Parte II

Albeiro se va a vivir
junto a Doña Hilda

Julieta y Natalia le salvan la vida a su amiga Lina
Catalina le pide a Marcial que la patrocine en el concurso de belleza de “Miss Chica Linda” y, a pesar de que Marcial se da cuenta de que Catalina le buscó para eso, él está dispuesto a seguir complaciendo a Catalina en todos sus caprichos. Aunque, más tarde, Marcial le pregunta a Catalina que si ella no es capaz de amar sin interés. Cuando Julieta y Natalia van a buscar a Lina; ellas se dan cuenta de que al padre de Lina le importa más el fútbol que su propia hija por lo que Julieta y Natalia abofetean a éste y, después de salvarle la vida a Lina llevándola al hospital, las tres deciden irse a vivir juntas y también visitan la tumba de la madre de Lina (Milena). Por otra parte; Paola, Ximena y Vanesa van al burdel de Don Jairo para volver a trabajar, además, éste las propone que trabajen “para domicilio”, yendo a las propias casas de los clientes para acostarse con ellos, y éstas aceptan porque así ganaran más dinero. Por la noche, Doña Hilda se queda cuidando a Albeiro y se queda dormida al lado de su amado, sin importarle a la madre de éste. Y al día siguiente, Doña Hilda le dice a Albeiro que, cuando la demuestre que la ama y cuando deje definitivamente a Catalina, ella le dará una nueva oportunidad.

Catalina se prepara para el concurso de belleza
Marcial le da una gran suma de dinero al encargado del certamen de belleza (Don Bonifacio) que Catalina se quiere presentar para que Catalina gane el reinado de belleza. Por otra parte, Lina, Natalia y Julieta comienzan a trabajar en su nuevo negocio de perros calientes. Además, Natalia quiere quitarse las prótesis de sus senos para demostrar a las muchachitas que puede triunfar sin tener los senos grandes, aunque a su madre no la molesta que tengan silicona en sus senos mientras que no usen sus senos grandes para prostituirse. Y más tarde, Julieta se pone muy triste al ver en un periódico que la policía tiene arrestada a su madre (Lorena), y ésta quiere volver a México para visitar a su madre. Después de irse Julieta a México; Lina y Natalia le piden a Albeiro que trabaje con ellas en su puesto de perros calientes, ya que ellas quieren seguir estudiando mientras tienen abierto ese trabajo. Y Natalia se siente atraída por el novio de Catalina. Lejos de allí, Bayron y Balín intenta matar a un importante hombre de negocios y a su familia, pero Bayron no se atreve porque no quiere asesinar a un bebé (el hijo de este hombre), por lo que Ramiro (El Hombre Oscuro) se pone furioso porque perdió mucho dinero, pero Bayron se enfrenta a él, preguntándole que qué haría si ese bebé hubiese sido suyo. Mientras tanto, Catalina se ocupa todo el tiempo para ganar su reinado de belleza: entrenándose físicamente, comprándose ropa y joyas, yendo a programas de televisión y teniendo todos los lujos que ella quiere, ya que Marcial se lo paga todo, y Catalina va siempre acompañada por Yésica, quien está cansada de soportar a Catalina.

Albeiro se va a vivir junto a Doña Hilda
Doña Hilda siente celos cuando ve a Albeiro tan unido a Natalia mientras ellos trabajan en el puesto de perros calientes y, después, Doña Hilda le da un día a Albeiro para que decida si él quiere rehacer su vida a su lado. Mientras tanto, Catalina visita a Mauricio Contento para pagarle la operación y para que la revise los senos, pues a ella la están molestando, y Mauricio quiere sacarle las prótesis, operándole nuevamente, pero ella quiere que la opere después del reinado de belleza; además, ella le amenaza con denunciarle por haber metido cocaína a más de veinte jovencitas en sus senos, pero él la quiere operar. Mientras Catalina recuerda nostálgicamente a Albeiro; él decidió mudarse a la casa de Doña Hilda, a la que la promete que la va a hacer un hijo, ya que Albeiro quiere rehacer su vida junto a Doña Hilda y, poco después, Doña Hilda le dice a Bayron que Albeiro vivirá con ellos porque comenzaron juntos una relación sentimental, y Bayron acepta felizmente la noticia y le pide que no vuelva a enredarse con Catalina. Y Bayron les dice a Doña Hilda y a Albeiro que él cree que Catalina se está prostituyendo, aunque ellos no lo quieren creer. Por la noche, Marcial quiere hacer el amor con Catalina, pero ella le rechaza, con la excusa de que no quiere trasnocharse, además, ella le prohíbe de que vaya con ella al concurso de belleza. Y al día siguiente, Catalina se pelea con una de las modelos que se va a presentar al mismo concurso de belleza que ella, y eso la perjudica a Catalina pues la prensa es testigo de eso y después ella contesta muy mal a la prensa.

Catalina ve entre el público del concurso a El Titi
Doña Hilda, Albeiro y Bayron se dan cuenta de que Catalina se presentó a un concurso de belleza, y a Doña Hilda la preocupa que su hija gane el concurso porque podría tener menos humildad de la poca que tiene. Mientras tanto, Marcial va hasta el concurso de belleza donde su amada Catalina participa, ya que él se enteró de los problemas que tuvo con una candidata y quiere estar allí para ayudarla y, a pesar de que Catalina se enfada porque se avergüenza de que la prensa se dé cuenta de que Marcial es su representante y amante, Marcial chantajea a un periodista para que no se publique el reportaje en el que Catalina se peleaba con una modelo, ofreciéndole mucho dinero, además Marcial amenaza a éste con matarle si él no acepta la propuesta. Y por la noche, cuando da comienzo el concurso de belleza, Catalina se da cuenta de que El Titi también está allí representando a otra candidata, mientras su familia la ve por televisión. A pesar de que Yésica la aconseja a Catalina que no debería de coquetear con El Titi porque está con Don Marcial; Catalina está obsesionada con El Titi, pero a Catalina la parece El Titi un hombre inteligente e interesante y quiere conquistarle. Y Doña Hilda se siente celosa al ver como Albeiro babea con Catalina cuando la ve en el reinado de belleza por televisión, pero Albeiro le dice a Hilda que la ama. Y cuando Catalina vuelve a pelearse con la misma candidata que aquella vez; Don Bonifacio (el director del concurso) las amenaza con echarlas de allí si vuelven a golpearse.

Doña Hilda siente celos al ver a Albeiro “babear” por Catalina
El jurado somete a una serie de preguntas a las candidatas del concurso de belleza y, entre otras preguntas, a Catalina la preguntan por los narcotraficantes y ella les responde que los narcos son muya amables porque ayudan a los pobres a salir adelante, además, Catalina les dice a los miembros del jurado que a ella no la gusta leer y una de las tonterías que ella dice es que cultiva su espíritu untándose muchas cremas por su cuerpo. Mientras que, El Titi le ofrece una gran suma de dinero a Don Bonifacio para que Catalina no gane el reinado de belleza. Cuando comienza el concurso de “Miss Chica Linda”; Bayron prepara en su barrio una fiesta con una pantalla grande para ver a su hermana Catalina en el concurso. Y cuando Catalina desfila por la pasarela del concurso; ella comienza a coquetear con El Titi, insinuándosele con la mirada, al igual que lo hace él con ella; y Don Marcial se da cuenta del coqueteo que se trae Catalina con El Titi, aunque Yésica le hace creer a Marcial que son impresiones suyas. Mientras tanto, Doña Hilda se pone celosa al ver como “babea” su amado Albeiro viendo a Catalina en la televisión, además, Albeiro la dice a Hilda que él sigue amando a Catalina, a pesar de que está intentando olvidarla para ser feliz con Doña Hilda y; después, ella se percata de que Natalia coquetea con Albeiro, ya que se da cuenta de que ella le acaricia y, todo eso, Doña Hilda se lo dice a Albeiro; y éste la dice que, si sigue así de celosa, tendrá que dejarla y seguir solo. Por otra parte; Vanesa y Paola siente envidia porque Catalina está en un concurso que a ellas también las gustaría, pero siguen apoyándola en el barrio. Mientras que, Ramiro (El Hombre Oscuro) y La Liebre se fijan en el presentador del concurso, ya que a ellos les gustan los hombres, y éstos sospechan que ganará la novia de El Titi porque él debió pagar para que ésta ganase.

Catalina estuvo a punto de ganar el reinado de belleza
En el barrio de Catalina, cuando descubren que Catalina es una de las cinco finalistas del concurso de belleza; Vanesa dice que, si Catalina no tiene una mafioso que la respalde, perderá; y eso lo escucha Doña Hilda, por lo que se pone furiosa y dice que su hija no se junta con mafiosos. Y cuando empiezan con la ronda de preguntas para las tres finalistas; a Catalina la preguntan por los platos típicos y por los lugares típicos de la región a la que representa: Putumayo, pero ella no sabe ni tan siquiera donde se encuentra ese lugar y se inventa la respuesta, aunque las otras dos finalistas también contestaron estupideces a sus preguntas. Aunque Marcela Ahumada (la novia de El Titi) quedó como la tercera finalista en el concurso de “Miss Chica Linda”; Catalina tendrá que competir con la joven con la que se peleó en varias ocasiones, que se llama Valentina Roldán...

Catalina da dinero a Hilda y Albeiro para que compren un taxi
Aunque Don Marcial pagó 40 millones de pesos para que ganase su amada; Catalina queda en segunda posición y su competidora con la que se peleó gana el concurso, por lo que Catalina se pone como una histérica a llorar porque la robaron la corona. Y después, Marcial comienza a tirar tiros al aire, y el narco de la ganadora le responde también a tiros y, por esto, Marcial se tiene que ir inmediatamente con Catalina, su escolta y Yésica, huyendo de la policía y, más tarde, aparece Manolo muerto en su cuarto, y Marcial cree que fue El Titi quien mató al representante de la reina del concurso. Y al día siguiente, Marcial recibe una carta de Bonifacio, disculpándose y devolviéndole los 40 millones de pesos, que después éste se los regala a Catalina. Antes de irse a cumplirle con un trabajo muy importante a El Hombre Oscuro y a La Liebre; Bayron le promete a Cristina que regresará en una semana para que le presente públicamente ante sus padres como el padre del hijo que ella está esperando, y esta vez Bayron sin la bendición de su mamá. Cuando Doña Hilda y Albeiro estaban acaramelados durmiendo; Catalina llama a la puerta de la casa, y la hacen creer a Catalina que Albeiro se mudó a su casa para montar allí su taller de camisetas, diciéndola que se mudó porque él discutió con su madre Doña Mariela y, después, Catalina les entrega 10 millones de pesos a su mamá Catalina y Albeiro para que compren un taxi para que trabajen Albeiro y Bayron como taxistas; y Albeiro le confiesa a Catalina que él está trabajando con Natalia y Lina vendiendo perritos calientes, por lo que Catalina le pregunta qué si no le da vergüenza trabajar en ese lugar siendo el novio de una virreina, y Albeiro la contesta que no le da ninguna vergüenza estar trabajando decentemente. Mientras que, Doña Imelda le cuenta a su hija Yésica que se dice por el barrio que Doña Hilda y Albeiro son amantes, además, su madre también la dice que sus amigas están trabajando en un burdel; pero Yésica no le dice nada de esto a Catalina, y rápidamente Catalina y Yésica regresan con Marcial.

Catalina se acuesta con El Titi
El Hombre Oscuro (Ramiro) les advierte a Bayron, Balín y Jota que tengan cuidado con el hombre al que van a matar, pues él es un hombre muy importante, además, Ramiro les promete que le llevará a unas prostitutas para que se desfoguen con ellas. Mientras que, Catalina teme que a su hermano le pase algo malo, ya que ella sí sabe que su hermanito es un sicario y, en cualquier momento, podrían matarle; además, Catalina le dice a Yésica que notó demasiado distante con ella a su novio Albeiro y, aunque Yésica sabe que él está enredado con su madre Doña Hilda, ella no la dice nada. Y Catalina está cansada de Marcial, y quiere tener nuevas emociones, dándose cuenta de que el dinero no lo es todo, y la pide a Yésica que se vayan a Cartago. Por otra parte, Doña Hilda vuelve a ponerse celosa y, así, se lo dice a Albeiro por verle como Catalina le besaba, aunque él la dice que rechazó a Catalina cuando le propuso que hiciesen el amor, además, ella se pone furiosa cuando él se ríe al ver como Doña Hilda tiene celos. Más tarde, Catalina le suplica a Yésica que llame por teléfono a El Titi, ya que ella se quiere acostar con él. Y cuando logra comunicarse con él; Catalina le pide disculpas a El Titi por haberse enfrentado con él la vez anterior, y él también la pide perdón y la dice que se muere por verla. Después, El Titi manda a uno de sus escoltas que vaya a recoger a Catalina al aeropuerto. Además, Don Marcial le pide a Pelambre que se tarde dos horas en llevarle de nuevo a Catalina, pues Don Marcial se estaba acostando con otra mujer. Y sin que nadie se entere, Catalina no viaja en el avión hasta para irse de vuelta con Marcial, y ésta se va con Yésica hasta la casa en Pereira de El Titi. Cuando se reencuentra con El Titi; él la dice a Catalina que la ama y que la quiere hacer su mujer, pero que Yésica no se lo dijo porque es una mujer envidiosa y, poco después, Catalina y El Titi hacen el amor apasionadamente por primera vez. Cuando un escolta le dice a Marcial que Catalina no estaba en el vuelo que esperaban; Don Marcial se pone furioso y decide refugiarse en el alcohol. Y después, El Titi le pide a Catalina que deje a Marcial porque la ama, pero ella no quiere ser la amante de El Titi y no le asegura que cumpla su deseo y, aunque la ofrece mucho dinero, ella le dice a El Titi que ella se acostó con él por gusto y no por dinero y no acepta eso ni el reloj con diamantes que le regaló y, cuando ella se va de su casa, ella le dice a El Titi que lo único que ella quería era utilizarle.

Bayron descubre que Ximena sigue siendo prostituta
Por la noche, Catalina y Yésica salen de rumba y en una discoteca, un cliente de éstas le confiesa a Catalina que él es amigo de Bonifacio y que sabe que El Titi le pagó millones de pesos a Bonifacio para que Catalina perdiese y, por eso, Catalina quiere vengarse de él. Mientras que, Don Marcial se siente furioso con Catalina porque él la ha dado todo lo que le ha pedido y sabe que ésta debe de estar divirtiéndose con otros hombres. Cuando El Hombre Oscuro (Ramiro) quería regalarles los servicios de unas prostitutas para que disfrutaran con sus secuaces (Bayron, Balín y Jota), como recompensa a un trabajo muy importante que éste les mandó; ellos mismos descubren que las mujeres con las que se querían acostar a cambio de dinero son Ximena, Paola y Vanesa. Y como Ximena le había prometido a Bayron que ella ya no era prostituta; Bayron se pone furioso con ella, y ésta se desmaya cuando su novio la apunta con una pistola para matarla, y ésta se desmaya y, cuando logran reanimarla, Bayron y Ximena se besan apasionadamente.

Catalina se casa con Marcial
Bayron, Balín y Jota acaban reconciliándose con Ximena, Paola y Vanesa, aunque no les guste que sus novias sean prostitutas. Y Bayron le entrega mucho dinero a Ximena para que pueda vivir hasta que él llegue para poderse casar, y ésta lo acepta, aunque sepa que ese dinero él lo ganó traqueteando. Esa misma noche, Catalina vuelve a salir de rumba con Yésica, y ésta le da a Catalina a probar droga, y el éxtasis le produce a Catalina una gran nostalgia, recordando todo lo malo que ha hecho. Al día siguiente, acompañada por su amado Albeiro; Doña Hilda va hasta una fabrica para demostrar que es una gran diseñadora de ropa interior y, después de ir hasta allí, a ellos ni siquiera les reciben. Después de pasar varios días lejos de su esposo; Catalina, convencida por Yésica, decide regresar con su amiga a la casa de Don Marcial. Y Catalina y Yésica se inventan de que el abuelo de Yésica murió y que tuvieron que cancelar su viaje y, aunque al principio no la creía, Marcial acaba creyendo en Catalina, además, él la propone matrimonio, pero ésta le dice que aún lo tiene que pensar, aunque ésta se queda con el anillo de compromiso. Catalina le dice a Yésica que ella no ama al viejo Marcial, y Yésica le aconseja a su amiga que acepte casarse con Don Marcial y que se olvide de Albeiro. Y Catalina hace caso a Yésica, como siempre, y se compromete en matrimonio con Don Marcial, aunque ésta le pide a Marcial que se casen de una manera discreta porque se avergüenza de casarse con él.

Bayron es asesinado
Catalina y Don Marcial se acaban casando, como Catalina deseaba: en una ceremonia íntima, sin que apenas nadie se entere, sólo Yésica y los empleados de Marcial, y Yésica mira la boda con mucha envidia, y Marcial se da cuenta y le confiesa a Catalina que Yésica podría traicionarla en cualquier momento. Por otra parte, Bayron le entrega a su mamá mucho dinero, pero ésta no lo acepta porque cree que él podría haber seguido malos pasos para conseguir el dinero y, después, Bayron se va con sus amigos para cumplir un trabajo de El Hombre Oscuro. Poco después, Albeiro le pide a Doña Hilda que abra los ojos y que se dé cuenta de que Bayron es un sicario. Más tarde, Catalina escucha en la televisión como anuncian que mataron a Bonifacio, y Marcial le confiesa que él fue quien mandó su muerte por dejar en segunda posición a Catalina en el concurso de belleza. Mientras que, la policía se ve obligada a matar a Bayron y a Balín, pues ellos querían matar a una persona muy importante. Y Doña Imelda (la madre de Yésica) les cuenta Doña Hilda y a Ximena, que van hasta donde está el cadáver de Bayron y lloran desconsoladas al encontrar el cuerpo de Bayron sin vida. Entre tanto, Yésica avisa a Catalina sobre la muerte de su hermano y también llora desconsolada, y ésta vieja con Yésica hasta Pereira para acudir al entierro de su hermano. Y Marcial les pide a sus escoltas que vigilen todo lo que hace Catalina.

Catalina y Doña Hilda están desconsoladas por la muerte de Bayron
Cuando estaban velando los cuerpos sin vida de Bayron y Balín, en la casa de Doña Hilda; Jota le confiesa a su novia Vanesa que ellos eran sicarios, aunque él era “el campanero”, quien los avisa si corren peligro), y la confiesa que en un descuido la policía los descubrió y, como ellos no querían entregarse, los agentes de policía les mataron a Bayron y a Balín. Más tarde, llega Cristina al velatorio de Bayron, y ésta le hace creer a Ximena Que el hijo que ella espera es de Bayron, aunque en realidad está embarazada de Hernán, el Rector del Colegio. Poco después, Catalina llega desconsolada a su casa y, junto a su mamá, velan el cuerpo de Bayron, y Doña Hilda le dice a su hija que le dijeron que Bayron quería matar a un hombre y que por eso la policía le mató, aunque Doña Hilda no quiere creer que su hijo era un sicario y; al día siguiente, entierran a Bayron y a Balín y, de camino al cementerio, Catalina y Doña Hilda recuerdan todos los momentos que pasaron junto a Bayron.

Marcial quiere matar a Albeiro
Después de enterrar a Bayron; Catalina y Yésica regresan con Don Marcial y, más tarde, los escoltas de Don Marcial le llevan unas fotos en las que se ve a Catalina muy acaramelada con su novio Albeiro. Pasados unos días, Doña Hilda y Albeiro van a comprar un taxi con el dinero que Catalina les dio al ganar el concurso y, aunque Albeiro nunca condujo un auto, él pudo llegar sano y salvo a la casa con su mujer (Doña Hilda), a pesar de que tuvieron algún que otro susto en el viaje. Después, Doña Hilda comienza a llorar al recordar a su hijo, pero favorablemente está al lado de Albeiro, que la consuela. Por otra parte, Hernán (el Rector del colegio) quiere asumir las culpas del hijo de Cristina y no quiere seguir ocultando, además, él no quiere que Cristina siga chantajeándole, por eso, él decide contárselo a su hija Lina. Y Hernán y Lina prometen ayudar a Cristina a darle dinero para que al niño no le falte ni dinero, ni educación. Poco después; Cristina le dice a Lina que, aunque el Rector no la violó, él la dejó pasar de curso acostándose con él. Por otra parte, El Titi le pide disculpas a Cardona por haberse acostado con Catalina, por lo que Cardona se pone furioso con El Titi. Mientras tanto, Catalina pretende vengarse de El Titi desde que se enteró que éste pagó a Bonifacio para que ella perdiese el concurso de belleza. Después de que Catalina le jurase que ella no tiene novio en Pereira; Don Marcial manda a su escolta de confianza (Pelambre) que vaya a buscar a Albeiro para matarle...

Doña Hilda logra que reconozcan su trabajo como diseñadora
Cuando Pelambre descubre a Albeiro besándose con Doña Hilda; él decide no matar a Albeiro, avisando a su patrón Marcial que encontró al supuesto novio de Catalina besando a la madre de Catalina. Más tarde, Doña Hilda intenta nuevamente que el Gerente de la empresa de ropa interior la haga caso, desnudándose en la calle y mostrando sus diseños a las afueras de la empresa de él, pero éste tampoco la hace caso, y acaban arrestando durante 24 horas a Doña Hilda y también a Albeiro por escándalo público, pero favorablemente los diseños llegaron a las manos del Gerente de la textilera y está interesado en hablar con Doña Hilda porque es un buen trabajo el de Doña Hilda. Aunque el policía les confundió con madre e hijo; a Doña Hilda y a Albeiro no les importa y celebran que el Gerente haya creído en ella, en una noche apasionada de amor. Mientras que, Cristina les hace creer a sus padres que el padre del hijo que espera es Jota, ya que convenció al joven haciéndole creer que Bayron le pidió que Jota se encargara de ser el padre del hijo que espera, si Bayron muriese y, por su amigo Bayron; Jota accede a hacerse cargo del bebé, además, por esto, él dejó de ser sicario y comenzó a trabajar en el puesto de perritos calientes de Julieta, Lina y Natalia. Y como Lina no quiere que sus padres se separen por el hijo de Cristina; Lina y Hernán deciden guardar silencio y no contarle por el momento nada a la esposa de éste. Por otra parte, Julieta regresa desde México, avisando a sus amigas Lina y Natalia que se quedará con ellas en Colombia para estudiar, pues a su mamá la sentenciaron a estar durante 8 años en la cárcel. Más tarde, Catalina siente una gran molestia en sus senos, y Marcial tiene que llevarla de inmediato a una clínica, en la que consiguen calmarla el dolor y la hacen una radiografía para ver que la pasan a sus prótesis, aunque Catalina, Marcial y Yésica rápidamente regresan a la gran mansión donde viven.

Catalina descubre a su madre besándose con Albeiro
Doña Hilda demuestra al Gerente de la textilera que ella es la diseñadora de sus prendas íntimas, ya que a ella se las robó Don Antonio. Y el Gerente contrata a Doña Hilda como su diseñadora más exitosa, aunque no quiere reconocer públicamente que ella fue la diseñadora de los diseños que Don Antonio la entregó, ya que éste está muerto y no pueden corroborar la versión de los hechos. Mientras que, Jota regresa al colegio para demostrar a los padres de Cristina que es una buena persona y que quiere seguir su vida por la buena vida. Después de hacerse los exámenes en una clínica para revisarse los senos; Catalina regresa a casa de su mamá para ver a su familia y a su novio. Y Catalina y Yésica van a verse con sus amigas (Paola, Ximena y Vanesa), que las piden que dejen de trabajar en ese burdel, además, Catalina las ofrece dinero a las tres para que abran un nuevo negocio, pero éstas no aceptan porque ellas quieren ganar mucho dinero. Más tarde, Catalina, con ayuda de Yésica, descubre a su mamá besándose con Albeiro y, por esto, Catalina se pone furiosa. Y Catalina abofetea a Albeiro y, después de decirles que no les quiere volver a ver porque son unos traidores; Catalina arroja el taxi, que ellos se compraron con el supuesto dinero que ella se ganó del reinado de belleza, por un precipicio, y el coche se empotra contra un camión y no pudieron recuperarle.

Doña Hilda ha perdido a sus dos hijos
Después de que Yésica le dijese a Catalina que no quería contarle que su mamá estaba enredada con su novio porque pensó que no la creería; Catalina le dice a Yésica que ella ahora quiere dar un giro a su vida, empezando por delatar a El Titi y a Marcial ante la DEA, pidiendo mucho dinero por delatar a estos dos narcos, y Yésica acepta ayudar a Catalina. Por otra parte, Doña Hilda sufre mucho por haber perdido a sus dos hijos, ya que ahora cree que ella ha traicionado a su hija, arrepintiéndose de haberse enredado con Albeiro. Pero, Albeiro la dice a Doña Hilda que tenía que mostrar sus sentimientos y que Catalina jamás se preocupó por ellos. Por otra parte, Cristina presenta a Jota como el padre del hijo que está esperando, pero cuando les dice que trabaja en un puesto vendiendo perritos calientes; el padre de Cristina se pone furioso porque cree que no podrá mantener a su hija y, por eso, Jota le dice bromeando que si quiere le puede decir mentiras, y esto hace que se ponga más furioso aún y va corriendo detrás de Jota para pegarle.

Catalina y Yésica delatan a El Titi ante la DEA
Yésica comienza a sentir envidia de Catalina, por los lujos que ella tiene al lado de Don Marcial. Por la noche, Catalina sale a cenar a un lujoso restaurante con Marcial, donde él la dice que hará un testamento para que ella heredere su fortuna cuando él fallezca y, por esto, Catalina no quiere delatar ante la DEA a Marcial, a pesar de que aún planea delatar a EL Titi. Por otra parte, Vanesa se pone furiosa con Jota cuando descubre que él dejó embarazada a Cristina, por eso, ella le da una bofetada porque pensaba que él era un hombre diferente a los que había conocido. Al día siguiente; Yésica y Catalina, pidiendo a cambio mucho dinero y que tomen en cuenta su anonimato, se encuentran con el Capitán Salgado y denuncian a Aurelio Jaramillo (alias El Titi), diciéndole su dirección para que atrapen al segundo narcotraficante más peligroso de Colombia. Como Albeiro se queda sin el taxi; Albeiro les pide a Julieta, Lina y Natalia que le dejen regresar a trabajar con ellas vendiendo perritos calientes, pero ellas no se lo permiten porque no pueden pagar otro sueldo, ya que ahora Jota trabaja con ellas. Mientras que, El Hombre Oscuro (Ramiro) y La Liebre le ofrecen a Jota que vuelva a trabajar con ellos, conduciendo la moto con el sicario que mataría a la otra persona, confesándole que quieren matar a un político que quiere legalizar la droga y éstos no quieren que eso se haga realidad porque si no se quedarían sin trabajo y no podrían vender la droga ilegalmente, con la que ganan muchísimo dinero. Y Jota no acepta la propuesta de El Hombre Oscuro y de La Liebre, ya que no quiere volver al mundo oscuro de donde ya había salido, y quiere vivir trabajando honradamente.

El Titi manda asesinar a El Hombre Oscuro y a La Liebre
Cuando Jota no acepta seguir trabajando para El Hombre Oscuro y para La Liebre, ellos no le hacen nada malo, ya que El Hombre Oscuro cree que él tomaría su misma decisión. Y acto seguido, revienta la furgoneta donde iban El Hombre Oscuro y La Liebre, dándose cuenta Jota que si él se hubiese ido con ellos, hubiera muerto como ellos. Mientras que, El Titi festeja la muerte de Ramiro (alias El Hombre Oscuro), pues él mandó su asesinato. Después de delatar a El Titi; Catalina recuerda con nostalgia y rabia a Albeiro, al que sigue amando, a pesar de haberle despreciado en varias ocasiones; por eso, ella telefonea a su casa y no contesta, ya que quería escuchar la voz de él. Y más tarde, Doña Hilda va hasta la textilera para cerrar el contrato con el Gerente para ser la diseñadora exclusiva de la empresa.

El Titi es arrestado
Tras el reconocimiento de varios diseños; Doña Hilda les demuestra a los directivos de la textilera que ella es la diseñadora de los modelos que Don Antonio les vendió. Y poco después, el Gerente le ofrece a Doña Hilda que sea la diseñadora estrella de su empresa, participando en un desfile de modelos, siendo su primer lanzamiento como diseñadora y, por eso, ella les ofrece a Julieta, Lina y Natalia que sean sus modelos en el desfile y también quiere que Paola, Ximena y Vanesa participen, aunque éstas sigan prostituyéndose en un burdel. Después de que los agentes de policía se hicieran pasar por unos técnicos de la luz, éstos preparan un operativo y logran entrar al apartamento de El Titi, donde él se encuentra con su novia Marcela, y encarcelan a El Titi, a pesar de que El Titi le ofrece mucho dinero al policía a cambio de su libertad y a cambio del nombre de sus delatadores, pero él no accede a ninguno de los chantajes de El Titi. Y por esto, Cardona quiere ofrecer mucho dinero para saber quien delató a El Titi, para matar al delator y así no podrá hacer nada en su contra.

A Catalina la tienen que quitar sus prótesis
Cuando comienza a tener un fuerte picor en sus senos; Catalina va hasta una clínica importante, que le paga su esposo Don Marcial, y allí tienen que operar a Catalina de urgencia, para quitarla las prótesis, y después el Doctor la informa de que sus prótesis estaban llenas de cocaína y que eran de segunda mano, es decir, que unas mujeres ya habían tenido puesto esas prótesis, dándose cuenta de que la querían usar para llevar cocaína de Colombia a México. Y Catalina quiere operarse de inmediato para volver a tener sus senos grandes, pero el Doctor la dice que no puede operarla hasta que pasen por lo menos 6 meses pues tienen que esperar a que las heridas cicatricen. Además, el Doctor la confiesa a Catalina que Mauricio Contento, quien la operó, es un cirujano farsante, que se aprovecha de su profesión para acostarse con mujeres. Por otra parte, El Titi le ruega a su abogado, entre lloros, que le ayude a salir de la cárcel, ofreciéndole mucho dinero, porque no quiere que lo envían a las cárceles de Estados Unidos.

Don Marcial quiere vengarse de Mauricio Contento
Cuando Don Marcial descubre el paradero del Doctor Mauricio Contento; él quiere hacerle sufrir, como él lo hizo con su Catalina, por eso, Marcial le encarga a Pelambre (su escolta de confianza) que le lleven a una la peor clínica para hacerle una “lipurraspada” en la pelvis y ponerle un par de senitos, con las peores prótesis. Mientras tanto; Albeiro y Jota intentan hablar con Ximena, Paola y Vanesa para pedirlas que sean modelos en el desfile de Doña Hilda, pero ellas regresan borrachas del burdel y es imposible hablar con ellas. Más tarde; Doña Hilda les coge las medidas a Julieta, Lina y Natalia de su cuerpo para prepararlas la ropa interior que van a lucir en su desfile. Y Albeiro y Jota deciden espiarlas por el tejado a Julieta, Lina y Natalia, que están en ropa interior, mientras Doña Hilda las toma las medidas. Y al bajar del tejado; Albeiro se accidente, torciéndose el pie.

Ramiro y La Liebre sobrevivieron al accidente
Aunque parezca imposible, Ramiro (El Hombre Oscuro) logró sobrevivir al incendio que El Titi provocó para matarle, pero está totalmente vendado pues está quemado y tendrá que estar durante seis meses como mínimo en la clínica recuperándose, mientras que La Liebre perdió todas sus extremidades, quedándose sin brazos ni piernas, por lo que ellos están desesperados y creen que fue un castigo de Dios por trabajar ilegalmente y delinquiendo. Y Jota va a visitar al hospital a El Hombre Oscuro y a La Liebre, y Ramiro se entristece al enterarse de que su perra Dolores murió en el accidente y, después, éstos le piden a Jota que les mate, practicándoles la eutanasia. Aunque el Doctor la advirtió a Catalina que tenía que esperar 6 meses para que sanasen las cicatrices de la operación; Catalina está obsesionada con tener nuevamente sus senos, y un cirujano promete operarla por 10 millones de pesos, aunque Catalina se compromete a firmar un documento para no comprometer a ese doctor por si a ella la pasa algo durante la operación. Cuando el abogado de El Titi renuncia a seguir defendiéndole porque ve que es un caso imposible; El Titi se pone furioso y comienza a golpear a su abogado en la cárcel, pero la policía consigue detenerle. Mientras que, Yésica y Catalina están muy nerviosas porque creen que El Titi, Cardona o Morón podrían pagarle mucho dinero al oficial Salgado para delatarlas ante ellos, pero Salgado no está dispuesto a recibir chantajes de los narcos. Cuando Doña Hilda descubre que Albeiro se torció el pie al saltar la tapia; ella se da cuenta de que él se accidentó por subirse al tejado para ver en ropa interior a Julieta, Lina y Natalia. En una fábrica con muy malas condiciones; mandado por Don Marcial, un Doctor de lo peor comienza a torturar a Mauricio Contento, cortándole los brazos, clavándole clavos en las piernas, inyectándole botox en su rostro.

Doña Hilda llevará por el buen camino a las chicas del barrio
A pesar de que Ramiro (El Hombre Oscuro) y La Liebre le ruegan a Jota que les mate porque no quieren seguir viviendo al verse en tan malas condiciones. Aunque Doña Hilda les convence a Ximena, Vanesa y Paola y también a las madres de éstas para que dejen la prostitución y para que comiencen una nueva vida como modelos, presentándolas en el desfile que prepara Doña Hilda. Pero, el jefe del burdel donde trabajan Vanesa, Paola y Ximena las amenaza con delatarlas a la prensa si dejan de trabajar en su burdel para convertirse en modelos.

Paola, Ximena y Vanesa son amenazadas por dejar el burdel
Mientras Doña Hilda y las madres de las chicas del barrio la ayudan a hacer sus diseños; Paola, Ximena, Vanesa, Julieta, Lina y Natalia comienzan a entrenar y a dar clases para aprender a desfilar. Pero, cuando Don Jairo (el jefe del burdel donde trabajan Vanesa, Paola y Ximena) descubre que ellas van a dejar de trabajar para modelar; él las amenaza con delatarlas a la prensa si dejan de trabajar en su burdel para convertirse en modelos. Por otra parte, el Oficial Salgado les advierte a Yésica y a Catalina que están ofreciendo mucho dinero a cambio de saber los nombres que delataron a El Titi ante la DEA. Entre tanto; Don Marcial está furioso porque Catalina no quiere acostarse con él hasta que ella no sea operada nuevamente de los senos. En la clínica donde están hospedados La Liebre y Ramiro; Jota les visita para animarles y decirles que él no es capaz de matarles, por lo que ellos se ponen furiosos, ya que ellos quieren morirse.

Marcial comienza a cansarse de los rechazos de Catalina
Catalina sigue lamentándose por haber perdido a Albeiro, mientras que Doña Hilda y Albeiro están cada vez más unidos, a pesar de que él no ha podido olvidar a Catalina. Además, Catalina vuelve a rechazar a Marcial, cuando éste la pide que hagan el amor y, por esto, él comienza a cansarse de los rechazos de su amada. Por otra parte, Ramiro le pide a Jota que vaya a una bodega donde guarda el dinero y que la mitad se la quede él y la otra mitad se la entregue a su hija (la hija de Ramiro), a la que tiene que buscar porque Ramiro no sabe nada de su propia hija.

Yésica comienza a coquetear con Don Marcial
Jota les echa la bendición a Ramiro (El Hombre Oscuro) y La Liebre, antes de ponerles la inyección de la eutanasia para que puedan morir. Y después de despedirse de sus amigos y de que Ramiro le dijese que en otra vida le gustaría casarse con él; Jota les inyecta la eutanasia a ambos y mueren en el momento, como ellos deseaban. A pesar de que Catalina sigue enfadada con su madre; Doña Hilda quiere invitar a su hija Catalina a desfilar en ropa interior. Después de que Don Marcial intentase hacer nuevamente el amor con Catalina y le rechazase; Marcial le dice a Catalina que se va a ir a España durante 15 días, advirtiéndola que ella podría perderle. Y como Catalina no le hace caso; Marcial comienza a fijarse en Yésica, a pesar de que antes le caía muy mal. Además, Yésica comienza a coquetear y a vestirse más provocativa, con el único propósito de conquistar a Don Marcial. Por otra parte, al Oficial Salgado le asaltan y le secuestran para exigirle que les diga quien delató a El Titi y, aunque al principio él no quiere decir nada, pero ellos le dan una gran paliza y le electrocutan en varias ocasiones. Mientras tanto, Lina va acompañada por sus padres y sus amigas a una clínica para quitarse las prótesis de sus senos. Mientras tanto, Catalina se arriesga a ponerse nuevamente la silicona en sus senos antes de 6 meses, aunque aún no hayan cicatrizado las heridas de la operación anterior. Tal y como le mandó Ramiro, antes de que muriese; Jota cumple el deseo de quien fue su patrón, adentrándose en la fábrica donde Ramiro exportaba la droga para coger el dinero de Ramiro.

Yésica y Marcial traicionan a Catalina
Marcial se lleva a Yésica hasta un apartamento y, allí, ellos acaban haciendo el amor; pero ella, antes de acostarse con él, le dice de que ella sólo traicionaría a su amiga Catalina, si él sacará de su vida a Catalina, siendo ellas nueva esposa, y Yésica le acaba convenciendo cuando Yésica le dice a Marcial que Catalina siempre estuvo enamorada de Albeiro y, además, le dice que Catalina siente asco hacia él (Marcial) y que pensó en delatarle ante la DEA y quedarse con su fortuna. Mientras que, Catalina es operada de sus senos en la clínica, donde su vida corrió peligro de muerte, aunque favorablemente el Doctor logra reanimarla. Entre tanto; Doña Hilda presiente que algo malo la podría estar pasando a su hija. Y en otra clínica distinta a la de Catalina; Natalia se opera para quitarse las prótesis de sus senos y demostrar a todos que se puede salir adelante sin tener los senos grandes.

Catalina se pone unos senos demasiado grandes
Paola, Ximena y Vanesa están muy nerviosas desde que Don Jairo las amenazó con delatarlas a la prensa, si ellas dejan de trabajar en su prostíbulo para comenzar a modelar. Y después de contarle a Doña Hilda que sus mamás las miman y las consienten desde que se enteraron que ella serán modelos; Ximena, Paola y Vanesa la confiesan a Doña Hilda que ellas eran prostitutas y que ahora el dueño del burdel las está amenazando con decir a la prensa en que trabajaban antes de convertirse en promesas del modelaje y, finalmente, Doña Hilda las convence para que no vuelvan a trabajar allí, prometiéndolas que ella misma solucionará el problema. Después de que Yésica le dijera a Marcial que ella sólo se acuesta con un hombre cuando existe el amor o por algo que valga la pena; Marcial la advierte a Yésica que la mataría si ella le estuviese mintiendo, respecto a lo que le dijo de Catalina, exigiéndola que le dé pruebas para descubrir que Catalina siente asco por él. Por otra parte, Jota se adentra en la fábrica de Ramiro (El Hombre Oscuro), en busca de la fortuna de éste y, después de varias complicaciones, Jota consigue el dinero de su amigo, tal y como se lo prometió antes de que muriese. Mientras Yésica y Don Marcial vuelven a hacer el amor; en la clínica, Catalina tiene muchas molestias tras ser operada nuevamente de los senos, y Pelambre (el escolta de confianza de Marcial) es el único que se queda al cuidado de Catalina. Por otra parte, a Natalia la dan de alta después de que saliese muy bien de su operación y pretende demostrar a todos que sin los senos grandes puede llegar a conocer el paraíso. Además, Catalina se pone unos senos demasiado grandes y se siente un poco molesta. Como el Oficial Salgado sigue sin decirles quien delató a Aurelio Jaramillo (alías El Titi); los secuaces de Cardona torturan y acaban matando a Salgado. Prometiéndola que se casará con ella y que la dará todos los lujos; Yésica accede a hacer que Catalina confiese que Marcial la da asco, mientras graban a Catalina toda la conversación.

Doña Hilda vuelve a ayudar a Paola, Ximena y Vanesa
Prometiéndola que se casará con ella y que la dará todos los lujos; Yésica accede a hacer que Catalina confiese que Marcial la da asco, mientras Marcial ve la conversación por una cámara y, por esto, él se entristece y se pone furioso y, después de que Yésica le hiciese creer a Catalina que ella se va a ir porque la salió un trabajo; Yésica y Marcial se van a España, ya que él tiene negocios que tratar allí, pero Don Marcial no quiere sacar todavía a Catalina de su casa pues aún sigue enamorado de ella y ésta sigue mal de salud tras su operación. A pesar de no tener ni idea de cuentas; Jota, con ayuda de Albeiro, compran una nave en el barrio y lo convierten en un gimnasio, sobre todo para que Julieta, Lina, Natalia, Ximena, Paola y Vanesa puedan entrenar gratuitamente, ya que es gratis para todo el barrio; aunque Jota no le dice a nadie que sacó todo ese dinero y mucho más de el almacén donde Ramiro guardaba su fortuna. Por otra parte, Doña Hilda va a hablar con la Gerente del desfile de “Moda Colombia”, para confesarla que tres de las muchachas que tendrá en la pasarela fueron prostitutas, por eso, ella le pide ayuda a la Gerente para que consiga mantener eso en secreto, convenciéndola al decirla que esas jovencitas necesitan una segunda oportunidad.