Martha Liliana Calderón, con una carrera en ascenso


La actriz colombiana Martha Liliana Calderón fue Erika en ‘Bella Calamidades’ y la vimos en esta novela, convertida en la asesora de imagen y comportamiento de la protagonista Lola Carrero (Danna García).

Martha Liliana ha trabajado duro en su carrera profesional y ahora graba un título tras otro. Llegó a la recta final de ‘Bella Calamidades’, interpretando a una mujer muy diferente a la que daba vida en la telenovela de ‘Victoria’, donde era la hermana de la protagonista (Victoria Ruffo). “Está bien sentir que cada vez cuentan conmigo para personajes más importantes, aunque no sean papeles largos”, cuenta Calderón.

-Martha Liliana, ¿el reconocimiento te llega en buen momento o un poco tarde?
He sembrado desde hace 17 años y ahora estoy recogiendo. He ido subiendo, defendiéndome con uñas y dientes, y considero que me ha ido bastante bien.

-¿Por qué decidiste ser actriz?
Desde el colegio me gusta el teatro y siempre participaba en las obras que se organizaban. Ser reina de la belleza en 1994 me abrió puertas.

-¿Te apoyaban en casa?
Mi madre mandaba currículos a productores sin que yo lo supiera. Me enteré cuando me llamaron para darme una oportunidad. Entonces me di cuenta de que debía estudiar y prepararme.

-En tus inicios, ¿tuviste que hacer algo que no te gustara?
Recuerdo una novela en la que hacía de prostituta y un señor tenía que manosearme. Salí llorando. Aún así, creo que fue una cosa necesaria para entender que el mundo de la actuación no es sencillo.

-¿Cómo lograste pasar a papeles de mayor envergadura?
Poco a poco. Soñaba estar algún día de cara a las cámaras y sabía que tenía talento. Un día me llamaron para hacer una imitación de una actriz, porque decían que me parecía mucho y fue un antes y un después en mi carrera.

-Tu personaje de ‘Victoria’ te dio un mayor reconocimiento, ¿cómo lo recuerdas?

El personaje de Fernanda Santiesteban me hizo crecer mucho actoralmente, porque tienes que hacer tuya esa relación destructiva para poder transmitir todo ese sentimiento y dolor que experimentan las mujeres abusadas.

-¿Cómo eres fuera de los sets de grabación?
Estoy casada desde hace nueve años y tengo una nena de 13 años. Somos muy amigas. Mi esposo no tiene nada que ver con este medio y le ha costado un poco asumirlo, pero yo he tratado de involucrarlo en la medida de lo posible.

-¿Habéis pensado en tener más hijos?
Bueno, yo perdí una niña hace siete años. Nació muy enferma y ahora sé que fue un angelito prestado por seis meses. A raíz de este hecho, descubrí otra faceta mía: tenía que ocupar mi cabeza en algo y empecé a hacer collares. Ahora surto a todas mis amigas y me encargan muchísimos. Me entretiene.

-Tuvo que ser muy dura la pérdida de un hijo...
Sí, pero yo creo mucho en Dios y me aferré a él. Le pedí que me diera la fortaleza suficiente para superarlo. Debía estar fuerte por mi familia y, aunque tardé en reaccionar dos meses, lo logré. La gente no podía creerse que estuviese tan entera.