Dominika Paleta


Dominika Paleta, nacida en Cracovia (Polonia), el 23 de octubre de 1972, es una actriz polaco-mexicana de la televisión mexicana. Su nombre completo es Dominika Paleta Paciorek e inició su carrera profesional a temprana edad gracias a la influencia de su padre, el reconocido músico polaco Zbigniew Paleta (que inmigró a México con su familia en los años 80) y de su madre, la artista plástica Bárbara Paciorek.

Su hermana es, la también actriz, Ludwika Paleta. Actualmente se encuentra casada con el actor Fabián Ibarra con el cual tiene dos hijas: María de 6 años y Aitana de 2 años.

Paleta, quien posee un grado universitario en Historia del Arte, de la Universidad Iberoamericana en México, confesó que uno de los pasatiempos más preciados de la actriz es viajar. Sus ciudades preferidas para visitar son Nueva York y París, además de su tierra natal, Polonia. También se declara fanática de querer conocer cada rincón de México. Dice aprovechar bastante sus viajes por ser trilingüe. Dominika domina muy bien el idioma inglés y el polaco, aparte del español.

La actriz mexicana de origen polaco ha desarrollado una exitosa carrera televisiva gracias a su gran talento. Su participación en la telenovela ‘La Usurpadora’, la consolidó como actriz y la hizo merecedora de un Premio Eres. Otras de las producciones en las que la actriz se ha destacado incluyen ‘Tres Mujeres’, ‘Por un Beso’, ‘El Alma Herida’, ‘La Intrusa’, ‘Trece Miedos’ y ‘Los Plateados’.

Actualmente a la actriz Dominika Paleta la hemos podido ver con doble personalidad en 'El Juramento'.....

-¿Cómo eras cuando eras niña?
Cuando era niña estuve siete años en una escuela de música y eso influyó mucho en mí, de mis padres heredé una sensibilidad muy particular, armonía, y el gusto por la belleza. A los lugares que visito trato de fijarme bastante en la arquitectura, la decoración y todos los detalles del diseño.

-¿Tuviste que superar algún reto con el personaje de villana que interpretaste en ‘El Juramento’, como Alma?
El reto más grande que tuve con Alma fue darle una personalidad doble. Por un lado, sumisa, de buenas intenciones y que parezca una mosca muerta, lo que aparenta frente a la tía y Juan Pablo. Y por otro lado, desarrollar su lado oscuro, con un poco de locura.

-¿Cómo es tu relación con el actor y productor uruguayo Fabián Ibarra?
Fabián es adorable, nos llevamos súper bien y tenemos claro lo que queremos en la vida. Cuando estuve grabando, estuvimos todo el tiempo hablando por teléfono. Cuando él está más ocupado, trato de estar ahí con las niñas. Sabemos complementarnos muy bien.

-¿No extrañabas a tus hijas, mientras estuviste actuando en la telenovela?
A las niñas las extrañé mucho cuando estuve trabajando. Lo que más me gusta es tenerlas cerca de mí y acariciarlas. Me divierto muchísimo cuando estamos en familia. De hecho, acabamos de regresar de pasar un fin de semana en Acapulco y lo único que hice fue jugar con ellas en la piscina.

-¿Te gusta viajar?
Claro. Tengo ciudades favoritas a las que me gusta volver cada tanto. Tenemos familia en Suecia, en Uruguay, en Bélgica y en París. Disfrutamos mucho visitando a la familia y a los amigos. Viajar me hace sentir libre y, la verdad, no puedo estar todo el tiempo en un mismo lugar.

-En un episodio de ‘El Juramento’ se realiza la boda de tu personaje, Alma, con Juan Pablo (Pablo Azar) y te tuviste que vestir de novia y te preparaste para una boda ficticia en la iglesia de San Jacinto, en San Ángel (México), ¿es cierto que esto te hizo recordar cuando te casaste con tu esposo Fabián?
Sí, pero mi boda no fue por la iglesia, pero fue muy bonita y muy especial. La hicimos en una hacienda en el campo en México con la gente que más quiero. Éramos como unas 50 personas solamente y fue uno de los días más felices de mi vida. No estaba nada nerviosa, me sentía radiante y me la pasé súper bien.

-Después de acabar las grabaciones de ‘El Juramento’, empezaste un nuevo proyecto en Televisa, personificando a Liliana en la telenovela ‘Mañana es para siempre’, ¿cómo te sientes en este nuevo reto actoral?
Interpretar a Liliana necesita de mucha concentración y de la ayuda de los directores de escena, ya que es una mujer que vivió encerrada muchos años en un hospital psiquiátrico. Me encuentro muy enfocada en realizar bien mi trabajo y espero que mi personaje le guste al público.