Génesis Rodríguez


Después de su actuación en su primer papel protagónico en ‘Dame Chocolate’, Génesis Rodríguez participa en ‘Doña Bárbara’. La actriz representó dos papeles en la telenovela; la joven Doña Bárbara y Marisela Baquero Guaimarán, la hija de Bárbara y Lorenzo.

Génesis Rodríguez Pérez, actriz Venezolana-Americana, nació en Miami, Florida el 29 de julio de 1987. Es hija del famoso cantante José Luis Rodríguez, conocido también por su seudónimo ‘El Puma’.

Esta joven actriz desarrolló sus habilidades en la actuación en el renombrado Actor's Studio en New York. También tuvo el privilegio de tener a Flor Nuñez, Roberto Moll, Adriana Barraza y Stuart Solomon como sus instructores. Sus raíces Venezolanas y su crianza en los Estados Unidos le han permitido hablar tanto el inglés como el español de manera fluida.

A pesar de haber comenzado su carrera recientemente, Génesis ha logrado actuar en telenovelas tanto en los Estados Unidos como en Latinoamérica. Es mejor conocida por su papel en ‘Dame Chocolate’, donde representó dos personajes, Rosita Amado y Violeta Hurtado. También representó a Libertad en ‘Prisionera’ y a Becky Ferrer en ‘Days of our Lives’. De hecho, fue en la telenovela ‘Prisionera’ donde Génesis realizó su debut en la televisión compartiendo escenarios junto a los reconocidos actores Gabriela Spanic, Mauricio Islas y Gabriel Porras.

-¿Cómo te enfrentaste a Marisela, cuando tuviste que interpretarla?
Confieso que tuve miedo de hacerlo, porque es un personaje de mucho peso. Se trata de un clásico de Venezuela y me siento muy orgullosa, es el papel de mi vida. Pienso que lo he hecho bien porque me pagan por hacer algo que es mi pasión; si gusta o no ya no está en mis manos.

-¿El personaje te ha requerido de un fuerte entrenamiento para poder realizar sus escenas?
Al principio era una salvaje, sin educación; se crió sin padres, sola, en el llano y en el monte, es como un animal. Le encantaba pelear. Es un personaje que requiere mucha energía y al final de las grabaciones terminaba reventada, muerta. Nada que ver con Rosita (mi papel en ‘Dame chocolate’), que era más tranquila e inocente.

-Háblanos de tu personaje...
Marisela comienza a disputarse el amor de este hombre, pero va creciendo y haciéndose mujer. Tuve escenas muy fuertes con Edith porque Doña Bárbara no quiere a su hija. Lo chistoso es que me llevo muy bien con ella en la vida real; es un amor de mujer, aunque frente a cámaras nos damos bofetadas. Lo bonito de esta novela es que todo el mundo tiene oportunidad de brillar. Me encanta como se trabaja acá, estoy tan feliz en Colombia que podría quedarme a trabajar por mucho tiempo.

-Tanto en tu personaje de ‘Dame Chocolate’, como en este, ha habido una transformación física, ¿esto ha sido un reto para ti?
Siempre son un reto hacer papeles que implican una transformación física. Aunque Rosita y Marisela no tienen el mismo cambio, ya que Rosita siempre era educada y ya ella tenía una base, mientras que Marisela empieza de cero, hasta que se convierte en una mujer y se puede defender ante el mundo con educación y obviamente un carácter.

-Esta vez, tu cambio físico no fue una nariz postiza, pero sí una peluca y modales de una joven salvaje...
Yo tenía el pelo cortito pero no existen salvajes con pelo corto, entonces me pusieron una peluca que parte desde mi pelo, entonces cuando ella se va refinando le cortaron el pelo como lo tengo yo. Poco a poco, Marisela se fue comportando mejor, más tranquila, empieza a hablar como una señorita de ciudad. Me encanta también porque ella tiene etapas en la novela que creo que todo el mundo va a disfrutar, por ejemplo cuando le enseñan a leer o a comer, hasta que se vuelve educada y todo eso es divertido.

-Te ha tocado estar al lado de dos grandes actores, como lo son Edith González y Christian Meier, que comparten los créditos principales, ¿qué unión tuvo tu personaje al de ellos?
A mí me tocó con los dos, dos facetas de la vida de Marisela. Mi personaje no se llevaba bien con su mamá, doña Bárbara y siempre están en un enfrentamiento pero la cosa más rara es que Edith es un encanto de mujer y para odiarla o que me caiga mal es muy difícil porque es súper linda. Con Santos (Christian Meier), el primer amor de Marisela, ella se montaba encima de él y siempre estaba gritándole y de verdad es chistoso porque los dos nos reímos del comportamiento de Marisela hacía Santos y Christian ha sido muy suelto en aceptar que Marisela siempre estuviese encima de él como una gata.

-¿En qué te pareces a tu nuevo personaje?
Yo diría que soy mucho más tranquila, que me encanta leer y no me gustan los conflictos tanto como Marisela, no me parezco en nada. Ahorita estoy buscando mi tiempo para hacer yoga, que yo lo descubrí este año y es lo único que me está manteniendo completamente balanceada con mis emociones y con mi cuerpo.

-¿Cómo te sentiste de trabajar en Colombia por primera vez?
Me encantó, estoy súper feliz, hay que esperar que Dios mande lo que tenga que mandar, por lo menos ahorita yo estoy feliz trabajando aquí y no me lo esperaba así, como yo soy de Miami, yo soy una gringuita, pues yo estaba muy cómoda allá y yo pensé que esto iba a ser difícil para mí pero para nada, ha sido todo lo contrario.