Harry Geithner


Harry Geithner fue el villano de telenovelas como ‘Te sigo amando’ (Lencho), ‘Ángela’ (Julián), ‘María Belén’ (Rogelio) y ‘Zorro: La Espada y La Rosa’ (Ricardo), entre otras, pero él decidió cambiar de rol y demostró que es un gran actor y encarnó al gay de ‘La Traición’, como Paquito y, poco después, tuvo una actuación especial en un capítulo de ‘El Juramento’.

-¿Cómo te definirías en tu ámbito profesional?
Soy un actor que no tiene técnica, a pesar de que estudié educación de la voz, arte dramático, filosofía y letras, algo de televisión y cine, soy un actor que no tiene técnica, entonces definitivamente uno de mis grandes recursos es que hago una copialina, en un pequeño acordeón de papel donde apunto los diálogos que yo ya tengo aprendidos y ese es mi secreto para poder interpretar un papel porque lo único que hago es que me obligo a escuchar a los demás actores y vivo la situación.

-¿Cómo comenzaste tu carrera artística?
Mi carrera empezó en el año 1996, después de haber terminado administración de empresas en México y fotografía profesional. Al entregar mi título a mi madre Cristina Cuesta y trabajar varios años en las empresas de mi padre, como en una editorial llamada imágenes de México y una empresa de exportaciones en el distrito federal de ese país, emigré a mi natal Colombia y realicé estudios para educar mi voz y mejorar mi dicción, también de teatro, filosofía y letras y cine. Con 200 dólares en la bolsa, y dejar una vida en México holgada y tranquila, incursiones en esta trayectoria artística que me ha dado muchas oportunidades y una gran felicidad en mi vida. En poco tiempo fui uno de los actores más destacados en varios países del mundo como estados unidos, México, Colombia, Israel, Perú, etc.

-¿Por qué decidiste enfocar tu carrera artística a nivel internacional?
Es importante saber que en este mundo globalizado tanto los actores como los artistas no pueden estancarse en un sólo mercado, tienen la obligación de ir a trabajar a cada país y dejar constancia de su tarea profesional y así abrir más su campo de trabajo y no saturar un sólo mercado. Por eso mismo me considero embajador de las artes, ya que en mi vida artística he viajado a lugares maravillosos. De esta manera tuve la oportunidad de expresar mi talento y así ser un artista internacional del mundo hispano.

-¿Fue difícil para ti entrar al mundo de la televisión?
Como todo, se tiene que empezar poco a poco y demostrar en cada proyecto que es pieza importante en el mercado, como en las propias televisoras y tratar de ser diferente a los demás artistas y ofrecer algo que hoy por hoy me da resultados para lograr éxito en mi carrera. Tranquilidad emocional como profesional. Todos los mercados son iguales, el artista solamente tiene que ir a pelear por él y conquistarlo.

-¿Nos puedes diferenciar el trabajo con libreto y con apuntador?
Gran diferencia. Apuntador: beneficios. Muchas empresas como México, Televisa y TV Azteca manejan este sistema solamente para agilizar la maquinación de las telenovelas, es más fácil dar indicaciones por el apuntador desde las cabinas de grabación, que parar una escena y que el director regrese al set y dé las indicaciones. Es una forma de actuar para muchos actores, que lleva a agilizar su trabajo, ya que tienen que grabar más de 35 escenas al día. En conclusión es un sistema a maquilar más rápido. Lo negativo es que se pierde naturalidad y atmósfera interpretativa, ya que solo tiran textos. Creo que el sistema de memoria seguirá siendo lo que da a un actor su capacidad y talento para sobresalir de los demás. Es otro ritmo, emoción. Países como Colombia emplean el sistema de memoria. Además si eres actor te pagan por trabajar y memorizar tus líneas. Los que hacemos cine lo sabemos.

-¿Crees que el apuntador vuelve a los actores más perezosos?
Totalmente, sólo son máquinas de la producción y pierden la esencia del actor.

-¿Qué piensas respecto de la manera en que se manejan las noticias de la farándula en México?
Me da vergüenza, se perdió el glamour, no hay clase, y cualquiera puede ser artista con tal de vender una nota. Se ha deteriorado el medio artístico hispano por los mismos medios de la farándula. Necesitamos regresar a que los actores tengan un nivel social más alto, que sean respetados y, sobre todo, darles ejemplos a la sociedad que está muy caída. Somos ejemplos y portavoces de muchas personas. Que triste que por vender se denigre el medio. Estoy totalmente en contra.

-Haciendo un repaso por tu carrera, un personaje importante fue el del Comandante Ricardo Montero, ¿qué es lo que más te gustó de ‘El Zorro: la Espada y la Rosa’?
Dos cosas: por un lado, que es un proyecto de tres grandes empresas del mundo audiovisual; y por otra parte, que me dieron la oportunidad de ser el pilar de la historia. Y hubo un momento en la historia que todo lo que sucedía giraba alrededor de mi personaje.

-¿Marcó ‘El Zorro’ un antes y un después en tu carrera profesional?
Sí, de hecho las cosas ya están cambiando. Productores que no confiaban en mí, ahora me están llamando. Se han dado cuenta de que soy un actor de peso, con carisma, popularidad, y que puede sostener el desarrollo de una novela sin ningún problema. En resumen, he dado una bofetada con guante blanco a todos los que no creyeron en mí cuando empecé en esto.

-¿Te costó conseguir el papel de Ricardo Montero, en ‘El Zorro’?
Bueno, tuve que presentarme al cásting, pero creo que Montero estuvo predestinado para mí desde el primer momento. Para empezar, no querían un actor con rasgos españoles y les cuadró mi físico, que es como más alemán. Además, les encantó mi actuación por la agresividad y la fuerza actoral que le puse.

-Has grabado en tu Colombia natal ‘El Zorro’ y ‘La Traición’, pero normalmente resides en Miami, ¿qué tal se vive allí?
Llevo en Miami más de cinco años y, aunque es un lugar difícil porque tienes que vivir con el régimen estadounidense, no es como estar en un país latinoamericano. Te da más apertura a nivel económico, profesional... Además, desde el punto de vista familiar, se vive mejor y con más seguridad. Está todo un poco más organizado, hay menos violencia y secuestros.

-En uno de tus últimos personajes, has interpretado a un periodista gay, ¿cómo preparaste el personaje de ‘La Traición’?
Tengo muchos amigos periodistas y amigos gay que vivo rodeado de ellos. Son extraordinarias personas y he convivido con ellos y a través de ellos he nutrido mi personaje.

-Te mudaste con Elsy, tu mujer, y las hijas de ella, Carmen y Caty...
Sí, pero las niñas estuvieron sólo un tiempo con nosotros, porque no se adaptaron y regresaron a México con su padre. Esto nos ha permitido disfrutar más de la vida en pareja, tener más libertad y hacer más viajes. Ya no tenemos que estar pendientes del colegio y todo lo que implica tener dos personas a tu cargo.

-Lleváis muchos años juntos, ¿algo inusual en una profesión como la tuya?
Sí, creo que somos de las pocas parejas en el mundo de la actuación que continuamos unidas. Elsy es la mujer de mi vida y yo creo que cuando tienes estabilidad emocional, también la tienes en el trabajo.

-¿Cuál es el secreto?
En primer lugar, los dos tenemos intereses y proyectos comunes y, en segundo lugar, ella disfruta de mi trabajo, porque participa y yo la involucro en mi profesión. Elsy es mi representante y eso le hace estar emocionalmente tranquila en este mundo lleno de envidias, belleza... Ella también fue actriz, así que conoce bien el medio.

-¿Has pensado en tener hijos con tu esposa?
Esperemos que pronto, me gustaría ver de la generación Geithner a un pequeño Harry corriendo desnudo por la playa. Sí me gustaría.

-¿Cómo describes tu carácter?
Soy un hombre de buena fe, conciliador, respetuoso, atento, que cree en la palabra, que me gusta crear una buena atmósfera, que pide perdón, que se disculpa cuando se equivoca, que le gusta la armonía.

-¿Eso no te ha permitido acercarte a tu hermana?
No, carezco de virtudes también, como la de no resolver las cosas a tiempo cuando se me presentan.

-¿Qué te hace feliz?
Tengo excelente humor creo que la risa es la solución de todo, me gusta que participen y se rían, la risa es el mejor remedio para estar saludable, es la mejor forma de seguir estando joven. Por eso yo digo ríanse de la vida, del trabajo, de su mujer y verán que serán felices.

-¿Y tu secreto para estar en forma?
No hay otra, coman sano y corran más de 30 minutos diarios.

-¿Qué es lo que más disfrutas cuando estás descansando?
Nosotros vivimos en La Florida y es triste de alguna manera estar tan alejado porque vivimos siempre fuera, extrañamos estar un tiempo en la casa. Extraño dormir, no tener que pensar que tengo que memorizar mis líneas, no tener que pensar que tengo que ir a grabar, no tener que pensar que tengo que maquillarme. Extraño no tener que pensar en nada.

Dos hermanos enfrentados:
El actor lleva más de diez años sin hablarse con su hermana melliza, Aura Cristina Geithner (Bernarda en ‘La Tormenta’). Los celos profesionales los han separado y parece que esto tiene difícil solución. “Todo sigue igual que siempre. Mi hermana es muy soberbia, no ha dado ningún paso y no tiene interés en arreglar las cosas. Tristemente, sus celos siguen siendo fuertes. De hecho, iba a trabajar en ‘El Zorro’, dando vida a María Pía, pero al final no aceptó. Prefirió protagonizar ‘Las Profesionales’, que ha sido un fracaso en Colombia”. Pese a todo, Harry no pierde la esperanza: “Creo que la vida nos volverá a juntar. Habrá que esperar a que Aura Cristina alcance una cierta madurez, para que pueda acercarse a mí”. Pero aunque siguen separados, el actor ha podido conocer recientemente a su sobrino, momento con en el que llevaba años soñando. “Fuimos a grabar a un pueblo cerca de Bogotá y me comentaron que Damián estaba allí en un campamento del colegio. Me acerqué a verle, le dije que era su tío y obviamente me vio como a un extraño. Estuve hablando con él cinco minutos y le mandé recuerdos para su mamá”. Días después, cuando Harry le comentó el encuentro a sus padres, ellos ya se habían enterado por Aura Cristina.