..:MÁS SABE EL DIABLO:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Edición especial 8):


  • SINOPSIS: Revive la historia en la edición especial que te ofrece la Revista "Gaceta, Dulce Paraíso".

  • ELENCO: con biografías y entrevistas a algunos de los actores de la telenovela, como a Jencarlos Canela, Gaby Espino, Miguel Varoni, Karla Monroig, Jorge Luis Pila, Angeline Moncayo, Carlos Camacho, Ezequiel Montalt, Roberto Mateos, Alexa Kuve, Carlos Ferro y Michelle Vargas.

  • RESUMEN: toda la historia escrita de cada uno de los episodios, en cinco apartados, para que no te pierdas ni un detalle.

  • ANÉCDOTAS: todo lo que sucedió detrás de cámaras.

  • CUESTIONARIO: demuestra que no te has perdido ningún capítulo de 'Más sabe el Diablo' en este breve cuestionario.

VÍDEO DE 'MÁS SABE EL DIABLO':



Encuesta: ¿Te ha gustado 'Más sabe el Diablo'?

  • Sí (con el 91%).
  • No (con el 9%).

..:SINOPSIS:..


Gaby Espino, Jencarlos Canela y Miguel Varoni protagonizan esta cautivante historia transmitida por Telemundo en Alta Definición. Esta historia cuenta con un gran elenco estelar compuesto por Karla Monroig, Carlos Camacho, Roberto Mateos, Jorge Luis Pila, Jeannette Lehr, Eva Tamargo, Leonardo Daniel, Esperanza Rendón, Angeline Moncayo, Michelle Vargas, Alexa Kuve, Raúl Arrieta, Carlos Ferro, Carlos Augusto Maldonado, Alberto Salaberri, Juan Jiménez, Cristian Carabias, Roxana Peña, Juan David Ferrer, Ezequiel Montalt, Aneudy Lara y Alex Fumero.

Una cautivante historia de amor, intriga, traición y venganza, fue la primera telenovela en transmitirse totalmente en Alta Definición Real por una cadena de habla hispana: Telemundo. Protagonizada por Gaby Espino, Jencarlos Canela y Miguel Varoni, ‘Más Sabe el Diablo’, se estrenó el 25 de mayo de 2009 hasta el 5 de febrero de 2010, donde pudimos disfrutar del último episodio de esta maravillosa historia.

Filmada en locaciones de la Florida, Nueva York y México, ‘Más sabe el Diablo’, está escrita por Jimena Romero y Lina Uribe. Dirigida por Danny Gavidia y David Posada. La producción general está a cargo de Martha Godoy, en una producción ejecutiva de Aurelio Valcarcel.

Con un total de 182 capítulos, esta impactante historia de Telemundo llega a la Revista “Gaceta, Dulce Paraíso”, en la octava edición especial que lanza nuestra publicación para que podáis disfrutar y revivir los momentos de cada episodio, con entrevistas y biografías a los actores y actrices, perfiles de cada personaje, resumen detallado de cada uno de los episodios (dividido en cinco partes), pósters y un cuestionario para que demuestres que no te has perdido ni un solo capítulo.


SINOPSIS:

La vida condena a un Ángel a vivir en medio de un camino de equivocaciones, pero su gran error será enamorarse de una mujer prohibida... un amor que marcará su sentencia.

Ángel es hijo de las circunstancias por la difícil situación que ha vivido desde su nacimiento, pues a pesar de que Esperanza, su madre, luchó por el amor de su papá, a él nunca le interesó ni el bebé , ni su embarazo y le dio la espalda aconsejado por su madre. Para la familia de Miguel era una vergüenza que resultara involucrado con la criada de la casa y mientras Esperanza lo buscaba sin resultados, terminó dando a luz en una estación de bus de Nueva York, con la ayuda de Sandro, la única persona que se conmovió con su dolor.

Años después, la calle se convierte en el segundo hogar de Ángel, donde todos lo reconocen como El Diablo y gracias a su oficio como ladrón; a pesar de su buen corazón, está envuelto en una banda de ladrones expertos en grandes actos delictivos, que al final lo llevan a pagar una condena en la cárcel donde conoce a Manuela.

Manuela es abogada y lo representa en su caso, logrando que salga libre y regalándole una nueva oportunidad para rectificar su camino, sin sospechar que al final terminará partiendo su vida en dos.

Conocer a Manuela hace que Ángel decida comenzar de nuevo, pero al regresar a su casa, descubrirá que su madre tiene una deuda con León, el jefe de la banda para la que siempre trabajó. Él pagó los gastos médicos de la enfermedad de la mujer mientras su hijo estuvo en la cárcel y la única manera de saldar su deuda, es que Ángel siga a su servicio con un robo millonario próximo a realizar.

Sin poder rehusarse a los requisitos de León, su única opción es organizar el robo con un plan lleno de detalles y sofisticación, característica de su personalidad, aunque el destino le jugará una trampa de amor cuando esa noche su vida cambie para siempre. Ángel no se imagina que el verdadero gran delincuente y cabeza del operativo es el prometido de Manuela, la mujer que conquistó su corazón, y como una revancha de la vida, descubrirá que se trata del hombre que más odia, su propio padre y el asesino de su mejor amigo.

..:ELENCO:..

Jencarlos Canela


Jencarlos Canela interpretó al joven Ángel, que nunca conoció a su padre y que se crió entre el amor de su madre y el mundo salvaje de las calles de un barrio de Nueva York, en la novela ‘Más sabe el Diablo’.

Este joven actor cubano consigue dar a sus personajes un toque personal y su actuación es destacada. Le encanta entender sus personajes sicológicamente y espiritualmente para poder exteriorizarlos. El cantante y actor Jencarlos Canela grabó su primer protagónico en esta telenovela de Telemundo.

Fue conocido en pantalla por su personaje de Alfredo en la telenovela ‘Pecados ajenos’. Al papel, que vino acompañado de premiaciones y reconocimientos por revistas de gran circulación, siguió su debut teatral en el musical ‘Miami Libre’, la película independiente en inglés ‘Hunted by night’, así como su debut protagónico en la novela ‘Más sabe el Diablo’, la versión de la telenovela colombiana de ‘¿Por qué diablos?’, y de la mano de la cadena Telemundo, irá su lanzamiento como protagonista de telenovela.

-¿Cómo te preparaste para dar vida a Ángel?
En realidad conlleva mucha concentración y a la misma vez tiendo a manejar los nervios de una manera más “sangrona”, de pronto haciendo un chiste o bromeando. Es muy fácil concentrarme en una escena de amor con Gaby porque no hay que actuar mucho. También es muy fácil concentrarme hasta en una pelea ya que cuando estás trabajando con actores como Miguel o como los que hay en esta novela, ellos te dan mucho y te hacen el trabajo mucho más fácil.

-¿Qué es lo que más te impresionó de tu personaje?
Yo lo considero un ser humano muy optimista, a pesar de todo lo que le ha pasado. Este muchacho quiere salir adelante, quiere triunfar, lucha por lo que quiere y no tiene limitaciones. El ejemplo está en Manuela, una muchacha rica, pero el hombre es tan seguro de sí mismo que la mira a los ojos y le deja saber que la quiere, que le encanta. Ángel, se considera rico de espíritu y lucha por lo que quiere, aún no perteneciendo a ese mundo y eso es lo que me parece fabuloso de este personaje.

-¿Cómo te sentiste al realizar este protagónico?
Con mucha responsabilidad. Por ser un protagónico tienes más participación, pero es un trabajo de equipo y contamos con un gran elenco lleno de figuras, en que confiamos con los ojos cerrados. Yo me siento muy cómodo, muy en familia. No nos cansamos de decir lo buena que es la escritora, lo natural, lo cotidiana y eso es muy importante.

-¿Y cómo surgió el proyecto para protagonizar esta novela?
Nunca imaginé que iba a estar haciendo telenovelas porque Telemundo me conoce como cantante. La primera vez que me llamaron para hacer un demo de un personaje que es cantante. Lo hice, quedaron contentos con el trabajo y me dieron la oportunidad de audicionar para un papel juvenil en 'Pecados Ajenos'. Después, como les satisfizo mi trabajo, me ofrecieron tres protagónicos posteriores y que además cante el tema de las novelas. Estoy muy contento con esta oportunidad que me está brindando Telemundo, sólo me queda agradecerles eternamente por la confianza que han puesto en mi y voy a poner el cien por ciento de mi talento en todos los proyectos que hagamos juntos. Este es el resultado de varios años de trabajo y de esfuerzo que comparto con mi familia, mi equipo de trabajo, y con todas mis fans, quienes siempre me han acompañado en mi carrera.

-¿Cómo ha sido tu relación con tu padre en la ficción, Miguel Varoni?
Cuando trabajé en 'Pecados Ajenos' con Catherine Siachoque, la esposa de Miguel, lo conocí y se convirtió en mi hermano, así que es muy grato saber que él es a quien tengo que confrontar ante las cámaras.

-En tu faceta como cantante has podido trabajar con Rudy Pérez, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con él?
Trabajar con él fue un sueño hecho realidad y me dejó una gran enseñanza. El disco ya lo tenemos terminado y ya ha salido a la venta y a veces ni me lo creo. Estoy enamoradísimo con cada tema. Rudy logró hacer un sonido diferente, distinto, innovador. Tiene cinco temas low tempo, otros más baladas, otros más rock y cinco más moviditos.

-¿Cuándo descubriste tu faceta de cantante?
Cuando estaba en la primaria, que cantaba en la iglesia, pero era muy penoso. Luego en la High School me prepararon en todos los sentidos. Tuve que cantar ópera por más de cuatro años y eso me entrenó la voz. Además, aprendí a cantar en cinco idiomas, a leer teoría musical, y estudié actuación, teatro, teatro musical y cine.

-Grabaste el primer capítulo de la telenovela ‘Doña Bárbara’, ocupando un gran lugar, siendo el novio de “La Doña”, ¿cómo viviste esta experiencia?
Me tocó grabar con Génesis Rodríguez y la pasamos muy bien. Fue muy gracioso que en escenas de beso estaba ‘El Puma’ detrás de ella. Yo le decía no se pusiera nerviosa, pero su papá estaba ahí y luego a grabar. La pasamos muy bien. Grabé mi participación en poco más de dos semanas en Colombia, país que visité por primera vez. Fue en el momento en que Ingrid Betancourt fue liberada y me encantó la alegría de su gente, los lugares.

-También has probado suerte en el cine, en la película ‘Hunted by Night’, ¿a qué personaje caracterizas?
En la película hago de un arquero profesional, maestro de las artes marciales, y realicé el 98 por ciento de las escenas sin ayuda de dobles, gracias a que soy adicto a la adrenalina.

-¿Y está tu corazoncito ocupado por alguien?
Ahora no tengo una relación formal. Tengo amigas, salimos, compartimos y la pasamos bien.

-Se rumoreó que una de tus amigas es la modelo brasileña Ana Carolina Da Fonseca...
Es una mujer excepcional, nos llevamos muy bien. La respeto y admiro muchísimo como mujer, como artista, pero no hay una relación seria ni formal por ahora.

-¿Y tienes futuros proyectos artísticos?
En este momento estoy escribiendo una obra de teatro que relata muchas vivencias mías. Es un show que se llama ‘Mi Historia’, un musical que habla de todo lo que he tenido que pasar. Y no lo considero mi propia historia, es universal, porque todos estamos en una búsqueda de lograr nuestros sueños.

-Entre tanto trabajo, ¿no te sientes estresado?
Lo importante es buscar tiempo para uno y sentirme bien. Creo en el poder de la mente. El estrés es muy peligroso y se puede llegar a convertir en cualquier enfermedad, por eso, tanto en las grabaciones como en mi vida, trato de crear un ambiente de familia.


Jencarlos Canela fue Ángel Salvador en ‘Más sabe el Diablo’:

Un diablo por el destino y un ángel de corazón. Ángel es un hombre atractivo, despierto y muy inteligente, con corazón noble pero obligado por las circunstancias a sobrevivir en las calles de Nueva York. Ángel vive junto a su madre Esperanza en un pequeño apartamento a donde llegaron cuando él era apenas un bebé y gracias a la intervención de León.

No conoce su pasado y de su padre sólo sabe que abandonó a su mamá al saber que estaba embarazada, obligándola a enfrentar la vida sola. Ella decidió llamarlo Ángel para evitar recordar al hombre que la hizo sufrir. Muy pocos conocen su nombre de pila porque irónicamente desde pequeño se ganó el apodo de El Diablo, gracias a las travesuras que hacía en su barrio y a la manera brillante de encontrar dinero para llevarlo a su casa.

De niño acompañaba a Esperanza al hotel donde trabajaba y para pasar el tiempo se dedicó a dibujar, actividad que para él significaba la forma de escapar a su realidad y soñar con mundos nuevos y distintos. Con el tiempo, Ángel llenó cuadernos y cuadernos de todo tipo de dibujos y aún hoy, en su adultez, recurre a ella cuando necesita olvidar la verdad de su vida.

El “rito de iniciación” de Ángel dentro de la banda de ladrones del barrio, fue robar los espejos retrovisores de un automóvil, labor que llevó a cabo como si se tratara de un experto. A partir de ahí, fue bien recibido en el grupo y gracias a su ingenio y su agudo sentido de observación, se convirtió en un líder a quien los demás siguen sin dudar, hasta el día en que un mal movimiento en una de las operaciones lo llevó a la cárcel.

Allí, Ángel se da cuenta de que su vida no tiene un verdadero futuro y que es el momento de buscar un nuevo rumbo una vez salga de pagar su condena, lo que no se imagina es que Manuela, su abogada, logra sacarlo antes de cumplirla.

Para su desgracia, Ángel se encuentra con que ahora las condiciones de su madre no lo dejarán cumplir su objetivo y lo llevan a posponer sus planes hasta que pague una deuda a través de sus robos. Durante la historia, a pesar de él, escalará posiciones dentro de la banda dedicada al robo a gran escala de aparatos electrónicos, electrodomésticos y todo tipo de mercancía para entregarla a los hombres de “El Hierro”, la autoridad máxima del grupo y a quien nadie conoce personalmente, sólo León. Su ascenso lo logra gracias a la creatividad en los operativos y por el interés que despierta en ese jefe desconocido.

Su relación con Manuela es netamente profesional, pero el paso de los meses la convierte en una amistad con base en la distancia y el respeto, sin imaginar que ella le robará el corazón. Al salir de la cárcel, Ángel piensa que nunca volverá a verla y sólo quedará su recuerdo, pero el tiempo lo llevará a descubrir que Manuela es la prometida de “El Hierro” y como un golpe a su corazón, se entera de que “El Hierro” es su padre… El mismo hombre por quien su madre ha sufrido durante 23 años.

Gaby Espino


Gaby Espino fue Manuela Dávila en ‘Más sabe el Diablo’. Ella es la abogada, novia de Martín Acero (villano interpretado por Miguel Varoni), que le da la oportunidad a Ángel Salvador (Jencarlos Canela) de comenzar una nueva vida sin imaginar que él llegaría a ocupar un lugar especial en su corazón.

Todos los personajes requieren de un gran esfuerzo, de meterles el corazón, de actuar y bien, esto es un privilegio, una responsabilidad. Con esa gran vocación y pasión por su trabajo, a la bella actriz venezolana la hemos visto en muchas telenovelas y nos ha cautivado al reunir lo dicho anteriormente. Y su personaje de Manuela Dávila es mucho más maduro que sus anteriores.

A pesar de todo lo que ha sufrido en pantalla, la vida es hoy dulce para la actriz Gaby Espino, quien está viviendo uno de los mejores en su vida con su reciente maternidad. Ha sido calumniada, atacada, humillada, despreciada y, finalmente, adorada por el galán de sus sueños en un sinfín de telenovelas, desde 'Enamorada' y 'Amantes de Luna Llena' hasta 'Rebeca,' donde tuvo el papel que toda heroína sueña y que la consagró como actriz de verdad, pues interpretó a la villana. En el 2005 tuvo una incursión en el cine con su interpretación de Laura en la película 'La mujer de mi hermano.'

En enero del 2008, la vida de Gaby Espino dio un vuelco total cuando anunció que dejaba la telenovela ‘El engaño’, que apenas se comenzaba a grabar en México con Telemundo, debido a que esperaba a su primera hija. Ahora, la actriz venezolana se encuentra en Miami, nuevamente trabajando para Telemundo en ‘Más sabe el Diablo’.

María Gabriela Espino Rugero, mejor conocida como Gaby Espino, está viviendo uno de los momentos más plenos de su vida no sólo como actriz, sino también como mujer y, sobre todo, como mamá. Actualmente Gaby se separó de su esposo, también actor y modelo Cristóbal Lander, aunque del matrimonio les queda su hija Oriana Lander Espino, que nació el 9 de julio del 2008, y Gaby describe a su hija como "lo más hermoso que he hecho en mi vida".

-Háblanos de Manuela, tu personaje en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’...
Es una profesional que disfruta mucho de su trabajo. A pesar de que su familia tiene mucho dinero, ella ha decidido comenzar de cero y forjarse una carrera. Tiene una personalidad muy bien definida, sabe lo que quiere y defiende lo que cree. No es el personaje femenino típico de las novelas, es una persona con mucha fuerza y en control de su vida'.

-¿Qué similitudes tienes con este personaje?
Es luchadora, apasionada, noble y está enamorada de la vida, como yo. Mi vida entera ha cambiado con la maternidad. Estoy muchísimo más feliz que antes y creo que ahora que soy madre soy una mujer mucho más completa. Amo mi carrera, lo mismo que a mi familia y mi vida personal. Quiero seguir llevándolas paralelamente pero con sus espacios separados.

-¿Cómo logras darle ese sentimiento tan apropiado a cada escena?
Te puedo decir que el libreto esta increíble. Esta servido así, como en bandeja de plata, y tenemos una escritora maravillosa que nos ayuda en la interpretación. Yo estoy feliz gozando muchísimo y con estos dos actores a mi lado, encantadísima. El triángulo amoroso quizás es una parte esencial de la telenovela, estas son las exigencias que con lleva el personaje de Manuela Dávila.

-¿Qué ha sido lo más difícil a la hora de personificar a Manuela?
Creo que lo más difícil de este personaje es la dualidad de sentimientos. En realidad está enamorada de Martín, pero conoce a Ángel, con el tiempo va descubriéndolo a él y se va dando cuenta de que el amor es diferente, que no era lo que ella creía. Empieza a vivir momentos especiales con Ángel, pero al mismo tiempo siente muchas cosas por Martín, una persona maravillosa y ella se siente muy culpable de haber traicionado esa relación. Es como poner las cosas en una balanza y ver qué decisión tomar. Pero es rico un personaje así, tiene tantos conflictos internos, pero lo estoy disfrutando muchísimo. Es una historia súper linda y estoy segura que les va a encantar.

-¿Cómo te sientes trabajando al lado de Miguel Varoni y Jencarlos Canela?
Los dos son actores muy diferentes, pero son personas que me aportan cosas todos los días y aprendo muchísimo de ellos. Hemos logrado una química maravillosa los tres, y los personajes nos han salido muy fáciles porque nos apoyamos mucho y mantenemos una buena comunicación.

-¿Qué sientes tú y el resto del equipo de trabajar en una gran producción como ‘Más sabe el Diablo’?
Estamos supercontentos. Tenemos una autora espectacular y me encanta la manera en que está escrita. Los textos son deliciosos y la historia es muy completa. Además, el elenco es divino. De un lado está la experiencia de Miguel, que como actor y director es una gran ayuda en todo momento. Y, del otro, Jencarlos, que tiene un talento increíble y su entusiasmo en el trabajo es contagioso.

-¿Cómo empezaste tu carrera artística?
Empecé muy chica en ‘Nubeluz’, fue una etapa muy linda en mi vida donde aprendí mucho. Nunca tomé la decisión de ser actriz pero creo que una vez me subí al ruedo no pude bajarme de ahí.

-¿Fue difícil entrar en televisión?
Para mí fue fácil, partiendo de que a mí me buscaron, me llamaron, yo no fui a hacer ninguna audición, lo difícil ha sido mantenerme en un buen nivel en esta carrera.

-¿Qué sientes cuando actúas?
Siento pasión y entrega. Tener que desdoblarte y convertirte en un personaje, muchas veces ajeno a tu idiosincrasia, principios y actitudes, hace que cada vez que me enfrente a un papel la emoción por representarlo aumente y los deseos por hacer de la actuación un hecho que me convenza a mí y que le guste al público me mantiene muy ocupada. Es algo apasionante, pero de una complejidad extrema. Es difícil trabajar con tu cuerpo, emociones y sensaciones. Siento que actuar pudiera ser un bien público, porque mantiene y recrea los sueños de la gente y saber que somos partícipes y artífices de lo que llamamos la fábrica de sueños es fascinante. Formamos parte de una especie de liturgia.

-¿Cómo te sientes en este momento de tu vida?
Sinceramente, en estos momentos de mi vida no puedo quejarme. Tengo una hija maravillosa (que es lo más hermoso que he hecho en mi vida), y ahora también disfruto de un personaje que me han servido en bandeja de plata, y con estos dos actores (Miguel Varoni y Jencarlos Canela) estoy feliz y honradísima, sobre todo, de ver el interés del público por este nuevo proyecto.

-Habías dejado apartada tu profesión por estar al lado de tu hija...
Ya me hacía falta volver. Me siento feliz de poder regresar y hacer lo que amo, y que el público me haya esperado. Me hacía mucha falta regresar al trabajo que me apasiona. Y ahora estoy en Miami.

-¿Qué hiciste en el tiempo que estuviste retirada de la televisión por tu embarazo?
Estuve un año entregada a mi casita, a mi familia, dedicada a mi embarazo, con mi esposo. No sabes lo feliz que estoy. Estoy contentísima.

-Iniciaste tu carrera como actriz en la telenovela para adolescentes ‘A todo corazón’, en la que interpretaste a Natalia. Y a pesar del éxito obtenido, decidiste dejar el medio y comenzaste a estudiar medicina, ontología y, finalmente, terminaste tres semestres de publicidad antes de volver a la actuación...
Me di cuenta de que realmente amo esta carrera. Como yo hacía comerciales desde niña, y luego comencé en las telenovelas muy joven, creo que sentí la necesidad de explorar otras opciones, pero al final, descubrí que me encanta mi profesión.

-¿Qué extrañas de la telenovela venezolana?
A mi gente, a las grandes producciones, a los grandes escenarios naturales y a los grandes guiones.

-¿Cómo ves la evolución de la telenovela en Venezuela?
Han decaído mucho todos los presupuestos, la producción y las historias.

-‘A todo corazón’ fue una serie en Venezuela de muchísimo éxito de la cual han salido grandes talentos de la actuación venezolana, ¿que experiencias viviste en esta serie?
Aprendí mucho ahí, ‘A todo corazón’ representa mi primer trabajo actoral y protagónico. Tuve la gran suerte de que fuera una serie que tuvo mucho éxito y eso me ayudó mucho para continuar en el futuro.

-Llegaste a Colombia con ‘Luna, La Heredera’, ¿cómo te adaptaste a ese país?
Trabajar en Colombia fue una gran experiencia, los equipos artísticos y técnicos tienen mucho nivel y mucha creatividad. Para mí fue muy importante tanto la experiencia con ‘Luna, La Heredera’ con Caracol, como cuando regresé a hacer ‘Sin Vergüenza’ con RTI-Telemundo. Me encantan las historias colombianas y su modo de hacer televisión.

-¿Cómo fue tu adaptación cuando hiciste en México, en Televisa, la telenovela ‘Mundo de Fieras’?
México y Televisa fueron una gran enseñanza para mí. Televisa es la primera productora de contenidos y de dramáticos de televisión en español y trabajar ahí fue una experiencia inigualable.

-¿Cómo manejas las situaciones cuando se habla de tu vida privada?
En todos los lugares es muy parecido. Yo sé que soy una figura pública y desde muy chica estoy en el medio y creo saber manejar muy bien todas las situaciones que se me presentan.

-Te han vinculado sentimentalmente con el protagonista, Jencarlos Canela, ¿es cierto los rumores en los que se afirma que mantenéis una relación sentimental?

Ya me acostumbre que siempre me involucren, es por la magia de la televisión que la gente se la cree, pero no, somos buenos compañeros; él es súper talentoso y hemos hecho un grupo bien padre como de familia, pero no pasa nada.

-El apuntador es indispensable para trabajar en algunas telenovelas de Televisa y Telemundo, ¿crees que ésta herramienta es favorable para una actriz a la hora de interpretar?
Soy una actriz a la que le gusta prepararse para los roles que interpreta, no me gusta el apuntador, pero cuando hay que usarlo porque la producción lo exige, lo hago con la seriedad que toque. Al fin y al cabo, es también una técnica, que a mí no me gusta y creo que mata un poco la naturalidad y la frescura de los parlamentos que interpretamos, pero no significa que no sea válido dentro de una producción determinada.

-¿Cómo neutralizaste los acentos en tus inicios?
Yo creo que tengo muy buen oído para los acentos y nunca he sufrido tanto con ese tema, porque a mi modesto parecer, soy muy dúctil en ese sentido, entonces para mí no ha sido el “problema” como para algunos de mis compañeros. El acento es algo que debes dominar para poder trabajar, para accionar con fluidez en este medio.

-¿Qué herramientas utilizas para preparar a tus personajes?
Investigo todo lo relacionado con la psicología del personaje a interpretar, su pasado y su presente, su familia, su trabajo, su psiquis, su comportamiento, su manera de expresarse y a partir de esta investigación concibo y creo junto al director el personaje a interpretar. No obstante no hay que mirar dentro del personaje, hay que estudiarlos desde afuera hacia adentro, que parezca que la actuación es fácil, que no lo es, pero que a la vez resulte sencillo. Hay que estudiar mucho antes, para no sufrir en el set.

-En el cine muchas actrices hacen desnudos con personajes importantes dentro de la trama, ¿qué opinas sobre los desnudos?
Ya me desnudé en ‘La mujer de mi hermano’, es incómodo pero necesario, uno tiene que aprender a entender que se desnuda el personaje que estás interpretando. Es mi profesión y en su momento tengo que asumirlo.

-Para una actriz que tiene tanto éxito, ¿esto puede llegar a desestabilizar emocional y personalmente a un actor?
Yo creo que sí, es muy fácil perder el piso. Pero no es mi caso, tengo muy claro que todo lo que sube baja, así que no hay que creerse nada. Espero que cada trabajo que interpreto esté hecho con amor, respeto, calidad y responsabilidad, que se vea un progreso a nivel actoral, que mi familia toda esté saludable y que el amor siempre cobije mi vida, y por supuesto tener mucho trabajo.

-¿Hay algo que te molesta por dedicarte a esta profesión?
Lo único que me molesta es tener que dejar, aunque sea por unas horas, a la pequeña Oriana. Pero así somos las mamás de hoy. Tenemos que salir a la calle a trabajar. Cuando no estoy trabajando, trato de tener a mi bebé conmigo, y de darle calidad de tiempo, que es lo más importante. Todas las mujeres que somos mamá y a la vez profesionales, tenemos ese reto.

-Durante tu embarazo engordaste 25 libras (11 kilos), ¿cómo has hecho para recuperar tu figura?
Gocé esa etapa, porque me di gusto comiendo, pero subí de peso y aún sigo tratando de recuperar la figura. Y aunque aún no lo he logrado, salta a la vista que el régimen de ejercicios y la dieta balanceada me han dejado mejor que antes.

-¿Qué significa ahora tu hija Oriana en tu vida?
Una hija es algo maravilloso, el regalo más grande que me ha dado la vida.

-¿Y cómo organizas tu tiempo para pasar más tiempo con tu hija, a pesar de las duras grabaciones de la novela?
Pese al trabajo y al intenso horario de grabaciones estoy muy tranquila. Tengo una excelente ayuda, además de mi esposo: una nanny que está con nosotros desde que nació Oriana, una persona maravillosa que la adora. Y como estamos muy cerquita de los estudios, en cualquier momento me doy un saltito a la casa, le doy un beso y regreso.

-¿Qué planes futuros tienes después de finalizar las grabaciones de esta novela?
Pienso descansar un poco para dedicarme a mi bebé antes de empezar un nuevo proyecto. En el futuro me voy a tomar un poco más de tiempo entre proyecto y proyecto, pero seguiré como actriz exclusiva de Telemundo. La compañía me ha dado muchísimo apoyo. Cuando dejé ‘El engaño’ me dijeron que me fuera tranquila a disfrutar de mi maternidad. Les estoy muy agradecida por lo que hicieron por mí, y ahora me ofrecieron este proyecto maravilloso. Cuando ya estuve lista para volver fue como si ya hubieran tenido esta novela esperándome. Y para mediados de este año, comenzaré las grabaciones de una nueva novela.

-Ahora que Telemundo tiene una alianza con Televisa, ¿te gustaría regresar a México para grabar una novela?
No cierro las puertas y me encantaría siempre estar dentro de las propuestas de proyectos. Con la alianza que tienen Televisa y Telemundo hay más posibilidades de trabajo para todos.


Gaby Espino fue Manuela Dávila en ‘Más sabe el Diablo’:

Corazón dulce entre ángeles y diablos. Manuela es una mujer hermosa, agradable, sencilla y dulce, con un alto sentido social que demuestra a través de su debilidad por los necesitados y los desvalidos, a quienes se ha empeñado en ayudar usando su profesión de abogada.

Hija de una acomodada familia lana y la consentida de su padre Aníbal Dávila. Ella es abogada como su papá, graduada en Nueva York y al terminar su carrera, abrió un bufete privado junto a Horacio García, un socio que conoció en el edificio de apartamentos donde vive y con quien comparte una pequeña oficina.

Conoce a Miguel desde que era una niña, pues Aníbal se encarga de ayudarle a la madre de él desde la muerte de su esposo, cuando Miguel era sólo un adolescente. Debido a la cercanía de las familias y los continuos encuentros en los eventos que organizaban, termina involucrada sentimentalmente con él, en un compromiso por el cariño que hay entre ellos pero al que le falta la pasión y la fuerza del deseo. Manuela aún no ha conocido el amor verdadero.

Ella se comprometió con Miguel 8 meses atrás, convencida de una relación tranquila y segura, a pesar de que era consciente de que con él buena parte de su vida la pasaría sola, pues su futuro esposo es obsesivo con su trabajo y ocupa mucho tiempo a cargo de su negocio.

En ejercicio de su cargo como abogada, se convierte en la representante de Ángel, con quien poco a poco va acercándose y revelando sentimientos que no conoce. El joven despierta su interés por ser un hombre fascinante, lleno de ternura y misterios, todo lo que ella sabe que le falta a su prometido, al punto de poner en duda su determinación de casarse.

Para su tristeza, cuando le habla a Ángel de su decisión, él se aleja y la aparta de su vida, razón por la que termina casándose con Miguel como reacción a su despecho. Lo que Manuela no sabe es que el hombre que realmente ama, se fue de su lado para protegerla porque pertenece a una banda criminal de la que su prometido es el líder anónimo. Manuela, ni en la peor de sus pesadillas imagina el temidísimo “Hierro”, es el hombre que duerme cada noche a su lado en la cama.

Miguel Varoni


Miguel Varoni da vida al jefe de una poderosa red criminal, es Martín Acero (alias “El Hierro”) en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. Varoni tiene en su haber una carrera muy prolífica, y logró un gran éxito con su protagónico en ‘Pedro, El Escamoso’. Viene de ser el director de ‘Sin senos no hay paraíso’ y como actor se ha convertido en un embajador de las telenovelas siendo reconocido internacionalmente.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el actor colombiano interpreta a personajes antagónicos, como sucedió en ‘Las Juanas’ y ‘Gallito Ramírez’. Y el argentino de nacimiento pero colombiano de crianza, añadió que la esencia de su actual personaje fue lo que lo motivó a regresar a las telenovelas.

Varoni, aunque pocas personas lo saben, es director creativo y ejecutivo de Telemundo. En el pasado dirigió telenovelas en Colombia como ‘Manuela, no juegues con mi vida’ y ‘Momposina’, así como la serie dramática ‘Decisiones’, en Miami.

-¿Qué nos puedes contar de tu participación en ‘Más sabe el Diablo’?
Fui el malo de la novela, Martín Acero. Es un personaje bellísimo, muy especial, con muchos matices; me parece un personaje muy lindo.

-¿Cómo te sientes con esta nueva caracterización?
Ha sido una experiencia muy agradable, y no es una respuesta típica, sino que lo digo de todo corazón. Hacía muchos años no hacía un personaje como éste, un malo de verdad. Es muy agradable hacerlo después de haber dirigido ‘Sin senos no hay paraíso’, pues como actor es divertido ser este tipo que es cero confiable, que juega a ser el más divertido, el mejor ejecutivo, que parece rico de conocer y que, en verdad, es un peligro porque nunca se sabe lo que hay detrás de él.

-¿Y cómo has encarnado el personaje de mafioso para darle esa credibilidad al mismo?
Realmente no ha sido tan difícil porque el libreto está muy bien escrito, está claro desde la primera hoja que lo lees y lo va a uno como atrapando. El personaje de Martín Acero tiene gran cantidad de matices, de formas de relacionarse con la gente, y eso le da a uno la posibilidad como actor de jugar más con él. Ha sido fácil en el buen sentido de la palabra y cuando lo digo así es porque muchas veces uno tiene en la mano un libreto que no tiene buena estructuración, pero éste sí que lo está y eso ha sido una bendición de Dios para nosotros los actores.

-¿Cómo definirías la maldad?
La maldad es algo que todos tenemos adentro, pero que sabemos controlar.

-La novela fue filmada en locaciones de Florida, Nueva York y México, ¿cómo lográis adaptaros a cada set de grabación y qué es lo que mas extrañas de tu casa?
El trabajo como tal es el mismo en cualquier parte. Hay que levantarse temprano, aprenderse el libreto y estar concentrado. En mi caso personal, de mi corazón y de mi cuerpo, lo que mas extraño cuando viajo es a mi esposa, cuando no puedo viajar con ella. Estando en la casa, “arrunchado”, viendo la televisión abrazadito, en la mañana el desayuno, es rico. Catherine me tiene bien acostumbrado, me cocina, me consiente, me… de todo (risas).

-¿Qué tiene la novela ‘Más sabe el Diablo’ para enganchar a los televidentes?
Pienso que es una novela espectacularmente rica y cuando yo dije que tiene todos los espacios, es que están llenos. Es una historia de amor preciosa protagonizada por estos seres humanos que son bellos por fuera y por dentro. También hay la parte de la maldad, que modestia aparte es la que me toca a mí y está muy bien armada por la escritora, así como la parte del humor, la de la dulzura y la del cariño. De verdad que es una novela muy bonita, además siempre aquí en Telemundo queremos hacer cosas distintas, diferentes, algo que nos ha llevado a ser tan naturales para que el televidente se vea reflejado en la actuaciones cotidianas.

-Si pudieras tomarte unas cervezas con Martín o con Pedro, El Escamoso, ¿con quién te irías?
Definitivamente con Pedro, no lo dudo, porque es un tipo cándido, alegre y muy amable. Martín es un tipo con el que no quieres cruzarte, no te interesa, no te conviene. No puedes sentarte en una mesa con alguien en quien no puedes confiar y, lo peor, es que el tipo es tan falso que te vas pensando que estás con un gran amigo. No tiene límites morales y eso se va a ir viendo más en el transcurso de la telenovela.

-¿Y qué tal un encuentro entre Martín Acero y una de las famosas villanas que ha hecho tu esposa?
Dios mío, eso sería una mezcla explosiva, pero muy chévere de hacer, una experiencia bonita y chévere de contar, pero eso sólo puede ocurrir en la pantalla porque en la vida real no hay forma de que Catherine sea villana nunca. Ella es lo más hermoso que hay, es un alma maravillosa, además de ser una gran actriz que no tiene límite, es espectacular, es como un Mercedes Benz o un Rolls Royce, es maravillosa.

-¿Cuál es la clave para mantener una relación como la de ustedes?
Muy simple, sexo cochino (risas)… no, no, mentiras. Creo que lo más importante para mantener una relación no es casarse frente a un sacerdote musulmán, indio o católico y prometer amor eterno, que es una mentira. Uno no sabe ni siquiera lo que va a pasar pasado mañana, sino construir la relación día a día. Yo llevo trece años con Cathy y estoy tan enamorado de ella que, si mañana me dice que se va a vivir con otro tipo, le digo que entonces al apartamento nos vamos los tres porque ella para mí ya es como un brazo, una pierna, algo que es indispensable.

-Muchas mujeres te ven como un hombre muy sexy, ¿te crees ese cuento?
Pues no lo voy a negar, claro que sí. Estoy muy agradecido con las mujeres que opinan eso y trabajo mucho pa’ que lo sigan opinando (risas). Me cuido mucho, hago dieta y hago mis ejercicios porque no hay nada más triste que un día le digan a uno "quítese la camisa para grabar una escena y uno tenga que decir: 'no, es que no me la puedo quitar porque he comido mucho'".

-Has dicho que tu nariz grande es un arma de conquista, ¿en verdad lo crees?
Claro que sí, defiendo mi nariz porque con mi cara grande ¿qué tal que yo tuviera una nariz espigada? No, no, no. Voy a confesar algo: desde que tengo uso de razón tengo un problema de tabique grave. Muchos días al año sólo respiro por una fosa nasal y, si no me he operado, es porque no me imagino con otra nariz. Me encanta mi nariz y me aterra pensar que me la cambien algún día.

-Eres actor, director y ejecutivo de Telemundo, ¿cómo te sientes en tu trabajo?
Disfruto mi trabajo; nunca pienso en el medio. Para mí es lo mismo trabajar en cine, en televisión o trabajar en teatro, todos son exigentes. El teatro es exigente, pero tienes dos meses de ensayo. La televisión es un medio donde tienes que hacer de 20 a 25 escenas en un día y tienes un solo ensayo.

-¿Cómo te sientes en las telenovelas?
La telenovela es del latinoamericano, es un medio inventado por nosotros y tenemos que sentirnos muy orgullosos de haberla inventado. Yo soy un trabajador. No me como el cuento, no creo en el estrellato, no creo en la fama, no creo en la idiotez que encierra este mundo. Creo en el trabajar, creo en hacerlo bien, creo en respetar al público, creo en trabajar, en hacer un trabajo intenso, de disciplina y ser disciplinado en todos los sentidos.


Miguel Varoni fue Martín Acero en ‘Más sabe el Diablo’:

Un diablo de apariencia y corazón de hierro. Desde niño fue perezoso e irresponsable, el típico hijo consentido de su mamá, quien creció bajo protección excesiva al punto de la mala crianza. Miguel siempre se consideró “demasiado” como para tener que rebajarse a acatar órdenes de profesores o figuras de autoridad, sin imaginarse que su padre moriría y el apoyo incondicional que le daba para hacer su voluntad, ya no lo encontraría. El mundo de fantasía y lujos en que creyó viviría siempre, se desplomó por las deudas interminables que su padre dejó sin pagar.

Graciela, su madre, tuvo que recurrir al primo lejano de su marido y padrino de su hijo para no renunciar a la vida de lujos, por eso Aníbal termina ayudándolos a salir adelante. Su apoyo le da la oportunidad a Miguel de viajar a los Estados Unidos a estudiar y unido a su astucia por escalar posiciones dentro de la empresa que maneja el padre de Manuela, hace todo por ganarse su confianza y demostrarle que él debe ser el sucesor como presidente de la empresa. Como una manera de sellar su suerte, se compromete con Manuela, la hija de Aníbal.

Tras la fachada de gran ejecutivo de Martín, Aníbal desconoce que el verdadero mundo de su futuro yerno es oscuro e ilícito, pues su empresa de consolidación de Carga del conglomerado “Davila Enterprises, Inc”, es en realidad la fachada para la exportación de mercancía, electrodomésticos y aparatos electrónicos a Latinoamérica. Miguel recibe todo esto de los robos que hacen ladrones expertos de su banda delictiva, donde él se conoce como “El Hierro”.

El encantador Miguel es un ladrón de cuello blanco, que logra todo lo que quiere con su falsa amabilidad y simpatía. Desde que era adolescente convencía a cualquier mujer para llevarla a la cama, incluyendo a Esperanza, la humilde empleada doméstica de su casa que le da un hijo a quien conoce muchos años después.

Miguel nunca se ha enamorado y usa a las mujeres para sus propósitos y deseos sexuales o financieros, historia que repite con Manuela, a quien ve como símbolo de la riqueza y el poder de su familia. Pero la vida jugará con sus pasiones y le atraviesa a la mujer que le hace perder la cabeza, Marina. Lo que no imagina Miguel es que sus pecados del pasado y del presente se unen para destruirlo y llevarlo a punto del suicidio.

Karla Monroig


Karla Monroig hace el papel de una drogadicta en la telenovela ‘Más sabe El Diablo’, metiéndose en la piel de Virginia. La actriz puertorriqueña aseguró que Virginia, el papel de drogadicta que interpreta en el nuevo culebrón de Telemundo. Y confiesa que es una gran reto en su carrera.

La hermosa actriz, que en 2008 se casó con el cantautor puertorriqueño Tommy Torres, comentó que, además que su nueva caracterización, es totalmente diferente al de la abogada Isabel Martínez que encarna en ‘El Rostro de Analía’, que igualmente transmite Telemundo.

Monroig fue la personalidad televisiva que más puntos recibió para ocupar el lugar de las mujeres más bellas de la farándula, lo que prueba que su trabajo en las producciones de Telemundo: ‘Dame chocolate’ y ‘El Rostro de Analía’. Ahora, la actriz regresa transformada físicamente, con pelo corto y un look un tanto masculino, interpreta a una mujer fuerte que sonríe muy poco en ‘Más sabe El Diablo’.

Karla Monroig terminó las grabaciones de la exitosa telenovela ‘Más sabe el Diablo’ y, actualmente, Karla se encuentra evaluando diferentes proyectos para decidir cuál será su próximo reto, que seguramente gozará del mismo éxito que todos los anteriores.

-¿Cómo es tu personaje de ‘Más sabe El Diablo’?
Es un personaje muy real, que lamentablemente lo vemos en la sociedad de hoy día. Estoy haciendo un personaje que tiene problemas de autoestima, una mujer muy segura frente a los demás, pero cuando se encierra en la soledad de su hogar tiene muchísimas inseguridades y busca un falso refugio en las drogas. Ella siempre ha buscado la atención de su padre, quien tiene como favorita a su hermana, Manuela (interpretada por Gaby Espino). Se muestra muy segura, muy valiente y muy recta frente a todos, pero cuando llega a su casa se siente muy sola. El consumo de drogas se convierte en el escape de Virginia.

-¿Y cómo te has sentido en las escenas en las que simulas inhalar droga?
Ha sido bien impactante para mí.

-¿Qué representa el papel de Virginia en tu carrera artística?
Es un papel sumamente fuerte, creo que el más 'retante' de toda mi carrera porque nunca había tenido la oportunidad de tocar el tema de las drogas. Es un papel muy importante y el más difícil que he hecho hasta ahora.

-Tras finalizar las grabaciones de ‘El Rostro de Analía’, comenzaste ‘Más sabe el Diablo’, ¿en qué se diferencian los personajes que interpretaste?
En el personaje de ‘El Rostro de Analía’ es una mujer más femenina, aunque de carácter fuerte, y el de Virginia un poquito más práctica, no es una mujer que use maquillaje, que viste de forma masculina y que lo único que quiere es el éxito profesional y así acaparar la atención de su padre.

-¿Cómo preparaste a este personaje?
He tenido que buscar mucha información sobre el personaje porque no tengo nadie en mi entorno que haya tenido este problema. También me he puesto en las manos de mi estilista Wanda Montes, para cortar mi larga melena oscura que llevaba, fue muy fácil. Y doné el cabello cortado a la organización ‘Locks of Love’ sin fines de lucro, que se encarga de hacer pelucas para niños pacientes de cáncer que pierden el pelo a consecuencia de la quimioterapia, pues como madrina de la fundación de cáncer de seno en Puerto Rico, sé lo importante que es ese proceso y he invitado a todas las personas a que donen el cabello. Montes también cambió el marco de las cejas para darle dureza al rostro y se me ha hecho difícil llevar la dieta requerida para poder dar la delgadez a Virginia. Soy muy comelona y pasamos muchas horas en el estudio.

-Durante las grabaciones, en Miami, estuviste alejada de tu esposo, el cantautor Tommy Torres, que radicaba en Puerto Rico, ¿cómo hacías para verle?
Mientras trabajaba en la telenovela, viajaba entre Puerto Rico y Miami para poder reunirme con mi esposo.

-¿Cómo conociste a Tommy?
Nos conocimos en el 2001; él promocionaba su primer disco y yo lo entrevisté para la radio y me impresionó con su preparación académica.

-¿Y tienes planes de quedar embarazada?
Por ahora no tengo planes inmediatos de tener hijos porque ambos estamos enfocados en nuestra carrera. Siempre he tenido la idea de adoptar, y no descarto la posibilidad de hacerlo, porque me gustaría criar a una persona que ya está en la tierra y lo necesita.

-¿Cómo utilizas tu tiempo libre?
El domingo es mi único día libre y lo uso para compartir con mi esposo. Me gusta leer temas espirituales, me encanta repasar la historia.


Karla Monroig fue Virginia Dávila en ‘Más sabe el Diablo’:

La hermana mayor de Manuela tiene 35 años, es una mujer un tanto masculina y recia, de las que no se maquillan sino lo mínimo, no usan joyas llamativas y a quienes rara vez se les ve luciendo un vestido o siquiera una falda. Virginia no es tan bonita como su hermana, ni tan divertida y locuaz y, desde que era niña, luchó por llamar la atención de su padre, lo cual logró convirtiéndose de cierta manera en el hijo varón que Aníbal nunca tuvo. Se interesó por sus negocios desde que era adolescente, estudió Administración de Negocios y, por eso, en cuanto se graduó de la Universidad, entró a trabajar a una de las empresas de Dávila Enterprises, en un puesto de menor importancia, por expresa exigencia de Aníbal, que considera que todo debe ganarse a punta de esfuerzo.

En su afán por demostrarle a su padre de lo que era capaz, se concentró por completo en su trabajo y lentamente escaló posiciones, hasta convertirse hoy en día en la Gerente de esa compañía. Sin embargo su desmedido empeño por destacarse profesionalmente han hecho que su vida personal haya sufrido en el proceso y por eso Virginia es una mujer sola, sin amor y sin ninguna motivación distinta a su trabajo, al cual le dedica todo el tiempo que puede para no tener que pensar demasiado en su soledad.

Cuando Aníbal les confiesa a sus hijas que está enfermo y que morirá pronto, Virginia se queda convencida de que su padre la nombrará Gerente de Dávila Enterprises, pero su sorpresa y desilusión son grandes cuando Aníbal anuncia que la Gerencia quedará en manos de quien demuestre mayor crecimiento y rentabilidad en su compañía, de entre los gerente del conglomerado de empresas del que es dueño. Uno de esos gerentes, por supuesto, es Martín, del que Virginia desconfía, pues intuye que algo oscuro se esconde detrás de él y, a diferencia de Aníbal, el rápido crecimiento de la empresa de Martín le causa más sospechas que admiración.

Su relación con Manuela es un tanto fría, aunque son en cierta manera amigas y se ven constantemente, gracias a que viven en el mismo edificio de apartamentos.

Encontrará el amor cuando menos lo espera y en el hombre que menos se habría imaginado: Jimmy Cardona, el detective que está investigando el robo de la subasta. Gracias a él, su vida, su corazón y hasta su apariencia física darán un giro de 180 grados.

Jorge Luis Pila


Jorge Luis Pila interpretó a Jimmy Cardona, un policía muy serio en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. El actor nació en Checoslovaquia, pero a los 45 días de nacido fue llevado a Cuba, donde fue criado y pasó la mayor parte de su vida.

Tenía intenciones de estudiar Economía, pero consiguió trabajo en la casa de modas de La Habana, 'La Maison', y a partir de ahí se decide por el modelaje profesional. Por dos años participó en los shows de Yuri como bailarín. Pila acepta que no queda nada de su afición al baile, piensa que fue una etapa que vivió plenamente en su adolescencia y que ya ha quedado superada.

Jorge Luis Pila tiene en su haber una lista de romances con mujeres mexicanas, pero asegura que la cultura de ese país y sus creencias, le ha traído problemas con sus parejas, terminando generalmente en rompimiento. Convivió durante seis años con Anette Michel, a quien conoció en el rodaje de la telenovela 'Al norte del corazón'. Incluso llegaron a formalizar su relación casándose en el año 1998, pero a los pocos meses el matrimonio se rompió. Jorge Luis también inició un romance con la explosiva Aura Cristina Geithner, pero desgraciadamente la relación sólo duró unos meses.

En cuanto a la actuación, a Jorge le gustan los tipos de personajes buenos y malos, porque siempre puede sacarle mucho jugo del que le toque hacer en cada momento. Al público suele gustarle el bueno, pero, desde el punto de vista del actor, como malo puedes lucirte un poco más. También, reconoce ser decidido y dominante. No se considera machista ni celoso, pero sí le gusta llevar las riendas de la situación.

Asegura que cuando sale del set de grabación vuelve a ser Jorge Luis, va con su familia a comer, al gimnasio, al cine o se queda en casa viendo una película.

-¿Qué tema trata tu personaje en la novela ‘Más sabe el Diablo’?
Como policía intentó resolver quién mató a mi padre. Sostuvo una relación difícil con Virginia (Karla Monroig) porque antes de conocerla tuvo un desengaño amoroso. Sin embargo, la relación termina en boda.

-¿Qué reto supuso para ti, interpretar a Jimmy Cardona?
El reto al desarrollar un personaje es conseguir que no se parezca al que interpretaste anteriormente en tu carrera y estoy muy contento por la manera en la que está saliendo Cardona, aunque algunos me han criticado porque se ve muy serio.

-¿Cómo llegaste al mundo de la actuación?
Tuve contacto con el mundo del entretenimiento a través de los padres de mi mejor amigo, Julio Camejo, otro actor cubano que, como yo, ha hecho carrera en México. La pareja de bailarines formada por Gladys y Antonio, padres de Camejo, fue mi principal referencia para la que no imaginaba entonces sería mi profesión. Yo vivía frente al hotel Nacional de la Habana y mi brother de toda la vida (Camejo) vivía a dos cuadras, en el edificio del Indochina. La vida me fue llevando a lo que soy. Ni por la mente me pasó ser actor. La oportunidad de un viaje me llevó a México, donde me quedé en 1993. Allí trabajé durante cuatro años como parte del cuerpo de bailarines que acompañaban a la cantante Yuri. Después estudie actuación en el Centro de Entrenamiento Actoral de Televisa (CEA) y en 1997 interpreté mi primer protagónico en ‘Al norte del corazón’, para TV Azteca. Al año siguiente representé mi segundo protagónico en ‘Yacaranday’, junto a la actriz cubana Aylín Mujica, para la misma cadena.

-¿Desde niño querías ser actor?
No, quería ser pelotero, y aún sigo jugando béisbol los fines de semana. Cuando terminé el preuniversitaria, tuve que pasar al servicio militar obligatoria durante dos años y, a la salida, me presenté a un casting para modelo de La Maison, la casa de la moda de La Habana (Cuba) y me aceptaron, aunque no llegué a los 8 meses, pues Luis Roberto Pérez, el coreógrafo de la cantante mexicana Yuri, me vio y me escogió y estuve trabajando durante cuatro años como bailarín.

-¿Es tan duro como a veces lo pintan para un actor cubano hacer carrera en México?
Creo que todo depende de la persona, y de si uno trabaja y se esfuerza. Unos llegan y otros no.

-¿Recuerdas tu debut “oficial” como actor?

Fue en 1997, en la telenovela de TV Azteca: ‘Al norte del corazón’, producida por Elisa Salinas, una sorpresa muy grande, que yo no esperaba, pues era un protagónico muy fuerte, que trataba el tema de la emigración mexicana a los Estados Unidos. Fue de las primeras telenovelas que hizo TV Azteca, y tuvo mucho éxito en México.

-¿Cómo llegaste a Miami?
A Miami llegué en el 2001 para interpretar a la contrafigura en ‘Secreto de amor’, junto a Jorge Aravena y Scarlet Ortiz. Con la misma compañía que estuve a cargo de esta producción, Fonovideo, hice cuatro telenovelas más. En Telemundo comencé haciendo diversos roles en los unitarios de ‘Decisiones’, hasta que se presentó la oportunidad en ‘Más sabe el Diablo’. En TV Azteca ya yo sentía que había cumplido una etapa, había trabajado en seis o siete novelas haciendo protagónicos.

-¿Quién es el gran amor de tu vida?
Mi hija, y también mi madre, que ha sido conmigo lo máximo, mi fuerza y mi motor.

-¿Has conseguido encontrar tu media naranja en el amor?
Estoy soltero y sin compromiso, y mi corazón está lleno del amor de mi hija de dos años, Sabrina, que nació de una relación que dice que terminó hace ocho meses.

-¿Qué cualidades admiras más en una persona?
La sinceridad, la fuerza de voluntad y la lealtad. Y no soporto la mentira.

-Eres cubano de crianza, pero, ¿cómo llegaste a nacer en Checoslovaquia?
Nací en Praga, Checoslovaquia, porque mi abuelo trabajaba allá en misión diplomática, y a los 15 días caí en Cuba, y me crié en La Habana, en medio del calor y del cariño del Trópico, y no he tenido la oportunidad de regresar a la capital checa.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Siempre trato de tener una vida más diurna que nocturna, por eso cuando tengo tiempo me voy a jugar softball y aprovecho el clima de Miami para hacer otros deportes.

-¿Cuál es tu característica más sobresaliente?
Soy un luchador incansable. Creo que el haber pasado tantas necesidades en Cuba me hizo madurar antes de tiempo, y me ayudó a poder asumir responsabilidades muy serias que me han obligado siempre a seguir adelante sin mirar atrás.

-¿Tienes algún modelo o paradigma en tu carrera artística?
Andy García. Me gusta su trabajo, como ha manejado su carrera y su familia. Es un triunfador, un digno ejemplo a seguir para todos nosotros.

-¿Cuál es tu lema?
“No hay nada mejor que un día detrás del otro” y, también, “vive cada día como fuera el último”.

-¿Y cuál consideras que ha sido tu mayor logro como persona y como artista?
Como persona, haber logrado sacar a mis padre de Cuba, poder estar con mi familia durante toda mi vida, y ser el padre de la niña más hermosa del mundo. Como artista, poder trabajar en algo que me gusta, que me apasiona, en un campo donde hay tanta competencia y en el que es muy difícil mantenerse trabajando. Me siento afortunado de trabajar en lo que me gusta, especialmente en tiempos de crisis.


Jorge Luis Pila fue Jimmy Cardona en ‘Más sabe el Diablo’:

Hijo de Jaime Cardona, quien está a punto de retirarse de la institución después de haberle servido toda su vida, Jimmy tiene 30 años y adora a su padre y lo ve como una especie de héroe que ha sido noble y fiel a su profesión, a pesar de haber sido abaleado en más de una ocasión, lo que le valió una condecoración de valor varios años atrás.

Pero la noche antes del retiro oficial del Sr. Jaime, a la policía llega el rumor de un plan para robar 3 millones de dólares en joyas de un evento benéfico y Jimmy es asignado al caso. Jaime, su padre, acude también. El operativo termina en un fuerte enfrentamiento con la banda “Los Latas” y en él, Gregorio asesina a Jaime intentando escapar. Jaime cae al suelo ensangrentado y Jimmy, preso de la angustia y el pánico, acude en su ayuda, pero es demasiado tarde.

Con el dolor de la muerte de su padre, Jimmy se promete a sí mismo, en medio de la angustia y la rabia, que no descansará hasta desmantelar a toda la banda, desde el último de sus miembros, hasta su cabecilla mayor.

Con lo que no cuenta es con enamorarse de Virginia, sin saber que ese amor lo enredará en la historia de uno de los hombres que, aunque no lo sepa por un buen tiempo, es uno de sus objetivos policiales: Ángel Salvador.

Angeline Moncayo


Angeline Moncayo se alejó del personaje que encarna en ‘Más sabe el Diablo’ y se describió como una mujer tímida, pero comprometida con la profesión que ejerce hace 15 años. Contrario a la sensualidad que exuda Marina, el personaje que encarna Angeline Moncayo, donde da vida a una prostituta que termina conquistando el corazón del temido Martín (Miguel Varoni) como parte de la trama de la telenovela ‘Más sabe el Diablo’ (Telemundo). Angeline Moncayo se describe como tímida, de pocos amigos y muy espiritual.

Quien ha trabajado en ‘Dame chocolate’, ‘La Dama de Troya’ y ‘El Cartel’, admite tener predilección por historias que se aparten de lo rosado de los melodramas y que se apeguen a la realidad, muchas veces cruda.

Con 15 años ya estaba entregada a la actuación. Nació el 4 de noviembre de 1979 en Cali (Colombia). Esta mujer que ahora tiene 30 años, con curvas perfectas, piel dorada y que trasnocha a más de uno, muchas veces ha sido víctima de las especulaciones, como la de las múltiples cirugías que supuestamente se ha practicado. Hace tres años, Angeline Moncayo decidió irse para Miami, huyendo de la presión que le estaba generando su entorno en Colombia.

-¿Cómo empezaste en el mundo de la actuación?
Desde pequeña siempre supe que quería ser actriz, así que desde que tuve uso de razón estuve metida en talleres y cursos que me pudieran ayudar en esta carrera y hacer perder el miedo a las cámaras y al público. Mis primeros trabajos cuando aun estaba estudiando fueron modelando, empecé a presentar en desde mis 14 años. A los 17 ya estaba en Bogotá (Colombia) y desde entonces he actuado en televisión y teatro. Mis primeros trabajos como actriz empezaron de extra hasta que conseguí mi primer papel en ‘Padres e hijos’, una famosa serie colombiana que ha impulsado grandes talentos de la televisión colombiana. Ahí logré mi primer reconocimiento como la primera nominación a actriz revelación en los premios TV y Novelas, desde ahí en adelante he hecho personajes muy diferentes, también presente un talk show del Canal RCN llamado ‘Francotiradores’, en donde entrevistábamos gente de la talla de Celia Cruz, estuve como antagonista junto a Paola Turbay quien actualmente trabaja en Hollywood, en la comedia ‘Noticias calientes’, tuve invitaciones especiales en ‘La baby sister’ y ‘Yo soy Betty, la fea’, participe en novelas como ‘Siete veces amada’, antagonicé la primera serie que abrió el horario de la tarde para RCN, ‘Retratos’; estuve en el reality ‘La isla de los famosos’, presente también para Telefutura: ‘Noche con las estrellas’, luego con Telemundo participé en ‘Dame chocolate’, para el Canal RCN de Fox Telecolombia: ‘La Dama de Troya’ y junto a Caracol el gran éxito ‘El Cartel’; con Fox: ‘Tiempo final’ y ahora nuevamente con Telemundo: ‘Más sabe el Diablo’. Como mencione antes siempre supe que iba a ser actriz y ahora tengo plena conciencia que es lo que quiero hacer hasta el día en que me muera. Mi lema es “ni amenazas, ni felicitaciones distraen al hombre que sabe lo que quiere”.

-¿En qué te pareces a Marina, tu personaje en ‘Más sabe el Diablo’?
En casi nada. Yo soy una persona absolutamente simple en mi vida de familia. Soy bastante tímida, aunque no lo parezca, y Marina es la maestra de las mujeres, sabe psicológicamente como tratar a un hombre para que se enloquezca con ella.

-¿Qué significa el papel de Marina en tu carrera artística?
Es el papel de mi vida. Siempre pedí un personaje lo suficientemente complejo para demostrar que podía. Desde el momento en que vi la sinopsis quedé sorprendida. Vivo agradecida de la vida a Dios porque me haya permitido hacer lo que me gusta y que me paguen por eso.

-¿Cómo preparaste al personaje de ‘Más sabe el Diablo’?
Durante varios meses tuve que entrenar arduamente para interpretar a la stripper Marina. El resultado de esos meses de preparación fue un dominio total del baile.

-¿Te ha gustado personificar a Marina?
Me encanta mi personaje por la complejidad que ha requerido tanto física como emocionalmente. Para mí ha sido muy bonito mi trabajo para tratar de contribuir un poco a que la sociedad se abra a los temas que se hablan en la telenovela, como el homosexualismo. Aunque mi personaje va mucho más allá de este tema.

-¿Cómo manejaste la transexualidad de tu personaje?
Le di una actitud, voz grave y una cantidad de cosas complejas. Tuve que hacer una investigación de todo ese mundo.

-¿Y qué relación te une a Miguel Varoni, con el que protagonizas escenas de cama en la serie?
Me une una gran química con Varoni, quien es un gran amigo y consejero.

-¿Has conseguido al amor de tu vida?
No. No tengo a quién aplicarle la psicología de conquista de Marina.

-¿En qué momento te encuentras como actriz?
Llega un momento en la vida de una actriz que uno empieza a buscar llenarse o aprender de los personajes y en ese es el momento en el que estoy, que la gente pueda lograr algún tipo de identificación con el personaje y que me digan: “me conmoviste, me hiciste llorar”. La vida de un actor está donde está el trabajo.

-¿Cómo te definirías a ti misma?
Soy bastante esotérica. Desde chiquita lo he sido por mi signo Escorpio. Siempre he leído de metafísica, siempre me ha preocupado esa parte. Me encanta hacer yoga, meditar. Para mí el espíritu es todo y el servir. Creo mucho en los karmas. Desde que empecé a evolucionar un poco esa parte, mi vida cambió completamente.

-¿Por qué decidiste irte de Colombia?
Estaba un poco hastiada, no de mi trabajo sino del medio.

-Mucha gente pensó que te habías ido para internacionalizarte y que no lo lograste, ¿es eso cierto?
No, entre nosotros hay un problema y es la falta de apoyo. Fue una lección para el ego, pues eran los colombianos quienes me miraban de manera despectiva por ser mesera y me decían: “¿y tú qué haces aquí?”.

-¿Es cierto que saliste con José Narváez (esposo de la presentadora Cristina Hurtado)?
Eso no es cierto, este chisme totalmente fuera de lugar porque además ni siquiera grabábamos juntos en 'La Dama de Troya'.

-¿Te creó algún problema?
Te puedo decir que con las pocas mujeres que he tenido ese tipo de inconvenientes y que lo ha tomado en muy buena actitud fue Cristina Hurtado. Siempre me inventan este tipo de chismes, he tenido grandes amigos a los que sus novias no les permiten tener una amistad conmigo.

-¿Es el caso de Ana Lucía Domínguez (esposa de Jorge Cárdenas)?
No, eso no lo voy a decir. Pero si quieres nombres puedo decirte que por ejemplo Carolina Cruz ha manejado a la perfección que yo en algún momento tuve algo con Lincoln y hoy en día me siento feliz de verles juntos.

-Pero dicen que eras muy cercana a Jorge Cárdenas...
Claro, nosotros teníamos una bonita amistad ¿y por qué no pueden tomarlo así? Si en algún momento quisiste tanto a alguien y el amor simplemente se transformó, pues siempre vas a querer ver a esa persona feliz. Tengo mi propia vida como para andar metiéndome en la de los demás.

-¿Te has practicado alguna cirugía?
He contado con una genética bastante agradecida, me hice el busto antes de entrar al medio.

-¿Cirugías en el rostro?
Una vez fui donde el cirujano, tenía un problema muy fuerte de ojeras, la gente que está cerca y me ve sin maquillaje se da cuenta de que no hay ninguna desproporción. Aclaremos una cosa, la cámara aumenta seis kilos, todas mis facciones se aumentan, la boca se me ve más grande, lo de las cirugías ha sido un mito.

-Eres una mujer hermosa, ¿has aprovechado tu físico para conseguir papeles como actriz?
En este mercado es como súper importante tener buen físico, pero yo siempre he procurado que primero me respeten como actriz. Es una puerta grande tener buen físico, pero siempre he tenido una pelea con mi carrera de mostrarme actriz y que me respeten como actriz, que vean el trabajo detrás del personaje y que los jóvenes que están empezando en esto estudien, se preparen y le tengan respeto a esta profesión.

-Después de dar vida a una prostituta en la ficción, ¿te han hecho alguna propuesta indecente?
Claro, en la medida en que tú tengas éxito te vuelves un trofeo para estos personajes, muchas veces tuve que cambiar mi número de celular.

-¿Alguna vez te han dicho que eras una prepago?
Sí claro, muchas personas tienen en la cabeza que todas las mujeres de la televisión son prostitutas y los hombres son homosexuales. Y en realidad es un medio en el que trabajamos muy duro. Si fuera así, se notaría en lo material, pero no tengo nada y he tenido que luchar mucho.


Angeline Moncayo fue Marina Suárez en ‘Más sabe el Diablo’:

La bailarina “estrella” de “La Cueva”, es una mujer fascinante, de belleza exótica y a quien la rodea un aura de misterio que la hacen fascinante para los clientes del bar.

Marina se siente orgullosa de su oficio, que se empeña en aclarar en cuanto puede que no es la prostitución, pues si alguien quiere algo con ella tiene que hacerla sentir bien y darle regalos que le demuestren cuánto la aprecian.

Su sueño es conseguir un hombre que la mantenga y que viva doblegado ante su belleza y fuerza sexual, que se hace realidad multiplicado por mil cuando el mismísimo Hierro pone sus ojos en ella.

Verdadera conocedora de las artes de la cama, logra que El Hierro se enloquezca por ella, aprovechándose de su dinero sin ninguna vergüenza.

Pero Marina guarda un secreto que ni León, ni El Cachorro, ni mucho menos El Hierro podrían imaginarse ni en la peor de las pesadillas y que cuando este último descubre, ocasionará su caída final en un espiral vertical, pues muy a su pesar se ha enamorado de ella: que Marina cuando nació, se llamaba Mario.

Carlos Camacho


Carlos Humberto Camacho es ya un rostro conocido a nivel internacional por su participación en telenovelas como ‘La viuda de Blanco’, ‘Pecados Ajenos’ y, por último, ‘Más sabe el Diablo’, donde interpretó a Horacio.

El actor colombiano Carlos Camacho nació el 9 de junio de 1971. Se le conoce por haber trabajado en proyectos como: ‘Guajira’ (1996), ‘Destino de mujer’ (1997), ‘Prisioneros del amor’ (1997), ‘Alicia en el país de las mercancías’ (2000) y ‘Angélica pecado’ (2000).

-¿Cuántos años llevas en Miami?
Casi cinco años. Llevo tres novelas con Telemundo (‘La viuda de Blanco’, ‘Pecados Ajenos’ y ‘Más sabe el Diablo’). En Los Ángeles trabajé en cine, donde hice dos películas. Precisamente, hace unos meses se estrenó ‘Hacía la oscuridad’, al lado de America Ferrara, la actriz de ‘Ugly Betty’.

-También viviste en Nebraska (Estados Unidos)...
Sí, antes de recibir ofertas de trabajo, decidí instalarme un tiempo ahí, donde tuve la suerte de conocer a la que hoy es mi esposa y con la que llevo cuatro años de casado. Ella es griega, no hablo su idioma, pero lo estoy aprendiendo. Nos comunicamos en inglés y algo en español.

-¿Cómo te sentiste haciendo un personaje como Horacio, en la telenovela de ‘Más sabe el Diablo’?
Muy a gusto. Es un papel con mucho matices, maravilloso y bien escrito. En él se reúnen varios elementos que necesita un actor que ama su trabajo, como yo, pues le doy toda la energía necesaria para desarrollarlo.

-¿Es la primera vez que tienes un rol de gay?
Así es, en mi carrera me ha tocado hacer de todo: de bueno, de galán, de matón, etc. Por eso lo traté muy detenidamente con la escritora Jimena Romero, pues yo quería un personaje que fuera real, un abogado prestigioso que se comportara como cualquier ser humano, con humor. Horacio tiene tendencias gays, le gustan los hombres, pero no es una loca.

-Además, le aportas comicidad...
Tuve la fortuna de contar con el director David Posada, con quien logramos armar a Horacio y me entendió perfectamente el concepto que quería. La parte cómica simplemente sale de manera natural, lo que siempre ha sido el fuerte de la actuación colombiana. Nosotros (los artistas colombianos) nos esmeramos y preocupamos, desde hace mucho tiempo, por el humor en nuestras novelas, ya que no se trata de decir chistes y hacer un humor forzado, sino de ser naturales, de generar gracia y risas, creo que esas reacciones en el público las estamos logrando.

-¿Y has conseguido coordinar con tu compañero Ezequiel Montalt, en el papel de Cristian, para realizar las escenas?
Hicimos nuestras propuestas y logramos que los personajes cumplan su cometido, pero con mucho respeto.

-¿Te dieron en la novela flexibilidad de improvisar o estás bajo un libreto fijo?
Respeto a los escritores, pues es mi deber como actor, pero a veces le pongo mi toque. Y a medida que transcurre la historia, uno se empapa más del personaje y consigue darle en el punto exacto.

-¿Cómo fue tu relación con tus compañeros de novela?
Me llevo muy bien con todos los actores del equipo de producción. Tengo una excelente amistad con Jencarlos Canela y Miguel Varoni, a quien conozco desde hace varios años. Con Gaby Espino tuve una hermandad total, desde que nos vimos nos abrazamos y hubo una conexión increíble. Lo que logramos en escena es casi igual a la vida real, pues somos como hermanos, nos contamos todo.

-¿Es divertido trabajar con Miguel Varoni y sus chistes?
Con él no paramos de reírnos, se contagia el elenco, creamos un ambiente muy sabroso para trabajar. Pienso que en el set uno debe pasársela rico, para que la historia tenga éxito.

-¿Por qué crees que tiene tan buena acogida la novela?
Es que tiene todos los ingredientes, pues no es la típica novela tonta. Presenta un buen guión que se refleja en los personajes y en el rating, es una maravilla.

-¿Tienes otros proyectos o deseas volver a la música?
Yo soy un guitarrista, he cantado toda la vida y sigo dándole, pero con los horarios de grabación tan fuertes en la telenovela lo he dejado de lado. Ahora, viendo a Jencarlos con su disco, me da nostalgia y una felicidad enorme, pues yo pasé por ese proceso. Sí hay ofertas en Colombia y en Miami, afortunadamente cada vez se abren más puertas y, gracias a Dios, reconocen mi trabajo.


Carlos Camacho fue Horacio García en ‘Más sabe el Diablo’:

El socio de la oficina de Manuela, Horacio tiene 35 años, es homosexual abierto y reconocido, aunque no es femenino, sino en su gusto por la moda, los chismes de último momento y su eterno amor por el sexo masculino.

Irónico y con gran sentido del humor, Horacio es siempre el vocero de la sensatez y el mejor consejero en cuanto a relaciones interpersonales, pues él mismo ha tenido tantas desilusiones amorosas, que se considera un experto en el misterioso mundo de los hombres.

Adora a Manuela y es un tanto sobreprotector con ella, así que desconfía de Martín, a pesar de que no lo conoce a fondo personalmente.

Conocerá a Cristian y de inmediato habrá química entre los dos, a pesar de que el primero no da señales de estar interesado románticamente en él, ni en ningún hombre. Para Horacio es claro que no ha salido del closet y, desde ese momento en adelante, lo considera su misión personal, sin saber que metiéndose con Cristian, también está metiéndose en los terrenos peligrosos de “El Hierro”.

Ezequiel Montalt


Ezequiel Montalt, originario de España y quien participa por primera vez en una producción de Telemundo, no ha pasado desapercibido y ha cautivado a la audiencia con su interpretación de Cristian, pues ha vivido un romance de telenovela al caracterizar a una pareja gay en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’.

-¿Cómo te has sentido interpretando a Cristian?
Muy bien, muy cómodo con la gente. Ha sido una experiencia grata en todos los sentidos. Me ha enriquecido mucho, me siento a gusto con la producción y con mi personaje.

-¿Te da temor que al tener un personaje gay, te estereotipen?
No, pero si hiciera una novela tras otra a lo mejor sí me afectaría. La gente no entiende porque tal vez hoy la haces de gay, pero mañana interpretas un heterosexual o lo que sea.

-¿Por qué crees que la gente ha aceptado tan bien tu papel?
Porque se trata de una pareja que ha tenido problemas, que ha sufrido mucho. Cristian es un chico triste, humillado y traumado por su hermano, entonces el hecho de que sea tan sufrido hace que el público se sienta atraído hacía él. En nuestra sociedad, las personas tienden a rechazar la conducta gay, pero al estar enfocado mi personaje de este modo, tal vez se sientan más cercanos.

-¿Alguna persona se te ha acercado para hablarte de Cristian?
Sí, incluso un señor mayor que trabajó con nosotros de extra, me dijo que se sentía muy identificado porque le había pasado lo mismo con su hermano. Mucha gente gay me ha agregado al Facebook y me escriben mensajes de apoyo.

-Por lo general, los españoles son más abiertos al tema de la homosexualidad...
Sí, a mi me llama la atención lo cerrado que es el rollo en Estados Unidos. De hecho, en mi país (España), se ha llegado a un punto en que más bien el que no es gay, no es normal. La gente se ha abierto tanto a todo este tipo de conductas, por llamarlo de algún modo, que no es algo que se reproche o se oculte. Mis vecinos, en quienes he basado mi personaje, son gay y viven felices, nos apreciamos y no hay problemas.

-¿Estás a favor de la adopción por parte de parejas gays?
Ese tema es más delicado, supongo que se han hecho estudios para que eso se acepte. No me siento lo suficientemente preparado para hablar de manera decidida, porque no conozco el tema, no puedo dar una opinión fuerte.

-¿Qué otros personajes te gustaría interpretar?
De todo y cuanto más variado posible, mejor. No quiero caer en estereotipos, sino buscar la variedad para enriquecerme como actor y persona.

-¿Y del corazón como andas?
Estoy soltero.


Ezequiel Montalt fue Cristian Acero en ‘Más sabe el Diablo’:

El hermano menor de Martín, que tiene 37 años, siempre ha estado a su sombra. Desde niño, Martín fue su ídolo y su mayor sueño era ser como su hermano: seguro de sí mismo, dispuesto a gozar hasta la última gota de la vida sin preocuparse por nada y por su empeño de estar a su lado, se convirtió en su confidente. No se le han conocido muchas mujeres, asunto al que Cristian le resta importancia aclarando que no quiere enredar su vida amarrándose a alguien, cuando es tan tranquila y placentera. Pero lo que nadie, ni siquiera Martín sabe, es que Cristian es homosexual y lo ha sido desde que tiene memoria, aunque haya hecho hasta lo indecible por evitar su “destino”.

A escondidas de todos tiene relaciones con varios hombres de vez en cuando y su decisión es que nadie nunca se entere, pues en su familia la homosexualidad es visto casi como una aberración.

Trabaja con Martín en “MAC Forwarding”, donde se desempeña como Gerente de Contaduría y por lo tanto, es quien debe maquillar todas las finanzas de la empresa para que ninguno de los negocios ilícitos de Martín pueda ser detectado.

Cristian también es el alcahuete de Martín y quien le consigue compañía femenina cuando Martín así se lo pide. Su vida da un giro de 180 grados cuando por casualidad conoce a Horacio García, el socio de Manuela en el bufete y éste le despierta la necesidad imperiosa de vivir a plenitud su homosexualidad. En la relación que se creará entre ambos, Cristian se encontrará a sí mismo y su realización plena y por culpa de ella, a su vez, Horacio se enterará de la información oscura que Martín siempre se ha empeñado en ocultar, confirmando así sus sospechas de que su amiga Manuela tendría un futuro desgraciado al lado de Martín.

Roberto Mateos


Roberto Mateos se unió a Telemundo y Sony International en la coproducción ‘Doña Bárbara’, donde interpretó a Lorenzo. En su último personaje en la ficción, dio vida a un mafioso, el jefe de una organización de ladrones, en la telenovela de Telemundo: ‘Más sabe el Diablo’.

En 1984, Roberto Mateos se graduó del Instituto Tecnológico Autónomo de México con un título en Contabilidad Pública. Tres años más tarde, descubrió que su verdadera vocación estaba en la actuación, por lo que decidió dejar atrás los números y mudarse a Los Ángeles para vincularse a la prestigiosa Lee Strasberg Academy.

Mateos ha tenido un recorrido muy diverso durante sus años en la industria del entretenimiento. Ha sido modelo para diseñadores de gran renombre como Hugo Boss, Nautica y Cole Haan, apareciendo en revistas de moda como GQ y Vanity Fair, y también ha grabado una serie de comerciales y videos musicales.

Su carrera en las telenovelas comenzó en Televisa, donde interpretó papeles pequeños en ‘La Pícara Soñadora’ y ‘Carrusel’, pero el rol culminante en su carrera fue en 1993 con su primer papel protagónico en ‘El Peñón del Amaranto’. Durante los años, el actor Mexicano continuó participando en varias telenovelas incluyendo ‘Al norte del corazón’, ‘Escándalo’, ‘Reina de Corazones’, ‘Marea Brava’, ‘Milagros’, ‘Carita Pintada’, ‘Hay Amores que Matan’, ‘Amantes del Desierto’, ‘Vale Todo’, ‘Ladrón de Corazones’, ‘Mirada de Mujer: el Regreso’, ‘Amarte Así’ y ‘Decisiones’.

También ha tenido la oportunidad de actuar en la pantalla grande, en largometrajes como ‘Corazón Para Dos’, ‘El Beso Final’, ‘Impulsos Asesinos’ y ‘Todo Contigo’.

A pesar de que Roberto ha tenido una carrera muy versátil, ha logrado el mayor reconocimiento por su trabajo en las telenovelas. Ha recibido varios premios a lo largo de su carrera, entre los cuales está el Gran Águila de Venezuela y el Mara de Venezuela, por su interpretación en ‘Reina de Corazones’; y El Sol de Oro y Las Palmas de Oro por su interpretación en ‘Escándalo’.

Roberto Mateos, licenciado en Contabilidad, se ha dedicado a contar personajes interpretados trabajados en el cine y en televisión, su carrera artística se ha llenado de premios y nominaciones por su íntegra labor que lo ha llevado a ser muy conocido en la televisión internacional.

Y últimamente le hemos visto en producciones como ‘Sin Senos no hay paraíso’, ‘Doña Bárbara’ y ‘Más sabe el Diablo’. El actor mexicano de 46 años cuenta cómo fue ponerse en la piel del malvado León de la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. Ahora se alista para grabar la ficción ‘Dónde está Elisa’, en la que compartirá roles con Gabriel Porras, Sonya Smith, Catherine Siachoque e Ismael La Rosa, entre otros.

-¿De qué trata tu personaje de la novela ‘Más sabe el Diablo’?
El personaje es un malandrín, dueño de un cabaret de mala muerte, y pues en eso se desarrolla el personaje, es un delincuente común y corriente.

-¿Cómo empezaste tu carrera artística?
A los 20 años empecé a hacer cosas de modelaje como comerciales de televisión, fotos, pasarelas, a los 24 me fui a Los Ángeles, California a estudiar actuación y a los 27 empecé a hacer trabajos en cine y televisión. Comencé en el medio estudiando, esforzándome, con personajes pequeños y demostrando talento para estar en el lugar que estoy ahora, queriendo ser mejor cada vez profesionalmente para llegar más alto.

-¿Qué ventajas tiene tu profesión?
Una de las ventajas que destaco como actor es la posibilidad que tengo para vivir experiencias extremas, como sucedió cuando interpreté al inescrupuloso León Beltrán en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. León me permitía ser completamente opuesto a quien es Roberto en la vida real.

-¿Cómo te preparaste para dar vida a León Beltrán?
Me puse a ver las películas de ‘El Padrino’ y otras sobre gánsters, de las cuales conseguí captar las actitudes de algunos de sus personajes. Es así que encontré el tono de León, un maloso que maltrata a su hijo, dueño de un cabaret, lugar que usa como fachada para esconder sus negocios turbios.

-¿Qué herramientas utilizas para preparar tus personajes?
En Internet, libros, vida diaria, gente de la calle que tenga que ver con lo que vas a representar.

-¿Cuál es el personaje que más te ha gustado interpretar?
Han sido varios. Esteban en ‘Ladrón de Corazones’, ya que era el que organizaba todos los operativos policíacos y los ejecutaba y esa novela la disfrute mucho, José Francisco en ‘Frijolito’, porque era un sicótico, tramposo pero al mismo tiempo era coherente en muchas de sus cosas e interpretarlo fue muy divertido, y ahora Lorenzo Barquero en ‘Doña Bárbara’, lo estoy disfrutando mucho también.

-¿Has hecho teatro?
He hecho, pero más teatro experimental en los Estados Unidos cuando estaba estudiando.

-¿En qué países has trabajado?
En México, Venezuela, Colombia, Brasil, Argentina, Perú y en Estados Unidos.

-¿Cómo nació la idea de radicarte en Estados Unidos?
En México las condiciones de trabajo son más difíciles que en Estados Unidos, en Miami en dónde estoy radicado actualmente hay más trabajo, pagan mejor, además la inseguridad en México es bastante alta y es algo que no tengo en donde vivo y me genera tranquilidad.

-¿Cómo te pareció el trabajo en Colombia?
Como todo en cualquier trabajo, lo que tiene uno que hacer es tratar lo más que se pueda adaptarse a las condiciones de trabajo y no tratar de que se adapten a ti, sino tu adaptarte a como trabajan en cada lugar. La gente en Colombia es muy amigable, muy llevadera y eso hace tu estancia y tú trabajo mucho más fácil.

-¿Volverías a trabajar en otra producción realizada en Colombia?
Por supuesto que volvería a trabajar en otra producción colombiana, creo que son de las producciones que tienen mayor calidad tanto histriónica como fotográfica.

-¿Cómo te sientes al haber participado en la telenovela ‘Doña Bárbara’?
Es una novela muy bonita, el personaje es maravilloso, tiene mucho de donde sacarle, tiene muchas facetas, primero de borracho luego de sufrimiento, de abstinencia para su hija, se encontraba con el amor de su vida de 20 años y todo el esfuerzo que hace por estar bien, por estar sobrio, por darle lo mejor a su hija, por luchar en contra de Doña Bárbara.

-¿Qué aspectos negativos te ha causado tu profesión de actor?
Estar brincando de país en país me generó inestabilidad, lo que me costó un matrimonio. Ni modo. Uno tiene que seguir adelante. Afortunadamente, la gente le presta atención al trabajo que realizo y algunos buscan, incluso, aprender un poco de esa experiencia. Eso es gratificante.

-Ahora, ya libre de las grabaciones ‘Más sabe el Diablo’, ¿qué planes futuros te esperan?
Trabajaré en la telenovela ‘Dónde está Elisa’, que prepara Telemundo.


Roberto Mateos fue León Beltrán en ‘Más sabe el Diablo’:

Un hombre oscuro y misterioso, de 47 años, ha vivido toda su vida de robos, desfalcos y estafas y fue quien fundó la pandilla 25 años atrás. Poco a poco, la pandilla se convirtió en una banda criminal que hoy en día es más una organización delincuencial, que centra sus operaciones en el robo a gran escala de mercancía de toda índole, partes de carros de lujo, aparatos electrónicos y electrodomésticos, que luego son vendidos en Latinoamérica, produciendo una alta rentabilidad.

Es solitario y medio alcohólico, es dueño del bar del barrio, llamado “La Cueva”, donde un grupo de mujeres bailan semi-desnudas para la entretención de su clientela.

León es una especie de “Padrino” del sector, asegurándose de que la gente siempre esté debiéndole favores que él después puede “cobrar” como le dé la gana. En su negocio también funciona el centro de operaciones de la banda y en la parte de atrás tiene una gran bodega con acceso a la calle, lo que la hace ideal para esconder los bienes que roban, sin que nadie sospeche.

Conoció a Esperanza 23 años atrás cuando Sandro la llevó para ayudarla a encontrar un lugar donde vivir. Cuando Ángel es apresado, León se ofrece para ayudarle económicamente a Esperanza, quien debido a una artritis que le comenzó años atrás, ha perdido su trabajo en el hotel, y es así que para cuando Ángel regresa, Esperanza le debe a León varios miles de dólares que ni ella, ni Ángel tienen cómo pagarle de una manera diferente a seguir al servicio de León en la banda, aunque los planes de Ángel sean irse de ahí y comenzar una nueva vida.

Es primo de Sandro, quien también perdió su trabajo de cocinero en el hotel y ahora se encarga de preparar la comida del bar y de atender la barra en “La Cueva” y quien conoce, por lo tanto, de las operaciones de la banda, a la cual Sandro quisiera que Ángel no tuviera que pertenecer.