El autor de ‘Niños ricos, pobres padres’, ahora escribe solo


Luis Felipe Salamanca empieza una nueva etapa escribiendo para Telemundo. Ha sido autor de varias telenovelas colombianas reconocidas como ‘La Guerra de las Rosas’, ‘María Madrugada’, ‘Pedro El Escamoso’ y ‘La Ex’, las cuales escribió junto con Dago García. Luego de su separación laboral de García, Salamanca ha creado su propia empresa de contenidos a la que llamó ‘Luis Felipe Salamanca y Asociados’ y ha escrito para Telemundo la telenovela ‘Niños ricos, pobres padres’, que al principio se iba a llamar ‘Pobres niños ricos’.

No es la primera vez que escribe para un mercado fuera de su país: Colombia. Ya ha escrito tres telenovelas para TV Azteca y próximamente una cuarta; una telenovela para la televisión peruana, un proyecto de telenovela para la RAI en Italia y otra para la televisión española. Además, de sus producciones se han realizado adaptaciones como el caso de ‘Pedro El Escamoso’ en México y ‘Pocholo’ en Grecia.

Salamanca, con más de 20 años como autor de telenovelas, tiene en su currículum alrededor de 50 ficciones. Ha ganado el premio a Mejor Guión del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva (España) con su guión ‘La Pena Máxima’ y ha sido jurado de los Premios Emmy Internacional.

Luis Felipe asegura haber encontrado en Telemundo un equipo humano que tiene retos atractivos y que sobre todo, es muy respetuoso de su trabajo. Sobre ‘Niños ricos, pobres padres’ específicamente, Salamanca creía necesario hablar sobre la juventud y sus excesos ya que “muchos de los problemas que estamos viviendo hoy en día se incuban en un momento de la adolescencia y en el espacio de la escuela”.

El escritor se describe como un espectador de la realidad y su notario, reveló que su inspiración es la vida misma. “Basta observar a nuestro alrededor para descubrir toda la fauna humana con sus grandezas, mezquindades y tragedias”.

“En estos tiempos donde la gente les paga a otros para que vivan sus vidas, es tremendamente arriesgado pensar que nuestros hijos, por estar aparentemente a salvo, no necesitan atención y cuidados”, expresó Luis Felipe Salamanca, autor de la historia.

Ahora que ha terminado de escribir ‘Niños ricos, pobres padres’, Salamanca prepara una serie infantil que se perfila como uno de los muchos proyectos a futuros que el autor colombiano tiene bajo la manga.

Conocido más por su nombre, que por su rostro, el creador de otros títulos como ‘La Guerra de las Rosas’, ‘Pecados capitales’ y “divorciado”.

-Después de haber hecho varios éxitos para Caracol, ¿por qué te fuiste?
Desde hace muchos años venía pensando en la posibilidad de independizarme y crear mi propia compañía productora de contenidos. Ciertas diferencias irreconciliables con algunos ejecutivos de la compañía me convencieron de que era necesario.

-¿Es verdad que te negaste al alargue de 'La quiero a morir'?
Sí. Las historias tienen ritmos y tiempos que, de ser modificados, las hacen insoportablemente aburridas, tanto para los que las ven, como para quienes las escribimos.

-¿Qué te sedujo de trabajar con Telemundo?
Más que nada, la posibilidad de pertenecer a un equipo que tiene retos muy atractivos para alguien tan competitivo como yo. Ha sido una agradable sorpresa encontrarme con gente amable y respetuosa de mí trabajo.

-¿Cómo te has acoplado a escribir para un público que quiere todo digerido?
Me parece que uno de los lugares comunes es subestimar los mercados a los que nos enfrentamos. Mis historias no están determinadas por mis prejuicios sino por la pasión que siento al comenzarlas.

-En el mercado hispano de Estados Unidos, ¿buscan historias menos arriesgadas?
Qué más arriesgado que hacer telenovelas en un mundo donde los sentimientos y la cursilería tienden a ser despreciados. Los españoles, peyorativamente, nombraron a nuestras telenovelas culebrones por no poder admitir que son ellos quienes las viven.

-¿Por qué te alejas de la prensa?
Básicamente, soy muy tímido, pero en cierto momento me di cuenta de que alguien se había apropiado de mi carrera y no tuve más remedio que salir a recuperarla.

-¿A quién te refieres específicamente?
A buen entendedor, pocas palabras.

-En tu “matrimonio” profesional con Dago García, ¿te molestó que él figurara más que tú?
No. En todo equipo existen un cerebro y una cara. Yo no era la cara del equipo.

-Después de ser compañeros (incluso de universidad), ¿qué tan amigable es tu relación con Dago?
Tan amigable como la de Uribe y Chávez. Aclarando que yo no soy Chávez.

-¿Qué es lo más difícil de escribir solo?
Lo difícil es encontrar un socio honesto y leal. Y no, no extraño nada del pasado. Yo trabajo con un equipo de gente joven, tengo ideas frescas y ganas de hacer las cosas de una manera diferente. Me encanta trabajar en equipo, especialmente con gente sin tantos malos hábitos como los que hemos desarrollado quienes llevamos mucho tiempo en el medio.

-¿Te piensas dedicar sólo a la televisión o piensas escribir para cine?
Yo no tengo tan mitificado al cine. Tal vez la gente no lo sepa, pero el guión de ‘La pena máxima’, una de las películas más exitosas de Colombia, es mío. Si algún día vuelvo a tener la necesidad de expresarme por este medio lo voy a hacer, pero, por ahora, me siento muy agradecido y contento con la televisión.

-¿Qué otros proyectos tienes?
Todos. Estamos desarrollando dos nuevas telenovelas, una miniserie y, para sorpresa para todo el mundo, un programa infantil que, de funcionar, me va a permitir por fin jubilarme.