Jorge Luis Pila


Jorge Luis Pila interpretó a Jimmy Cardona, un policía muy serio en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’. El actor nació en Checoslovaquia, pero a los 45 días de nacido fue llevado a Cuba, donde fue criado y pasó la mayor parte de su vida.

Tenía intenciones de estudiar Economía, pero consiguió trabajo en la casa de modas de La Habana, 'La Maison', y a partir de ahí se decide por el modelaje profesional. Por dos años participó en los shows de Yuri como bailarín. Pila acepta que no queda nada de su afición al baile, piensa que fue una etapa que vivió plenamente en su adolescencia y que ya ha quedado superada.

Jorge Luis Pila tiene en su haber una lista de romances con mujeres mexicanas, pero asegura que la cultura de ese país y sus creencias, le ha traído problemas con sus parejas, terminando generalmente en rompimiento. Convivió durante seis años con Anette Michel, a quien conoció en el rodaje de la telenovela 'Al norte del corazón'. Incluso llegaron a formalizar su relación casándose en el año 1998, pero a los pocos meses el matrimonio se rompió. Jorge Luis también inició un romance con la explosiva Aura Cristina Geithner, pero desgraciadamente la relación sólo duró unos meses.

En cuanto a la actuación, a Jorge le gustan los tipos de personajes buenos y malos, porque siempre puede sacarle mucho jugo del que le toque hacer en cada momento. Al público suele gustarle el bueno, pero, desde el punto de vista del actor, como malo puedes lucirte un poco más. También, reconoce ser decidido y dominante. No se considera machista ni celoso, pero sí le gusta llevar las riendas de la situación.

Asegura que cuando sale del set de grabación vuelve a ser Jorge Luis, va con su familia a comer, al gimnasio, al cine o se queda en casa viendo una película.

-¿Qué tema trata tu personaje en la novela ‘Más sabe el Diablo’?
Como policía intentó resolver quién mató a mi padre. Sostuvo una relación difícil con Virginia (Karla Monroig) porque antes de conocerla tuvo un desengaño amoroso. Sin embargo, la relación termina en boda.

-¿Qué reto supuso para ti, interpretar a Jimmy Cardona?
El reto al desarrollar un personaje es conseguir que no se parezca al que interpretaste anteriormente en tu carrera y estoy muy contento por la manera en la que está saliendo Cardona, aunque algunos me han criticado porque se ve muy serio.

-¿Cómo llegaste al mundo de la actuación?
Tuve contacto con el mundo del entretenimiento a través de los padres de mi mejor amigo, Julio Camejo, otro actor cubano que, como yo, ha hecho carrera en México. La pareja de bailarines formada por Gladys y Antonio, padres de Camejo, fue mi principal referencia para la que no imaginaba entonces sería mi profesión. Yo vivía frente al hotel Nacional de la Habana y mi brother de toda la vida (Camejo) vivía a dos cuadras, en el edificio del Indochina. La vida me fue llevando a lo que soy. Ni por la mente me pasó ser actor. La oportunidad de un viaje me llevó a México, donde me quedé en 1993. Allí trabajé durante cuatro años como parte del cuerpo de bailarines que acompañaban a la cantante Yuri. Después estudie actuación en el Centro de Entrenamiento Actoral de Televisa (CEA) y en 1997 interpreté mi primer protagónico en ‘Al norte del corazón’, para TV Azteca. Al año siguiente representé mi segundo protagónico en ‘Yacaranday’, junto a la actriz cubana Aylín Mujica, para la misma cadena.

-¿Desde niño querías ser actor?
No, quería ser pelotero, y aún sigo jugando béisbol los fines de semana. Cuando terminé el preuniversitaria, tuve que pasar al servicio militar obligatoria durante dos años y, a la salida, me presenté a un casting para modelo de La Maison, la casa de la moda de La Habana (Cuba) y me aceptaron, aunque no llegué a los 8 meses, pues Luis Roberto Pérez, el coreógrafo de la cantante mexicana Yuri, me vio y me escogió y estuve trabajando durante cuatro años como bailarín.

-¿Es tan duro como a veces lo pintan para un actor cubano hacer carrera en México?
Creo que todo depende de la persona, y de si uno trabaja y se esfuerza. Unos llegan y otros no.

-¿Recuerdas tu debut “oficial” como actor?

Fue en 1997, en la telenovela de TV Azteca: ‘Al norte del corazón’, producida por Elisa Salinas, una sorpresa muy grande, que yo no esperaba, pues era un protagónico muy fuerte, que trataba el tema de la emigración mexicana a los Estados Unidos. Fue de las primeras telenovelas que hizo TV Azteca, y tuvo mucho éxito en México.

-¿Cómo llegaste a Miami?
A Miami llegué en el 2001 para interpretar a la contrafigura en ‘Secreto de amor’, junto a Jorge Aravena y Scarlet Ortiz. Con la misma compañía que estuve a cargo de esta producción, Fonovideo, hice cuatro telenovelas más. En Telemundo comencé haciendo diversos roles en los unitarios de ‘Decisiones’, hasta que se presentó la oportunidad en ‘Más sabe el Diablo’. En TV Azteca ya yo sentía que había cumplido una etapa, había trabajado en seis o siete novelas haciendo protagónicos.

-¿Quién es el gran amor de tu vida?
Mi hija, y también mi madre, que ha sido conmigo lo máximo, mi fuerza y mi motor.

-¿Has conseguido encontrar tu media naranja en el amor?
Estoy soltero y sin compromiso, y mi corazón está lleno del amor de mi hija de dos años, Sabrina, que nació de una relación que dice que terminó hace ocho meses.

-¿Qué cualidades admiras más en una persona?
La sinceridad, la fuerza de voluntad y la lealtad. Y no soporto la mentira.

-Eres cubano de crianza, pero, ¿cómo llegaste a nacer en Checoslovaquia?
Nací en Praga, Checoslovaquia, porque mi abuelo trabajaba allá en misión diplomática, y a los 15 días caí en Cuba, y me crié en La Habana, en medio del calor y del cariño del Trópico, y no he tenido la oportunidad de regresar a la capital checa.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Siempre trato de tener una vida más diurna que nocturna, por eso cuando tengo tiempo me voy a jugar softball y aprovecho el clima de Miami para hacer otros deportes.

-¿Cuál es tu característica más sobresaliente?
Soy un luchador incansable. Creo que el haber pasado tantas necesidades en Cuba me hizo madurar antes de tiempo, y me ayudó a poder asumir responsabilidades muy serias que me han obligado siempre a seguir adelante sin mirar atrás.

-¿Tienes algún modelo o paradigma en tu carrera artística?
Andy García. Me gusta su trabajo, como ha manejado su carrera y su familia. Es un triunfador, un digno ejemplo a seguir para todos nosotros.

-¿Cuál es tu lema?
“No hay nada mejor que un día detrás del otro” y, también, “vive cada día como fuera el último”.

-¿Y cuál consideras que ha sido tu mayor logro como persona y como artista?
Como persona, haber logrado sacar a mis padre de Cuba, poder estar con mi familia durante toda mi vida, y ser el padre de la niña más hermosa del mundo. Como artista, poder trabajar en algo que me gusta, que me apasiona, en un campo donde hay tanta competencia y en el que es muy difícil mantenerse trabajando. Me siento afortunado de trabajar en lo que me gusta, especialmente en tiempos de crisis.


Jorge Luis Pila fue Jimmy Cardona en ‘Más sabe el Diablo’:

Hijo de Jaime Cardona, quien está a punto de retirarse de la institución después de haberle servido toda su vida, Jimmy tiene 30 años y adora a su padre y lo ve como una especie de héroe que ha sido noble y fiel a su profesión, a pesar de haber sido abaleado en más de una ocasión, lo que le valió una condecoración de valor varios años atrás.

Pero la noche antes del retiro oficial del Sr. Jaime, a la policía llega el rumor de un plan para robar 3 millones de dólares en joyas de un evento benéfico y Jimmy es asignado al caso. Jaime, su padre, acude también. El operativo termina en un fuerte enfrentamiento con la banda “Los Latas” y en él, Gregorio asesina a Jaime intentando escapar. Jaime cae al suelo ensangrentado y Jimmy, preso de la angustia y el pánico, acude en su ayuda, pero es demasiado tarde.

Con el dolor de la muerte de su padre, Jimmy se promete a sí mismo, en medio de la angustia y la rabia, que no descansará hasta desmantelar a toda la banda, desde el último de sus miembros, hasta su cabecilla mayor.

Con lo que no cuenta es con enamorarse de Virginia, sin saber que ese amor lo enredará en la historia de uno de los hombres que, aunque no lo sepa por un buen tiempo, es uno de sus objetivos policiales: Ángel Salvador.