Alejandro Chaban


Alejandro José Chaban Rodríguez, su verdadero nombre, nació el 20 de agosto de 1981 en Maturín (Venezuela). Su familia está conformada por sus padres y tres hermanas, son una familia muy unida.

Su vocación artística viene de pequeño. A los 16 años se trasladó a Caracas para estudiar Derecho e ir tras su sueño de ser actor, iniciando así su preparación profesional, alternando con diferentes trabajos y la carrera de leyes.

Ha participado en diferentes producciones tanto en su país natal como en Estados Unidos. Entre las telenovelas en las que ha participado se encuentran: ‘Viva la Pepa’, ‘A Calzón Quitao’, ‘Monk’, ‘Engañada’, ‘Prisionera’ y ‘La Ley del Silencio’, entre otras.

Después de sus importantes apariciones en cine y televisión anglosajona, en 2008 vuelve a la pantalla chica con la producción original de Telemundo, ‘El Rostro de Analía’.

-¿Cómo es Miguel, el joven pandillero que interpretas en ‘El Rostro de Analía’?
Él es como un héroe moderno porque va por lo que quiere. Empieza como pandillero, pero su vida se transforma y dejará ese mundo para alcanzar sus sueños, cuyo interés romántico en la novela es Camila (Ximena Duque). Miguel es uno de esos personajes que todos los actores queremos que nos llegue. Está en el mundo de las pandillas, pero tiene la oportunidad de cambiar, de reivindicarse. Es un niño de la calle con unos sentimientos muy bonitos. El corazón no se le ha llenado de pandillas ni rabia. Es un ejemplo para la juventud de que sí se puede. No tienes que quedarte con “lo que Dios te dio”, hay que ser persistentes.

-¿Y cómo te sientes interpretando a Miguel?
Yo estoy enamorado de mi personaje, Miguel, porque es como el héroe moderno, pero no es un tonto típico bobo que todo le pasa y nadie se da cuenta, lucha por las cosas y no espera que le lleguen, él pelea por los sueños, es totalmente romántico y ama a su mamá por sobre todas las cosas.

-¿Qué ha significado Miguel en tu carrera artística?
Miguel ha sido todo un reto porque es pandillero, después pasa a una etapa de un universitario, se convierte en un jugador de básquet profesional, luego se vuelve dueño de todas las empresas, es un personaje con muchas matices para explotar. Además, como fui obeso en mi niñez, por eso cuando me dijeron que iba a ser un basquetbolista en ‘El Rostro de Analía’ fue un reto, porque yo de adolescente nunca pude jugar y mis compañeros se burlaban de mi, me llamaban bola, era el típico gordo traumado y nunca me dieron la oportunidad de jugar, era el que nadie quería para estar en los equipos. De alguna manera estudié, me preparé, deje eso atrás y ahora en este libro ‘De gordo a galán’, pongo las anécdotas propias que pasaron por mi vida y lo que aprendí.

-¿Cómo fueron tus inicios en la actuación?
Mi carrera comenzó a los 17 años en Venezuela en una telenovela que se llamó ‘A calzón quitado’, después interpreté al hijo de Jorge Aravena y Verónica Schneider en ‘Engañada’, seguí haciendo telenovelas con Venevisión, después me vine a Miami a trabajar en ‘Prisionera’ con Gabriela Spanic donde hacia pareja con Génesis Rodríguez y luego me fui a Dallas a hacer una telenovela que se llamó ‘La ley del silencio’ y después hice ‘Devuélveme la vida’.

-¿Y tu familia te apoyó cuando decidiste ser actor?
Mi papá no quería que fuese actor y me fui por mi cuenta a hacer mis cosas, a estudiar actuación. Me quitó mis beneficios de mantenido y hasta vendí trajes de baño para vivir, incluso, hice mi primera película en Hollywood en inglés sin saber, aprendiéndome los diálogos por fonética.

-De los papeles que has interpretado, ¿cuál ha sido tu papel preferido?
Rony, personaje que interpreté en la telenovela ‘Prisionera’. Es una de las interpretaciones más importantes que he hecho, me permitió quemar etapas y hacer cosas que uno como ser humano no puedes, fue una bendición haberlo hecho al lado de Génesis Rodríguez, somos muy amigos, de alguna manera me daba confianza para poder hacer el personaje. Humberto Kico Olivieri, que es el escritor de esa historia, para mí es mágico porque sabe totalmente hacer una telenovela y sabe hasta dónde puede llegar un villano, te permite soñar por medio de los personajes.

-Tu carrera artística se ha centrado en las telenovelas, ¿te gustaría hacer cine?
Quiero hacer las dos cosas porque soy un actor y lo que tengo es que cambiar la técnica dependiendo del medio. Mucha gente tiene sus reservas con las novelas porque dicen que son sobreactuadas y lo más barato del género de la actuación, pero a mí me han dado mucha satisfacción y experiencia. Además, he participado en ‘The Perfect Game’ (2008). Y espero por el estreno en verano del cortometraje ‘The End’, en el que soy guionista, productor y actor. En la cinta participa la actriz Adriana Barraza.

-Cuando eras un niño nos has contado que eras un jovencito con obesidad y, por esto, has escrito un libro de autoayuda a las personas, ¿qué nos puedes adelantar del libro para quienes no lo han leído?
‘De gordo a galán’ no es un libro sólo de autoayuda, porque habla de alimentación y, sobre todo, de mi experiencia cuando tenía entre 15 y 16 años de edad, y en esa época me encontraba obeso y llegué a pesar 242 libras y, más tarde, rebajé 132. En el libro cuento las razones. No quiero dar detalles porque no tiene chiste y no adquirirán el libro. Pero puedo decir que la decisión vino de verme en el espejo y decir: “No quiero ser así”. Tomé la decisión de rebajar porque era la burla en el colegio, me hacían sentir ridículo, me quedaba afuera en todo y me quedaba en la banca en el juego de fútbol. Quiero decir cómo lo logré y qué hice.

-¿Y cómo te sentías cuando eras la burla en el colegio por ser gordito?
Tenía baja autoestima y ese gordito tenía un alma con miedo al mundo, hasta que un día dije “basta, ya no más”.

-¿Por qué decidiste que participasen varios artistas en tu libro?
Quise incluir gente que inspira y yo quiero inspirar a los demás.

-Ahora que se puede ver ‘Prisionera’ y ‘El Rostro de Analía’ en México, ¿te gustaría trabajar allí?
Estoy loco por ir a México, me encantaría poder trabajar allá y seguir conociendo ese país.

-¿Y te gustaría regresar a trabajar a tu natal Venezuela?
El lazo lo llevo adentro más que todo. No se ha dado la oportunidad de trabajar allá por ahora.

-Concluidas las grabaciones de ‘El Rostro de Analía’, ¿qué proyectos futuros tienes?
Tengo propuestas para dos proyectos en la pantalla grande y otro para una telenovela. No obstante, prefiero no contar los pollos antes de nacer.