Paulo Quevedo


Paulo tiene experiencia en el canto, en la actuación y en la pasarela. Su camino a la fama empezó hace una década, en México. Empezó a cantar y casi termina siendo tenor. En 1995 ganó un concurso de talento en Texas y dos años después se incorporó al grupo de música ‘Tierra Cero’ (en el que también participó Erick Elías).

Un año después y siguiendo los pasos de muchos galanes mexicanos que ahora son estrellas, Paulo se sumó a ‘Kairo’, un grupo mexicano conocido en sus tierras y en algunas ciudades europeas. A medida que iba creciendo su carrera musical, Paulo también se fue metiendo en el cine y en el modelaje. En el 96 llegó a Hollywood y, aunque tuvo intervenciones pequeñas, compartió elenco con Bruce Willis y Melanie Griffith.

También hizo teatro y televisión. En Estados Unidos se hizo conocer a través de las telenovelas. La primera que hizo fue en 1996, ‘Para toda la Vida’. Después hizo otras seis más. Su debut en la cadena Telemundo lo hizo con la telenovela ‘Vale Todo’, grabada en Brasil. Luego participó en novelas como ‘Amor Descarado’, ‘La Mujer en el Espejo’, ‘Madre Luna’ y recientemente en ‘Doña Bárbara’.

En la actualidad, Paulo Quevedo viajó a Miami, interpretando la doble vida de un sacerdote en obra teatral ‘En Pecado Moratal’, de Wilson Blass.

-¿Que herramientas utilizaste para preparar tu personaje de Balbino Paiba, en ‘Doña Bárbara’?
Yo en lo personal uso muchas de mis vivencias personales y retroalimento más cosas según el perfil del personaje: por ejemplo, un capataz, con un pasado oscuro, sin principios, sin valores, ambicioso; procuro llevarlo al extremo, empujar más esa maldad al grado de trascender esas características al público y molestar al televidente de tal manera que cumplas tu objetivo.

-¿Como te iniciaste en el medio artístico?
Empiezo modelando en una agencia en USA y tomando muchas clases de canto. Después me voy para México DF a la escuela de Televisa, donde al mismo tiempo adiciono para un grupo musical llamado ‘Kairo’ y me meto a la música por 5 años. Al mismo tiempo, nos dan la oportunidad de aparecer en una novela como grupo ‘Kairo’ y fue mi lazo a las novelas, haciendo cuatro novelas y cantando a la misma vez. Para después planear internacionalizarme.

-Retomando el pasado, ¿que representa ‘Kairo’ para ti ahora que ve una carrera sólida en la televisión?
Me representó una enorme plataforma y preparación para lo que se me aproximaba. Viaje a muchos países, me di a conocer en todo México, centro América y parte de sur América y más que nada la enorme ventaja de cantar.

-¿Que ocurrió con la música?
No quitamos el dedo del renglón, la música forma gran parte de mi preparación profesional en el sentido de que me muevo mucho por la música, para el baile, actuación y tener la idea de cantar música "boleros rancheros" en algún futuro.

-¿Por qué decidiste radicarte en otros países, sabiendo que la internacionalización podría estar en México, ya que sus telenovelas son vistas en muchas partes?
Nadie es profeta en su propia tierra. Lo decidí de tal manera por tener la certeza de que México no es la única puerta y además con tener la oportunidad de conocer otros métodos laborales y tener la capacidad de amplificar más mi visión a nivel profesional ante otros países, considerando que mi inquietud va a colocarme en el mercado anglosajón y establecerme más en ese medio.

-Hiciste cine en Hollywood, con personajes pequeños, ¿volverías a retomar la posibilidad entrar al cine en Estados Unidos?
Por supuesto. Será mi destino final y radicarme allá lo antes posible. Después de esas experiencias de trabajar al lado de Bruce Willis, Christopher Walken, Jeremy Irons y Melanie Griffith es muy gratificante y la experiencia no te la quita nadie.

-Después de la producción de ‘Doña Bárbara’, ¿qué planes futuros vienen para Paulo Quevedo?
Me estaré enfocando en cine, series de televisión con un poco más de exigencia actoral y musical. Tengo varias propuestas que estoy considerando, pero en especial estoy muy entusiasmado con una obra teatral que marcará un reto en mi carrera artista. La obra es del dramaturgo y polifacético Wilson Blass, un escritor, incisivo, impactante, con temas de la actualidad social que tienen repercusiones polémicas y que obliga a sus intérpretes a prepararnos intensamente porque así lo requieren sus trabajos, que no son más que el reflejo de un individuo inteligente, con deseos de explorar y exponer los problemas que todos atravesamos y que muchas veces callamos.

-¿Por qué dices que es un reto para tu carrera?
Esta pieza teatral marca un nuevo capítulo para mí como actor porque se trata de una obra muy controversial, un reto para cualquier actor, no importa los años que llevemos en esta industria. Mi carrera la he desarrollado en la televisión y el cine. El teatro es más fuerte, demanda muchos matices, proyección, movimiento y la interpretación del personaje requiere un esfuerzo sobre natural.

-¿Cómo se titula la obra?
‘En Pecado Mortal’. Y te confieso que desde el primer momento que la leí me quedé fascinado. Es una obra impactante, que te enamora como actor. Y este es el libreto que espera para poder demostrar de lo que soy capaz como actor.

-¿Qué personaje interpretas en la obra?
Interpreto a Juan de Dios, un sacerdote que lucha con sus deseos carnales y su lealtad a Dios. Está basado en hechos verídicos y ese estilo es lo que caracteriza a Wilson Blass y lo hace distinto a otros dramaturgos.

-¿No te da miedo interpretar un personaje tan controversial?
Pues no. Soy actor y me gusta interpretar personajes que dejen una huella en mí y en el público. Como Juan de Dios, existen muchos sacerdotes alrededor del mundo, que llevan una doble vida, con hijos bastardos que tienen que dejar desamparados porque la iglesia católica no les permite llevar a cabo su rol de padre. Estoy consciente que no todos estarán de acuerdo, pero esto que ocurre en la obra, es real y tenemos que llevar un mensaje a nuestra sociedad sobre esta problemática de la iglesia católica.

-¿No crees que la iglesia católica pueda llevar a cabo algún tipo de manifestaciones en contra de la obra?
La iglesia católica y todos sus componentes están en su derecho de hacer o decir lo que ellos entiendan porque vivimos en un país libre y democrático, pero de igual forma nosotros tenemos la misma oportunidad de subir a escena esta controversial puesta en escena. Estamos preparándonos para recibir todo tipo de críticas positivas y negativas, lo importante es que se exponga la pieza teatral.