Parte IV

Lorenzo muere
al lado de su amada

Bárbara no quiere enfrentarse a su hija por el amor de Santos

Aunque Santos intentó salvar a Marisela; finalmente, Meléndez consigue encarcelar a Santos junto a Marisela, inculpando a Santos de haber amenazado a la autoridad y a Marisela la inculpa de ser cómplice de “los rebeldes”, pero favorablemente Meléndez saca de la cárcel a Santos y Marisela porque Bárbara amenaza a Meléndez con avisar al abogado de la capital para que le delate, que guarda su historia de ladrón, violador y asesino. Y más tarde, Bárbara le hace creer a Santos que convenció a Meléndez de que les sacara de la cárcel porque le amenazó con denunciarle diciendo que intentó abusar de Marisela, una menor de edad; pero Santos sigue sospechando que Meléndez y Bárbara se conocen de antes y que ella se lo está ocultando. Y cuando Marisela le pregunta a su madre si ella fue amante de Meléndez; Bárbara le deja muy claro a su hija que ella odia a ese hombre y que los dos grandes amores de su vida, el primero fue Asdrúbal y ahora Santos, al que ve como el amor de su vida. Por su parte, Doña Bárbara le pide ayuda a Cecilia para que convenza a Marisela para que viaje y así pueda olvidarse de Santos, ya que Bárbara no quiere pelearse con su hija por el amor de Santos, como ya lo hizo con Luisana y, aunque a Cecilia la gustaría ayudarla; Cecilia no lo hace porque no quiere traicionar a Marisela. En la capital, por orden de Meléndez; varios policías detienen al abogado que tiene pruebas en contra de éste, ya que se las entregó Bárbara, manteniéndole totalmente incomunicado. Después de que Mr. Danger amenazase también a Santos con delatarles y decir a la policía el escondite de “los revoltosos”; Santos y Bárbara creen que lo mejor sería darle “La Chusmita” a Mr. Danger para que no les delate.

Bárbara y Meléndez se enfrentan
Después de que Meléndez llegará con sus guardias a la hacienda de “El Miedo” para revolverla y encontrar a “los revoltosos”; Meléndez le dice a Bárbara que tiene retenido al abogado que guarda la historia que ella le contó sobre él y, por eso, ella se pone furiosa y dice delante de todos que él es un violador, agresor y asesino, que mató a su padre y que a ella la golpeó y, reteniéndola, Meléndez le da un puñetazo a La Doña, que la hace sangrar por la nariz, pero ella consigue darle una patada a Meléndez en sus genitales y, después de que Meléndez le propinase otro puñetazo en el estómago a Bárbara; Melquíades intenta matar a Meléndez con su cerbatana, pero Bárbara le detiene y le pide que allí, en su casa, no le mate. Mientras que, Santos visita en su escondrijo a Gonzalo y sus amigos, quienes están prevenidos al escuchar los gritos. Por otra parte, Federica sigue con su engaño y pretende dejar a Antonio como “un mal hombre”, contándole a Lucía (la hija de Don Encarnación) que él abusó de ella, la dejó embarazada y luego la rechazó; además de dejar preñada a Cecilia. Mientras que, Don Encarnación le confiesa a Antonio la admiración que siente por su hija, a la que donó su riñón para salvarle la vida cuando era una niña; pidiéndole a Antonio que no lástima a su hija Lucía, si comienzan una relación, aunque Antonio le confiesa a su nuevo patrón que él no está enamorado de Lucía y, al escuchar eso, Lucía se pone furiosa porque se enamoró de él y le dice que intentará olvidarse de él. Cuando Santos descubre que Meléndez golpeó a su amada Bárbara; Santos se pone furioso y, durante casi toda la noche, Santos y Bárbara hacen el amor. Mientras que, Mujiquita se refugia en el alcohol, ya que está muy defraudado de su mujer y, mucho más, cuando se da cuenta de que Josefa se está acostando con Meléndez. Al levantarse de la cama, Meléndez tiene una gran jaqueca y no se percata de la presencia de Melquíades, quien le inyecta veneno en el cuello con su cerbatana.

Balbino mata a Mr. Danger por Bárbara
Marisela le confiesa a Lucía que Federica se inventó que Antonio la dejó embarazada para apartar a Cecilia y a Antonio. Cuando Melquíades intenta que Meléndez se desmaye, inyectándole un dardo en el cuello, para secuestrarle y así matarle con su Doña; la policía y Josefa le encuentran desmayado y el médico logra hacerle despertar y, por esto, Melquíades no puede secuestrarle, ya que Bárbara quiere que sufra como sus otros violadores. Y aprovechándose de que Meléndez está desmayado; Josefa le abofetea varias veces a Meléndez por haberla tratado mal en la cama, golpeándola, y por ser “mala-cama”. Y al despertar, Meléndez está seguro de que Bárbara le intentó matar. Cuando el Doctor Arias descubre que el dardo con el que intentaron matar a Meléndez podría ser de un indio; Pernalete le amenaza con matarle, si él dice algo de eso a alguien. Cuando Mr. Danger descubre a Bárbara rebuscando en su despacho los papeles que la hizo firmar en los que le cede el terreno de “La Chusmita”; él se pone furioso y la exige que la devuelva sus papeles y, como ella no quería devolvérselos porque piensa que allí debe de haber un tesoro, él intenta matarla, pero Balbino le detiene, disparándole y matándole, ganándose de nuevo la confianza de su Doña.

Meléndez secuestra a Marisela
Después de ganarse de nuevo la confianza de Bárbara, al defenderla de Mr. Danger; Balbino ayuda a Bárbara a deshacerse del cuerpo de Mr. Danger, arrojándole a un pantano. Y Bárbara sigue creyendo que en “La Chusmita” se encuentra un gran tesoro y piensa que ella puede ser millonaria, aunque no puede buscar el botín hasta que se quite del medio a Meléndez. Mientras que, Santos planea huir con Antonio, Gonzalo y sus amigos para ayudarles de nuevo a escapar de la justicia. Por otra parte, Marisela se da cuenta de que alguien la está siguiendo los pasos, sin saber que es uno de los guardias de Meléndez, ya que éste así se lo mandó porque quiere secuestrar a Marisela para chantajear a Bárbara, pero uno de los guardias le desobedece y le encarcela, ya que no quiere cumplir con sus leyes, ya que le mandó detener a Marisela, sin ninguna razón. A través de Juan Primito; Gonzalo le envía una nota a Marisela, citándola por la noche en “La fosa de los suspiros”. Por su parte; Bárbara le ofrece una gran suma de dinero a Josefa, a cambio de que engatuse a Meléndez para que ella pueda secuestrarle y matarle. Y Bárbara consigue distraer a los guardias, haciendo que sus peones de “El Miedo” se peleen con los de “Altamira”. Y Bárbara y Melquíades consiguen adentrarse en la habitación de Meléndez para secuestrarle.

Bárbara quiere salvar a su hija Marisela
Cuando Marisela iba a reencontrarse en “La fosa de los suspiros” con Gonzalo; a ella la sorprenden y la llevan hasta un cobertizo del bosque donde la espera Meléndez y, allí, él intenta violarla, contándola que él y otros hombres abusaron sexualmente de su madre Bárbara cuando ella era joven. Mientras que, Santos le da un puñetazo a Gonzalo por cometer el error de citar tan de noche a Marisela y, como ella no llega, éstos se da cuenta de que algo malo la podría estar ocurriendo a Marisela. Como Melquíades no aparece en su cuarto; Bárbara va a buscarle y sospecha que él está haciendo algo malo en contra de Marisela. Y el guardia encarcelado le cuenta a Bárbara que él no está de acuerdo con lo que hace su Coronel Meléndez y quiere utilizar a su hija, para hacerla daño a ella (a Bárbara). Por su parte, Cecilia y Antonio vuelven a tener un acercamiento, Antonio se atreve a tocarle la barriga a Cecilia para sentir a su hijo. Al llegar a la guarida donde esconde a su hija Marisela; Meléndez amordaza a un palo a La Doña, al igual que a Marisela.

Marisela cree que mató a Meléndez
Bárbara comienza a sentir ternura por su hija Marisela y, mientras están amarradas por Meléndez; Bárbara la aconseja a su hija que no llore y que demuestre que es hija suya, siendo fuerte, sin mostrarle sus debilidad a ese desgraciado. Y para que no la viole; Bárbara le hace creer a Meléndez que Marisela podría ser su hija y que la detesta porque ella es fruto de esa violación. Pero, Meléndez no cree a Bárbara y, cuando iba a violar a Marisela; ella le muerde la lengua y, por esto, él la da un puñetazo que la deja inconsciente. Y para ganar tiempo para que no haga daño a su hija, Bárbara le confiesa a Meléndez que le tiene preparada una muerte especial, como a sus amigos: Perro de Hambre (devorado por las pirañas), Julián Barreto (despedazado por los caballos) y El Chepo Maduro (que murió de miedo). Y después de deshacerse de varios guardias, Melquíades consigue llegar hasta el escondrijo donde Meléndez tiene a Marisela y Bárbara y, al llegar allí, Meléndez dispara a Melquíades, pero el indio sigue vivo y, mientras Bárbara le distrae insultándole; Melquíades logra desatar a Marisela. Y como Meléndez intentó matar a Bárbara; Marisela empujó a Meléndez y le tiró contra un objeto punzante (un tridente) que había en ese establo que le atraviesa el estómago.

Bárbara se deshace de Meléndez
Aunque Marisela cree que mató a Meléndez, cuando le empujó y le tiró contra un tridente que había en ese establo que le atraviesa el estómago; Bárbara consuela y abraza a su hija Marisela, quien está muy nerviosa al creer que mató a ese desgraciado, que estaba borracho aunque, después de que Marisela huyera; Bárbara descubre que Meléndez sigue vivo y, aprovechándose que no hay guardias a su alrededor y que éste está muy herido por eso que tiene clavado en el pecho. Cuando Juan Primito llega a “La Chusmita”; al poco tiempo, llega Marisela, que se acuesta en su cama y no dice nada. Y poco después, Santos se lleva a Marisela a su casa, donde se acuesta de nuevo en su cama y no dice ni una palabra, pero el Doctor Arias les dice que Marisela no dice nada porque sufrió un shock nervioso y, aunque no la violaron, a ella la golpearon. Después de seguir emborrachando a Meléndez; él le cuenta a Bárbara que El Sapo (el único de sus violadores que sigue vivo) se convirtió en un importante narcotraficante, con el que Meléndez estuvo colaborando y, más tarde, Bárbara le deja morir lentamente a Meléndez, mientras que se lamenta porque esos desgraciados la convirtieron en una mujer muy dura con sed de venganza. Después de capar a Meléndez; Melquíades y Balbino meten a todos los guardias que tuvieron que matar en la guarida de Meléndez y, allí, Melquíades quema ese establo un par de guardias.

Marisela se inculpa de la muerte de Meléndez
Después de quemar a dos guardias que tuvo que matar; Melquíades se lleva el cadáver de Meléndez para congelarle, ya que así se lo mandó su Doña. Al reencontrarse con su madre; Marisela abraza a Bárbara, mientras que Santos las mira asombrado, al tan unidas a madre e hija. Y Bárbara se pone de acuerdo con Marisela para hacerles creer a todos que unos hombres la encapucharon e intentaron violarla, y que Melquíades la salvó; y miente para que no la encarcelen. Pero, Lorenzo cree que ellas están mintiendo porque Bárbara está manipulando a su hija. Cuando Antonio le pregunta a Cecilia si ama a Lorenzo; Cecilia le responde a Antonio que en realidad le ama a él (a Antonio). Como no encuentran a Meléndez, el Teniente sospecha que Santos mató a Meléndez, ya que le amenazó con matarle y, para que no condenen a Santos; Marisela confiesa que ella mató a Meléndez...

Santos no puede dejar de pensar en Marisela
Cuando Marisela se culpa de haber matado a Meléndez; el Teniente Guerrero intenta sonsacarla cómo fue su asesinato y, aunque ella está muy nerviosa, el Teniente le sonsaca a Marisela que ella atravesó con un trinchete a Meléndez y le mató, además, Cecilia y Bárbara intentan defenderla, diciendo al Teniente que ella debe de estar desvariando para salvar a Santos y, poco después, sacan de la cárcel a Santos, y encarcelan a Marisela. Después de que Andrés y Cosme se reencontrasen con sus enamoradas (Melesia y Josefina); ellos las piden matrimonio y, después, ellos se atreven a pedir la mano de éstas a su abuelo, Melesio, que acepta que sus nietas se casen y huyan con ellos. Por otra parte, María Nieves y Pajarote encuentran una camioneta militar quemada y, allí, la policía encuentra a dos cadáveres y creen que esos cuerpos carbonizados podrían ser de Meléndez y otro guardia. Y gracias a esto; Marisela sale de la cárcel, pero antes de eso, Bárbara le cuenta a su hija que ella sufrió mucho cuando Meléndez y otros cuatro hombres la violaron, mataron a su padre y a su novio Asdrúbal. Y después, Bárbara siente celos al ver a Santos abrazando a Marisela, agradeciéndola que se haya inculpado por la muerte de Meléndez para salvarle de estar encerrado en la cárcel. Aunque, más tarde, Bárbara y Santos hacen el amor apasionadamente en “El Miedo”, pero él sigue pensando en Marisela. Mientras que, Marisela le confiesa a su tía Cecilia que se siente mal por haberse enamorado del hombre de su madre, refiriéndose a Santos.

Bárbara se propone separar a Marisela de Santos
Marisela le confiesa a Santos que no soporta estar más en “Altamira” y cerca de él, por eso, a ella le gustaría huir con Gonzalo, pero no lo hace porque quiere estar al lado de su padre (Lorenzo). Por otra parte, Josefa va a pedirle dinero a La Doña por haberla ayudado a distraer a los guardias de Meléndez, y ésta decide dárselo y, al enterarse de que Josefa quiere abrir un burdel; Bárbara le pide a Josefa que la mantenga al tanto de lo que digan sus clientes cuando están borrachos. Después de que Cecilia fuese a una revisión al médico; Antonio la acompaña y finalmente ellos se besan, y la dice que le gustaría estar a su lado y al del niño. Después de que Bárbara invitase al Teniente Guerrero a comer arroz con carne de cerdo; todos los guardias se comen ese arroz, que ellos dicen que estaba muy bueno, sin saber que la carne de cerdo, era el cuerpo de Meléndez y, poco después, Bárbara se burla de Guerrero, diciéndole que comió a su Coronel Meléndez y que la evidencia del cadáver la tiene en su panza, obligándole a que se mantenga callado porque, si la acusa, ella dirá que es mentira. Por otra parte, Bárbara vuelve a discutir con Santos por estar tan agradecido con Marisela, cuando fue ella misma la que se ocupó de todo para que no la pasara nada malo a Marisela, diciéndole a Santos que sería capaz de combatir con Marisela por él, como ya lo hizo con Luisana, a pesar de que ella le dice que está empezando a querer a su hija Marisela. Y Bárbara le pide a Santos que no se involucre entre Marisela y Gonzalo. Mientras que, Gonzalo le dice a Marisela que la va a dejar pensar hasta su cumpleaños, a la que esperará hasta ese entonces para que piense si quiere comenzar una relación a su lado. Al día siguiente, Bárbara se va a San Fernando con su hija Marisela para comprarla el vestido de su fiesta de cumpleaños, aunque Lorenzo y también Santos sospechan que Bárbara podría estar tramando algo en contra de Marisela. Y en San Fernando; Bárbara le aconseja a Marisela que se case con Gonzalo y se vaya lejos con él, a vivir la aventura, ya que el único propósito de La Doña es separar a su hija de Santos. Mientras que, Santos con ayuda de Mujiquita preparan los papeles de cesión, en los que Bárbara se compromete a entregarle “La Barquereña” (que ahora es “El Miedo”) a Marisela.

Marisela se lamenta por amar al mismo hombre de su madre
Después de que mandase traducir unos documentos de Mr. Danger; Doña Bárbara descubre que en las tierras de “La Chusmita” podría haber petróleo, con lo que podría hacerse millonaria, por eso, el difunto gringo estaba deseando conseguir esas tierras. Al día siguiente; dos de las nietas de Melesio (Josefina y Melesia) se casan a escondidas con Andrés y Cosme, respectivamente, en la hacienda “El Miedo”, con el permiso de Doña Bárbara. Cuando Gonzalo iba a besar a Marisela; ella le rechazó porque no le ama y, al de descubrir esto, Bárbara se pone furiosa con su hija porque piensa que ella sigue obsesionada con Santos y quiere quitarle a “su hombre”. Y poco después, Marisela llora desconsolada por amar al hombre de su madre y, así, se lo dice a Santos. Por otra parte; Pernalete le cuenta a su comadre (Bárbara) que Santos le mandó a Mujiquita que le hiciese un documento para ella, de traspaso de “El Miedo” a su hija Marisela.

Bárbara chantajea a Marisela
Por haber actuado a sus espaldas; Bárbara se pone furiosa con Santos y le dice que jamás le dará sus tierras a Marisela. Y Santos vuelve a decepcionarse de Bárbara, dándose cuenta de que Bárbara le mintió cuando le dijo que le iba a entregar su hacienda a su hija y, por esto, Santos decide marcharse, rompiendo su relación con La Doña. Después de que Lorenzo le confesara a Antonio que él no consumó su matrimonio con Cecilia; Antonio se atreve a besar a la mujer que le va a dar un hijo, pero Cecilia acaba arrepintiéndose porque ella sigue casada con Lorenzo. Cuando la hija de Don Encarnación (Lucía) descubre que Antonio se va a ir por un tiempo; ella se le declara, confesándole que está enamorada de él y, poco después, Lucía le dice a Cecilia que quiere hacer feliz a Antonio, pidiéndola que la deje libre el camino y que se aleje de Antonio. Por el afán de superar a Santos; Gonzalo se atreve a montarse en un caballo salvaje, y Gonzalo se acaba cayendo del caballo, aunque favorablemente a él no le ocurre nada malo. Al hablar madre e hija; Marisela se da cuenta de que su madre no la quiere y que sólo la hizo creer que la quería, para retener a su lado a Bárbara. Y más tarde, para demostrarle a Santos que le ama; Bárbara firma el documento en el que le cede “La Barquereña” (“El Miedo”) a su hija Marisela. Y poco después, Bárbara obliga a su hija Marisela a que rechace “La Barquereña”, ya que Bárbara la amenazó con denunciarla por matar al Coronel Meléndez y, aunque tuviera que pasar veinte años en la cárcel por matar al hombre que mató accidentalmente por salvarla a ella (a Bárbara); Marisela acepta rechazar esa hacienda porque no quería dar un disgusto a su padre.

Santos le pide matrimonio a Bárbara
Cuando Bárbara firma el documento en el que le cede “La Barquereña” (“El Miedo”) a su hija Marisela; Santos se siente orgulloso de Bárbara, demostrándole que ella lo hizo por él. Y poco después, Bárbara les dice a sus empleados que la nueva dueña de “La Barquereña” (que hasta ese momento se llamaba “El Miedo”) será su hija Marisela, mientras que ella festeja con Santos esa noticia, haciendo el amor apasionadamente, y Santos le pide a Bárbara que tengan un hijo y, después, Santos le pide matrimonio a Bárbara, con intenciones de casarse después del cumpleaños de Marisela. Mientras que, los trabajadores de “Altamira” están preocupados al enterarse que las haciendas cambiaran de dueñas, y muchos de ellos se niegan a trabajar bajo las órdenes de La Doña. Y poco después, Bárbara va hasta “Altamira” para comunicarles a Lorenzo, Cecilia y Marisela que ella se casará con Santos, mostrándole el anillo que su prometido le regaló, que perteneció a Asunción (la madre de Santos). Y al enterarse de que su madre se va a casar con Santos; Marisela destroza a tijeretazos el traje que le regaló La Doña (su madre), ya que no cree que ella haya cambiado y Marisela sabe que la está utilizando para tener a su lado a Santos. Aunque Bárbara jura que entregará la hacienda a su hija; Lorenzo duda de que ella lo haga; y piensa que, igual que le manipuló a él para quitarle “La Barquereña”, ella le quitará “Altamira” a Santos. Cuando llega el día del cumpleaños de Marisela; Bárbara le entrega “La Barquereña” (“El Miedo”) a su hija Marisela, tal y como se lo prometió.

El cumpleaños de Marisela
Cuando Bárbara le entrega “La Barquereña” (“El Miedo”) a su hija Marisela, en el día de su cumpleaños; Marisela no acepta el regalo. Tal y como ella esperaba; Bárbara se pone feliz con la decisión de su hija, ya que ella le hizo desistir de esa idea, sin que nadie se entere. Y aunque todos creen que Bárbara convenció a Marisela para que rechazara el regalo; Bárbara lo niega, y Marisela no dice nada sobre eso. En la fiesta de cumpleaños de Marisela; Santos se deja deslumbrar por la belleza de su prima Marisela, y él se atreve a bailar muy apegado a Marisela y, en ese momento, Bárbara les interrumpe. Además, Santos se pone celoso al ver a Marisela bailando con Gonzalo. Y allí, María Nieves lleva a la fiesta a Federica para darle celos a Altagracia y, finalmente, él consigue darla celos. Y Lorenzo aprovecha esa celebración para entregarle a Gonzalo Suluaga unos documentos que hizo sobre una futura constitución para que lo entreguen cuando logren cambiar la política del país. Celoso al ver a Cecilia junto a Lorenzo; Antonio se atreve a besar apasionadamente a Lucía (la hija de Don Encarnación), y Cecilia se entristece cuando les ve besándose. Cuando Santos pide a Marisela que baile con él; ella le rechaza y le dice que está bailando con su novio Gonzalo.

Lorenzo muere, abrazado a su amada
Después de que le dijese a Santos que ella y Gonzalo eran novios; Marisela le afirma a Gonzalo que ellos son novios, y éste está encantado porque está enamorado de la joven. Y Bárbara discute con Santos por estar celando a Marisela. En la fiesta de cumpleaños de la hija que tienen en común; Bárbara y Lorenzo se reencuentran y, a solas; además, Gonzalo le dice a Bárbara que le perdona por todo el mal que le hizo, pero ella le dice que no la importa su perdón. Por otra parte; Josefa (aunque esté borracha) reconoce a Gonzalo Suluaga, ya que vio su retrato en la jefatura del pueblo; pero Santos y Mujiquita consiguen esquivarla para que se olvide de esa idea. Como Bárbara se lo pidió; León Mondragón se adentra en la fiesta de Marisela y comienza a toquetear a Gervasia, para buscar pelea con Carmelito, y lo consigue, ya que los peones de “El Miedo” y “Altamira” se enfrentan una vez más. Pero, Santos y Lorenzo sospechan que ese pelea la provocó la propia Bárbara. Aunque Santos sigue sin confiar en Bárbara; ella le seduce y como cada noche, ellos hacen el amor apasionadamente, pero esta vez él se imagina que está con Marisela. Después de despedirse de Marisela y después de que Cecilia le invitase a dormir con ella; tal y como lo presentía, Lorenzo muere, abrazado a su amada Cecilia, mientras duermen y; antes de morir, le deja una carta de despedida a su hija, diciéndola a Cecilia que le entregue esa carta cuando ella lo vea conveniente. Y al día siguiente, Cecilia llora desconsolada al encontrarse muerte a su lado a Lorenzo.

Marisela y Cecilia lloran desconsoladas por la muerte de Lorenzo
Mientras Cecilia y Marisela lloran desconsoladas por la muerte de Lorenzo; Bárbara se despierta al soñar con Lorenzo, que la decía que no lo iba a lograr y que se iba a morir sola. Cuando ve a “su Sol” llorando por la muerte de su padre; Santos consuela a Marisela y la dice que no está sola porque ella es lo más importante en su vida. Cuando Bárbara intenta convencer a Marisela de que debería de huir con Gonzalo; Marisela la reprocha a su madre que sea una cínica y que no la importe el dolor que está pasando por la muerte de su padre, pero Marisela se da cuenta que Bárbara lo único que quiere es separarla de Santos y, por eso, Marisela la echa de su cuarto y la dice que la deje vivir en paz. Y pasadas unas horas; entierran el cuerpo de Lorenzo y, cuando Bárbara aparece allí; todos la invitan a que se vaya, incluso Santos, diciéndola que respete el dolor de Marisela. Y al llegar a “El Miedo”; Bárbara prende varias velas para que se vaya el espíritu de Lorenzo, para que no siga atormentándola; pero su espíritu apaga las velas y la dice que no se va a ir hasta que no la eche de su casa. Mientras que, Cecilia se lamenta por no haber amado a Lorenzo como debía, y se consuela en el hombro de Antonio. Y en la tumba; Marisela le cuenta su padre que ella no aceptó “La Barquereña” porque Bárbara la obligó, ya que la amenazó con denunciarla por matar al Coronel Meléndez, y Marisela no quería hacer sufrir a su padre.

Marisela se va con Gonzalo
Cuando Santos descubre que Marisela quiere irse con Gonzalo; Santos le pide a Marisela que se quede por él; pero Marisela le dice que no puede estar cerca de él porque le ama y quiere alejarse de él, diciéndole también que es un egoísta por quererla tener a su lado, mientras está con La Doña. Además, Marisela le dice a Santos que quiere enterrar su amor por él y, por eso, se quiere ir con Gonzalo, aunque ella cree que Santos la ama y que es un cobarde por no abandonar a Bárbara. Y después, Santos le exige a Gonzalo que no se atreva a llevarse a Marisela, pero Santos recapacita, cuando Gonzalo le pide a Santos que deje ser feliz a Marisela a su lado. Y casado de los rechazos de Altagracia; María Nieves Está decidido a irse con Antonio, que va a acompañar a Gonzalo, Cosme y Andrés. Por otra parte, Cecilia se despide de Antonio, que está decidido a huir con “los revoltosos”, aunque él la promete que volverá para conocer a su hijo. Mientras tanto, Bárbara siente celos y va a buscar a Santos a “Altamira” para reclamarle por estar durante todo el día alejado de ella, pero Santos la echa y la pide que respete el dolor que sienten por la muerte de Lorenzo; diciéndola que, cuando acompañe a “los revoltosos” a escapar, volverá a “El Miedo”. Y después; Antonio y María Nieves deciden acompañar a Gonzalo, Cosme y Andrés, que huyen de la justicia, ya que siguen luchando por una vida mejor; y Marisela, Melesia y Josefina acompañan a sus parejas. Y en el puerto, Santos se despide de sus amigos Antonio y Gonzalo, que promete volver con Marisela para hacer la patria que quieren. Y al despedirse de Marisela; ella le promete a Santos que intentará ser feliz con Gonzalo; al igual que Santos, que la dice que intentará ser feliz con Bárbara. Mientras Santos está entristecido por haber perdido a Marisela; Bárbara está feliz porque todo es suyo, incluido Santos. Y desde el puerto, Santos grita desesperadamente el nombre de “Marisela”, porque no quiere que se aleje de su lado...

Antonio y María Nieves son encarcelados
Santos se siente muy triste por la marcha de Marisela y, ahora, Santos no quiere regresar a “El Miedo” con Bárbara y, por esto, La Doña está furiosa. Además, Cecilia le dice a Santos que debe de irse a vivir a otro lado porque no soportará estar al lado de Doña Bárbara. Mientras que; Gonzalo, Marisela, Antonio, María Nieves, Cosme, Melesia, Andrés y Josefina huyen por el bosque a otro territorio, después de bajarse de una barca que les llevó hasta allí, para cruzar la frontera; pero los policías sorprenden a Antonio y María Nieves, que los llevan a la cárcel; aunque los demás pueden cruzar la frontera. Un semana después, Cecilia se va a vivir a una casa en el pueblo El Progreso, con la intención de fundar allí una escuela. Mientras que; el viejo Melesio recibe un telegrama del Gobiernos, avisándole de que Antonio y María Nieves están presos en la cárcel de la capital. Y cuando Santos y Cecilia lo descubren; ellos y Melesio van a San Lorenzo a sacar de la cárcel a Antonio y María Nieves, a los que tienen como esclavos cavando zanjas. Y el coronel le informa a Santos que no sacará de la cárcel a Antonio y María Nieves porque son inculpados de estar aliados con “los revoltosos” para ayudarles a huir; mientras Cecilia y Melesio visitan en la celda a Antonio. Y Cecilia se emociona al ver a su amado Antonio encarcelado, confesándose el uno al otro que se aman y, poco después, Lucía visita a Antonio. Al regresar a El Progreso; Cecilia se va a vivir a su nueva casa en el pueblo, junto a Casilda (la empleada de “Altamira”) y, allí, Cecilia tiene un fuerte dolor en el vientre. Y como Santos no la avisó de que se iba a la capital; Bárbara se pone furiosa y decide instalarse en la hacienda “Altamira” sin pedir permiso a Santos, y éste se queda sorprendido al verla allí.

Cecilia da a luz
Cuando Cecilia tiene un fuerte dolor en el vientre; el Doctor Arias le pide a Cecilia que debe de guardar reposo absoluto para que no corra peligro su embarazo y, por esto, Cecilia se siente apenada porque no podrá visitar a su amada Antonio, pero ella se lo cuenta en una carta, diciéndole que estará en reposo para sacar adelante a su hijo. Aunque Santos se queda sorprendido al ver a Bárbara instalada en “Altamira”; Santos se acaba reconciliando con Bárbara haciendo el amor apasionadamente. Por otra parte, Lucía se mudó a la capital para visitar a menudo en la cárcel a Antonio, al que besa apasionadamente cada vez que le ve. Cuando Josefa pide en la jefatura una licencia para abrir un burdel de prostitutas; Pernalete y Mujiquita no le dan la licencia, pues Pernalete no quiere perder en sus próximas elecciones. Como los empleados de “Altamira no soportan a La Doña; ella se ocupa de manejar su hacienda (“El Miedo”). Mientras que, Pernalete (con trampas) volvió a ganar las elecciones para ser el alcalde de El Progreso, pero él tiene que cederle su puesto a Mujiquita porque quedó impedido en una silla de ruedas, después del infarto que le dio al descubrir que su hija Federica tuvo un hijo negrito, ya que ella también se acostó con un marinero mulato. Y finalmente, Josefa abrió un burdel con Federica y, además, ellas allí cuidan al impedido de Pernalete, quien no puede decir nada y apenas puede moverse. Por otra parte, Santos está muy cambiado y no es feliz, además, él se refugió en el alcohol para olvidar a su amada Marisela y cada vez está más distanciado de Bárbara, que está furiosa porque no puede quedarse embarazada y, ahora, Santos se hizo amigo de Juan Primito para recordar a “Su Sol” (Marisela), de la que no sabe nada porque Marisela así se lo pidió a Cecilia, con la que se escribe cartas. Pasado un tiempo, Gervasia da a luz en medio del campo, con ayuda de sus primas Altagracia y Genoveva. Y días después; Cecilia dio a luz a un niño, al que puso el mismo nombre de su padre: Toñito; mientras que Antonio sufre en la cárcel junto a María Nieves por no poder salir de allí para ver a su hijo. Pasados siete meses; Cecilia decide ir a la capital para llevar a su hijo a que conozca a su padre a la cárcel, pero ella se queda defraudada al verle besándose apasionadamente con Lucía y, por eso, Cecilia se va sin que Antonio vea a su hijo. Por su parte, Mujiquita se burla de Pernalete, diciéndole que ahora cayó el gobierno corrupto, y que ahora él es el jefe civil de El Progreso. Días después, Santos y Bárbara inauguran un tramo de carretera que une a las haciendas vecinas y, poco después, llega Gonzalo, Andrés, Cosme, Josefina y Melesia (que están embarazadas) y, cuando Santos pregunta por su amada Marisela; Gonzalo le dice que ella se fue a otro lado cuando estaban huyendo...

Bárbara va a buscar a su hija Marisela a la capital
Como ya es un país democrático, al cambiar de presidente, Gonzalo y sus amigos pudieron regresar, sin tener que seguir escondiéndose de las autoridades. Y Gonzalo le confiesa a Santos que Marisela se separó de ellos porque ella no le amaba y le utilizó para poder separarse de Bárbara y de Santos y, por esto, Santos está muy preocupado por el paradero de Marisela. Y cuando descubre unas cartas de Marisela para Cecilia; Santos le pide a su tía que le diga dónde se encuentra Marisela, pero Cecilia le dice que no puede decírselo porque así se lo pidió ella. Y Santos se emborracha para olvidarse de Marisela, y todos sus amigos temen que Santos se convierta como en el difunto Lorenzo. Y Gonzalo regresa a la capital, aunque Cosme y Andrés deciden quedarse con sus esposa: Melesia y Josefina. Por otra parte, Bárbara manda a Melquíades a que le robe a Cecilia las cartas que Marisela le envió para saber dónde se encuentra ésta. Al leer las cartas de Marisela; Bárbara descubre que su hija está en la capital y, por eso, ella viaja para verla, aunque le haya hecho creer a Santos que iba a la capital para hacerse revisiones con un Doctor para saber si puede quedar embarazada. Pero, al darse cuenta de que Bárbara viajó a la capital; Cecilia y Santos descubren que Bárbara la robó la correspondencia para ir a ver a su hija y, buscando por la hacienda esas cartas; Santos descubre un documento de Bárbara en el que dice que La Chusmita tiene petróleo. Mientras que, Bartolomé (el sobrino de Mujiquita) llega al pueblo El Progreso, piropeando a las mujeres con su poesía. Al llegar a la capital; Bárbara va a la casa de Morís para ver a su hija Marisela, ya que allí se escondió ella...

Santos descubre algunas de las mentiras de Bárbara
Como Bárbara no encuentra a su hija Marisela en la casa de Morís (el primo amanerado de Luisana); Bárbara decide ir a ver a un Doctor de la capital, que la vuelve a decir que no podrá tener hijos. Y Morís le hace creer a Bárbara que Marisela se fue a estudiar a Nueva York junto a Luisana. Entre tanto; un hombre y sus secuaces golpean a Balbino Paiba para sonsacarle información sobre La Doña, que le dice que ella está perdidamente enamorada de Santos y que ella mató a varios de sus violadores. Mientras que, Altagracia está muy ilusionada con el sobrino de Mujiquita y se siente atraída por él porque piensa que es un hombre muy culto y simpático. En el pueblo; Mujiquita descubre que Orestes Prieto fue asesinado con una cerbatana, y Santos sospecha que Bárbara mandó al indio Melquíades que matará a Orestes y, cuando Santos se lo pregunta a Eustaquia, ella se pone muy nerviosa y no le dice nada de eso. Y finalmente, Bartolomé (el sobrino de Mujiquita) queda al mandato de la alcaldía del pueblo El Progreso. Al regresar, Eustaquia le dice a Bárbara que Santos sabe que ella podría haber matado a Orestes y a Mr. Danger para quedarse con el petróleo que podría haber en “La Chusmita”.

Santos y Marisela se reencuentran
Bárbara encuentra borracho a Santos en “La fosa de los suspiros” y, allí, ella le niega todas sus sospechas en contra de ella, pero él sabe que todo es mentira y decide romper definitivamente su romance con Bárbara. Además, ella le hace creer que le estaba guardando la sorpresa de que encontró petróleo en las tierras de “La Chusmita”, y que se lo iba a decir en su boda. Mientras que, Cecilia descubre a Melquíades entrando en su casa para dejarle las cartas que le quitó de Marisela. Y Cecilia se lo cuenta a Santos, por lo que ella se pone furiosa con Cecilia, y Bárbara la da una bofetada, aunque al día siguiente Bárbara se disculpa con Cecilia. Y poco después, Bárbara le suplica a Santos que no la abandone, pero él se va de “Altamira” y, después, él se va a la capital en busca de sus amigos ya que, gracias al nuevo gobierno democrático, Antonio y María Nieves son liberados de la cárcel. Y Bárbara culpa a Melquíades de que Santos la haya abandonado, ya que descubrió algunos de sus delitos. Más tarde, Balbino va a reclamarle a La Doña que le dé una recompensa, pidiéndole “La Chusmita”, pero ella no acepta y, por esto, él pretende traicionar a Bárbara. Y por la noche; Eustaquia tiene que consolar a Bárbara, que tiene de nuevo una pesadilla con sus violadores, y ésta teme que vaya a morir sola. Y Bárbara planea recuperar a Santos haciendo una buena acción, como siempre lo ha hecho. En la capital; Lucía consigue que saquen esa misma noche a Antonio de la cárcel y, después de pasear por la ciudad, ellos acaban haciendo el amor en el hotel de ésta y, a la mañana siguiente, Lucía le dice a Antonio que él fue el primer hombre al que se entregó. Mientras que, Cecilia no puede dejar de pensar en el padre de su hijo: Antonio. Además, Cecilia se atreve a leer la carta del difunto Lorenzo, que va dirigida a Marisela y que la pide a su hija una voluntad, y Cecilia cree que ya es hora de enviar esa carta a Marisela. Y cuando Santos va a recoger a Antonio y María Nieves en la cárcel; Santos se encuentra a Marisela a las afueras de la cárcel...