Paula Barreto


Paula Barreto es una actriz colombiana que nació el 31 de agosto de 1979, en Medellín (Colombia). Fue Luisana, la ex de Santos (Christian Meier), en ‘Doña Bárbara’ y actualmente la vimos en el papel de una psicóloga en ‘Niños ricos, pobres padres’.

Es casi una recién llegada al mundo de la interpretación, pero con papeles como el de la caprichosa y soberbia Luisana no tardará mucho en despuntar. Dulce y pausada, Paula Barreto nos ha descubierto con qué sueña una psicóloga metida a actriz.

-¿Cómo definirías a Dorotea, tu personaje de ‘Niños ricos, pobres padres’?
Soy la psicóloga de un colegio para millonarios, cuyos alumnos no tienen límites. Hay drogas, sexo… Es un papel muy interesante.

-¿Cuánto tiempo llevas trabajando en televisión?
Apenas tres años, y estoy feliz. La actuación llegó a mi vida sin buscarla mucho, porque cuando estaba en el instituto empecé a trabajar de modelo. Hacía pasarela y publicidad, y luego estudié psicología. Pero la casualidad la puso en mi camino y ahora sé que es lo mío.

-¿Qué telenovelas has trabajado?
‘En los tacones de Eva’, ‘Sobregiro de amor’ y ‘Cómplices’ y también he trabajado en teatro.

-Háblanos de alguna anécdota que hayas vivido en tu corta carrera artística...
Mido 1,72 m y eso a veces me ha obligado a no llevar tacones para que a mi galán no se le vea más bajo, como por ejemplo en ‘Zona rosa’, con Jorge Cárdenas.

-¿Te costó entrar en la producción de Telemundo ‘Doña Bárbara’?
Lo cierto es que fue un casting muy reñido. Se trataba de mi primera experiencia en Telemundo y entre las aspirantes había actrices importantes que ya habían colaborado con esa productora, como Andrea López (Tatiana en ‘Victoria’).

-¿Pensaste en hacer otro papel?
No, me enamoré de Luisana enseguida, me pareció muy divertida e interesante. Le pasan cosas tristes, alegres; y tan intensas. Además, no me costó interpretarla.

-¿Por qué?
Aunque no nos parecemos, es fácil encontrarse personas así, de clase social alta, que se creen dueñas del mundo y, en vez de andar, levitan.

-¿Te fijaste en algún otro personaje para construir el tuyo?
Vi la película animada ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’ por recomendación del director. Jessica, la mujer del conejo protagonista, es muy sexy, exuberante, pelirroja y se mueve de una forma provocativa. Tomé algunos rasgos de ella.

-Y tú, ¿cómo te defines?
Soy muy casera, me encanta estar en mi piso y disfrutar con mi familia y mi hija. Persigo mis sueños sin complicarme la vida y me considero detallista y organizada. No vivo rodeada de lujos, como Luisana, pero me gusta darme algún capricho y hacer cosas que me diviertan.

-Háblanos de tu hija...
Amalia tiene 4 años y es la persona más importante de mi vida, mi pasión. Su padre (el escritor Marco Ramírez) y yo nos separamos hace un año, tras seis años juntos.

-¿Fue traumático?
No, yo adoro a Marco, tenemos una gran amistad. Nuestra relación fue siempre hermosa. Supimos cortar a tiempo, cuando nos dimos cuenta de que nos habíamos convertido en hermanitos.

-No es frecuente oír hablar tan bien de un ex…
Es que no existen motivos para hacerlo de otra manera. Me siento afortunada por mi relación, incluso el final fue bonito. Además, odio los conflictos, prefiero llegar a acuerdos si es posible.

-¿Cómo te gustan los hombres?
Me gustan los hombres honestos y relajados, como yo. Y me caigo redonda cuando son detallistas. Así me conquistó mi ex marido. Me sorprendía con regalos que había hecho pensando en mí.

-¿Alguna virtud y algún defecto que tengas?

Soy solidaria y soy indecisa.

-¿Cuál es tu bebida y comida favorita?
El sushi y el vino tinto.

-¿Cuáles son tus aficiones?
El ejercicio, suelo ir al gimnasio a clases de Pilates. También quedo con mis amigos, aunque no tengo muchos. Disfruto invitándolos a cenar y conversando con ellos en compañía de una buena copa de vino. Ver películas, en el cine o en casa, y escuchar música son otras de mis pasiones.

-¿Qué ritmos te gustan más?
El pop; y me pierden las canciones románticas, como las de Juan Luis Guerra. Adoro el merengue, la bachata y el reggaeton. Me encanta bailar. Aunque no soy muy “rumbera”, cuando salgo aguanto toda la noche.

-¿En tu familia hay otra actriz?
Sí, de mis tres hermanos, María Teresa, la menor, se dedica a la interpretación. Empezó antes que yo y no he trabajado con ella, pero me encantaría. Ha salido en la versión colombiana de ‘Floricienta’ y acaba de grabar ‘Verano en Venecia’.

-¿Tenéis por costumbre hablar de trabajo entre vosotras?
Sí, estamos muy pendientes la una de la otra y más desde que me divorcié, ya que empezamos a vivir juntas. Nos hacemos críticas constructivas. A mí me gusta, pues siempre me veo defectos.


Paula Barreto fue Dorotea Cortés en ‘Niños ricos, pobres padres’:

La profesora Dorotea es la psicóloga del colegio. Su juventud, gracia y disposición para escuchar, ha logrado que sus estudiantes acudan a ella para hablar y, en general, contarle los problemas que los aquejan.

Es ella quien se ha dado cuenta de la falta de atención que tienen estos jóvenes en sus casas y, entregada como lo es a su labor, no pierde oportunidad para instar a los padres a acercarse a sus hijos.

Tiene una especial relación con David, con Alejandra y con Gabriel, el jardinero, quien no para de coquetearle y de decirle que algún día va a conseguir para su vida una mujer como ella.

Sin embargo, a la señorita Dorotea le sale “otra” admiradora y es nada menos que una de las alumnas del colegio donde trabaja: Laura.

Dorotea es una mujer muy bella, que ha preferido ocultar sus encantos ocupada como está en su misión de salvar al prójimo. Ha descuidado el aspecto emocional de su vida y solamente la aparición de Mauricio logra de nuevo preocuparla en este sentido.

Es inteligente, preparada, abnegada y, a pesar de la impotencia que siente de no poder cumplir cónsul tarea, lucha denodadamente por cumplir sus sueños, el más importante de todos salvar a los muchachos. A veces se pasa de ingenua y arriesga más de la cuenta buscándose serios problemas con tal de cumplir con su misión.