Parte III

El Titi y Cardona
son encarcelados

Catalina se refugia en los brazos de Pelambre

Cuando Jota les regala a las chicas del barrio un gimnasio para que entrenen; ellas y Doña Hilda se extrañan porque no saben de donde pudo haber sacado tanto dinero Jota. Y Albeiro le dice a Doña Hilda que él tampoco sabe de donde sacó Jota el dinero, confesándola que tuvo que pagar 5 millones de pesos por las máquinas del gimnasio. Mientras que, Jota es el único que va a velar los cuerpos de Ramiro y La Liebre, aunque cuando él se queda dormido tiene una pesadilla, en la que le visitan las almas de éstos. Más tarde, Julieta y Lina van a ver a Jota para que las explique de dónde sacó el dinero para pagarles el dinero que habrían ganado en una semana del puesto de perritos calientes y para comprarles un gimnasio. Y Jota les hace creer a Julieta y Lina que él se ganó un premio de la lotería, 400 millones de pesos; aunque les pide que no le digan nada a nadie porque no quieren que le mate para quitarle ese dinero. Además, Jota la dice a Julieta que va a volver a trabajar con ellas en ese puesto de comida rápida porque necesita de ella, insinuándola que se siente atraído por ella. Por otra parte, Catalina está nostálgica porque no es feliz, ya que se quedó sin su hermano, descubrió a su madre enredada con su novio, estuvo a punto de morir en una operación, perdió el reinado de belleza y Yésica la dejó sola. Y Catalina le pide a Pelambre (el escolta de confianza de Don marcial) que la abrace y, aunque Pelambre no quiere porque él se enamoró de ella y no quiere traicionar a su patrón, él acaba abrazando a Catalina porque él es el único consuelo que ella tiene en este momento, además, él la acaba confesando a Catalina que la ama.

El Titi es condenado a varios años de cárcel en Estados Unidos
Cuando Don Jairo va a contarle a la Gerente de “Moda Colombia” que varias de sus modelos son prostitutas que trabajaron en su burdel; la Gerente de la compañía, para sorpresa de éste, se pone furiosa con él y le dice que ya lo sabe y que no le importa, aunque éste amenaza con contarlo a la prensa. Mientras que, Don Marcial se da cuenta por las cámaras que puso en su cuarto que Pelambre durmió con Catalina y, aunque sólo estuvo velando los sueños de ésta, Don Marcial se pone furioso con ambos, a pesar de estar enredado con Yésica, pues él sigue enamorado de Catalina. Además, Don Marcial intentó matar a Catalina y a Pelambre mientras ellos dormían, pero favorablemente Yésica los salvó. Y sin saber lo que ha ocurrido; Catalina telefonea a Yésica para decirla que la extraña mucho y que la quiere como a la hermanita que nunca tuvo y, en ese momento, Yésica la tiene que colgar el teléfono porque se derrumba y se da cuenta de que se convirtió en una verdadera “diabla”, ya que traicionó a su amiga Catalina con Don Marcial. Pero, después, Yésica vuelve a llamar a Catalina para decirla que irá a verla al día siguiente. Entre tanto, Doña Hilda lleva a una instructora de pasarela hasta su barrio para que enseñe a Ximena, Vanesa, Paola, Julieta y Lina a desfilar como modelos profesionales en una pasarela. Por otra parte, la policía lleva a El Titi hasta Estados Unidos, donde le espera una gran condena, dándose cuenta en ese momento de que debería de haber hecho caso a su madre cuando le aconsejaba que no se juntara con los narcotraficantes y sin saber aún que Catalina y Yésica fueron quienes le delataron.

El Titi recuerda cómo llegó a ser un mafioso
Cuando a El Titi le llevan hasta las cárceles de Estados Unidos; él recuerda cómo llegó al mundo del narcotráfico, que fue a través de otro mafioso importante que le conocía del barrio, prometiéndole que tendría una vida llena de lujos, aunque tuviera que dejar a su novia. Además; El Titi, que se lamenta de haber dejado de ser un humilde muchacho de barrio para convertirse en un narco, recuerda que tuvo que matar al mafioso (El Negro Martín) que le integró en ese mundo para quedarse con todo su dinero, y también recuerda su gran comience en las listas del narcotráfico, hasta cuando se obsesionó con Catalina. Mientras tanto, Don Marcial comienza a ver videos en los que grabó a Catalina para desenamorarse de ella. Por otra parte y sorpresivamente; Julieta, Lina, Natalia, Paola, Ximena y Vanesa reciben unos vestidos muy finos de un anónimo. Y en el cementerio; Jota va a despedir a los cuerpos de sus amigos: Ramiro y La Liebre, dedicándoles un baile y una canción en ese momento.

Doña Hilda sospecha que está embarazada
Después de acudir al entierro de sus amigos (La Liebre y Ramiro); Jota va a comprarse un gran coche con el dinero que éstos le dejaron, y rápidamente llega al barrio para mostrarle a Julieta y a las demás muchachas el nuevo coche y, poco después, Jota lleva en su coche a Albeiro, y ambos van comprar cien entradas para repartirlas entre la gente del barrio. Por otra parte, Yésica visita a Catalina, que la confiesa que Pelambre se enamoró de ella, y Yésica tiene que comprarle las entradas a Catalina para que vaya al festival de moda de Colombia. Y al día siguiente; Doña Hilda le confiesa a Albeiro que sospecha que ella está esperando un hijo suyo, y Albeiro está muy emocionado y va rápidamente a una farmacia a comprarle una prueba de embarazo para saber si son ciertas las sospechas de su amada.

Doña Hilda está esperando un hijo de Albeiro
Después de hacerse la prueba de embarazo; Doña Hilda comprueba que sus sospechas son ciertas, confesándole en ese momento a Albeiro que está esperando un hijo suyo, por lo que ambos se ponen muy felices y, poco después, ellos visitan la tumba de Bayron, y Albeiro le pide a Doña Hilda que le pongan el nombre de Bayron en honor al hijo de ésta, si tuvieran un varón. Mientras tanto; Julieta, Lina, Natalia, Ximena, Vanesa y Paola dan su última clase con Valentina, su profesora de pasarela para desfilar muy bien en “Moda Colombia”. Por otra parte, Catalina se prepara para ir a Medellín y acudir al evento de “Moda Colombia”, junto a Yésica, sin saber que su madre debutará con sus diseños en la pasarela y que las modelos son algunas de las chicas del barrio. Aunque Don marcial no quiere decirle nada; él descubre al expiar a Catalina hablando con Yésica de que a ella (Catalina) la da repugnancia estar al lado de éste y que ella sigue enamorada de Albeiro. Cuando Doña Hilda y las chicas del barrio van rumbo a Medellín para el gran desfile; Albeiro consigue ir hacia allí con Jota en su nuevo coche, además, Jota contrata a un par de autobuses para que llevaran a la gente del barrio hasta el gran evento.

A Doña Hilda la podrían suspender el desfile, por Don Jairo
Al enterarse de que Pelambre se acercó a Catalina para confesarla que la amaba; Don Marcial se pone furioso con su escolta de confianza e intenta matarle, pero Don Marcial recapacita porque él se da cuenta de que Pelambre jamás le traicionaría; aunque Marcial amenaza a su escolta con si se acuesta con Catalina o la mira con ojos de lujuria. A llegar al evento; Catalina le confiesa a Yésica que en algunos momentos duda en abandonar a Marcial, pues él la da todos los lujos que ella quiere, pero Catalina quiere encontrar a un jovencito para acostarse con él. Y poco después, Catalina descubre que su mamá será la primera diseñadora, y Catalina teme en encontrarse con Albeiro, ya que no se resistiría al tenerle cerca. Por otra parte; Don Jairo va a hablar con los periodistas para decirlos que tres modelos de “Moda Colombia” fueron prostitutas, pero no llega a decir los nombres de éstas, porque él quiere chantajearlas nuevamente. Mientras que, la Representante del evento le pide a Doña Hilda que evite que se enteren los medios de comunicación de que tres modelos fueron prostitutas, ya que el gran evento de “Moda Colombia” se derrumbaría en ese instante y, cuando descubren que Don Jairo (el jefe del burdel donde trabajaron Ximena, Vanesa y Paola) intenta contar el secreto a la prensa; la Gerente le pide a Doña Hilda que detenga a ese hombre o, de lo contrario, tendría que suspender su desfile.

Catalina y Yésica envidian a sus amigas del barrio al verlas desfilando
Paola, Ximena y Vanesa le prometen a Don Jairo que trabajaran para él de nuevo una semana más en el burdel, a cambio de que no las delate ante la prensa. Al descubrir que su mamá Doña Hilda podría ser la diseñadora del primer desfile de “Moda Colombia”; Catalina y también Yésica se ponen furiosas y celosas por no poder estar desfilando, como sus amigas del barrio, a las que critican mientras desfilan por la pasarela y, como no saben que la diseñadora es la madre de Catalina; ellas piensan que sus amigas del barrio se consiguieron a unos novios narcos y que por eso están desfilando.

Catalina no se atreve a felicitar a su madre
Entre el público del desfile de presentación de Doña Hilda, además de encontrarse las madres de Paola, Ximena y Vanesa; también están presentes los padres de Lina, y Hernán (el Rector del colegio) cierra los ojos cuando su hija Lina desfila, pues le da vergüenza verla en ropa interior. Mientras que las ven desfilando; Jota le confiesa a Albeiro que está enamorado de Julieta y también de Vanesa y que no sabe por quien decidirse; y Albeiro le aconseja a su amigo que se decida por la menos interesada, pues creen que ellas podrían quererlo por todo el dinero que Jota tiene ahora. Y, aunque Yésica y Catalina sienten envidia de sus amigas por estar desfilando como modelos, Catalina se emociona al ver el triunfo de su madre, ya que Doña Hilda ha tenido un gran éxito con las colecciones que ha presentado en el desfile y, a pesar de que a Catalina la gustaría abrazar a su madre y felicitarla; ella no lo hace porque sigue resentida desde que descubrió que su mamá y Albeiro la traicionaron; además, Catalina ve a Albeiro entre el público de “Moda Colombia” y no se atreve a decirle nada, aunque ella sigue enamorada de él. Y en ese momento, Catalina y Yésica se dan cuenta que la vida premia a las personas buenas, al ver todo el éxito que han tenido en el desfile Doña Hilda y las chicas del barrio. Más tarde, unos hombres se fijan en Catalina y Yésica y las ofrecen llevarlas a una gran finca llena de lujos, aunque Catalina lo único que quiere es utilizar a ese par de imbéciles, como ellas les llaman.

Catalina se reencuentra con Albeiro
Mientras estaban desfilando las chicas del barrio por la pasarela; Albeiro, que está entre el público, se queda “hipnotizado” cuando ve que Catalina también está allí, y ella le mira con ojos de enamorado y, como Catalina no se atreve; Yésica va a hablar con Albeiro y le cita a las afueras del desfile con Catalina. Y como Albeiro sigue sintiéndose atraído por Catalina; él accede a encontrarse a solas con ella en la calle y, allí, Catalina le pide a Albeiro que felicite a su mamá de su parte por su gran éxito en el desfile, y éste la pide que salude a su madre, pero ella no acepta, ya que ella no ha olvidado aún la traición de su madre y su ex novio. Y después, aparece el hombre que coqueteó con Catalina en el desfile e intenta llevarla a su finca, pero ella le rechaza delante de Albeiro, llamándole imbécil por ser un presumido, aunque después le promete que irá con él a una finca y, a pesar de que Albeiro le aconseja de que no trate así a mafiosos porque la podrían hacer daño, ella no le hace caso y después Catalina le pide un abrazo a Albeiro y, después de abrazarse, Catalina le dice a Albeiro que siempre le amó y le amará.

Doña Hilda se enfrenta a su primera rueda de prensa
Después de hablar con Catalina; Albeiro le confiesa a su amigo Jota de que él ama a dos mujeres al mismo tiempo: a Doña Hilda y a Catalina. Y mientras el público aplaude a Doña Hilda por el gran éxito de su desfile; Catalina siente un dolor en sus senos. Y después, Catalina les pide mucho dinero a los hombres que las coquetearon para comprarse la ropa del desfile. Después de conseguir el dinero; Catalina y Yésica se fugan, entregándole ese dinero a una familia de vagabundos, y dejando plantados a esos hombres que querían acostarse con ellas. Y en hotel donde se hospedan; Catalina comienza a sentir un gran malestar en sus senos recién operados. Gracias a su éxito en “Moda Colombia”; el Gerente de la empresa textilera donde está contratada en exclusiva Doña Hilda; le ofrece a ella cinco años de contrato en su empresa para que trabaje junto a ellos, ofreciéndole mucho más dinero. Después de que Jota le confesara a Julieta que él no mantienen una relación con Vanesa; Julieta le da un abrazo a Jote, pero Julieta se queda muy defraudada con Jota, ya que él invita a todas las chicas que desfilaron a comprarlas ropa, pero ella no acepta y le dice a Jota que a ella la gusta comprarse su ropa con su propio dinero, ya que a Julieta piensa que Jota no debería de gastarse el dinero en esas tonterías. Mientras tanto; Doña Hilda hace su primera rueda de prensa ante los medios de comunicación, donde se emociona al decir que se inspiró para hacer sus diseños en su esposo y en su hijo que falleció recientemente, y Doña Hilda se enfrenta a una periodista cuando la pregunta si es cierto que desfilaron tres prostitutas, y Doña Hilda se niega a responder a ese pregunta que le dice que jamás le respondería aunque fuese cierto.

Don Marcial no quiere saber nada de Catalina
Cuando Jota les compra mucha ropa; Vanesa intenta besar a Jota para agradecerle que la haya regalado tantos vestidos, pero él la rechaza diciéndola que los besos por el interés no sirven, sino los besos que nacen del alma. Y tras la rueda de prensa; Doña Hilda se siente muy mal porque una periodista intenta de nuevo que ella le diga quien son las prostitutas que desfilaron en la pasarela de “Moda Colombia”, aunque amenazan con denunciarla si hace ese comentario en su medio de publicación. Después de que Hernán le ofendiera al decirle que él es un joven de dudosa reputación por tener tanto dinero de un momento a otro; Jota le exige a Hernán que le diga a su familia que él embarazó a Cristina aprovechándose de su mandato como Rector del colegio del barrio, exigiéndole que afronte as consecuencias. En un hotel de Medellín donde se hospeda junto a Yésica; Catalina siente un gran malestar en sus senos y, aunque llaman a Don Marcial para que las ayude, él no las responde porque está dormido tras una gran borrachera. Y como Don Marcial no quiere saber nada de Catalina; él le pide a Pelambre que se ocupe de Catalina y que lleve a Catalina a una clínica para que la revisen y que después saque a Catalina de su casa sin nada de dinero, tal y como ella llegó a su casa.

Catalina es operada de urgencia por sus senos
Después de que Marcial le exigiera a Pelambre que echara a Catalina de su casa y dejarla sin dinero; ella se desmaya al ver que sus senos los tiene muy mal y que podría morir por esa infección. Y al llegar a la clínica donde el Doctor la operó por segunda vez sus senos; Catalina se da cuenta de que el Doctor desapareció. Al ver en el periódico a Ximena, Vanesa y Paola como modelos de pasarela de “Moda Colombia”; Cardona telefonea a Ximena para ofrecerlas dinero a cambio de acostarse con ellas y, aunque éstas no querían acostarse con él, Cardona las convence ofreciéndolas 5 millones de pesos a cada una. Aunque al principio no quería contárselo; Albeiro le dice a Doña Hilda que Catalina se alegró de ver el éxito que logró con sus diseños, mientras la veía en la pasarela y, aunque a Doña Hilda le hubiese gustado ver a su hija; él la dice que Catalina no quiere confrontarla. Después de una complicada operación; Catalina sobrevive después de haberle extirpado las siliconas de sus senos.

Cardona les ofrece mucho dinero a Paola, Ximena y Vanesa
Por vergüenza con Doña Hilda; Ximena , Paola y Vanesa rechazan la proposición de acostarse con Cardona, pero cuando éste las ofrece 10 millones de pesos a cada una por ir un día y acostarse con él y, aunque Paola estaba decidida a irse; Ximena y Vanesa la convencen para que no lo haga, incluso, el chofer de Cardona las aconseja de que estudien para triunfar en la vida, ya que con los mafiosos podrán estar sólo ahora que son jóvenes. Y cuando Cardona se entera de su rechazo; él le manda a su chofer que lleva a las muchachas 60 millones para que a cambio se acuesten con él, pero el chofer decide llevarse el dinero y escaparse lejos para que Cardona no le encuentre a él y a su familia. Después de una delicada operación; Catalina se recupera favorablemente en la clínica, aunque estuvo a punto de morir, tras haberla extraído los implantes de silicona de sus senos, pues ella debía de haber esperado a que la operasen después de que cicatrizaran sus heridas tras haberla extraído las siliconas en las que llevaba cocaína. Y a pesar de que Catalina está pasando por un mal momento; Marcial pretende abandonarla y dejarla sin dinero y, aunque Yésica no quiere separarse de Catalina; Marcial la da a elegir a Yésica entre él y Catalina...

Yésica se ve obligada a elegir entre Catalina y Don Marcial
Aunque Yésica no quería dejar sola a Catalina; Yésica se ve obligada a abandonarla para conseguir todos los lujos que Marcial la ha ofrecido a su lado, ya que él la da a elegir entre Catalina y él. Finalmente, Jota le confiesa a Albeiro que tiene 3 millones de dólares, de la herencia que El Hombre Oscuro (Ramiro) le dejó a su hija, a la que no ha encontrado aún, a pesar de que él también le explica a Albeiro que está utilizando ese dinero porque Ramiro le dejó utilizarlo. Y a Jota se le ocurre que debería utilizar parte de ese dinero para inculcarlas valores a niñas para que no se conviertan en prepagos o en prostitutas, pero antes de eso Albeiro y Jota van hasta el prostíbulo de Don Jairo, donde él está rifando a Ximena, Vanesa y Paola para que se acuesten con un hombre, pero Jota ofrece mucho dinero a cambio y consigue salvarlas de esa tortura y, después de esto, Vanesa besa a Jota en los labios y le dice que le ama.

La familia de Natalia se destruye
Como Jota le obligó a Hernán (el Rector) que le contase a su familia que él dejó embarazada a Cristina; Hernán le tiene que confesar a su esposa y a su hija que él dejó embarazada a una de sus alumnas del colegio, aunque su hija Natalia ya lo sabía, la esposa de éste se pone furiosa y le echa de su casa, y éste se queda en la ruina porque todos los ahorros los perdió al entregárselos a Cristina, pero su hija Natalia se apiada de él y le da sus ahorros para que pueda encontrar donde poder pasar unos días. Aunque Jota no quiere acostarse con Vanesa porque sería como si hubiese pagado por acostarse con ella; Vanesa le convence diciéndole que ella le ama y que por eso quiere hacer el amor con él, aunque él piensa en Julieta, “su mexicana” y, por eso, Jota no puede acostarse con Vanesa, confesándola que ya no la ama y, al sospechar que Jota está enamorado de Julieta; ella se pone furiosa, pero Jota le deja muy claro a Vanesa que ella es la culpable de todo porque ella sigue siendo una interesada del dinero. Por otra parte, Albeiro, con el dinero de Jota, tiene que entregarle 3 millones de pesos a Don Jairo para rescatar a Ximena y a Paola. Y después de enterarse de que el plan para rescatarlas fue de Doña Hilda; Ximena y Paola le aconsejan a Albeiro que nunca se arrepienta de haber cambiado a Catalina por Doña Hilda, pues ella es una buena mujer.

Catalina no podrá volver a operarse los senos
Como no pueden convencer a Don Jairo para sacar de allí a Ximena, Paola y Vanesa; Jota y Albeiro le ofrecen 5 millones de pesos a Don Jairo, aunque ellas tengan que estar en el burdel cinco días, pero Don jairo se compromete a que ningún borracho se acostará con ninguna de las tres. Después de que Marcial le exigiera a Pelambre que le hiciese creer a Catalina que él (Marcial) fue detenido por la DEA; Pelambre visita a Catalina al hospital donde ella sigue inconsciente tras la operación, y Pelambre se atreve a besarla, aprovechándose de que ella no se entera y cree que jamás podrá besar a la mujer que ha amado. Mientras que, Yésica se arrepiente de haber involucrado a Catalina en este mundo de la prostitución y el narcotráfico, pues Catalina sufrió una violación, un aborto, humillaciones y demás, convirtiéndose después en una jovencita ambiciosa, que finalmente se quedó sin dinero y sin los grandes senos con los que siempre soñó. Más tarde, el médico que operó a Catalina le explica a Pelambre que, como se operó tan rápido y al ponerse dos siliconas extremadamente grandes, la piel y el músculo del esternón se desprendieron y se acabaron juntando las dos prótesis convirtiéndose en un solo seno y que, de urgencia, tuvieron que extirpar las siliconas a Catalina y, de ahora en adelante, ella no podrá volver a operarse porque sino ella se moriría en la cirugía.

Marcial se quiere casar en España con Yésica
Marcial le dice a Yésica que se irán a España para casarse, ya que en Colombia él sigue casado con Catalina y, a cambio, Marcial le promete a Yésica que pondrá todas sus propiedades a su nombre. Por otra parte, Hernán decide renunciar a su puesto de Rector en el colegio, pues él no quiere que, cuando los padres de Cristina le denuncien por haberse acostado con una menor, le echen a él del colegio; además, Cristina le dice a Hernán que su padre le matará, cuando se entere de que él es quien la dejó embarazada. Mientras que, la madre de Natalia está muy triste desde que descubrió la traición de su esposo. Cuando Doña Hilda va a hacerse la ecografía de su embrazo; a ella la comunican que ella está esperando una niña. En el hospital, cuando Catalina despierta; Pelambre le informa a Catalina de que tuvieron que sacarle nuevamente sus prótesis, por lo que ella se pone a llorar desesperadamente, pues está obsesionada con tener unos senos grandes.

Albeiro le ayuda a Jota a esconder su dinero
El doctor le regaña a Catalina por haberle desobedecido, al operarse, ya que estuvo a punto de morir; además, éste le advierte a Catalina que ahora ella no podrá tomar el sol y no puede bañarse ni en el mar ni en las piscinas, no puede tomar ni grasas, ni sal ni alcohol y no podrá operarse en mínimo 3 años, ya que ella podría morirse si no le hace caso esta vez. Para que nadie les quite el dinero; Jota y Albeiro le compran el carritos de perritos calientes a Julieta, Lina y Natalia para esconder allí el dinero de éste. Además, Jota quiere comenzar a vender perros calientes y volver a vestirse como antes para hacerles creer a todos que él vuelve ser pobre, ya que ya han intentado robar a Jota en su casa, pero no encontraron el dinero porque él lo tenía escondido en la basura, en un saco cochambroso.

El padre de Natalia es encarcelado
Jota y Albeiro entierran la gran parte de su terreno en un lugar descampado. Antes de que Pelambre le dijese que la van a dar de alta del hospital mañana; Catalina habla por teléfono con Yésica, y a ésta la da mucha pena Catalina, pero la sigue ocultando que ella se enredó con Marcial, haciéndola creer a Catalina que ellos están de viaje. Cuando Hernán descubre que el padre de Cristina le denunció por dejar a su hija embarazada; Natalia acompaña a su padre hasta la comisaría, ya que él quería entregarse y, poco después, meten en la cárcel a Hernán y, al despedirse de su hija; Hernán le dice que le haga saber a su mamá que él la ama y que jamás volverá a traicionarla.

Cardona es encarcelado junto a El Titi
Aunque Jota le ofrece a Don Jairo mucho dinero por su negocio, ya que quiere sacar a esas mujeres de la prostitución; Don Jairo no acepta la proposición y le deja muy claro que su negocio no está en venta. Después de que Jota y Albeiro enterrasen el dinero en un descampado; Jota al día siguiente se da cuenta de que alguien le robó el dinero. Como Catalina tiene que pagar una gran suma de dinero por la operación que la realizaron; el médico decide dejarla allí hasta que ella le pague, ya que Don Marcial no quiere pagarla la operación. Después de que El Titi se arrepienta de haberse convertido en un narcotraficante porque cree que le condenaran en la cárcel de Estados Unidos de por vida; aparece también un nuevo preso en esa cárcel, que se trata de Cardona, su socio en el negocio de las drogas.

Catalina se atormenta porque nada la está saliendo bien
Yésica y Marcial, leyendo el periódico, descubren que fue descubierto el cadáver del Capitán Salgado, quien fue asesinado y, en ese momento, Yésica se da cuenta de que ese hombre con el que ella y Catalina delataron a El Titi. En la clínica, Catalina se da cuenta de que nada en la vida le ha salido bien atormentándose de que su novio está viviendo con su mamá, su hermano murió, su amiga la abandonó, su esposo ya la olvidó y se quedó sin sus senos grandes. Finalmente, Marcial le entrega el dinero de la operación a su escolta, Pelambre, para que pague la operación de Catalina. Y después de que Yésica le robase de la maleta varios vestidos a su amiga Catalina; Yésica visita a Catalina en el hospital y, en ese momento, Yésica la hace creer a Catalina que se irá a Cali para comenzar una nueva vida allí. Y Yésica también la confiesa a Catalina que mataron al Capitán Salgado, por lo que ellas se quedaron sin la recompensa que las prometieron por delatar a El Titi.

Yésica se lamenta de ser tan ambiciosa
Yésica, que sigue ocultándole a Catalina que le quitó el marido, se despide de Catalina y, después, Yésica comienza a llorar desconsoladamente por ser tan ambiciosa y haberse enredado con Marcial por dinero. Y tal y como Marcial le dijo; Pelambre le hace creer a Catalina que ya no podrá volver con su esposo, porque a Marcial lo detuvo la DEA y, por esto, Catalina se entristece porque se quedó sin dinero. En la cárcel de Miami, cuando Cardona y El Titi se encuentran con los demás presos y éstos les obligan a hacer lo que ellos manden; Cardona y El Titi se enfrentan a todos los presos y después de que Cardona y El Titi recibieran una gran paliza, la policía se entrevista con Cardona y El Titi, por separado, para dejarlos muy claro que si colaboran con ellos para desenmascarar a los demás narcos de su organización, ellos podrán salir antes de la cárcel o, de lo contrario, se podrirán tras las rejas.

Cardona y El Titi no quieren colaborar con la policía
Aunque El Titi y Cardona se arrepintieron de haberse metido en el mundo de las drogas; ellos no quieren colaborar con la policía norteamericana, delatando a los demás narcos; ya que ambos saben que pasaran el resto de su vida tras las rejas. Aunque Jota y Albeiro se arrepienten de haber escondido el dinero en un descampado; ellos tienen el consuelo de que los que se robaron el dinero serán atracados por otros y así sucede sucesivamente, hasta que llega el dinero a las manos de la policía.

Catalina se quedó sin nada
Como El Titi y Cardona no quieren pasar el resto de su vida en la cárcel, ellos deciden colaborar con la policía norteamericana, delatando a Morón, pero ellos no saben en qué lugar se encuentra. Mientras que, Catalina llora desconsolada porque se quedó sin dinero, al creer que la DEA arrestó a Marcial, a pesar de que él se encuentra gozando al lado de Yésica, “La Diabla” y, aunque Pelambre la aconseja a Catalina que regrese a Pereira, ella no quiere volver con su familia y, por eso, llama a Yésica para irse con ella a Cali, pero Yésica no la coge el teléfono.

Catalina está indecisa, pues no sabe qué hacer, ya que el mundo se la derrumbó en un segundo, quedándose sin dinero, aunque Pelambre le sigue insistiendo en que ella debe de irse a Pereira con su familia. Y en la mansión de Don Marcial, Yésica se enfada con Marcial porque él no quiere hacer nada por Catalina, mientras que Yésica siente lástima por su amiga, al haberla traicionado, quitándola a su marido; y Marcial le exige a Yésica que se olvide de Catalina, si ella quiere seguir a su lado. Por otra parte; los hombres que robaron el dinero de Jota son arrestados por la policía y, sin que los agentes se lo consulten a sus superiores, ellos deciden quedarse con casi todo el dinero, dando un poco a estos ladrones para que no les delaten. Después de observar a Doña Hilda como teje los vestidos de la hija que espera; Albeiro decide marcharse de la casa, despidiéndose de Hilda con una carta y pidiéndola perdón por haberla abandonado, pero diciéndola que necesita tiempo para pensar las cosas.

Doña Hilda descubre que Albeiro la abandonó
Cuando Doña Hilda lee la carta de despedida de Albeiro; ella se da cuenta de que Albeiro sigue estando confundido porque sigue pensando en Catalina, aunque él la jura que volverá para decirla lo que haya decidido. Y poco después, Doña Hilda le confiesa a Jota, quien también está desconsolado porque le robaron el dinero, que Albeiro la abandonó y, aunque Jota no sabía nada, él la dice que puede contar con él si así ella lo desea. Y sin imaginárselo, Jota se cruza por la calle con uno de los hombres que robó su dinero y al que la policía dio una parte de ese dinero después de que se lo quitaran a él. Cuando salen de la clínica y Catalina recuerda con odio a Mauricio Contento por haberla operado; Pelambre la confiesa a Catalina que Don Marcial secuestró y torturó a Mauricio en la peor clínica, poniéndole silicona en el pecho y en las nalgas, operándole despierto y después matándolo.

Pelambre se declara a Catalina
Doña Hilda sigue sufriendo mucho por la huida de Albeiro, recordando todos los momentos vividos al lado de su amado. Al despedirse, Pelambre se atreve a confesarle a Catalina que la ama y que por eso la robó un beso cuando ella estaba durmiendo en la clínica y, aunque ella le dice que ella no le ama, Catalina se comporta muy cariñosamente con Pelambre.

Julieta rechaza a Jota
Jota se cita con Julieta y se la declara, diciéndola que la ama; pero ella le dice que él no es correspondido. Como Doña Hilda sigue entristecida con su amado; Doña Hilda decide contarla a Doña Mariela (la madre de Albeiro) que ella está embarazada y que él la ha abandonado. Por otra parte, Wilder (un pasajero del autobús) reconoce a Catalina del concurso de belleza en el que ella se presentó y se deja deslumbrar por su belleza, además, ella se interesa por él, al contarle que fue escolta de Marcial y Morón, pero ella le rechaza cuando éste la cuenta que ahora él no trabajo con ningún narco, además, al hablar con éste, ella se entristece mucho más, al recordar su paso por el concurso “Miss Chica Linda”.

La policía investigará a Catalina y a Yésica
Después de que Julieta le dijese que no quería nada con él; Jota sigue guardando esperanzas de conquistar a la mexicana. Y más tarde, Paola y Ximena abofetean a Jota por haber roto el corazón de su amiga Vanesa, ya que ella está enamorada de Jota, y éste la rechazó. Poco después, Jota le pide disculpas a Paola, Ximena y las demás prostitutas que trabajan en el burdel de Jairo, confesándolas que le robaron el dinero y que ahora no podrá comprar el bar de Jairo y, aunque ellas ahora no quieren nada; Paola y Ximena las convencen para que acepten la propuesta de Jota para vender perros calientes en 4 carros, ya que él invertirá el poco dinero que le queda, a pesar de que ganen menos dinero. Por las declaraciones desde la cárcel de El Titi y Cardona; dos policías estadounidenses viajan a Colombia donde les espera la agente Roxana Pinilla para comenzar una investigación sobre Catalina Santana y Yésica y, así, poder atrapar a los demás narcotraficantes.

Doña Hilda se siente muy triste por el abandono de Albeiro
Desde que Doña Mariela le dijo a Doña Hilda que Albeiro ha debido de irse a Cali, a casa de una tía suya; Hilda quiere irse allí para buscar a su amado y pedirle una respuesta. Y después de que Mariela le hiciese creer a Hilda que se comunicó por teléfono con su hijo Albeiro; ella le pide a Doña Hilda que le dé un poco más tiempo porque él tiene que aclarar sus ideas, aunque en realidad Doña Mariela no sabe dónde puede estar su hijo. Y Doña Hilda se siente muy mal porque perdió a su hijo Bayron, y su hija Catalina y Albeiro se fueron de su lado. Por otra parte, Catalina extraña a su mamá, mientras sigue viajando en un autobús. Y poco después, Doña Hilda recibe una llamada telefónica de Albeiro, pero él no la dice nada, sólo la escucha a ella, que pronuncia el nombre de él entre lloros.

La DEA localiza a Yésica
Como Don Marcial tuvo que irse de viaje de negocios a México; Yésica se queda con Pelambre y, al ir de compras, ella se aburre mucho con su escolta, y se da cuenta que necesita a Catalina para pasárselo bien. Y después de que la DEA localizase a Yésica, varios agentes de la DEA van hasta la casa de Morón y, aunque él no está allí porque está traficando con dinero enviándolo en el interior de carnes de animales ya muertos, los agentes saquean su casa, llevándose todas las pertenencias del narco. Y en la cárcel de Miami; El Titi y Cardona se sienten mal por haber traicionado a Morón, pero ellos quieren salir cuanto antes de la cárcel para estar junto a su familia.