Melvin Cabrera


Melvin Cabrera enfrentó uno de los retos más importantes en su carrera artística con la telenovela ‘¿Dónde está Elisa?’. El joven venezolano interpretó a un personaje gay que por primera vez es manejado de una manera diferente y tan abiertamente en la televisión hispana de Estados Unidos. Interpretar a Ricardo de la Fuente, un hombre trabajador, inteligente, que mantiene una relación gay con José Ángel, el esposo de su mejor amiga, personaje interpretado por el actor mexicano Omar Germenos. Generando con ello un gran conflicto que hizo arder la trama en medio de una gran polémica y controversia presentada por primera vez de una manera diferente y tan abiertamente en la televisión hispana de Estados Unidos.

Cuando era un niño, jugaba con sus primos a las telenovelas. Posaba, se inventaba personajes. Después, fue entrando en el mundo de la música. Aprendió a tocar piano, guitarra y también le gustaba componer. De alguna manera sabía que su destino estaba en el arte, pero no fue sino hasta que llegó a Miami, cuando el venezolano Melvin Cabrera se encaminó profesionalmente en la actuación.

El destacado actor venezolano Melvin se ha convertido en una de las figuras latinas más populares a nivel internacional. Su rostro ha aparecido en importantes y diversos medios de comunicación, y su indiscutible talento ha sido reconocido en exitosas producciones que le han dado la vuelta al mundo.

A lo largo de su exitosa carrera artística, este joven actor ha interpretado importantes personajes en exitosas producciones para la cadena Univision, Telemundo y Televisa como es el caso de: ‘Valeria’, ‘Bajo las riendas del amor’, ‘Las dos caras de Ana’, ‘Te voy a enseñar a querer’ y ‘Amor descarado’, entre muchas otras. Sin dejar de mencionar que también ha incursionado en el cine con películas como ‘Hunted by Night’, ‘Tumbe’ y ‘Cáliz’. Asimismo su imagen ha sido requerida por reconocidas empresas multinacionales quienes lo han convocado para protagonizar diversas campañas publicitarias alrededor del mundo.

-Melvin, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Dónde está Elisa’?
Ricardo es un homosexual que se enamora del esposo de su mejor amiga. Pero no es un hombre afeminado, tampoco es algo que él buscó. Simplemente se dio. Él es un hombre bueno. Pero ha resultado un personaje controversial.

-¿Qué ha significado para ti participar en esta gran producción de Telemundo?
Sin lugar a dudas Ricardo de la Fuente se ha convertido en uno de los personajes más importantes de mi carrera, porque me ha permitido explorar otros campos en mi faceta como actor, es un reto al que le eché muchas ganas. Pienso que un actor tiene que estar dispuesto a enfrentar todo tipo de personajes, esa es una de las mayores satisfacciones de esta carrera. Por ello desde que leí la descripción de este personaje, lo acepté sin pensarlo dos veces.

-¿No tuviste reparo de aceptar un personaje homosexual?
Al principio cuando me lo ofrecieron sentí un poco de temor, pero lo consulté con Dios y con mi almohada y dije: “sí, voy a hacerlo”. A Ricardo le he dado sangre, sudor y lágrimas. Ha significado un reto muy grande para mi carrera, porque no es un homosexual afeminado, así que es todo más interno. He tenido que recurrir a mi memoria emotiva. En algunas ocasiones me ha funcionado, otras no. Pero, definitivamente, Ricardo es un personaje que me ha marcado mucho, porque he aprendido mucho.

-¿Cómo construiste a Ricardo?
Lo importante era no buscarle una mano quebrada o una mirada extraña, sino hacerlo súper caballero. Simplemente un hombre, que de corazón se enamora de otro hombre. Para hacerle creíble, converse con amigos gays, vi películas y leí ‘Philadelphia’ y ‘La razón de los amantes’, de Pablo Simonetti.

-¿Y tus amigos homosexuales aprobaron las escenas?
Mis amigos gays están fascinados. Me dicen: “qué buen papel”. Incluso, hay homosexuales que me preguntan si de verdad soy gay y tengo que decirles que no, pero me parece chévere porque eso significa que se creyeron la actuación.

-¿Cómo fue la química con tu pareja en la ficción, Omar Germenos (José Ángel en ‘Dónde está Elisa’)?
Hubo un poquito de tensión en las primeras escenas. Decíamos: “¿cómo lo hacemos, por dónde vamos?”, pero nos relajamos y el director quedó muy contento. Omar es un tremendo actor y ser humano.

-¿Y, en las escenas, te besaste en la boca con Omar Germanos?
No hubo besos, más bien trucos. Lo sugerido es más fuerte que lo que se ve.

-¿Qué te dicen por la calle sobre el personaje?
Toca algunos estereotipos. Hace diez años no era fácil retratar el amor de pareja entre homosexuales en la televisión. Por otro lado, está el hecho de que se enamora de un hombre casado. Así, que en la calle a veces me dicen: “nadie manda en los sentimientos”, otros me han dicho hasta “robamaridos”. En fin, te digo que a nivel profesional y personal Ricardo de la Fuente me ha dado mucho.

-¿Cómo comenzaste en el mundo de la actuación?
Llevo nueve años en esta profesión y cada día me gusta más. Empecé haciendo reality shows y luego vino mi primer contrato para una telenovela. Trabajé en ‘Amor descarado’ (Telemundo) y mi personaje era súper interesante porque se trataba de un pastor, quien por las noches se convertía en stripper. He tenido la suerte de hacer personajes interesantes y retadores.

-¿Qué te gustaría hacer ahora que has terminado con las grabaciones?
Me encantaría trabajar en México. Hacer telenovelas allá porque México es uno de los grandes productores de dramáticos y, la verdad me gustaría seguir creciendo. Me gustan los personajes fuertes con los que pueda romper estereotipos.

-Llevas una década viviendo en Miami, pero, ¿trabajarías en tu país natal (Venezuela)?

Sí. Me causa mucha curiosidad y me la jugaría. Hay quienes me llaman y me dicen que todo les va muy bien en Venezuela, que están ganando mucho dinero. Hay otros que dicen que eso está fastidiado, horrible. Como no estoy allá, lo único que puedo hacer es apoyar a mi gente con mis oraciones. Quisiera ir y ver qué está pasando.


Melvin Cabrera fue Ricardo de la Fuente en ‘¿Dónde está Elisa?’:

Arquitecto, el mejor amigo de Viviana Altamira desde los tiempos de la Universidad. Ricardo fue el primer novio de Viviana y, a lo largo de los años, han desarrollado una amistad casi enfermiza. Ricardo y Viviana trabajan juntos y prácticamente no pueden vivir el uno sin el otro.

Ricardo, que tiene 34 años, es hijo de una familia de clase alta. Estudió arquitectura y vivió en Nueva York durante tres años. Hace un año que volvió a Los Ángeles para trabajar en la oficina de Bruno Cáceres, una empresa creativa a cargo de los proyectos más innovadores del país. Desde ese momento se reencontró con Viviana y decidió que era el momento de ganar dinero y prestigio.

Soltero codiciado y muy dedicado a su trabajo, Ricardo se autodenomina un solitario, condición que perturba a Viviana. En reiteradas ocasiones, Viviana le organiza citas a ciegas y otras no tanto con solteras que conoce. Ricardo acepta con paciencia, sabiendo que Viviana lo hace porque le quiere. En el fondo, Ricardo le oculta a todo el mundo su condición de homosexual. Con Viviana y José Ángel tienen la costumbre de salir juntos, pero hasta ahora nunca se ha atrevido a tocar el tema. Tras la desaparición de Elisa Altamira, las investigaciones del círculo familiar y laboral arrojan ciertos datos confidenciales.

Los secretos de Ricardo también serán parte de la historia. Tarde o temprano, Viviana descubrirá la gran mentira de Ricardo, sintiéndose profundamente traicionada. Pero pronto abrirá los ojos a una traición doble por parte de su marido y su mejor amigo, cuando descubra que han mantenido una relación durante el último tiempo.