciones, llevo tres novelas consecutivas, así que necesito tiempo para mí, para mis proyectos de vida. Viene una novela para enero de 2011, así que tengo estos seis meses para poner en orden mis cosas y tratar de hacer un viaje de descanso.


Maritza Rodríguez fue Camila en ‘Perro Amor’:

Edad: 33 a 35 años. Profesión: gerente de mercadeo de Brando Constructores. Atractiva, emprendedora, ambiciosa y perversa. Siempre tiene doble agenda. Siempre está buscando su beneficio, va un paso adelante y manipula las situaciones y a las personas a su antojo (sobretodo a Antonio y a Gonzalo).

Es de la filosofía que todo vale, el fin justifica los medios. Es directa e implacable en sus peleas, con Sofía, con Daniela Valdiri, con su tía Clemencia, no respeta a nadie, pero a la única persona que más o menos le teme es a su abuela. Está casada con un hombre (Gonzalo Cáceres), que la admira y la venera, completamente opuesto a ella. No se da cuenta de su verdadera personalidad.

Hija de un hermano de Pedro que murió cuando ella era casi niña y fue criada por Cecilia, su abuela. Ha tenido una relación de amante con Antonio desde que eran muy jóvenes. Considera que Antonio es de su propiedad, que jamás podrá enamorarse de ninguna mujer y ella ha renunciado a manifestar su amor por él, para no perderlo; con el cuento de que son iguales porque ninguno de los dos nació para el amor. La apasionan las apuestas y el riesgo que corre con Antonio. Siempre está corriendo los límites; siempre quiere ir más allá.

Ve las conquistas de Antonio como víctimas de ambos: se las pone en bandeja y luego lo lleva a desecharlas. Tiene enorme ambición por el dinero (que no comparte con Antonio) y haría cualquier cosa por el negocio. Incluso robar (con la complicidad de su marido) a su propia familia. Cuando se da cuenta de que Antonio está enamorado de Sofía; entiende que ella también está locamente enamorada de Antonio y se derrumba. Hará lo que sea por separarlos; hasta meterse con el hijo de ambos. Terminará sola, enferma y odiada por todos.

Khotan Fernández


Khotan Fernández regresó por la puerta grande a la televisión de Estados Unidos con la telenovela ‘Perro Amor’. El actor mexico-brasileño interpretó a un singular cantante y bailarín en la nueva producción de la cadena Telemundo, donde su personaje Rocky se enamoró de la protagonista (Ana Lucía Domínguez), pero será un amor no correspondido.

Khotán repetirá como el antagónico de Carlos Ponce, pues ambos estuvieron juntos y fueron rivales en la ficción de la telenovela ‘Dame Chocolate’. Los televidentes también disfrutaron de la inolvidable colaboración del actor en ‘Protagonistas de la Fama VIP’ y otras producciones como ‘Eternamente tuya’, ‘Deseo Prohibido’, ‘Corazón Partido’, ‘Vale Todo’, ‘Preciosa’, ‘Mi Pequeña Traviesa’, ‘Amor Gitano’, ‘Primer Amor, a mil por hora’ y ‘Alma Rebelde’.

En su vida tiene la influencia de dos mujeres: una, la actriz mexicana Helena Rojo, casada con su padre y a quien dice le ha aprendido muchísimo en el oficio actoral y por el otro lado, su pareja, la presentadora argentina Candela Ferro. Con sangre brasileña por sus venas, el actor nos confesó que cuando era joven solía ser un poco perro, pero que la bella argentina le domesticó y desde hace tres años rompe por completo ese dicho popular de que todos los hombres son infieles. Además le gusta que lo consientan y a los perros les aconseja que se busquen una entrenadora que los ponga mansos, pero que no se dejen poner la correa.

Acostumbrado a ser el villano, el mexicano está feliz de demostrar su talento como el bueno de la historia. Su temor a que lo encasillaran ha desaparecido. Los villanos han marcado su carrera, pero en ‘Eternamente tuya’ y ‘Perro Amor’ ha demostrado que sirve para cualquier papel.

-Khotan, ¿cómo era tu personaje de ‘Perro Amor’?
Mi personaje fue Rocky Pérez, un cantante que conquistó con su música, su alegría de vida y sus ganas por la justicia. Es un muy divertido y no sabes cuánto lo he disfrutado porque a la vez me acerca al mundo de la música con el cual yo crecí. Además estoy contento con el elenco.

-¿Por qué aceptaste el rol de Rocky?
Me entusiasmó mucho el personaje porque es el bueno de la historia y es músico y cantante y eso de alguna manera es cumplir un sueño, porque en algún momento quise incursionar en la música.

-¿Cómo te sientes en tu regreso a Telemundo?
Estoy feliz de regresar a la televisión de Estados Unidos, Telemundo me ha recibido con los brazos abiertos. ‘Perro Amor’ es un gran desafío en mi carrera, mi madre es cantante de Bossa Nova, me crié con música, así que interpretar a Rocky que es cantante y bailarín es un reto actoral que me cautivó desde que el guión llegó a mis manos y entonces estoy cumpliendo con un sueño mío, en algún momento quise incursionar en la música y no lo había hecho antes porque se me abrieron las puertas a la actuación. Yo me crié entre Brasil y México y por eso creo que hago parte de esas dos culturas con mucho sabor. Rescato de los cariocas esa alegría de vida que tienen, y mi mamá la tiene sin duda, es una mujer a la que admiro mucho, tiene una manera positiva de ver la vida y esa fuerza de los mexicanos, y por eso siempre digo que me siento como una caipirinha con tequila.

-En Telemundo se te ha visto en papeles de villano, ¿aceptaste este personaje para no encasillarte?
Exactamente, no quiero encasillarme. Como actor creo que hay que probar cosas nuevas.

-¿Qué piensas de los "perros" infieles que aparecen en la telenovela?
Cada quien obviamente decide como ser, pero a mi personaje, Rocky, no le parece para nada ser así, eso le parece desleal. En mi caso creo que ser así es tener falta de ética, pero tampoco voy al extremo, pues creo que hay coqueteos que me parecen que no dañan, que no son malintencionados, y creo que si un hombre está soltero y sin compromiso y desea ser así, pues allá cada quien.

-Ahora nos vas a decir que nunca has sido "perro"…
Bueno, es que hay una cuestión hormonal ahí. Cuando uno es más joven el sentido de aventura influye, uno empieza a conocer la vida y el amor y de alguna manera uno por ahí puede llegar a ser perro y, si es de mutuo acuerdo que dos personas acepten eso, pues está bien, el problema viene cuando ya estás con alguien y te pones de perro, ahí si no se vale.

-Pero entonces, ¿eres de los que rompe la regla aquella de que todos los hombres son infieles?
Sí, yo la rompo. Yo diría que no soy perro, soy perrón. Creo que decir que todos los hombres son perros es generalizar y uno va cambiando su comportamiento según la persona con la que esté.

-¿Y cómo hiciste para conquistar a Candela Ferro?
Fui muy insistente con ella y lo bueno es que la convencí. Ya llevamos tres años y mira te puedo decir que sin duda ha sido mi relación más importante y por lo mismo me ha tocado madurar en muchas cosas. He aprendido con ella lo que es la convivencia en pareja y hemos compartido mucho. Hemos disfrutado mucho de nuestra compañía, hemos viajado, nos conocemos, sabemos nuestros gustos y es tan bueno todo que hasta podemos descifrar lo que está pensando el otro sin hablar.

-¿Cómo definirías a tu novia, Candela Ferro?
Candela es el corazón, estoy contento y tranquilo, ya tenemos tres años juntos; me acompañó en mis proyectos en México así como yo la he acompañado en los suyos, ha sido la manera de mantener fresca y viva la relación porque las distancias son difíciles.

-¿Si fueras un canino qué raza serías?
Yo soy flaco, entonces sería algo así como un afgano o uno que me gusta mucho, el rhodesian ridgeback que es una raza que me encanta porque en la columna vertebral tienen el pelo encontrado y a ellos entonces hay que acariciarlos de la cola hacia la cabeza y yo soy así.

-¿Cómo así, te gusta que te acaricien de la cola hacia arriba?
No, no, no (risas) no lo digo literalmente. A mí que me acaricien todo, lo digo porque es una raza inusual, es diferente. Me gusta que me acaricien la espalda.

-¿Y cuál es tu consejo para los "perros" que andan por ahí ladrándole a todas las faldas?

Que no sean tan perros, que se tienen que buscar un entrenador que los amaestre, que tienen que ir a la escuelita para que los entrenen más o agarrarse una bien tremenda para que los amansen, como a mí que me amansaron un poquito y aunque soy tranquilo todavía no me gusta usar correa.

-Protagonizaste en México ‘Eternamente tuya’, ¿cómo fue esta experiencia?
Ya me tocaba un protagonista. Además, me vino muy bien que TV Azteca me ofreciera el papel porque me permitió regresar a México tras cinco años de ausencia.

-¿Pesó mucho ser el protagonista?
Sí. Debes demostrar cierta disciplina y tener buena actitud para contagiársela al resto de compañeros.


Khotan Fernández fue Rocky en ‘Perro Amor’:

Edad: 30 años. Profesión: cantante. Es un hombre de una condición social humilde, es un guerrero, un sobreviviente y un gran trabajador como muchos el mundo. Su pasión en la vida es cantar y, por eso, su mayor sueño es tener su propia orquesta algún día.

Su vida transcurre de una manera normal en el barrio San Jerónimo donde vive, hasta que por cosas de la vida, su mundo se derrumba. Su papá, la persona más importante de su vida, se pega un tiro a causa de una estafa de la que es víctima. Rocky decide entonces vengar la muerte de su padre y emprende una cruzada contra los Brando, en la cual termina perdiendo su carácter noble y convirtiéndose en un ser vengativo, resentido, ilegal, prepotente y despiadado. Cuando aun no es un músico consagrado, conoce a Sofía en uno de sus toques con la banda y se enamora. El problema es que ella se enamora nada más y nada menos que del hijo de su peor enemigo, Antonio, y esto lo carcome por completo y aumenta su deseo de venganza que termina por llevarlo a su fin como persona y como artista.

Es el líder de Los Boxeadores de la Salsa, orquesta que empieza de la nada y gracias a su talento y dedicación logra llegar a la cima de las listas. El problema es que es este éxito el que lleva Rocky a la ruina. Cuando lo alcanza, comienza a perder el control de su vida, y se convierte en una clase de mafioso con plata legal. Se vuelve ostentoso, vulgar, exagerado, llevado de su parecer, cree que todo se arregla con plata y que todo se puede comprar, inclusive el amor. Finalmente logra su objetivo: destruir a los Brando, pero cuando va a conseguir lo último que le falta que es Sofía, su sed de venganza le juega una mala partida y termina perdiendo a todos los que lo rodean. Sofía se va de su lado y la orquesta lo abandona quedando así solo, olvidado, con una venganza ganada, pero sin nadie con quien compartirla.

Es un hombre alegre, comprometido con los demás, con una energía buena y cálida. Físicamente es muy atractivo, es el mestizaje perfecto hecho persona, las mujeres se mueren por él. Es entrador, conversador, bailarín, fiestero, le gusta el trago y las mujeres, pero no es un perro, simplemente vive en un ambiente donde el sexo aparece con solo respirar. Es caballeroso, pero no de lo finos. Su estilo medio rudo y medio salvaje es lo que enloquece a las mujeres, inclusive a Sofía, que siendo una mujer suave y refinada se siente perturbada en ocasiones por su presencia. Todas las mujeres sueñan con que les compongan canciones y con una buena sacudida de vez en cuando.

Como tiene tanto barrio y tanta calle, tiene mucho que contar. Por eso sus letras están llenas de realidad y actualidad. Cuando aparece Sofía, encuentra su musa de inspiración, decide componerle una canción que sin saberlo termina siendo su cohete a la fama.

Maritza Bustamante


Maritza Bustamante es talentosa, bella y versátil. Y la actriz venezolana ha participado en grandes producciones como ‘Ángel Rebelde’, ‘Torrente’, ‘Pecadora’, ‘Acorralada’, ‘El amor no tiene precio’ y por último ‘Perro Amor’.

La actriz Maritza Bustamante es una bella venezolana de cabellos rojizos que no ha dejado de trabajar desde principios de esta década. Lleva varias telenovelas en su haber y actualmente la podemos ver en su papel de Daniela Valdiri en ‘Perro Amor’, como la niña consentida y enamorada de Gonzalo (Rodrigo de La Rosa).

Hija de madre bailarina y padre ex modelo, y con un hermano presentador y locutor (Nelson), la despampanante Maritza Bustamante ha hallado en el mundo de la actuación donde explotar su vena artística. Su papel como Daniela Valdiri en la novela de Telemundo, ‘Perro Amor’, ha cautivado a los televidentes, no sólo con su belleza, sino también con su talento y profesionalismo. En la piel de Daniela Valdiri, una mujer algo inmadura y manipuladora, la hermosa actriz pone su propia cuota de comedia, haciendo suyo el personaje hasta dejarlo grabado en la memoria de todos.

Con su caracterización, hace ya varios años, de una joven con retardo mental en la novela ‘El amor no tiene precio’, su protagónico en ‘Torrente’ (Venevisión), y un antagónico en ‘Pecadora’ (Univisión), dándole a cada personaje un encanto único, la venezolana ha revelado su versatilidad en la pantalla.

Las vacaciones de Maritza Bustamante sólo duraron dos semanas. Aunque tenía ganas de seguir descansando luego de su participación en ‘Perro Amor’, Telemundo le tocó la puerta para que evaluara la posibilidad de ser nuevamente la contrafigura en la telenovela de Humberto Olivieri y no quiso desperdiciar la oportunidad de ser otra vez la malvada de la partida. Claro, con características distintas.

-Maritza, ¿cómo describirías tu rol en ‘Perro Amor’?
En ‘Perro Amor’ soy una villana característica. Daniela fue concebida desde el humor. En cambio, en la nueva historia seré la maluca, maluquísima.

-¿Pero, también tenías ofertas para trabajar en Venevisión?
Me mandaron un mensaje de que deseaban reunirse conmigo, pero ya había firmado aquí (en Telemundo). De todas formas, no desecho la posibilidad de volver a trabajar en mi país (Venezuela). Me encantaría volver. Y hacerlo pronto.

-¿Qué te permitió realizar el personaje de Daniela, en ‘Perro Amor’?

Es un personaje que me permitió darle una buena caracterización, desde sus gestos y el movimiento de las manos, hasta su voz de niña consentida y la ropa que usaba. Me divertí mucho haciéndolo porque, además, el público no sabía si odiarme o amarme. Era muy entretenido.

-¿Perdonarías una infidelidad?
Me gusta que en la novela se deje una ventana abierta para aquellos hombres “perros”, que supuestamente no tienen remedio, pero que en el fondo sí pueden cambiar y ser leales a sus parejas. En lo personal, creo que si le estás siendo infiel a tu pareja es porque el amor no es suficiente, y engañar a alguien de esa manera está muy.

-¿Cómo recuerdas tu infancia?
Fueron los años más felices de mi vida y me considera afortunada por ello. Crecí en una marina de Puerto La Cruz (Venezuela), estando rodeada en todo momento del mar y la belleza que caracteriza esta zona. Asistía a clases de baile durante la semana, para lo cual me peinaba muy linda con unos moñitos muy característicos de las niñas a esa edad, sin embargo los fines de semana iba a una finca que tenía mi familia y allí me quitaba los moñitos, los zapatos y estaba todo el fin de semana rodeada de animales. De verdad, mi niñez fue muy bonita. En el colegio animaba los eventos y me encargaba de realizar las coreografías de los bailes del grupo.

-¿Cuándo descubriste que tenías que ser actriz?
Mi pasión por el arte quizás fue un don heredado de mi familia. Mi padre cuando era joven fue un modelo muy famoso y cotizado para la época. Mi madre ha sido una excelente bailarina. Mi hermano mayor es el reconocido animador Nelson Bustamante, con el que crecí viéndolo trabajando por televisión.

-¿Y cómo fue tu incursión en la actuación?
Estando muy joven se me presentó la oportunidad de asistir a un casting que realizaba un canal regional y quedé seleccionada para animar un programa dirigido a niños que se llamaba ‘Arco Iris’. Luego de varios años, me fui a Caracas y Arquímedes Rivero y realicé una prueba de actuación y aprobé, quedando seleccionada así para mi primera telenovela en el año 2000: ‘Más que Amor, Frenesí’, dramático que me permitió realizar mi debut en televisión, ejerciendo allí el rol co-protagónico junto a Daniel Elbittar. Posteriormente, tuve una participación especial en los últimos 30 capítulos de ‘Guerra de Mujeres’, acto seguido vino ‘Las González’, ‘Engañada’, todas estas producciones fueron en Venevisión. Me fue a Estados Unidos y actué en ‘Ángel Rebelde’, después en ‘El Amor no tiene Precio’, con Televisa (Miami) interpretando a una joven con retardo mental. También, trabajé en el dramático ‘Mi Vida eres Tú’ y ‘Acorralada’.

-¿Cuál es el personaje que más te ha gustado?
De los personajes que he interpretado hasta el momento, el que más me gustó fue el de Kika en ‘El Amor no tiene Precio’. Era una muchacha de 20 años que tenía problemas de retraso, motivo por el cual actuaba como si tuviese 10 años. Fue súper interesante porque en Estados Unidos era muy delicado tratar temas de ese tipo, es por eso que el público estaba muy pendiente de lo que realizaba y mucha gente que me ve en la calle hoy en día me dice Kika. Es una telenovela que pegó mucho y despertó bastante cariño y ternura en los televidentes, cosa que me encantaba.

-¿Cuánta creatividad generas como actriz fuera del guión?
Toda la que pueda, de hecho me encanta. Pero en algunos casos se puede más que en otros.

-Se ha comentado que mantienes una relación sentimental con Carlos Ponce, ¿qué hay de cierto en esto?
Somos amigos y fuimos compañeros de trabajo en la telenovela. Pero más nada. Todo el mundo sabe que se divorció desde mucho antes.

-¿Y cómo está tu corazón?
Solo. Estoy tranquila. Cuando decidí venirme tuve que aprender a vivir sola. Supe cómo hacer sola, cosas que normalmente se hacen en compañía. Me encanta ir al cine sola, a la playa, a un concierto. Siento que el hombre de mi vida no será del medio. No me gusta el amor de lejos. Si mi pareja me plantea irme con él, no lo pensaría. Estoy solterita, pero no a la orden (risas).

-¿Qué buscas en un hombre?
Quiero encontrar a esa persona que me llene, que me complemente, que quiera lo mismo que yo. Busco en un hombre que me haga reír, que sea mi amigo, mi cómplice, que quiera estabilidad. Soy una mujer de relaciones largas y quiero tener hijos algún día y formar un hogar.

-¿Qué te llevó a Miami?
Fue una llamada del señor Arquímedes, un viernes al medio día proponiéndome trabajar en Miami y si mi respuesta era sí, debía partir el martes siguiente. O sea, sólo tuve tres días para decidir un cambio de vida. Dije sí y aquí estoy desde esta tierra maravillosa sin parar de trabajar. Al comienzo me costó un poco adaptarme a la ciudad, pues extraño a mi familia en Venezuela, pero con el tiempo me he encariñado mucho con la gente aquí y soy muy feliz.

-Miami es una ciudad cosmopolita, los habitantes son de diferentes nacionalidades, ¿qué tipo de reacción enfrentas en la calle cuando la gente te reconoce?
Es bellísimo que personas de otros países te admiren y aprecien. Yo reacciono como siempre con mucho agradecimiento y simpatía.

-Aparte de la actuación, ¿en qué más has trabajado?
He realizado en varias oportunidades modelaje y soy la imagen de una prestigiosa marca de cereales dietéticos reconocida internacionalmente. Estudié hasta el quinto semestre de Comunicación Social, pero no pude continuar la carrera porque me lo impidieron los múltiples compromisos laborales.

-¿Qué te gusta hacer cuando no estás trabajando?
Me gusta hacer reír a las personas que me rodean, soy muy expresiva y en ocasiones demasiado sincera. He aprendido con el pasar de los años a no ser tan sensible. En mis ratos libres me gusta bailar y leer.

-¿Cómo puedes exorcizar los demonios de la actuación: envidia, competencia, fama y divismo?
Yo ni pienso en eso, es como si no existieran para mí. Amo mi trabajo y lo disfruto al máximo. En todos los campos de trabajo existe la envidia la competencia, unos que se creen más que otros. Tristemente son parte de la vida y hay que lidiar con ellos. Y en cuanto a la fama si sabes encaminarla no tiene por que ser un demonio.

-¿Cuáles son tus proyecciones en el aspecto emocional, profesional y tus proyecciones?

En lo profesional muchas novelas exitosas, definitivamente quiero protagonizar y en lo emocional quiero tener siempre estabilidad, mis pies bien puestos en la tierra y mi corazón abierto a todo lo maravilloso que me regale la vida y papá Dios.

-¿Lo mejor que haces: reír o llorar?
Las dos (risas), tanto reír como llorar por lo general siempre estoy riendo y haciendo reír. Pero si hay que llorar también lo hago muy bien (risas).

-¿Cuánto de humor le inyectas a la vida?
Créeme que mucho. Me encanta sonreír, la picardía, la espontaneidad y estar rodeada de personas con buen humor. Me llenan.

-Eres una mujer muy hermosa, ¿te gusta ser sexy?
No, yo soy una de las que piensa que no hace falta mostrar tanto para lucir atractiva y sexy.

-¿Qué nos puedes adelantar de tu papel en la próxima producción de Telemundo?
En ‘El Fantasma de Elena’ haré un papel de una mala muy mala, con el que prometo robarme, como siempre, el corazón del público.


Maritza Bustamante fue Daniela en ‘Perro Amor’:

Edad: 25 años. Profesión: administradora, gestora musical y empresaria. Daniela es una mujer linda, rica, caprichosa y enamorada de Antonio Brando. Al principio de la novela, están a punto de casarse después de un largo noviazgo. Hace parte del circulo de amistad de Antonio, que se llaman “Las hienas” por su humor negro y mordaz.

Antonio la deja metida, en la iglesia y frente a todo el mundo y ella se va a vivir a París. El carácter de Daniela durante gran parte de la novela se vuelve gris. No ejecuta su venganza, no odia especialmente a Sofía. Daniela regresa a vengarse de lo que le hizo Antonio. Y Sofía se convierte en el objeto de su venganza, hasta que tiene un desliz con Gonzalo y se enamora de él. Ahí, el objeto de su venganza será Camila. Daniela entra a trabajar con su papá, primero en lo de espectáculos y luego en la constructora, para salvar la inversión; pero enamorada de Gonzalo.

Sube su perfil profesional para que realmente se convierta, de una manera creíble, en la mano derecha de su papá en los negocios. Su odio hacia Sofía y Antonio será mas visceral y no parará un segundo de buscar la manera de que el pague lo que hizo. Parte de su odio también es con Camila y, por eso, decide seducir a Gonzalo. Terminarán muy enamorados y ella le salvará a él.

Rodrigo de la Rosa


Rodrigo de la Rosa dice que cada personaje le da un aprendizaje increíble porque le demanda mundos tan distintos, esa es la parte más divertida de ser actor, aparte de la que le da esa interrelación con los demás compañeros. Detrás del actor de ‘Perro Amor’, hay un esposo agradecido al amor incondicional que le profesa su esposa.

De la Rosa es un actor de contrastes, le hemos visto en diferentes papeles tanto en el cine como el teatro o la televisión. Ahora esta personificando en la novela de Telemundo ‘Perro amor’, a Gonzalo Cáceres, el famoso “Honey”, esposo de Camila Brando (Maritza Rodríguez), en donde él hace todo lo que esté a su alcance para complacerla.

A Rodrigo le gusta mantener las fronteras abiertas a cualquier personaje, en el teatro trabajó en ‘Los Miserables’, ‘Jesucristo Superestrella’ y ‘El Hombre de la Mancha’. Además, el actor mexicano ha tenido la suerte de trabajar en diferentes telenovelas y las recuerda con mucho cariño, como ‘El Alma Herida’, en su papel de Alejandro Mendoza.

-Rodrigo, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Perro Amor’?
Él se llama Gonzalo Cáceres, es un socio mayoritario de la empresa de los Brando. Está casado con Camila y está perdidamente enamorado de ella, sin darse cuenta de que ella le pone los cuernos todos los días. Es una persona que podrá hacer lo que sea por sus negocios y es la válvula de escape cómica de la historia.

-¿Cuándo llegó a tus manos el papel de Gonzalo?
Gonzalo Cáceres llegó en un momento maravilloso, me dio la oportunidad de agarrar cosas de varios personajes que yo había podido interpretar y así pudimos enriquecer mi papel. Me ayudó mucho también ver series de comedias norteamericanas, es una gran experiencia y aprendí mucho. Hoy en día, mi hija me dice que quiere continuar mis pasos y lo menos que me queda por hacer es apoyarla como en su momento lo hicieron mis padres conmigo, aunque vengo de una familia que nada tiene que ver con este medio porque no hay actores, si estuvieron dándome esa ayuda siempre.

-¿En qué se diferencia Gonzalo de los demás personajes que has interpretado?
Cada personaje es distinto, pero el entorno de Gonzalo es nuevo para mí, aunque todos los actores dicen lo mismo este sí es bien diferente de lo que había hecho. Anteriormente me había tocado ser el protagonista, el tranquilo, el que siempre es bueno, también me tocó ser muy malo y este personaje es un reto diferente, el que aparenta ser el villano pero no, realmente sólo le toca seguir los planes de Camila. Tiene mucho toque de comedia y de farsa, este es un trabajo de equipo y de ahí la respuesta del público a la novela. Nos han dicho que ha subido bastante el rating y yo estoy feliz de ver que la gente cuando me ve en la calle de inmediato me llama “Honey”.

-¿Cómo te sientes trabajando al lado de la hermosa Maritza Rodríguez?
Muy bien. Aquí no me puedo llevar el crédito sólo, tengo que dárselo también a Maritza. Tener una verdadera actriz al lado me ayuda a mejorar un doscientos por ciento tu actuación. Es que te enseña en un escenario y a mi ella me ha ayudado como actriz infinitamente. Sé que hombres como Gonzalo tienen que haber muchísimos, para los negocios es un hombre muy inteligente, muy capaz, pero en el momento en que su mujer entra en escena a este hombre se le va todo, sólo vive, duerme, se levanta y respira por su panterita.

-¿Y cómo te encuentras sentimentalmente?
Abrí mi corazoncito hace rato al mundo. Tengo una relación muy linda con Fabiola Cepeda, una actriz muy importante de comedia musical en México. Ella es una bailarina y cantante maravillosa, es una mujer muy dulce y muy dada a la gente, siempre me apoya mucho y amarla es muy fácil. La conocí haciendo ‘Jesucristo Superestrella’, y de ahí ya vamos para once años juntos.

-¿Cómo recuerdas tu faceta de galán de telenovelas, como cuando protagonizaste ‘El Alma Herida’?
Esa época para mí fue fantástica. Trabajé con Itatí Cantoral, Gabriel Porras, Alejandro Camacho, un muy buen elenco. También interpreté otros personajes como en ‘La Ley Del Silencio’ a Fernando, en ‘Vidas Cruzadas’ a Raúl Chávez, en ‘Capadocia’ a Daniel Lugo o en ‘Daniela’ a Mauricio Lavalle. Para llegar a todo esto primero tuve que hacer muchas audiciones. Es lo que siempre he dicho, en esto hay que tener dos cosas muy importantes, perseverancia y paciencia. Vas a tocar muchas puertas y de hecho antes de que llegue la oportunidad mucha gente te va a decir que no y eso me pasó a mi.

-Y después de las telenovelas llegó el teatro, con ‘El Hombre de la Mancha’, ¿cómo fue esta experiencia?
Yo creo que al principio no me lo creí. Ahí estaba Susana Sabaleta y Roberto Blandón, por citarte algunos artistas que en mi país son enormes, que yo les he visto de toda la vida y de pronto verte en un cuarto sentado en una mesa leyendo los libretos con todos esos actorazos, personalidades tan fuertes, creo que me tocaron como tres semanas para asimilarlo y en el momento en que pude hacerlo ya no fue sino disfrutarlo, darle toda mi energía y todas esas ganas que por tantos años tuve guardadas para hacer un buen papel. Gracias a Dios a partir de ahí fueron llegando y llegando los proyectos y no he parado hasta el día de hoy.


Rodrigo de la Rosa fue Gonzalo en ‘Perro Amor’:

Edad: 43 años. Profesión: gerente administrativo de Brando Constructores. Es un hombre de buena familia, educado, contenido y con aspecto de nerdo. Cuando habla parece medio imbécil. Casado y profundamente enamorado de Camila, a quien considera una bandida, pero que no tiene idea de los alcances a los que puede llegar. Camila y Antonio tienen sexo prácticamente en sus narices y él no se da por enterado jamás.

Es leal trabajador, hasta que él y Camila ven amenazado su capital y empiezan a robar a la empresa. Cuando se trata de tumbar a los del barrio, hace la tarea a nombre de Brando Constructores. Tiene un desliz con Daniela en la luna de miel de Antonio y Sofía y le remuerde terriblemente la conciencia. Se cree el mejor amante del mundo y es un desastre universal. Cree también que es “súper atrevido” por la manera de conquistar a su mujer. Es realmente ridículo.

Usa muletillas para hablar como “digo”; y apodos en inglés para comunicarse con su mujer. Camila le pone los cuernos mil veces, pero para defender sus intereses económicos son uno solo. Hombre de la vieja guardia, desconocerá los alcances de la tecnología. Representará a la generación que no sabe y que aprende. Aprenderá con Daniela a manejar bien su celular, my clanbook y los chat y ahí descubrirá lo que su mujer le ha hecho, en sus narices.