Tiberio Cruz


El actor colombiano Tiberio Cruz se encuentra muy feliz debido al estreno mundial de la telenovela ‘Bella Calamidades’, donde demuestra su versatilidad como actor, pero no todo en la vida es fama y fortuna, sino que depende del esfuerzo y dedicación que se aporte en una carrera cuya exposición al éxito dependerá de la seriedad con la que actores que como él, decidan emprender con cada oportunidad que reciban.

Después de participar en el reality show ‘Protagonistas de novela’, Tiberio consiguió dos papeles en RCN: ‘Amor a la plancha’ y ‘Los Reyes’. Acto seguido, él se mudó a RTI-Telemundo, participando en ‘Decisiones’, ‘La Traición’ y ‘Victorinos’, que después le llevaron a conseguir papeles más importantes en ‘Doña Bárbara’, ‘Bella Calamidades’ y ‘El Clon’.

-Tiberio, ¿cómo te has sentido en ‘Bella Calamidades’?
Me siento muy contento de que lanzaran la novela internacionalmente, la verdad es que todos hemos puesto mucho empeño en este trabajo, es una historia muy completa, todos los actores están espectaculares y todos en la producción le apostamos a que iba a ser una gran historia con mucho éxito.

-¿Cómo definirías la historia de ‘Lola Calamidades’?
Es una telenovela que se hizo hace mucho tiempo en Colombia, escrita por Julio Jiménez, y nosotros la editamos. Se trata de dos familias distinguidas de un pueblo, una son los Galeano y la otra los Machado. 

-¿Y cómo explicarías tu participación en la nueva versión, ‘Bella Calamidades’?
Los Galeano somos cuatro hermanos, yo soy el mayor de los cuatro, mi personaje se llama Romano y vive enamorado de Lola, el que me sigue es Renato, somos los mayores y trabajamos en la hacienda, están los dos pequeños; Ricardo canta en el coro de la iglesia y ese es el orgullo de mi mamá y René es el menor, es un científico que todo el tiempo está haciendo cosas y destruyendo cosas; y mi mamá, Doña Regina es una señora con mucho temple para criar a sus cuatro hijos. Mientras que, la familia Machado, está conformada por Doña Lorenza y su hijo Marcelo, el protagonista. Estas dos familias siempre se están enfrentando, pero en el fondo se siguen queriendo.

-¿Cómo comenzaste en la actuación?
Bueno todo comienza en el colegio creo yo, porque no era de los que participara en todo, no me gustaba porque mi timidez era muy fuerte, entonces nunca me gustó participar en nada, pero por ejemplo si me gustaba ver las obras de teatro del colegio y en el colegio me llevaban a los teatros a ver funciones, de pronto hicimos cositas en el colegio, pero no gran cosa, tenía una profesora que nos daba clases de español, y también daba clases de didáctica, entonces por ejemplo uno actuaba, o bailaba, y cada mes tocaba hacer algo, entonces por ejemplo nosotros nos reuníamos con varios y hacíamos videos, hacíamos como cortos, y cada uno hacia cámara, luces, vestuario, entonces era como chévere. Una vez nos tocó en una clase hacer un baile típico, éramos 10 hombres, 5 hacían de mujeres y 5 de hombres, ya que el colegio era masculino, bailamos en la clase, y la profesora se sorprendió y nos mandaron hacer ese baile a todo el colegio (risas) y creo que desde allí empezó la cosa.

-¿Qué hiciste después de salir del colegio?
Después cuando salí del colegio, me tocó prestar el servicio militar, luego empecé a estudiar publicidad, pero no me gustó, entonces comencé a trabajar, mi hermano estudió cine y fotografía, él sí se enfocó por ese lado, empezó a trabajar haciendo comerciales, pero no le fue como quería, después el empezó a trabajar haciendo películas, a mi me gustaba ayudarle, hacia de extra, trabajaba en lo que fuera, y después pidió trabajo en Caracol TV y le dieron trabajo como asistente de dirección, y empezó a trabajar en televisión, a mi me gustaba estar allá metido, porque no tenía más que hacer, pues como me había salido de la universidad, no estaba trabajando ni nada, pues me iba para allá todo el día, y allí empezó a entrarme más las motivación y empezó a gustarme la actuación, las cámaras toda ese mundo.

-¿Cómo recuerdas tu participación en ‘Protagonistas de novela’?
En realidad lo que me daba más miedo era quemarme, ya que no sabía que era ‘Protagonistas de novela’, así empecé a preguntar todo acerca del programa, y tome la decisión de irme. La cosa era que yo no iba a buscar novia ni nada, sólo que fui a mostrar mi trabajo como actor, fui a mostrar lo que sé y lo que tengo, esa fue la puerta que me abrió en todas partes la oportunidad de seguir actuando en televisión.

-Después de ‘Protagonistas de novela’, ¿fue fácil entrar en televisión?
Fue mucho más fácil, pero la cosa es seguir sosteniéndose, puede que entren, pero si no ven que sirvas para esto, no te vuelven a llamar. Como a mi me ha funcionado, hay que ser muy responsable, disciplinado, dedicado, perseverante, amable, paciente y otras más cosas.

-¿Cuál fue tu primer trabajo en televisión?
Después de que salgo de ‘Protagonistas de novela’, me llama el señor Mario Rivero a un casting, me explicó el perfil del personaje, presenté al casting y gustó mucho, y allí empecé lo que fue ‘Amor a la Plancha’. Ya estando en ese proyecto pues me dio miedo, ya que era mi primera novela con un personaje de reparto, no quería defraudar a nadie, hay mismo me entregaron veinte capítulos de ‘Amor a la Plancha’ y me los leía todos los días (risas), ya que me tocaba ensayar como mes y medio antes de grabar, y repasaba y repasaba, subrayaba cada escena, me obsesione con eso, ya que después de haber pasado por ‘Protagonistas de novela’ la gente te señala mucho. Ya en los ensayos, con Diego Cadavid, Ramiro Meneses y otras personalidades, era tenaz, estaba muy asustado, cuando comenzamos a grabar, empezó a irme muy bien, pues ya porque tenía la letra en la mente, me sabía todo, y Mario empezó a ver en mi mucha disciplina, mucha responsabilidad. Ya terminando de grabar ‘Amor a la Plancha’, ya era muy amigos de algunos directores y asistentes de dirección y supe que había un nuevo proyecto llamado ‘Los Reyes’ y fui donde ellos, y vi que estaban leyendo libretos, les salude (risas) y les dije: “¿hay algo para mi?”, y me dijeron: “no, no hay nada”, pero todo eso era como chanza, pues había un poco de confianza, ya después me fui a mi casa y, como a los tres días me llaman y me dicen: “Tiberio necesito que vengas ya, como a las 10 de la mañana”, e inmediatamente me fui, me entregaron unas escenas para las cuatro de la tarde para hacer casting, me aprendí las escenas, y me tocó escenas con Julián Román, gustó mucho las escenas porque nos divertimos mucho con el Julián.

-¿Cómo fue el impacto de encontrarse con la fama de un día para otro, después de tu salida del reality show?
Es un enredo que uno no entiende, para mi fue realmente impactante porque te vas siendo un desconocido y, después de dos meses, regresas conocido por todo el mundo y toda esa gente nombrándote, pidiéndote autógrafos, fotos, entrevistas de todas partes. Para mi fue algo bastante raro, después de dos días fue que entendí que era lo que estaba pasando en ese momento conmigo y con el reality, que nos había vuelto famosos.

-‘Doña Bárbara’ fue una telenovela con mucho éxito internacionalmente, donde tuviste la oportunidad de trabajar con Edith González, ¿cómo fue el trabajar con esta actriz?
Normal, como cualquier compañero de trabajo, se trabajó muy bien con ella y se pasó bien, la verdad no tuve muchas escenas con ella, pero lo que se hizo, se hizo bien.

-¿Hay mucho de ti en Pajarote, el personaje que interpretas en ‘Doña Bárbara’?
No, sólo la lealtad para con los suyos. Por lo demás, yo no tengo nada de juerguista, borrachín ni mujeriego. Soy tranquilo, tímido, callado y serio. Fue un gran reto interpretarlo.

-Trabajaste en RCN y luego te mudaste a RTI, ¿qué significó este cambio de empresa?
Cambia el ritmo de trabajo, se trabaja a mucha más velocidad, es mucho más duro, pero te acostumbras al ritmo de trabajo. Yo creo que cada ritmo tiene sus pros y sus contras, y donde he estado, le saco el mejor provecho y no me quejo de ninguna.

-Estudiaste dos años y medio con el maestro Alfonso Ortiz, con él que participaste en varias obras de teatro, ¿crees que el actor debe cumplir ciclos con cada maestro?
Sí lo creo, porque llega un momento en que aprendes tantas cosas que sientes que ya no te pueden enseñar más y cuando eso pasa hay que buscar otros maestros, otras escuelas, otros métodos para aprender, nuevas cosas.

-¿En qué te puede ayudar y perjudicar ser conocido en la vida cotidiana?
Pues no se en que puede ayudar, yo creo que para hacer filas o para hacer vueltas y que te atiendan mucho mejor (risas). Lo tedioso de esto es que se meten mucho en tu vida privada y todo el tiempo te están sacando chismes donde a veces no los hay.

-¿Qué sientes cuando actúas?
Nervios, placer, emoción, satisfacción, ganas de ir al baño (risas), para mi es enredado decirlo, son muchas cosas que pasan por mi cuerpo, mi cabeza, mi corazón, mi alma.

-¿Qué herramientas utilizas para preparar tus personajes?
Investigar, intuición y lo que me digan los directores.

-¿Cuál es tu película favorita?
‘Cinema Paradiso’, de Giuseppe Tornatore. Y ‘Drácula’, de Francis Ford Coppola, me parece una historia de amor maravillosa. Confieso que me encantan las comedias románticas, porque, aunque no lo parezca, soy así.

-¿Alguna vez te ha sucedido que la historia de amor traspase la ficción?
Sí (risas). La que hace de Genoveva (Alejandra Sandoval), con cuyo personaje me relaciono en la novela ‘Doña Bárbara’, es mi pareja desde enero y seguimos con la relación luego de que la novela se terminó de grabar en abril. Lo que pasa es que con el corazón es muy difícil decidir cuando estas cosas pasan, pero si la relación se acaba, la vida continúa.

-¿Qué te atrae de las mujeres?
Sus ojos y su boca.

-¿Cómo las seduces?
A la hora de seducir lo que mejor me funciona es la seriedad.

-¿Qué te saca de quicio?
La injusticia y los atascos.


Tiberio Cruz fue Romano Galeano en ‘Bella Calamidades’:

26 años. El mayor de los hijos de Regina. Un joven atlético, buen mozo y algo presumido. Sabe que es uno de los galanes del pueblo, y no desperdicia oportunidad para enamorar a todas las muchachas bonitas que se le ponen por delante. Es algo pedante, soberbio y engreído, pero no es mala gente, ni mucho menos. Renunció a sus estudios en la capital y prefirió seguir viviendo en el pueblo, ayudándole en la hacienda a su mamá, a quien respeta muchísimo.

Este muchacho resulta algo ingenuo para su edad, pero ha sido por la severidad con que ha sido educado. Sin embargo no deja de ser el valentoncito del pueblo, que a todo se le mide y en todo quiere ganar. Ama a sus hermanos, como también a su mamá. Es algo agresivo y cuando le buscan pelea, la encuentran con él. Tiene cierto humor y a veces es tierno y muy cariñoso. Pero, sabe que es el mayor de los Galeano, y debe responder a este honor.

Guarda cierta rivalidad con Marcelo Machado, pero no lo odia. En el fondo le quiere como a uno de sus hermanos. Pero, como los dos están enamorados de Lola, por ahí empiezan los problemas. El muchacho es apasionado, muy sexual, muy provocador, pero como lo hemos anotado, tiene buenos sentimientos y es gente de bien. Sería incapaz de cometer un atropello. Y si un día se equivoca, reconoce su error y trata de enmendarlo. Es responsable y trabajador. Es un galán que ha sido hechizado por el encanto de Lola.