Jencarlos Canela


Jencarlos Canela interpretó al joven Ángel, que nunca conoció a su padre y que se crió entre el amor de su madre y el mundo salvaje de las calles de un barrio de Nueva York, en la novela ‘Más sabe el Diablo’.

Este joven actor cubano consigue dar a sus personajes un toque personal y su actuación es destacada. Le encanta entender sus personajes sicológicamente y espiritualmente para poder exteriorizarlos. El cantante y actor Jencarlos Canela grabó su primer protagónico en esta telenovela de Telemundo.

Fue conocido en pantalla por su personaje de Alfredo en la telenovela ‘Pecados ajenos’. Al papel, que vino acompañado de premiaciones y reconocimientos por revistas de gran circulación, siguió su debut teatral en el musical ‘Miami Libre’, la película independiente en inglés ‘Hunted by night’, así como su debut protagónico en la novela ‘Más sabe el Diablo’, la versión de la telenovela colombiana de ‘¿Por qué diablos?’, y de la mano de la cadena Telemundo, irá su lanzamiento como protagonista de telenovela.

-¿Cómo te preparaste para dar vida a Ángel?
En realidad conlleva mucha concentración y a la misma vez tiendo a manejar los nervios de una manera más “sangrona”, de pronto haciendo un chiste o bromeando. Es muy fácil concentrarme en una escena de amor con Gaby porque no hay que actuar mucho. También es muy fácil concentrarme hasta en una pelea ya que cuando estás trabajando con actores como Miguel o como los que hay en esta novela, ellos te dan mucho y te hacen el trabajo mucho más fácil.

-¿Qué es lo que más te impresionó de tu personaje?
Yo lo considero un ser humano muy optimista, a pesar de todo lo que le ha pasado. Este muchacho quiere salir adelante, quiere triunfar, lucha por lo que quiere y no tiene limitaciones. El ejemplo está en Manuela, una muchacha rica, pero el hombre es tan seguro de sí mismo que la mira a los ojos y le deja saber que la quiere, que le encanta. Ángel, se considera rico de espíritu y lucha por lo que quiere, aún no perteneciendo a ese mundo y eso es lo que me parece fabuloso de este personaje.

-¿Cómo te sentiste al realizar este protagónico?
Con mucha responsabilidad. Por ser un protagónico tienes más participación, pero es un trabajo de equipo y contamos con un gran elenco lleno de figuras, en que confiamos con los ojos cerrados. Yo me siento muy cómodo, muy en familia. No nos cansamos de decir lo buena que es la escritora, lo natural, lo cotidiana y eso es muy importante.

-¿Y cómo surgió el proyecto para protagonizar esta novela?
Nunca imaginé que iba a estar haciendo telenovelas porque Telemundo me conoce como cantante. La primera vez que me llamaron para hacer un demo de un personaje que es cantante. Lo hice, quedaron contentos con el trabajo y me dieron la oportunidad de audicionar para un papel juvenil en 'Pecados Ajenos'. Después, como les satisfizo mi trabajo, me ofrecieron tres protagónicos posteriores y que además cante el tema de las novelas. Estoy muy contento con esta oportunidad que me está brindando Telemundo, sólo me queda agradecerles eternamente por la confianza que han puesto en mi y voy a poner el cien por ciento de mi talento en todos los proyectos que hagamos juntos. Este es el resultado de varios años de trabajo y de esfuerzo que comparto con mi familia, mi equipo de trabajo, y con todas mis fans, quienes siempre me han acompañado en mi carrera.

-¿Cómo ha sido tu relación con tu padre en la ficción, Miguel Varoni?
Cuando trabajé en 'Pecados Ajenos' con Catherine Siachoque, la esposa de Miguel, lo conocí y se convirtió en mi hermano, así que es muy grato saber que él es a quien tengo que confrontar ante las cámaras.

-En tu faceta como cantante has podido trabajar con Rudy Pérez, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con él?
Trabajar con él fue un sueño hecho realidad y me dejó una gran enseñanza. El disco ya lo tenemos terminado y ya ha salido a la venta y a veces ni me lo creo. Estoy enamoradísimo con cada tema. Rudy logró hacer un sonido diferente, distinto, innovador. Tiene cinco temas low tempo, otros más baladas, otros más rock y cinco más moviditos.

-¿Cuándo descubriste tu faceta de cantante?
Cuando estaba en la primaria, que cantaba en la iglesia, pero era muy penoso. Luego en la High School me prepararon en todos los sentidos. Tuve que cantar ópera por más de cuatro años y eso me entrenó la voz. Además, aprendí a cantar en cinco idiomas, a leer teoría musical, y estudié actuación, teatro, teatro musical y cine.

-Grabaste el primer capítulo de la telenovela ‘Doña Bárbara’, ocupando un gran lugar, siendo el novio de “La Doña”, ¿cómo viviste esta experiencia?
Me tocó grabar con Génesis Rodríguez y la pasamos muy bien. Fue muy gracioso que en escenas de beso estaba ‘El Puma’ detrás de ella. Yo le decía no se pusiera nerviosa, pero su papá estaba ahí y luego a grabar. La pasamos muy bien. Grabé mi participación en poco más de dos semanas en Colombia, país que visité por primera vez. Fue en el momento en que Ingrid Betancourt fue liberada y me encantó la alegría de su gente, los lugares.

-También has probado suerte en el cine, en la película ‘Hunted by Night’, ¿a qué personaje caracterizas?
En la película hago de un arquero profesional, maestro de las artes marciales, y realicé el 98 por ciento de las escenas sin ayuda de dobles, gracias a que soy adicto a la adrenalina.

-¿Y está tu corazoncito ocupado por alguien?
Ahora no tengo una relación formal. Tengo amigas, salimos, compartimos y la pasamos bien.

-Se rumoreó que una de tus amigas es la modelo brasileña Ana Carolina Da Fonseca...
Es una mujer excepcional, nos llevamos muy bien. La respeto y admiro muchísimo como mujer, como artista, pero no hay una relación seria ni formal por ahora.

-¿Y tienes futuros proyectos artísticos?
En este momento estoy escribiendo una obra de teatro que relata muchas vivencias mías. Es un show que se llama ‘Mi Historia’, un musical que habla de todo lo que he tenido que pasar. Y no lo considero mi propia historia, es universal, porque todos estamos en una búsqueda de lograr nuestros sueños.

-Entre tanto trabajo, ¿no te sientes estresado?
Lo importante es buscar tiempo para uno y sentirme bien. Creo en el poder de la mente. El estrés es muy peligroso y se puede llegar a convertir en cualquier enfermedad, por eso, tanto en las grabaciones como en mi vida, trato de crear un ambiente de familia.


Jencarlos Canela fue Ángel Salvador en ‘Más sabe el Diablo’:

Un diablo por el destino y un ángel de corazón. Ángel es un hombre atractivo, despierto y muy inteligente, con corazón noble pero obligado por las circunstancias a sobrevivir en las calles de Nueva York. Ángel vive junto a su madre Esperanza en un pequeño apartamento a donde llegaron cuando él era apenas un bebé y gracias a la intervención de León.

No conoce su pasado y de su padre sólo sabe que abandonó a su mamá al saber que estaba embarazada, obligándola a enfrentar la vida sola. Ella decidió llamarlo Ángel para evitar recordar al hombre que la hizo sufrir. Muy pocos conocen su nombre de pila porque irónicamente desde pequeño se ganó el apodo de El Diablo, gracias a las travesuras que hacía en su barrio y a la manera brillante de encontrar dinero para llevarlo a su casa.

De niño acompañaba a Esperanza al hotel donde trabajaba y para pasar el tiempo se dedicó a dibujar, actividad que para él significaba la forma de escapar a su realidad y soñar con mundos nuevos y distintos. Con el tiempo, Ángel llenó cuadernos y cuadernos de todo tipo de dibujos y aún hoy, en su adultez, recurre a ella cuando necesita olvidar la verdad de su vida.

El “rito de iniciación” de Ángel dentro de la banda de ladrones del barrio, fue robar los espejos retrovisores de un automóvil, labor que llevó a cabo como si se tratara de un experto. A partir de ahí, fue bien recibido en el grupo y gracias a su ingenio y su agudo sentido de observación, se convirtió en un líder a quien los demás siguen sin dudar, hasta el día en que un mal movimiento en una de las operaciones lo llevó a la cárcel.

Allí, Ángel se da cuenta de que su vida no tiene un verdadero futuro y que es el momento de buscar un nuevo rumbo una vez salga de pagar su condena, lo que no se imagina es que Manuela, su abogada, logra sacarlo antes de cumplirla.

Para su desgracia, Ángel se encuentra con que ahora las condiciones de su madre no lo dejarán cumplir su objetivo y lo llevan a posponer sus planes hasta que pague una deuda a través de sus robos. Durante la historia, a pesar de él, escalará posiciones dentro de la banda dedicada al robo a gran escala de aparatos electrónicos, electrodomésticos y todo tipo de mercancía para entregarla a los hombres de “El Hierro”, la autoridad máxima del grupo y a quien nadie conoce personalmente, sólo León. Su ascenso lo logra gracias a la creatividad en los operativos y por el interés que despierta en ese jefe desconocido.

Su relación con Manuela es netamente profesional, pero el paso de los meses la convierte en una amistad con base en la distancia y el respeto, sin imaginar que ella le robará el corazón. Al salir de la cárcel, Ángel piensa que nunca volverá a verla y sólo quedará su recuerdo, pero el tiempo lo llevará a descubrir que Manuela es la prometida de “El Hierro” y como un golpe a su corazón, se entera de que “El Hierro” es su padre… El mismo hombre por quien su madre ha sufrido durante 23 años.