Maritza Rodríguez


Maritza Rodríguez es de las pocas que puede presumir de haber interpretado a mujeres buenas y malas por igual, participando en novelas como ‘Acorralada’, ‘Ángel rebelde’ y ‘La revancha’, entre otras. Recientemente ha dado vida a dos que la han “marcado”: la malvada Sara Andrade de ‘El rostro de Analía’ y la dulce Asunción Luzardo de ‘Doña Bárbara’.

-Háblanos de tu breve paso por la telenovela ‘Doña Bárbara’...
Quería estar en ella, pero Telemundo ya me había elegido para ‘El rostro de Analía’, así que me ofreció hacer de la madre de Santos (Christian Meier) en el capítulo uno. Y me hizo ilusión.

-¿Qué destacarías de ese trabajo?
Nunca olvidaré la escena en la que me entregan muerto a mi hijo mayor. Era muy fuerte, la estudié con detalle porque temía no estar a la altura, pero me dejé llevar por los sentimientos y salió bien. Todos me felicitaron. Fue como haber hecho toda la novela.

-¿Qué futuro le auguras a esta telenovela por los diferentes países que han comprado la novela a Telemundo?
Tendrá mucho éxito porque es un drama interesante, con paisajes preciosos y un excelente reparto. Fue un enorme orgullo estar en la misma producción que Edith González, aunque no coincidimos.

-Si hubieras continuado, ¿qué papel te habría gustado hacer?
El de mi hermana Cecilia, que interpreta Katie Barberi. Es un personaje realmente bello y atractivo.

-Las grabaciones se realizaron en plena naturaleza, ¿fueron duras?
Sobre todo incómodas, porque pasamos calor, sufrimos el ataque de los mosquitos, pero al ver el resultado te das cuenta de que vale la pena.

-Cuéntame alguna anécdota de tu semana en ‘Doña Bárbara’...
Jencarlos Canela (Asdrúbal) y yo compartíamos caserón. Una noche me despertaron unos ruidos espantosos. Cuando descubrí que eran murciélagos, me coloqué una sábana como si fuera un fantasma para protegerme y llamé a la puerta de mi compañero, pero no me oyó. A la mañana siguiente se partía de la risa mientras se lo contaba.

-¿Qué tienes entre manos ahora?
Quizá esté en ‘La buena, la fea y la mala’, que empezará a grabarse a finales de año. Y estoy promocionando por Estados Unidos ‘El rostro de Analía’, que acabo de rodar.

-Ahí muestras una imagen diferente. ¿Vas a mantenerla?
Yo no pretendía cortarme el pelo ni teñírmelo de rojo, era un cambio radical, lloré el día de la transformación. Pero luego me decían que estaba espectacular, así que voy a dejármelo un tiempo. No deseo perder puntos volviéndome rubia.