Parte I

Elisa desaparece

La vida de la familia Altamira termina convirtiéndose en una pesadilla cuando la hija mayor de Mariano y Dana, desaparece sin dejar huellas de su paradero durante el día del cumpleaños de su padre. Elisa (de 17 años) es parte de una de las familias más adineradas de la ciudad y mientras se encuentra en una fiesta a la que ha ido con sus primos, ellos le pierden el rastro y aseguran no volverla a ver. Después de una cena familiar en honor a Mariano junto con familiares y amigos, el prestigioso abogado decide llevar a los jóvenes a la discoteca, el lugar en donde vio a su hija por última vez. Cuando Dana y Cecilia van a recoger a Elisa, Flor, Eduardo y Santiago, se encuentran con la sorpresa de que Elisa no está en ningún rincón y allí empieza el calvario de una pareja unida durante 17 años. Buscando a su hija Elisa; Dana y Mariano telefonean a todas sus amistades, que no saben nada de ella, además, sus sobrinos no saben nada de ella y niegan haber visto cómo desaparecía de la discoteca. Con la desaparición de Elisa, el dolor de una familia llena de incertidumbre y una búsqueda contra reloj para encontrarla, la familia Altamira une esfuerzos con la policía en cabeza del oficial Cristóbal; él se encargará de la investigación. En la playa, el comisario Cristóbal encontró el teléfono móvil de Elisa tirado entre la arena. Aunque no quiere decírselo al comisario; Eduardo recuerda que en la discoteca, antes de que Elisa desapareciera, vio como su primo Santiago se besaba apasionadamente con su prima Elisa. Y buscando alguna pista más, Dana (atormentada) decide ir hasta la playa donde Cristóbal encontró el teléfono de Elisa y, allí, Cristóbal consuela a Dana, a la que promete que encontrará a su hija; y Dana, llorando, grita el nombre de su hija. Al día siguiente, la policía encuentra el vestido rojo con el que Elisa iba esa noche y, al verlo, Dana comienza a llorar desesperadamente, creyendo que ha perdido para siempre a su hija. Por su parte, Eduardo enfrenta a su primo Santiago, al que culpa de haber dejado sola a Elisa después de que se besara con ella, mientras que a Santiago le parece muy raro que Eduardo tenga tantas fotos de Elisa. Poco después, Mariano recibe una llamada telefónica de un hombre con la voz distorsionada, que le avisa de que tiene secuestrada a Elisa.

Mariano recibe la llamada del secuestrador
Por miedo a que hagan algo malo a su hija Elisa; Mariano decide no contarle a nadie que le llamó el supuesto secuestrador de Elisa. Más tarde, el comisario Cristóbal les da una esperanza a Mariano y Dana, cuando les dice que por la mañana Elisa sacó dinero de un cajero. Al ver el video donde Elisa saca dinero de un cajero; Dana se desespera al ver que su hija está tan cambiada, ya que aparece en el video con el pelo corto y oscuro, cuando Elisa era rubia y con el cabello largo. Y por la noche, el secuestrador cita a Mariano en un descapado para que le entregue dos millones de dólares, a cambio de la libertad de Elisa y, aunque Mariano no quería contárselo a nadie; la policía intervino el teléfono de él y descubrieron el secuestro. Al entrar en una red de amistad de su hija Elisa; Dana se desespera al ver que alguien, que no se identifica, puso: “Elisa es una perra sucia y se va a morir” y, después de que el comisario Cristóbal investigara desde dónde se escribió ese mensaje; descubre que es la dirección de la casa de Cecilia Altamira, la hermana de Mariano y, por lo tanto, tía de Elisa. Pero, Bruno, Cecilia y sus hijos Eduardo y Flor niegan haber escrito alguno de ellos ese mensaje a Elisa. Mientras que, Santiago está atormentado por si le inculpan de la desaparición de su prima Elisa, a pesar de que le promete a su primo Eduardo que él no tiene nada que ver con eso.

Santiago confiesa que se acostaba con su prima Elisa
Cecilia y Bruno tienen una discusión porque se dan cuenta que se han dedicado más a sus trabajos laborales, que a sus hijos, de los que sospechan que podrían haber escrito el mensaje amenazador a Elisa. Poco después, Cecilia avisa a su cuñada Dana de que el mensaje amenazador de Elisa salió del ordenador de sus hijos, ya que así lo descubrieron los policías. Más tarde, para olvidarse de sus problemas; Cecilia se encuentra con su amante Nicolás, viviendo un momento apasionado en la ducha y después en la cama del apartamento de éste, que es el mejor amigo y compañero de trabajo de su hermano Mariano. Al llegar a su casa, Cecilia descubre que su hija Flor sigue enferma y que se hizo varios cortes en las pernas, ya que es una niña muy sensible y todo la afecta, además, Flor piensa que su prime Elisa está muerta. Y poco después, Cecilia y Bruno tienen otra discusión por no ocuparse el suficiente tiempo de sus hijos. Cuando Mariano llega al sitio donde se había citado con el secuestrador de su hija; él lo único que encuentra es a un maniquí y, aunque los policías revisaron el lugar, ellos no encontraron ninguna pista que les lleve al paradero de Elisa. Acto seguido, Mariano recibe otra llamada del secuestrador, que le exige el doble de antes, cuatro millones de dólares, por haber ido con los policías hasta el lugar donde se citaron. Al día siguiente, el comisario Cristóbal visita al joven Santiago, al que muestra un video que encontró en el ordenador de Eduardo y Flor, en el que Santiago se besaba apasionadamente con su prima Elisa, horas antes de que ésta desapareciera. Y Santiago le confiesa a Cristóbal que desde el verano pasado se acostaba con su prima Elisa. Además, en la discoteca, Santiago le dice que vio desaparecer a Elisa después de que ella le dijera que a ella le gustaba otro. Debido a las pistas que tienen; Cristóbal está convencido que el secuestrador de Elisa es alguien muy allegado a la familia Altamira, por la forma tan familiar que tiene a la hora de hablar por teléfono con Mariano. Poco después, Flor le confiesa a su madre Cecilia que ella fue quien escribió ese mensaje en el ordenador porque Elisa la trataba mal y se burlaba de ella. Y Cecilia le pide a su hija Flor que se olvide de eso y que no se lo cuente a nadie.

Un enemigo de Mariano se hace pasar por el secuestrador de Elisa
Al escuchar nuevamente la voz del secuestrador, Mariano reconoce ante la policía que el secuestrador es Alberto Ventura, que trabajó en su empresa como contador y que fue despedido en el 98 por estafar a la compañía y estuvo encarcelado durante cinco años por este asunto, tiempo que duró el juicio, ya que después fue puesto en libertad porque fue injustamente inculpado de un crimen que nunca cometió. Tras una cita que Viviana (la hermana de Mariano) le prepara una cita a su gran amigo Ricardo de la Fuente, con Isabel Ríos (la secretaria y asistente personal de Mariano). Por otra parte, Eduardo (el hijo de Cecilia) decide contarles a sus tíos, Mariano y Dana, que Elisa y Santiago se estaban acostando, pero Mariano y Dana son incapaces de creer que su hija Elisa hiciera eso, aunque Eduardo les dice que tiene pruebas de ello, ya que grabó a Santiago besándose con Elisa en la discoteca. Y Mariano va hasta la casa de su hermana Viviana y, furioso, enfrenta a su sobrino Santiago, preguntándole que desde cuándo se está acostando con Elisa y, en ese momento, los padres de Santiago (Viviana y José Ángel) descubren que su hijo mantenía una relación amorosa con su prima Elisa. Mientras tanto, el comisario Cristóbal Rivas con su compañera Gisela Cruz encuentran el escondrijo de Alberto Ventura, que aparece con una mujer con el rostro tapado, escapando en su coche y consigue huir con ella, ya que amenaza con matarla, si la policía intenta detenerle. Aunque, Rivas consigue atrapar a la mujer secuestrada por Ventura; él se da cuenta de que esa mujer no es Elisa. Cuando Rivas estaba a punto de atrapar a Alberto Ventura; éste le dice al comisario que jamás descubrirá dónde está Elisa, suicidándose en ese instante, tirándose un tiro y arrojándose por un precipicio. Y la mujer de Alberto Ventura, a la que hizo pasar por Elisa, como si estuviera secuestrada; le confiesa a Cristóbal Rivas que Ventura estaba desquiciado desde que le inculparon injustamente de un crimen y que jamás tuvo en su poder a Elisa, pero hizo eso para vengarse de Mariano. Al día siguiente, Mariano se enfrenta a Cristóbal Rivas porque él le ocultó que sabía que Elisa estaba enredada con su primo Santiago. Al día siguiente, Viviana va hasta el apartamento de su amigo Ricardo para contarle sus penas, pero éste la pide que se vaya de su casa porque está con alguien, aunque él dice que no es Isabel. Por esto, Viviana se enfada con Ricardo porque no quiere contarle con quién pasó la noche. Por haberle contado a sus tíos que él se acostaba con Elisa; Santiago se pelea con su primo Eduardo, una vez más. Por su parte, Dana se cita en un restaurante con el comisario Cristóbal, al que dice que a ella le aterra el odio que desprende Mariano a su alrededor y, además, Danna le dice que ella sospecha que Mariano la oculta algo más. Y Dana le pide a Rivas que la deje ayudarle para encontrar a Elisa porque él es en la única persona que confía, a pesar de llevar pocos días conociéndose.

La psicóloga de Cristóbal le aconseja que abandone el caso de Elisa
Santiago recuerda con nostalgia la carta que le escribió su prima Elisa, en la que le decía que jamás pensó que se iba a enamorar de su él, que es su primo y su mejor amigo. Mientras estaban rezando por Elisa en la iglesia, fotógrafos y reporteros de la prensa entran en la iglesia para hacerles fotos, y Mariano (furioso) les echa de allí. Aunque poco después, Mariano y Dana hacen un llamamiento a través de la televisión para encontrar a su hija. Durmiendo, el Detective Rivas tiene un mal sueño, en el que recuerda cómo encontró a su esposa y a su hija, cuando las mataron. Por eso, al día siguiente, Rivas regresa a una terapia con una psicóloga, para poder olvidar las pesadillas, que empezó a recordar a su hija por el caso de Elisa. Y la psicóloga le aconseja a Rivas que abandone el caso de Elisa para que no siga recordando a su mujer y a su hija, pero él se opone a dejarlo. Disculpándose por haberla echado de su casa; Ricardo intenta contarle a su amiga Viviana un secreto que esconde, pero el marido de ésta (José Ángel) les interrumpe la conversación y no le deja que sigan hablando. Y José Ángel, después, le recrimina a Ricardo que haya intentado hablar con Viviana, pidiéndole que sea discreto y que no le cuente el secreto que ellos esconden. Al ver tantos videos que Eduardo tiene en su poder sobre su prima Elisa; su padre Bruno le pide los videos y le pregunta si está enamorado de su prima, pero él no le responde. Por otra parte, Cristóbal Rivas le pide ayuda a Dana para encontrar las llaves de la taquilla de Elisa. Y después, Dana se va en moto con el Comisario hasta el colegio de Elisa para abrir su taquilla. Hablando con la profesora, ésta y Dana coinciden en que Elisa, a pesar de ser una joven muy despierta, estaba últimamente muy distraída. Además, Dana y Cristóbal encuentran en el casillero de Elisa un libro erótico de adultos: “Trópico de cáncer” de Henry Miller. Y Dana le dice a Rivas que ella sospecha que Santiago tiene algo que ver con la desaparición de Elisa, quien siempre fue una pésima influencia para ella. Más tarde, Dana sigue desconfiando de su marido Mariano, que le pregunta que por qué hace llamadas telefónicas a escondidas suyas.

Santiago es sospechoso de la desaparición de Elisa
Después de descubrir a Santiago fumando marihuana, Cristóbal y sus padres (Viviana y José Ángel) descubren que, además de consumir esa droga, él cultivaba plantas de marihuana, por eso, el Comisario Cristóbal arresta a Santiago. Y Cristóbal sospecha que algún familiar de Elisa es el culpable de su desaparición, y Santiago es el primer sospechoso. Después de los interrogatorios de su esposa Dana; Mariano va a verse con su amante de hace dos años, Isabel (su secretaria y asistente de la empresa), a la que pide que no deben de verse por un tiempo, debido a la desconfianza de su esposa. Debido a las discusiones que tienen y que apenas hacen el amor, Bruno le dice a su esposa Cecilia que a veces piensa que ella ya no le quiere, por eso, Cecilia decide hacer el amor con él. Tras un interrogatorio; Cristóbal sonsaca a Santiago que se citó con Elisa en la playa, antes de su desaparición; pero Santiago le dice que cuando él fue a la playa, no encontró a Elisa y que, después, él regresó a la discoteca. Además del sufrimiento que están sufriendo; Dana y Mariano reciben llamadas de desconocidos, burlándose de ellos, que les dicen riéndose: “soy Elisa”. Para enderezar a su hijo, osé Ángel está decidido a llevar a su hijo Santiago a una escuela militar, a pesar de que su esposa Viviana y su amigo Ricardo están en desacuerdo con José Ángel. Más tarde, la Subcomisaria Gisela Cruz va a la casa de las hermanas de Mariano (Viviana y Cecilia) para recoger la ropa que llevaban sus hijos (Santiago, Eduardo y Flor) el día en el que desapareció Elisa, ya que estos tres primos fueron a la discoteca junto a Elisa.

Eduardo confiesa que se vio con Elisa antes de su desaparición
El Comisario Rivas se preocupa de Dana, a la que pide que intente estar bien para que puedan encontrar a su hija Elisa, algo que Dana agradece porque es la primera persona que se preocupa por ella después de la desaparición de Elisa. Debido a las continuas discusiones con su marido Bruno; Cecilia está arrepentida y le pide a Nicolás que dejen de verse, pero él se opone y acaba besándola, y Cecilia y Nicolás estuvieron a punto de hacer el amor, pero Mariano llega al apartamento para interrumpirles, y Cecilia se esconde para que su hermano no la descubra y, escondida, Cecilia escucha como Mariano habla de que tiene una amante, que es Isabel, su secretaria. Después de que Mariano se fuera; Cecilia le reprocha a Nicolás que le haya ocultado que Mariano tenía una amante. Por su parte, Cecilia quiere hacer todo lo posible por alejar a Isabel de Mariano y consigue sacarla de quicio para que la falte el respeto y después despedirla, pero Mariano se opone. Y por esto, Mariano sospecha que su hermana Cecilia sabe que él es amante de Isabel. Al amanecer, Mariano intenta hacer el amor con su esposa Dana, pero él es incapaz de corresponderla sexualmente, a la que promete que muy pronto volverá a ser como antes. Y Dana entiende que no tenga animo su esposo por la desaparición de su hija, pero ella también se da cuenta de que su relación Mariano se ha enfriado bastante, además, Dana sospecha que Mariano tiene una amante. Revisando las cosas de su hijo Santiago; Viviana descubre una carta de Elisa, en la que confiesa a Santiago que está enamorada de él y, acto seguido, Viviana quema la carta para no perjudicar a su hijo. Después de revisar la ropa de los primos de Elisa, de la noche en las que éstos salieron y Elisa desapareció; Cristóbal y Gisela descubren que Eduardo (el hijo de Cecilia) estuvo en la playa con su prima Elisa. Poco después, Cristóbal se lleva a Eduardo Cáceres a la comisaría para interrogarle, que le acaba confesando que él sin querer empujó a Elisa y ésta se hizo una herida en la mano, después de que la confesara que él también la amaba, y Elisa le dio una bofetada a Eduardo por intentar separarla de Santiago. Y Gisela sospecha que los primos Eduardo y Santiago mataron a Elisa, y ambos están tratando de ocultarla. Por otra parte, Lupita (la empleada) le cuenta a su patrona, Dana, que una noche encontró llorando a Elisa en el jardín de la casa y que la dijo que era por su madre (Dana).

Cecilia le dice a Mariano que sabe que él tiene una amante
La prensa pública que Eduardo y Santiago son los sospechosos de la desaparición de Elisa y, por esto, sus madres Cecilia y Viviana están muy preocupadas y le piden ayuda a Mariano, quien está furioso porque sus sobrinos son unos mentirosos. Además, la policía encuentra un mechón de pelo de Elisa que Eduardo guardaba, y éste dice que lo guardó porque amaba a Elisa y que ésta se lo regaló. Como la prensa se hizo eco de las últimas investigaciones de la policía, Cristóbal Rivas se pone furioso con su equipo, a los que amenaza con suspender si descubre que ellos mandaron esa información a la prensa. Y Dana le exige al comisario Rivas que la mantenga al tanto de la investigación de la desaparición de Elisa porque no quiere enterarse a través de la prensa. Y después, Dana le dice a Cristóbal que descubrió que hace un mes su hija Elisa faltó durante una semana al colegio, justificando que estaba mala, a pesar de que ella no estaba enferma. Y más tarde, Cristóbal le cuenta a Dana que hace cinco años murieron su esposa y su hija Sofía, aunque él se emociona y es incapaz de seguirle contando la historia a Dana. Tras recriminarle que su hijo Eduardo mintiera a la policía; Cecilia le reprocha a su hermano Mariano que él también mienta a su esposa Dana, diciéndole que sabe que él es amante de su secretaria Isabel. Y Cecilia amenaza a su hermano con contarle a Dana que él tiene una amante, si no hace nada para detener la investigación de su hijo Eduardo, ya que ella está convencida de que Eduardo no tiene nada que ver con la desaparición de Elisa. Instantes más tarde, Nicolás le aconseja a Cecilia que no le reproche nada a Mariano, porque ella está haciendo exactamente lo mismo con su esposo Bruno, ya que Nicolás es el amante de Cecilia. Después de que mantuviera una conversación con Ricardo; José Ángel llega muy cariñoso a su casa y la regala un ramo de flores a su esposa Viviana, y ambos acaban haciendo el amor. Por otra parte, Gisela le cuenta a su compañero Cristóbal que estaba comentando en un restaurante con alguien allegado a ella lo sucedido en el caso de Elisa y, después, ella descubrió que unos periodistas estaban en la mesa de al lado escuchando la conversación que después publicaron en un periódico. Y aunque se pone furioso, Cristóbal convence a su superior para que no suspenda a Gisela porque se da cuenta de que ella es una gran oficial y que eso fue algo que hizo sin darse cuenta. En un descuido, Cecilia se deja su teléfono en su casa, y su esposo Bruno descubre que Nicolás la dejó un mensaje en el que ponía: “Apúrate guapa, te estoy esperando”, por lo que Bruno comienza a sospechar que ellos son amantes. Y sin saber que su marido sospecha de su relación amorosa; Cecilia hace el amor con Nicolás en el ascensor. Hablando con sus otras hijas (Cristina y Olga), quienes son menores que Elisa; Dana descubre que Elisa contó a sus hermanas que iba a faltar al colegio durante una semana, pidiéndolas que la guardasen el secreto frente a sus padres. Después de que Cecilia descubriera que él es amante de Isabel; Mariano enfrenta a Isabel que, aunque niega haberla contado algo a Cecilia; Mariano decide terminar su relación con Isabel, quien comienza a llorar desconsoladamente porque no quiere dejarle y, después, llega Dana, que descubre a Isabel llorando frente a Mariano.

Mariano descubre que Elisa conocía que él tenía una amante
Mariano le hace creer a Dana que Isabel estaba llorando porque Cecilia quiere echarla de la empresa. Más tarde, el comisario descubre que la secretaria de Mariano (Isabel) fue quien le consiguió el justificante falso a Elisa para que pudiera faltar durante una semana al colegio. Y poco después, Isabel le cuenta a Mariano que Elisa descubrió hace un mes que ellos eran amantes y, para que les guardara el respeto, Isabel le consiguió el justificante falso y, al enterarse de todo esto, Mariano decide terminar definitivamente la relación que mantiene con Isabel. Por esto, Mariano comienza a sospechar que su hija Elisa se desilusionó de él y que por eso ella decidió desaparecer de sus vidas. Por otra parte, Cristóbal interroga a Bruno por la desaparición de su sobrina Elisa, ya que sospecha de él porque es el padre de Eduardo, uno de los sospechosos. Mientras que, Cecilia se está acostando con Nicolás. Y Cecilia le dice a Nicolás por primera vez que le quiere, pero después ella le dice que a veces se dicen cosas que no son totalmente ciertas. Por la noche, Ricardo se da cuenta de que José Ángel le estaba vigilando, ya que le descubre en un coche siguiéndole. Al día siguiente, Cristóbal interroga a José Ángel y, después de esto, José Ángel le exige al comisario que deje en paz a su familia porque su hijo Santiago no tiene nada que ver en la desaparición de Elisa. Por su parte, Dana enfrenta a Isabel por haber proporcionado un justificante médico falso a Elisa para faltar al colegio, e Isabel la hace creer que se lo consiguió porque vio muy angustiada a Elisa y la quería ayudar. Pero, Dana se da cuenta de que Isabel la está escondiendo algo.

Dana busca a su hija desesperadamente
Nicolás le cuenta a Cecilia que él recibió por la noche una llamada telefónica desde su teléfono y, por esto, Cecilia comienza a sospechar que Bruno podría sospechar que ella es amante de Nicolás, aunque Bruno niega haber llamada desde su teléfono de Cecilia a Nicolás. Tras una investigación, el comisario Rivas descubre que Mariano es amante de su secretaria Isabel, por lo que va a preguntarle. Y Mariano es incapaz de negarle a Cristóbal Rivas que Isabel sea su amante, ya que tienen unas fotos en las que se demuestra su relación amorosa. Mientras tanto, Dana se encuentra con una mujer que va hasta la comisaría, que jura haber visto a Elisa paseando y acompañada por otra persona. Y como no confía en los detectives; Dana convence a su marido Mariano para que la acompañe a buscar a su hija y, por donde les dijo la señora que vio a Elisa; Dana encuentra a un hombre vendiendo en la calle una medalla de Elisa, pero Cristóbal no está seguro de que esa medalla sea de Elisa, ya que no tiene grabado ningún nombre y podría ser de cualquier otra persona. Entrando por sorpresa a la casa de su amigo Ricardo; Viviana descubre semidesnudo a su amigo Ricardo con otro hombre, dándose cuenta en ese momento que Ricardo es homosexual.

Cristóbal se está enamorando de Dana
Después de tener una crisis nerviosa por la desaparición de su hija Elisa; Dana tiene un sueño en el que encuentra a Elisa, por lo que se despierta muy agitada. Después de hacer todas las investigaciones previas sobre la medalla que encontró Dana; Cristóbal le dice a Dana que desgraciadamente siguen sin tener una pista del paradero de Elisa. En una cena familiar, Mariano enfrenta a sus hermanas Cecilia y Viviana para decirlas que malcriaron a sus hijos Eduardo y Santiago, respectivamente, a los que no va a perdonar que ocultaran datos a la policía sobre la desaparición de Elisa. Aunque, favorablemente, sus padres consiguen mediar entre los primos para que Eduardo y Santiago se perdonen. Finalmente, Ricardo le confiesa a su amiga Viviana que él es gay, aunque Viviana se siente engañada por su amigo, ya que le ocultó durante todos estos años su orientación sexual. Por su parte, Cristóbal entra en una casa donde descubre que allí estuvo Elisa porque encuentra pertenencias suyas, además, los policías creen que Elisa estuvo acompañada por un hombre en esa cabaña del pueblo de Sierra Nevada. Y aunque no la encontraron, Mariano y Dana se alegran porque aún tienen la esperanza de que su hija mayor siga viva. A pesar de que su marido Mariano no la deja ir; Dana le pide a Cristóbal que la lleve a esa cabaña y, allí, Dana comienza a llorar pensando por los malos momentos que podría estar pasando su hija Elisa. Cuando va a visitar a su psicóloga, Cristóbal le confiesa que cree que está empezando a enamorarse de Dana, debido al acercamiento que tiene con ella por el caso de Elisa.

Bruno descubre que Cecilia le es infiel con Nicolás
A pesar de que Dana le dice que ella se lo pidió al comisario; Mariano se pone furioso con Cristóbal diciéndole que es un incompetente por llevar a Dana hasta la casa donde Elisa probablemente estuvo secuestrada. Después de descubrirla a punto de entrar en el apartamento de Nicolás; Bruno se enfrenta a Cecilia preguntándola que por qué le gusta hacer el amor con Nicolás, y no con él. Pero, Cecilia e incluso Nicolás que sean amantes, pero Bruno no les cree. Pero, Bruno no le cuenta a nadie lo sucedido porque no quiere que sus hijos Eduardo y Flor descubran lo que le hizo su madre. Aunque, Bruno decide abandonar su casa, después de enterarse de la infidelidad de su esposa Cecilia. Finalmente, Viviana se reconcilia con su amigo Ricardo, ya que a ella no la importa que él sea gay, lo que realmente la molesta es que no la haya contado hasta ahora su condición sexual. Después de haberle dicho que es un incompetente; Cristóbal enfrenta a Mariano diciéndole que él lo único que hace es mantener al tanto de todo sobre el caso de Elisa, pero Mariano le exige al comisario que a partir de ahora le informen a él sobre la investigación, y no a Dana. Al darse cuenta de la crisis matrimonial de sus padres; Flor estuvo a punto de suicidarse cortándose las venas, pero sus padres la encuentran y la detienen a tiempo.

Mariano se opone a que Cristóbal siga en el caso de Elisa
Dana discute con su marido Mariano por hacer unas declaraciones ante la prensa en contra de la policía, diciendo que no cree que ellos sean capaces de encontrar a su hija Elisa, ya que no están en condiciones. Y Mariano le dice a Dana que no cree que Cristóbal puede encontrar a Elisa, ya que él padeció por algo parecido, cuando unos narcotraficantes por venganza mataron a su esposa Gloria y a su hija Sofía. Y Dana se toma la molestia de investigar y descubre que la esposa de Cristóbal fue violada y asesinada a cuchillazos por unos hombres que se querían vengar del comisario por haberles apresado, mientras su hija fue matada de un disparo. Después de descubrir que su amigo Ricardo era gay; Viviana no se puede creer que Ricardo llevara a su marido José Ángel a un bar de mujeres que hacían streapteases. Finalmente, Cecilia le admite a Bruno que le engañó con Nicolás del Valle, pidiéndole a Bruno que la perdone por el error que cometió acostándose con Nicolás, negando que ame a su amante. Pero, Bruno no la perdona y decide irse de su casa. Aunque Mariano insiste en que le asignen a otro detective porque cree que Cristóbal está traumatizado desde que perdió a su familia y no podrá ayudarles a encontrar a Elisa; Dana no está de acuerdo con su esposo y quiere que Cristóbal siga ayudándoles. Al día siguiente, Dana decide ir al cementerio para llevar flores a la tumba de Gloria Salazar y Sofía, donde Cristóbal se sorprende al ver que Dana llevó flores a la tumba de su esposa e hija. Por otra parte, la policía encuentra a un testigo que consigue hacer un retrato sobre el hombre que vio junto a Elisa, pero Dana y Mariano no le reconocen.

Dana apoya a Cristóbal al descubrir que él perdió a su familia
Dana le explica a Cristóbal que fue hasta la tumba de su familia para conocerle un poco más, además, le dice que ella no piensa como su esposo y quiere que él siga ayudándoles a encontrar a Elisa. Y Cristóbal le habla sobre su hija Sofía, quien tendría en este momento la edad de Elisa. Y Dana se da cuenta de que Cristóbal es el detective perfecto para ayudarla a encontrar a Elisa, después de lo que él vivió. Por primera vez, Cristóbal es capaz de hablar de la pérdida de su familia con alguien que no fuera su terapeuta. Y Cristóbal le dice a Dana que se atrevió a hablarlo con ella porque es una mujer muy especial y la pregunta si Mariano tiene alguna razón para que tenga celos de Cristóbal, pero Dana es incapaz de contestarle. Por otra parte, Cecilia se enfada con su hermana Viviana por estar molestando a su hermano Mariano contándole por la crisis matrimonial que atraviesan Bruno y ella (Cecilia). Y Nicolás cree que es una gran oportunidad para que Cecilia rehaga su vida junto a él, pero ella le deja muy claro que ella no se va a separar de su marido por él, pidiéndole que no regrese a su lado. Influenciado por su esposa Viviana; José Ángel accede a ir a jugar al tenis con Ricardo y, en la ducha, ambos se cruzan miradas. Más tarde, Viviana le pide a su esposo José Ángel que vuelvan a ser padres, ya que ella desea estar nuevamente embarazada. Tras las declaraciones de Mariano; los oficiales que están involucrados en el caso de Elisa deciden invitar a Cristóbal a una cena, mostrándole su apoyo y diciendo que ellos se irán del caso, si prescinden de Cristóbal. Pidiéndole una nueva oportunidad, Bruno accede a volver a la casa con su esposa Cecilia e hijos, pero él la deja muy claro que las cosas no serán como antes entre ellos. Al llegar a la discoteca donde desapareció Elisa; Dana se pone furiosa porque ve una foto de Elisa donde la llevan velas y flores, dejándoles muy claro que no vuelvan a hacer eso porque es para los muertos, y Dana piensa que su hija sigue viva.

Elisa podría estar en una organización de tráfico de menores
Al descubrir la relación amorosa que mantiene con su esposa Cecilia; Bruno interroga a Nicolás, quien le hace creer (al igual que Cecilia) que fue una relación muy corta, pero Bruno no les cree y amenaza a Nicolás si vuelve a acostarse con Cecilia. Cuando una periodista la pregunta si cree que su hija Elisa podría ser prostituida a la fuerza, raptándola a otro país; Dana comienza a temer que a su hija Elisa la tenga secuestrada una organización de tráfico de menores. Para ahogar sus penas, Nicolás se va a un night club para emborracharse y acostarse con unas prostitutas. Mientras tanto, Bruno se emborracha con sus amigos y compañeros de trabajo Ricardo y Viviana. Y en el apartamento de Ricardo; Viviana se queda muy sorprendida al ver unas fotos en las que aparece Ricardo muy acaramelado con su esposo José Ángel. Y para prevenirle, Ricardo telefonea a José Ángel para advertirle que Viviana encontró las fotos que se hicieron juntos paseando por Barcelona. Al día siguiente, Viviana le pregunta a José Ángel que por qué le ocultó tantas cosas de su viaje con Ricardo en Barcelona, pero José Ángel intenta no darle importancia al asunto. Ocultándoselo a su esposo Mariano; Dana se encuentra con el Comisario Rivas en un restaurante, donde le pide a Dana que se mantenga al margen de la investigación de Elisa, para que eso no la perjudique, pero Dana no le hace caso y le deja muy claro que ella hará lo que quiera porque su hija la importa. Cuando se encuentran en la oficina, Cecilia y Nicolás no pueden evitar su atracción y, por eso, ellos se besan apasionadamente, y Mariano les descubre.

Cristóbal besa a Dana
Mariano se pone furioso al descubrir que su hermana Cecilia es amante de su amigo Nicolás. Y poco después, Nicolás le confiesa a su amigo Mariano que él está enamorado de Cecilia, sin importarle que ella esté casada con Bruno, pero Mariano le exige a Nicolás que se aparte de Cecilia. Y atando cabos, Mariano se da cuenta de que Cecilia escuchó una conversación de él y Nicolás y, por eso, descubrió que su secretaria Isabel era su amante. Y Cecilia le dice a su hermano Mariano que no intente juzgarla por haber tenido un amante a espaldas de su matrimonio, ya que él hizo lo mismo con Dana, ya que la engañó con Isabel. Pero, Mariano le aconseja a Cecilia que intente reconciliarse de Bruno, alejándose de Nicolás. Más tarde, Cecilia discute con su esposo Bruno por salir de fiesta cuando él quiere y sin ella y, acto seguido, Cecilia le pide el divorcio y amenaza con sacarle de un gran proyecto que tienen en complicidad de construir dos torres y, a cambio, Bruno humilla a Cecilia diciéndola que jamás podrá superar a su hermano Mariano como empresario. En la comisaría, Gisela le dice a Cristóbal que la molesta que haga tanto caso de Dana, ya que Gisela considera una estupidez que Elisa esté secuestrada por una red de tráfico de menores. Por su parte, Santiago es expulsado del colegio cuando pega a un joven por ser gay y, al enterarse de esto, Viviana le reprime que sea homófogo por rechazar a un muchacho por ser homosexual. Y poco después, Viviana le cuenta a su hijo Santiago que Ricardo es gay, aconsejándole que debe de respetar a Ricardo, al igual que a los demás gays. Y por la noche, después de rechazar a su esposa Viviana oponiéndose a hacer el amor; José Ángel va a ver a su hijo Santiago como duerme y después llora desconsoladamente. Y por el rechazo de su esposo José Ángel; Viviana cree que él ya no la quiere porque no quiere tener otro hijo con ella. Después de decirle lo mucho que le extraña; Mariano se besa de nuevo con Isabel, su secretaria. Viéndola tan destrozada, Cristóbal besa a Dana, después de decirla que después de esto se puede volver a vivir.

Cecilia tiene un accidente automovilístico
A pesar de que Dana le corresponde al beso que le da Cristóbal; ella inmediatamente se va de la comisaría para evitarle. Y más tarde, Dana se pone muy cariñosa con su esposo Mariano porque no quiere que su matrimonio se rompa en este momento tan difícil, sin imaginarse que él la engaña desde hace mucho tiempo con su secretaria Isabel. Por su parte, José Ángel se lamenta ante Ricardo, diciéndole que tiene que posponer su felicidad para no hacer daño a su familia (su esposa Viviana y su hijo Santiago). Reprimiéndola que su hijo Eduardo haya descubierto que ellos están distanciados porque Cecilia tiene un amante; Bruno vuelve a tener otra fuerte discusión con su esposa Cecilia, que además presencia su hijo Eduardo. Para ahogar las penas, Bruno invita a cenar por la noche a sus amigos Ricardo, Viviana y José Ángel y, finalmente, ellos acaban en un bar gay que les lleva Ricardo y, allí, José Ángel se siente muy incómodo. Mientras tanto, la policía encuentra a Nicolás en un bar de streaptease donde había jovencitas menor de edad prostituyéndose, por eso, la policía le tiene como sospechoso de la desaparición de Elisa, por si secuestró a Elisa para prostituirla. Y Nicolás les explica a Mariano y a Cecilia que él estuvo en ese bar para olvidarla a ella (Cecilia), advirtiéndoles que jamás se ha acostado con una menor de edad. Al día siguiente, Bruno y Cecilia les prometen a sus hijos Eduardo y Flor que ellos ya no van a tener más discusiones y que no se van a separar. Pero, ellos vuelven a discutir, mientras Cecilia estaba conduciendo y ella tiene un accidente, chocándose con un árbol después de que un ciclista se le atravesara en el camino. Para evitar que su matrimonio se destruya, Dana invita a su esposo Mariano a almorzar juntos y, al verles besándose, Cristóbal siente muchos celos.

Nicolás es ahora otro sospechoso de la desaparición de Elisa
Tras un interrogatorio de Cristóbal; Nicolás niega tener algo que ver con la desaparición de Elisa. Después del accidente, Cecilia se despierta muy aturdida en el hospital, donde Bruno la pide disculpas por haber vuelto a discutir. En una cena familiar, Viviana invita a su amigo Ricardo a cenar y, allí, Santiago no deja de molestarle haciéndole preguntas sobre su homosexualidad, por lo que José Ángel y Viviana regañan a su hijo por su indiscreción, pero Santiago sigue viendo muy raro que Ricardo fuese novio en la adolescencia de su madre Viviana. Para evitar que se convierta en alguien intolerante; José Ángel le explica a su hijo Santiago que la vida de los gays debe de ser muy difícil debido a los prejuicios y miedo por hablar abiertamente de su condición sexual. Por la noche, Nicolás es el único que se queda en el hospital cuidando de Cecilia, pero ella le echa de allí porque quiere evitarle, a pesar de que él la repita una y otra vez que la ama. Cuando el comisario le pregunta a Nicolás que hizo la noche que desapareció Elisa (el 8 de marzo); Nicolás le cuenta a Cristóbal que se acostó con Rosaura e, investigándola, Cristóbal y Gisela descubren que la joven tiene 18 años de edad, algo que Nicolás desconocía, pero Rosaura niega conocerle, así que Cristóbal y Gisela siguen investigándoles para averiguar quién de los dos está mintiendo. Cuando va a recoger a su esposa Cecilia al hospital, a la que dieron el alta con un collarín debido al accidente; Cecilia y Bruno tienen otra discusión porque ella se molesta con él por haber llegado tarde a recogerla, mientras que éste no soporta que Nicolás la visitara por la noche en la clínica. Para evitarle, Dana le dice por teléfono a Cristóbal que no puede volver a verle porque necesita estar con su familia, pidiéndole que a partir de ahora se comunique con Mariano para comunicarle cualquier cosa sobre la desaparición de Elisa. Más tarde, Dana y Mariano celebran en su casa la fiesta de su hija Cristina, quien cumple 14 años y, allí, Dana descubre registrando las cosas de Elisa en su habitación a los primos de ésta (Santiago, Eduardo y Flor), contándola a su tía Dana que buscaban unos poemas que últimamente estaba muy paranoica escribiendo Elisa. En la comisaría, Cristóbal recibe una foto de la morgue, en el que se muestra a una muchacha desfigurada que podría ser Elisa.

Dana recibe una llamada telefónica de su hija Elisa
Mariano y Dana van hasta la morgue para identificar el cuerpo de la joven que podría ser Elisa, pero al ir a reconocer el cadáver, ellos se dan cuenta de que favorablemente esa no es su hija. Dejándole un mensaje en su teléfono; Cecilia le pide a Nicolás que no vuelva a buscarle si de verdad la quiere porque no quiere romper su matrimonio con Bruno, que después de tantas discusiones el matrimonio se deteriora cada día más. Aunque José Ángel no quiere tener otro hijo; Viviana está deseando de quedarse embarazada y va hasta el ginecólogo para saber si ella está en perfectas condiciones para quedar en estado. Para olvidar sus penas y buscando tranquilidad en su vida, Mariano va hasta la casa de su secretaria Isabel, donde él vuelve a besarla. Por su parte, Dana le entrega a la oficial Gisela el poema que encontró de su hija, del que sospechan que Elisa estaba enamorada de alguien a la que pedía ayuda. Por otra parte, Mariano y Bruno celebran un negocio, en el que unieron sus dos empresas para construir dos grandes torres. Por la noche, Dana recibe una llamada telefónica de Elisa, a la que dice: “sí mamá soy yo, y estoy bien”.

Cecilia descubre a Bruno siéndole infiel con dos prostitutas
Después de cocinarle en su casa, Gisela le aconseja a su compañero Cristóbal que se olvide de Dana porque necesita a alguien como él y, acto seguido, ella le besa apasionadamente, y ambos estuvieron a punto de hacer el amor, hasta que les interrumpe una llamada telefónica de Mariano, avisándoles de que Dana recibió una llamada a su teléfono de su hija Elisa. Y como la policía tiene intervenidos los teléfonos; Cristóbal, Mariano y Dana vuelven a escuchar esa llamada, dándose cuenta de que esa voz es de Elisa. Además, la policía consigue averiguar que la llamada se hizo desde una cabina de teléfono de la calle. Y Dana se siente feliz porque sabe que su hija Elisa sigue viva, aunque no sepa dónde está. Convencida por su hermana Viviana; Cecilia va hasta la oficina de su esposo Bruno con intenciones de reconciliarse, pero (para su sorpresa) Cecilia encuentra a Bruno borracho y a punto de hacer el amor con dos prostitutas. Y furiosa, Cecilia destruye la maqueta de las dos torres que Bruno tiene en proyecto construir, además de abofetearle, por lo que él también se pone furioso y discuten nuevamente, además, estuvieron a punto de golpearse el uno al otro, pero favorablemente Viviana llegó en ese momento para impedirlo. Después, Cecilia le confiesa a su hermana Viviana que ella fue la primer en dañar su matrimonio con Bruno, ya que ella le fue infiel antes que él.

Mariano saca de un negocio a Bruno
Al ver a su madre Cecilia llorando y después de que su primo Santiago le contara que se enteró de que Cecilia encontró a Bruno acostándose con un par de prostitutas; Eduardo enfrenta a su padre Bruno, diciéndole que le parece muy mal que humille a su madre de esa forma. En la fiesta para presentar el proyecto de las dos torres; Mariano enfrenta a Bruno, diciéndole que no le va a permitir que haga daño a su hermana Cecilia y, por eso, Mariano echa del proyecto de las torres a Bruno. Pero, Cecilia le pide el favor a su hermano Mariano para que vuelva a incluir en el proyecto a su esposo Bruno, pero Mariano no está dispuesto. Después de todo esto, Bruno decide irse de su casa para siempre. Por su parte, un repartidor de pizzas va hasta la policía para decirle a Cristóbal que vio a Elisa hablando por la cabina telefónica donde llamó a su madre Dana, mientras ella era vigilada por alguien que la esperaba en un taxi. Al enterarse de que Nicolás es uno de los sospechosos de la desaparición de Elisa; Mariano y Dana van a enfrentar a Nicolás, pero él niega que él tenga algo que ver con eso.

Mariano recibe en su e-mail una foto reciente de Elisa
Como el comisario Cristóbal fue a interrogar a Cecilia sobre Nicolás; Eduardo comienza a sospechar que su madre Cecilia es amante de Nicolás, pero ambos se lo niegan. Si Mariano prescinde de Bruno en el proyecto de las torres; el puesto de trabajo de Viviana y Ricardo peligra en el taller donde trabajan con Bruno, por eso, Ricardo cree que volverá a España para buscar allí un trabajo estable, pero Viviana se opone animándole que se quede en su apartamento hasta que puedan encontrar otro trabajo. Además, Ricardo se siente muy decaído porque no logró triunfar profesionalmente y, además, él quiere asentar la cabeza y tener una pareja estable. Y al verle tan bajo de ánimo, Viviana le pide a su esposo José Ángel que le lleve hasta su apartamento. Y como no pueden evitar la atracción que siente el uno por el otro; José Ángel y Ricardo se acaban besando. Mientras estaba haciendo el amor con su secretaria Isabel; Mariano recibe un mensaje de su hija Elisa en su correo electrónico, con una foto de su hija, en la que ella está cambiada físicamente, con el pelo corto y con la portada del periódico del día, en el que se anuncia la llamada telefónica que ella mismo hizo a su madre Dana. Y aunque Mariano intenta ocultar que se acostó con Isabel; Cristóbal se da cuenta de que Mariano estaba con su amante, ya que vio el pintalabios de Isabel en el suelo de la oficina de Mariano, pidiéndole que sea más discreto con sus amoríos. Y Cristóbal está furioso de que cada cosa qué sucede en el caso de Elisa, la prensa consigue enterarse y, como no sabe dónde está el infiltrado, Cristóbal reúne a toda la familia Altamira, exigiéndoles que no cuenten nada sobre el caso, ya que cree que eso podría perjudicar el rescate de Elisa.

Ricardo se le declara a José Ángel
Ricardo se cita con José Ángel para pedirle disculpas por haberle besado, aunque le dice que no está arrepentido de ese beso porque le quiere de verdad, aunque se siente culpable de haberse fijado en el marido de su mejor amiga: Viviana. Y José Ángel le pide a Ricardo que se regrese a España para olvidarle, diciéndole que no tiene ninguna posibilidad con él, a pesar de que ninguno de los dos puede olvidar la experiencia que vivieron juntos en Barcelona (España). Por su parte, Dana recibe un e-mail, en el que pone el siguiente mensaje: “Elisa Altamira cuesta 1 millón de dólares, esperad instrucciones”, por lo que Dana se pone muy nerviosa. Por la noche, Cecilia siente el impulso de verse con Nicolás en el apartamento de éste. Sintiéndose presionado por no haber encontrado aún a Elisa; Cristóbal tiene pesadillas en las que aparece Elisa. Y la psicóloga de Cristóbal no sabe si el problema de Cristóbal es el no encontrar a Elisa o no volver más a Dana, si termina el caso. Como le echa del proyecto de las torres; Bruno amenaza con denunciar a Mariano por arrebatarle su proyecto.

Bruno extorsiona a Mariano con anunciar que tiene una amante
Aunque Cecilia y Viviana le piden a su hermano Mariano que vuelva a asociarse en el proyecto de las torres con Bruno, evitando así su demanda; Mariano se opone, y Cecilia le dice que él lo único que quiere es hacerles ver que él tiene la absoluta seguridad de que puede manejarlo todo, a lo que Mariano la responde que es lo que ella misma quisiera ser. Pero, Cecilia no se da por vencida y le dice a Bruno que debe de volver a su casa y reconciliarse, ya que Cecilia lo único que quiere es mantener las apariencias, pues ella está enamorada de Nicolás. Por su parte, Ricardo les dice a Viviana y José Ángel que consiguió su anterior puesto de trabajo en España y que, por eso, él está decidido a irse de Estados Unidos. Y después de irse, José Ángel solo vuelve a ver a Ricardo a su apartamento. Y allí, Ricardo le reprocha que le haga desplantes animándole a irse a España, sin importarle que él esté enamorado desde que se acostó con él en Barcelona. Y por sorpresa, José Ángel besa a Ricardo. Por otro lado; Bruno decide ir hasta la casa de Mariano para amenazarle con acusarle de mantener una relación a espaldas de su esposa con su secretaria, si él no le devuelve su proyecto de las torres. Al día siguiente, Mariano enfrenta a Cecilia por haberle contado a Bruno la relación que él mantiene con Isabel, pero Cecilia le promete a Mariano que ella no le contó nada a Bruno.