Rosmery Bohórquez


Rosmery Bohórquez es una reconocida actriz y modelo colombiana, que interpreta a Virginia Vidal en ‘Bella Calamidades’, donde da vida a una mujer que los años le van pasando, y ella los va negando.

La talentosa actriz ha crecido frente a los lentes, empezó con participaciones en diferentes obras de teatro y organización de eventos, donde ella conseguía desde las modelos, diseñadores y hasta tomaba las fotos. Alterno a esto, vivía en su hogar con sus hijos y su esposo, el también actor, Danilo Santos. Tiempo después, conoce a Alí Humar, quien la invitó a trabajar en RTI y en adelante se le abrieron las puertas a la actuación. Estudió teatro y actuación, y decidió que esto era lo que quería hacer en su vida.

Con carisma y profesionalismo, Rosmery ha interpretado personajes recordados en la televisión colombiana. Y con 20 años en los medios, se ha consolidado como actriz en telenovelas como ‘Pepita Jiménez’, ‘Las aguas mansas’, ‘Ángel de la guarda, mi dulce compañía’, ‘La Venganza’, ‘La Tormenta’, ‘Amores de mercado’, ‘Hasta que la plata nos separe’, ‘Nuevo rico, nuevo pobre’, ‘Sin senos no hay paraíso’ y ‘Bella Calamidades’.

-Rosmery, ¿cómo empezaste a abrirte camino en la actuación?
Yo empecé hace muchísimos años porque empecé a modelar antes que actuar y empecé a modelar porque mi mamá me llevaba a castings de comerciales, después en la misma rama del modelaje me puse a organizar eventos con mi hermana, trabajos para una discoteca donde hacíamos desfiles, buscábamos las modelos, etc. Ya teniendo una oficina de modelos me llamaron de RTI Televisión, eso fue hace 23 años, para un programa que se llamaba ‘Los Cuervos’, y allí envié a un grupo de 20 modelos, y una de ellas no pudo ir, entonces me tocó a mi reemplazarla. Ese día conocí a un director que se llama Alí Humar, quien fue quien me metió en el medio y me ofreció empezar a actuar, y con el empecé a trabajar, ya venía estudiando teatro y quería hacer televisión. Allí fue la oportunidad de entrar y de allí en adelante afortunadamente no me ha faltado trabajo gracias a Dios.

-¿Qué satisfacciones te ha dado la actuación?
Pues mira satisfacciones todas, ya que tengo 23 años de mi vida en este proceso, entonces lo he vivido cada etapa en su momento, digo yo porque no puedo decir esta etapa fue mejor que la otra. Uno siempre lo que se da cuenta, es que cada etapa de la que uno va viviendo, las experiencias que uno va teniendo, pues obviamente las cosas se van aplicando profundamente en la actuación, me encantan los personajes, y una de las gratificaciones más grandes de todas es el público porque ellos no hacen más que demostrarme su cariño y su afecto, porque a cualquier parte de cualquier país que voy, están viendo mi trabajo y me parece muy bonito que me están recibiendo a corazón abierto así como se los he ido entregando, y así tenemos un contacto y una unión importante.

-¿Qué herramientas utilizas para preparar los personajes?
En realidad muchas, era una de las que cuando hacia un casting o una novela me encantaba ver películas de personajes que sentía que se acercaban a lo que iba hacer, como para reforzar esa parte, o veía imágenes de revistas que me causaban emociones y me recordaban una secuencia de emociones del personaje, la lectura de los libretos, hacer un desglose de todas tus escenas, después de una lectura y analizar para saber dónde está el personaje y que se puede encontrar a través de eso. Pero lo más importante realmente para un actor es obviamente prepararse, ya que todos los talleres que uno hace y todo lo que uno va aprendiendo en el camino después esas nuevas técnicas se van aplicando, y lo que más siento que un actor debe aprender es entender con inmediatez lo que el director le pide, desarrollar los sentidos, hacer todo con facilidad.

-¿Cómo te ves en 10 años?
Yo ando feliz, ahora tengo 44 años, pues la verdad toda mi vida la he cuidado mucho. Siento que una persona tiene que estar sana de mente, cuerpo y espíritu y eso no quiere decir que las dificultades no existan; por ejemplo a mi me operaron del corazón, me pusieron un marcapasos hace tres años y creo que fue bastante duro, pero también aprendí que la fuerza mental que uno debe saber es la que lo saca adelante. Si uno ya no puede ver el color azul, verá el verde, el rojo o el amarillo; entonces pues mirando esos otros colores que se presentan en la vida es cuando las cosas están cambiando. Realmente estoy consiguiendo en mi vida un presente y pienso que si uno tiene un buen presente tiene un buen futuro, y si mis hijos tienen un buen presente, mañana tendrán un buen pasado y eso genera que uno tenga un buen futuro y buscando energías por ese lado, con mucha cabeza fría en el sentido de no perder el control de uno mismo, ni dejarse llevar por la fama ni nada de eso, si no saber que este es un trabajo de mucha disciplina y constancia, de verdad querer seguir adelante y enriquecer cada personaje que uno pueda tener y desarrollar.

-¿Cómo ves el nuevo talento que ingresa al medio?
Al medio entra mucha gente, mucha de ella se va y mucha se mantiene, los que se mantienen son los que se preocupan por desarrollar el arte de una manera profesional, obviamente el medio ha crecido demasiado, no solo en Colombia si no en otros países, ya las novelas que se hacen en Colombia se ven en 56 países, y lo digo con orgullo saber que en otras partes del mundo ven mi trabajo, pero más que criticar del quien esté entrando al medio yo me siento orgullosa, porque nosotros tenemos un equipo, los actores, luminotécnicos, directores, libretistas, somos una gran familia, que tratamos de fusionarnos para sacar los proyectos adelante, y eso mismo da un resultado, independientemente que sea o no exitoso, para nosotros es un trabajo que tenemos que hacerlo con mucho amor para que así el público lo reciba.

-¿Cuándo te veremos en el cine?
Llevo haciendo televisión los últimos 10 años continuamente en novelas y no he podido hacer proyectos en cine eso no significa que no quiera hacerlos, si quiero trabajar en cine, desafortunadamente los proyectos que se han presentado no se han podido concretar, por lo que estoy en este momento trabajando en televisión. Pero, la idea es poder hacer cine.

-¿Qué haces cuando no estás en algún proyecto para ocupar el tiempo?
Siempre que no estoy en algún proyecto, hago talleres de actuación, todo el tiempo, porque yo creo que el secreto del éxito es estar preparado cuando llegue la ocasión.

-¿Cuál es tu truco para mantenerte en forma y ser una de las mujeres más bellas de Colombia?
(Risas) Pues hay muchas cosas que podría decirte como ir al gimnasio o ir al spa pero siempre lo digo y lo recalco es que lo más importante es ser feliz y tranquila consigo misma, hay un movimiento interior que genera muchas cosas a partir de eso y eso es lo que único refleja hacia otros.

-Cuando eras pequeña, ¿soñaste con ser una Barbie?
Pues no. Siempre me he cuidado mucho pero la belleza no ha sido lo primordial en mi vida, así que nunca quise ser como nadie en particular. Una mujer debe quererse y aceptarse como es, mantenerse con ejercicio, paz y tranquilidad en su corazón.

-¿Qué piensas de la enfermedad que tienen algunas jovencitas como la bulimia y anorexia?
Lo que creo es que las niñas ahora tienen muchos problemas porque se han como inclinado por el lado de la belleza y se olvidan que lo que tienen por dentro, ni siquiera el tiempo se los puede quitar. Tristemente he visto muchos casos, no sólo en modelos, de niñas entre unos catorce y veinte considerada como la Cuchi Barbie que cualquiera desearía tener en la mesa de noche para quitarle y ponerle coquitos antes de ir a dormir.

-¿Cómo harías una muñeca basada en ti misma?
Con una sonrisa muy grande que refleje toda mi felicidad y unos ojos que vean al resto de la gente con mucha transparencia.

-Por muchos hombres y mujeres del país de todas las edades, eres considerada una Barbie, ¿cómo tomas esa denominación?
No me molesta en lo más mínimo. Toda mujer después de los cuarenta llega a otra etapa de la vida y creo que cada etapa tiene su parte interesante. Esta me parece súper chévere, es muy productiva, ya tengo a mis hijos grandes, un buen momento en mi carrera y eso es lo que soy. Más allá de ser una Cuchi Barbie, me parece chévere que otras personas me vean todavía joven, sana, muy bien cuidada para la edad que tengo. Si ser Cuchi Barbie es sentirse bien con lo que uno tiene, no me molesta para nada.

-¿Qué relación tienes con tus hijos?
Pues mira, mis hijos están primero que cualquier cosa, somos muy unidos, nos respetamos todos y sabemos que cada uno lleva una vida por separado que hay que respetar. Mis hijos son felices conmigo y yo con ellos. Mi hija ya tiene 23 años, la tuve cuando tenía 18, y hemos tenido que crecer juntas en muchos sentidos, lo mismo pasa con mi hijo que tiene 17. Les ha tocado ver a su mamá guerreársela y echar pa’ lante con ellos, soy mamá cabeza de familia y, aunque no ha sido fácil, nos hemos unido mucho y sabemos que juntos podemos hacer cualquier cosa.

-¿Y qué dirías si tus hijos quieren dedicarse a la actuación?
Para mí no hay ningún problema que mis hijos hagan lo que a ellos los haga felices. Siempre he pensado que ellos tienen que buscar lo que sientan que los haga felices y realizados, y no puedo negar que también están dentro de una gran rama del arte, porque el papá de mis hijos y la mamá de él también es poeta, pinta cuadros le gusta la fotografía, y uno de mis hijos canta y le gusta la parte de la música, que la actuación, yo no tengo ningún problema, cualquier carrera que uno haga si lo está haciendo de una forma profesional y sobre todo hacer lo que a uno le gusta y lo está haciendo con pasión, allí es cuando una persona puede sentirse completa.


Rosmery Bohórquez fue Virginia Vidal en ‘Bella Calamidades’:

44 años, dedicada a la colección de jovencitos, pues vive enamorada de los muchachos, a quienes seduce y mantiene de amantes. Cuando se enamora es capaz de asegurar que ha quedado embarazada, aunque lo único que puede concebir es una indigestión.

Fastidiosa, intrigante, envidiosa, insidiosa y no se sabe cuántas cosas más. Una mujer inmadura quien por aparentar juventud, puede caer en el ridículo. Sin embargo no se puede negar que conserva buen cuerpo. Figura esporádicamente en la obra.