Ismael La Rosa


Ismael La Rosa regresó por la puerta grande a la televisión internacional con la telenovela ‘¿Dónde está Elisa?’. El talentoso actor peruano interpretó a Nicolás Del Valle, un hombre que encierra grandes misterios. Una de las cosas que sin lugar a dudas dará mucho de que hablar en esta nueva telenovela de Telemundo, es la relación clandestina que Nicolás Del Valle sostuvo con Cecilia Altamira (Catherine Siachoque), la hermana de su mejor amigo (Mariano, papel interpretado por Gabriel Porras). La relación entre Nicolás y Cecilia se vio reflejada a través de intensas y candentes escenas de amor que pusieron al rojo vivo la trama y que dejó al descubierto más de un misterio dentro de la familia Altamira.

A lo largo de su impecable trayectoria artística, Ismael La Rosa ha estelarizado exitosas telenovelas, entre las cuales podemos mencionar: ‘La Traición’, ‘Las dos caras de Ana’, ‘El amor no tiene precio’, ‘Inocente de ti’, ‘Ángel Rebelde’ y ‘Gata Salvaje’, entre muchas otras. Sin dejar de mencionar que en su natal Perú, este apuesto galán ha protagonizado inolvidables historias como: ‘La Rica Vicky’, ‘Estrellita’, ‘Éxtasis’, ‘Amor Serrano’, ‘María Emilia, querida’, sólo por mencionar algunas.

Ismael La Rosa pasa por un gran momento profesional y personal porque acaba de formar una productora con su esposa, la también actriz Virna Flores, y ambos acaban de ser padres de un hermoso niño al que llamaron Varek La Rosa Flores.

-Ismael, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Dónde está Elisa’?
Nicolás es un mujeriego, como de 40 años, que viene de una familia muy adinerada. Él fue el mejor amigo y socio del protagonista Mariano (Gabriel Porras), el papá de la jovencita que desaparece y esposo de Dana (Sonya Smith). Nicolás era, además, el amante de la hermana de Mariano, Cecilia (Catherine Siachoque), quien estaba casada con Bruno (Roberto Mateos).

-¿En qué te pareces a Nicolás?
Coincidimos en lo apasionados. Nos parecemos en la pasión por la vida, en tratar de vivir intensamente, pero yo no soy mujeriego. Y no nos parecemos en nada en el hecho de que Nicolás es derrochador. Yo trato de ser muy cuidadoso con mis finanzas.

-¿Cómo te has sentido trabajando con grandes actores en esta producción?
Para mí es un honor y un placer haber trabajado con profesionales de tan alta talla como Catherine Siachoque, Gabriel Porras, Sonya Smith y los niños. Los muchachos tienen tanto potencial y tanto talento que da gusto trabajar al lado de gente tan joven y que te inyecta tanta energía. Pero, especialmente con Catherine, porque nos tocaron escenas bien fuertes, muy apasionadas. Para lograr que este tipo de escenas te salgan bien tienes que estar muy conectado. Debe haber mucha química. Creo que los dos somos muy profesionales y amamos lo que hacemos, además nos llevamos muy bien.

-¿Y estas escenas subidas de tono incomodaron a tu pareja, Virna Flores?
Pues no, para nada. Es muy divertido porque a veces me encuentraba con Miguel (el esposo de Catherine Siachoque) en Telemundo y me decía: “te vi ayer en la ducha con mi mujer”. También Virna bromea con eso. Cuando me viene a visitar le dice a Cathy: “¿cómo está la amante de mi marido?”. Somos muy amigos desde hace mucho tiempo y lo único que ha pasado con el hecho de que Catherine y yo estemos trabajando juntos es que nuestra amistad como parejas se ha solidificado.

-Tras terminar de grabar ‘La Traición’ (en 2008) te alejaste de las telenovelas, ¿por qué?

Me dediqué a ver algunos negocios, que me apasionan tanto como la actuación. En este tiempo, Telemundo me ofreció integrarme al elenco de ‘Más sabe el Diablo’, pero no llegamos a un acuerdo. Lo mismo sucedió con una telenovela de Venevisión. Ahora también iba a preferir darme un tiempo más antes de volver a la televisión, pero leí el guión de ‘Dónde está Elisa’ y me di cuenta de que era una historia muy buena, atípica. Además es una producción corta, de 90 capítulos, cada uno de una hora.

-Esta telenovela se enmarca dentro de un marco más realista, donde ya no hay ni buenos ni malos...
Estoy viendo que dentro de estos cambios mundiales que están ocurriendo con el ser humano, las telenovelas no se quedan atrás. Se están haciendo producciones que muestran a personas de carne y hueso. Me encanta el género de la telenovela tradicional, pero no podemos ignorar los cambios que están ocurriendo en el mundo y nosotros como artífices de las producciones dramáticas tenemos que alinearnos con esos cambios. Creo que Telemundo está respondiendo muy bien a estos cambios. Como bien dice el slogan ‘Atrévete a más’, creo que el canal lo está haciendo con la producción de telenovelas.

-¿Y qué ocurrió con el teatro?
Amo el teatro, por el hecho de que es algo que haces en directo, con el público allí, sintiendo todo lo que tú estás sintiendo.

-¿Y el cine?
Me encantaría hacer cine y sobre todo sueño con hacer algo a nivel cinematográfico en Perú, mi país. Es que las raíces llaman. Vivo en Estados Unidos desde hace 8 años y estoy muy agradecido y muy feliz con todas las oportunidades que me ha dado este país, pero uno siempre sueña con su tierra y Perú es un país riquísimo, con unas locaciones espectaculares. Acabo de crear una productora y si Dios quiere, haremos algo en nuestro país.

-Además de la actuación y los negocios, ¿tienes algún otro proyecto que te gustaría realizar en un corto plazo?
Junto con Virna hemos creado una productora en Estados Unidos, y después trasladaremos la empresa al Perú. Tengo algunos guiones guardados que me gustaría llevar a la televisión. He tenido algunas reuniones con Sony, Telemundo y otras productoras, que ya han mostrado su interés.

-¿Buscarás que la producción de tu natal Perú se vea en el extranjero?
Sí, la idea es recuperar el sitio que tuvimos en cuanto a producción de ficción. Debemos analizar lo que hace Colombia, donde ahora están instalados Televisa, Fox, HBO, y Disney. Es tiempo de incentivar la producción nacional.


Ismael La Rosa fue Nicolás Del Valle en ‘¿Dónde está Elisa?’:

Nicolás Del Valle es el hijo menor de una familia de diez hermanos, de vasta tradición nacional. Tipo inquieto, incapaz de permanecer en silencio o inmóvil, siempre fue la vergüenza de sus padres por su carácter voluble, inmaduro, aunque completamente encantador.

Cuando Nicolás estaba en cuarto año medio, dejó embarazada a su novia. No se casó con ella, pero reconoció al niño. El niño hoy tiene 23 años. Para apaciguar los ánimos de sus padres, Nicolás entró a estudiar leyes en la Universidad Católica, donde conoció al que, a la larga, se convertiría en su único amigo: Mariano Altamira. A pesar de sus notorias diferencias de personalidad, Mariano y Nicolás se adoran.

Luego de pasar no muy exitosamente por la Universidad, Nicolás se casó dos veces, con Karla y Betty, dos modelos más jóvenes que él con las que tiene, en total, cuatro niños. Separado de ambas, jamás tiene un centavo, es un derrochador por naturaleza lo que frecuentemente le obliga a asistir al tribunal por demanda de pensión de alimentos. Irresponsable, es el clásico ejemplo del "papá corazón". Esta situación suya, lejos de divertir a Mariano, lo irrita profundamente.

Cecilia Altamira lo conoce desde hace muchos años, pero nunca ha roto la distancia que existe entre los dos. Nicolás, de 40 años, siempre ha estado obsesionado con Cecilia, a pesar de que no corresponde al tipo físico que lo trastorna. Lo suyo son las rubias voluptuosas, no las recatadas con aspecto de estar al borde de una neurosis. En los años que se conocen, varias veces ha intentado seducirla, con conclusiones catastróficas. Sin embargo, tras la desilusión amorosa que sufre Cecilia; Nicolás aprovecha todas sus herramientas para conquistarla. Su misión será demostrarle que su mejor oportunidad de venganza puede estar más cerca de lo que cree.