Parte I

Ángel comienza una relación
al lado de Manuela

Comienza la historia de Ángel (“El Diablo”)
Todo comienza cuando Esperanza, una joven empleada de una finca, se queda embarazada del hijo de su patrona. Pero, el padre de la criatura (Martín) no quiere hacerse cargo del niño, y la madre de éste (Doña Graciela) lleva a abortar a Esperanza a una clínica, pero ella decide seguir adelante con su embarazo y, por su cuenta, viaja hasta Nueva York (Los Ángeles), donde cuida a su hijo ella sola. Pasados varios años; el hijo de Esperanza (al que llamó Ángel Salvador) cumple condena en una cárcel, acusado de haber robado y, haciéndoles creer que está arrepentido por lo que ha hecho, su abogada (la hermosa Manuela Dávila) consigue que dejen en libertad provisional a su cliente, a quien considera un artista por el talento que tiene cuando dibuja en un papel sus sentimientos y piensa que algún día será un pintor reconocido. Y Ángel (al que sus amigos le llaman “Diablo”) regresa a su humilde barrio. Y al verse obligado para pagar las medicinas de su madre Esperanza; Ángel sigue trabajando en la organización de León Beltrán, donde roba a los ricos, sin saber que su próximo objetivo es robar una gran joya de su padre Martín, quien además es el prometido de su abogada Manuela.

Ángel vuelve a robar
Cuando Manuela estaba hablando con su suegra Doña Graciela sobre su matrimonio con Martín; Manuela ve entre los camareros a Ángel, al que felicita por haber conseguido ese trabajo, sin saber que él está allí para robar las joyas que presentan en esa fiesta de la alta sociedad de Nueva York. Y Doña Graciela no soporta a Horacio García (el amigo y socio de Manuela), del que dice que es un anormal porque él no oculta su homosexualidad, y Horacio cree que Martín no es el marido ideal que necesita su amiga Manuela, a los que separa una diferencia de edades, pues Martín es mayor que Manuela. Por otra parte, Esperanza sigue creyendo en el amor que Martín la prometía, aunque él sólo la utilizó para acostarse con ella. Y el propio hijo de León (Cachorro), que también es enemigo del barrio de Ángel, “El Diablo”, avisa a la policía de que iba a haber un robo, ya que siempre ha envidiado a Ángel y quiere que los agentes le vuelvan a atrapar. Pero, el robo sale bien y consiguen llevarse las joyas sin que les atrapen, aunque tienen un tiroteo, mientras que Ángel distrae a los policías del evento, arrojando una copa de vino sobre el Oficial Jimmy. Aunque, Ángel tiene que quedarse en la fiesta porque Manuela le entretiene, diciéndole que quiere ayudarle a que consiga un buen trabajo. Y por el revuelo del tiroteo; Ángel cae sobre Manuela y, mirándose fijamente tan cerca el uno del otro, ellos no pueden ocultar que se sienten atraídos.

Manuela sospecha que Ángel fue quien robó las joyas
Después del robo de las joyas; Manuela comienza a sospechar que Ángel tiene algo que ver con ese robo, pero ella no quiere perjudicarle, culpándole sin tener pruebas. Además, Gregorio (uno de los hombres que ayudó a Ángel a robar) tuvo que disparar a un policía para escapar de ellos y, por esto, Ángel se siente culpable y siente que ha traicionado a la mujer que consiguió que le dejaran en libertad, pues robó las joyas de la subasta que la madre de ésta organizó. Por otra parte, Esperanza se siente culpable de que su hijo sea un ladrón, pues su amigo la dice que Ángel regresó a trabajar para León para pagarla el dinero que él la dejó para pagarse las medicinas. Y Esperanza recuerda que cuando llegó embarazada a Miami; ella tuvo que trabajar duramente como criada y, al final, tuvo que huir de ese trabajo a Nueva York para dar a luz allí a su hijo, además, Esperanza fue amenazada por Doña Graciela si ella seguía buscando a su hijo Martín. Mientras que, Ángel llama por teléfono a Manuela para preguntarla cómo está después del robo y, por esto, ella cree que es inocente. Pero, su amigo Horacio aconseja a Manuela que no se fíe de Ángel porque él podría ser el ladrón de las joyas y que la está tanteando para que no le descubra. Después de que Arianna (la madre de Manuela) sufriese el robo en su evento para conseguir dinero a los desprotegidos; el Doctor Fausto la informa a ella que su esposo Aníbal padece cáncer y que podría morir, pero él quiere recuperarse con quimioterapia.

Virginia se siente defraudada de su padre
Cuando se citan en un bar; Ángel le niega a Manuela que él haya estado involucrado en el robo que se cometió en la subasta de joyas de su madre, aunque en realidad las sospechas de ella son ciertas, pero acaba disculpándose con Ángel por no haber dudado de su inocencia. Y Manuela le acaba proponiendo que trabaje para ella es su bufete de abogados, como el mensajero, y éste acepta encantado; aunque Horacio (el socio y amigo de Manuela) está en desacuerdo con la decisión de ésta porque cree que Ángel sigue siendo un ladrón. Mientras que, Aníbal (el padre de Manuela) dimite a su puesto en la presidencia de su compañía, con la excusa de que quiere descansar, aunque en realidad es porque padece cáncer. Y cada uno por su parte, Martín (el futuro esposo de Manuela, una de las hijas de Aníbal) y Virginia (la hija de Aníbal) pretenden ocupar el cargo de presidencia en la compañía. Pero, Aníbal no cree que su hija Virginia pueda ocupar el cargo de presidencia, dejándola en el puesto de vicepresidenta, porque cree que un hombre podría manejar mejor su compañía. Y Virginia le confiesa a su amigo y compañero de trabajo Mauricio que ella se siente humillada por su padre por no haberla dado la presidencia de la compañía y que, desde niña, se ha sentido inferior porque Manuela siempre ha sido la preferida de su padre, aunque haya sido ella (Virginia) la que ha seguido los pasos de su progenitor. Aunque pretendía no decírselo a nadie; Aníbal le confiesa a Martín que él tiene cáncer y que apenas le queda un año de vida, pidiéndole a Martín que sea él su sucesor en la compañía, que finge ante él que está muy dolido por la enfermedad que padece, aunque Martín realmente está gozoso de que Aníbal le deje al mando su compañía. Para que no les delate; León les pide a Ángel y a Gregorio que vayan hasta el hospital donde el policía que les vio se está recuperando del disparo que recibió para matarle y que no les pueda delatar y, aunque al principio Ángel se opone a asesinar a alguien; ellos acaban aceptando pues no quieren que los descubran y les metan tras las rejas. Al leer una noticia de la prensa, Esperanza se da cuenta de que su hijo Ángel robó en una fiesta en la que estaba el padre de éste (Martín Acero).

Virginia le aconseja a Manuela que se aparte de Martín
Doña Graciela se pone muy contenta al enterarse de que su hijo Martín se va a quedar al cargo de la empresa de los Dávila, gracias a que Aníbal padece cáncer. Más tarde, Martín le es infiel a Manuela con Nicole, una mujer muy bella que encontró en el evento en el que robaron las joyas, aunque martín no es demasiado caballeroso con ésta, a la que trata fríamente. Por la noche, Aníbal y Arianna preparan una cena familiar con sus hijas; pero Virginia se va furiosa de allí, renunciando a su puesto en la compañía de su padre, contándola a su hermana Manuela que su padre jamás ha confiado en ella y, por eso, no la dio a ella la presidencia, echándola en cara que ella (Manuela) siempre ha sido la preferida de su papá, aunque ella (Virginia) haya intentado una vez tras otra ganarse ese cariño. Además, Virginia le advierte a su hermana Manuela que Martín no la merece como esposa porque él es demasiado perfecto y cuando eso sucede es que es una farsa, aconsejándola que no se case con él. Y para calmar su enfado; Virginia se refugia en las drogas, vicio que mantiene en secreto. Mientras que, Arianna comenta con su hija Manuela que ve a Virginia poco femenina y que cree que jamás podrá encontrar a un hombre que la quiera, porque ella se comporta como uno más de ellos. Y Manuela le comenta a su madre que ella a veces se siente muy sola porque Martín se encarga demasiado a sus negocios. Haciéndose pasar por enfermeros; Ángel y Gregorio consiguen adentrarse en la clínica donde está recuperándose el policía que Gregorio disparó.

Martín estaba tras el robo de las joyas
Cuando Ángel iba a matar al policía que Gregorio disparó; él no se atreve porque recuerda a su madre y a Manuela, pero poco después el policía muere de un ataque. Y Jimmy (un policía) cree que su padre fue asesinado al encontrar a un guardia de seguridad golpeado en un almacén, aunque el Doctor le asegura que la autopsia reveló que él murió de un paro cardiaco. Al día siguiente, Ángel comienza a trabajar como mensajero en el bufete de abogados de Manuela y, por esto, Esperanza está feliz porque desea que su hijo sea un hombre de bien. Por su parte, León Beltrán (el jefe de la organización de ladrones) le entrega al propio Martín Acero las joyas que robaron, ya que Martín (también conocido como “El Hierro”) así se lo encargó, sin importarle que iba a robar unas joyas de un evento que organizaba la madre de su prometida. Y Martín le informa a León que alguien del barrio les delató, pues llamó a la policía advirtiéndoles del robo; y León ni se imagina que su hijo Cachorro fue quien avisó a los agentes para vengarse de Ángel. Y Cachorro les dice a los demás que “El Diablo” (Ángel) debe de haberles delatado. Por otra parte, Virginia sigue furiosa con su padre, al que reprocha que la haya separado de Felipe, un novio de ésta del que estaba muy enamorada, pues Aníbal creía que ese hombre no era el apropiado para su hija y creía que él estaba detrás de su dinero porque era de una clase inferior a la suya.

Manuela no está segura de seguir con su relación con Martín
Con ayuda de su amiga Susy; Esperanza buscan a Martín para hacerle saber que ella tiene un hijo suyo, pero ambas no pueden encontrarle. Mientras que, Martín lleva a almorzar a su prometida Manuela, a la que entrega un anillo de compromiso, una de las joyas que él mandó a León Beltrán que robara. Y al llegar a su apartamento, Manuela se encuentra con su amigo y socio Horacio (quien es también su vecino), y Manuela le dice a Horacio que no está segura de seguir con su relación con Martín. En el barrio; Sandro (el esposo de Susy, que ayudó a Esperanza a dar a luz a Ángel) no soporta a Gregorio porque él se dedica a gastarse el dinero en alcohol y no cuida de Perla (la hija de Sandro y Susy), quien está esperando un hijo suyo.

Ángel se da cuenta de que Manuela no es feliz con su prometido
Arianna sufre porque no quiere quedarse sin su marido Aníbal, al que le diagnosticaron cáncer. En el bar del barrio; Gregorio y El Topo se dan cuenta de que su amigo Ángel se está enamorando de su abogada Manuela, al que aconsejan que no se ilusione con su abogada porque jamás podrá estar con una mujer de tanta clase. Entre tanto, Perla está furiosa desde que sospecha que su novio Gregorio está en negocios de drogas con “El Perro”, un traficante del barrio. Por otra parte, el Detective Jimmy Cardona va hasta la oficina de Virginia, a la que interroga por el asalto de las joyas. Y Virginia se pone furiosa por el interrogatorio, al igual que Jimmy, que está deseando encontrar al asesino de su padre, quien murió tras recibir un disparo por intentar detener a los ladrones de esa joyas. Mientras tanto, Manuela y Ángel se sienten atraídos el uno por el otro y mucho más ahora que trabajan juntos y, en varias ocasiones, ellos se lanzan miradas. Y al estar pasando tanto tiempo juntos; Ángel se da cuenta de que Manuela no se siente feliz con su prometido. Entre tanto, Martín coquetea con una mujer que hace negocios con él, sin importarle que ella esté casada.

El Detective Jimmy sospecha que Ángel robó las joyas del evento
El Detective Jimmy Cardona va a interrogar a Manuela al bufete de abogados, donde encuentra a Ángel, del que recuerda que él fue el mesero que en el evento le derramó el vino. Y al enterarse de que Ángel estuvo preso por robar; el Detective Jimmy sospecha que Ángel es uno de los ladrones de las joyas, pero Manuela defiende a su protegido, contándole que Ángel estuvo con ella mientras hubo el tiroteo en el que dispararon al padre de Jimmy, pero el Oficial decide citar en la comisaría a Ángel para interrogarle. Pero, Ángel le agradece a Manuela que siempre le haya defendido, a la que abraza como muestra de su cariño. Para que no le descubran; León Beltrán le pide a Martín que le ayude a que la policía no descubra que “El Diablo” (Ángel) no estaba en la lista de meseros del evento de las joyas que robaron, contándole a Martín que “El Diablo” es uno de los mejores ladrones de su organización. Por otra parte, Perla tiene que ir a comer a casa de su padre Sandro porque Gregorio no tiene dinero para comprar comida para su esposa Perla, quien está embarazada. Y mientras limpiaba el servicio de su casa; perla se da cuenta de que Gregorio guardaba cocaína y la arroja por el water y, furiosa porque él se gasta el dinero en esa porquería, Perla se va de su casa. Y Gregorio le dice a Perla que podrían matarle porque esa bolsa de cocaína la necesitaba para venderla, pues trabaja con “El Perro”, un traficante de drogas. Al final, Gregorio convence a Perla para que se quede a su lado, después de que éste la contase que está trabajando con traficantes para sacarla adelante a ella y también al hijo que viene en camino. Después de firmar un negocio; Martín se acuesta con la que es ahora su socia, la Señora Sanquini, sin importarle que ella sea una mujer casada y él un hombre comprometido.

León descubre que su propio hijo les delató ante la policía
Gregorio le acaba contando a Ángel que discutió con Perla porque descubrió que empezó a trabajar con un traficante de drogas y que, cuando ésta encontró cocaína escondida en su casa, ésta la arrojó por el inodoro, pensado que él la tenía para consumirla. Después de acostarse con Isabel Sanquini; Martín recibe la visita por sorpresa de su prometida (Manuela) y, por haber mantenido esa relación sexual; Martín es incapaz de acostarse con Manuela, aunque ellos ya estaban desnudos en la bañera. Por el rechazo de Martín; Manuela se siente despreciada por él y, por eso, ella le dice a su amigo Horacio que se está empezando a cansar de la indiferencia con las que Martín a veces la trata. En el bar del barrio; Cachorro sigue coqueteando con una de las bailarinas más provocativas, mientras que ella está interesada en “El Diablo” (Ángel), lo que le da envidia a Cachorro (el hijo de León Beltrán). Y celoso, Cachorro intenta matar con su navaja a Ángel, pero favorablemente Ángel consigue defenderse para que no le haga nada malo. Y Cachorro, borracho, le dice a su padre que él fue quien avisó a la policía para que capturaran a Ángel en el robo de las joyas, y León golpea a su hijo por haber traicionado a la banda que él mismo lidera. Y al día siguiente, León le dice a su hijo Cachorro que “El Hierro” (con el nombre que conocen a Martín) le mandó que encontrara y matara a el soplón, pero León no puede matar a su propio hijo y por eso quiere mantenerlo en secreto. Revisando los videos de la entrada del evento donde cometieron un robo; el Detective Jimmy Cardona sospecha que Virginia podría estar involucrada en ese robo porque salió del evento antes de que empezaran el tiroteo y, al acusarla de esto, Virginia se pone furiosa con él por acusarla injustamente de ese crimen. Y Virginia le confiesa al Detective que salió del evento para irse lejos a consumir drogas y que nadie la viese, contándole que se droga ocasionalmente para evadir sus problemas.

Ángel es interrogado por la policía
El Detective Jimmy interroga a Ángel, que la hace creer que él fue un simple mesero que fue víctima de unos ladrones. Y como Martín consiguió que apareciese el nombre de Ángel Salvador en la lista de meseros que contrataron; “El Hierro” (Martín) le paga menos dinero de lo que le había prometido a León Beltrán y, por eso, éste tiene que pagar menos dinero a los muchachos que participaron en el robo. Por su parte, Manuela no soporta a su futura suegra (Graciela), quien está muy pesada con los preparativos de su boda con Martín, además, Graciela es quien se está encargando de elegir todo, prescindiendo de la opinión de Manuela. En el barrio; Sandro la confiesa a Esperanza (la madre de Ángel) que él y su esposa Susy cada vez están más distanciados, y Esperanza le anima a seguir luchando por el amor de Susy. Y Sandro cree que su familia es un fracaso porque, además de que su esposa no le quiere, su hija Perla no estudió y ahora está a punto de ser madre siendo muy joven. Al salir de la comisaría; Ángel se encuentra con Manuela, quien le estaba esperando y después ésta le dice que se siente muy sola en algunas ocasiones.

El Detective Jimmy y Virginia tienen su primera cita
Ángel y Manuela coquetean en un parque, y éste la convence para que se suba a un árbol con él para conversar y, después, él dibuja un retrato de Manuela, a la que dice que la ve mucho más bella por dentro que por fuera y, por esto, ellos estuvieron a punto de besarse, pero ella se va en ese momento para evitar el beso que ambos están deseando. Por otra parte, el Detective Jimmy visita a Virginia para disculparse con ella por haber sido agresivo con ella cuando la interrogó y la inculpó injustamente del robo de las joyas del evento y, poco después, ambos se van a un bar, donde ella le confiesa que se siente infravalorada por su padre, por el hecho de es una mujer, aunque a veces se comporte como un hombre. Y cuando Virginia le dice a Jimmy que su madre siempre le ha reprochado que se comporte como un hombre porque así jamás podrá conquistar a un hombre; en cambio, Jimmy la dice a Virginia que esa dureza la hace una mujer muy atractiva. Mientras que, “El Perro” le da muy poco tiempo a Gregorio para que le entregue los 10 mil dólares de la droga que le prestó, pero gracias al dinero que cobraron por el robo, Ángel le presta a Gregorio el dinero que la falta para pagar la deuda que su amigo tiene con ese traficante de drogas. Para seducir a Martín Acero; Susy le corta el cabello a Esperanza para que se vea más juvenil y llame la atención del hombre que la dejó embarazada y del que sigue creyendo que él se enamoró de ella.

Ángel y Manuela discuten por primera vez
Al irse a reportar a la policía como debe hacerlo cada mes porque está en libertad provisional; el juez telefonea a Manuela para saber cómo está trabajando Ángel, y ésta habla con elogios del buen trabajo que está desempeñando Ángel. Más tarde, Manuela le confiesa a su amigo Horacio que salió al parque con Ángel y, al verla tan entusiasmada, Horacio cree que a su amiga le gusta Ángel, aunque ella no quiere reconocerlo. Y Ángel está muy defraudado de su abogada y discute con Manuela porque él se da cuenta de que ella no quiere reconocer que se divirtió con él subida a un árbol. Y Manuela va tras él para explicarle que a ella no le da vergüenza estar a su lado, pero que la parece un error haber pasado el día juntos y, defraudado de ella; Ángel le entrega a Manuela el retrato que la dibujó mientras estaban en el parque. Y Manuela se pone furiosa porque no soporta que Ángel crea que ella es una niña rica consentida. Acompañada por su amiga Susy; Esperanza va hasta la oficina de Martín Acero y, aunque éste no las recibe, Esperanza consigue hablar con el hermano de Martín (Cristian Acero), al que pide que quiere verse con Martín, pero Cristian no le proporciona ninguna cita, aunque Esperanza y Susy deciden esperar a las afueras de su empresa a Martín. Mientras tanto, Aníbal le pide a Martín que colabore con su hija Virginia para que demuestre que su empresa auditora es la mejor para ocupar el puesto de presidencia en su compañía, sustituyendo a Aníbal.

Esperanza le confiesa a Martín que tiene un hijo suyo
Cuando se entera de que Aníbal quiere dar gusto a su hija Virginia y va a hacer una auditoria a las empresas asociadas para saber cuál es la mejor para ocuparse de la presidencia de ‘Dávila Enterprises, Inc’; Martín le pide a su hermano Cristian que organice todo para que los Dávila no descubran sus negocios sucios. Y más tarde, Cristian le hace recordar a su hermano Martín a Esperanza Salvador, una criada que tuvieron cuando vivían en México y, después de la insistencia de ésta para verle, Esperanza consigue entrar en la oficina de Martín, al que confiesa que ella no abortó y que tiene un hijo suyo. Pero, Martín le dice a Esperanza que él no cree que ese muchacho sea hijo suyo y la deja muy claro que no la importa ni ella, ni su hijo porque piensa que Esperanza le buscó para sacarle dinero, por esto, él la entrega 200 dólares, que ella rechaza. Y Esperanza se arrepiente de haber estado esperándole veinte tres años porque ella le amaba, aunque él no la merecía porque en la juventud la utilizó para acostarse con ella. Y a pesar de que Susy la aconseja a su amiga que se vengue de Martín contratando a un abogado y demostrando que Ángel es su hijo; Esperanza no quiere saber nada más de Martín. Después de la discusión que tuvieron; Manuela decide ignorar a Ángel, mientras que él intenta darla celos con Nina, la secretaria de su bufete de abogados.

Manuela no puede olvidarse de Ángel
Esperanza está entristecida porque Martín la rechazó y no la creyó que ella tuviera un hijo suyo. Aunque Manuela quiere hacer cosas románticas con su prometido; Martín no está por la labor de hacer esas cosas, que para él son unas tonterías. Y Martín y Manuela intentan hacer el amor, pero ella le acaba rechazando, con la excusa de que ella no puede concentrarse, sin decirle que en realidad ella se está empezando a sentir atraída por su mensajero, Ángel. Mientras tanto, Ángel tampoco puede acostarse con Mariana, una bailarina muy hermosa del barrio, pues él está pensando constantemente en Manuela. A pesar de que Martín no cree a Esperanza; Graciela (su madre) y Cristian (su hermano) piensan que Esperanza sí podría tener un hijo de Martín. Rompiendo su microondas para que la sirviese de excusa para pedirle a Ángel que se lo arreglase; Manuela consigue que Ángel vaya hasta su casa. Después de hablar con los padres de Manuela; Martín se da cuenta de que el Detective Jimmy Cardona descubrió a uno de los hombres que robó las joyas, que se hizo pasar por un trabajador que estaba arreglando una lámpara. Y Martín le exige a León que se deshaga de éste para que no le atrapen y así no pueda delatarlos, pero León es incapaz de matar a Gregorio.

Martín se acuesta con Mariana, una bailarina del bar de León
Martín ve en el barrio a la hermosa y sensual Mariana, de la que se encapricha y le pide a León que la envíe por la noche a su apartamento. Y poco después, León le pide a su hijo Cachorro que asesine a Gregorio porque la policía le descubrió y, aunque al principio no quería, Cachorro está dispuesto a matar a Gregorio. Mientras tanto, Gregorio le pide matrimonio a Perla, diciéndola que la ama y que quiere formar una gran familia su lado, y ésta acepta encantada. Aunque Doña Graciela piensa que Esperanza en realidad tiene un hijo de Martín; él la dice a su madre que no cree que ese muchacho sea hijo suyo, pero Graciela teme que Esperanza delate ante la sociedad que Martín la dejó embarazada siendo jóvenes y la rechazó. Cuando revisa el microondas de Manuela; Ángel se da cuenta de que alguien estropeo intencionadamente el aparato. Y allí, Manuela le pide disculpas a Ángel por haber discutido con él. Después, Manuela le pide a Ángel que se quede a cenar en su apartamento. Y conversando, Ángel le cuenta a Manuela que su padre no se ocupó de él y que su madre le contó que su padre se llamaba Martín. Por la noche, Mariana (cobrando) va hasta el apartamento de Martín, donde hacen el amor desenfrenadamente, y ella le hace un baile muy sensual a Martín.

Manuela y Ángel estuvieron a punto de besarse
Cuando Ángel y Manuela estuvieron a punto de besarse en el apartamento de ésta; ella le acaba rechazando porque recuerda que se va a casar con otro hombre. Y al día siguiente, Manuela le cuenta a su amigo Horacio que estuvo a punto de besarse con Ángel. Y Horacio le aconseja a Manuela que despida a Ángel o que cancele su matrimonio con Martín, pero Manuela no quiere hacer nada de eso y pretende manejar la situación con Ángel. Desanimada por el rechazo de Martín; Esperanza quería regresar a su natal México, pero Ángel la convence para que no lo hagan porque él tiene que seguir yendo cada mes a reportarse a la policía, además, él consiguió un buen trabajo de mensajero en el bufete de abogados de Manuela. Después de enterarse de que la policía está siguiendo al joven del que sospechan que robó las joyas; Martín presiona de nuevo a León para que le mate, por eso, León le dice a su hijo Cachorro que asesine a Gregorio. Al desaparecerles un cheque con dinero de una empresa; Horacio y Manuela sospechan que Ángel podría haberles robado.

Gregorio muere, mientras Perla da a luz
Ángel se da cuenta de que Horacio y también Manuela están desconfiando de él, creyendo que él les robó veinte mil dólares. A pesar de que Ángel les jura que él no les robó; Manuela y Horacio no le creen y acaban despidiéndole. Por otra parte, Perla da a luz a su hijo, con ayuda de sus padres (Sandro y Susy), que la llevan de inmediato al hospital. Mientras que, Gregorio le compra ropita a su hijo y, después, él tiene que huir del Detective Jimmy, quien le seguía para detenerle y, al final, Cachorro (mandado por su padre León) encuentra a Gregorio y le mata a tiros, sin que la policía le vea. Y poco después, Ángel llora desconsolado al ver muerto a su amigo Gregorio, al que no se puede acercar para que no vea el Detective Jimmy Cardona.

Manuela sale de fiesta con Horacio para olvidarse de Ángel
Ángel se encarga de comunicarla a Perla que mataron a Gregorio, y ésta llora desconsolada por la muerte del padre de su hijo recién nacido y se niega a creer que su amado está muerto. Además, todos creen que Gregorio fue asesinado por la policía al intentar huir de ellos, aunque en realidad fue Cachorro, mandado por León, que a su vez fue enviado por Martín. Y León le convence a Ángel para que vuelva a su organización y volver a robar para “El Hierro” (Martín), pues Ángel quiere ayudar económicamente a Perla y a su hijo. Por la noche; Manuela se va con su amigo Horacio a disfrutar bailando en una discoteca para olvidarse de sus penas, ya que está defraudada con Ángel, creyendo que él le robó dinero. Pero, Ángel le confiesa a su amigo El Topo que él no robó nada de ese dinero, del que le acusó su abogada Manuela. Mientras que, Cristian le aconseja a su hermano Martín que debe de consentir en todo a Manuela para que ella no se arrepienta de casarse con él. Y más tarde, Martín va a la discoteca para sacar de allí a Manuela, aunque acaba bailando con ella.

Manuela quiere disculparse con Ángel por haber desconfiado de él
Como no quiere perder a su hijo, como Gregorio murió; Esperanza le pide a su hijo Ángel que cambie de vida, alejándose de León y no volviendo a robar, pero Ángel le dice a su madre que a él le despidieron del bufete de abogados y que no puede cambiar de vida porque necesitan dinero, por eso, Ángel y Esperanza están pensado en regresar a México. Después de bailar intensamente en la discoteca; Manuela hace el amor con Martín en el apartamento de ésta y, tras esto, Manuela decidió adelantar su matrimonio con Martín (después de que él así se lo propusiese) y, por esto, Horacio cree que su amiga hace eso por despecho con Ángel. Al día siguiente, para la sorpresa de Virginia, su padre Aníbal se interesa en su vida y la dice que necesita tener más a menudo conversaciones con ella para saber si es feliz, pues Aníbal ahora quiere recuperar el tiempo perdido con sus hijas, después de enterarse que le queda poco tiempo de vida por el cáncer que padece. Por su parte, Perla está destrozada desde que descubrió que su amado Gregorio murió. Mientras que, la alocada Nina (la secretaria de Manuela y Horacio) encuentra el sobre que creyeron que Ángel había robado con el dinero. Y Nina se siente culpable por ser tan desordenada y, por esto, ella renuncia a su empleo; pero Manuela y Horacio no la reciben la renuncia porque saben que ella no lo hizo con mala intención. Y para pedirle disculpas por haber desconfiado de él; Manuela va a buscar a Ángel. Además, Manuela va hasta el basurero para recuperar los dibujos que Ángel le regaló y que ella tiró porque pensaba que él la traicionó.

Manuela y Ángel se besan
Manuela se encuentra con la madre de Ángel, a la que explica que quiere disculparse con Ángel por haber desconfiado de él porque descubrió que él no se robó el dinero. Y Esperanza le dice a Manuela que Ángel estaba muy entusiasmado desde que empezó a trabajar como mensajero en su bufete de abogados. Y Manuela le dice que Ángel siempre hizo muy bien su trabajo y que él sólo necesitaba una oportunidad porque sabe que es un buen muchacho, de buenos sentimientos. Poco después, Manuela se queda esperando a Ángel a la puerta de su casa y, al anochecer, unos hombres intentan ultrajar a Manuela, pero favorablemente llega Ángel para salvarla. Y Manuela le pide disculpas a Ángel por su desconfianza, contándole que el dinero apareció; pero Ángel está muy defraudado y, aunque acepta sus disculpas, Ángel no quiere regresar a trabajar con Manuela. Y Manuela le dice que fue a buscarle porque le importa y, tras haber discutido, Ángel y Manuela acaban besándose. Al enterarse de que Jimmy fue herido en un tiroteo, cuando iba tras el sospechoso del robo de las joyas; Virginia va a visitar al Detective Jimmy, ya que ella se siente atraída por él. Y después, Virginia y Jimmy se van juntos a almorzar, donde se dan cuenta que tienen los mismos gustos sobre el cine y, más tarde, ella le invita a sus apartamento para ver una de las películas clásicas que ella tiene en su colección. Y después de comentar que han sido infelices con sus parejas; Jimmy y Virginia no pueden resistirse y acaban haciendo el amor apasionadamente.

Virginia le cuenta a su hermana que está entusiasmada con el Detective
Horacio la aconseja a su amiga Manuela que debe de elegir entre Ángel o Martín, cancelando su matrimonio con Martín o rompiendo su relación con Ángel. Y aunque Ángel no la dice nada a su madre; Esperanza se da cuenta de que su hijo Ángel está entusiasmado con la abogada Manuela, por eso, Esperanza le pide a su hijo que no se enrede con la Licenciada porque ambos pueden sufrir mucho porque ella es una mujer rica, mientras él es un pobre. Después, Manuela va a hablar con Virginia, que la cuenta que a su hermana que se siente feliz desde que hizo el amor con el Detective Jimmy, quien tiene miedo para comenzar una relación sentimental porque no perturbar su trabajo, además, tiene miedo de hacer daño a Virginia. Por otra parte, León se reúne con Martín para organizar un nuevo operativo para robar celulares. Y Martín le deja muy claro a León que si “El Diablo” (Ángel) comete de nuevo un error al robar; él mismo le matará. Dolida por la muerte de Gregorio; Perla culpa al bebé por haber nacido en el momento que mataron a Gregorio.

Martín vuelve a tener un encuentro amoroso con Marina
Cachorro se pone furioso al enterarse de que “El Hierro” (Martín) se quiere acostar con Marina, la mujer de la que él está enamorado. Exigiéndole una relación más seria; Martín invita a Marina a una lujosa cafetería, acabando la noche en el apartamento de Martín, donde ambos vuelven a hacer el amor apasionadamente. Por su parte, Ángel se pone celoso al enterarse de que Manuela sigue preparando su boda con su prometido. Como León Beltrán ya tenía amenazadas a varias personas del barrio; el Detective Cardona no consigue averiguar nada sobre Gregorio. Estresada porque Jimmy Cardona ni siquiera la llama por teléfono después de haber pasado la noche juntos; Virginia vuelve a drogarse, esnifando cocaína. Y Jimmy no quiere llamarla porque no quiere salir herido al tener una relación sentimental con Virginia, a pesar de que ella le gusta mucho. Por la noche, Manuela y Ángel pasean juntos por el parque y, allí, él la dice que gracias a ella está cambiando, diciéndola que desea besarla y que ella es una mujer muy importante en su vida, aunque ella le dice que sólo pueden ser amigos. Después, Manuela va a casa de su madre Arianna para elegir el vestido de su boda, aunque ella no está muy entusiasmada porque no puede olvidarse de Ángel. Al día siguiente, Ángel va a ver a Perla, quien está deprimida por haber perdido a su amado Gregorio y, por eso, ella está descuidando a su bebé. Y Ángel le pide a Perla que se ocupe de su hijo para que no le ocurra nada malo.

Cachorro envidia a Ángel
Ángel le aconseja a Manuela que ella no debería de casarse con su prometido porque él sabe que ella no le ama. Dejando al niño al cuidado de su madre (Susy); Perla decide trabajar como bailarina en el bar de León Beltrán, a pesar de que su padre Sandro se opone a que su hija se exhiba de esa forma ante borrachos. Por otra parte, Manuela y Horacio van hasta la fiesta que preparó Doña Graciela (la madre de Martín), como despedida de la soltería de Manuela. Y allí, Horacio le insinúa a Manuela que se aburrirá cuando se case con Martín, ya que él dice estar siempre muy ocupado por su trabajo. Y una vez más, Virginia y Horacio le aconsejan a Manuela que no debería de unir su vida a Martín, ya que creen que ese hombre no la conviene. Cuando Ángel le lleva a su madre su primer cheque con el dinero que ganó como mensajero; Esperanza se siente muy orgullosa de su hijo, quien sigue trabajando como ladrón con León Beltrán para pagar la deuda que tiene su madre con León, quien le consiguió a ésta las medicinas. Antes de salir a robar; Ángel y Cachorro estuvieron a punto de pelearse, porque Cachorro no soporta que Ángel sea el líder de la banda y que tengan que seguir sus órdenes en los robos. Y al final; Ángel, Cachorro, El Topo y los demás miembros de la banda consiguen robar unos celulares, por encargo de “El Hierro” (Martín). Y una vez más, Cachorro discute con Ángel porque no quería seguir sus órdenes.

Manuela le pide tiempo a Martín para decidir sobre su futuro juntos
Cuando Horacio le insinúa a Cristian que él sospecha que él también es homosexual; Cristian se pone furioso y se pelea con Horacio en la fiesta que preparó Doña Graciela para Manuela y Martín. Y después, Martín echa de la fiesta a Horacio y, por esto, Manuela tiene una discusión con Martín. Y Manuela defiende a su amigo Horacio, ante Martín, que la dice a Manuela que no quiere volver a ver cerca de él a Horacio, prohibiéndole la entrada en su casa y en la boda. Y Manuela le advierte a Martín que si sigue prohibiéndole algunas cosas, ella le dejará, pues ella no va a soportar que un hombre la maneje a su antojo. Investigando el robo de los celulares; los hombres a los que retuvieron para robar le cuenta al Detective Jimmy que uno de ellos (Cachorro) contó que su jefe era “El Hierro”. Como no pueden cuidar al bebé porque Perla y sus padres tienen el mismo horario de trabajo; El Topo (que siempre ha estado interesado en Perla) decide cuidar al hijo del difunto Gregorio. Como ella no quería cogerle el teléfono; Martín decide ir hasta la oficina de Manuela, que le pide que se disculpe con Horacio, pero Martín se opone. Y tras esta discusión; Ángel decide interrumpir a Martín a Manuela cuando escucha como él le estaba gritando a ella, y Martín y Ángel se encuentran por primer vez sin saber que ellos son padre e hijo. Después, Martín lleva a Manuela hasta un restaurante, donde ella le pide un tiempo para saber si ella realmente quiere casarse con él. Yendo hasta la casa de Gregorio; el Detective Cardona descubre a uno de los amigos que hacía negocios sucios con Gregorio.

Jimmy rompe su relación con Virginia
Manuela está decepcionada con Martín y, por eso, ella le pide tiempo para pensar que es lo que quiere realmente. Mientras que, Ángel le dice a Horacio que él está interesado en Manuela, aunque Horacio sigue pensando que esa relación fracasará, pidiéndole a Ángel que deje tranquila a Manuela. Por otra parte, el Detective Cardona consigue interrogar a un hombre que tenía negocios sucios con Gregorio, pero él no dice nada en contra de éste. Para reconquistarla; Martín pretende hacerle una fiesta sorpresa a Manuela. Además, Martín le exige a su hermano Cristian que se disculpe con Horacio por haberle agredido. En una cena con su familia; Aníbal y Arianna le aconsejan a su hija Manuela que no debe de contradecir a su futuro esposo: Martín; pero ella les dice que ella no está segura con casarse con él y que siempre va a hacer lo que ella piense. Poco después, el Detective Jimmy le dice a Virginia que teme comenzar una relación con ella, por miedo de poderla hacer feliz por estar tan involucrado en su trabajo. Y por su rechazo, Virginia está entristecida, quien estaba ilusionada en comenzar una relación con el policía. Por otro lado, El Topo le cuenta a su amigo Ángel que él está enamorado de Perla, desde que ella estaba con Gregorio, pero que siempre lo ha visto como un amor imposible. Y Perla coquetea con un hombre del bar que la estaba observando sensualmente mientras ella bailaba y, por esto, Sandro se enfrenta a ese hombre por defender a su hija Perla.

Martín quiere reconciliarse con Manuela
Después de una disputa entre Sandro y un cliente del bar por estar coqueteándole a su hija Perla; León se pone furioso con su primo Sandro y estuvo a punto de despedirle, pero favorablemente Susy le ruega a León que no eche del bar a Sandro, quien trabaja como mesero. Por otra parte, Mike (un policía) aconseja a su amigo y compañero Jimmy que debería de darle una oportunidad a Virginia para volver a ser feliz, pero Jimmy no quiere cometer el mismo error que le sucedió con su ex esposa, de quien se separó porque era una mujer muy ambiciosa que sólo pensaba en su trabajo. Y al final, Jimmy decide llamar a Virginia, pero ella está furiosa por haberla rechazado. Como regalo de cumpleaños a Manuela en su 31 aniversario; Ángel le regala a la mujer por la que suspira un hermoso retrato de ella. Por petición de su hermano Martín; Cristian va a pedirle disculpas a Horacio por haberle golpeado, y éste le perdona, aunque él sospecha que Cristian fue mandado por Martín para recuperar a Manuela. Y Horacio se atreve a decirle a Cristian que parece el “perro faldero” de su hermano Martín, por hacer todo lo que él le manda. Como quiere reconciliarse con Manuela; Martín le pide ayuda a Virginia, pidiéndola su apartamento, para que lleve a Manuela y él la organice una fiesta de cumpleaños. Y aunque Virginia no quería; Aníbal convence a su hija para que propicie la reconciliación entre su hermana y Martín. Por otra parte, un policía va a la casa de Perla para preguntarla si conoce a Gregorio Ramírez, y ésta niega conocerle porque no quiere meterse en jaleos, además, El Topo y Perla se hacen pasar por esposos para que no sospechen nada los policías.

Ángel le canta una canción a Manuela en el día de su cumpleaños
En el día de su cumpleaños, Ángel lleva a Manuela a ver arte urbano, dibujos con spray sobre paredes en un barrio. Y después de un paseo por el parque, Ángel lleva a Manuela a una humilde discoteca, donde Ángel se atreve a subirse al escenario y cantarla una canción y, después, ellos bailan juntos y estuvieron a punto de besarse, pero ella le rechaza porque recuerda que está prometida. Y Manuela le dice a Ángel que pasó el mejor cumpleaños a su lado. Mientras que, Martín espera a Manuela en el apartamento de Virginia, donde la tiene preparada una fiesta de cumpleaños para reconciliarse. Y aunque intenta ocultarlo, Martín está furioso porque está quedando como un estúpido con los amigos que inventó a la fiesta, por el desplante de Manuela. Y Horacio se inventa que Manuela está dándose un masaje y, por eso, ella no está en su casa, ni les contesta el teléfono. Más tarde, Virginia le sonsaca a Horacio que Manuela está interesada en el mensajero que contrataron, que fue el joven al que Manuela defendió para sacarle de la cárcel. Poco después, Jimmy le pide disculpas a Virginia por haber temido empezar una relación con ella y que vuelva a enloquecerse por ella y que ella le haga daño.

Cristian se enreda con Horacio
Jimmy se pone celoso al darse cuenta de que Virginia fue a la fiesta que organizaron a su hermana con un compañero del trabajo, Mauricio. Después de bailar intensamente, Perla se emborracha y coquetea con unos hombres, pero El Topo (que está enamorado de ella) les hace creer a éstos que ella tiene una enfermedad contagiosa para que así no intenten acostarse con Perla y, así, sucede. Impacientado por saber el paradero de Manuela; Martín llama intensamente a la puerta de su apartamento y estuvo a punto de llamar a la policía para saber si la ocurrió algo malo. Aunque, Manuela acaba llegando a su apartamento después de pasar el mejor día de su vida junto a Ángel. Y Virginia invita a su hermana Manuela a su apartamento, ya que viven la una al lado de la otra. Y allí, Manuela se encuentra con una fiesta sorpresa que Martín la preparó, y Manuela y Horacio se inventan que ella estuvo todo este tiempo en un spa y que el dibujo de su retrato se lo regaló Horacio, ya que no quieren que él sienta celos del mensajero, Ángel. Y Martín le regala un costoso collar a Manuela, pero ella le vuelve a pedir un tiempo para que aclarase sus ideas. Coqueteando con el hermano de Martín; Horacio lleva a Cristian hasta una de las habitaciones de Virginia donde ambos se besan apasionadamente, y Manuela les descubre en la cama. Al día siguiente, Cristian intenta hacerle creer a Manuela que él se besó con Horacio porque estaba borracho y no sabía lo que hacía, aunque Manuela no le cree esa excusa, pero le dice que no tiene por que darla explicaciones porque es su vida. Y Cristian le pide a Manuela que no le diga nada de eso a Martín, ya que Cristian no quiere admitir que es un hombre homosexual pues su familia no lo aceptaría.

Ángel le dice a Manuela que está enamorado de ella
Aunque Cristian intenta ocultarle a todo el mundo, incluso a Horacio, que él no es homosexual, nadie cree en Cristian, quien le exige a Horacio que jamás vuelva a buscarle. Por otra parte, Ángel se pone celoso al enterarse de que el prometido de Manuela le preparó una fiesta a ella para reconciliarse. Y como cree que Manuela se ha reconciliado con su prometido; Ángel se pone furioso, y Manuela le explica a Ángel que ella no tiene nada con Martín. Y Ángel la dice a Manuela que él se enamoró de ella. Más tarde, Nina (la secretaria) le confiesa a su jefa Manuela que se interesó en Cristian y, aunque intenta quitarla las esperanzas, pero Nina le propone una cita a Cristian para salir juntos y, para acallar lenguas sobre su homosexualidad, Cristian acepta la cita de Nina. Cansado de que no le pague demasiado; León le pide a Martín (“El Hierro”) que la próxima vez le dé más comisión por los robos, pero Martín se opone, diciéndole que si le abandona, él mandaría que le matasen, y León le dice que él también le mataría. Como tienen poco dinero; Sandro decide hacer empanadas para vendarlas y sacarse un dinerito y, por esto, su esposa Susy se pone furiosa, ya que piensa que es otra estupidez de su marido porque no vana conseguir nada de dinero con eso. Poco después, El Topo le entrega a Perla una parte del dinero que consiguió robando para León. Por otra parte, Virginia va a buscar a Jimmy a su trabajo para proponerle una cita.

Ángel y Manuela hacen el amor
Ángel decide renunciar al trabajo de mensajero, al creer que Manuela sigue con su prometido; pero Manuela le explica que ella también se enamoró de él. Y al final, Manuela y Ángel acaban haciendo el amor por primera vez en la oficina de ésta. Luego de vivir un momento apasionado; Manuela y Ángel van al apartamento de ésta, donde no pueden parar de besarse demostrándose el amor que siente el uno por el otro. Y Manuela le confiesa a Ángel que con Martín no sintió lo que pudo sentir con él (Ángel) y, poco después, Manuela y Ángel vuelven a entregarse. Después de ir a un centro de belleza, para estar más hermosa y femenina; Virginia va a la cita que tenía en un restaurante con Jimmy, pero él no puede ir a esa cena porque está muy ocupado con su trabajo de detective. Y cansada de esperar; Virginia decide irse del restaurante, pero después de pedirla disculpas por no haber acudido en a la cita, ella le deja entrar de nuevo en su apartamento donde viven un momento apasionado. Estando en el bar; Cachorro se enfurece al enterarse de que todos sus amigos (El Topo, Caucho y Mocho) se acostaron con la mujer de la que siempre ha estado enamorado: la bailarina Marina. Y Cachorro se propone en hacer el amor con Marina en el fin de semana, aunque sus amigos apuestan a que él no logra llevársela a la cama.

Sandro echa a su hija Perla de la casa
Al despertar por la mañana; Manuela y Ángel se dicen que les gustaría pasar todas la noches juntos y amanecer abrazados todas la mañanas. Después, Ángel regresa a su casa para calmar a su madre Esperanza, quien estaba muy preocupada por el paradero de su hijo, y Ángel la dice a su madre que estuvo con la única mujer de la que se ha enamorado, y Esperanza sospecha que esa mujer es la Licenciada Manuela, pero Ángel no se lo confirma. Después de vivir una noche apasionada; Jimmy se disculpa a Virginia por estar tan ocupado en su trabajo y no haberla avisado que no podía cumplirle la cita en el restaurante, y ésta le perdona dándole un beso en los labios. Y después, Jimmy le confiesa a su amigo y compañero, Mike (un policía) que se enamoró de Virginia, a la que ve como una mujer hermosa, dulce y cariñosa, aunque ella trate de esconder esas cualidades. Cuando Perla llega por la mañana de haber estado con un hombre después de que éste la coquetease en el bar mientras ella bailaba; Sandro echa a su hija Perla de su casa por seguir trabajando en el bar de León y acostarse con los clientes. Por esto, El Topo le ofrece a Perla su casa, donde ella se va a vivir con su hijo, y éste la da hospedaje porque la ama. Y Perla está planeando dar en adopción a su hijo porque no tiene como cuidarle. Al ver tan ilusionada a su madre Arianna con su matrimonio con Martín; Manuela decide ocultarle a su madre que ella rompió con Martín porque se enamoró de otro hombre, a pesar de que estaba decidida a contárselo. Bromeando en que Cristian tiene una novia, Nina (la secretaria de Manuela); Martín le cuenta a su madre que Cristian tiene novia, alegrándose de la noticia porque ella rezó para que su hijo no fuese gay, sin saber que Cristian en realidad sí es homosexual. Para seguir trabajando con él; Ángel le pone la condición a León de que le suba el sueldo.

Martín comienza a sospechar que Manuela está con otro hombre
Después de que le pidiese prestada una moto a un amigo; Ángel lleva a su amada Manuela con la moto hasta la playa y, juntos, se meten en el mar vestidos y, después, recuerdan cómo fue la primera vez que se conocieron, que fue en la cárcel, donde él trató de intimidarla porque pensaba que una mujer joven jamás le defendería ante un juez, aunque finalmente ella consiguió que le dejaran en libertad. Y por la noche, Manuela y Ángel pasan la noche juntos, al lado de una hoguera que hicieron en la playa. Por otra parte, Martín está furioso porque no sabe dónde está Manuela y, por eso, él intenta sonsacárselo a Virginia, pero ella no le dice nada y, allí, Martín se da cuenta de que Virginia vive un romance con el Detective Cardona. Para que su familia piense que no es gay; Cristian decide salir con Nina, quien está entusiasmada con él. Más tarde, Cristian le dice a su hermano Martín que probablemente Manuela esté con otro hombre, pero Martín es incapaz de creer eso, aunque está furioso porque comienza a creer en las sospechas de su hermano.

Martín se consuela con Marina
Cachorro le compra un abrigo de piel a Marina para conquistarla, pero ella le rechaza porque tiene que irse a encontrar de nuevo con Martín. Y Marina se da cuenta que Martín la llamó para acostarse con ella y olvidarse de su novia, quien cree que le ha sido infiel. Después de hacer el amor en la playa; Manuela le confiesa a Ángel que, para verle, ella cortó el cable de su microondas para pedirle que lo arreglase, pues Manuela no quiere tener secretos con Ángel. Y al amanecer; Manuela le promete a Ángel que va a acabar definitivamente con Ángel. Por otra parte, Martín discute con León porque El Perro, un traficante de drogas, podría delatarles desde que le detuvieron, ya que él conoce que su banda se dedica al robo.

Manuela rompe su relación con Martín
Manuela, con temor a hacerle daño, le dice a Martín que ellos ya no pueden casarse, diciéndole que seguiría una relación con él por obligación, pero ella es incapaz de contarle que ella se enamoró de otro hombre. Por otra parte, Arianna llora desconsolada porque no soporta que su marido (Aníbal) esté condenado a morir. Por esto, Martín se pone furioso y, como cree que le dejó por otro, quiere averiguar quién es el hombre que enamoró a Manuela, pidiéndole a su hermano Cristian que se acueste con Nina para sonsacarla quién está con Manuela. Por su parte, Marina le deja muy claro a Cachorro que ella va a estar con él cuando ella quiera, rechazándole nuevamente cuando él la propone que hagan el amor y, por esto, él pierde su apuesta con sus amigos, a los que aseguró que Marina iba a ser suya antes del fin de semana, algo que no logró. Pero, Cachorro se pone furioso por la indiferencia de Marina y, en un callejón del barrio, Cachorro golpea a Marina y abusa sexualmente de ella. Por la noche, Manuela le confiesa a su hermana Virginia (quien considera que está cometiendo una locura) le confiesa que ella rompió con Martín porque se enamoró de Ángel. Y Virginia le advierte a Manuela de que tiene que tener cuidado con Ángel, porque podría hacerle daño, ya que Virginia cree que Ángel está con su hermana por su dinero.

Cristian le pide a Nina que le ayude a saber quién es el amante de Manuela
Cristian utiliza a Nina, la secretaria de Manuela, para poder espiar a Manuela y, después, contarle todo a su hermano Martín. Y Cristian invita a Nina a almorzar, para sorpresa de Manuela y Horacio, pues saben que él es gay. Y Cristian convence a Nina para que averigüen quién es el amante de Manuela. Al verse en la oficina; Ángel y Manuela intentan ocultar su noviazgo, pero Horacio sabe todo, al que Ángel dice que se enamoró de Manuela y que quiere luchar por ese amor, aunque todos crean que es una locura. Por otra parte; Jimmy comienza a sospechar que Virginia o que alguien allegado a la familia, al que ella le contó, es quien robó las joyas porque alguien actúa antes que ellos cuando empiezan sus investigaciones, pues un sicario que contrató Martín Acero, asesinó a El Perro, un hombre que sabía los negocios sucios de León Beltrán y su banda, para que así no les delatara.

Manuela les comunica a sus padres que rompió con Martín
Aunque Cachorro sigue muy enamorado de Marina; ella ahora está furiosa con Cachorro y no quiere saber nada de él, desde que éste la violó. Aunque no se atreve a contarles que ella está con otro hombre; Manuela les acaba contando a sus padres (Aníbal y Arianna) que canceló su matrimonio con Martín porque no está enamorada de él. Y Aníbal se pone furioso y, como piensa que Martín es una buena persona que será el mejor marido para su hija; él exige a Manuela que recapacite para que se case con Martín. Y Arianna tampoco apoya la decisión de su hija Manuela, por haber roto con Martín. Tras esta decisión de su hija; Aníbal la advierte a Manuela que se va a arrepentir de haberse separado de Martín, además, Aníbal se culpa de eso por haberla consentido y no haber sido tan duro con ella, como lo fue con su otra hija: Virginia. Como Manuela no podía hablar con la policía porque estaba en ese momento visitando a sus padres; Horacio se encarga de hacer un reporte a la policía en su desempeño en el bufete, y Horacio le dice a la policía que Ángel es un excelente trabajador, cumplido y responsable, y Ángel le hace creer al policía que le visita que no ha vuelto a robar; ya que, de lo contrario, volverían a meterle tras las rejas. Como sus padres no la apoyaron en su decisión; Manuela está muy entristecida. Por todas las preguntas de Nina; Horacio se da cuenta de que Cristian, en complicidad con Martín, le pidió a Nina que averiguara quién es el amante de Manuela. Por su parte, Perla cada día soporta menos a su hijo, por esto, ella quiere darle en adopción; pero El Topo le quiere hacer desistir de la idea porque se encariñó con el niño, además, él es el único que cuida del bebé. Al enterarse de que su amada está baja de ánimo; Ángel visita a Manuela para consolarla.

Aníbal descubre a su hija Virginia besándose con Jimmy
Doña Graciela se pone furiosa con su hijo Martín por haber perdido a Manuela, ya que Graciela quería que su hijo se casara con ella para que volviesen a tener mucho dinero, apropiándose del dinero que Manuela heredaría de su padre Aníbal. Por su parte, Jimmy se disculpa con Virginia por haber desconfiado de ella, al creer que ella pudo contar a alguien sus investigaciones. En el barrio; Cachorro y El Topo se pelean, ya que El Topo está cansado de que Cachorro le insulte por estar cuidando a Júnior, el hijo de Perla. Sorpresivamente, Aníbal entra en la oficina de su hija Virginia y la descubre besándose con el Detective Jimmy, quedándose muy sorprendido y furioso porque ella no le ha comentado nada de esa relación.

Martín sospecha que el amante de Manuela es uno de sus clientes del bufete
Virginia le confirma a su padre Aníbal que ella está saliendo hace un tiempo con el Jimmy y, por ser un policía, Aníbal se pone furioso porque cree que él no merece a su hija. Y para ganarse la confianza de Virginia; Martín convence a Aníbal para que deje ser feliz a su hija Virginia con el policía. A pesar de que se oponga a su relación; Virginia está dispuesta a luchar con quien sea para defender su amor con Jimmy. Y Martín cree que debería de haberse enredado con Virginia porque habría sido más fácil casarse con ella, que con Manuela. Por otra parte, Nina le dice a Cristian que sospecha que un cliente del bufete, Alan Peterson, podría ser el amante de Manuela. Y al enterarse de que estaba hablando por teléfono con Cristian; Horacio le pide a Nina que no vuelva a hablar con Cristian sobre Manuela, pues Horacio está seguro de que Cristian quiere sonsacarla a Nina con quién está enredada Manuela. Y Martín contrata a un hombre para que persiga a Manuela y saber si ella está enredada con Alan Peterson, su cliente del bufete. Instantes más tarde, Horacio se encuentra con Cristian, al que pide que no siga engañando a Nina. Entre tanto, Perla decide ir a un centro de acogida para poder dar en adopción a su hijo. Ángel, por su parte, va a una casa de empeño para comprar una joya para su amada Manuela. Y Horacio le dice Manuela que debe de admitir que lo que realmente la importa es la opinión de sus padres porque teme que ellos descubran que está saliendo con su mensajero, que es ocho años menor que ella y que tiene un pasado judicial por haber robado.