Carlos Camacho


Carlos Humberto Camacho es ya un rostro conocido a nivel internacional por su participación en telenovelas como ‘La viuda de Blanco’, ‘Pecados Ajenos’ y, por último, ‘Más sabe el Diablo’, donde interpretó a Horacio.

El actor colombiano Carlos Camacho nació el 9 de junio de 1971. Se le conoce por haber trabajado en proyectos como: ‘Guajira’ (1996), ‘Destino de mujer’ (1997), ‘Prisioneros del amor’ (1997), ‘Alicia en el país de las mercancías’ (2000) y ‘Angélica pecado’ (2000).

-¿Cuántos años llevas en Miami?
Casi cinco años. Llevo tres novelas con Telemundo (‘La viuda de Blanco’, ‘Pecados Ajenos’ y ‘Más sabe el Diablo’). En Los Ángeles trabajé en cine, donde hice dos películas. Precisamente, hace unos meses se estrenó ‘Hacía la oscuridad’, al lado de America Ferrara, la actriz de ‘Ugly Betty’.

-También viviste en Nebraska (Estados Unidos)...
Sí, antes de recibir ofertas de trabajo, decidí instalarme un tiempo ahí, donde tuve la suerte de conocer a la que hoy es mi esposa y con la que llevo cuatro años de casado. Ella es griega, no hablo su idioma, pero lo estoy aprendiendo. Nos comunicamos en inglés y algo en español.

-¿Cómo te sentiste haciendo un personaje como Horacio, en la telenovela de ‘Más sabe el Diablo’?
Muy a gusto. Es un papel con mucho matices, maravilloso y bien escrito. En él se reúnen varios elementos que necesita un actor que ama su trabajo, como yo, pues le doy toda la energía necesaria para desarrollarlo.

-¿Es la primera vez que tienes un rol de gay?
Así es, en mi carrera me ha tocado hacer de todo: de bueno, de galán, de matón, etc. Por eso lo traté muy detenidamente con la escritora Jimena Romero, pues yo quería un personaje que fuera real, un abogado prestigioso que se comportara como cualquier ser humano, con humor. Horacio tiene tendencias gays, le gustan los hombres, pero no es una loca.

-Además, le aportas comicidad...
Tuve la fortuna de contar con el director David Posada, con quien logramos armar a Horacio y me entendió perfectamente el concepto que quería. La parte cómica simplemente sale de manera natural, lo que siempre ha sido el fuerte de la actuación colombiana. Nosotros (los artistas colombianos) nos esmeramos y preocupamos, desde hace mucho tiempo, por el humor en nuestras novelas, ya que no se trata de decir chistes y hacer un humor forzado, sino de ser naturales, de generar gracia y risas, creo que esas reacciones en el público las estamos logrando.

-¿Y has conseguido coordinar con tu compañero Ezequiel Montalt, en el papel de Cristian, para realizar las escenas?
Hicimos nuestras propuestas y logramos que los personajes cumplan su cometido, pero con mucho respeto.

-¿Te dieron en la novela flexibilidad de improvisar o estás bajo un libreto fijo?
Respeto a los escritores, pues es mi deber como actor, pero a veces le pongo mi toque. Y a medida que transcurre la historia, uno se empapa más del personaje y consigue darle en el punto exacto.

-¿Cómo fue tu relación con tus compañeros de novela?
Me llevo muy bien con todos los actores del equipo de producción. Tengo una excelente amistad con Jencarlos Canela y Miguel Varoni, a quien conozco desde hace varios años. Con Gaby Espino tuve una hermandad total, desde que nos vimos nos abrazamos y hubo una conexión increíble. Lo que logramos en escena es casi igual a la vida real, pues somos como hermanos, nos contamos todo.

-¿Es divertido trabajar con Miguel Varoni y sus chistes?
Con él no paramos de reírnos, se contagia el elenco, creamos un ambiente muy sabroso para trabajar. Pienso que en el set uno debe pasársela rico, para que la historia tenga éxito.

-¿Por qué crees que tiene tan buena acogida la novela?
Es que tiene todos los ingredientes, pues no es la típica novela tonta. Presenta un buen guión que se refleja en los personajes y en el rating, es una maravilla.

-¿Tienes otros proyectos o deseas volver a la música?
Yo soy un guitarrista, he cantado toda la vida y sigo dándole, pero con los horarios de grabación tan fuertes en la telenovela lo he dejado de lado. Ahora, viendo a Jencarlos con su disco, me da nostalgia y una felicidad enorme, pues yo pasé por ese proceso. Sí hay ofertas en Colombia y en Miami, afortunadamente cada vez se abren más puertas y, gracias a Dios, reconocen mi trabajo.


Carlos Camacho fue Horacio García en ‘Más sabe el Diablo’:

El socio de la oficina de Manuela, Horacio tiene 35 años, es homosexual abierto y reconocido, aunque no es femenino, sino en su gusto por la moda, los chismes de último momento y su eterno amor por el sexo masculino.

Irónico y con gran sentido del humor, Horacio es siempre el vocero de la sensatez y el mejor consejero en cuanto a relaciones interpersonales, pues él mismo ha tenido tantas desilusiones amorosas, que se considera un experto en el misterioso mundo de los hombres.

Adora a Manuela y es un tanto sobreprotector con ella, así que desconfía de Martín, a pesar de que no lo conoce a fondo personalmente.

Conocerá a Cristian y de inmediato habrá química entre los dos, a pesar de que el primero no da señales de estar interesado románticamente en él, ni en ningún hombre. Para Horacio es claro que no ha salido del closet y, desde ese momento en adelante, lo considera su misión personal, sin saber que metiéndose con Cristian, también está metiéndose en los terrenos peligrosos de “El Hierro”.