Parte III

Bruno tiene
secuestrada a Elisa

Cristóbal encuentra evidencias en contra de Mariano

Aunque ya esté retirado del caso, Cristóbal, por su cuenta, decide seguir buscando a Elisa. Por eso, Cristóbal le pide ayuda a su psicóloga para que le defina los rasgos de Elisa, que la dice que la joven podría haber buscado la imagen paterna en otro lugar. Acto seguido, Cristóbal le cuenta a Dana que requisaron todas las cámaras fotográficas de sus familiares porque hicieron las fotos a Elisa con una foto que ella se hizo anteriormente, que es la misma con la que se realizó la foto que enviaron después del secuestro. Por eso, a escondidas de Mariano, mientras él duerme plácidamente; Dana deja a la Detective Gisela que entre en su casa para averiguar si Mariano esconde algo. Y adentrándose en el coche de Mariano; Gisela recoge varias evidencias. Al verles tan apegados, Bruno se atreve a preguntarle a Ricardo si le gusta José Ángel, pero Ricardo se ríe, negándolo en todo momento. En un CD de Mariano; Cristóbal y Gisela encuentran fotos de Elisa en ropa interior durmiendo en una cama y, por esto, Cristóbal se da cuenta de que Mariano tiene secuestrada a su propia hija.

Mariano es arrestado, inculpado del secuestro de su hija
La fiscal Adriana Castañeda decide no comentar nada sobre las fotos de Elisa, por si al inculpar a Mariano, él pudiera sufrir otro ataque cardiaco. Y cuando Cristóbal la enseña las fotos; Dana comienza a llorar desconsoladamente al ver a Elisa acostada en una cama semidesnuda e inconsciente. Y Cristóbal le pide a Dana que no haga nada que ponga en alerta a Mariano, ya que la policía le está investigando más a fondo. Pero cuando se encuentra con Mariano; Dana comienza a temblar del miedo que le tiene. Por otra parte, José Ángel intenta besar a Ricardo, que le rechaza porque no soporta que él le haga desplantes en varias ocasiones y que en otras ocasiones se le coma a besos. Por la noche, Adriana Castañeda llega a la casa de Mariano Altamira para arrestarlo por las evidencias que encontraron en su contra, pero él niega en todo momento que él tenga secuestrada a su hija Elisa.

Por falta de pruebas, Mariano queda en libertad
Para festejar que vuelven a estar juntos, Bruno y Cecilia hacen una fiesta como si se volvieran a casar. Mientras que, Mariano es arrestado, acusado de haber secuestrado a su hija Elisa, al descubrir que él tenía en su poder unas fotografías de Elisa tomadas hace pocos días. Aunque lo interrogan durante toda la noche, Mariano repite una y otra vez que él es inocente. Como la prensa se hizo eco de la noticia de que Mariano secuestró a su hija; los accionistas de su propia empresa se ponen en su contra. Después de tanto sobresalto, Viviana se desmaya y, cuando Ricardo la lleva a su casa; Santiago le pide a Ricardo que deje de meterse en sus asuntos, burlándose de él por ser gay y llamándole enfermo por su condición sexual. Al enterarse de que Dana ayudó a la policía a investigar a su esposo; Cecilia se enfrenta a Dana por haber inculpado injustamente a Mariano, además, Cecilia culpa a Dana y Cristóbal de haber puesto esas pruebas en el coche de Mariano para inculparle. Y Dana le explica a Cecilia que ella sería incapaz de culpar injustamente al padre de sus hijas. Como Dana tiene miedo de que Mariano intente hacerla daño a ella y a sus hijas; ella le pide a la Fiscal Adriana Castañeda que no permita que Mariano regrese a sus casa, pero Adriana la dice a Dana que ella no puede hacer nada para evitarlo. Más tarde, Cristóbal va hasta la comisaría para interrogarle él mismo y, enfurecido, Cristóbal agarra fuertemente a Mariano y, zarandeándole, le exige que le diga dónde tiene encerrada a Elisa. Y Mariano acusa, igualmente que su hermana Cecilia, a Cristóbal de colocar esas evidencias en su contra para poder alejarle aún más de Dana. Y Mariano le pide a Cristóbal que recuerde cuando él perdió a su esposa y a su hija, para que él se dé cuenta de que no podría hacer nada en contra de su propia hija. Y como no pueden demostrar que Mariano es el verdadero culpable, él queda en libertad y vuelve a su casa, dejándola muy claro a Dana que no la dejará que se lleve a sus hijas.

Bruno tiene secuestrada a Elisa
Por la calle, Santiago y su primo Eduardo se encuentran con dos jovencitos que insultan a su familia y, por eso, ellos comienzan una gran pelea. Y como no soportan los comentarios malintencionados de sus compañeros sobre el secuestro de Elisa; Santiago, Eduardo y Flor se oponen a regresar al colegio. Mientras que, Cristóbal se atormenta porque sospecha que se equivocó inculpando a Mariano del secuestro de Elisa, además, sospecha que la debe de tener un hombre pervertido que la está utilizando y cercano a Mariano que la secuestró para vengarse de él. Lejos de allí, Elisa se lamenta y recibe la visita de su secuestrador que resulta ser su tío Bruno, que la consuela. Y después, Bruno llega a su casa con Cecilia, inventándose que estuvo con sus alumnos del taller donde trabaja. Y Bruno disfruta cuando ve en la prensa que implican a Mariano del secuestro de Elisa. Al día siguiente, Isabel va a visitar a Mariano a su casa para saber cómo se encuentra, sin importarles que Dana esté allí y, como no entiende este comportamiento, Viviana consigue que su hermano Mariano le cuente que Dana es amante del Comisario Rivas, por eso, no le importa que Dana le vea con Isabel (amante de Mariano).

Elisa planeó su secuestro
Isabel le entrega al Comisario Rivas la factura del hotel donde se alojó él, en el mismo día que lo acusan de llevarse a su hija. Por su parte, la Fiscal Adriana Castañeda le pregunta a Dana que si ella sería capaz de atestiguar en contra de su esposo Mariano en el juicio, pero Dana no quiere por no hacer daño a sus hijos. Por la noche, aprovechando que Viviana está durmiendo; José Ángel va a hablar con Ricardo a un bar. Cuando Cecilia duerme placidamente; Bruno va hasta la casa donde tiene secuestrada a Elisa y, allí, Elisa se pone a llorar desconsoladamente al enterarse de que están inculpando a su padre de su secuestro. Y Elisa le pide a Bruno que la deje salir ya de esa casa, pero él no se lo permite, recordándola que sus padres quedarán sorprendidos al descubrir que fue ella misma quien planeó su secuestro. Y Elisa está arrepentida de estar enredada con su tío Bruno y, ahora, él la explica que ya es demasiado tarde y que no pueden salir del juego donde se metieron. A la mañana siguiente, Cecilia se da cuenta de que su esposo Bruno la está engañando, ya que faltó al trabajo con la excusa de que estaba enfermo, cuando ella creía que él estaba trabajando. Una vez más, Cristóbal interroga a Mariano y, hablando, llegan a la conclusión que alguien muy cercano a ellos tiene secuestrada a Elisa, por poner todas las pruebas en su contra.

Por su cuenta, Cristóbal sigue investigando dónde está Elisa
A pesar de que le retiraron del caso de Elisa; Cristóbal sigue su investigación aparte e interroga a Bruno, que le hace creer a Cristóbal que él veía a Elisa cuando visitaba a su hijo Eduardo. Por su parte, la Oficial Gisela Cruz le propina un puñetazo a su compañero Briceño, porque éste la acusó ante la fiscal Adriana Castañeda de darle información a Rivas sobre el caso de Elisa. Cuando estaba planteando hacer una nueva vida al lado de Ricardo; José Ángel recibe la noticia de su esposa Viviana de que está embarazada, como ella ya lo planeó, aunque él se opusiera. Una vez más, Mariano le recrimina a Dana que le engañara en el momento que más le necesitaba, aconsejándola que retomen su matrimonio, siempre y cuando ella se aleje de Cristóbal, pero Dana no está dispuesta a hacerlo y tampoco le perdonará a Mariano que le traicionara con su secretaria Isabel. Pidiéndola a su psicóloga el perfil psicológico sobre el secuestrador de Elisa; Cristóbal recibe un perfil de una persona artística y liberal, que le gusta manipular a las mujeres. Mientras que, Cecilia se queda muy sorprendida cuando descubre que Bruno compró varias cosas en el supermercado, sin imaginarse que él lo compró para Elisa. Y Cecilia se toma las chocolatinas preferidas de Elisa, sin saber que eso podría ser una prueba en su contra, ya que Cristóbal tiene esa pista.

Viviana está embarazada
Cuando Viviana va a contarle a su hermano Mariano que está embarazada; Viviana enfrenta a Dana y la exige que la deje hablar a solas con su hermano, ya que está molesta por su infidelidad. Y Dana la dice a Viviana que ella cree que su familia es perfecta cuando en realidad no lo es, aunque es incapaz de decirla que su esposo José Ángel es homosexual y que se enredó con su amigo Ricardo. Al día siguiente, Ricardo se queda muy sorprendido al enterarse de que Viviana está embarazada y que le pidió que fuera el padrino de la criatura. Como hubo tanto escándalo con Mariano; el directorio de su empresa pidió su renuncia, por eso, Nicolás le pide a Cecilia que sustituya a su hermano Mariano en la presidencia de la empresa. En un descuido de Bruno; él se deja el teléfono en la casa donde tiene secuestrada a Elisa y llama por teléfono a su padre...

Dana y Cristóbal sospechan que Mariano es inocente
Cuando Elisa telefonea a su padre, ella es incapaz de decirle algo a su padre porque Bruno llega a tiempo para quitarla su teléfono a Elisa. Y al regresar a su casa, Cecilia le pide a su esposo Bruno que le cuente qué la está ocultando, pero él la hace creer que fue al taller a recoger su teléfono, pero Cecilia sospecha que Bruno la está engañando con otra mujer y que ella podría ser Isabel, por esto, Cecilia va a revisar las cosas al taller de Bruno, pero no encuentra nada. Y para evitar cualquier prueba en su contra, Bruno quema una carta de amor que le escribió Elisa. Cuando Nicolás niega reiteradamente que él haya traicionado a su amigo Mariano; Cristóbal le confiesa a Nicolás que alguien muy allegado a la familia tiene secuestrada a Elisa desde hace dos meses y ha burlado a la policía, poniendo pruebas en contra de Mariano para perjudicarle. Al enterarse de que será padre por segunda vez, José Ángel le dice a Viviana que cree que no estará a la altura para ser otra vez padre. Además, Santiago se opone a que un homosexual como Ricardo sea el padrino de su hermanito y, por esto, José Ángel regaña a su hijo por hablar en esos términos de Ricardo. Cuando se encuentra con Dana; Cristóbal la dice que tiene dudas de que Mariano haya secuestrado a su hija Elisa, por eso, ella se enfada con Cristóbal, ya que apartó a sus hijas de Mariano, creyendo que él era culpable. Finalmente, Cecilia se pone al mando de la empresa y quiere convertir en presidente de la compañía a José Ángel, ya que pidieron la renuncia de Mariano, y Cecilia no quiere regresar a trabajar por el bien de su matrimonio.

Cecilia sospecha que Bruno la está ocultando algo
Cuando Ricardo creía que hablaba con José Ángel a través del ordenador, Santiago es quien está frente al ordenador de su padre, dándose cuenta de que su padre podría ser homosexual y que debe de estar enredado con Ricardo. Como piensa que la está engañando, Cecilia decide seguir a Bruno, pero él la descubre antes de llegar al escondrijo donde tiene a Elisa, y la hace creer a Cecilia que él se iba a una reunión de trabajo. Celebrando el nombramiento de su esposo José Ángel como presidente de las empresas Altamira; Viviana celebra una fiesta en su casa. Por otra parte, Dana enfrenta a la Fiscal Adriana Castañeda, advirtiéndola que no atestiguará en contra de su esposo Mariano porque sospecha que él es inocente.

Santiago descubre que su padre está enredado con Ricardo
Cecilia se emborracha en la fiesta que realiza su hermana Viviana por el nombramiento de José Ángel como presidente de la compañía, por eso, Nicolás lleva a Cecilia hasta su casa, donde ella le besa apasionadamente y le dice que jamás le tenia que haber dejado, y su hija Flor les descubre en actitud cariñosa y teme que sus padres vuelvan a separarse. Cuando Nicolás se iba, se encuentra con Bruno, que regresaba a su casa, pero le explica que sólo llevó hasta allí a Cecilia porque ella se encontraba mal. Después de quitarla las llaves a Ricardo, mientras él está trabajando; Santiago entra en la casa de Ricardo y encuentra una foto de su padre José Ángel desnudo en la cama, además, estando en la casa, llega Ricardo y después José Ángel y les escucha como coquetean y, sin que se den cuenta, Santiago se va del apartamento de Ricardo. Por su parte, Cristóbal y Gisela descubren que murió el dueño de la casa donde tuvieron secuestrada a Elisa. Como Cristóbal sigue inmiscuyéndose en el caso de Elisa; la Fiscal Adriana Castañeda exige que se expulse de la policía a Cristóbal Rivas.

Elisa intenta escapar, sin éxito
Después de tomar pastillas y alcohol, Cristóbal tiene una reacción muy fuerte con ataques de pánico. Y Amanda, su psicóloga, va a visitar a Cristóbal, para darle consejos, ya que él no quiere fallar a Elisa, como lo hizo con su hija, y quiere encontrarla viva para entregársela a Dana, que presencia esta escena y se da cuenta lo obsesionado que Cristóbal está con el caso de Elisa. Cuando va a trabajar por primera vez como presidente; el primer mail que recibe José Ángel es de una persona anónima, que le escribe: “gay”. Furioso en el colegio, Santiago golpea a un muchacho homosexual que coquetea con él. Acusándole de haber secuestrado a su hija; la Fiscal Adriana Castañeda llega a la casa Altamira con varios agentes de la policía, que arrestan y llevan a la cárcel a Mariano. Para poder escapar de la casa donde la tiene secuestrada, Elisa enfrenta a Bruno, clavándole un destornillador en el brazo y, aunque intenta huir por el bosque, Bruno vuelve a capturarla. Para que no intente escapar nuevamente, Bruno tiene que dejar atada con cuerdas a Elisa. Cuando regresa a su trabajo, Bruno descubre que el Comisario Rivas le está esperando para interrogarle, ya que sospecha que Bruno es el secuestrador de Elisa porque él es arquitecto, como el hombre al que el secuestrador compró la casa donde tuvo a Elisa; pero Bruno niega conocer a ese hombre.

Bruno, en un ataque de locura, intenta ahogar a Cecilia
José Ángel no puede imaginarse quién ha podido enviarle el mail, por eso, pregunta a Ricardo, que le promete que no se lo ha contado a nadie. Sin saber que está hablando con su secuestrador, Cecilia le comenta a Bruno que cree que lamentablemente que Elisa debe de estar muerta, ya que han pasados varios meses y aún no saben nada de ella. Después de que detuvieran a Mariano; Dana abofetea a Cristóbal cuando la dice que está casi seguro de que Mariano no es culpable. Y Dana se lamenta por haber destruido su familia, involucrándose sentimentalmente con Cristóbal. Cecilia y Viviana culpan a Dana de ponerse en contra de Mariano, pero ella les explica que ella lo único que quiere es encontrar a su hija Elisa y, después, Nicolás le pide a Dana que atestigüe a favor de Mariano para que le saquen de la cárcel, y Dana acepta declarar a favor de su esposo. Más tarde, Dana visita a Mariano a la cárcel, al que pide disculpas por haber desconfiado de él. Cuando Cecilia anima a su esposo Bruno a bañarse con ella; él se pone furioso y, en un ataque de locura, él intenta ahogarla en la bañera, pero se arrepiente, y ella está muy sorprendida porque él estuvo a punto de matarla. Después, Cecilia le pide explicaciones a Bruno, que la dice que está muy nervioso últimamente, pidiéndola perdón por lo ocurrido. Y Cecilia sigue pensando que Bruno tiene una amante a la que ve a escondidas cada vez que puede, sin imaginarse que esa mujer es Elisa.

Bruno cree que podrían descubrir que tiene a Elisa
Bruno no es capaz de negarle a Cecilia que tiene una amante, aunque se opone a decirla quién es ella. Y Cecilia le pide a Bruno que saque de su vida a su amante porque ella está dispuesta a perdonarle, como él lo hizo cuando se enteró que ella le era infiel con Nicolás. Mientras que, Santiago (anónimamente) envía un correo a su padre José Ángel con una foto de él desnudo, y va a reclamarle a Ricardo, que no sabe como han podido quitarle la foto que le hizo, pero José Ángel desconfía de él. Y Ricardo sospecha que alguien entró y se llevó la fotografía. Aunque la Fiscal Castañeda pretendía que Dana atestiguara en contra de Mariano; Dana se opone a hacerlo porque sospecha que Mariano no tiene a su hija Elisa. Aunque intenta taparse los moratones del cuello con un pañuelo; Cristóbal se da cuenta de esas marcas, pero Cecilia le oculta que Bruno intentó ahogarla. Pero, Cristóbal le pregunta por Vinçe Fabulé, y Cecilia niega conocerle, pero ella de inmediato va a hablar con Bruno para preguntarla por qué mintió al Comisario al negar conocer a Vinçe Fabulé. Por su parte, Dana le pide a Cristóbal que se aleje de su lado. Por la noche, Bruno va armado hasta el lugar donde tiene a Elisa y, por el bosque, quema todas las pruebas que tiene en su contra, incluso quema el dinero que Mariano entregó por el rescate, ya que se da cuenta de que Cristóbal Rivas se dio cuenta de que él conocía a Vinçe Fabulé.

Bruno estuvo a punto de deshacerse de Elisa
Cristóbal es expulsado de la policía por seguir trabajando en el caso de Elisa, a pesar de que fue retirado de esa investigación, pero aún así Cristóbal está decidido a seguir investigando dónde está Elisa. Enfurecido, Bruno aparece con un arma en la cabaña donde tiene a Elisa y la apunta con la pistola, pero él dispara contra un cuadro. Y muy nerviosa y llorando, Elisa le pide a Bruno que la deje salir de allí, pero él se opone. Al llegar a su casa, Bruno llega a su casa muy nervioso e intenta tomarse varias pastillas para poder dormir, pero Cecilia le detiene y le pide explicaciones sobre la cabaña de Vinçe Fabulé, en la que tuvieron secuestrada a Elisa, pero Bruno por haberse tomado las pastillas se duerme en ese instante y no puede contestarla. Por otra parte, José Ángel regaña duramente a su hijo Santiago al encontrarle en su cuarto fumando marihuana. Después, José Ángel visita a Ricardo a su apartamento, y se pone celoso al encontrarle con su amigo Alex, pero Ricardo le explica que él le llamó para preguntarle si él se había llevado la fotografía que le enviaron por mail, a lo que Alex lo niega; pero aún así José Ángel se va furioso. En la cárcel, Mariano recibe la visita de Isabel, que tenía muchas ganas de ver a su amado y para brindarle su apoyo. Más tarde, Dana y su hija Cristina van a visitar a Mariano a la cárcel, donde la niña le dice lo mucho que le extraña. Al despertar, Bruno sueña y grita el nombre de Elisa; y su hijo Eduardo le escucha, a lo que Bruno intenta restarle importancia diciéndole que fue una simple pesadilla. En la oficina, Ricardo recibe la foto a su mail de José Ángel desnudo en su cama, y Viviana estuvo a punto de descubrirlo, pero Ricardo consiguió detenerla a tiempo.

Bruno le cuenta a Cecilia que él tiene a Elisa
Por la calle, unos maleantes (mandados por Santiago) le propinan una gran paliza a Ricardo y, mientras le golpean, le insultan, diciéndole: “maricón”. Y Ricardo le explica a José Ángel la paliza que sufrió, explicándole que unos jóvenes de la edad de su hijo Santiago le golpearon por ser gay, sin imaginarse que el propio Santiago fue el que mandó que le dieran esa paliza. Pidiéndola perdón por haberla hecho sufrir; Bruno le confiesa a Cecilia que el juego en el que se metió se convirtió en una trampa de la que no puede salir, diciéndola que va a hablar con Rivas porque ya no soporta más y, después de pedirla que le abrace, Bruno la dice a Cecilia que él tiene a Elisa. Cecilia está muy confusa y no puede creer que su marido Bruno tenga secuestrada a Elisa, pero él vuelve a confirmárselo diciéndola que la idea de escaparse de su casa fue de Elisa y que se oponía a dejarla libre porque él mantenía una relación amorosa con su sobrina Elisa. Y llorando a la vez que furiosa, Cecilia le pide a Bruno que no vaya a ver al Comisario. Enfurecida, Cecilia le da una gran bofetada a Bruno y comienza a creer que él se volvió loco. Y después, Bruno obliga a Cecilia a ir hasta la cabaña donde tiene secuestrada a Elisa. Cuando llegan a la cabaña, Bruno y Cecilia descubren que allí no está Elisa y, por esto, Cecilia se convence de que su marido enloqueció. Y al día siguiente, Cecilia intenta no darle importancia a lo que Bruno la contó porque cree que todo es un invento de su locura, ocultando a todos e incluso a sus hijos lo sucedido. Pero, Bruno habla abiertamente con el tema frente a Cecilia, ya que la dice que está muy preocupada por el paradero de Elisa, después de que se escapara de la cabaña.

Cristóbal encuentra a Elisa
Cecilia encuentra una camisa de Bruno llena de sangre, y Bruno la confiesa que Elisa le atacó clavándole un destornillador en el brazo para escapar, pero Cecilia se niega a creerlo y, acto seguido, Bruno y Cecilia van hasta la iglesia donde Dana da una misa por su hija que lleva desaparecida dos meses. Siguiendo unas nuevas pistas de Vinçe Fabulé y viendo una nueva casa de éste; Cristóbal ve indicios de que allí podría haber estado Elisa, a la que encuentra desmayada y con magulladuras en el bosque. Como se lo prometió a su amada Dana; Cristóbal coge en su brazos a Elisa y se la entrega a Dana. Y Dana tiene que ser internada en la clínica y es operada de urgencia porque sorprendentemente ella está herida de bala. En la cárcel, Mariano se lamenta por estar allí injustamente y no poder estar al lado de su hija.

Cristóbal sigue investigando quién tenía a Elisa
Dana se queda todo el día cuidando a su hija Elisa. Mientras que, los policías van hasta el lugar donde estuvo secuestrada Elisa para encontrar pruebas en su contra. Dándose cuenta de sus desprecios continuos y cuando Santiago le dice que le podrían pegar otra paliza si no se va de su casa; Ricardo se da cuenta de que Santiago mandó a sus amigos que le dieran una paliza. Y más tarde, Ricardo se lo dice a José Ángel, quienes se dan cuenta de que Santiago se descubrió que eran amantes. Antes de cualquier indicio; Cristóbal Rivas sigue su trabajo y va a visitar a Bruno y Cecilia para interrogarles, pero Cecilia niega que ellos sean culpables. Cuando Rivas se va; Bruno se pone muy nervioso porque cree que Elisa podría delatarle y, para calmarle, Cecilia le da una bofetada y le dice que ella se encargará de todo. En la cabaña, la policía encuentra una carta de Elisa que va dirigida a su padre Mariano, que demuestra que él no es el secuestrador y en la que dice que ella también mintió como él cuando se enredó con alguien que no debía. En el hospital, Cecilia consigue colarse en la habitación donde está Elisa recuperándose y donde tiene prohibido recibir visitas.

Mariano sale de la cárcel, al demostrar su inocencia
Al despertar, Elisa es incapaz de hablar con Cecilia, pero la mira misteriosamente. En la cárcel, Mariano se alegra de saber que Elisa está recuperándose en el hospital, y él desea volver a verla, y le pide a su amigo Nicolás que tienen que demostrar que él es inocente para salir de allí. En el taller donde trabaja Bruno; él está muy nervioso y no soporta a Viviana, que le pide ayuda en el trabajo, y por eso él la echa de su oficina. Después, él enfurece con sus trabajadores (Viviana, Ricardo e Isabel), acusándoles de haber abierto su caja fuerte, que está vacía, pero en ese momento llega Cecilia para impedir que siga gritándoles. Y a solas, Bruno le confiesa a Cecilia que él no disparó a Elisa. Y por eso, Cecilia sigue creyendo que Bruno está enloqueciendo cuando le dijo que él secuestró a Elisa. Cuando el Comisario Rivas le lleva a Mariano la carta que Elisa le escribió mientras estaba secuestrada; Mariano le da las gracias a Cristóbal por haber encontrado a Elisa. Y Mariano se emociona al leer esa carta de su hija, en la que ella misma le pide perdón. Por la noche, José Ángel sigue a su hijo Santiago, y se da cuenta de que su hijo tiene amigos que son de poco fiar y que ellos podrían ser los que golpearon a Ricardo. Al día siguiente, José Ángel le pregunta a Santiago si él mandó que golpearan a Ricardo, pero él lo niega. Mientras que, Dana visita a Cristóbal para leer la carta que Elisa le escribió a Mariano, además, Cristóbal la cuenta que cuando encontró a Elisa, ella pidió que se la perdonara. Y Cristóbal y Dana llegan a la conclusión de que Elisa vivía un amor en secreto y que él debe de ser el secuestrador con el que escapó, y la promete que averiguará quién es esa persona. Finalmente, Mariano es puesto en libertad y va directo al hospital para ver a Elisa. Después, Cristóbal va a visitar a su psicóloga, que cree que Cristóbal teme acabar con el caso de Elisa porque no se quiere distanciar de Dana.

Bruno intenta huir
La policía descubre que la fosa que encontraron con cenizas es el dinero quemado del rescate de Elisa. Por su parte, Isabel continúa investigando sobre Vincent Fabulé y encuentra una fotografía del hombre en una de las revistas que Bruno tiene en la empresa y, después, Isabel le lleva a Cristóbal esa revista con la foto en la que se demuestra que Bruno conoce a Vincent, ya que ambos aparecen en la foto. Para que no siga complicando su vida, José Ángel le pide a Ricardo que se alejen por un tiempo, ya que ambos sospechan que Santiago sabe que ellos son amantes. Pero, José Ángel no se resiste y por la noche visita a Ricardo y hacen el amor y, después, Ricardo le dice que le quiere y que siempre estará apoyándole. Finalmente, Bruno acompaña a sus hijos Eduardo y Flor a visitar a Elisa al hospital, que sigue inconsciente, por eso, Elisa no puede ver a Bruno. Al llegar a casa de su hermano Mariano; Cecilia se derrumba y comienza a llorar desconsoladamente, pero es incapaz de contarle a su hermano que Bruno es el secuestrador de Elisa. Mientras que, Bruno graba un video a sus hijos, en el que se culpa del secuestro de Elisa, y les pide perdón por ello, confesándoles que hace cuatro meses él comenzó una relación amorosa con Elisa, jurándoles que él jamás la hizo daño y que sólo la tuvo escondida y, también, les dice que quizás esa sea la última vez que escuchen su voz. Por la noche, Cecilia se despierta y descubre que Bruno se marchó, dejando un sobre con una cinta para Eduardo y Flor. Pero, Cecilia llega al aeropuerto para impedir que su esposo Bruno viaje y, allí, él la pregunta a Cecilia si fue ella quién disparó a Elisa. En el hospital, Elisa sufre una crisis y comienza a convulsionar.

Bruno sospecha que Cecilia disparó a Elisa
Cecilia le niega a Bruno que ella disparase a Elisa, pero Bruno no la cree y sospecha que ella disparó a Elisa, vengándose de ella por haberse enredado con él. Y Cecilia le advierte a Bruno que si se va del país, todos sospecharan que él fue el secuestrador y, finalmente, Bruno accede a volver con Cecilia y fingir vivir en una normalidad. Cuando Bruno y Cecilia llegan al hospital; encuentran muy tristes a Dana y Mariano, a los que acaban de decir que Elisa está en estado de coma porque está muy grave. Y Cecilia, en cambio, respira tranquila y cree que así podrán seguir ocultando que Bruno tuvo secuestrada a Elisa. En este momento tan doloroso, Dana y Mariano están muy unidos y se abrazan mostrándose su apoyo el uno al otro, y Cristóbal les descubre y siente celos al verles tan unidos. Por su parte, varios oficiales de la policía revisan el taller donde trabaja Bruno y, enfurecida, Viviana insulta a Gisela, diciéndola muerta de hambre y homofóbica, ya que la aconsejó que se tranquilizara y se fuera con su amigo Ricardo a hacerse la manicura. Mientras que, Cristóbal entra en el cuarto de Elisa para verla y él mismo se pregunta por qué al encontrarla le dijo que la perdonaran todos. Después, Dana le agradece a Cristóbal todo lo que ha hecho por ella y le dice que él fue su único apoyo, pero Dana no quiere darle la espalda a su familia en este momento, por eso, deciden distanciarse el uno del otro. Y Dana le confiesa que lo único que le mantuvo viva todo este tiempo fue el amor por sus hijas y por él. Pero, Mariano les interrumpe a Dana y Cristóbal, y en ese momento Dana tiene que irse con su esposo. Para tranquilizarle, Cecilia sigue dándole calmantes a su esposo, y Bruno se sorprende que ella no se tome nada para estar tranquila.

Cecilia vuelve a traicionar a Bruno con Nicolás
Viviana comienza a darse cuenta de que se respira tensión en el ambiente entre su esposo José Ángel y su hijo Santiago, que le dice a su padre que jamás será como él. Al día siguiente, Isabel va a buscar a su casa a Mariano para decirle que encontró una foto de Bruno con Vicent Fabulé, el dueño de las casas donde tuvieron secuestrada a Elisa. Y Mariano le pide a Isabel que aproveche que es la secretaria de Bruno para mantenerle vigilado. Como necesita volver a su vida y olvidarse de los problemas familiares; Cecilia decide regresar a trabajar a la empresa familiar, aunque Bruno no está de acuerdo en la decisión de su esposa porque cree que podría volver a enredarse con Nicolás. Y de una forma agresiva, Santiago entra al apartamento de Ricardo para reclamarle que traicione a su madre Viviana, acostándose con su padre José Ángel. Y Ricardo le promete a Santiago que se irá del lado de sus padres. Al enterarse de que la policía está investigando a Bruno sobre el secuestro de Elisa; Mariano visita a Bruno para decirle que le apoyará si la policía sigue molestándole, aunque Mariano sospecha que Bruno podría haber secuestrado y disparado a su hija Elisa. Y después, al igual que su hermana Cecilia; Mariano regresa a la empresa Altamira para agradecerles a José Ángel, Nicolás y Cecilia que estén haciendo un buen trabajo en su ausencia, ya que Mariano no quiere volver a trabajar hasta que Elisa se recupere. Enfurecida, Cecilia llega a la comisaría para reclamarle a Cristóbal Rivas que volviera a interrogar a su esposo Bruno y también a sus hijos Eduardo y Flor. Y Cecilia le advierte a Cristóbal que ella no es Dana y que no le abrirá las puertas de su casa, pero Cristóbal la evade y la interroga por su relación con Bruno, preguntándola si su marido está nervioso últimamente y si ha sido violento con ella, diciéndola que vio las marcas amoratas en su cuello, cuando intentaba esconderlas bajo un pañuelo, pero Cecilia niega que Bruno la maltrate. Por primera vez, Olga y Cristina visitan a su hermana Elisa, y se asustan al verla inconsciente y con heridas en la cara, pero Dana las tranquiliza diciéndolas que Elisa se está recuperando poco a poco. Hablando de los problemas que tienen; Mariano descubre muy nerviosos a Bruno y Cecilia, como si intentaran ocultar algo. Al llegar a su casa, para desestresarse, Cecilia intenta hacer el amor con Bruno, pero él la rechaza por sus problemas. Y como Bruno no quiso tener sexo; Cecilia llega al apartamento de Nicolás y se acuesta con él.

Cristóbal sigue tras la pista de Bruno
Sin importarla su marido Bruno; Cecilia se queda toda la noche haciendo el amor con Nicolás. Mientras que, Viviana le pregunta a Santiago que cuál es el verdadero motivo para su distanciamiento con su padre, que le dice a su madre que él es un mentiroso y, en ese momento, llega José Ángel y le da una bofetada por insultarle. En el hospital, el Doctor les informa a Dana y Mariano que Elisa tiene una gran hemorragia cerebral y que, por eso, tendrán que operarla cuanto antes. Mientras que, Cristóbal va a reclamarle a Bruno que le engañara al negarle que conocía a Vicent Fabulé, enseñándole la foto de la revista en la que sale con él. Pero, Bruno tiene el descaro de seguir negándolo, diciéndole que ellos estaban en un evento social y que ni siquiera se acordaba de él. Después, Bruno telefonea a Cecilia para decirla que Cristóbal descubrió que él descubrió que conocía a Vicent Fabulé. Y al llegar a su casa, Cecilia se opone a decirle a Bruno donde pasó la noche. Por su parte, José Ángel va a buscar a Ricardo para pedirle una explicación de su distanciamiento, y Ricardo le dice que le quiere pero que cree que él no le merece y que ya no aguanta sus inseguridades y que por eso tendrá que alejarse de su lado, aunque Ricardo se quiere alejar porque así se lo prometió a Santiago. En la comisaría, Adriana Castañeda y Cristóbal Rivas interrogan a Bruno, que ahora niega haber intentado tomar un vuelo a Grecia para huir de la policía; pero Cristóbal está casi seguro de que Bruno tuvo secuestrada a Elisa. Por su cuenta, Santiago y Eduardo van al hospital a ver a Elisa, pero Santiago se va antes de verla porque no quiere verla tan grave y herida.

Cecilia insiste en que Bruno siga ocultando que él secuestró a Elisa
Como Ricardo se opuso a ser el padrino del futuro hijo de Viviana y José Ángel, ésta decide que Santiago sea el padrino. Por la noche, Viviana sigue a José Ángel, sin que él se dé cuenta, y descubre que José Ángel fue hasta el apartamento de Ricardo, pero José Ángel le hace creer a Viviana que fue a reclamarle a Ricardo que se opusiera a ser el padrino de su futuro hijo, y la ilusa de Viviana le cree. Mientras que, Cristóbal llega muy agresivo a la oficina de Bruno y le lleva hasta la cabaña donde tenía secuestrada a Elisa, pero él niega ser su secuestrador, a pesar de que Cristóbal intenta sonsacárselo golpeándole. Y Cristóbal abandona a Bruno en la cabaña. Y Bruno llama a Cecilia para que le recoja y la dice que Cristóbal Rivas ya sabe todo, pero Cecilia le aconseja que siga ocultándolo. Como Mariano también sospecha de Bruno; él va a hablar con su hermana Cecilia, pidiéndola que le cuenta los problemas que tiene Bruno. Al día siguiente, Cristóbal y Gisela van a interrogar a Ricardo y consiguen sonsacarle que Bruno rompió su relación profesional con Mariano cuando Cecilia le descubrió a él acostándose con dos mujeres. Con motivo de la próxima operación quirúrgica que tendrá Elisa; Mariano invita a su familia a su casa y todos ellos oran para que salga bien la operación de Elisa. Allí, Bruno aprovecha para entrar en la habitación de Elisa y, de inmediato, Cecilia le encuentra y le pide que salga de ese cuarto, pero antes de eso Bruno la confiesa a Cecilia que Elisa le confesó allí que descubrió que su padre tenía una amante y que, después de consolarla, ella le besó en la boca por primera vez.

Elisa muere al ser operada
Elisa es operada de urgencia, pero ella no consigue superar la operación y muere en ese instante y, cuando los médicos se lo comunican a sus padres; Dana y Mariano lloran desconsoladamente. Y Bruno recuerda cuando se encontró con Elisa en la playa y le regaló el libro titulado ‘Trópico de cáncer’. Mientras que, la policía revisa la casa de Bruno y Cecilia, y Rivas descubre el destornillador que Elisa clavó en el brazo de Elisa. Cuando los policía se enteran, Cristóbal y Gisela también arrancan a llorar. Y de inmediato, Cristóbal va a consolar a Dana, que arranca a llorar diciendo: “me mataron a Elisa”.

Bruno es detenido por la muerte de Elisa
Cuando Dana y Mariano les cuentan a sus hijas Cristina y Olga que Elisa murió; ellas comienzan a llorar desconsoladamente; al igual que Flor, Santiago y Eduardo, que sufren mucho la pérdida de su prima. Y entre lloros, en el velatorio de Elisa; Dana le pide a Cristóbal que la jure que encuentre al desgraciado que secuestró y mató a su hija. Cuando estaban enterrando a Elisa en el cementerio, Cristóbal y varios oficiales les interrumpen y detienen a Bruno culpándole del secuestro y homicidio de Elisa.

Bruno admite ante Cristóbal que él tuvo a Elisa
Dana va hasta la casa de Cecilia preguntándola qué fue lo que Bruno hizo a su hija Elisa, pero Cecilia la hace creer que ella no sabe nada, recordándola que debe de ser otro invento de la policía, al igual que lo hicieron cuando inculparon y metieron a la cárcel a Mariano; pero Dana sigue desconfiando de Bruno, al igual que Mariano, que se opone a apoyar a su hermana Cecilia de defender ante la prensa a Bruno, el único sospechoso de haber matado a Elisa. Y Flor y Eduardo no pueden creerse que su padre Bruno haya hecho algo malo a Elisa. Como Ricardo le evita, José Ángel agarra la cara de Ricardo y le dice: “es qué no sabes que te amo” y, en ese momento, Isabel les interrumpe y se da cuenta de que ellos son amantes. Y Ricardo le explica a José Ángel que le está evitando porque su hijo Santiago así se lo pidió, sin saber que Santiago les está escuchando. Cuando está interrogando a Bruno; Cristóbal le dice que le detuvieron porque descubrió que guardaba el destornillador con sangre suya en su casa y, al analizarlo, descubren que también hay huellas de Elisa en ese destornillador. Pero, Bruno sigue negando que él tuviera a Elisa. Como sus otras dos hijas (Cristina y Olga) están preocupadas por si a ellas les pasa lo mismo que a su hermana Elisa; Dana y Mariano las advierten que jamás las pasará algo así porque siempre estarán a su lado para protegerlas, y Mariano planea un viaje familiar para dejar la tristeza que les dejó el fallecimiento de Elisa. Aunque no quería confesarlo, Bruno le dice a Rivas que Elisa se escapó de su casa para estar con él...

Todos descubren que Bruno fue el secuestrador de Elisa
Bruno comienza a contarle a Cristóbal Rivas que Elisa le quería y que se escapó de su casa para que estuvieran juntos y porque ella así lo quiso, contándole que todo empezó como un juego amoroso, que se les escapó de las manos y ya era demasiado tarde para contarlo todo. Pero, Bruno le asegura a Rivas que él jamás disparó a Elisa, aunque Cristóbal está convencido en que Bruno mató a Elisa y que él la engañó y abusó de ella, aprovechándose de que él tenía treinta años más que ella. Al enterarse de que su hijo Santiago sabe que él es gay y que está enredado con Ricardo; José Ángel intenta hablar con Santiago, pero él le dice que no quiere hablar nada con él porque le odia por su engaño. Al día siguiente, Cecilia realiza una rueda de prensa para desmentir que Bruno haya secuestrado y matado a su sobrina Elisa Altamira. Mientras que, Cristóbal visita a Dana y Mariano para avisarles que Elisa estuvo todo este momento con Bruno, quien era su amor prohibido y al que ocultó y, al principio, ellos no pueden creerlo, pero Cristóbal le asegura que eso es cierto. Y Dana comienza a lamentarse por cada vez que dejó sola a su hija Elisa, en compañía de su tío Bruno. Al enterarse de que ya contó todo a los policías; Cecilia le advierte a Bruno que no va a seguir ayudándole. Y al llegar a su casa, Cecilia les cuenta a sus hijos Flor y Eduardo que su padre Bruno confesó que él fue quién tenía a Elisa, por lo que ellos se quedan muy sorprendidos, sobre todo Flor, que no puede creer eso de su padre. Más tarde, Cristóbal y Gisela van a interrogar a Cecilia y sus hijos, quienes les dicen que Bruno se encontraba en su casa enfermo cuando dispararon a Elisa.

José Ángel le confiesa a su hijo Santiago que él es gay
Finalmente, José Ángel le confiesa a su hijo Santiago que él es homosexual, y Santiago se enfurece porque odia a todos los gays y se avergüenza de su padre, que le explica que estuvo reprimiendo sus verdaderos sentimientos durante años. Y después, Santiago le dice a su padre que no se atreva a hacer daño a su madre, insultándole diciéndole “enfermo”. En el juicio, Mariano y Dana encuentran a Bruno y, en ese momento, Mariano se abalanza sobre él para pegarle y le echan de allí. Y Cecilia intenta hacer recapacitar a su hermano Mariano, al que asegura de que Bruno no es un asesino, pero Mariano no la cree. Y el juez dictamina que Bruno quedará preso hasta el juicio oral. Cuando los policías se le llevan, Bruno le asegura a Dana que él no mató a Elisa, y Dana le pregunta enfurecida que cómo pudo hacerle eso a su niña. Al enterarse de que su padre estará preso; Flor culpa a su prima Elisa de todo lo que le ocurrió a su padre. Al llegar a la cárcel, Bruno es prevenido por uno de los policías, que le avisa que los presos le maltrataran cuando descubran que es un degenerado, por acostarse con su sobrina. Cuando llegan a su casa, Dana se culpa por no haber estado junto a su hija Elisa, dejándola caer en la trampa de Bruno. Y Viviana no comprende cómo pudo trabajar durante tantos años con Bruno y no darse cuenta ni ella ni Cecilia de la doble vida que él vivía, sin sospechar que su esposo José Ángel también vive una doble vida con su amante Ricardo. Mientras que, Cecilia ahoga sus penas en el alcohol y después Nicolás la consuela. Después de habérselo confesado a su hijo Santiago; José Ángel está decidido a contarle a su esposa Viviana que mantiene una relación con Ricardo. Por la noche, Santiago se reúne con varios amigos y golpean a cada pareja de homosexuales que ven por la calle.