Parte IV

Cecilia asesina a
Elisa, Isabel y Bruno

Dana visita a Bruno a la cárcel

Dana, mientras duerme, tiene una pesadilla y ve como disparan a Elisa y cae por un precipicio. Además, Dana le dice a Cristóbal que desconfía que Bruno disparara a Elisa, pero Cristóbal y Mariano creen que Bruno es el único culpable. Aunque José Ángel le quiere contar que es gay y que mantiene una relación amorosa con Ricardo; Santiago se lo prohíbe a su padre, chantajeándole con separarse de su lado para siempre, ya que no quiere que sus compañeros se burlen de él por tener un padre gay y tampoco quiere ver sufrir a su madre Viviana. Al encontrar borracha y deprimida a su hermana Cecilia; Viviana le dice que podría llevarse a Eduardo y Flor para que no la vean en ese estado. Y furiosa, Cecilia echa a su hermana de su casa a empujones. Después, José Ángel le dice a Viviana que ya no siente lo mismo por ella, insinuándola que se fijó en otra persona. Y Viviana va a consolarse con su amigo Ricardo, sin saber que él es el amante de José Ángel, quien va hasta el apartamento de éste para buscarla, pero Viviana se opone a irse con su esposo. Al enterarse de que Cecilia contrató al mejor abogado para sacar de la cárcel a su marido Bruno; Mariano le comenta a Nicolás que, si él logra salir de la cárcel, sería capaz de matarle. Por su parte, Dana visita a Bruno a la cárcel, y éste la confiesa que él tuvo secuestrada a Elisa aunque en ningún momento la disparó. Después, Cristóbal lleva de regreso a Dana hasta su casa y, en el camino, ella le pregunta que cómo se hace para seguir con su vida adelante, después de la pérdida de su hija y, al llegar, ella se pone muy nerviosa con las preguntas indiscretas que la hace la prensa. Acto seguido, Mariano le pide a Cristóbal que se mantenga al margen, para que le deje seguir adelante su matrimonio con Dana. Y por la noche, Cristóbal se enreda con su compañera Gisela.

Cecilia convence a Bruno para que cambie su declaración
Viviana se queda a dormir al apartamento de Ricardo, quien se siente muy incómodo porque es incapaz de decirle a su amiga que él es el amante de su esposo José Ángel. Cuando Eduardo le dice a su madre Cecilia que sospecha que realmente su padre Bruno sea el secuestrador de Elisa; Cecilia abofetea a su hijo, para que no siga desconfiando de su padre. Al día siguiente, Cecilia le aconseja a Bruno en la cárcel que cambie su declaración y niegue haber secuestrado a Elisa, haciendo creer al juez que fue obligado por Cristóbal Rivas a contar eso, para poder sacarle de la cárcel. Mientras que, Dana está muy preocupada por su hija menor (Olga), ya que dibujó a Elisa en el río y cayendo por una montaña, cuando nadie la había contado. Y Dana sospecha que Elisa, desde “el más allá”, envía señales a Olga, al igual que lo hizo con ella cuando Dana soñó como disparaban a Elisa y después caía por un precipicio. Cuando José Ángel llama por teléfono a Ricardo para decirle que necesita verle, y eso lo escucha Viviana, a la que siga ocultando quién es su amante, confesándola que se enamoró de esta persona. Y Santiago le aconseja a su madre Viviana que se separe de José Ángel y, en ese momento, ella se da cuenta de que su hijo sabe lo que José Ángel la oculta; pero Santiago no le cuenta quién es el amante de su padre para no hacerla más daño. Por su parte, Bruno es sometido al polígrafo por la Fiscal Adriana Castañeda y, así, saber si él está contando la verdad, aunque ahora sorprendentemente él cambia su declaración (como Cecilia le aconsejó) y niega que él hubiese secuestrado a Elisa, diciéndola a la Fiscal que el Comisario Rivas le presionó para que contara algo que él no hizo. Ajenos a esto; Flor va a hablar con sus tíos Dana y Mariano, que les dice que ella está segura de que su padre (Bruno) no hizo nada malo a Elisa. Y Dana le confiesa a su sobrina Flor que su padre Bruno confesó que él tuvo todo este tiempo a Elisa.

Gisela le pide a Dana que la deje ser feliz junto a Cristóbal
Mariano regresa con Isabel y hacen el amor, aunque él quiere seguir su relación con ella, a escondidas de Dana y su familia. Isabel le pide a Mariano que ya no escondan su relación y que se separe de Dana, pero él se opone a dejar a su familia. Y cansada de que le trate como un objeto sexual, Isabel echa de su casa a Mariano y le exige que no vuelva a buscarla. Mientras que, Dana cree que Elisa podría estar comunicándose con ella y su hija Olga, desde el más allá, intentando decirlas algo; pero Mariano cree que ella está muy nerviosa y que tiene alucinaciones cuando sueña con Elisa. Además, bañándose, Dana se da cuenta de que se la está cayendo al cabello, debido al estrés que sufre. Cuando va a preguntar a Cristóbal sobre la declaración que Bruno cambió; Dana se queda sorprendida al encontrar a Gisela en camisón, en el apartamento de Cristóbal. Al día siguiente, Gisela se cita en un restaurante con Dana para advertirla que deje a Cristóbal ser feliz a su lado, pero Dana la aconseja que eso debería de decírselo a Cristóbal. Para saber si pueden sonsacar a Bruno algo nuevo sobre el secuestro y homicidio de Elisa; Cristóbal y los demás policías le llevan hasta las afueras de la cabaña para llevarle hasta donde disparó a Elisa, pero Bruno niega haberla disparado. Investigando sobre el pasado de Bruno; Briceño (un policía) descubre que fue denunciado por una jovencita universitaria de dieciocho años, que se enamoró de él y que después le acusó de abusar sexualmente de ella. Y al hablar con esa joven, Cristóbal se da cuenta de que el caso es muy parecido al de Elisa, aunque en esta ocasión él no la mató y, además, le dice a Cristóbal que Bruno jamás fue violento con ella.

José Ángel se separa de Viviana
Cuando Viviana le pide que ya decidió separarse de él; José Ángel se va de su casa y lo último que le dice su hijo Santiago es: “te odio”. Por su parte, Cecilia sigue acostándose con su amante Nicolás. Como su hija de 9 años sigue dibujando a Elisa el día que la dispararon; Dana intenta sonsacarle a Olga de dónde provienen esos pensamientos sobre Elisa, pero la niña dice no saberlo, además, Dana tiene esos mismos sueños. Y Mariano comienza a sospechar que Dana se está volviendo loca. Después de la separación entre José Ángel y Viviana; Cecilia enfurece con su ahora ex cuñado José Ángel, aconsejándole que deje a su amante y que regrese al lado de Viviana. Mientras que, Ricardo se siente como un traidor porque tiene que consolar a su amiga Viviana, que no imagina que él es el amante de José Ángel. En la cárcel, Bruno es golpeado por varios presos. En el hotel donde se hospeda, José Ángel y Ricardo se encuentran y se duchan juntos y hacen el amor y, después, llega Viviana y se da cuenta de que su todavía marido está con su amante, sin imaginarse que Ricardo desnudo se encerró en el baño.

Dana se hace adicta a los tranquilizantes
Gisela le aconseja a Cristóbal que se aleje de Dana para poder ser feliz a su lado, pero Cristóbal sigue enamorado de Dana y, poco después, ella le llama para que la ayude y llevan a la psicóloga de éste los dibujos de Olga sobre Elisa y, aunque Dana sospecha que son mensajes de Elisa desde el más allá, la psicóloga no lo cree y supone que la niña canaliza así su dolor por la muerte de su hermana. Mientras que, José Ángel la advierte a Viviana que no intentará volver a su lado y que su matrimonio ya se rompió, y Viviana llora desconsoladamente. Cuando se niegan a venderla tranquilizantes en una farmacia sin prescripción médica, Dana se pone muy nerviosa e insulta a la farmacéutica. Por la noche, Cristóbal vuelve a hacer el amor con Gisela. Después, Cristóbal recibe la visita en su apartamento de Dana, a la que encuentra muy afectada porque se hizo adicta a los tranquilizantes y la lleva de regreso a su casa. Y Dana siente celos al ver a Gisela desnuda en la cama de Cristóbal. En la cárcel, a Bruno le dan una gran paliza por ser un depravado sexual.

Mariano se distancia de Cecilia por defender a Bruno
Dana comienza a sospechar que Bruno no es culpable, ya que él mismo así se lo prometió y, además, Dana cree que Elisa la quiere decir quién es su asesino con sus sueños. Por otra parte, Cristóbal quiere encontrar el revólver con el que dispararon a Elisa para averiguar quién la disparó. Mientras que, Mariano encuentra a su hermana Cecilia muy borracha, ya que no soporta que Bruno esté en la cárcel y, cuando empiezan a discutir, Mariano la confiesa que mataría a Bruno por todo lo que le hizo a su hija Elisa. Y Cecilia le dice a Mariano que a lo mejor era Elisa quién buscaba a Bruno y, como sigue defendiendo a Bruno; Mariano la dice a su hermana que no quiere saber nada más de ella.

Dana cree que Olga podría saber quién disparó a Elisa
Al ver que Olga sigue dibujando los últimos momentos en vida de Elisa; Dana lleva a su hija Olga hasta el lugar donde dispararon a Elisa y, en el bosque, Olga recuerda lo que le sucedió a Elisa, pero en ese momento llegan Mariano y Cristóbal, y Olga tiene un traspiés y estuvo a punto de caer por un precipicio, pero favorablemente Dana la agarró para evitar que cayera. Y Cristóbal se da cuenta de que Olga se dio cuenta de dónde cayó exactamente Elisa. Y Dana sospecha que Elisa, a través de Olga, quiere decirles quién la disparó, ya que está convencida de que Bruno no lo hizo. Al enterarse de los problemas psicológicos de Flor, ya que sufre acoso en el colegio y se corta los brazos y sus piernas al sentirse mal; la Fiscal Adriana Castañeda cree que Flor también podría sufrir acoso de parte de su padre Bruno, pero Cecilia lo niega. Por esto, Cecilia enfrenta a Cristóbal acusándole de estar loco y obsesionado con la muerte de su hija y esposa y que, por eso, él está traumatizado y pretende hundir a su familia acusando a Bruno y, enfurecido, Bruno echa de su oficina a Cecilia. Como Bruno no podrá hacerse cargo del taller desde la cárcel; Viviana tiene que hacerse cargo del trabajo y le pide a Ricardo que se haga su socio, pero él no quiere aceptar la propuesta porque sabe que le rechazará al enterarse de que él es el amante de José Ángel. Por la noche, cuando dormía en la habitación de Elisa; Dana se asusta cuando tiene una alucinación con el fantasma de Elisa, a la que ve sentada en una silla de su cuarto.

Cecilia confiesa a Eduardo que su padre y Elisa fueron amantes
Cecilia le confirma a su hijo Eduardo que su prima Elisa estuvo enredada con su padre Bruno, mientras se acostaba con su primo Santiago, advirtiéndole que Elisa era una provocadora, que con el tiempo también se habría enredado con él (Eduardo). Cuando Gisela le pregunta a Flor sobre su relación con su padre Bruno; Flor la confiesa que su padre jamás intentó sobrepasarse con ella. Para evadir sus problemas, Eduardo se encuentra con su primo Santiago para fumar marihuana. Con ayuda de su empleada Lupita, Dana lleva a una vidente a su casa para escuchar psicofonías y averiguar si el espíritu de Elisa ronda la casa y, aunque al principio no escuchaban nada, acaban oyendo una voz distorsionada, como si fuera Elisa, pero no consiguen descifrar lo que dice; y todo esto Dana se lo oculta a su esposo Mariano, ya que cree que ella está enloqueciendo. Por su parte, Cecilia vuelve a buscar a su amante Nicolás, que la rechaza por defender lo indefendible, ya que no soporta que defienda a su esposo Bruno; pero ella se desnuda, y Nicolás no puede resistirse y hacen el amor. Por la noche, Dana vuelve a dormir en su cuarto con Mariano e intentan hacer el amor, pero ella no se siente capaz de mantener relaciones sexuales con él, por lo que Mariano enfurece al ser rechazado; pero es que Dana no ha podido olvidar a Cristóbal, al igual que él, a pesar de que se esté acostando con Gisela.

Cecilia intenta demostrar que su esposo Bruno es inocente
Gisela le aclara a Mariano que ella está viviendo con Cristóbal, por lo que él ya no tiene nada con su esposa Dana. En la playa, a Gisela se le pierde el perro de Cristóbal (Baltasar), y el perro llega hasta Dana, que llama a Cristóbal para devolverle a su fiel compañero canino; pero Cristóbal no la coge el teléfono porque está con Gisela buscando al perro, por eso, Dana se queda cuidando toda la noche de Baltasar, el perro. Y al día siguiente, Dana lleva al perro al apartamento de Cristóbal, pero es Gisela quien la recibe y, en ese momento, Dana siente celos al enterarse de que Gisela está viviendo con Cristóbal. Pasados dos meses, comienza el juicio en contra de Bruno por haber secuestrado a Elisa y, allí, reaparece su alumna Lorena Sandoval (que después de hablar con Cecilia) dice que ella intentó mantener una relación amorosa con Bruno pero él no se dejó, aunque debería de contar que fue acosada por Bruno cuando ella era una niña, como así se lo contó al Comisario Rivas. Y después, Cecilia le entrega a Lorena Sandoval un sobre con una gran suma de dinero para que no atestiguara en contra de Bruno. Y la Fiscal Adriana Castañeda está segura de que Cecilia chantajeó a Lorena Sandoval. Además, el abogado de Bruno y Cecilia le sonsaca a Dana que ella fue amante de Cristóbal, ya que quieren culpabilizar a Cristóbal de haber obligado a Bruno a contar que él secuestró a Elisa. Para que no tengan que enterarse a través de la prensa, Dana tiene que contarles a sus hijas Cristina y Olga que ella mantuvo una relación extramatrimonial con Cristóbal.

Dana comienza a sospechar que Bruno es inocente
Aunque muestran el video en el que Bruno confirma que mantuvo relaciones sexuales con Elisa y que estuvo con él durante su desaparición; en el juicio Bruno niega que eso sea cierto, haciéndole creer al juez que él fue presionado por Cristóbal Rivas para confesar que tenía a Elisa. Por esto, Dana comienza a sospechar que Bruno es inocente y que no mató a Elisa, además, Dana tiene un sueño premonitorio, en el que ve a Elisa yéndose feliz con Bruno y, por esto, sospecha que Elisa no fue asesinada por su tío Bruno. Más tarde, Dana se enfada con Mariano al enterarse de que él tiró los dibujos que hizo Olga sobre Elisa, con la intención de no seguir atormentándola. Por su parte, José Ángel le recrimina a Ricardo que sea tan evidente y le mire fijamente en un lugar público y, en ese restaurante, Mariano llega con su amante Isabel. Y Mariano se sorprende al ver cenando a José Ángel con Ricardo. Después, Mariano también se sorprende cuando Isabel le dice que no quiere nada con él porque comenzó una relación con otra persona. Continua un día más el juicio contra Bruno; y Cecilia confiesa que Bruno la llamó para pedirla ayuda porque Cristóbal Rivas le llevó a Bruno hasta la cabaña para golpearle e intentar sonsacarle que él era el culpable, aunque en ningún momento Cecilia cuenta que Bruno la confesó que él tenía a Elisa en la cabaña. Estando en la casa con su amigo Ricardo; Viviana se sorprende al encontrar el anillo de José Ángel en el baño de su apartamento, y Ricardo le hace creer a Viviana que José Ángel le buscó para consolarle porque estaba deprimido por todo lo ocurrido. En el juicio, el abogado de Bruno acusa a Cristóbal de agresivo, mostrando una grabación de Cecilia, en la que discutía con él y éste la sacaba agresivamente de su oficina.

Bruno es declarado inocente
En el juicio, Cristóbal admite que golpeó a Bruno para conseguir que el confesara su culpabilidad en el secuestro de Elisa. Y Dana sigue sospechando que Bruno podría ser inocente y que no disparó a su hija Elisa, aunque Mariano está convencido de que él es el único culpable de todo. Más tarde, Dana vivista a la psicóloga de Cristóbal (Amanda) para decirla que sigue soñando con Elisa y que, en uno de ellos, vio como Elisa la decía al oído que Bruno no fue. Pero, Amanda cree que se trata del subconsciente y de los pensamientos de Dana. Más tarde, la vidente que Dana llevó a su casa para escuchar psicofonías, le dice que descifraron los gritos y que dicen: “él no fue”. Por su parte, Cecilia últimamente está muy nerviosa y todos los días se emborracha. Cuando Cecilia va a buscar a su amante Nicolás; ella descubre que él la está siendo infiel con Isabel (que también fue amante de Mariano). Y Nicolás la promete a Isabel que él mismo le contará a Mariano que ellos mantienen una relación sentimental. En el juicio, Bruno es declaro inocente y le dejan en libertad, ya que no tienen suficientes pruebas en su contra, por lo que Mariano y también Dana enfurecen, además, la policía cree que fue un error y recurrieran la sentencia del juez. Celebrando su libertad, Bruno se besa apasionadamente con Cecilia, delante de toda la prensa.

Mariano quiere deshacerse de Bruno
Cuando llega a su casa con su esposa e hijos, Bruno recibe una llamada misteriosa en la que le dicen que todos saben que él es el culpable y que pagará por ello. Aunque está seguro de que Bruno es el secuestrador y asesino de Elisa; Cristóbal se siente culpable de que absolvieran de los cargos a Cáceres. Más tarde, Dana le dice a Cristóbal que sigue pensando en él y, al igual, Cristóbal la dice que él tiene ganas de hacerla el amor, pero ya no pueden seguir su relación amorosa porque se conocieron en un mal momento. Acompañado por su amigo Nicolás; Mariano se emborracha para evadir sus problemas y quiere matar a Mariano para vengar la muerte de su hija Elisa. Y enfurecido, Mariano va hasta la casa de Bruno para golpearle, pero Nicolás les separa para que no siga golpeándole. Al día siguiente, Cecilia va a buscar a Isabel para insultarla diciéndola “zorra y trepadora” por involucrarse sentimentalmente con Nicolás, su amante. Para evitar que les sigan señalando por la calle; Bruno y Cecilia decidieron que viajarán a otro país (Montreal) con sus hijos para rehacer una nueva vida y, aunque Flor no se opone, Eduardo no quiere dejar sus estudios y a sus amigos. Pero, los honorarios del abogado y callarle la boca a su ex alumna, les salió caro a Bruno y Cecilia, por lo que temen que no puedan viajar a Canadá, aunque Cecilia venderá sus acciones en la empresa, además, Mariano la despide por defender a Bruno. Sin saber que el Oficial Briceño les escucha, Mariano le pide a Cristóbal que le ayude a deshacerse de Bruno, aunque Cristóbal se opone a hacerlo.

Dana le dice a Bruno que sabe que él no mató a Elisa
Después de despedirla, Mariano le recuerda a Cecilia que no tienen ningún papel firmado y no la pertenece ninguna acción de la empresa, ya que fue un pacto de hermanos. Más tarde, Bruno le exige a Mariano que le entregue a Cecilia las acciones de la empresa, pero Mariano le advierte que no lo hará porque no va a financiar el viaje del asesino de su hija Elisa. Por su parte, Dana y Cristóbal se reúnen en el bar donde solían encontrarse, y ésta le dice que ella está segura de que Bruno no mató a Elisa. Cristóbal y Gisela sigue investigando y descubren que Cecilia retiró de su cuenta 100 mil dólares y que, sorpresivamente, fueron entregados a la ex alumna de Bruno (Lorena), a la que vuelven a buscar para pedir que diga la verdad sobre Bruno en un juicio, sin chantajes de Cecilia. Y por esto, Cristóbal decide investigar a Cecilia. Por la noche, Ricardo organiza una fiesta en su apartamento para presentarle a José Ángel a sus amigos gays y, poco después, Viviana llega y se sorprende, exigiéndole una explicación, y José Ángel la dice que se trató de una casualidad porque estaba visitando a Ricardo. Por otra parte, Dana visita a Bruno para decirle que ella sabe que él no mató a Elisa, pero que también sabe que la manipuló y abusó sexualmente de ella, sabiendo que Elisa se fue con él por su voluntad propia. Y Dana le pide a Bruno que le diga quién mató a Elisa, pero él la hace creer que no sabe nada. Y Cecilia le reprocha a Bruno que hablase con Dana y, después, Bruno le confiesa a Cecilia que él también sueña con el llanto y el rostro de Elisa.

Bruno cree que Cecilia disparó a Elisa
En un arranque de pasión; Briceño le roba un beso a Gisela, que le rechaza cuando la besa. Y después, Cristóbal enfrenta a Briceño, ya que le dijo que era un fracasado y, al final, Cristóbal le da varios puñetazos a Briceño, ya que Briceño es despedido debido al mal trato que tiene con sus jefes. Después de escuchar como Elisa la decía que “él no fue” mientras veía una foto de Elisa con Bruno; suena un portazo y Dana se queda encerrada en la habitación, hasta que sus hijas Cristina y Olga logran sacarla de allí. Y Lupita (la empleada) le dice a Dana que la puerta del cuarto de Elisa se cerró en otras ocasiones, por lo que Dana sospecha que el fantasma de Elisa ronda la casa hasta que se consiga saber la verdad de su muerte. Cuando vuelve a reclamarle que le entregue sus acciones, Mariano le advierte a Cecilia que se quedará en el país y que pagará condena por defender al culpable, Bruno. Además, Cecilia le recuerda que ella no fue la única que le traicionó, ya que Dana le fue infiel con Cristóbal, y le cuenta que su amigo Nicolás se está acostando con su amante Isabel Ríos. Y Mariano le confiesa a Cecilia que interpuso una demanda en contra de Bruno por abuso de menores. Cada uno por su parte, Isabel y Nicolás son incapaces de negarle a Mariano que están enredados. Por la noche, Cristóbal enfrenta a Cecilia por haber conseguido, con trampas, demostrar que Bruno era inocente; pero Cecilia le evade exigiéndole que deje en paz a su familia. Por todo esto, Cecilia se atormenta por haber ayudado a Bruno, que la dice que está seguro de que ella es la asesina de Elisa; aunque Cecilia lo niega entre lloros. Y encajando todas las piezas; Bruno se da cuenta de que Cecilia le dejó dormido, fue a su oficina a quitarle las cosas de su caja fuerte y disparó a Elisa en el bosque.

Dana sueña que es una mujer la asesina de su hija
Para evitar que crea que ella es culpable de la muerte de su sobrina Elisa; Cecilia lo sigue negando y le dice que el único asesino de Elisa es él. Cuando intenta llevarse a su hijo un fin de semana; Santiago se opone a irse con su padre José Ángel, diciéndole que no quiere involucrarse con él y con su forma de vida. Tras el despido de su hermana Cecilia; Mariano le ofrece a Isabel ese puesto de ejecutiva en la empresa. Cuando la Fiscal Adriana Castañeda va a hablar con Cecilia; Eduardo las escucha y se da cuenta de que su padre Bruno es un depravado sexual, ya que se acostó con jovencitas, su ex alumna Lorena y también con Elisa. En un nuevo sueño; Dana ve que una mujer disparó a Elisa y, al despertar, Dana escucha la voz de Elisa llorando por toda la casa, aunque los demás no lo oyen. Al día siguiente, Dana mira pensativa una foto de Elisa con Cecilia.

José Ángel le confiesa a Viviana que él es homosexual
Cuando Dana le dice a Cristóbal que vio que era una mujer quien disparaba a Elisa; Cristóbal comienza una investigación para averiguar si es cierto. Debido a la traición por enredarse con Isabel; Mariano intenta despedir a Nicolás, pero él consigue hacerle recapacitar chantajeándole sutilmente con desvelar secretos que podrían perjudicarle. Influenciada por Nicolás; Isabel rechaza la propuesta de Mariano para trabajar en su empresa, aunque sea el puesto más importante que la hayan ofrecido. Mientras que, Viviana sospecha que José Ángel podría ser homosexual, y se lo pregunta a Ricardo, que la evade. Cuando estaban a punto de hacer el amor, Cecilia le pregunta a Bruno si echaba de menos en la cárcel a ella o a Elisa, mientras que él sigue sospechando que Cecilia es la asesina de Elisa. Más tarde, Cecilia va a hasta el apartamento de Nicolás y le besa a la fuerza y, en ese momento, llega Isabel y se enfada con él. Acto seguido, Cecilia va hasta el lugar donde guardó la pistola con la que disparó a Elisa. Por su parte, Eduardo ve un video que él mismo hizo en el que se ve coqueteando con miradas a su padre Bruno con Elisa, aunque Flor no quiere verlo porque no quiere creerlo. Mientras que, Mariano se pone de acuerdo con Briceño para que le ayude a deshacerse de Bruno. Por su parte, José Ángel le confiesa a Viviana que es homosexual, aunque es incapaz de decirle que mantiene una relación amorosa con Ricardo.

Cecilia se deshace de los objetos de Bruno
Al enterarse de que Cecilia tiene todo le que le quitó de la caja fuerte de su empresa (donde están las llaves de la casa donde estuvo secuestrada, una cinta grabadora, su cámara y la pistola); Bruno se da cuenta de que ella es la asesina de Elisa, pero ella sigue negándoselo. Ajena a todo esto, Dana sueña con todos esos objetos. Mientras que, Nicolás e Isabel se reconcilian haciendo el amor, pero Cecilia le llama diciéndole que se acuesta con él cuando quiere, mientras Isabel escucha eso, aunque Nicolás la advierte que ya no tienen nada. Y aprovechándose de que Bruno duerme plácidamente, Cecilia va hasta varios basureros para deshacerse de todos esos objetos, ya que la inculpan a ella de asesinar a Elisa, mientras que Bruno queda como el secuestrador de Elisa. Pero, detrás de Cecilia; Isabel la sigue y recoge las llaves que tiró a la basura, hasta que llega a un puente donde intenta tirar la pistola con la que disparó a Elisa. Y allí, Isabel la descubre, pero no se da cuenta de que tira una maleta con el resto de objetos (en el que se encuentra la pistola). A escondidas de sus padres, Eduardo comienza a colaborar con Cristóbal, contándole que escucha discusiones de sus padres en las que escucha el nombre de Elisa. Y Cristóbal va a hablar con Cecilia y la pregunta por las discusiones que mantiene con su marido en las que nombra a Elisa. Y Cecilia, ebria, evade las preguntas de Cristóbal, al que intenta agredir porque no la deja en paz. Por su parte, Bruno visita en su taller a Isabel, advirtiéndola que él mismo se encargará de que Cecilia deje en paz a Nicolás.

Cecilia asesina a Isabel
La policía encuentra el maletín que Cecilia arrojó al río, donde descubren la cámara y la pistola con la que mataron a Elisa. Y Dana se da cuenta de que todos esos objetos los vio en un sueño. Y Cristóbal comienza a creer que Dana tiene sueños premonitorios, además, ella le advierte que faltan unas llaves que estaban entre las cosas. Por otra parte, Viviana se pone furiosa cuando descubre que Dana sabía que José Ángel era homosexual, reclamándole a su todavía esposo que lo supiera Dana, antes que ella misma. Viviana también se entera de que su hijo Santiago sabía que José Ángel era homosexual y, por eso, ahora entiende el odio que él siente por los gays. Para que Isabel no cuente que la vio tirando la bolsa con los objetos del secuestro de Elisa; Cecilia visita a Isabel en su casa y la asesina, dándola varios golpes en la cabeza con un candelabro y, después, la roba el dinero y las joyas, mientras va borrando todas sus huellas para que la policía no encuentre nada que la incrimine del crimen. Cuando llega a su casa, Cecilia le dice a Bruno que una vez más ella se ocupó de todo para que no les perjudique, haciéndole creer que las manchas de sangre son vino tinto.

Nicolás encuentra el cuerpo sin vida de Isabel
Dana intenta hacerle creer a Mariano que ella recibió predicciones del alma de su hija Elisa para saber quién la asesinó, pero él es incapaz de creerla y le parece que ella está volviéndose loca. En el apartamento de Isabel; Nicolás consigue entrar y se encuentra con el cuerpo sin vida de Isabel y ensangrentada de los golpes que recibió en la cabeza. En la casa de Isabel; Cristóbal encuentra las llaves que Dana le pidió que buscara. Al enterarse del asesinato de Isabel; Bruno se da cuenta de que Cecilia es la asesina, a pesar de que ella lo niega. Nicolás se lamenta porque Isabel era la mujer con la que quería hacer una nueva vida juntos. Por la noche, Cristóbal va con Dana hasta donde Bruno tenía secuestrada a Elisa y descubren que las llaves que tenía Isabel abrían esa casa, dándose cuenta de que la misma persona que mató a Elisa, también asesinó a Isabel.

Viviana descubre que Ricardo es el amante de José Ángel
Cristóbal le confiesa a Dana que trató de involucrarse sentimentalmente con otra mujer para poder olvidarla, pero que aún no ha podido y, cuando ella le dice que también le ama, ellos se besan apasionadamente. Y Cristóbal teme que cuando termine el caso de Elisa; Dana se distancie de él. Al día siguiente, Dana le cuenta a Mariano que los crímenes de Elisa e Isabel están relacionados porque Cristóbal encontró en la casa de Isabel las llaves de la casa donde tenían secuestrada a Elisa. Y Mariano sospecha que el asesino de Isabel, y también de su hija Elisa, es Bruno. Por la noche, Bruno recibe una fotografía suya en la que amenazan con matarle y, creyendo que ella perdió esa foto, Cecilia despide a su empleada Juana. Y Flor le cuenta a su hermano Eduardo que vio a su madre (Cecilia) con el maletín con las cosas que la policía encontró del secuestro de Elisa. Cuando reconstruyen la cinta de video, Cristóbal, Adriana Castañeda y Gisela descubren que Bruno les dejó una grabación a sus hijos, en los que se confesaba culpable, pero no pudieron reconstruir bien la grabación y no dice que tuviese secuestrada a Elisa. Una noche más, Dana sueña con Elisa y ve como en una fiesta familiar, Elisa y Bruno se alejan para decirse que se quieren y besarse, bajo la mirada desafiante de Cecilia. Aunque no quería decírselo, Santiago lleva a su madre Viviana hasta la casa del amante de su padre José Ángel y, en ese momento, ella les ve abrazándose muy cariñosamente, dándose cuenta en ese instante que ellos son amantes.

Dana sospecha que Cecilia es la asesina de su hija Elisa
Viviana se pone furiosa con José Ángel y Ricardo al enterarse de que son amantes y jura vengarse de ellos. Y a pesar de estar enamorado de Ricardo; José Ángel termina su relación con él porque Viviana sufrió mucho al verles juntos. Más tarde, José Ángel le pide ayuda a la Oficial Gisela contándola que cree que su hijo Santiago está involucrado con una pandilla anti-gays. Pero, Santiago se opone a hablar con los policías, pero Cristóbal le avisa que podría ir a la cárcel si sigue golpeando a gente por ser homosexual. Aunque la charla con los policías, le hace recordar a Santiago los buenos momentos cuando jugaba con su padre al baloncesto cuando él era un niño. Por otra parte, Eduardo les lleva a sus tíos Mariano y Dana videos caseros que él mismo grabó, donde aparece Elisa disfrutando con la familia. Al día siguiente, Viviana visita a Ricardo para preguntarle cuando fue la primera vez que se acostó con José Ángel, respondiéndola que fue en su viaje a Barcelona (España). Y Viviana le reprocha a Ricardo que se enredara con su esposo José Ángel, augurándole a Ricardo un futuro en el que se quedará solo. Buscando una pista para saber si sus padres son culpables del secuestro y homicidio de Elisa; Eduardo y Flor buscan en el armario de su madre Cecilia, que les descubre y, enfurecida, les echa de su cuarto. Más tarde, Dana le dice a Cristóbal que sospecha de Cecilia sobre la muerte de Elisa; y éste promete investigar a Cecilia; después, él la dice que romperá su relación amorosa con Gisela, ya que sigue amándola a ella (Dana), con la que quiere rehacer su vida.

Briceño, mandado por Mariano, intenta matar a Bruno
Nicolás, enfurecido, va a la casa de Bruno, creyendo que él es el asesino de Isabel, aunque fue su esposa Cecilia. En una manifestación de gays, la banda de Santiago (que son anti-gays) intenta golpear a todos los gays que se manifestaban, pero favorablemente Santiago se arrepiente y avisa a la policía, pero un miembro de la banda le descubre e intenta matarle, pero José Ángel (que estaba en la manifestación) defiende a su hijo y, después, la policía detiene a algunos miembros de la banda. Sin saber que podría perjudicarla, Eduardo le cuenta al Comisario Rivas que cuando su madre Cecilia descubrió que encontraron las cosas del secuestrador de Elisa; ella se fue de la casa corriendo y muy nerviosa. Mandado por Mariano, Briceño intenta matar a Bruno en un garaje, pero Cristóbal consigue apartarle para que esquivara la bala, y luego Briceño huye, y Cristóbal se da cuenta que el estúpido de Briceño quiso meterse a sicario, pero Cristóbal quiere proteger a Mariano porque se da cuenta que está cegado por el dolor de haber perdido a su hija. Y por las amenazas, Bruno comienza a sospechar que Mariano está intentando matarle. Mientras que, Dana le pregunta a Cecilia que si ella sabía que Elisa tenía una relación amorosa con Bruno, que aunque lo niega, Dana no la cree y se da cuenta de que Cecilia siempre le ha encubierto en todo a Bruno. Por su parte, Viviana le cuenta a su hermano Mariano que José Ángel la abandonó porque es homosexual y tiene una relación amorosa con Ricardo.

Dana sueña que Cecilia mató a Elisa
Cuando descubre que José Ángel le fue infiel a Viviana con Ricardo; Mariano llega enfurecido a su empresa y despide a José Ángel. Al enterarse de que intentaron matar a su padre, Flor se pone muy nerviosa y se raja las piernas y los brazos con una navaja y, por eso, tiene que ser hospitalizada una noche entera. Y cansado de las disputas de sus padres; Eduardo va a hablar con el Comisario Rivas para pedirle que le ayude a él y a su hermana a salir de su casa. Y Eduardo se va a vivir con su primo Santiago a la casa de su tía Viviana porque ya no soporta a sus padres. Por la noche, José Ángel regresa con Ricardo, con el que se consuela contándole que Mariano le despidió del trabajo. Mientras que, Dana tiene otro sueño premonitorio, en el que ve a Elisa huyendo y siendo disparada por Cecilia y, de inmediato, ella va a contárselo a Cristóbal, que la pide que la deje llegar hasta el final de la investigación para poder descubrir a Cecilia como la asesina de Elisa.

Bruno se opone a traicionar a su esposa
Flor y Eduardo se hospedan en la casa de su tía Viviana, oponiéndose a volver a ir a vivir con sus padres. Y Flor le dice a su padre Bruno que no quiere volver a su casa porque tiene miedo a su madre Cecilia. Por otra parte, Dana le cuenta a su marido Mariano que su hermana Cecilia disparó a Cecilia, ya que ella lo vio en un sueño, pero Mariano cree que es una absurda alucinación de Dana, que le reprocha que su familia siempre haya estado obsesionada con el poder, el estatus, el éxito y el dinero, diciéndole que se arrepiente de haberse involucrado con él y su familia, y Mariano se pone furioso con ella y no cree en sus sueños. Y en ese momento, Dana le dice a Mariano que no pueden seguir manteniendo su farsa de matrimonio. Más tarde, Dana recibe la visita de Gisela, que la pregunta si ella sigue enamorada de Cristóbal, pero Dana es incapaz de contestarla, y Gisela le pide a Dana que no busque más a Cristóbal. Planeando entregarse a la policía al día siguiente, Cecilia y Bruno hacen el amor apasionadamente esa misma noche. Mientras que, Eduardo tiene una pela con su primo Santiago, ya que Santi dice que Bruno era un cerdo asqueroso que se enredaba con Elisa. Al día siguiente, la Fiscal Adriana Castañeda le dice a Bruno que ella sabe que su esposa Cecilia asesinó a Elisa e Isabel, pero pidiéndole que atestigüe en su contra en el juicio, prometiéndole que le reducirían a él su condena en la cárcel, ya que él también será encarcelado por el secuestro de Elisa; pero Bruno se niega a hablar mal de su mujer. En el trabajo, Ricardo y Viviana se vuelven a reencontrar, y Ricardo le dice que jamás se va a perdonar a él mismo haberla engañado.

Cecilia envenena a Bruno
Santiago le cuenta a su madre Viviana que tienen que agradecer a su padre José Ángel que le salvara la vida, ya que los miembros de su pandilla anti-gay intentaron matarle. Por otra parte, Cristóbal va a interrogar a Nicolás, contándole que encontraron las huellas de Cecilia en las llaves que escondía Isabel, aunque Nicolás le dice que no cree que Cecilia fuese capaz de matar a Isabel y a Elisa. Mientras que, Dana está decidida a rehacer su vida junto a Cristóbal, por eso, ella le pide a Mariano que se divorcien. Y Mariano intenta hacerla recapacitar diciéndola que entiende que él fue el culpable de lanzarle a los brazos de Rivas por su infidelidad con su secretaria Isabel, y la dice que él está dispuesto a perdonarla para volver a ser felices, pero Dana no quiere. Por la noche, Cecilia envenena con un vino a Bruno para matarle por haberla traicionado, ya que se dio cuenta de que él la ocultó una llamada telefónica de la Fiscal Adriana Castañeda. Y después de que Cecilia y Bruno hicieran el amor apasionadamente, él se bebe la copa de vino y Bruno comienza a sentir molestias y se desmaya, mientras que Cecilia le recrimina que la mintiese. Mientras que, Eduardo y Santiago celebran la graduación para entrar a la universidad. Celebrando en una cena el cumpleaños de ella; Gisela se da cuenta de que Cristóbal no la ama y que la rehuye porque su corazón escogió a Dana y, así mismo, Cristóbal se lo confirma.

Cecilia asesina a Bruno
Ricardo se refugia en su amigo Gabriel, que le incita a esnifar cocaína y después intenta besarle, pero Ricardo le rechaza porque sigue enamorado de José Ángel. Por otra parte, Cecilia (llorando) dispara en la boca a Bruno, al que durmió con un somnífero, y prepara toda la escena del crimen para hacer creer a la policía que Bruno se suicidó.

Mariano se da cuenta que es demasiado tarde para matar a Bruno
Cristóbal le confiesa a Gisela que sigue amando a Dana, terminando así su relación con ella. Después de ducharse para quitarse la sangre con la que se manchó matando a su marido Bruno; Cecilia va hasta el apartamento de Dana y Mariano para felicitar a su hijo Eduardo y a su sobrino Santiago, ya que ambos se graduaron. Ajenos a esto, Eduardo y Flor le dicen a su madre Cecilia que temen que con sus discusiones creen que podrían llegar a matarse. Aprovechando que Cecilia está festejando con sus hijos, Mariano y Nicolás van hasta la casa de ésta. Y Mariano va a matar al que cree como el asesino de su hija Elisa, pero sorpresivamente encuentra a Bruno suicidado, envuelto en un charco de sangre. Mientras que, Dana le dice a Cecilia que sabe que ella mató a Elisa y que pagará por todo el daño que ha hecho.

Cecilia le hace creer a la policía que Bruno la confesó que mató a Elisa
Al regresar a su casa, Cecilia llama a la policía para avisarles de que encontró muerto a su marido Bruno. Pero, Cecilia se sorprende porque no encuentra la escena del crimen como la dejó preparada, sin imaginarse que Mariano fue para matarle y movió al cadáver. Cuando la Fiscal Adriana Castañeda y Cristóbal interrogan a Cecilia; ésta les hace creer que Bruno la confesó que él mató a Elisa. Y Dana y Mariano les cuentan a Eduardo y a Flor que su padre se suicidó y, en ese momento, Flor se derrumba y llora desconsoladamente abrazándose a su hermano Eduardo, que también comienza a llorar y a lamentarse.

A Bruno le realizan la autopsia
Cecilia, entre lloros, le relata al Comisario Rivas que Bruno la contó que él mató a Elisa, pero Cristóbal no la cree y se da cuenta de que ella está mintiendo. Mientras que, Dana no puede creerse que Bruno se suicidará, cuando ella sabe que Cecilia asesinó a Elisa. A pesar de la indiferencia de Cecilia en estos últimos días; Nicolás va a consolarla, sin imaginarse que ella es la asesina de Elisa, Isabel y Bruno. Cuando la policía se lleva al cadáver de Bruno; aparece Eduardo, que le destapa para verle, pero Cecilia no se lo permite para que no sufra más por su padre. Y al hacerle la autopsia, el médico forense cree que se suicidó, pero ven que la pistola fue forzada cuando se disparó en la boca.

Cecilia huye con su hija Flor
Cecilia le pide disculpas a su hermano Mariano por no haberle creído cuando la aseguraban que Bruno fue el secuestrador y asesino de Elisa. Aunque Cecilia pretende hacerse la víctima, Dana sabe que Cecilia es la asesina de Elisa. Al hacerle la autopsia, el médico forense avisa a Cristóbal de que Bruno tenía varias dosis en su sangre de calmantes, por lo que él era incapaz de haberse suicidado, ya que estaba inconsciente, por eso, Rivas está seguro de que Cecilia asesinó a su esposo. Mientras que, Cecilia consuela a su hija Flor, que llora desconsoladamente por la muerte de su padre Bruno; y ésta le hace creer que él mismo la confesó que mató a Elisa. Y después de que Viviana la avisara que la estaba buscando la policía; Cecilia se cuela en la casa de Dana y se lleva a su hija Flor, aunque para ello tiene que enfrentar a Dana, dándola un empujón para poder huir, además, Cecilia estaba enfurecida y estuvo a punto de llevarse por delante a Dana, ya que quería impedir que Cecilia se llevara a Flor. Además, Cecilia se llevó el coche de su hermano Mariano, quien avisa a Cristóbal de que en la guantera del coche tiene un arma.

Cristóbal le cuenta a Mariano que Cecilia mató a Bruno y Elisa
Cristóbal intenta encontrar a Cecilia y, en el coche, Mariano le acompaña, y Cristóbal le confiesa a Mariano que su hermana Cecilia asesinó a Bruno y también a Elisa y, en ese momento, Mariano tiene náuseas. Y Dana sigue en coche a Cecilia (que va acompañada de su hija Flor), pero Dana las pierde. Mientras tanto, Eduardo llora en la soledad de su cuarto, recordando cuando su madre perdía los nervios borracha y cuando vio a su padre sin vida. Y Cecilia lleva a su hija Flor a una antigua bodega de los Altamira, donde pretende esconderse y la advierte a su hija que no vuelva a nombrar a Eduardo porque es un traidor, que la delató ante la policía.

Cecilia le confirma a Mariano que ella mató a Elisa
Flor se da cuenta de que su madre Cecilia está totalmente desquiciada y, en un descuido, la quita el teléfono y avisa a su tío Mariano que está en las bodegas antiguas de los Altamira. Por su parte, la Fiscal Adriana Castañeda les dice a Viviana y Nicolás que Cecilia asesinó a Elisa, Isabel y Bruno. Mientras tanto, Cristóbal intenta detener a Cecilia, pero ella se opone y, con pistola en mano, amenaza con matar a su propia hija, si él no se va y, por esto, Cristóbal tiene que irse de allí porque Cecilia comienza a dispararle desesperadamente. Y Flor se queda muy sorprendida de lo que le acusan a su madre, ya que Cristóbal la dice que saben que ella es una asesina y que mató a Elisa, Isabel y Bruno. Después, Mariano entra a la bodega y consigue que Flor huya de su madre. Acto seguido, Mariano consigue que Cecilia le confirme que ella mató a Elisa al enterarse de que se acostaba con su marido Bruno. Más tarde, en un forcejeo entre Cecilia y Mariano, se dispara la pistola.

Cristóbal arresta a Cecilia
La pistola no hiere ni a Cecilia ni a Mariano, pero en ese momento, Cecilia comienza un tiroteo con la policía y, después de que Cecilia hiriese de bala a Gisela en la pierna; Cecilia se interna en el bosque e intenta huir de la policía, mientras les dispara, pero uno de los agentes consigue disparar a Cecilia en la pierna y cae al suelo y, en ese instante, Cristóbal la encuentra y la arresta, a pesar de que ella intenta dispararle, pero favorablemente Cecilia se quedó sin balas en su pistola. Cuando Mariano regresa a su casa, él les pide a sus sobrinos Flor y Eduardo que se queden viviendo con él en su casa. Por la noche, Cristóbal visita a Gisela en la clínica, donde está recuperándose del disparo que recibió en la pierna, además, Gisela le dice a Cristóbal que se cambiará de unidad policial para poner distancia entre ellos.

Dana está indecisa
Dana se encuentra en la espada y la pared porque tiene que decidir entre su felicidad o la felicidad de todos los demás, porque desea estar con su amado Cristóbal; pero no quiere hacer daño a Mariano, a sus hijas y a sus sobrinos Flor y Eduardo (que les acogió Mariano en su casa). Por su parte, Dana sueña con su hija Elisa, y esta vez siente que finalmente el alma de su hija Elisa está en paz. Y Mariano está arrepentido y, aunque deje ser feliz a Dana lejos de él, Mariano quisiera seguir casado con Dana.

Ricardo y José Ángel se distancian
Dana visita a Cristóbal y le dice que ella quiere estar a su lado, pero debe pensar en sus hijas y no sabe si divorciarse de Mariano. Para poder olvidar a José Ángel; Ricardo toma la decisión de viajar a Nueva York, pero José Ángel va hasta el aeropuerto para interrumpir el su viaje y, aunque sigan amándose, creen que lo mejor es distanciarse, y Ricardo le dice que le esperará en Nueva York, despidiéndose con un beso.

Cecilia es internada en una clínica psiquiátrica
Dana decide irse a la casa de la playa de Malibú con sus dos hijas para tomar una decisión sobre su vida, pero las niñas Olga y Cristina no quieren alejarse de su padre y de sus primos. En la cárcel, Cecilia se lamenta de todo lo que hizo, asesinando a Elisa, Isabel y Bruno; por eso, Cecilia se castiga a sí misma golpeándose duramente contra las rejas de la cárcel y haciéndose una herida en la cabeza y, después de esto, la policía traslada a Cecilia a una clínica psiquiátrica, ya que creen que Cecilia está trastornada. En esa clínica, Cecilia recibe la visita de Mariano, que la encuentra fuera de sí porque ni siquiera le contesta.

Dana decide seguir su matrimonio con Mariano
A pesar de que ella mató a su hija Elisa; Mariano le dice a Cecilia que la sigue queriendo porque es su hermana y que le perdone por no haberla dejado crecer profesionalmente, ya que Cecilia siempre le admiró y estuvo a su lado. Para estar cerca de sus hijas y no hacerlas daño; Dana decide quedarse en su casa y seguir viviendo con su esposo Mariano, aunque tenga que sacrificar su felicidad junto a Cristóbal, quien sigue con su trabajo de detective. Y Mariano celebra en el jardín de su casa que vuelvan a estar juntos en familia, con sus hijas Cristina y Olga, con su esposa Dana, con su hermana Viviana (que sigue embarazada), con su amigo Nicolás; y con sus sobrinos Santiago, Eduardo y Flor.

- FIN -