Flor Núñez


Flor Eloína Núñez Mendoza, su verdadero nombre, dio sus primeros pasos en la actuación venezolana en la Escuela Antonio Arraíz, donde formó parte de un grupo teatral. Se preparó en la Escuela de Teatro Juana Sujo. Desde sus inicios en la televisión ha participado en innumerables producciones dramáticas como ‘La Viuda Negra’, ‘El Desprecio’, ‘De Oro Puro’, ‘Al Filo De La Ley’, ‘Dueña y Señora’ y ‘El Rostro de Analía’, entre otras.

En teatro ha participado en obras del repertorio nacional e internacional como ‘Fama de Mujer Amada’ y ‘Flor de la Noche’, siendo una de las actrices más reconocidas de la televisión y el teatro venezolanos, ganadora de innumerables premios y reconocimientos.

-¿Cómo te describirías a ti misma?
Luchadora, amorosa y madre.

-¿A qué actores admiras?
A Al Pacino, a Marlon Brando y a Shirley Maclaine.

-¿Recuerdas algún momento especial en tu vida?
Sí, el nacimiento de mis hijas.

-¿Cuál es tu mejor cualidad y tu peor defecto?
Mi mejor cualidad: mi capacidad de escuchar y tratar de entender, cosa que me ha servido mucho en la vida. Y mi peor defecto es mi impulsividad.

-¿Te gusta leer?
Mucho. Mi libro favorito sigue siendo ‘Don Quijote de la Mancha’, a pesar de los años. Fue quizás el primer gran libro que me regaló mi mamá cuando cumplí como 12 años y me fascinó, tanto así que sigue siendo mi libro favorito. Inclusive a veces lo leo a pesar de que ya está viejito.

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
Realmente tengo poco tiempo libre, pero en la medida de lo que puedo tengo un momento para mí, para hacer un poco de meditación, leer, escuchar la música que me gusta a todo volumen. Tomo un pedacito de ese tiempo para mí y eso me hace feliz.

-¿Cuándo fue tu primer amor?
Que yo recuerde fue en el bachillerato, cuando llegué al Liceo Andrés Bello.

-¿Qué es en lo primero que te fijas de un hombre?
Lo primero son los ojos, lo segundo la barriga y tercero el trasero (risas).

-¿Cómo es tu hombre ideal?
Bello, inteligente y con una buena profesión que le permita vivir cómodamente.

-Si no fueses actriz, ¿qué serías?
Seguramente sería músico, a mí siempre me ha gustado la música, la canción, yo canto. Mi papá decía "Tú vas a ser cantante" y soy actriz, aunque en realidad me gusta mucho la canción. También me gustan mucho los idiomas, la psicología, el contacto con el público. Yo estudié derecho tres años y algo no fui y no me hubiera gustado ser, que era abogado.

-¿Qué sacrificios has tenido en tu carrera?
Tiempo para mis hijas y estabilidad en mi casa. Ahorita mis hijas están estudiando en Miami y yo estoy aquí, es por ello que estoy en un momento terrible de los sacrificios de la carrera, ellas lo entienden y siempre nos comunicamos, pero no deja de ser tremendo que por mi vida de gitana dejo de estar al lado de ellas en este momento, pero esta profesión es así, como yo digo, uno no es de un país determinado, uno es de donde lo necesiten o de donde lo llamen y fíjate, ahora mi vida ya está transcurriendo aquí y en varios otros lugares, por lo que uno se convierte como en ciudadano del mundo.

-¿Y qué recompensaste ha dado tu carrera?
La felicidad de hacer lo que me gusta, el aplauso del público y el poderme seguir desarrollando.