..:VICTORIA:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Edición especial 2):


  • SINOPSIS: Revive la historia en este segundo especial que te ofrece la Revista "Gaceta, Dulce Paraíso".
  • ELENCO: con biografías y entrevistas a algunos de los actores de la telenovela, como a Victoria Ruffo, Mauricio Ochmann, Arturo Peniche, Andrea López, Geraldine Bazán, Roberto Manrique, Diana Quijano, Ricardo Abarca, Maria Elena Doering y Laura Perico.
  • RESUMEN: toda la historia escrita de cada uno de los episodios, en seis apartados, para que no te pierdas ni un detalle.
  • PÓSTERS: dos fotos en alta calidad de los protagonistas de la historia.
  • ANÉCDOTAS: todo lo que sucedió detrás de cámaras.
  • CUESTIONARIO: demuestra que no te has perdido ningún capítulo de 'Victoria' en este breve cuestionario.


Encuesta: ¿Te ha gustado 'Victoria'?

  1. Sí (con el 95%).
  2. No (con el 5%).


VÍDEO DE 'VICTORIA'

..:SINOPSIS:..

VICTORIA:

¿A qué edad comienza una mujer realmente a vivir? Este es el tema principal de la producción original de Telemundo-RTI, que ha sido grabada en Colombia: ‘Victoria’, una emocionante y controversial historia sobre una mujer madura que encuentra en un hombre más joven que ella, buscando una segunda oportunidad para amar. La novela es protagonizada por Victoria Ruffo, Arturo Peniche y Mauricio Ochmann, junto a un elenco que incluye a: Geraldine Bazán, Andrea López, Diana Quijano, Maria Elena Doering, Margalida Castro, Javier Delgiudicce, Patricia Grisales, Ricardo Abarca, Laura Perico, Adriana Romero, José Julián Gaviria, Roberto Manrique, Camilo Trujillo, Ricardo González, Inés Prieto, Laura Londoño, Paola Díaz, Natalia Bedoya, Julio del Mar, Adriana Campos, Martha Liliana Calderón, Danilo Santos y Daniela Tapia.

Desde el 4 de diciembre de 2007 hasta el 4 de agosto de 2008 hemos podido disfrutar de esta maravillosa historia de amor por Telemundo, donde el amor no tiene edad.

Con un total de 169 capítulos, de 45 minutos cada uno aproximadamente, esta historia de Telemundo tan sorprendente llega a la Revista “Gaceta, Dulce Paraíso”, en el segundo especial que lanza nuestra publicación para que podáis disfrutar y revivir los momentos de cada episodio, con entrevistas y biografías a los actores y actrices, perfiles de cada personaje, resumen detallado de cada uno de los episodios (dividido en seis partes), pósters y un cuestionario para que demuestres que no te has perdido ni un solo capítulo.

SINOPSIS:

En la fiesta de aniversario de sus 25 años de matrimonio, Victoria Mendoza (Victoria Ruffo) se entera que su esposo Enrique Mendoza (Arturo Peniche), tiene una amante, Tatiana López (Andrea López), casi 20 años más joven que ella. En ese momento, el mundo de Victoria se derrumba y ella tiene que afrontar una nueva realidad al ver su matrimonio destruido. Al tiempo que trata de sobrellevar el dolor de esta traición, llega a su vida Jerónimo (Mauricio Ochmann), un joven menor que ella, quien logra hacerla sentir amada y deseada, además de despertar inesperadamente en ella una pasión y ternura que no se creía capaz de volver a vivir.

Como es lógico, la sociedad no ve con buenos ojos la relación de una mujer madura con un hombre más joven, y el rechazo no se hace esperar, ni siquiera de parte de sus hijas, Paula (Geraldine Bazán) y Mariana (Laura Perico), su madre Mercedes (Margalida Castro) y menos de su ex esposo; sin embargo, cuenta con el apoyo incondicional de su hijo Santiago (Ricardo Abarca). Afrontado los retos más importantes de su vida con entereza, Victoria no sabe si aferrarse a este controversial amor, o sucumbir a las normas de su entorno y dejar ir esta segunda oportunidad.

..:ELENCO:..

Victoria Ruffo


Victoria Ruffo, que nació el 31 de mayo de 1962 en la Ciudad de México. Es una actriz de la televisión mexicana. Es hermana de la también actriz Gabriela Ruffo y de la productora Marcela Ruffo. Sostuvo una relación amorosa con el actor Eugenio Derbez, con el cual engendró al también actor y conductor de un programa de radio José Eduardo Derbez. Está casada con el político mexicano Omar Fayad, con el que tiene dos hijos.

Victoria Eugenia Guadalupe Martínez del Río Moreno, su verdadero nombre, inició su carrera en el cine en la década de los 70. Desde los 80 sólo ha hecho una película y se ha dedicado casi completamente a las telenovelas. Debido a la popularidad de su telenovela ‘Simplemente María’ (en 1989) adquirió una popularidad en países como Rusia. También ha participado en varias telenovelas como ‘Los ricos también lloran’ (1979), ‘Pobre Niña Rica’ (1995), ‘Abrázame muy fuerte’ (2000) y ‘La Madrastra’ (2005), entre muchas otras.

Su más reciente éxito lo ha protagonizado, en el 2007/08, en Colombia, con Telemundo-RTI, en la telenovela con su mismo nombre: ‘Victoria’, donde la actriz mexicana ha encarnado a Victoria Santiesteban de Mendoza, la típica ama de casa que cuando se graduó del colegio, hizo algunos cursos en la universidad y en cuanto conoció a Enrique (Arturo Peniche), se enamoró, abandonó sus estudios y se casó. Una dedicada madre y esposa, sus mayores anhelos son que sus hijos sean felices y su marido exitoso. Pasa sus días entre la disposición de la casa, que siempre está perfecta, el supermercado, el salón de belleza y las ocasionales reuniones con sus amigas de toda la vida: Camila (Diana Quijano) y Helena (Maria Elena Doering), también de su edad. Y cuando Enrique le anuncia que la abandona por otra mujer, el mundo de seguridad y tranquila rutina de Victoria, se viene abajo y se ve forzada a algo que nunca se había enfrentado antes: a preocuparse por sí misma y salir adelante por sí sola.


-¿Qué fue lo que te llevó a aceptar la oferta de Telemundo?
Me atrajo la historia, el reparto y el papel, que tiene muchos matices y es muy completo. Además, me identifico con esta mujer: las dos nos sentimos enamoradas, somos luchadoras, buenas madres y grandes amigas. La edad, sin embargo, no la compartimos. Siempre me ha tocado interpretar personajes mayores que yo. Con 20 años ya hacía de madre y a los 22 tenía un ‘hijo’ que era sólo dos años menor que yo.

-¿Cómo ha sido tu relación con los dos hombres que se disputan tu amor en la novela?
Mi relación con Arturo Peniche es fantástica. Nos conocemos desde hace muchos años, pero nunca habíamos tenido ocasión de trabajar juntos. En cuanto a Mauricio Ochmann no lo conocía y ha sido una sorpresa, es un buen actor y gran persona.

-¿Tú también conservas a tus amigas de toda la vida, como ella?
Sí, de hecho, llegué a Colombia desde México con una amiga del colegio que ha estado a mi lado en todo momento. Y se lo agradezco muchísimo, porque vivir sola, lejos de la familia, es muy difícil.

-Tienes nombre de reina, ¿te sientes como si lo fueras?
En ciertos momentos sí, porque la vida me ha tratado muy bien. El nombre que te dan los padres siempre tiene un motivo. Cuando era pequeña no me gustaba llamarme Victoria Eugenia porque no sonaba dulce, pero me acostumbré y aprendí a quererlo. Victoria es sinónimo de éxito, de salir adelante, de muchas otras cosas bonitas.

-El objetivo de Victoria es que su familia sea feliz, ¿y el tuyo?
El mismo: tener una estabilidad familiar y ver crecer a mis hijos. Es responsabilidad mía que sean buenas personas y estudien. El mayor, José Eduardo, tiene 16 años y está en una edad difícil. Quiero que sea feliz, pero ahora hay problemas y pienso en mis padres, en lo que pasaron cuando yo era joven.

-¿Tus hijos te han reprochado que pases poco tiempo con ellos?
No, José Eduardo siempre ha ido conmigo a todas partes y comprende mi profesión; es más, creo que está orgulloso de mí. Además, su padre también pertenece al espectáculo. En cuanto a los pequeños, van a cumplir cuatro años y todavía no me han reprochado nada, aunque no entienden muy bien mi trabajo. Y es que su padre, mi actual pareja, pertenece a un mundo muy distinto: es político y abogado.

-¿Tu hijo mayor piensa seguir tus pasos?
No; él quiere ser productor y director, pero yo le digo que no, que tiene que ser cantante, el sucesor de Alejandro Fernández. Además, así ganará dinero, porque de productor va a tener que gastarlo (risas). Ya en serio, yo sólo deseo que mis hijos sean felices y se dediquen a lo que quieran, porque yo también tuve el apoyo de mi madre cuando decidí ser actriz.

-En la novela eres la perfecta ama de casa, ¿en la vida real también?
Soy muy mala ama de casa, me gusta más trabajar fuera del hogar. Mi marido se queja mucho de eso, pero prefiere una mujer que haga lo que le gusta a una esposa frustrada. Eso sí, soy consciente de que tengo mis obligaciones en casa.

-¿Quién le conviene más a Victoria: Enrique o Jerónimo?
En mi opinión debería quedarse sola, esperando otro amor que sea más de su nivel. Una relación entre un hombre joven y una mujer mayor puede durar muchos años, pero seguramente desaparecerá. Con el tiempo, él tendrá que cuidar los achaques de ella y terminará cansándose.

-¿Qué buscas tú en un hombre?
Que sea inteligente y simpático. Mi marido tiene un humor negro que me desespera, pero he aprendido a vivir con él. Además, necesito admirar a un hombre y yo admiro a Omar. Su trabajo como político me impresiona, la gente que lo conoce lo admira y eso me llena de orgullo.

-¿Crees que hay hombres que tienen miedo de estar al lado de una mujer inteligente?
Sí, pero eso sólo ocurre en el caso de que sean inseguros. A los inteligentes no les pasa. Es verdad que en general, tienen miedo a aprender de las mujeres, pero espero que esto no ocurra en las generaciones venideras.

-¿Saldrías con alguien que fuera mucho menor que tú?
No, porque creo que el dicho “quien con niños se acuesta, mojada se levanta” es totalmente cierto. Mi marido es un año menor que yo, pero hablamos el mismo idioma y tenemos parecidos intereses.

-¿Cuál es tu mayor virtud y tu peor defecto?
Mi mayor virtud es la honestidad y mi peor defecto es que soy muy voluble.

-¿Tienes alguna manía confesable?
Me muerdo las uñas.

-¿Cuál es tu película inolvidable?
‘Acompáñame’, con Rocío Dúrcal.

-¿Qué libro recomendarías?
‘El principito’, de Antoine de Saint-Exupéry.

-¿Cuál es tu comida favorita?
Me encantan las albóndigas.

-¿Qué no puede faltar en tu bolso?
Cigarros, pañuelos de papel y caramelos de menta.

-¿Qué te saca de quicio en las personas?
La mentira.

-¿Tienes miedo al paso del tiempo?
Las arrugas no me preocupan, lo que temo es la falta de salud. No estoy en contra de la cirugía estética, pero soy muy miedosa y no me metería en un quirófano por vanidad.

-Pero en tu trabajo el físico es muy importante, ¿cómo te cuidas?
Controlo lo que como y trato de no dormir con maquillaje, por muy tarde que llegue a casa. También cuido mucho mi pelo. Ejercicio no hago porque me aburre.

-¿Qué proyectos tienes después de la telenovela ‘Victoria’?
En agosto o septiembre comenzaré a grabar una nueva telenovela de Televisa en México. Estoy emocionada porque siempre he hecho de buena y ahora seré la villana, quiero divertirme y probar. Además, continúo como presidenta del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia de Pachuca, localidad de la que es alcalde mi marido.

Mauricio Ochmann


Mauricio Ochmann nació el 16 de Noviembre de 1977, en Guanajuato (México). Hijo de un hombre de negocios y una pintora, desde muy pequeño tuvo inquietudes artísticas participando siempre en grupos de teatro local, pero fue hasta que cumplió 16 años que decidió dedicarse a la actuación de forma profesional. Tiene una hija (Lorenza) con María José del Valle, de la que ha comenzado en el 2008 los trámites del divorcio.

Mauricio Ochmann Siordia, su verdadero nombre, viajó a Los Ángeles y tuvo que sustentar sus estudios en el Joanne Baron Studio de Santa Monica, trabajando como camarero y al mismo tiempo se dio a la tarea de buscar un agente en esa ciudad. Al cabo de tres años de estar buscando oportunidades, llegó por fin la primera película para Mauricio, misma en la que tuvo una participación pequeña pero le dio la oportunidad de trabajar al lado de figuras de la talla de Kevin Costner, Paul Newman y Robin Wright. Poco después, protagonizó varias películas como ‘7 mujeres, 1 homosexual y Carlos’ (2004), ‘Ver, oír y callar’ (2005) y ‘Corazón marchito’ (2007).

Pero, su gran popularidad se debe a las telenovelas en las que ha participado y ha protagonizado, como ‘Azul tequila’ (1998), ‘Como en el cine’ (2001), ‘Mirada de mujer: El regreso’ (2003), ‘Amarte así, Frijolito’ (2005) y ‘Dame Chocolate’ (2007), entre otras. También protagonizó los primeros 20 capítulos de ‘Marina’ (en el 2006), melodrama que tuvo que abandonar para internarse en una clínica de desintoxicación de drogas. Más tarde y ya recuperado, Mauricio ha protagonizado la exitosa telenovela en el 2007/08 para Telemundo: ‘Victoria’.

Mauricio Ochmann interpretó a Jerónimo Acosta en el melodrama de ‘Victoria’, un hombre que se casó muy joven con Silvia, de quien se separó hace dos años y con quien tuvo un hijo de once años, Martín. Es un hombre locuaz, divertido y que ve la vida ligeramente sin amargarse por nada. Es periodista y trabaja independiente en una emisora de radio. Aunque moderadamente exitoso en su vida profesional, su vida personal es un desastre. Su apartamento escasamente tiene una vajilla para servir la comida y si no fuera porque una empleada doméstica va a ocuparse del aseo dos veces por semana, ya el Departamento de Sanidad le habría impedido seguir habitando el lugar. Cuando conoce a Victoria se impresiona por su belleza y se empeña en conocerla mejor. Muy pronto se enamora sin remedio y pese a que sus amigos, la familia de Victoria y hasta ella misma le insisten en que la diferencia de edad es muy grande y por lo tanto es un error una relación entre los dos, a Jerónimo no le importa, pues para él el amor no tiene tiempo, ni edad.


-¿Cómo te sientes de haber protagonizado el papel de Jerónimo Acosta en la telenovela ‘Victoria’?
Ponerle todo tu esfuerzo a una producción como ‘Victoria’ y ver que a la gente le gusta, es el mejor regalo para cualquier actor. Jerónimo es el espíritu de un hombre viejo en el cuerpo de un hombre joven. De hecho trabajar con Arturo Peniche, Victoria Ruffo, Diana Quijano y otras grandes figuras que me acompañan, nos da la respuesta de lo bien que le va a esta producción. Sobre las mujeres es cierto, me han dicho de todo en la calle, especialmente las maduritas. Aunque todavía no he sufrido un acoso o secuestro (risas).

-Este personaje rompe con el prejuicio de que solo los hombres pueden fijarse en mujeres jóvenes...
Qué tal machismo. Los hombres sí pueden andar con mujeres más jóvenes, pero ellas no. Qué cosa. Creo que el amor no tiene edad, a lo mejor suena a cliché. Pero para mí, el amor no tiene raza, género, religión ni estrato social. Dios te da la oportunidad de amar.

-¿Cuál es tu estado civil?
Me acabo de divorciar hace poco. Fruto de esa relación es mi niña Lorenza que ya tiene 4 añitos, es mi tesoro, vive con su mamá en México. Me muero por verla, la telenovela ya ha acabado, así que voy a ir visitarla.

-¿Tienes una característica especial de mujer?
No, aunque no me crean, para mí lo que importa es lo que se lleva dentro del corazón. Tengo claro que la niña que va a estar conmigo, tiene que ser sincera, una mujer leal e intachable.

-No todo en tu vida es color de rosa, supimos que estuviste metido en el mundo de las drogas...
Lamentablemente hay gente que se hacen llamar tus amigos pero no lo son y te llevan por el mal camino. Tuve que dejar de grabar la telenovela ‘Marina’ por ese problema, pero ya estoy mejor, aunque esta enfermedad la puedes controlar, pero siempre la vas a tener. Voy abrir un centro de ayuda para adictos en Bogotá a través de una fundación que se llama Tierra Seijas. Yo estaré para dar charlas y ayudar a los que me necesiten, es parte de mi labor como figura pública. Mi consejo es que se mantengan lejos de eso, porque mata.

-¿Ya está completamente superado el problema con las drogas?
Sí, bendito sea Dios. Estoy muy contento, tranquilo y agradecido con la vida, que me dio una segunda oportunidad. Ahora trato de informar acerca de la adicción para que el público se entere de que hay maneras de superar los problemas, lo importante es pedir ayuda y no evadir la realidad.

-¿Qué es lo más difícil de tu carrera?
Por supuesto estar lejos de mi hija. Cada dos semanas me escapo a México para estar con mi pequeña por cuatro días. Cuando termine este proyecto mis planes es dedicarle más tiempo a Lorenza.

-¿Cómo te ha cambiado la vida tu pequeñita?
Yo pensé que conocía el amor, pero estaba equivocado. El verdadero amor lo conocí con mi hija. Ese amor incondicional y sin ningún tipo de interés. Es amor del bueno, puro, sano y real.

-¿Qué significa tu hija para ti?

Mi hija (Lorenza) es lo más importante para mi. Ahora ella va a la escuela, pero siempre llevo conmigo todos los momentos juntos, desde la primera vez que me acarició, me besó y me dijo ‘te amo papá’.

-¿En qué momento sentiste que eras padre?
Fue un proceso. Primero fue una idea y luego fue un hecho increíble. Fue una emoción muy grande cuando la vi por primera vez en el quirófano y corté el cordón umbilical. Dentro de mí se removieron muchos sentimientos. Fue increíble.

-¿Cómo eliges tus personajes de las telenovelas?
No tengo un criterio específico. Simplemente creo en ellos desde el momento en que me los sugieren; me pregunto si podré hacerlo satisfactoriamente, y si las respuestas son afirmativas, me aviento. Hasta el momento no me he arrepentido, he disfrutado todos los personajes, en televisión, cine y teatro.

-¿Estás dispuesto a trabajar de nuevo en tu país natal: México?
Siempre lo estoy. Tomo lo que considero adecuado para mi carrera y experiencia dramática. En este momento tengo un agradable compromiso laboral con Telemundo, pero si me invitan a una película o una obra de teatro, estoy listo para negociar todo, más allá del dinero. Cuando elegí esta carrera sabía muy bien que andaría de plaza en plaza, así que no me asusta la idea de vivir entre aeropuertos, camerinos y foros, me encanta, y por fortuna he logrado el equilibrio con mi vida familiar y personal.

-Irónicamente tu debut en televisión no fue en telenovela, sino en comedia, ¿te gustaría hacer serie cómica?
Por supuesto, me encantaría. Sobre todo ahora que comienza a tomar fuerza el formato de serie en América Latina. Debuté en la pantalla chica siendo muy chavo, apenas tenía 18 años de edad. Fue en ‘La otra cosa’, con Héctor Suárez. Él es todo un maestro, recuerdo que en alguna ocasión me pidió correr la escena para que aprendiera y valorara el trabajo de los que están detrás de las cámaras.

-¿Qué es lo que nunca harías en un escenario?
Como actor, me declaro explorador, pero no soy animador, me pone de nervios conducir un segmento, lo he hecho, pero no elegiría conducir un show, por ejemplo. Tampoco cantaría, ni mi hija tolera que le cante canciones infantiles.

-En el 2000 realizó un desnudo para la obra teatral ‘Equus’ en México, ¿ahora lo volvería a hacer?
Sí lo haría, siempre que fuera necesario, yo no tengo ningún problema. Pienso que el cuerpo de un actor es una herramienta más, siempre y cuando esté usada de manera correcta.

-¿Qué proyectos tiene pendientes?
Quiero hacer unos cortometrajes sobre valores. Estaré viviendo entre Colombia, donde tengo una tienda de muebles con un diseñador colombiano, y México, donde está mi hija Lorenza. Además, con Telemundo tengo dos años más para hacer telenovelas.

Arturo Peniche


Arturo Peniche nació el 17 de mayo de 1962, en Iztapalapa (México), una delegación humilde de la capital mexicana en la que comienzan en algunos hogares a gestarse profesionales que trabajan buscando un mejor lugar. Tiene dos hermanas y un hermano, tres integrantes de la familia son actores, Alejandra, Flavio y Arturo.

El actor mexicano hizo su debut al lado de Juliancito Bravo, a la edad de seis años. Su sencillez y amabilidad no han cambiado. Está casado con Gaby desde hace 20 años, con la cual lleva una feliz relación y tienen dos hijos. Es un hombre alegre y con la picardía propia del mexicano, Arturo Peniche rompió con el mito de que un actor es frívolo o vacío.

Ha sacado un disco de baladas llamado ‘Mi amor anda libre’, ha hecho cine y teatro, donde hizo desnudos en dos obras teatrales a la edad de 21 años; pero él se ha hecho un actor reconocido en telenovelas como en ‘La Indomable’ (1987), ‘Valeria y Maximiliano’ (1991), ‘María Mercedes’ (1992), ‘La Usurpadora’ (1998) ‘La Intrusa’ (2001), ‘Corazones al límite’ (2004), ‘Contra viento y marea’ (2005), ‘Alborada’ (2005/06), ‘Zorro: La Espada y La Rosa’ (2007) y su más reciente éxito en ‘Victoria’ (2007/08).

En la telenovela ‘Victoria’, Arturo Peniche da vida a Enrique Mendoza, un abogado exitoso quien ha sido parte de procesos legales de suma importancia en los últimos años. Es de estatus socio-económico alto e, igual que Victoria (Victoria Rufo), educado dentro de cánones tradicionales, en los que el marido es quien provee para la familia y la esposa es quien se ocupa de la casa. Con sus hijos tiene una relación distante, aunque con Paula (Geraldine Bazán), la mayor quien también estudia Derecho, es más cálido ya que admira su inteligencia y se siente orgulloso de ella. Sin embargo, no ve a Paula como una mujer, sino como el hijo varón que siempre hubiera querido tener. Al comenzar la historia lleva una relación adúltera por más de un año con Tatiana (Andrea López), una mujer casi treinta años más joven que él, abogada también, en quien encontró aparte de juventud, una mujer con quien realmente siente que puede hablar al mismo nivel intelectual, a diferencia de su esposa.


-Ahora podemos ver su trabajo en la telenovela ‘Victoria’, donde interpreta a Enrique Mendoza, un hombre que se siente atraído por dos mujeres, ¿alguna vez le pasó algo así en la vida real?
Con la mano al pecho te digo que no. La verdad, no niego que alguna vez he mirado a otra mujer, como hombre valoro la belleza femenina, pero tener relaciones con otra dentro del matrimonio no veo la necesidad. Por suerte, con mi esposa, con la que llevo muchos años de feliz compañía, hemos encontrado el equilibrio para llevar una buena relación. Ella no se mete en mis cosas y viceversa, así somos felices.

-¿Cómo hace para que su matrimonio se mantenga sin problemas con el agitado trabajo que realiza?
Para que no ocurra la infidelidad en una relación de pareja tiene que haber mucho diálogo, eso es básico. He trabajado en todas partes del mundo y siempre con mi familia hemos planeado dónde vernos. Si no hay voluntad entre las partes, hace mucho tiempo me hubiera separado.

-¿Se considera un galán maduro?
Eso no me corresponde decirlo, se lo dejo a la gente. Lo de “maduro” por suerte rindo muy bien con mi pareja en la cama, no necesito viagra, de repente mi personaje sí (risas). Al margen de las bromas lo que me fascina es que el público apoye tu carrera y valore tu trabajo, que como muchas otras profesiones no es fácil.

-¿Cómo te sentiste al trabajar en Colombia?
Me sentí muy a gusto, como en mi casa. Es un país hermoso y la productora, la mejor. Cuando me llamaron para participar en ‘El Zorro’ yo acababa de terminar de grabar ‘Alborada’ y estaba descansando en la finca que tengo en México. Me mostraron el material, negociamos, cogí mis cosas y me vine para acá.

-Al estar en otro país, ¿Gabriela, tu mujer, y Khiabet y Brandon, tus hijos, estuvieron en Colombia a tu lado?
No, y es la primera vez que estuve solo. Mis hijos tenían que estudiar y mi mujer se quedó con ellos, pero solían venir a verme.

-¿Qué planes tienes tras haber acabado las grabaciones de la telenovela ‘Victoria’?
Deseo tomar unas vacaciones al lado de mi familia y debo decir que me encuentro sumamente satisfecho con el reconocimiento a mi trabajo, porque aunque no soy un actor sudamericano, se me tiene en un buen concepto en esta parte del mundo. También estoy escribiendo una obra de teatro que quiero mostrar y buscaré los mecanismos para hacerla. Nunca estoy del todo tranquilo.

Andrea López


Andrea López nació el 7 de diciembre de 1976 en Cali (Colombia). Empezó su carrera artística interpretando a una pícara e inocente Lolita, en un comercial de televisión. A pesar de que la actuación no estaba dentro de sus planes, el destino insistió en el tema y un reconocido director de comerciales vio a la adolescente acompañada de su madre y aprovechó la ocasión para presentarse e intercambiar teléfonos. Es así como la información de Andrea López llega a la mesa de producción de ‘O todos en la cama’ (1994).

Desde el comienzo el contraste de sus rasgos finos y una voz dulce ante un temperamento fuerte e irreverente, sirvió para que la actriz atrajera, sin proponérselo, el papel de villana en muchas telenovelas, como en ‘La sombra del Deseo’ (1996), ‘Prisioneros del Amor’ (1997) y ‘Soledad’ (1998), tres novelas hechas en menos de dos años consecutivos y que la posicionaron como artista revelación.

Poco a poco comenzó a brillar en papeles en los que debía explorar el lado oscuro de su personalidad. Su talento se notaba en las cámaras y por eso las propuestas antagónicas cada vez fueron más, dándole gusto a un público que empezaba a aplaudir su trabajo. Sin tener tiempo de pensar en otro tipo de futuro para su vida, una contratación tras otra fueron llegando en novelas como ‘La Saga’, ‘Amantes del Desierto’, ‘Castillo de Naipes’, ‘Traga Maluca’ y ‘La Madre’. En esta ultima, Andrea interpretó a una hija desubicada, promiscua cuyo trabajo era bailar en un prostíbulo. El tema del baile no fue difícil ya que había tomado, desde pequeña, clases en distintas escuelas de danza.

Su plataforma en el mercado hispano se dio en el 2006 con ‘Destinos Cruzados’, una coproducción entre Caracol TV y TV Azteca. En el 2007 le llega la propuesta de Telemundo para trabajar en la gran producción de ‘El Zorro’.

Y más tarde, entre el 2007 y el 2008 Andrea López Vargas, su verdadero nombre, es contratada para dar vida a Tatiana López en ‘Victoria’, donde interpreta a una abogada, inteligente y hermosa, Tatiana es una mujer determinada que sabe lo que quiere y cómo lograrlo. Cuando conoció a Enrique (Arturo Peniche) dos años atrás, se enamoró de ese hombre mayor que parecía saberlo todo y se entregó a una relación que, aunque era prohibida, sentía que no podía evitar. Durante dos años ha sido paciente, quedándose en la sombra, pero guardando la esperanza de que un día no muy lejano Enrique se decida al fin a dejar a Victoria y sus hijos y se vaya con ella. Respecto a la diferencia de edad, Tatiana siente que no es importante, siempre y cuando haya amor. Cuando Enrique al fin le cumple su sueño de vivir con ella, Tatiana se siente feliz, pero muy pronto se da cuenta que ser la amante es muy diferente, cuando la relación se ve cubierta por un manto de misterio, que cuando es abierta y mucha de la magia se pierde. Sin embargo, Tatiana está dispuesta a luchar por su felicidad al lado del hombre que ama.


-¿Cómo has conseguido interpretar a Tatiana en ‘Victoria’, a pesar de no ser la típica amante perversa de telenovela?
No todas las amantes son perversas. Lo que pasa es que algunas se enamoran del hombre equivocado. Por lo mismo, muchas mujeres se sienten identificadas con mi personaje.

-¿Por qué aceptaste el papel de Tatiana López?
Porque desde el comienzo me gustó la forma en que estuvo planteado el personaje. No era la típica amante, ambiciosa y de mal proceder. Todo lo contrario, Tatiana es una buena mujer. No es la tontita que quiere aprovecharse del hombre rico. Es profesional y está completamente enamorada de Enrique.

-En la vida real, estuviste casada durante nueve años y en ese momento te ofrecieron este personaje...
Había terminado una relación complicada, así que Tatiana me ayudó a sacar muchas cosas de mí, hice como un exorcismo de sentimientos.

-¿Te has trazado alguna meta?
No he trabajado nunca fuera de Colombia y me encantaría poder hacerlo, por ejemplo en España. Sería una delicia. Verte en otro país, con otra cultura y otra gente, me parece una experiencia interesante, porque es algo que te exige mucho profesionalmente y también te permite crecer como persona.

-¿Y tienes algún sueño en el terreno personal?
Sí, y no tiene que ver con nada material. Mi mayor sueño es alcanzar la paz espiritual y conocer bien mi propio mundo interior.

-Las actrices y a algunas mujeres (como en ‘Victoria’, novela que actualmente grabas en Colombia) siempre tienen cierto temor a envejecer, ¿a ti te asusta el paso del tiempo?
Todavía no me he parado a pensar en ello... De cualquier modo, espero llegar a cada momento de mi vida asumiendo bien mi edad y viviendo tranquila con ella, sin querer aparentar menos años de los que tengo. Aspiro a estar siempre fresca en este sentido y, para ello, me cuido mucho.

-¿Cuál ha sido el momento más feliz de tu vida?
Hay muchos, pero recuerdo con especial cariño el día que mi ex marido me propuso matrimonio.

-¿Y el más triste?
Cuando murió mi mamá.

-¿Compartes tu vida con alguien?
Vivo con dos hermosos perros y un gato, pero en el plano sentimental no tengo pareja.

-¿Eres difícil de conquistar?
Lo que ocurre es que soy una mujer de relaciones largas; de hecho, sólo he tenido dos serias. Primero estuve casada nueve años con un hombre maravilloso, a quien quiero mucho y al que me sigue uniendo una gran amistad, y después tuve un novio durante dos años, pero rompimos el pasado mes de enero.

-¿Te gustaría formar una familia?
No está en mis planes. Me gusta la vida en pareja y contar con alguien, pero si no se da el caso, también estoy bien sola. He aprendido a disfrutar de la soledad y a dirigir mi energía hacia otros campos, como mi familia, mi trabajo y mis amigos. Mi objetivo en la vida nunca ha sido ser mamá, ni formar una familia; no soy nada maternal.

-¿Te sientes frustrada en el amor?
En absoluto. He tenido experiencias muy hermosas y me siento completamente satisfecha con ellas.

Geraldine Bazán


Geraldine Bazán nació el 30 de enero de 1983, en la Ciudad de México. Es la hermana mayor del actor Ángel Claude Bazan, inició su carrera a los 5 años de edad y ya cumple 20 años de trayectoria artística en cine, teatro y televisión. Alterna también su carrera actoral realizando modelaje en pasarela y anuncios comerciales. Desde pequeña colabora para diferentes causas a beneficio en México entre ellos con el Teletón de Fundación Televisa y El Juguetón y Movimientos de Fundación Azteca y la Cabalgata del Día de Reyes y en USA, diferentes Fundaciones han solicitado su apoyo en Los Ángeles, New York, Miami, Houston, Chicago y Puerto Rico, Republica Dominicana, además de participar en el Teleton de Panamá.

Debutó en 1989 en televisión siendo muy pequeña en Televisa en las telenovelas en personajes infantiles como en ‘Buscando el Paraíso’, ‘Corazón Salvaje’, también se ligo a los programas infantiles unitarios ‘El Club de Gaby’ de Pedro Damián, ‘El Espacio de Tatiana de Gabriel Vázquez Bulman’, ‘Club Fanta Amigos’, ‘Que Opinan Los Niños’, ‘Cerezo Rojo’ de Reinaldo López y Carla Estrada, obras de teatro como ‘El Secreto de Guitti’, ‘Anita la Huerfanita’ , cine como ‘In the Time of the Butterflies’ de Salma Hayek.

Continuó en telenovelas como ‘María, la del barrio’, ‘Mi Pequeña traviesa’ y ‘Como en el Cine’. Después, Rosalba Geraldine Bazan Ortiz, su verdadero nombre, inició su carrera internacional en Miami por tres años consecutivos iniciando en 2004 cuando es contratada por Venevision Internacional y Univision para grabar la telenovela ‘Soñar no cuesta Nada’, en 2005 la contrata Televisa Networks y Fonovideo para ‘El Amor no tiene Precio’, en 2006 es contratada por Telemundo para la telenovela ‘Tierra de Pasiones’ y realizó capítulos de la serie ‘Decisiones’, en 2007 inicia el año contratada nuevamente por Televisa Networks y Fonovideo con la telenovela ‘Bajo las riendas del amor’ y concluyendo las grabaciones de esta en octubre del 2007 la contratan en Colombia por la productora Telemundo-RTI para la telenovela ‘Victoria’.

La actriz mexicana interpreta a Paula Mendoza en ‘Victoria’, la hija mayor de Enrique (Arturo Peniche) y Victoria (Victoria Rufo), Paula es el orgullo de Enrique, pues de él heredó su inteligencia, su personalidad práctica y organizada y sus valores rígidos y conservadores. Estudia Leyes y algún día aspira a convertirse en socia del bufete de abogados de su padre y que él se sienta orgulloso de ella. Quiere a su madre, pero en cierta manera la ve como una persona inferior, pues desde su punto de vista es una mujer que nunca se preocupó por sí misma, por tener una profesión, sino que se conformó con ser esposa y madre. Con su novio Sebastián (Roberto Manrique), lleva una relación tranquila y serena, en la que ella es claramente quien lleva los pantalones. Cuando Enrique deja a Victoria, Paula culpa a su mamá por no esforzarse por mantenerlo a su lado y es la primera en aceptar a Tatiana (Andrea López). Durante la historia, a través de sus propias vicisitudes irá entendiendo a su madre e incluso llegará a admirarla.


-¿Estás contenta con Paula, el personaje que interpretas en ‘Victoria’?
Sí, mucho, porque no es la chica rebelde y frívola que he interpretado en otros trabajos, como ‘Bajo las riendas del amor’. Se trata de un personaje más maduro, con problemas y tramas distintas que han supuesto todo un reto para mí.

-Victoria Ruffo, tu madre en la ficción, se enamora de alguien más joven que ella, ¿cómo se lo tomaría Geraldine?
Yo sería feliz si mi madre tuviera una pareja que la quisiera, cuidara y respetara. Cuando dos personas se aman, la edad es lo de menos. Eso es un estigma de la sociedad.

-¿Qué relación tienes con tu madre?
Nos amamos profundamente. Mi familia la formamos ella, mi hermano Ángel Claude, que tiene 13 años, que también es actor, y yo. Me apoyan en todo.

-¿Y tu padre?
Mantenemos una buena relación, pero no cercana. Mi madre, como muchas otras mujeres, también ha sido padre. Tuvo, tiene y tendrá el amor y el coraje necesarios para sacar a sus hijos adelante.

-¿Con quién te llevas mejor, con los hombres o con las mujeres?
Igual de bien, porque soy muy sociable. Pero confieso que los chicos me ven como a un amigo más, tal vez porque pueden hablar conmigo de cualquier cosa. Puedo ser igual de ruda que ellos (risas).

-¿Y cómo te seducen?
Con buen humor, sinceridad y una actitud positiva ante la vida. Yo intento ser mejor persona cada día y procuro rodearme de gente que saque lo mejor de mí.

-Participas activamente en numerosas causas sociales, ¿por qué?
Para agradecerle a la vida todo lo bueno que me da: mi maravillosa familia, las satisfacciones profesionales, etc. Es lo mínimo que puedo hacer como persona pública.

-Descúbrenos algunos de tus sueños...
Quiero retomar mi carrera en el cine y probar suerte en España. Personalmente, tengo muchas metas.

-¿Qué recuerdos guardas de tu proyecto anterior: ‘Bajo las riendas del amor’?
Me lo pase muy bien. Forjé una relación especial con Adamari López (Ingrid).

-Hace unos días anunciaste que estas esperando tu primer hijo, que tiene dos meses de gestación, del actor Gabriel Soto, ¿cómo te sientes en estos momentos?
En estos momentos estoy viviendo uno de los instantes más felices de mi vida como mujer y en pareja, la llegada de este bebé nos está trayendo muchas bendiciones. Espero comprendan mi silencio en estos momentos, ya que las primeras semanas son bastante complicadas, donde necesito mucho reposo y descanso. Solo quiero decirles que nuestras familias se encuentran muy felices por tal hecho y vamos a disfrutar de cada instante de este mágico momento.

-¿Y has pensado en el nombre de tu primer hijo?
Si es niño se llamará Maximiliano o Dios del viento en alguna lengua y si es niña, Elisa.

Roberto Manrique


Este actor ecuatoriano Roberto Manrique, que tiene 29 años, viajó a Colombia para adentrarse en la televisión colombiana. Después de algunos años, ha logrado tener una carrera sólida en Colombia, ahora él está en Telemundo-RTI y le podemos ver en la telenovela ‘Victoria’ y próximamente en ‘Doña Bárbara’. Emprendedor, risueño, sincero, inteligente. Un joven que crece curado con la magia para más tarde mostrarnos su propia magia como un interprete de texturas y matices. Roberto Manrique, alguien que vive absorbiendo lo indispensable de la vida; la mente y el espíritu libre plasmado en su elaborada labor de actor.

En la telenovela ‘Victoria’, Roberto Manrique encarnó a Sebastián Villanueva, el joven novio de Paula (Geraldine Bazán), estudia Derecho igual que ella, está perdidamente enamorado de Paula, en una relación en la que claramente es ella quien “lleva los pantalones”. Sebastián es sumiso a sus decisiones y su manera de pensar, pero todo cambia el día en que Paula se da cuenta de que está embarazada y decide, sin pensarlo mucho, que lo mejor es abortar, pues un hijo en su situación y en el momento de la vida en que se encuentra, no le es conveniente. Sebastián se opone radicalmente, pues ama a Paula y le propone que se casen y comiencen una familia. Esto crea una agria discusión entre ambos y cambia por completo el curso de la relación entre los dos. Con Sebastián, Paula aprenderá que ser mujer no es sinónimo de debilidad y que la sensibilidad y las lágrimas no hacen perder terreno en el campo de batalla.


-Al principio te graduaste como comunicador, trabajaste como diseñador gráfico y creativo publicitario, ¿pero cómo llegó la actuación a tu vida?
Una vez que terminé de estudiar esa carrera, monté una agencia de publicidad, si bien fue exitosa y nunca me faltaron clientes, al año de estar en ello noté que no estaba contento, que no me sentía pleno, que me faltaba el impulso vital de cada mañana para ir a la oficina. Entonces, a pesar de que ante los ojos de todos parecía una decisión absurda, cerré la agencia y decidí viajar. Mi destino fue Perú, mi objetivo tenía que ver con libertad, pocas responsabilidades, explorar, descubrir, descubrirme. Y así fue, por cosas de la vida terminé en contacto con la gente de Iguana Producciones, ellos me regalaron un taller de actuación y ahí me enamoré de la carrera, recordé cuánto me había gustado siempre y tome la decisión de convertirme en actor. Regresé a mi país porque mi padre, que ya se encontraba con cáncer al pulmón, se complicó y decidido a dedicarme a la actuación, empecé mi proceso de formación y trabajo actoral.

-¿Fue difícil entrar en la televisión?
Una vez en Ecuador decidido a estudiar y trabajar en actuación, las cosas no fueron complicadas. El mundo me dio más de un regalo. Mi primer taller lo realicé en la casa en la que me crié, a la vez que vivía un proceso de sanación y retrospectiva intenso y dirigido por un especialista. La experiencia fue absolutamente mágica y sorprendente. Pronto estuve trabajando, durante tres años no paré, de producción en producción, de montaje en montaje, de taller en taller. Luego sentí que había concluido en Ecuador, que era hora de buscar nuevos retos, nuevas ambiciones, era hora de partir a Colombia. Pero, Colombia en cambio, no fue fácil. Allí me han dado los mayores regalos de mi vida, las experiencias más difíciles, los mejores retos, las más grandes dificultades y de todo ello he salido cada vez más grande y más fuerte. Hoy en día, cuando estoy frente a la tormenta, el miedo está, pero lo acompaña la certeza de que este cuerpo resiste y crece con ella. El primer proyecto del que me enorgullezco de haber formado parte en Colombia, es la obra de teatro ‘A la sombra del Volcán’ en donde aprendí lo que es tener oficio compartiendo el escenario con actores como Gustavo Angarita, Victoria Hérnandez, Diana Angel, Luz Estela Luengas, Alberto Valdiri y Alejandra Borrero. Alejandra ha sido para mi un punto importantísimo en mi carrera y en mi formación humana, pues es un ser que me reta, me inspira, me incita, con quien me identifico y descubro lo ilimitado de esta profesión. Hoy en día ella es además mi manager, mi maestra y mi familia en Colombia. Luego de esa etapa en donde no sobraba el trabajo ni el dinero, en donde vivía el día a día y no se sabía mañana qué habría, llegó la telenovela ‘Victoria’ de Telemundo-RTI, un producto con una historia maravillosa, un trasfondo humano valiosísimo, un elenco de gente muy talentosa y de gran corazón. Este proyecto ha valido para mí, esta espera y mucho más. Ahora que lo terminé y que se acaba de estrenar en Colombia, tengo la fortuna de estar empezando en el nuevo proyecto de Telemundo-RTI: ‘Doña Bárbara’.

-¿Qué ha significado el teatro en tu carrera artística?
El teatro ha sido parte de mi formación desde el comienzo, tuve la rara fortuna de que trabajar en televisión me llevara a él. Y definitivamente es ahí donde he sentido que crezco como actor, que rompo mis limitaciones, que descubro nuevas posibilidades para mi cuerpo. Luego en la televisión, tengo la posibilidad de plasmarlo.

-¿Qué herramientas usa para la preparación de sus personajes?
El proceso que vivo en la formación de cada personaje es siempre distinto al anterior. Y responde a las necesidades del mismo. Estoy aún en una búsqueda (que no creo que termine) de un método con el cual comprometerme. Sin embargo, me encanta inventar detalles del pasado e historias precisas de los personajes. Muchos recuerdos de la infancia y siempre tener claridad sobre su relación con la figura paterna y materna. Hoy en día estoy trabajando con la figura del Eneagrama y ha sido para mí un maravilloso descubrimiento. Consiste en una figura que grafica nueve fenotipos humanos, bastante claros y realistas, desde el lado oscuro de nuestra personalidad racional, emocional o instintiva.

-En cuanto a la interpretación, ¿cómo definirías tu estilo de actuar?
Soy un actor en búsqueda, mi proceso es aún muy joven para pretender asignarme un estilo. Siento que tengo todo el camino por delante y prefiero aún no comprometerme con una tendencia u otra.

-¿Qué consejo le darías a quienes se inician en este medio?
Que ser actor es un trabajo de tiempo completo, es estar en presencia constante. Nuestra materia prima está en cada segundo, en cada experiencia, en cada sensación. Dedicarse a esta carrera con compromiso implica entregarse del todo a vivir al máximo.

-Cuéntanos alguna travesura de tu niñez...
Era sumamente rebelde, casi criminal, pero me temo que era bien portado. Una vez boté un pez por la taza del baño “para que fuese libre”.

-¿Qué crees que heredaste de tus padres?
Aspirar a lo grande, dar siempre lo mejor de ti, la importancia de la familia, el valor de reír, determinación para lograr los objetivos y ser siempre éticos.

-Por cierto, ¿cómo te encuentras en el plano sentimental?
Tranquilo y contento.

-¿Qué es lo mejor que haces, reír o llorar?
Lo que mejor y más hago es reír. Pero me encanta llorar, es algo que he ido aprendiendo con la edad y que luego me deja riendo con más verdad.

-¿Cuál es tu mayor sueño por realizar?
Soltar, no esperar, vivir en total libertad. Y mucho, mucho dinero (risas).

-Ahora hablando en la ficción, ¿cómo llego a ti rol de Sebastián Villanueva, el personaje que interpretas en ‘Victoria’?
Tras varios intentos de que me dieran un casting en Telemundo-RTI, finalmente me dieron la oportunidad de audicionar para el personaje de Pacho en la novela. Fue probablemente el casting que más me he gozado en mi vida, eso se notó en el resultado y el director me propuso el personaje de Sebastián.

-Para Sebastián sus acciones como esposo y futuro padre, ¿son más responsabilidades que satisfacciones?
Creo que Sebastián tiene vocación para la familia. Es algo que conozco por miembros de mi familia, que encuentran satisfacción incluso en aquellos aspectos más duros de la responsabilidad que implica llevar una familia.

-Sebastián en un principio vive el tema incompatible con Paula sobre el aborto, ¿no admitirlo, es un tema de humanidad, educación o en todo caso de paternidad?
En Sebastián, no admitir el aborto responde a esos tres aspectos: una nobleza en su carácter, una educación sobre el valor de la familia y un inmenso amor por su hijo y por Paula.

-¿Y Roberto Manrique tiene una visión similar a la de Sebastián Villanueva?
Creo firmemente en el respeto a la vida y a todos los seres, en vivir desde el amor y no desde el miedo.

-En estos meses de grabación, ¿hay alguna anécdota que quieras compartir con nosotros?
Ha sido una grabación maravillosa, llena de gente sencilla y con mucho que compartir. He estado con actores de grandes nombres y con aún más grandes corazones. Ha sido un proceso que me ha dejado con mucho que agradecer.

-¿Y sobre Colombia, y su naturaleza, como te has sentido en ese hermano país?
Lo más valioso que tiene Colombia es su gente. Trabajadores, emprendedores, positivos a pesar de todo y siempre sonrientes. Les debo la mejor época de mi vida.

-¿Cuáles son tus expectativas con la nueva producción que estas grabando en Colombia, titulada ‘Doña Bárbara’?
Espero desarrollarme actoralmente al interpretar un personaje tan distinto a Sebastián y que la novela supere el éxito de ‘Victoria’.

Diana Quijano


Diana Quijano nació el 12 de abril de 1962 en Lima (Perú). Actriz de teatro, cine y televisión, comenzó su carrera artística en un concurso a los 20 años, fruto de su trabajo extemporáneo de modelo de pasarela que comenzó a los 16 años. ‘El cielo es el limite’ le sirvió para vincularse con lo que es la producción de televisión y, antes de acabar su contrato como modelo, ya estaba trabajando como asistente de producción en una teleserie llamada ‘La Pensión’, donde también hizo su debut como extra con parlamento. Paralelamente la contratan para ‘Matrimonios y algo más’, comedia de Panamericana TV donde realiza papeles pequeños como comediante, después la llamaron como actriz invitada para la teleserie ‘Gamboa’, donde interpreto un caso controversial sacado de los archivos de la policía de investigaciones de Perú.

Después de hacer varias obras teatrales y alguna película, ella se destacó por sus personajes en telenovelas en Miami, como en ‘La Revancha’ (2000), ‘Gata Salvaje’ (2002) y su gran éxito internacional lo obtuvo en el 2004 con su personaje de Lulé en la telenovela de Telemundo: ‘Prisionera’.

Más tarde, la actriz peruana viajó a Colombia para grabar dos telenovelas con Telemundo-RTI: ‘Sin Vergüenza’ (2007) y entre el 2007 y el 2008 grabó ‘Victoria’, interpretando a Camila Matiz, la mejor amiga de Victoria. Al comienzo de la historia Camila acababa de cumplir 47 años, cosa que para ella es peor que si alguien la condenara a muerte. Separada desde hace varios años de su marido, Camila es una mujer muy apuesta y determinada a que la edad jamás la alcance. Por eso, pasa su vida entre el gimnasio, las cremas para la piel, los últimos tratamientos de belleza y está enterada de quién es el mejor cirujano para cada parte del cuerpo. No tuvo hijos pues al comienzo no quería sentirse amarrada y cuando los deseó, no pudo embarazarse, lo cual también terminó con su matrimonio. En el fondo, es una mujer insegura que depende de las opiniones del hombre de turno para sentirse valiosa, pero ante el mundo muestra una cara de seguridad que se confunde con libertinaje, pues no tiene inconveniente de hablar de su intimidad sexual con sus amigas o con quien esté ahí para escucharla. Es amiga incondicional de Victoria (Victoria Ruffo) y con la única que comparte hasta sus sentimientos más íntimos. Cuando viene la separación, es Camila quien insta a Victoria a que comience una nueva vida y se convierte en su consejera y hasta en su alcahueta para que pueda verse a escondidas con Jerónimo (Mauricio Ochmann). Y a pesar de enredarse al principio con jovencitos, como el hijo de su amiga Victoria, Santiago (Ricardo Abarca), ella consigue enamorarse de un hombre maduro al que veía como a un viejo: Bernardo (Julio del Mar).


-¿Cómo empezaste en el mundo artístico?
Empecé como modelo de televisión en un concurso, después de ganar un certamen de belleza, luego me dieron una participación como extra con parlamento en una comedia que se llamaba ‘Matrimonios y algo más’, en Panamericana TV y ahí comenzó mi carrera profesional.

-¿Cuándo decidiste que querías ser actriz?
Desde pequeña siempre tuve en la cabeza y en el corazón a la actuación, mi mamá me decía que de profesión payaso no iba a salir, siempre trataron de disuadirme hasta que se dieron cuenta que yo no bromeaba.

-¿Qué métodos usas para preparar tus personajes?
Comienzo creando la manera de caminar del personaje, eso es lo que definirá sus movimientos más adelante. También trato de acercarme lo más posible a lo que describe el escritor de la historia, inventándome una vida anterior a la historia que se va a contar.

-¿Eres una mamá “felizmente” divorciada?
Claro que sí (risas). Cometí la burrada de casarme por gusto, no lo volvería a hacer. Tengo a mi hija Samikai de 10 años con la que soy feliz, definitivamente si viene el amor bien, pero hasta ahí nada más.

-¿Tu hija qué te dice cuando te ve interpretando a un personaje como Camila?
Trato de ser su mejor amiga y confidente. Y a pesar de llevar años haciendo novelas, no le permito a mi hija verlas, ya que no son para menores de edad. Soy una mamá muy drástica.

-Diana, en tu país natal: Perú, no se te dio el éxito internacional del que hoy gozas, ¿qué nos puedes decir?
Perú es mi casa, mi vida, un sueño que vivo a diario. Me siento orgullosa de ser peruana, de preparar mi cebiche, mi papá a la huancaína y sacarle cachita a toda la gente porque sé bailar bien marinera (risas). Aunque me marche del Perú con una carrera hecha, soy consciente de que mi proyección internacional se logró con producciones realizadas en el extranjero. No todos somos profetas en nuestra tierra, pero está bien, eso no me molesta.

-¿Tuviste que superar muchos obstáculos para alcanzar el éxito?
Definitivamente, pero cuando uno quiere lograr algo lo consigue. Los productores de televisión en el extranjero valoran mucho la mano de obra peruana porque no somos tan “figurettis” como otros (risas). El talento peruano está en su mejor momento y debemos aprovecharlo, lamentablemente en Perú se produce a muy bajo costo y eso está mal. Si quieres que te vaya bien invierte, produce. ¿No se acuerdan cómo le fue a América Producciones con sus telenovelas? Ahí tienen la respuesta.

-Tu trabajo en la telenovela ‘Victoria’ ha cautivado en muchas partes del mundo y goza de mucho éxito en todos lados...
Gracias a Dios es el papel que siempre busqué. La gente me identifica por mis papeles de mala, pero en este rol pasa lo contrario. Me llamaron de Telemundo-RTI para dos papeles en esta historia, pero por suerte me quedé con Camila, con la que sólo tengo en común que es amiga de Victoria Ruffo.

-¿Qué ha sido lo que más le costó a la hora de personificar a Camila?
Los escotes pues estoy acostumbrada a andar bien tapadita. Me incomoda tener que andar mostrando los pechos.

-¿Cómo te sientes al trabajar fuera de tu país natal: Perú?
Estoy muy contenta de estar trabajando en Colombia, el ambiente de trabajo no podría ser mejor.

-¿Regresarías a trabajar al Perú?
Claro que sí, porque es mi casa. Lo que no tolero es el abuso a los artistas. En Colombia, por ejemplo, existe una ley del gobierno que exige a las televisoras que el horario estelar le pertenece a producciones nacionales. Todos debemos apoyar para que nuestra industria televisiva crezca.

-¿Qué nos puedes contar de tu amiga en la ficción y en la realidad: de Victoria Ruffo?
Tan bella Victoria, nos hemos hecho grandes amigas al igual que con Arturo Peniche, Mauricio Ochmann, con todos. Nos vamos de vacaciones a México y luego a fines de julio o comienzos de agosto estoy en Perú.

Ricardo Abarca


Ricardo Abarca nació el 1 de junio de 1986, en Morelia Michoacán (México). Después de realizar seis años de estudios actorales, participación en bandas musicales, conciertos, cuatro discos grabados, cinco novelas, dos montajes teatrales y varias series de televisión, se podría pensar que estamos hablando de un actor con una vasta experiencia y edad avanzada. Sin embargo, es un joven de tan solo 22 años de edad.

Ricardo Guillermo Abarca Lowman, su verdadero nombre, o mejor conocido como “Richie”, media década atrás, hizo parte de la banda M5 (2002) que hizo soñar a miles de jovencitas en distintos países latinoamericanos. Dicha banda fue la segunda generación de la famosa agrupación Magneto, conocida por su tema “Vuelva, Vuela”. Su trabajo no solo consistió en ponerle voz a cada uno de los temas románticos sino también darle destreza a su cuerpo cada vez que tenía que salir al escenario para realizar con precisión coreografías creadas bajo largas jornadas de entrenamiento. Con M5, Richie viajó por todo el continente realizando conciertos, promociones y ruedas de prensa.

Es por esta y otras razones, que el joven se ha consolidado como un artista integral pues su carrera comenzó incluso antes de entrar al mundo de la música. A los 15 años se lanzó a las tablas haciendo parte de las comedias musicales ‘Vaselina’ y ‘Jesucristo Súper Estrella’. A partir de ese momento, su nombre ocupó los créditos de novelas como ‘Velo de Novia’ (2003), ‘La niña de la Mochila Azul’ y ‘Rebelde’ (2004). Todas con un corte netamente juvenil.

Gracias a esta experiencia su imagen llegó a la mesa creativa de Telemundo-RTI y es entonces cuando es llamado a participar en la novela ‘Amores de Mercado’ (2006) con un personaje que le haría cambiar el rumbo a su carrera actoral. En ella, paso de interpretar papeles que hacían soñar con la dulzura de la pubertad a envolverse en un truculento mundo de emociones, desengaños y hasta obsesiones fatales, personificando a Adrián, hijo de Lucía (Paola Rey) y Fernando (Mauricio Islas). Un joven que a pesar del inmenso amor por su madre, en algún momento llegó a ser su peor enemigo como cualquier adolescente desubicado y sin presencia paternal. Cometió errores garrafales que más tarde le costarían lo más importante en la vida, el amor de una verdadera familia. En esta novela, Ricardo conoció a Diana Neira, actriz colombiana que pasó de ser su novia en la ficción a ser su novia actual.


Ricardo no descansa en su preparación. Durante su estancia en Colombia ha aprovechado para continuar con los estudios dramáticos, que comenzó 8 años atrás en México, en el Centro de estudios y Capacitación Artística. Y actualmente lo hemos podido ver como Santiago en la exitosa telenovela ‘Victoria’ (2007), interpretando a un estudiante de música cuyo sueño es crear su propia banda a pesar de la presión que recibe por parte de su padre, quien al contrario, piensa que este arte como carrera es una ridiculez. Y la música no fue un obstáculo para construir este personaje, el actor mexicano pisaba terreno conocido.

Maria Elena Doering


Maria Elena Doering nació el 16 de noviembre 1962, en Cali (Colombia). La actriz colombiana fue en sus inicios en el mundo artístico modelo, con gran éxito en Europa. Empezó haciendo un comercial de ‘Kolynos’. Luego vinieron sus inolvidables apariciones para ‘Coffee Delight’. Trabajó a los 13 años con los fotógrafos más importantes de su natal Cali: ‘Fernell Franco’, ‘Oswaldo López’, ‘Micky Calero’ y ‘Jaime Andrés Orozco’.

Su abuelo es alemán, su padre boliviano y su madre colombiana. Estudió en Londres, domina francés, inglés, italiano, y español. Viajó a Italia en 1980 y se quedó 13 años. Un ejecutivo de Alfa Romeo se atravesó en su camino, en 1986, y la descubrió mientras hacía traducciones para un evento de la Fiat. Se vinculó a la agencia Fashion Models, en Milán. Apareció en 67 comerciales de televisión en cinco años y trabajó en Japón, Alemania, España y Francia. En 1993, fue contactada por Julio Sánchez Cristo para protagonizar la telenovela ‘La maldición del Paraíso’, en Colombia y, desde ese entonces, ella se convirtió en actriz.

Después, realizó varias telenovelas en Colombia: ‘Las aguas mansas’ (1994), ‘La Viuda de Blanco’ (1996), ‘Adrián está de visita’ (2001), ‘Milagros de amor’ (2002), ‘La venganza’ (2002), ‘Te voy a enseñar a querer’ (2004) ‘La Saga, negocio de familia’ (2004) y ‘Hasta que la plata nos separe’ (2006). Además, en el 2005 hizo una película, llamada ‘Mi abuelo, mi papá y yo’.

En su último papel, la hemos podido ver en la exitosa telenovela de Telemundo-RTI: ‘Victoria’ en el 2007 y el 2008, donde interpretaba a Helena Cárdenas, amiga de Victoria (Victoria Ruffo) y Camila (Diana Quijano) desde hace 16 años, es la tercera del grupo y la más joven de las tres. Reservada y tranquila, está casada con Gerardo (Javier Delgiudice) desde hace 22 años, en los que ha sido feliz. Tiene un hijo, Arturo (Camilo Trujillo), que es su alegría y en quien se centró por completo cuando su segundo hijo murió de tan sólo tres años de nacido, aunque ninguna de sus amigas sabe de la existencia de él. Se siente afortunada de que Arturo sea el hijo modelo y perfecto que jamás le da un disgusto o una preocupación y, para ella, también es muy importante su matrimonio, que tanto ella como su marido han cultivado con amor y tolerancia. Frente a la situación de Victoria; es comprensiva cuando Enrique (Arturo Peniche) la abandona, pero no toma posiciones radicales a favor de su amiga, pues Gerardo y Enrique son muy amigos. Además, la relación de Helena y Gerado atravesó por un mal momento, pero lograron sacar adelante su relación y ella vuelve a quedarse embarazada, a pesar de tener 45 años, y se convierte en obsesiva con su hijo pequeño Juan David y no le deja ni un momento solo para que no le ocurra nada malo, como ya la pasó con el hijo que se la murió.

Laura Perico


Laura Perico nació el 31 de febrero de 1989, en Colombia. Después de hacer varios comerciales y cortometrajes, la joven actriz se ha hecho reconocida por su participación en telenovelas colombianas como en ‘Francisco, el matemático’ (1999), ‘Padres e hijos’ (2005), ‘Juego limpio’ (2005), ‘Juegos prohibidos’ (2006), ‘Amores de mercado’ (2006) y ‘Pocholo’ (2007).

Además, la actriz colombiana ya prepara en el 2008 su personaje en la telenovela el Canal RCN: ‘El penúltimo beso’, bajo la dirección de Herney Luna, en donde interpreta a la hermana del protagonista.

Desde que inició a los 14 años en el mundo de la actuación le han tocado papeles difíciles de jóvenes controversiales, que van desde trata de blancas hasta la de una chica rebelde con anorexia y bulimia, que es el papel que realiza en la novela ‘Victoria’, de Telemundo-RTI, donde da vida a Mariana, la hija menor de Victoria (Victoria Ruffo) y Enrique (Arturo Peniche), que se ha criado a la sombra de su hermana Paula y sintiéndose menospreciada por su padre Enrique. Gracias a una infancia llena de carencias afectivas por parte de su padre, Mariana era una muchacha nerviosa y obsesiva, que se convirtió su necesidad de llamar la atención en manía y se preocupaba exageradamente hasta por las cosas más pequeñas de la vida. Su obsesión por la perfección degeneró lentamente en anorexia y bulimia, que nadie en la familia ni siquiera sospechaba. Al contrario de Paula (Geraldine Bazán), despreciaba a Tatiana (Andrea López) y opuestamente a Santiago (Ricardo Abarca), odiaba a Jerónimo (Mauricio Ochmann). Al comienzo se siente atraída por Arturo (Camilo Trujillo), a quien consideraba un hombre en busca de la perfección como ella, pero con él entra a mundos oscuros de los que no saldrá ilesa y tendrá que tocar fondo para poder reencontrarse a sí misma.


-¿Te ha parecido difícil interpretar a una joven que padece de bulimia, en la telenovela ‘Victoria’?
Sí, me pareció difícil presentar ese personaje, porque sinceramente pienso que una mujer bella no es porque sea flaca, sino por que se vea saludable.

-Eres la única hija de Victoria y Enrique que es colombiana...
Por ser la única colombiana en la familia de Victoria se fijan mucho en mi forma de hablar y se la pasan corrigiéndome.

-A pesar de estar totalmente volcada en la actuación, ¿qué haces en tu poco tiempo libre?
Parezco una "viejita", ya que me fascina estar en mi casa y ver películas. No tengo novio y le culpo a esa falta de tiempo.

..:RESUMEN:..

Parte I

Victoria descubre que Enrique
la es infiel con Tatiana

Comienza a tambalearse el matrimonio de Victoria

Todo comienza cuando Jerónimo (un periodista, divorciado y con un hijo) que, a pesar de ser un completo desordenado, está escribiendo un artículo sobre la mujer, donde demuestra que él admira a la mujer en general, sin importarle su edad, mientras que se encuentre el amor verdadero. Por otro lado; Victoria, una mujer de mediana edad, vive un falso matrimonio, donde desde hace tiempo se acabó el amor entre ella y Enrique y, a pesar de que ella no lo sepa, Enrique (un abogado que vive por y para su trabajo, e infravalora a la mujer) le es infiel a su esposa con Tatiana (una abogada joven que él), a la que conoció en el bufete de abogados. Y Tatiana le ha pedido varias veces a Enrique que rehaga su vida con ella, separándose de Victoria, pero él teme romper su matrimonio. Mientras; Victoria sólo recibe el apoyo de su hijo Santiago (que se dedica especialmente a su pasión: la música), ya que Paula (la hija mayor de Enrique y Victoria), se dedica especialmente a estudiar para ser abogada como su padre, al único que admira, y Mariana es la hija rebelde de Victoria, que se siente incomprendida por su familia y padece anorexia y bulimia, aunque sus padres desconozcan la enfermedad de su hija. Celebrando el 47 cumpleaños de Camila; Victoria acude a un restaurante con sus mejores amigas, Camila y Helena, donde Camila les cuenta la vida desenfrenada que está llevando, teniendo varios amantes, después de haberse divorciado, además, Camila no acepta su edad y presume de ser más joven. Por la noche, cuando Camila va a despedir a unos de sus amantes al aeropuerto; ella descubre que Enrique está con otra mujer joven que él. Y, rápidamente, Camila visita a su amiga Helena para contarla que encontró al marido de Victoria con otra mujer. Y, después, Helena le pide explicaciones a su esposo (Gerardo), que es el mejor amigo de Enrique, que no la niega a su amada esposa que es cierto que Enrique tiene una amante de 30 años, pero la pide a su esposa que no delate. Después de que Enrique se acostará con Tatiana en un hotel; Victoria le reclama a Enrique que ya no hagan el amor y que se haya olvidado de ella, incluso ella le pregunta si él tiene a otra mujer, pero él lo niega. Al día siguiente; Victoria y Enrique celebran en el jardín de su casa una celebración por los 25 años que llevan casados y, antes de la misa, Camila la cuenta a Victoria que encontró a Enrique con otra mujer, besándose con ella...

Victoria descubre que Enrique la es infiel
En plena ceremonia, cuando iban a celebrar sus 25 años de matrimonio; Victoria le pide a Enrique que hable con ella y, aunque él no lo quería decir, le acaba afirmando a Victoria que está con otra mujer casi 20 años menor que él, además, ambos se dan cuenta de que entre ellos se acabó el amor. Cuando sus hijos se enteran, cada uno de ellos sufre por la noticia a su manera, aunque el único que apoya a Victoria es Santiago. Mientras tanto; Enrique se va con su amigo Gerardo a un bar, refugiando sus penas en el alcohol, además, le dice a Gerardo que él en ningún momento quiso hacerla daño a Victoria porque es una buena mujer y no se lo merece lo que la hizo. Por otra parte; Valeria (la nueva compañera de trabajo de Jerónimo) seduce y emborracha a su compañero y se acaban acostando juntos, aunque Jerónimo no siente nada por ella, además, su hijo Martín le visita al día siguiente que, aunque le intenta ocultar que estuvo con una mujer, Martín se da cuenta de que su padre se enredó con una mujer a la que no ama. Por la noche, cuando Enrique regresa a su casa; Victoria le pide explicaciones a su esposo, que la confiesa que lleva dos años con su amante. Y Victoria le dice a Enrique que, si quiere seguir con ella, debe de romper con su amante. Y, al final, Victoria y Enrique quieren arreglar su matrimonio. Pero, al día siguiente, Enrique visita a Tatiana, que la dice que no es capaz de abandonar a Victoria, además, él tiene el temor de que Tatiana se aburra de él cuando él vaya envejeciendo, pero Tatiana le explica a su amado que nunca se va a aburrir de él y que siempre le va a amar.

Victoria quiere reconquistar a Enrique
Victoria comienza a verse vieja y, mucho más, cuando va al salón de belleza. Además, en el matrimonio entre Enrique y Victoria, aunque ambos intenten arreglarse, cada vez hay más distanciamiento, incluso ellos hacen el amor y es todo un fracaso. Mientras tanto; Enrique intenta distanciarse de Tatiana en el trabajo, pero ella sigue seduciéndole. Para reconquistar a su marido; Victoria hace una cena romántica para Enrique, aunque él aparece muy tarde esa noche, ya que se cita con Tatiana, donde la dice que deben de romper, aunque ella no está dispuesta a abandonarlo, diciéndole que le ama, sin importarle que él sea mayor que ella. Por otro lado; Gerardo le confiesa a su esposa (Helena) que cree que entre Enrique y Tatiana existe amor y que ella no está con él por su dinero.

Jerónimo se deja deslumbrar por la belleza de Victoria
Mariana, aconsejada por su amiga Elisa, decide darles problemas a sus padres para que, de esta manera, estén unidos y, por eso, ella se desaparece por unas horas y, como cuando llega a su casa encuentra a sus papas abrazados y preocupados por ella, cree que de esta manera hace que estén unidos, por eso, quiere continuar con su plan. Por otro lado; Jerónimo consigue que Camila le invite a su fiesta por la noche, ya que sabe que va a ir allí a Enrique Mendoza, porque le quiere entrevistar (al enterarse que va a despedir a 900 trabajadores sin razón, al fusionar dos bancos). Cuando Enrique le dice a Tatiana que deben de romper su relación porque quiere rehacer su matrimonio con Victoria; Tatiana le dice a Enrique que le ama y le dice que no puede rendirse porque no puede dejar de amarle. Por la noche; Enrique y Victoria acuden a la fiesta de Camila, donde Camila les presenta a Jerónimo, un periodista, que se siente atraído por la belleza de Victoria. Y Paula, aprovechando que sus padres están de fiesta, se lleva a su casa a su novio Sebastián y hacen allí el amor (sin ningún tipo de precaución), y Mariana les descubre.

Jerónimo habla de Enrique en la radio
En la fiesta de Camila; Jerónimo coquetea con Victoria, ya que le deslumbró desde que la vio y, además, él la cuenta sus intimidades (desde que se separó, contando como le abandonó su mujer). Y Victoria le cuenta las ideas políticas que tiene Enrique, sin saber que eso lo usará él en contra de Enrique, ya que él habla de la manera de pensar políticamente de Enrique Mendoza, por su programa de radio. Mientras tanto; Mariana descubre a Paula haciendo el amor con Sebastián en su cuarto y, aunque la amenaza con delatarla ante sus padre, ella no lo hace. Al día siguiente; Enrique termina definitivamente con Tatiana, aunque aún se sigan amando, pero Tatiana le dice que no va a renunciar a él. Más tarde, Victoria se pone furiosa, cuando descubre que su esposo fue a ver a su amante, además, él la confiesa que ama a esa mujer, aunque haya terminado con ella. Cuando Enrique descubre que su esposa le habló sobre él a Jerónimo, el joven periodista, y que lo usó en su contra; Enrique tiene una nueva discusión con Victoria, por esto, donde él la trata bruscamente.

Enrique abandona a Victoria
Victoria acude, furiosa, a la casa de Jerónimo para exigirle que rectifique de la noticia que dio de Enrique, además, él se queda en la calle, descalzo, pidiéndole a Victoria que le deje explicarse, aunque ella no la hace caso. Al día siguiente; Enrique la confiesa a Victoria que no puede dejar a su amante, por lo que Victoria se entristece. Y Enrique se va a vivir a un hotel para aclarar sus ideas, y sus hijos no lo aceptan, aunque Paula es la única que apoya a su padre, además, Enrique es capaz de contarle a su hija Paula como es Tatiana. Mientras; Santiago va a ver a su madre, para brindarla todo su apoyo.

Jerónimo le suplica a Victoria que hable con él
Enrique y Victoria se despiden y, aunque él no está indeciso, Enrique la dice que ella le hace sentir hombre, y Victoria le responde que ella también puede buscar el amor al lado de otro hombre, aunque no estuviese bien visto. Pero, Victoria le pide a su esposo que se quede para arreglar su relación, aunque él ya tomó la decisión y se va a un hotel. Y, al día siguiente, Tatiana apoya a Enrique en su decisión de seguir con su relación. Mientras tanto; Victoria se siente muy mal cuando descubre la conversación que tenían Paula y Santiago, ya que Paula apoya a su padre, diciéndole a Santiago que su papá buscó el verdadero amor y a alguien que le entienda, al contrario de su mamá. Más tarde; Victoria va a ver a su mamá (Memé), que la aconseja a su hija que debe de regresar con Enrique y guardar las apariencias, sin que nadie se entere, ya que Memé es una mujer conservadora. Pero, Victoria tiene otro apoyo: Camila, ya que Victoria se culpa de haber perdido a Enrique, aunque ella la hace ver que él es el único culpable. Mientras tanto; Mariana se va de fiesta a un bar con Arturo (el hijo al que creen perfecto sus padres: Gerardo y Helena) para olvidarse de sus problemas familiares. Poco después, Jerónimo vuelve a visitar a Camila para ver a Victoria, que la suplica que le deje hablar con ella.

Victoria quiere enfrentarse a Tatiana
Jerónimo invita a Victoria a tomar un café, pero ella lo rechaza porque está furiosa desde que su marido la abandonó, aunque él consigue hacerla reír con su sentido del humor. Cuando Camila le confiesa a Jerónimo que Enrique abandonó a Victoria por otra mujer; Jerónimo está dispuesto a aprovecharse de ese momento y de conquistar a Victoria y, así, se lo hace saber a Camila. Poco después, Victoria les dice a sus hijos que, aunque Enrique la haya abandonado a ella, ellos seguirán contando con todo su apoyo y, aunque Paula culpa a su madre de lo que ha sucedido, Santiago apoya en todo a su madre y le guarda resentimiento a su padre por no haberle entendido nunca y no apoyarle en su música. Y Victoria no sabe como afrontar la situación con sus hijos, además, Paula apoya incondicionalmente a su padre y también quiere conocer a Tatiana, mientras Mariana no soporta que su padre esté con otra mujer. Por otro lado; Jerónimo tiene que quedarse una noche con su hijo Martín, ya que su ex esposa tiene una cena de trabajo, y él se da cuenta de que su hijo sigue guardando esperanzas de que él y su madre regrese, por eso, Jerónimo cree que su hijo podría rechazar a Victoria si consigue conquistarla. Al día siguiente; Mariana le dice a su madre que su papá no está viviendo en el hotel porque ella le llamó y no la contestó. Y Mariana visita a su padre para decirle que está teniendo problemas desde la desunión, ya que desea que sus padres se reconcilien. En la radio; obligan a Jerónimo que deje a un lado el caso de Enrique Mendoza, ya que Enrique es amigo del director de la emisora y, así, se lo pidió. Por otra parte; Memé también culpa a su hija Victoria de su separación con Enrique, ya que es una mujer muy conservadora y cree que la mujer es la que tiene unida a la familia. Por la noche; Victoria, acompañada de sus amigas (Camila y Helena), va al departamento de Tatiana para encararla, además, Helena le confiesa a Victoria que Tatiana es una gran abogada, que trabaja en el mismo bufete de Enrique.

Victoria descubre a Enrique y Tatiana besándose
Victoria no es capaz de enfrentarse a Tatiana, además, ella y sus amigas ven a Enrique en su coche, besándose con su amante. Y Camila intenta levantarla el ánimo a su amiga Victoria, diciéndola que rehaga su vida, confesándola que Jerónimo se fijo en ella (en Victoria), a pesar de ser más joven que él. Por otra parte; Paula tiene un retraso menstrual y comienza a tener nauseas, por eso, ella cree que está esperando un hijo y, así, se lo hace saber a su novio Sebastián, que la apoya en todo y él quiere adelantar su matrimonio, pero Paula piensa que ahora debe de estudiar y quiere abortar, aunque Sebastián se oponga. Al día siguiente; Enrique se cita con Victoria en un restaurante y ambos discuten porque él cree que Victoria no está ocupándose bien de sus hijos. Pero, Victoria se enfrenta a él por haberles abandonado y, allí, ellos se encuentran con Jerónimo, que apoya a Victoria, y ella tiene que llevar al hospital a Jerónimo, ya que, al parecer, le dio alergia una comida que pidió.

La familia Mendoza se desmorona
Victoria decide llevar al médico a Jerónimo para que le pongan una inyección, ya que es alérgico a un tipo de pescado. Aunque, . Y, por esto, Victoria llega tarde a la cena con los padres de Sebastián, y Paula se enfada con su mamá. Además, en la cena, Victoria le hace varios reproches a Enrique, ya que está furiosa desde que la afirmó que se acabaran separando. Y, al finalizar la cena; Paula culpa a su madre de que haya salido todo mal; mientras que Santiago y Mariana se unen a su madre, culpando a Enrique de haberla abandonado. Además, Santiago se enfrenta a su padre y, al final, él recibe una bofetada de su parte.

Paula está embarazada
Después del problema familiar; Victoria recibe la llamada telefónica de Jerónimo que no sabe como conquistarla y la intenta conquistar con un diálogo de una telenovela, pero ella se da cuenta y él consigue arrancarla otra sonrisa a Victoria. Mientras tanto; Mariana va a una fiesta con Arturo (el hijo de Gerardo y Helena, a los que hace creer que está estudiando, aunque está de fiesta), donde Mariana se ve incitada por Arturo a tomar alcohol. Al día siguiente; Paula se hace una prueba de embarazo y da positivo, como ella tanto temía. Pero, sin que Paula se entere, Mariana encuentra la prueba de embarazo, descubriendo que su hermana está esperando un hijo. Cuando Paula le confiesa a su novio que quiere abortar; Sebastián la dice que él no está de acuerdo con perder al niño, pero ella piensa que ese hijo podría romperle sus planes de estudios y su progreso como abogada.

Mariana desaparece
Victoria le confiesa a su amiga Camila que el hijo que más la preocupa es Santiago porque piensa que está tan metido en la música porque quiere progresar para demostrarle a su padre lo exitoso que puede ser en ese mundo. Mientras tanto; Valeria (la compañera de trabajo de Jerónimo) va a la casa del hombre al que ama: Jerónimo, aunque ella se lo oculta y, mucho más, cuando descubre que ella no agrada a Martín (el hijo de Jerónimo). Al día siguiente; Victoria le deja muy claro a Enrique que esa ya no su casa y no puede ir cuando quiera. Poco después, Enrique le confiesa a Helena (la amiga de Victoria) que ama a Tatiana, además, su relación con Victoria ya había muerto desde hace mucho tiempo, por eso, Enrique ha decidido rehacer su vida al lado de Tatiana. Por otra parte; Mariana se va a la finca que tienen, sin avisar a nadie, para preocupar a sus padres, y lo acaba consiguiendo. Y Victoria está muy preocupada por su hija Mariana, y recibe el apoyo de Jerónimo, ya que los demás están incomunicados.

Jerónimo besa a Victoria
Elisa, la amiga de Mariana, le acaba confesando a Victoria que Mariana está en la finca, ya que se preocupa por ella, ya que aún no regresó y no se han podido comunicar con ella. Al final; Jerónimo tenía razón, ya que la dijo a Victoria que Mariana podría haberse escapado de su casa para llamar la atención y, al final, Jerónimo lleva en su coche a Victoria hasta la finca y, por el camino, Jerónimo le confiesa a Victoria que ella le gusta. Mientras tanto; Enrique y Tatiana se fueron de viaje de negocios y, después de cumplir con sus obligaciones, ellos disfrutan de una noche apasionada, además, compran juguetes eróticos. Cuando encuentran a Mariana; después llegan los demás hijos de Victoria: Paula y Santiago y, también, Sebastián (el novio de Paula). Y, a causa de un accidente de un trailer, todos se tienen que quedar en la finca hasta que amanezca. Y Paula se comporta muy groseramente con Jerónimo porque piensa que podría ser un enamorado de su mamá, aunque Santiago parece ser que es el único que acepta a Jerónimo. Poco después, a solas, en el jardín de la finca, cuando Victoria le confiesa a Jerónimo que cree que su familia se está destruyendo; Jerónimo le pide a Victoria que no se derrumbe por los problemas de sus hijos y cuando la ofrece todo su apoyo, él besa por primera vez a Victoria. Y, aunque Victoria le advierta a Jerónimo que entre ellos no puede pasar nada, ella comienza a ilusionarse con Jerónimo.

Victoria rechaza a Jerónimo
Cuando Memé (la madre de Victoria) descubre durmiendo, en la finca, a Jerónimo; ella le exige a su hija que no se involucre con un hombre que es menor que ella, ya que Memé ve como se despiden de acarameladamente Victoria y Jerónimo. Después; Victoria le acaba confesando a su hijo Santiago que se siente atraída por Jerónimo, y él la apoya incondicionalmente. Y, cuando Enrique le reclama a Victoria que haya ido a la finca con el periodista; Victoria le exige que la deje en paz porque él no estaba cuando le necesitaron, ya que él estaba en ese momento con Tatiana. Por la noche; Victoria cena en un restaurante con Jerónimo, aunque ella le vuelve a rechazar.

Enrique y Tatiana van a la casa de Gerardo y Helena
Tatiana comienza a cansarse de la vida aburrida que lleva al lado de Enrique, aunque le ama, por eso, ella le pide que comiencen a salir. Además, Enrique se siente celoso, al enterarse de que Jerónimo se fue con Victoria a la finca, en busca de Mariana; aunque él no es capaz de aceptarlo, además, Enrique le confiesa a su gran amigo Gerardo que decidió separarse definitivamente de Victoria. Por su parte; Enrique es invitado por Gerardo a cenar a su casa, y él asiste con Tatiana, aunque a Helena no la simpatiza Tatiana y se comporta muy distante con la amante de Enrique, además de sentir rencor por creerla la culpable de la separación de su amiga Victoria y Enrique. Cuando Victoria le cuenta a su amiga Camila que ella se sintió querida por Jerónimo cuando la besó; Victoria se da cuenta de que ella es mayor que Jerónimo y, aunque Camila la pide a su amiga que se deje llevar por sus sentimientos, por eso, Victoria no acepta una cita de Jerónimo y decide ir a la casa de su otra amiga: Elena, que la invitó a cenar, aunque Victoria lo rechazó.

Victoria ve a Enrique con Tatiana en casa de su amiga
Claudio (un joven insoportable, dedicado a su cuerpo exclusivamente) vuelve a ir al departamento de Camila para acostarse otra vez con ella y para pedirla dinero, pero ella no acepta a dárselo y, al final, comienzan a discutir y él la da una bofetada. Por su parte; Victoria descubre a Enrique con Tatiana en casa de su amiga Helena y, para desahogarse, Victoria decide ir a visitar a Jerónimo a su apartamento. Y Helena se pone furiosa con su esposo Gerardo, ya que por invitar a Enrique con Tatiana, cree que Victoria podría enfadarse con ella.

Mariana descubre a su mamá con Jerónimo
Mariana cree que su madre está enredada con Jerónimo, por eso, decide ir a buscar a su madre al apartamento de Jerónimo Acosta. Mientras tanto; Camila visita a Santiago a un bar, donde Santi canta con su grupo musical y, después de escuchar a Santiago, Camila y Santiago se besan. Cuando Jerónimo y Victoria estaban bailando y pasando una romántica velada; Mariana llega en ese momento al apartamento. Al día siguiente; Mariana les cuenta todo a sus hermanos, aunque ella lo exagera y, después, Victoria escucha como dice su hija Mariana que su mamá se ve vieja para estar con Jerónimo, que es 15 años menor que ella.

Enrique se separa de Victoria
Santiago aconseja a su madre sobre su relación con Jerónimo, diciéndola que cree que Jerónimo la ama. Mientras tanto; Tatiana le confiesa a su amiga Valeria (la compañera de trabajo de Jerónimo) que tiene miedo de que Enrique siga enamorado de su esposa, que la sigue aconsejando a Tatiana que debe de plantearse si debe de seguir con un hombre de 52 años, ya que ella se convertiría en una mujer de la misma edad de éste. Por su parte; Enrique va a su casa para despedirse de Victoria, ya que decidió separarse definitivamente de ella, además de decirla que se irá a vivir con Tatiana a su apartamento.

Santiago y Camila se acuestan juntos
Cuando Enrique quiere colocar sus cosas en el apartamento de Tatiana; él se da cuenta de que no hay sitio para dejar sus cosas, por lo que tendrán que comprar otro apartamento. Mientras tanto; Helena se acaba reconciliando con su esposo Gerardo, a pesar de que invitase a cenar a Enrique con Tatiana. Y, al día siguiente, Helena se disculpa con Victoria por encontrarse en su casa a Enrique y Tatiana y, después de esto, ellas se van al salón de belleza, donde Victoria le cuenta sobre su relación con Jerónimo. Por otro lado; Paula sigue indecisa y cree que lo mejor sería abortar para no dar un vuelco a su vida, aunque Sebastián siga sin apoyar esa decisión. Por otro lado; Jerónimo encuentra una aliada en la casa de Victoria: Carlota (la empleada), que promete ayudarlo para conquistar a Victoria, aunque a ellos les separe la edad. Por otra parte; Mariana se pone furiosa cuando descubre que Arturo (el hijo de Helena) tiene una novia, ya que Mariana está enamorada de Arturo. Mientras que, Camila va a buscar a su amiga Victoria a su casa; pero, como ella no está, Camila visita a Santiago (el hijo de Victoria) a su cuarto y acaban haciendo el amor.

Santiago no está dispuesto a renunciar a Camila
Cuando Mariana se entera de que sus profesores quieren llamar a su mamá para avisarla de que ella está faltando al colegio; Mariana le pide ayuda a su hermana Paula para que se haga pasar por su madre y, así, lo hacen; ya que Mariana la amenaza a Paula de que, si ella no la ayuda, la delataría, diciendo que ella está embarazada. Después de acostarse juntos; Camila le deja muy claro a Santiago que no pueden seguir juntos. Días después de que Mariana la insinuara a su abuela Memé que Jerónimo estaba enredado con Victoria; Memé visita a Jerónimo para ofrecerle dinero, a cambio de que deje en paz a Victoria, pero él no está dispuesto a renunciar a Camila. Mientras tanto; Camila la aconseja a Victoria que llegó la hora de que disfrutara de la vida, olvidándose por un momento de su familia; después de que Camila se diese cuenta de los desprecios que sufre Victoria, de parte de sus hijas. Cansado de que Mariana desprecie su música; Santiago se enfrenta a ella y, poco después, Mariana le dice a su madre que ella piensa que Santiago es gay, ya que él vive encerrado en su música.

Santiago no está dispuesto a renunciar a Camila
Cuando Mariana se entera de que sus profesores quieren llamar a su mamá para avisarla de que ella está faltando al colegio; Mariana le pide ayuda a su hermana Paula para que se haga pasar por su madre y, así, lo hacen; ya que Mariana la amenaza a Paula de que, si ella no la ayuda, la delataría, diciendo que ella está embarazada. Después de acostarse juntos; Camila le deja muy claro a Santiago que no pueden seguir juntos. Días después de que Mariana la insinuara a su abuela Memé que Jerónimo estaba enredado con Victoria; Memé visita a Jerónimo para ofrecerle dinero, a cambio de que deje en paz a Victoria, pero él no está dispuesto a renunciar a Camila. Mientras tanto; Camila la aconseja a Victoria que llegó la hora de que disfrutara de la vida, olvidándose por un momento de su familia; después de que Camila se diese cuenta de los desprecios que sufre Victoria, de parte de sus hijas. Cansado de que Mariana desprecie su música; Santiago se enfrenta a ella y, poco después, Mariana le dice a su madre que ella piensa que Santiago es gay, ya que él vive encerrado en su música.

Paula trabajará junto a Tatiana
Victoria comienza a creer en las suposiciones de su hija Mariana, desde que ella le dijo que creía que Santiago es gay, ya que escucha una conversación de Santiago con Lucas (su mejor amigo), al que le dice que le necesita ver, porque Santiago le quiere contar que hizo el amor con Camila. Más tarde, Jerónimo consigue que Victoria almuerce con él y, aunque él cree que podrían comenzar una relación juntos, Victoria le explica que ella quiere que sólo sean amigos. Y, después de que Jerónimo le contase a Victoria que Memé le ofreció dinero para que se alejase de ella; Victoria le exige a su madre que no se vuelva a entrometer en su vida y que no haga daño a Jerónimo. Por su parte; Enrique contrata a su hija Paula para que ayude a los abogados de su bufete hasta que se saque la carrera de abogada. Y Paula comienza a trabajar al lado de Tatiana en el bufete de abogados como asistente legal y, al día siguiente, Paula se lo cuenta a su madre.

Jerónimo y Victoria se besan
Paula comienza a trabajar en el bufete de abogados de su papá, al lado de Tatiana, como su asistente, y entre ellas hay muy buena relación, ya que las une su profesión. Después de advertirles que no están teniendo éxito de audiencia en el programa de radio; Valeria le aconseja a Jerónimo que debe de seguir adelante con su vida, sin rendirse y rehacer su vida y, sin saber, que Jerónimo la haría caso a Valeria, dando un paso más con Victoria. Y, más tarde; Jerónimo se cita con Victoria para decirla que la ama y acaban besándose apasionadamente en medio de la carretera, y la advierte que no pueden ser sólo amigos. Aunque Camila no quiere continuar con Santiago; él vuelve a buscarla en su apartamento y la besa desenfrenadamente y hacen el amor, aunque ella le pide que no se enamore de ella, a pesar de decirla que sus primeras fantasías con una mujer fueron con ella, además, ella no quiere seguir con él porque es el hijo de su mejor amiga, la que estuvo a punto de descubrirles, y Victoria no les descubre porque Santiago tiene que saltar por la ventana del apartamento de Camila. Por otra parte; Mariana cree que debe de perder la virginidad y la gustaría perderla con Arturo.

Victoria cree que su hijo es homosexual
aunque haya encontrado a su yerno con su amante (Tatiana) en el bufete de abogados; Mercedes (que sigue pensando que Enrique regresará con Victoria) le cuenta a Enrique que Jerónimo está coqueteando con Victoria y, por eso, ella quiere que los separe, regresando al lado de Victoria. Por otro lado, Paula le pide a Sebastián que podrían casarse, pero él no acepta, alegando que no sabe si ellos tendrán un futuro próspero juntos. Mientras, en el programa de radio; Jerónimo les dice a sus escuchantes que los besos son fantásticos y, mucho más, cuando son de Victoria. Por la noche; Victoria recibe un paquete con la foto de Jerónimo, mandada por él mismo y, por esto, Paula y Mariana se enfadan con su madre porque piensan que es el novio de su mamá. Al día siguiente; Santiago llama por teléfono a Camila para decirla que quiere seguir adelante con su relación, aunque sea un amo prohibido, pero ella no quiere nada con el hijo de su mejor amiga y termina con él, y Victoria escucha la conversación de su hijo y piensa que él está hablando con un chico y, por eso, Victoria comienza a sospechar que su hijo Santiago es homosexual.

Paula quiere abortar
Victoria y Jerónimo van a ver cantar y tocar a Santiago, ya que ella le quiere observar para asegurarse si su hijo es gay y, aunque ninguno lo quiere creer, acaban pensando que Santiago es homosexual, aunque, al día siguiente, Santiago le explica a su madre que está enredado con una mujer, aunque no la dice que es una mujer mayor que él y que se trata de Camila, la mejor amiga de Victoria. Por otro lado; Tatiana invita a sus amigos a su apartamento, pero Enrique no les simpatiza y, aunque Valeria la dice a Tatiana que Enrique es insoportable, Tatiana está muy enamorada de él, aunque se haya enfadado con él por tratar mal a sus amigos. Por la noche, en una discoteca; Mariana toma droga, que le compra a Pancho (el amigo de Arturo), para desinhibirse y lo logra y, al final, ella se besa con Arturo (el hijo de Helena), lo que ella esperaba, aunque por estar besándose ellos chocan contra otro coche, aunque huyen y, al día siguiente, Arturo les dice a sus padres que un coche le chocó. Poco después, Mariana descubre que su hermana Paula va a abortar y, con mucha frialdad, Mariana se lo confiesa a Santiago, que le pide ayuda a Sebastián y a Jerónimo para encontrar a Paula y hacerla recapacitar sobre el aborto.

Enrique no acepta que Paula esté embarazada
Al final, Sebastián encuentra y abraza, apoyándola en todo, a Paula, con la ayuda de Santiago y Jerónimo. Y Paula le da la noticia de que ella no pudo abortar por miedo. Al día siguiente; Paula y Sebastián les cuentan a sus padres que ella está embarazada, y Enrique se pone furioso y cree que su hija jamás podrá conseguir ser abogada por haberse embarazado, además, él inculpa a Victoria por haber malcriado a sus hijos. Pero, Victoria celebra felizmente la noticia de que su hija esté embarazada. Por otro lado; Fernanda, la hermana de Victoria, regresa al país y se hospeda en casa de su madre Memé, que la cuenta que Victoria se separó, que sus hijos han caído a la deriva y que ella está enredada con un joven vividor, refiriéndose a Jerónimo.

Santiago se enfrenta a Claudio (el amante de Camila)
Cansada de que Enrique la culpe de haber maleducado a sus hijos; Victoria, furiosa y muy decidida, le dice a Enrique que jamás pensó que él la abandonase porque ella siempre ha intentado ser la mujer ideal (ocupándose siempre de sus hijos), aunque su matrimonio se haya destruido. Aunque Camila no quería volver con su instructor de pesas; el caradura de Claudio consigue reconquistar a Camila y ambos se vuelven a entregar desenfrenadamente y, poco después, Santiago acude al apartamento de Camila, y Claudio comienza a ponerse celoso y violento con Camila, y golpea a Santiago, acto seguido, Claudio también golpea a Jerónimo, que llega en ese momento para encontrarse allí con Victoria y, allí, Jerónimo se da cuenta de que Camila está enredada con Santiago (el hijo de la mejor amiga de ésta). Mientras tanto; Memé y Fernanda hacen una visita inesperada a Victoria, aunque ella no se encuentra porque se citó con Jerónimo, y Mariana les dice que Paula está embarazada y, por esto, Memé desvaría, que también culpa a Victoria por no poner reglas en su familia. Por otro lado; Enrique se aburre muchísimo cuando Tatiana le lleva a una discoteca con los amigos de ésta, a los que él considera que son insoportables. Cuando Victoria llega a la casa de Camila; la amiga de Victoria se pone muy nerviosa cuando descubre que su mejor amiga será abuela. Más tarde; Victoria y Jerónimo se van al departamento de éste y, después de conversar, ellos se vuelven a besar.

Tatiana le dice a Enrique que ella no es Victoria
Cuando Jerónimo y Victoria se besan en el apartamento de éste; ella se arrepiente y se va tristemente de allí, alegando que ella está llena de imperfecciones y, por eso, ella cree que no puede estar con un hombre menor que ella. Mientras que, Santiago no está dispuesto a renunciar a Camila, aunque ella le rechace varias veces porque no quiere hacer daño al hijo de su mejor amiga y, por eso, Santiago se refugia en el alcohol para olvidar a la mujer que ama desde hace mucho tiempo. Cuando Victoria va a ver a su madre y a su hermana Fernanda; ella acaba yéndose muy enfadada porque no soporta que su madre la humille, diciéndola que todo lo hizo mal, todo lo contrario que su hermana. Después de que Enrique le exigiese a Jerónimo que no se volviese a meter en su vida; Tatiana se está cansando que Enrique la trate como a Victoria, es decir, como su criada, y ella le deja las cosas bien claritas.

Jerónimo renuncia a su trabajo, por culpa de Enrique
Victoria les confiesa a sus amigas que va a terminar definitivamente con Jerónimo porque no cree que él la acepte como es ella físicamente, aunque Camila le pide a Victoria que se olvide de todo. Mientras tanto, a Jerónimo le bajan de categoría profesional porque Enrique chantajeó al presidente de la emisora para que le destituyesen, por eso, Jerónimo renuncia a seguir trabajando en la emisora. Cuando acude a su ginecólogo; el doctor le dice a Victoria que, aunque aún ella n tiene la menopausia, ahora podrá disfrutar más satisfactoriamente del sexo. Por otro lado; Tatiana teme que la rutina entre ella y Enrique acabe matando el amor entre ellos, como sucedió entre él y Victoria. Mientras que, Enrique también se plantea cambiar para que no se destruya el amor que siente por Tatiana.

Mariana es arrestada por comprar drogas
Jerónimo está desesperado porque lleva varios días sin verla ni oírla, por eso, él va a ver a Camila, que le aconseja que llame a Victoria porque, aunque ella le rehuye, ella está enamorada de él. Mientras que, Santiago no puede sentirse en pie desde que se emborracha desde que no ve a Camila, y Victoria se da cuenta de que su hijo se está emborrachando por culpa de un amor. Después, Jerónimo aconseja a Camila, que no sabe que hacer con Santiago, pero él la dice a Camila, que si fue la primera vez de Santiago, él tendrá que desilusionarse de ella con el tiempo; además, Jerónimo la promete que hablará con Santiago. Y, aunque Santiago le confiesa a Jerónimo que Camila no fue la primera mujer con la que hizo el amor, Santiago le confiesa a Jerónimo que ama a Camila, pero Jerónimo le pide a Santiago que recuerde con mucho amor a Camila y que seguro que encontrará a otra mujer. Por otro lado; Mariana está abandonando los estudios, por pensar tanto en Arturo, incluso, Mariana le quita dinero a su madre (sin su permiso) para comprar drogas y desinhibirse delante de Arturo. Cuando Victoria se entera de que Jerónimo estuvo hablando con su hijo Santiago para aconsejarle sobre sus amoríos; Victoria decide llamar a Jerónimo para agradecerle, pero Martín (el hijo de 11 años de Jerónimo) le esconde el teléfono a su padre para que no se comunique con Victoria, ya que Martín sigue guardando las esperanzas de que su padre y la insoportable de su madre (Silvia) se reconcilien. Poco después, Camila le dice a Victoria que despidieron de la emisora de radio a Jerónimo, por culpa de Enrique. Cuando Tatiana y Enrique van a ver la casa que se compraran; ella le dice a Enrique que le gustaría tener un hijo suyo. Finalmente; Jerónimo se reencuentra con su amada Victoria en la casa de Camila y, allí, ella le dice que se siente muy apenada porque le hayan echado del trabajo por culpa de Enrique y, después de prometerle que intentará que le devuelvan el trabajo, ellos se besan. Cuando Mariana iba a comprar las drogas, acompañada de su amiga Elisa; la policía las detiene y, después, Enrique y Tatiana van a recoger a Mariana a la cárcel, a pesar de que Enrique se niega a creer que su hija sea drogadicta y la quiere sacar cuanto antes de ahí.

Enrique encuentra a Victoria con Jerónimo
Enrique, furioso, busca a Victoria a la casa de Camila, que la encuentra en bata y comiendo comida china con Jerónimo. Y, después, Enrique culpa a Victoria de la situación en la que están sus hijos por la conducta inmoral que tomó desde que él la abandonó y, cuando llegan a su casa, Enrique pone sus reglas a sus hijos: que le exige a Sebastián que no vuelva a visitar a Paula en la noche y también le dice a Santiago que, si sigue emborrachándose, se tendrá que ir de su casa. Aunque Victoria le exige que no le ponga sus normas y que no la inculpe porque él nunca supo comprender a sus hijos, Enrique sigue sin entender que abandonó a su mujer y que no puede seguir reclamándola. Y, cuando Enrique se va; Paula le confiesa a su madre y a Santiago que Mariana la chantajeó pidiéndola dinero y suponen que quería el dinero para comprar drogas. Mientras que, Enrique quiere comenzar con los trámites del divorcio para no seguir manteniendo a Victoria y sus hijos y, así, él piensa que ellos dejarán de hacer locuras. Mientras tanto; Mariana y Elisa viven una noche caótica en la cárcel, ya que las presas comienzan a quitarlas dinero y parte de su ropa.