Roberto Mateos


Roberto Mateos se unió a Telemundo y Sony International en la coproducción ‘Doña Bárbara’, donde interpretó a Lorenzo. En su último personaje en la ficción, dio vida a un mafioso, el jefe de una organización de ladrones, en la telenovela de Telemundo: ‘Más sabe el Diablo’.

En 1984, Roberto Mateos se graduó del Instituto Tecnológico Autónomo de México con un título en Contabilidad Pública. Tres años más tarde, descubrió que su verdadera vocación estaba en la actuación, por lo que decidió dejar atrás los números y mudarse a Los Ángeles para vincularse a la prestigiosa Lee Strasberg Academy.

Mateos ha tenido un recorrido muy diverso durante sus años en la industria del entretenimiento. Ha sido modelo para diseñadores de gran renombre como Hugo Boss, Nautica y Cole Haan, apareciendo en revistas de moda como GQ y Vanity Fair, y también ha grabado una serie de comerciales y videos musicales.

Su carrera en las telenovelas comenzó en Televisa, donde interpretó papeles pequeños en ‘La Pícara Soñadora’ y ‘Carrusel’, pero el rol culminante en su carrera fue en 1993 con su primer papel protagónico en ‘El Peñón del Amaranto’. Durante los años, el actor Mexicano continuó participando en varias telenovelas incluyendo ‘Al norte del corazón’, ‘Escándalo’, ‘Reina de Corazones’, ‘Marea Brava’, ‘Milagros’, ‘Carita Pintada’, ‘Hay Amores que Matan’, ‘Amantes del Desierto’, ‘Vale Todo’, ‘Ladrón de Corazones’, ‘Mirada de Mujer: el Regreso’, ‘Amarte Así’ y ‘Decisiones’.

También ha tenido la oportunidad de actuar en la pantalla grande, en largometrajes como ‘Corazón Para Dos’, ‘El Beso Final’, ‘Impulsos Asesinos’ y ‘Todo Contigo’.

A pesar de que Roberto ha tenido una carrera muy versátil, ha logrado el mayor reconocimiento por su trabajo en las telenovelas. Ha recibido varios premios a lo largo de su carrera, entre los cuales está el Gran Águila de Venezuela y el Mara de Venezuela, por su interpretación en ‘Reina de Corazones’; y El Sol de Oro y Las Palmas de Oro por su interpretación en ‘Escándalo’.

Roberto Mateos, licenciado en Contabilidad, se ha dedicado a contar personajes interpretados trabajados en el cine y en televisión, su carrera artística se ha llenado de premios y nominaciones por su íntegra labor que lo ha llevado a ser muy conocido en la televisión internacional.

Y últimamente le hemos visto en producciones como ‘Sin Senos no hay paraíso’, ‘Doña Bárbara’ y ‘Más sabe el Diablo’. El actor mexicano de 46 años cuenta cómo fue ponerse en la piel del malvado León de la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. Ahora se alista para grabar la ficción ‘Dónde está Elisa’, en la que compartirá roles con Gabriel Porras, Sonya Smith, Catherine Siachoque e Ismael La Rosa, entre otros.

-¿De qué trata tu personaje de la novela ‘Más sabe el Diablo’?
El personaje es un malandrín, dueño de un cabaret de mala muerte, y pues en eso se desarrolla el personaje, es un delincuente común y corriente.

-¿Cómo empezaste tu carrera artística?
A los 20 años empecé a hacer cosas de modelaje como comerciales de televisión, fotos, pasarelas, a los 24 me fui a Los Ángeles, California a estudiar actuación y a los 27 empecé a hacer trabajos en cine y televisión. Comencé en el medio estudiando, esforzándome, con personajes pequeños y demostrando talento para estar en el lugar que estoy ahora, queriendo ser mejor cada vez profesionalmente para llegar más alto.

-¿Qué ventajas tiene tu profesión?
Una de las ventajas que destaco como actor es la posibilidad que tengo para vivir experiencias extremas, como sucedió cuando interpreté al inescrupuloso León Beltrán en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. León me permitía ser completamente opuesto a quien es Roberto en la vida real.

-¿Cómo te preparaste para dar vida a León Beltrán?
Me puse a ver las películas de ‘El Padrino’ y otras sobre gánsters, de las cuales conseguí captar las actitudes de algunos de sus personajes. Es así que encontré el tono de León, un maloso que maltrata a su hijo, dueño de un cabaret, lugar que usa como fachada para esconder sus negocios turbios.

-¿Qué herramientas utilizas para preparar tus personajes?
En Internet, libros, vida diaria, gente de la calle que tenga que ver con lo que vas a representar.

-¿Cuál es el personaje que más te ha gustado interpretar?
Han sido varios. Esteban en ‘Ladrón de Corazones’, ya que era el que organizaba todos los operativos policíacos y los ejecutaba y esa novela la disfrute mucho, José Francisco en ‘Frijolito’, porque era un sicótico, tramposo pero al mismo tiempo era coherente en muchas de sus cosas e interpretarlo fue muy divertido, y ahora Lorenzo Barquero en ‘Doña Bárbara’, lo estoy disfrutando mucho también.

-¿Has hecho teatro?
He hecho, pero más teatro experimental en los Estados Unidos cuando estaba estudiando.

-¿En qué países has trabajado?
En México, Venezuela, Colombia, Brasil, Argentina, Perú y en Estados Unidos.

-¿Cómo nació la idea de radicarte en Estados Unidos?
En México las condiciones de trabajo son más difíciles que en Estados Unidos, en Miami en dónde estoy radicado actualmente hay más trabajo, pagan mejor, además la inseguridad en México es bastante alta y es algo que no tengo en donde vivo y me genera tranquilidad.

-¿Cómo te pareció el trabajo en Colombia?
Como todo en cualquier trabajo, lo que tiene uno que hacer es tratar lo más que se pueda adaptarse a las condiciones de trabajo y no tratar de que se adapten a ti, sino tu adaptarte a como trabajan en cada lugar. La gente en Colombia es muy amigable, muy llevadera y eso hace tu estancia y tú trabajo mucho más fácil.

-¿Volverías a trabajar en otra producción realizada en Colombia?
Por supuesto que volvería a trabajar en otra producción colombiana, creo que son de las producciones que tienen mayor calidad tanto histriónica como fotográfica.

-¿Cómo te sientes al haber participado en la telenovela ‘Doña Bárbara’?
Es una novela muy bonita, el personaje es maravilloso, tiene mucho de donde sacarle, tiene muchas facetas, primero de borracho luego de sufrimiento, de abstinencia para su hija, se encontraba con el amor de su vida de 20 años y todo el esfuerzo que hace por estar bien, por estar sobrio, por darle lo mejor a su hija, por luchar en contra de Doña Bárbara.

-¿Qué aspectos negativos te ha causado tu profesión de actor?
Estar brincando de país en país me generó inestabilidad, lo que me costó un matrimonio. Ni modo. Uno tiene que seguir adelante. Afortunadamente, la gente le presta atención al trabajo que realizo y algunos buscan, incluso, aprender un poco de esa experiencia. Eso es gratificante.

-Ahora, ya libre de las grabaciones ‘Más sabe el Diablo’, ¿qué planes futuros te esperan?
Trabajaré en la telenovela ‘Dónde está Elisa’, que prepara Telemundo.


Roberto Mateos fue León Beltrán en ‘Más sabe el Diablo’:

Un hombre oscuro y misterioso, de 47 años, ha vivido toda su vida de robos, desfalcos y estafas y fue quien fundó la pandilla 25 años atrás. Poco a poco, la pandilla se convirtió en una banda criminal que hoy en día es más una organización delincuencial, que centra sus operaciones en el robo a gran escala de mercancía de toda índole, partes de carros de lujo, aparatos electrónicos y electrodomésticos, que luego son vendidos en Latinoamérica, produciendo una alta rentabilidad.

Es solitario y medio alcohólico, es dueño del bar del barrio, llamado “La Cueva”, donde un grupo de mujeres bailan semi-desnudas para la entretención de su clientela.

León es una especie de “Padrino” del sector, asegurándose de que la gente siempre esté debiéndole favores que él después puede “cobrar” como le dé la gana. En su negocio también funciona el centro de operaciones de la banda y en la parte de atrás tiene una gran bodega con acceso a la calle, lo que la hace ideal para esconder los bienes que roban, sin que nadie sospeche.

Conoció a Esperanza 23 años atrás cuando Sandro la llevó para ayudarla a encontrar un lugar donde vivir. Cuando Ángel es apresado, León se ofrece para ayudarle económicamente a Esperanza, quien debido a una artritis que le comenzó años atrás, ha perdido su trabajo en el hotel, y es así que para cuando Ángel regresa, Esperanza le debe a León varios miles de dólares que ni ella, ni Ángel tienen cómo pagarle de una manera diferente a seguir al servicio de León en la banda, aunque los planes de Ángel sean irse de ahí y comenzar una nueva vida.

Es primo de Sandro, quien también perdió su trabajo de cocinero en el hotel y ahora se encarga de preparar la comida del bar y de atender la barra en “La Cueva” y quien conoce, por lo tanto, de las operaciones de la banda, a la cual Sandro quisiera que Ángel no tuviera que pertenecer.