Katie Barberi


La famosa y talentosa actriz, Katie Barberi, regresa a la pantalla de Telemundo desempeñando el papel de Cecilia Vergel en ‘Doña Bárbara’. La carismática artista mexicana tiene una sólida carrera que le permitió participar en más de 30 producciones exitosas en el cine, el teatro y la televisión.

Barberi, de padre mexicano de ascendencia italiana y madre estadounidense, nació en 1972. Dada la naturaleza de las carreras profesionales de sus padres, Katie estudió en una variedad de escuelas en Estados Unidos y en México. Sin embargo, la naturaleza inestable de su niñez es una circunstancia que ella considera positiva en un cien por cien. Gracias a dicha situación, ella ha sido expuesta a gran diferencia de culturas y puntos de vista sobre la vida, así como el beneficio de aprender tanto el inglés como el español.

A la edad de doce años, Katie y su madre se mudaron a Los Ángeles, California. Ella pronto comenzó en la actuación profesional en televisión, cine y teatro. Durante aquel momento tuvo la oportunidad de protagonizar tres largometrajes de Disney. También hizo el papel de María Delucci en la serie ‘The Bronx Zoo’, de NBC.

Luego de una exitosa carrera como actriz adolescente en Hollywood, Katie comenzó una segunda carrera: la actuación en telenovelas. En 1994 Televisa le ofreció un contrato para formar parte de una serie de telenovelas en la Ciudad de México. Durante los siguientes años Katie apareció en producciones como ‘Yaqui Indomable’, ‘Alondra’, ‘Acapulco Bay’, ‘Alguna Vez Tendremos Alas’, ‘El Privilegio de Amar’, ‘Mi Pequeña Traviesa’, ‘Por Tu Amor’, ‘Carita de Ángel’, ‘Salome’, ‘Rebeca’ y ‘El Amor No Tiene Precio’.

Después de crear una exitosa carrera como estrella de telenovelas latinas en México con Televisa, regresó a los Estados Unidos en el 2003. Aceptando su adicción al trabajo, Katie Barberi se enamoró del fuerte ritmo de la actuación en novelas, lo cual la llevó a dedicar su carrera a este género. Además de la filmación de ‘Doña Bárbara’ en Colombia, formó parte del reparto de ‘La Marca del Deseo’, donde conoció a su actual pareja, el actor colombiano Gabriel (Helmer) Valenzuela.

-¿Cómo llegaste a ser la elegida para el papel de Cecilia en ‘Doña Bárbara’?
Yo la verdad desde que supe del proyecto estuve aferrada a la idea de quedarme con el papel. Así llegó la bendición de la llamada que yo había quedado y lo estoy disfrutando muchísimo. ‘Doña Bárbara’ llegó a los dos meses de que terminase las grabaciones ‘La Marca del Deseo’.

-¿Te ofrecieron desde un principio dar vida a Cecilia Vergel?
No, me llamaron para encarnar a la protagonista, pero al final me dieron el de la tía de Santos Luzardo (Christian Meier) porque necesitaban a una mujer rubia con ojos azules. De todos los papeles que he hecho, es mi favorito.

-¿Qué crees que pretende enseñar tu personaje de Cecilia a los televidentes?
Cecilia demuestra que la historia de Cenicienta se puede dar en cualquier edad; ella tiene todo el potencial del mundo de amar y triunfar en la vida.

-¿Y qué necesitaba Cecilia para poder vivir la vida con plenitud?
Ella necesitaba que un hombre viera su belleza interior y exterior, que le recordara que está viva. Y eso que le pasó a Cecilia le puede pasar a cualquiera; después de una decepción amorosa nos escondemos y pensamos que es mejor así y de eso no se trata la vida.

-¿Qué te sedujo de Cecilia?
Me ha cambiado la vida. Es el mejor personaje de mi carrera y el más parecido a mí. He podido poner mucho de mi personalidad.

-¿Podrías definirla?
Es culta, educada, nada rebelde. Se convierte en un ángel de la guarda no sólo para su familia también para el pueblo entero.

-¿Qué le criticarías?
Que es demasiado vulnerable.

-¿Qué significa este personaje en tu trayectoria artística?
Este personaje me permite demostrar mi versatilidad, ya que en las últimas producciones en las que he trabajado sólo había interpretado a villanas. Ya me hacía falta el personaje de Cecilia, para que no me catalogaran como villana el resto de mi vida.

-En la ficción tienes problemillas con Edith González (la temible Doña Bárbara), ¿cómo te llevas con ella?
Muy bien, es maravillosa y la admiro. Confieso que me ponía nerviosa con su sola presencia porque es una estrella. Te confieso que yo no sé si fue realmente Edith o el personaje de Bárbara la que me ponía nerviosa a la hora de grabar con ella, pero me sentía intimidada. Luego forjamos una hermosa amistad. Me ha ayudado mucho. El trabajo de Edith contenía una fuerza de presencia actoral impresionante, pero eso lo utilice a mi favor, porque a Cecilia también Bárbara la intimidaba bastante.

-¿Y cómo te llevas con Christian Meier, con quien compartiste bastantes escenas?
Christian Meier es un tipo divino, es muy profesional, muy inteligente y muy relajado; no se complica mucho la vida, no tiene nada en absoluto de divismo ni de complicaciones que tienen los actores luego en la novela. Es muy tranquilo, muy buena gente y muy buen compañero.

-Has participado en varias telenovelas de Televisa, ¿cómo llegaste hasta esa productora?
Vine a Televisa porque quisieron hacer cuatro telenovelas en inglés simultáneamente grabadas con la versión en español que estaban haciendo. Una de ellas fue ‘Acapulco, Cuerpo y Alma’, de la que hicieron ‘Acapulco Bay’, y yo fui la que hizo el personaje que hizo Chantal Andere en la versión mexicana.

-Antes de llegar a las telenovelas, participaste en cerca de 20 producciones en Hollywood, ¿qué producciones hiciste en Los Ángeles?
Hice una serie con NBC que se llamaba ‘The Bronx Zoo’, con Ed Asner y Kathleen Beller. El zoológico era una metáfora: en realidad era una preparatoria en ‘El Bronx’.

-¿Y cuál es para ti la situación ideal para un actor?
Cada actor tiene diferentes metas y diferentes objetivos a nivel carrera. A mí me encanta el cine, pero me gusta mucho la televisión también. Si estuviera en una situación ideal tal vez estaría haciendo televisión en Los Ángeles porque es donde más puedes aprovechar tu carrera en todos los aspectos y es más interesante el medio por la cantidad de cosas que ofrece y los niveles de producción que manejan y porque no decirlo por presupuesto, porque el actor trabaja también para cobrar y el actor estadounidense cobra muy bien. Sin embargo, soy consciente que muchas actrices de muchos países quisieran tener mi papel así que lo estoy disfrutando mucho.

-¿Qué significa la actuación para ti?
A mí me gusta mucho actuar, la verdad, y tener la bendición de poder desarrollar un personaje y darle vida a otro ser humano así sea ficción. Hoy hago telenovela y tengo esa experiencia, pero si he de estar en un nuevo proyecto en Los Ángeles pues ya llegará el momento en que la vida me lleve allá nuevamente.

-¿Cuándo decidiste ser actriz?
Creo que nunca pensé en otra carrera; bueno, quizá en la de psicología. Pero como apoyo a la interpretación, para entender la parte emocional del personaje.

-¿Qué ha sacrificado Katie Barberi por la interpretación?
La vida familiar. Es una decisión que tomé hace tiempo y pude hacerlo porque amo esta profesión.

-¿De tantos papeles que has hecho de cuál tienes más memorias?
Papeles a nivel personal pues obviamente Digna Santibáñez porque ahí conocí a mi novio Gabriel Valenzuela (que interpretaba a Esteban en ‘La Marca del Deseo’) y a nivel profesional me llevo algo hermoso de cada personaje y de cada experiencia del personaje que tenido el honor de hacer, desde un rodaje de un día en ‘Mujer casos de la vida real’, hasta diez meses a un año de una novela y pues las películas y tele que hice en Los Ángeles antes de irme a México, a Televisa. De todo tengo memorias muy gratas.

-Cecilia se siente atraída por un hombre más joven que ella (Antonio), ¿a ti también te ha ocurrido?
Ya lo creo, de hecho le llevo 8 años a mi novio, Gabriel Valenzuela. Él tiene 29 y yo 37. Y te cuento una anécdota. Participó en los primeros capítulos de ‘Doña Bárbara’.

-¿Qué buscas en un hombre?
Yo llevaba seis años sola y estaba tranquila y en paz, pero llegó Gabriel, que es noble, trabajador y un gran actor. Por eso nos gustamos. Mi pareja debe amar mi profesión. Tiene que tener buen sentido del humor y que me diga que quiere estar conmigo.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu novio?
Él es tremendamente romántico y físicamente me gusta todo, pero sí tengo una obsesión un poco extraña con sus cejas y sus ojos. Además, obviamente es un hombre muy inteligente.

-¿Qué te haría perder el interés en un hombre?
Que me engañara o me fuera infiel.

-¿Tienes planes de casarte?
Estamos viviendo la relación y vamos a ver qué pasa.

-¿Deseas convertirte en madre?
Sí, soy muy maternal y protectora, pero resulta complicado tener hijos porque no he dejado de trabajar desde que empecé. Ahora que he encontrado a la persona adecuada, es cuestión de tiempo.

-¿Una virtud y una manía confesable?
Una virtud: la nobleza. Y una manía que juego con mi pelo todo el día.

-¿Qué te saca de quicio?
La injusticia.

-¿Tienes algún miedo?
No hacer todo lo que deseo.

-La novela transcurre en plena naturaleza, ¿te encontraste a gusto grabando en el campo?
Me gusta, pero prefiero los lugares con playa. Aunque confieso que soy más de ciudad. Para mí, Nueva York es el paraíso.

-¿Cómo fue tu estancia en Colombia, donde se grabó la novela?
Sin Gabriel no habría sido lo mismo. Como nos encontrábamos en su país, me enseñó mucho de su cultura. Además, gracias a la tecnología me he sentido cerca de mi familia, a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia.

-¿Pretendes volver a Estados Unidos, país en el que iniciaste tu trayectoria artística?
Me encantaría, pero no me obsesiona. Han nominado al Oscar a actores que han hecho escenas de llanto en Hollywood como las que yo grabo a diario y nadie me aplaude.

-¿Estás radicada en Los Ángeles, esa es tu base?
Sí, tengo un apartamento en Los Ángeles, y tengo una casa en Vero Beach, en la Florida, pero hace como un año que estoy radicada en Bogotá, Colombia, así que decir que vivo en otro lado es como absurdo, así uno piense que vive en otra parte en realidad vive donde está trabajando y realmente desarrollando su vida.

-¿Cómo te mantienes en forma?

Nado, hago yoga, pilates. No creo mucho en las dietas como tal, no me mato de hambre y en dado caso me doy el gusto que quiera. Hay maneras de manejar el metabolismo de uno, tengo ciertas reglas como no comer un postre después de una comida, porque si ya mi cuerpo tiene todo lo que necesita, entonces ya el postre se va directo a las caderas. A mí me encanta comer y no me gustaría estar en esa situación. Actualmente estoy bastante contenta como está mi cuerpo y creo que también tiene que ver con la manera como lo desarrollas y el nivel espiritual que tengas con tu cuerpo.

-¿Alguna vez te has hecho cirugías?
Eso es cosa que lo sabemos mi corazón y yo, esa pregunta no la contesto porque es cosa mía pero estoy totalmente a favor de ellas y es lo mejor que te puedo decir. Nunca he tenido una mala experiencia, todo lo contrario. Yo sé de personas que sí, pero igual no dicen que se arrepienten. Una cirugía es una decisión delicada.

-¿Te ves como Penélope Cruz, con una estatuilla en la mano?
La admiro desde hace años. Es una de las mujeres más bellas del mundo y he visto ‘Vicky Cristina Barcelona’ seis veces sólo por ella. Cuando obtuvo el Oscar, grité de alegría. Y claro que me imagino con el premio. La esperanza es lo último que se pierde.

-¿Te apetecería trabajar junto a Pedro Almodóvar?
Por supuesto, es un director y un creador extraordinario. ¿Quién no querría ponerse a sus órdenes?

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me apasiona leer biografías de gente ilustre para saber cuáles fueron sus motivaciones y cómo alcanzaron sus metas. Ahora me tiene enganchada la de Barbara Streisand y espero que pronto se publique la de Penélope. Me he dado cuenta de que el elemento común de todas es la perseverancia.

-Y sabemos que hay una relación muy estrecha entre la música y tú…
Sí. Soy soprano lírica desde los diez años, incluso hubo un proyecto para grabar un disco. Tal vez ahora lo retome.

-¿Qué te gustaría hacer ahora?
La versión de ‘Anatomía de Grey’, que se va a grabar para Colombia y México.