Alexa Kuve


Alexa Kuve, desde niña, siempre tuvo “pinta de actriz”. Su vocación por la actuación, prácticamente, nació en el teatro en Caracas (Venezuela). La conocimos en telenovelas como ‘La mujer de mi vida’, ‘Amor descarado’, ‘Anita, no te rajes’ y actualmente la hemos visto personificando a Susy Beltrán en la telenovela ‘Más sabe el Diablo’.

En Venezuela hace menos de cinco años Alexa fue declarada como la mejor actriz en un concurso denominado ‘La Estrella Venezolana’.

Pero Alexa, al menos en Miami, ha alcanzado resonantes triunfos y últimamente se convirtió también en productora. Hace poco este sueño se cumplió al poner en escena la obra teatral ‘Sueño americano en el café’, en cuya empresa tuvo a su lado a José A. Evora.

-¿Desde cuándo decidiste ser actriz?
Siempre soñé con llegar a ser una actriz famosa. Y lo más increíble, es que lo he conseguido.

-¿Ha sido fácil llegar a ser una actriz reconocida?
No ha sido nada fácil llegar a este puesto de fama. Ha sido una carrera hecha a base de mucho esfuerzo y dedicación. Muchas veces, en mis ratos de meditación, soñaba con este momento. Y le doy gracias a la vida por haberlo podido alcanzar. Todos mis compañeros de set han sido muy queridos y amable. Me han ayudado en todo. Y por eso he podido triunfar. También he sido muy afortunada porque me ha ido muy bien en producción e comerciales.

-¿Cómo fue la primera toma de contacto con tu personaje, Susy?
Tuve miedo al principio pero luego me adapté a mi rol y salí delante.

-¿Por qué decidiste mudarte a Miami?
Confieso que aquí di el gran salto. Miami es una ciudad para lograr el triunfo en la televisión hispana.

-¿Con qué papeles te quedas: con el de buena o el de mala?
Me gusta interpretar siempre papeles de mujeres buenas. Tengo corazón para esto. Y me gusta hacerlo.


Alexa Cuve fue Susy Beltrán en ‘Más sabe el Diablo’:

La madre de Perla, esposa de Sandro, que estaba embarazada de su hija Perla cuando Sandro apareció una noche a decirle que había encontrado a Esperanza dando a luz en una estación de metro.

Desde que Esperanza llegó a vivir al barrio, se convirtió en su amiga y siendo sus hijos casi de la misma edad, se ayudaron unas a otras turnándose para cuidarlos, cuando alguna de las dos tenía otras cosas que hacer.

Desde siempre tuvo sueños de grandeza, pertenecer a las celebridades de Hollywood o de Las Vegas, pero conoció a Sandro, se enamoró de él, se casó y después de que tuvo a su hija, se dio cuenta de que nunca saldría de Queens ni de esa vida de apuros económicos y estrechez.

Sin embargo es una mujer alegre y desparpajada que trata de vivir la vida que no pudo tener a través de las revistas de chismes de farándula. Susy tiene 42 años y es una amante del dinero y su escala de valores y principios está dominada por eso y esa es la razón por la que un día termina enredándose amorosamente con León, primo de su marido, quien le ofrece regalos y cosas a las que Susy jamás podría acceder con el limitado presupuesto de su marido. No se siente orgullosa de lo que hace, pero su ambición puede más y por eso pone en riesgo su matrimonio y porque además con los años se ha ido desilusionando de Sandro y de su conformismo.

Ha escuchado las historias de Esperanza desde siempre y aunque cree que la historia de su amor con Martin que era un millonario es una simple fantasía de suya, le aconseja, la escucha y la apoya dándole ánimo para que no se rinda ante la vida a pesar de que Esperanza sufre de una artritis que cada vez la deja más impedida.