Jacqueline Márquez


Jacqueline Márquez es una actriz que venció la timidez. Resulta paradójico que la actriz estadounidense de origen venezolano, una de las revelaciones en el elenco de la telenovela ‘El Rostro de Analía’, haya decidido ser actriz solamente para vencer su timidez adolescente durante la escuela preparatoria. Sin embargo, el esfuerzo por dejar de lado su retraimiento, se convirtió en su pasión y ahora la joven busca consolidarse en su profesión y confiesa ser capaz de encarar cualquier reto que su oficio le demande.

Y como muestra, Márquez cuenta que para interpretar su personaje de Chaniqua, una pandillera de barrio bravo en la telenovela de Telemundo, decidió bajar de peso y se sometió a una dieta estricta y a un intenso programa de ejercicios aeróbicos para reducir tallas y tonificar el cuerpo.

Jacqueline estudió dos carreras al mismo tiempo: la de actuación y la de ingeniería industrial. Terminada la segunda, trabajó en la compañía Petróleos de Venezuela. Pero el título universitario no logró hacer olvidar a la primera y decidió darle una oportunidad a la actuación.

La actriz nació en Estados Unidos, en Dallas, Texas, de padres venezolanos, y fue criada en la ciudad venezolana de San Cristóbal. Finalmente regresó a Estados Unidos hace cinco años, con una sola idea: actuar.

-Tu primera oportunidad en televisión te llegó de la mano de Telemundo, ¿cómo comenzaste en la actuación?
Fue mi primera oportunidad en la televisión con la miniserie de Telemundo ‘Amores de Luna’. A través del taller de Telemundo Actores, que dictó la cadena hace dos años con la maestra Adriana Barraza, se me dio la oportunidad de actuar y hacer el papel protagónico en la miniserie que la presentaron el año pasado. También estuve por cuatro meses en Nueva York para estudiar técnicas de actuación en la legendaria escuela de teatro Actor’s Studio, fundada por Lee Strasberg y fue una experiencia inolvidable. Me enamoré de la ciudad. También tomé clases de monólogos en el Atlantic Theatre. Un día en Nueva York supe del casting para una nueva novela de Telemundo y me presenté.

-¿Cómo fue la experiencia de recibir clases de Adriana Barraza?
Tomar clases con Adriana es una de las experiencias más hermosas que he tenido en la vida. Es una excelente maestra, súper humilde, y que nos compartió sin reservas todo lo que sabía. No se guardó nada. Ella es una de las personas a la que debo estar en donde estoy. Cuando ella te da clases: te motiva, te llena de esperanza, te da fuerzas para luchar y te infunde deseos de aprender insaciablemente.

-¿Cómo definirías a tu personaje de Chanicua, la pandillera de ‘El Rostro de Analía’?
Mi personaje en principio era el de una mujer enérgica, brava y fuerte, pero ahora está embarazada de gemelos y esta situación la ha transformado en una mujer mucho más sensible y humana. También es una mujer apasionada, fiel y con mucho coraje, que tiene una manera muy decidida de enfrentar la vida, y que está constantemente enfrentando riesgos. Por eso me decidí prepararme con gimnasio y dieta.

-Cuentas que tomaste la decisión de ser actriz para perder la timidez...
Sí, soy muy tímida, pero he aprendido que todo en la vida es como una actuación. Tienes que armarte de valor, de fuerza, para enfrentarte al público y a la gente. Todavía hay ciertas cosas de la vida diaria que me dan pena.

-¿Tu familia te apoyó en la decisión que tomaste de ser actriz?
No fue que mis padres no me apoyaron en mis inquietudes artísticas, ni que me dijesen que no me podía dedicar a eso, pero sí querían que sacara un título universitario y fue así que me gradué de ingeniera industrial en la Universidad Nacional Experimental del Táchira.

-¿Qué te ha aportado en tu vida estudiar ingeniería?
La ingeniería me ha ayudado como persona de negocios y en la parte empresarial, pero durante mis cinco años de carrera, también estudié actuación y pertenecí al grupo de teatro en la universidad e hice varias obras en Venezuela.

-¿Y qué planes futuros tienes después de haber acabado las grabaciones de ‘El Rostro de Analía’?
Estoy en la producción de una película junto a un grupo de talentos que conocí en el taller de Telemundo escritores. Tenemos un buen libreto sobre lo duro que es la vida del hispano en este país y, con otros compañeros del taller Telemundo Actores, vamos a producir y a protagonizar la película, pero todavía necesitamos financiamiento.