..:ELENCO:..

Edith González es
Doña Bárbara
Durante años ha sembrado el miedo en una región donde la justicia del hombre tiene su propia ley. Su ambición y sed de venganza no tiene límites aun tratándose de su propia hija. El hechizo de su belleza sobrenatural le ha servido para conquistar hombres y gobiernos. Para “la cacica del Arauca” no hay animal que escape a sus azotes, ni ser humano que huya a su crueldad. Lo que no consigue por la fuerza, lo logra por medio de su mejor aliada, la hechicería. Santos Luzardo será el único que tenga las armas para domar y doblegar a la “devoradora de hombres”, como la llaman en su tierra.

Christian Meier es
Santos Luzardo

Dejó la capital y un próspero futuro en leyes para encontrarse con un pasado que reclama justicia. La corrupción y maldad que lo rodean lo obligarán a luchar por recuperar la herencia de su familia. Con la cultura e inteligencia adquirida en la universidad, luchará en contra de la barbarie nacida de la ignorancia. Como todo hombre de hierro, Santos tiene su propio talón de Aquiles, y será esa debilidad la que descubra Doña Bárbara. Sus valores y principios le servirán de fuerza para enfrentar a sus peores enemigos. El noble corazón de una jovencita le dará su mejor lección de vida y a su vez, un nuevo porvenir.

Génesis Rodríguez es
Marisela Barquero

Ser la hija de Doña Bárbara y Lorenzo Barquero significó un castigo que jamás mereció, vivir en el abandono. Entre selva y humedales creció como un animal salvaje guardando la esperanza de algún día conocer un mundo diferente. Detrás de inmundos harapos y una descuidada apariencia, se esconde un cuerpo virgen y escultural asediado por algunas mentes malintencionadas. Su espíritu salvaje y la nobleza de su alma lograrán penetrar el corazón de Santos Luzardo, su primo. La lucha por el amor de su vida, la pondrá en la mira del odio de Doña Bárbara, su madre.

Katie Barberi es
Cecilia Vergel

En compañía de su hermana Asunción y su sobrino Santos Luzardo, Cecilia partió del Arauca con la esperanza de volver algún día. En este lugar dejó al único hombre que ha amado, Lorenzo Barquero. Tras la muerte de su hermana, se dedicó por completo a la crianza y cuidados de su sobrino Santos. Dos décadas después de haber abandonado ‘Altamira’, vuelve en busca de recuperar el amor que dejó años atrás. Regresar a estas tierras la enfrenta con una dura realidad, Lorenzo Barquero no es el mismo que algún día amó. En brazos de Antonio Sandoval, un hombre mucho menor que ella, tendrá una segunda oportunidad para amar.

Roberto Mateos es
Lorenzo Barquero
Tuvo el mundo a sus pies, pero caer en manos de Doña Bárbara fue su desgracia. Después de ser un estudiante idóneo y un joven universitario con ideas brillantes, Lorenzo lo pierde todo por una botella de alcohol. No sólo le entrega su alma a una mujer sino también sus tierras y lo único que le quedó de esa relación fue su hija, Marisela. Santos Luzardo, su primo, significará su última esperanza de vida.

Paulo Quevedo es
Balbino Paiba

Balbino Paiba es un hombre que le sirve al Diablo, a Doña Bárbara y a su propia ambición. No le importa traicionar la mano que le da de comer, su único fin es enriquecer la suya. Gracias a los artilugios de su amante, se convierte en el capataz de la hacienda de Santos Luzardo. Mientras imparte sus reglas en una tierra ajena, aprovecha para robarse las reces y venderlas al mejor postor. La misma codicia con la que comete sus fechorías, será la trampa mortal que le tienda el destino.

Arap Bethke es
Antonio Sandoval
Nació y se educó en las tierras de los Luzardo siendo el hijo de Melesio, el antiguo capataz de la hacienda. Profundo conocedor de las labores de la vaquería, una herramienta que lo convertirá en la mano derecha de Santos Luzardo. Ha defendido los intereses de sus patrones enfrentándose a las canalladas de Balbino Paiba, el encargado actual de ‘Altamira’. A pesar de contar con juventud y gallardía para conquistar a cualquier jovencita, Antonio termina profundamente enamorado de una mujer mayor, Cecilia Vergel, la tía materna de Santos Luzardo. Su ingenuidad en el tema de las mujeres lo hará caer en la trampa de Federica Pernalete, una mujer caprichosa y sin escrúpulos que se ha obsesionado por casarse con él.

Lucy Martínez es
Eustaquia

Desde que recibió en brazos a Barbarita Guaimarán, la ha criado como la hija que nunca tuvo. No le tiembla la mano para dejarle saber con qué látigo se imparte el respeto y tampoco esconde su lengua para decirle las verdades más duras. Con una sabiduría milenaria, Eustaquia ha sabido adiestrar el corazón indómito de Doña Bárbara. Sus conocimientos en la hechicería son parte del legado intangible que le ha heredado a “La Cacica del Arauca”. Guiada por el instinto indígena es capaz de vislumbrar el peligro y las intenciones escondidas en las demás personas.

Paula Barreto es
Luisana Requena
Elegante, ejecutiva y cautivadora, Luisana ha conquistado el corazón de Santos Luzardo. Tendrá que elegir entre su destino en la capital y el nuevo camino que ha tomado el hombre de su vida. Jamás imaginará el grave peligro que enfrentará al cruzarse en el camino de Doña Bárbara, “La cacica del Arauca”. Librará una batalla campal contra una cruel enemiga y una bondadosa jovencita, con tal de recuperar lo que alguna vez perdió.

Lucho Velasco es
Melquíades Gamarra

Le dicen el “Brujeador” y es el más fiel guardaespaldas de Doña Bárbara. Como una hiena que se mueve entre sus presas, Melquíades sigue con puño y letra las órdenes de su patrona. Solapado y cauteloso, comete sus fechorías y mide cada uno de sus movimientos sin dejar huella de su maldad. No hay miedo que lo someta, pues sembrar el terror es su mejor arma.

Jimmie Bernal es
Mr. Guillermo Danger

Este americano arrogante llegó del Norte y quedó fascinado con la región salvaje que encontró en su camino. Con rifle en mano y chinchorro al hombro se adueñó de un pedazo de tierra olvidado por los Barquero y los Luzardo. Aliarse con Doña Bárbara, ocultando algunos de sus macabros secretos, le sirvió para ganarse el respeto de los habitantes del lugar. Caza caimanes cuyas pieles las exporta y hurta ganado en los terrenos de “Altamira” para negociar la carne en los pueblos aledaños. A pesar de despilfarrar su riqueza en mujeres y licor sólo hay un tesoro que no ha podido obtener, la virginidad de Marisela. Asedia a la jovencita como bestia en celo y le suministra a su padre, Lorenzo Barquero, el licor con el que poco a poco está destruyendo su vida. Santos Luzardo será el único que lo ponga en su lugar demostrándole que si existe la justicia humana.

Pedro Rendón, Tiberio Cruz y Roberto Manrique son
Carmelito, Pajarote y Maria Nieves

Jóvenes, alegres, apuestos y amigos inseparables. Conocen la vasta llanura como la palma de sus manos. No le tienen miedo al trabajo duro y mucho menos a los atropellos de Balbino Paiba, capataz de ‘Altamira’. Siempre dispuestos a luchar en contra de los planes siniestros de Doña Bárbara y sus secuaces.

Andrés Ogilvie-Browne es
Juan Primito

Su retardo mental ha sido blanco de burlas y discriminaciones, siendo su único escudo, su gran corazón. Junto a la india Eustaquia vio nacer a Marisela y desde entonces sólo tiene ojos para ella. Además de las tareas simples impuestas por Doña Bárbara, Juan Primito se ha dedicado a velar por el bienestar de Marisela. No sabe montar un caballo, ni dominar bestia alguna, pero a pie recorre el llano entero para estar siempre enterado de todo lo que sucede en las tierras del Arauca.

Jeancarlos Canela es
Asdrúbal

Gracias a su empuje y ganas de trabajar, se ganó un cupo en la tripulación del barco que lideraba el padre de Bárbara. En medio de agotadoras jornadas en el río, junto a los demás jornaleros, el joven despertó el espíritu soñador de la muchacha. Asdrúbal significó el único amor puro para Doña Bárbara hasta el día que conoce a Santos Luzardo. La gracia con que llamó la atención de la joven también despertó el odio de los hombres que acabarían con su vida.

Maritza Rodríguez es
Asunción Luzardo

Una mujer cuya juventud fue marchitada por el sufrimiento ocasionado por el carácter de un esposo violento e intransigente. Con fortaleza sobrevivió a la muerte de su hijo Félix cuyo verdugo fue su propio progenitor, José Luzardo. Tras la muerte de su hijo y su esposo, emigró a la capital en compañía de su segundo hijo, Santos. Siempre quiso que Santos olvidara la dureza de su tierra y se educara como un hombre fino y civilizado. A pesar de todo, jamás olvidó su lugar de origen, y aferrada a sus costumbres nunca quiso vender su hacienda, “Altamira”. Inculca en su hijo su pasión y entrega por ésta región haciéndole prometer que va a mantener en pie el lugar donde nació.