..:PECADOS AJENOS:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Edición especial 1):

  • SINOPSIS: Revive la historia en este primer especial que te ofrece la Revista "Gaceta, Dulce Paraíso".
  • ELENCO: con biografías y entrevistas a algunos de los actores de la telenovela, como a Lorena Rojas, Mauricio Islas, Sonya Smith, Ariel López Padilla, Lupita Ferrer, Catherine Siachoque, Sebastián Ligarde, Carlos Camacho, Alicia Plaza, Maritza Rodríguez, Jencarlos Canela, Sofía Stamatiades, Alonso Espeleta, Mariana Torres, Roberto Plantier, Ximena Duque y Eduardo Cuervo.
  • RESUMEN: toda la historia escrita de cada uno de los episodios, en seis apartados, para que no te pierdas ni un detalle.
  • PÓSTERS: tres fotos en alta calidad de los personajes de la historia.
  • ANÉCDOTAS: todo lo que sucedió detrás de cámaras.
  • CUESTIONARIO: demuestra que no te has perdido ningún capítulo de 'Pecados Ajenos' en este breve cuestionario.


Encuesta: ¿Te ha gustado 'Pecados Ajenos'?

  1. Sí (con el 91%).
  2. No (con el 9%).


VÍDEO DE 'PECADOS AJENOS'

..:SINOPSIS:..

PECADOS AJENOS:

De los creadores de ‘Tierra de Pasiones’ y producida en los Estudios de Telemundo en Miami, una historia original de Eric Vonn, que debutó el 8 de octubre de 2007 y finalizó el 13 de junio de 2008. La novela cuenta con un elenco de primera: Lorena Rojas, Mauricio Islas, Catherine Siachoque, Ariel López Padilla, Sonya Smith, Sebastián Ligarde, Lupita Ferrer, Carlos Camacho, Alicia Plaza, Chela Arias, Raúl Izaguirre, Mildred Quiroz, Arianna Coltellacci, Ximena Duque, Roberto Huicochea, Mayte Vilán, Adela Romero, Nury Flores, Raúl Durán, Mariana Torres, Sofía Stamatiades, Alonso Espeleta, Jencarlos Canela, Roberto Plantier, Eduardo Cuervo, Maritza Rodríguez, Daniel Lugo, Hannah Zea, Andrés García Jr., Julio Ocampo, Tali Duclo, Paloma Márquez, Giovanna del Portillo, Pablo Portillo, Daniel René, Fabio Melanitto, Lorenzo Gómez, Rudy Pabón, Evelyn Santos, Salim Rubiales, Riczabeth Sobalbarro, Sandra Eichler y Alcira Gil.

Los exteriores de esta novela se filmarán alrededor de varias locaciones en la Florida, incluyendo Davie, Wellington, Pompano Beach y Palm Beach. La magnífica producción cuenta con la dirección de David Posada y Danny Gaviria; producción general de Martha Godoy y producción ejecutiva de Aurelio Valcárcel.

Con un total de 167 capítulos, de 45 minutos cada uno aproximadamente, esta historia de Telemundo tan sorprendente llega a la Revista “Gaceta, Dulce Paraíso”, en el primer especial que lanza nuestra publicación, para que podáis disfrutar y revivir los momentos de cada episodio, con entrevistas y biografías a los actores y actrices, perfiles de cada personaje, resumen detallado de cada uno de los episodios (dividido en seis partes), pósters y un cuestionario para que demuestres que no te has perdido ni un solo capítulo.


SINOPSIS:

Todo comienza, en la ciudad de West Palm Beach (Florida) cuando Natalia Ruiz decide finalmente dejar a su marido, Rogelio Mercenario. Después de casi veinte años de matrimonio, su vida al lado de él y de Ágata, su suegra, ha terminado por volverse insostenible. Siendo muy joven, Ágata manipuló a Natalia con habilidad, para que se casara con Rogelio, y pusiera en sus manos la fortuna que heredó de sus padres, luego de que murieran en un trágico accidente. Rogelio es un hombre alcohólico, emocionalmente inestable, dominado por Ágata. Natalia no desea que sus dos hijos, Gloria y Luis, sigan siendo influenciados por lo que sucede en casa de los Mercenario, y desea alejarlos. Luis la ama incondicionalmente, pero Gloria ha sucumbido a las intrigas de su abuela y detesta a su madre.

Por otro lado, en Pompano Beach, Adrián Torres es Gerente General de una importante revista. Se casó también veinte años atrás con Elena, creyendo estar enamorado. Con el tiempo, Elena fue dando muestra de gran inestabilidad. Acosa a Adrián constantemente, presa de celos obsesivos, logrando solamente lastimarlo y hacerlo quedar en ridículo en el medio donde se desenvuelve. La vida de Adrián al lado de Elena se convirtió en un infierno. Únicamente lo unen a ella el recuerdo del amor que alguna vez se tuvieron, y sus dos hijos: Alfredo y Denisse.

Ágata no está dispuesta a permitir que Natalia pelee por su patrimonio. Se alía con Inés, en apariencia íntima amiga de Natalia, para hundirla. En el pasado, Inés fue amante de Rogelio, y supuestamente tuvo un hijo de él (Charlie), secreto que solamente ella y Ágata conocen. Inés desea a toda costa ocupar la posición que considera le corresponde, como esposa de Rogelio. A su vez, está aliada con Manuel, antiguo amante.

Después de un malentendido, Natalia llega a Pompano y es allí donde conoce a Adrián. Desde el primer momento, quedan fuertemente impactados el uno con el otro. Sin embargo, ambos tienen demasiados problemas encima, como para pensar en eso.

Natalia y Adrián empiezan a tratarse, al mismo tiempo que viven un sin fin de situaciones y de problemas que tienen qué resolver. Se enamoran, intensamente, y ambos sienten que encontraron su alma gemela. Sin embargo, muchas cosas se interpondrán en su camino: los problemas de sus hijos, en los que se verán directamente involucrados; los escándalos de Elena, quien por ningún motivo está dispuesta a perder a Adrián; las intrigas y las trampas de Inés y Ágata, y la furia de Rogelio, quien desea recuperar a Natalia a como dé lugar.

Natalia y Adrián tuvieron que sortear muchos obstáculos para poder finalmente ser felices, juntos.

..:ELENCO:..

Lorena Rojas


Lorena, que nació el 10 de febrero de 1972, en la Ciudad de México. Comenzó su carrera artística en 1990 y desde entonces ha protagonizado más de 6 novelas exitosas. En su tiempo libre disfruta quedándose en casa, yendo al gimnasio, patinando o mirando películas. Sus animales favoritos son los delfines. Además de ser actriz, Seydi Lorena Rojas González, su nombre real, también es cantante.

Los comienzos de la actriz fueron duros, ya que comenzó vendiendo ropa para poder seguir en el mundo del espectáculo, pero finalmente le ha llegado el éxito. Empezó su carrera artística cuando en 1990 participó en la telenovela ‘Alcanzar una estrella’, producida por Televisa. Esta telenovela tuvo tanto éxito que en el año siguiente grabó ‘Alcanzar una estrella II’. Entre los años 1992 y 1997 participó en varias producciones de Televisa como ‘Buscando el paraíso’, ‘Bajo un mismo rostro’ y ‘El alma no tiene color’, hasta que en 1998 ingresó en TV Azteca. En 1998, Lorena grabó la telenovela de época ‘Azul tequila’, donde compartió créditos con Bárbara Mori y Mauricio Ochmann, con quien en el 2001 protagonizó la telenovela ‘Como en el cine’, donde además de actuar también prestó su voz para cantar diferentes temas, ya que su personaje era cantante en un bar. Este año también lanzó su primera producción discográfica ‘Como yo, no hay ninguna’ de la mano del legendario compositor Richard Daniel Román.

Lorena firmó un contrato de exclusividad con Telemundo en el 2003 y protagonizó ese mismo año la telenovela ‘Ladrón de corazones’, al lado de Manolo Cardona. En el 2004, ella actuó al lado de Demian Bichir la miniserie histórica ‘Zapata: Amor en Rebeldía’ y, en el 2005, grabó su telenovela más aclamada: ‘El Cuerpo del Deseo’, que se ha convertido en todo un éxito internacional. Poco después, en el 2006, sacó su segundo disco, titulado ‘Deseo’.

La bella mexicana cree en las segundas oportunidades, justo como la que ella tuvo cuando decidió dejar atrás su carrera en México y firmar contrato con Telemundo para convertirse en estrella de sus telenovelas. Quizás, por eso, a la actriz se le escucha apasionada cuando explica que la temática principal de ‘Pecados Ajenos’, es precisamente la de las segundas oportunidades.

Hace pocas semanas acabó las grabaciones de ‘Pecados Ajenos’, telenovela de Telemundo del 2007/08, donde Lorena dio vida a Natalia, una hermosa mujer que tras 20 años de un matrimonio lleno de complicaciones decide dejar a su esposo Rogelio, interpretado por el mexicano Ariel López Padilla. Pero para que sea melodrama de verdad, Natalia tuvo que pasarlo muy mal. El sufrimiento le llegó a manos de su suegra Ágata (la venezolana Lupita Ferrer) y de su amiga Inés (la colombiana Catherine Siachoque), quienes junto con Manuel (el mexicano Sebastián Ligarde) le tendieron una trampa que obligó a Natalia a huir sin siquiera poder despedirse de sus hijos. Al mismo tiempo, Adrián (el también mexicano Mauricio Islas) atravesaba por una terrible crisis matrimonial con su esposa Elena (Sonya Smith).

-Háblanos de Natalia, tu personaje en la novela...
Es una mujer muy apegada a la realidad, es el personaje más humano, más real, más palpable, con más carne que he vivido a nivel profesional y se apega mucho a lo que una mujer actual puede estar viviendo.

-¿Qué semejanzas tienes con tu personaje, Natalia?
En que yo también puedo seguir luchando por mi vida y le pese a quien le pese y le duela a quien le duela, por encontrar mi propia felicidad. Natalia es una mujer que me ha permitido conocer muchas cosas acerca de mí misma. Gracias a ella entendí que la felicidad siempre se esconde detrás de una fachada. En el caso de Natalia los golpes y los malos tratos no evitan que pueda conocer ese otro lado de la vida en el que se encuentra el hombre que es su alma gemela.

-Natalia y Adrián se encuentran por casualidad y se enamoran a primera vista, ¿crees en el amor a primera vista?
Sí, por su puesto. En esta novela se da un reconocimiento de almas gemelas y un enfrentamiento con ellos mismos, con su conciencia, su familia, la sociedad y sus propios hijos ante un cuestionamiento tan fuerte como puede ser el por qué dejar tu matrimonio si tienes hijos, si tienes familia, por qué te vas a enamorar de otra persona si no está permitido. Pero nadie te va a dejar hacerlo más que la libertad de tu corazón.

-Ya habéis acabado todos los actores de la novela las grabaciones de ‘Pecados Ajenos’, ¿te sientes satisfecha de tu trabajo?
Soy muy exigente conmigo misma y nunca me siento completamente satisfecha de lo que estoy haciendo. Esa parte perfeccionista que hay dentro de mí es algo que nunca he podido controlar. Por eso no acostumbro a ver mis telenovelas, ni antes ni después de terminar de filmarlas, la única vez que lo hice, sentí bien feo darme cuenta que hubiera podido hacer mejor mi trabajo. Desde entonces no he vuelto a cometer el mismo error.

-¿Cómo te has sentido de trabajar al lado de Mauricio Islas?
Cuando tienes a alguien como él trabajando a tu lado dejas de preocuparte por las horas que pasas enfrente de las cámaras. Creo que ya me hacía falta regalarme un tiempo tan bueno como el que he tenido filmando esta telenovela. Mauricio es un compañero sensacional y generoso. Sin alguien como él, interpretando el otro papel principal, creo que el personaje de Natalia que he hecho en ‘Pecados Ajenos’ no hubiera llegado a ser tan intenso como es.

-¿Y cómo te sientes de estar en Telemundo?
Estoy muy contenta. Además, se demuestra que estamos abriendo fronteras, que estamos cruzando esa línea que todos teníamos miedo de cruzar; el que estemos compartiendo y produciendo y creando juntos, aunque los actores seamos de diferentes países, es un paso muy importante.

-Quienes te conocen, saben que en algún momento de tu vida te dedicaste a vender ropa en abonos para poder sobrevivir, mientras intentaba desarrollar su carrera como actriz, ¿te sientes avergonzada de ese pasado?
No me siento avergonzada, para nada. Al contrario, me considero una mujer afortunada por haber sido capaz de superar los obstáculos que se interponían en mis sueños.

-Todavía sigues soltera...
Te cuento que una de las cosas que más extraño de México es el cortejo de los chavos hacia las mujeres; eso en Miami no existe, no hay ese romanticismo, sales a la calle y cada quien anda por su lado, nadie te voltea a ver si no vas encuerado, allá nadie te invita a salir, te tienes que encontrar a alguien en la calle, estoy sumamente deprimida (risas). Así es que por eso me escudo diciendo, “es que hay mucho trabajo y no tengo tiempo para el amor. Pero ya llegará”.

-Llevas más de cuatro años viviendo en Miami, ¿piensas volver a tu país natal?
Estoy muy a gusto en Miami por ahora, y no pienso perder la tranquilidad que tengo lograda en tan poco tiempo. Mi traslado a la ciudad de Miami fue por razones profesionales, pero no pienso desligarme por mucho tiempo de México; será que amo demasiado a mi país como para hacer algo así.

Mauricio Islas


Mauricio, que nació el 16 de agosto de 1973, en México. Hijo del empresario Juan Islas y Rosalinda Ilescas, es el menor de dos hermanos. En 1990 decidió dedicarse a la actuación. ‘Vampiro’ o ‘Mauro’, como lo conocen sus amigos, se considera así mismo como vanidoso, sereno, observador, coqueto y conquistador. Admira al actor Gary Oldman y al grupo musical The Cure. Además, él tiene una hija, Camila, de seis años, que la tuvo con la cantante venezolana Patricia Villasana, de la que está divorciado.

Juan Mauricio Islas Ilescas, su nombre verdadero, es realmente conocido por su trabajo en telenovelas como en ‘Amor Gitano’ (1999), ‘Amor real’ (2003), ‘Prisionera’ (2004), ‘Los Plateados’ (2005) y ‘Amores de Mercado’ (en el 2006).

Después de verle en ‘Amores de Mercado’, como villano, le vimos recientemente en ‘Pecados Ajenos’ como protagonista, compartiendo el rol protagónico junto a Lorena Rojas.

Mauricio Islas personificó en ‘Pecados Ajenos’ a Adrián, un hombre atractivo, de carácter optimista y alegre, noble, bondadoso y sincero. Es Gerente General de una importante revista. Su simpatía y su buena apariencia le ayudan en los negocios, pero también causan los celos constantes de Elena (Sonya Smith), su esposa, por lo que llevaba con ella un matrimonio conflictivo, plagado de malos ratos. Elena lo celaba obsesivamente, y lo hacía pasar continuamente situaciones embarazosas con amigos y compañeros de trabajo. Adrián fue un marido fiel y un buen padre para Denisse y Alfredo (Mariana Torres y Jencarlos Canela), sus hijos. Le preocupaba mucho que ellos constantemente fuesen testigos de sus desavenencias con Elena, con quien estaba convencido de que nunca podría ser feliz. Aunque puso todo lo que estuvo de su parte por salvar su matrimonio, resulta inútil. Se acaba divorciando de Elena, cuando comprende que ella jamás cambiará su conducta. Se enamoró de Natalia (Lorena Rojas). Vivió con ella una gran historia de amor intensa, al comprender que es la otra mitad que siempre anheló.

-¿Qué ha significado ‘Pecados Ajenos’ en tu carrera artística?
Es lo mejor que he podido hacer en mucho tiempo y los resultados obtenidos me hacen sentirme realizado y satisfecho.

-¿Cómo llegaste a la telenovela?
Yo acababa de terminar de grabar una telenovela en Colombia, que se llamó inicialmente ‘Amores de Mercado’ y donde tuve un papel de antagonista y alguien de Telemundo me habló para dejarme saber que había posibilidades de que pudiera integrarme al reparto de ‘Pecados Ajenos’. Cuando supe quiénes iban a trabajar, luego, luego pregunté dónde estaba el contrato para firmarlo.

-¿Te gustó personificar a Adrián, en ‘Pecados Ajenos’?
Me gustó mucho hacer el papel de Adrián Torres porque se trata de un hombre a todo dar, de esos con los que cualquier persona siente ganas de relacionarse. En las telenovelas, con frecuencia los personajes no tienen mucha dimensión. Generalmente son diseñados para que tengan un rol muy específico a lo largo de todo el tiempo en que se va desarrollando la historia y ya con eso es suficiente; por lo tanto, no dejan ver mucho lo que pasa dentro de ellos. Además, Adrián Torres es un padre de familia que lucha por mantener la vista puesta sobre aquellos valores en los que cree, que son la amistad y el amor de los hijos.

-¿En qué se diferencia Adrián de los otros personajes que has interpretado?
Adrián es muy distinto a lo que ya había hecho antes, porque tiene suficiente carne y espíritu como para convocar la atención de los televidentes en cualquier parte del mundo.

-¿Cómo te has sentido trabajando con el gran elenco que tiene ‘Pecados Ajenos’?
El elenco del proyecto fue determinante para aceptar el personaje, ya que significa un reencuentro de amigos. Con Lorena Rojas había trabajado hace mucho tiempo en ‘Canción de amor’ y con Sebastián Ligarde también y con Ariel López Padilla ni se diga. Fue volver a trabajar con gente muy querida.

-¿Cómo te preparas cada uno de los personajes que interpretas?
Cuando llega el momento de pararme frente a las cámaras, ya he realizado un largo y detallado trabajo interno previamente, durante el cual me voy preguntando a mí mismo: “¿quién es este hombre?, ¿de dónde viene?, ¿qué motivaciones tiene para vivir?, ¿qué le pasó cuando era joven?, ¿en qué momento decidió casarse?, ¿cómo es su vida sentimental?, ¿es alguien feliz? y muchas otras cosas más”. Todo eso me permite dar la credibilidad y los matices emocionales para que el público pueda identificarse con ellos.

-Tú también eres padre, como en la trama de tu personaje Adrián, ¿te has sentido identificado en ese aspecto contigo mismo?
Tengo una hija, Camila, de seis años (a la que veo cada 15 días, ya que reside con su madre Patricia Villasana en México) y en el día de mañana crecerá y será una adolescente y no puedo evitar pensar cómo reaccionaría en situaciones parecidas.

-¿Cómo es tu relación con tu hija Camila?
Cuando estoy con ella soy un niño de cinco años. Me encanta divertirme, me encanta ‘Brincolín’, ir a la ‘Ciudad de los niños’. Me da una energía extra y me llena de tantas cosas. Hablamos de su escuela, de tantas cosas. Soy su padre, pero también soy su amigo.

-¿Cómo acabó el escándalo que viviste en el 2004 mientras grababa ‘Prisionera’ junto a la entonces debutante Génesis Rodríguez, con quien te viste envuelto en un escándalo sexual que le costó la expulsión del proyecto?
Me han tocado vivir “pecados ajenos”, pero los que he afrontado con tranquilidad, serenidad y mucha cabeza, con mucho aprendizaje. Todo es aprender de lo que te pasa y moverte, no quedarte ahí.

-Después de terminar las grabaciones de ‘Pecados Ajenos’, ¿qué planes tienes?
Tengo muchas ganas de viajar a Egipto, a India, al Oriente, ya que siento especial fascinación por la filosofía tibetana, así como por el simbolismo que encierra la imagen del Guerrero Samurai. También, pienso en irme a Los Ángeles y tomar clases de actuación. Ahora es un momento importante para los latinos.

-Has sido formado en Televisa, en México, y hace cuatro años probaste fortuna en la cadena Telemundo. Las buenas experiencias que has tenido durante este tiempo, participando en ‘Prisionera’, ‘Los Plateados’, ‘Amores de mercado’ y recientemente en ‘Pecados ajenos’, han confirmado que no se ha equivocado en la apuesta que hizo para tener un mejor futuro, ¿qué te has propuesto en estas nuevas telenovelas que has hecho fuera de tu país natal?
Yo parto de la idea de hacer algo diferente siempre. No me gusta volver a repetirme. Por eso, trato de cambiar físicamente y, también, en la parte emocional que ofrezco en cada una de mis actuaciones.

-¿Por qué decidiste dejar tu país natal (México) para seguir tu carrera profesional en Estados Unidos?
En lo personal esto fue como ir abriendo más las expectativas de vida, salir de un país para trabajar a una cadena mucho más internacional, como lo es Telemundo, que ha abierto muchos campos de trabajo. El beneficio a nivel personal ha sido muy grande, es ir creciendo y evolucionando, dicen por ahí que el que no arriesga, no gana, y yo arriesgué y creo que voy por muy buen camino.

Sonya Smith


Sonya Smith, nacida el 23 de abril de 1972 en Filadelfia (Pensilvania) es una gran actriz, mejor conocida por sus papeles en telenovelas.

Sonya Eleonora Smith Jacquet, su verdadero nombre, creció en Venezuela y se considera venezolana. Su inicio comenzó en Venezuela, donde hizo telenovelas como ‘Cristal’ (en 1986), ‘Alondra’ (1989), ‘Gardenia’ (1990), ‘El Desprecio’ (1992), ‘Cara Sucia’ (1992), ‘Rosangélica’ (1993), ‘María Celeste’ (1994), ‘Destino de Mujer’ (1997) y ‘Mariú’ (en el 2000). Además, en 1996 se fue a Colombia para protagonizar, por el Canal RCN, ‘Guajira’. Y en 1999 protagonizó, en Perú, ‘Milagros’ para la prestigiosa América Producciones. Poco después, en el 2006, protagonizó ‘Olvidarte Jamás’, para Venevisión y Univisión, junto a Gabriel Porras, al que conoció y con el que sigue manteniendo una relación sentimental desde ese momento. Después, en el 2007 con la misma productora que en el anterior proyecto, probó suerte como la villana en ‘Acorralada’, de la que tiene muy buenos recuerdos porque fue su primer papel antagónico y tuvo muy buena crítica sobre ese papel y en el 2007/08 firmó contrato con Telemundo y volvió a hacer de villana, en la telenovela ‘Pecados Ajenos’.

Sonya Smith hizo el papel de Elena en ‘Pecados Ajenos’, una mujer atractiva, distinguida y elegante. Muy insegura y celosa, incapaz de controlar sus pasiones, que convirtió su matrimonio con Adrián (Mauricio Islas) en una prisión para él. Sus explosiones de furia, motivadas por los celos, sumamente autodestructivas, llegaron a convencer a todos que estaba loca, aunque en realidad lo que deseaba es llamar a atención y manipular a los demás a su antojo. Quería a sus hijos, Denisse y Alfredo (Mariana Torres y Jencarlos Canela, respectivamente), pero no se preocupaba por ellos, pues lo único que le interesaba es celar obsesivamente a Adrián. Su única amiga y confidente fue Raquel (Chela Arias), su madre, quien no aprobaba lo que su hija hacía. Elena no estaba dispuesta a perder a Adrián por ningún motivo, y Natalia (Lorena Rojas) se convirtió en su más grande enemiga. Estuvo dispuesta a todo con tal de destruirla y hacerla a un lado.

Aunque su carrera la ha dedicado en especial a la televisión; durante el 2005, Sonya hizo su estreno en Hollywood, interpretando a Ángela La Salle en ‘Cyxork 7’. Y antes de ‘Pecados Ajenos’, en el 2007, participó en la película ‘Ladrón que roba un ladrón’, donde ella compartió créditos con actores como Fernando Colunga, Miguel Varoni, Gabriel Soto, Ivonne Montero y Saúl Lizaso, entre otros. Y, además de hacer estas películas, también ha actuado en filmes en Venezuela y en México. También, ha probado suerte en el teatro, donde ha participado en obras como ‘Hormigas caminando sobre una axila’ (en Venezuela), ‘Divine Treasure of Youth’, ‘Una Pareja con Ángel’ (éstas dos últimas en Los Ángeles).

Si quieres conocer mejor a esta actriz venezolana, no te pierdas esta entrevista que nos concedió recientemente.

-Sonya, acabas de terminar de grabar la telenovela ‘Pecados Ajenos’, ¿cuál es el pecado de Elena, el personaje que interpretas?
El pecado de mi personaje era la celopatía, la manipulación y el control de sus seres queridos a través del llanto y sus emociones. Cada una de la historias de esta telenovela se suscitan o producen pecados de otras personas.

-¿Qué prefieres: el teatro, el cine o la televisión?
El teatro para mi es enigmático, imagínate que de las representaciones es igual y ese contacto con el público es único. E cine es encantador, pues requiere de un trabajo de mesa, de una construcción de los personajes muy rica y la televisión es como el gimnasio del actor. El estar grabando tantas escenas en un día, el saltar de un capítulo a otro en un ratito, es un constante ir y venir de emociones. Para un actor el instrumento de trabajo es la mente, cuerpo y sentimientos y en la televisión los mantienes afinados, como si les dieran una engrasadita. Para mí, el simple hecho de poder actuar no importa donde hace sentirme plena. La actuación es mi pasión. Para mí, la actuación se basa en la verdad.

-En la actuación, ¿qué es lo que más se te dificulta?
A veces las escenas de pelea, las de amor, las escenas muy intensas a nivel emocional son las que pueden costar trabajo, requieren más de uno, pero también es rico pues requiere de una previa preparación días antes.

-¿Consideras que la telenovela crea una cultura de drama en la sociedad?
Todas las personas vivimos un drama, pero no es por culpa de la telenovela, pues lo que hace es condensar y refleja la realidad. A veces la realidad supera la facción. La televisión toma esos dramas y los intensifica. La telenovela no enseña nada, es únicamente creada para entretener y contar historias. A veces yo no estoy de acuerdo con inverosimilitudes de mi personaje o mensajes que no quedan claros y tengo conflicto, y es entonces cuando decido adaptarlo.

-¿Qué piensas del uso del apuntador?
Creo que es una herramienta maravillosa si la sabes usar, creo que cuando grabas 40 ó 50 escenas diarias te puede ayudar, pero no es un sustituto. Un actor siempre necesita estudiar escenas saber para dónde va, de donde viene y la situación emocional del personaje. El usar apuntador es un “arte”, pues tienes que saber distinguir en qué momento te hablan, en qué momento es tu diálogo y cuál es tu indicación.

-¿Has participado en el cine mexicano?
Tuve una pequeña participación en una película que se llama ‘Bajo la misma Luna’, con Kate del Castillo, por cierto que estuvo en el Sundance Film Festival. Yo creo que no hay papel pequeño nunca. Aunque sean solo dos frases siempre son importantes.

-¿Cuál es tu meta?
Mantenerme vigente, siempre en un escenario o set de grabación. Incursionar en series americanas.

-¿Cuál ha sido el momento en tu carrera en que has sentido que desempeño como actriz ha sido excelente?
En la telenovela ‘Acorralada’ tuve unas escenas, donde el personaje se sume en el alcohol, fue una secuencia muy larga. Mis compañeros, al finalizar el día, me felicitaron y eso te llena de orgullo.

Ariel López Padilla


Ariel López Padilla nació el 12 de agosto de 1962 en Guadalajara, Jalisco (México). Fue escultor y bailarín profesional de ballet clásico por muchos años en México, Estados Unidos, Cuba, Francia y Rusia, dedicándose luego a la actuación. Estuvo casado con la fallecida actriz Mariana Levy, que falleció de un paro cardiaco, con quien tuvo una hija.

El actor contrajo matrimonio en Miami por cuarta ocasión, en una ceremonia privada con Zulma, quien fue su novia durante cinco años. Él afirmó que luego de tres fracasos estaba "renuente" al matrimonio, pero finalmente dio el paso en diciembre del 2006 en una ceremonia privada en las instalaciones de la Universidad Internacional de Florida (FIU). Sus tres primeros enlaces fueron muy publicitados, incluido el segundo en el Show de Cristina, con la fallecida actriz mexicana Mariana Levy, en 1994. El ex bailarín de ballet tiene planes de tener hijos con Zulma porque ella es hija única. Dice que quisiera repetir la experiencia porque con su hija María, quien vive con su abuela, la conductora mexicana Talina Fernández (madre de Mariana Levy).

Él ha tenido un gran éxito en las telenovelas, desde que ‘Corazón salvaje’ (en 1993) lo lanzara al estrellato y, más tarde, entre muchas otras, estuvo en telenovelas como ‘María la del Barrio’ (1995), ‘Leonela’ (1997), ‘Gata salvaje’ (2002), ‘Tierra de pasiones’ (2006), ‘Bajo las riendas del amor’ (2007) y su más reciente éxito en ‘Pecados Ajenos’ (2007/08).

En la telenovela ‘Pecados Ajenos’, Ariel López Padilla interpretó a Rogelio Mercenario, un hombre guapo, pero de muy poco carácter, cuando estaba sobrio, porque al estar tomado, lo cual sucedía con mucha frecuencia, fue violento e irascible. Trabajó como director de la constructora, propiedad de Ágata, su madre, quien siempre terminaba manipulándolo, y haciendo que cumpliese su voluntad. Fue finalmente Ágata quien terminó por arruinar su matrimonio con Natalia. Cuando Natalia desapareció, aceptó que Ágata se hiciese cargo de los hijos de ambos. Además, Rogelio fue amante de Inés, y ella le hizo creer que Charlie era su hijo. Su alcoholismo era un escape para intentar olvidar que era una marioneta en manos de su madre, a la que amaba intensamente, y a la vez despreciaba con todas sus fuerzas.

Lupita Ferrer


Lupita Ferrer, nacida el 6 de diciembre de 1947, en Maracaibo (Venezuela) es una actriz de telenovelas hispanoamericanas. Su familia pertenecía a la alta sociedad de Maracaibo. Se hizo famosa por su belleza (especialmente por sus grandes y expresivos ojos) y su gran presencia escénica y primer papel protagónico fue en 1970, en la telenovela venezolana ‘Esmeralda’. A partir de la década de los ochenta se popularizó en papeles de villana, como Victoria en ‘Cristal’ (en 1985), dónde su maldad sólo es comparable a su ansia sexual. Otras villanas memorables interpretadas por Lupita fueron la Valeria de ‘Rosalinda’ (1999) y la Victoria de ‘Soledad’ (2001).

Además, Yolanda Guadalupe Ferrer (su nombre real) ha participado en varias telenovelas en México, en USA, como en ‘María Teresa’ (1972), ‘Peregrina’ (1974), ‘Mariana de la Noche’ (1975), ‘Rosangélica’ (1993), ‘Amor Descarado’ (2003) e ‘Inocente de ti’ (2005), entre otras. Y realizó una exitosa telenovela en Argentina, que se llamaba ‘Amándote’ durante el 1988 y 1990. En el 2006, actúo en algunos episodios de ‘Ugly Betty’, la versión norteamericana de la mundialmente popular telenovela colombiana ‘Yo soy Betty la fea’.

Además de ser una de las más reconocidas figuras de la pantalla chica a nivel internacional. Su belleza, profesionalismo y poder histriónico la hacen acreedora de una extensa y rica trayectoria artística, incluyendo un papel al lado del legendario Anthony Quinn en la película ‘The Children of Sanchez’. Además, tuvo un breve matrimonio con el director estadounidense de esta película: Hall Bartlett.

Lupita se ha divorciado en dos ocasiones (del venezolano Alfredo Carrillo y del norteamericano Hall Barlett), vive con su madre y tiene una vida agitada. Sus jornadas de grabación duran a veces, entre 12 y 14 horas diarias.

Actualmente vive en Miami. Se ha desempeñado también en el teatro, donde ha interpretado obras de Emilio Carballido. Entre el 2007 y el 2008 grabó la telenovela ‘Pecados Ajenos’ para la cadena Telemundo.

En ‘Pecados Ajenos’ Lupita Ferrer dio vida a Ágata Mercenario, una mujer que aún es hermosa, pero a quien la ambición por dominarlo todo, le ha secado y agriado el gesto. Tenía un carácter violento y malévolo. Astuta y manipuladora, es la matriarca de la casa Mercenario. Se vengó en Natalia (Lorena Rojas) de sus frustraciones personales. Adoraba a Gloria (Sofía Stamatiades), su nieta, en la que vio el reflejo de su persona, y quiso convertirla en su copia. Cuando Natalia desea liberarse de su dictadura, preparó un plan para destruirla, junto con Inés (Catherine Siachoque), su aliada incondicional. Ama a Rogelio (Ariel López Padilla), su hijo y, a la vez lo desprecia, al verlo débil y manipulable, aunque por momentos esto le resultó práctico y conveniente a sus deseos. Ágata fue capaz de pasar por encima de quien fuese, con tal de conseguir sus propósitos, y no se detuvo ante nada.

-Hay muchos que desprestigian el género de la telenovela, ¿qué tiene que decir de esto?
Aunque tenemos que estar conscientes que es, hoy por hoy, el género latinoamericano más importante, en décadas pasadas se pensó que la telenovela iba a pasar de moda. Las telenovelas latinas nos representan, se transmiten en todas partes del mundo, incluyendo Asia, los países árabes, Rusia, Israel, ...

-¿Qué nos puedes contar de tu último personaje en ‘Pecados Ajenos’?
Ágata Mercenario, mi personaje, es la matriarca de la familia, la que controla todo, la que prácticamente mueve los hilos de esta historia. Es un personaje maravilloso. A mí nunca me gustaron los personajes malos, les tenía terror, no sabía cómo hacerlos, no entendía la maldad, la intriga. En la novela yo tengo un hijo que es alcohólico porque yo prácticamente lo he convertido en eso, y yo le di bofetadas, le pegué, ejercí violencia doméstica con él, que ya es un hombre (Ariel López Padilla), que estuvo magistral también en el personaje. El mío fue un personaje que tenía muchas facetas y yo lo disfrute. Eric Vonn, el escritor, es una maravilla.

-Últimamente te hemos visto personificando papeles de villana...
Al principio, me costaba ser la mala porque yo soy diferente. Honestamente hablando, soy una mujer buena y hasta un poco ingenua. Por eso, ha sido un reto para mí. Por primera vez lo disfruto y trato de entender la psicología de una mujer así, pero me cuesta mucho, no me fue fácil porque es muy diferente a mí.

-¿Prefiere los roles de villana o los de la buena?
En la primera etapa de mi carrera en televisión, en aquellas novelas inolvidables de lo que llamaron el Ciclo de Oro, que fueron escritas por Delia Fiallo y muchas interpretadas por José Bardina y por mí, mi personaje era casi siempre el de una muchacha muy ingenua. En esta etapa de mi vida me gustan los papeles más complicados, que tengan un pasado, que sean fuertes.

-¿Cuál ha sido su papel más querido?
En mi carrera en televisión hay dos: el de Esmeralda, mi primera novela, y luego el papel de Victoria Ascanio en ‘Cristal’, que fue un poco más maduro. El papel de Ágata Mercenario, en la novela ‘Pecados Ajenos’, me gusta. Es mala, pero con sentido de humor. Es una combinación interesante.

-En la pantalla grande, entre otras cintas, protagonizó ‘Los hijos de Sánchez’, junto a Anthony Quinn. ¿Ha pensado darle más tiempo al cine?
Sí, claro que sí. A mí me gusta trabajar en el teatro, en televisión y, por qué no, en cine. Pero no estoy dispuesta a abandonar mi carrera de televisión. La gente me conoce a través de la pequeña pantalla.

-Antes de grabar la novela, estuviste viviendo en Nueva York, ¿por qué aceptaste el papel en ‘Pecados Ajenos’, para irte a vivir nuevamente a Miami?
Quedé muy cansada con la última novela que hice en Miami, ‘Inocente de ti’, una novela que me costó porque se realizó bajo condiciones muy pobres, en comparación a lo que yo estaba acostumbrada. Decidí irme a Nueva York y renovar mi carrera teatral. En el teatro Pregones hice ‘El último rosario de Medea’, de un poeta puertorriqueño muy bueno. Luego hice unos episodios de ‘Ugly Betty’ con Salma Hayek, lo que me gustó mucho porque es la primera vez que se ve una novela hispana en inglés. En Nueva York, asistí a un seminario con un famoso profesor de teatro y de repente me llamaron para esta novela. Tuve que dejar los estudios y un enamorado que tengo por allá.

-Cuéntenos sobre su participación en la serie ‘Uggly Betty’...
Yo estaba en Nueva York, luego de hacer la telenovela ‘Inocente de ti’. Fui a varias audiciones y una de ellas era para un proyecto de Salma Hayek. Yo considero que ella es uno de los grandes baluartes del cine americano, y ella quiere darle realce a los problemas hispanos. Son unas escenas de telenovela que aparecen en la televisión dentro del hogar de Betty (América Ferrera).

-¿Cómo lleva la fama una persona tan conocida como usted?
Yo trato de seguir mi vida, porque en realidad, ya de por sí, por esta carrera yo he sacrificado mucho. No quiero que eso se convierta en una cruz, prefiero hacer las cosas con naturalidad. Si me conocen… bueno, que me conozcan. Siempre trato de estar más o menos arreglada; no me gusta estar dando escándalos y mi vida es bastante sencilla. Me gusta mucho Nueva York porque allí soy una más. Uno se pierde dentro de la multitud.

-Nos habla de sacrificios, ¿a qué ha renunciado por su carrera?
A gran parte de mi vida personal. Quizás sin esta carrera hubiese podido tener un hogar, unos hijos, un marido, una cosa un poco más estable. No sé si yo hubiese sido muy feliz dentro de esa vida…

-¿Y cómo está en el amor?
Bien. Él es actor, nosotros nos conocimos en el Actor´s Studio, donde yo estudié hace muchos años con Lee Strasberg. William Paulson viene de una familia de actores. Él estaba preparando una audición y asistiendo a los cursos. Nos empezamos a tratar, empezamos salir y tenemos como unos dos años y medio juntos. Yo a veces no lo veo mucho porque estoy grabando en Florida. Vamos a ver qué pasa. Tenemos muchas cosas en común.

-¿Qué haces para lucir tan bien?
No tengo un sistema específico, pero dentro de lo posible, trato de llevar una vida balanceada, de cuidarme con la comida, de hacer ejercicios cuando puedo, de llevar una vida sana. Trato de protegerme la piel con buenos productos, hidratantes, de cuidarme del sol. Yo vivo en Miami, frente al mar y camino en la playa. Creo que lo mío es como una especie de disciplina desde que yo empecé en esta carrera. Me ayuda un poco la genética porque mi madre tiene muy buena piel. Además, yo no aconsejo a las mujeres abusar del cigarrillo ni del licor, eso es terrible para la piel.

-Sabemos que trabajas de 12 a 14 horas diarias cuando estas grabando en un set, ¿no se cansa de estar tantas horas trabajando?
Este es un trabajo que se hace, más que nada, por vocación. Un artista no puede improvisar. Soy una persona temperamental y confieso no tener sentido del humor. Soy más bien dramática. Sueño con hacer una película con Pedro Almodóvar, con hacer más teatro, con interpretar a la Doña Bárbara de Rómulo Gallegos y con seguir actuando siempre.

-¿Cuál es su mayor miedo?
No me gustaría mucho envejecer mal, en el sentido de que tuviera ciertos impedimentos, que no pudiera caminar.

-¿Qué rasgo de su carácter no le gusta?
Soy un poco impulsiva, porque busco solucionar las cosas y a veces pienso que me apresuro.

-¿Cuál fue su mayor audacia en la vida?
Fue cuando era jovencita y fui a estudiar (la primera vez) con Strasberg. Yo lo esperé a la entrada del ascensor y allí mismo traté de conversar con él. Me trató bien, pero me mandó a que hablara con la secretaria.

-¿Se arrepiente de algo?
Quizás de no haber tenido hijos.

-¿Cuál es su posesión más preciada?
Pienso que es mi talento.

-¿Cuál considera que es la peor miseria humana?
La envidia es terrible.

-¿Qué cualidad prefiere en una persona?
La comprensión, en el hombre, sobre todo. Que no existan celos ni mezquindades.

-¿Con qué personaje histórico se identifica?
Yo soy venezolana de nacimiento y creo que en todo venezolano existe un trocito de Simón Bolívar.

-¿Quién ha sido el más grande amor de su vida?
Mi carrera

-¿Qué persona ha ejercido mayor influencia sobre usted?
Mi madre.

-¿Cuándo miente?
Cuando estoy actuando.

-¿Qué no perdonaría?
La traición.

-¿Qué la hace llorar?
En eventos muy fuertes en mi vida, como la muerte de mi padre. Pero generalmente lloro en el cine o cuando me conmueve una actuación.

-Después de haber acabado las grabaciones de ‘Pecados Ajenos, ¿qué nuevos planes tienes?
Quiero dejar un tiempo la televisión, porque quiero descansar, hacer teatro, cine… vivir un poco.

Catherine Siachoque


Catherine Siachoque, una gran actriz colombiana, nacida el 21 de enero de 1972. Está casada desde hace 10 años con el también actor Miguel Varoni, con quien además a compartido varios escenarios en las telenovelas ‘Las Juanas’, ‘La sombra del arco iris’ y en ‘Te voy a enseñar a querer’.

Inició su carrera en comedias musicales: ‘La casita del placer’, ‘Peter Pan’, ‘La Invencible Molly’, ‘La Jaula de las locas’ y ‘Sugar’. Su participación en televisión empezó con ‘Sobrevivir’ (en 1995). Y acto seguido, ha tenido papeles muy importantes como en las telenovelas ‘La sombra del deseo’ (1995/96), ‘Higuita: Sangre, sudor y lágrimas’ (1996), ‘Hechizo’ (1997), ‘Las Juanas’ (1997), ‘Tan cerca y tan lejos’ (1998/99), ‘La sombra del arco iris’ (1999), La Guerra de las Rosas (1999/2000) ‘Amantes del desierto’ (2001), ‘La Venganza’ (2002/03), ‘Te voy a enseñar a querer’ (2004/05) y ‘Tierra de Pasiones’ (en el 2006). Además, fue presentadora de ‘¡Oh, qué será!’. Además de su extenso recorrido en la televisión y el teatro, Catherine fue solista de la Compañía Colombiana de Ballet Clásico, de 1987 hasta 1992.

Cuando se habla de Catherine Siachoque, inevitablemente se debe mencionar que se trata de una de las más perversas villanas de telenovela de los últimos tiempos. Cuando se habla con ella, su trato cordial, su suave voz y su dulce sonrisa ofrecen una imagen completamente distinta a las malvadas de ‘Tierra de pasiones’, ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘La venganza’ y ‘Amantes del desierto’, en las que fue responsable por la muerte de al menos unas tres decenas de personajes.

Ahora, la actriz de 36 años, que después de estar durante dos años viviendo en Miami donde hizo de villana para la cadena Telemundo en dos ocasiones en ‘Tierra de Pasiones’ y ‘Pecados Ajenos’; viajó de nuevo a su natal Colombia, donde hará el papel de Doña Hilda, en la versión de Telemundo de la exitosa serie colombiana: ‘Sin tetas no hay paraíso’, donde Miguel Varoni, su esposo, será el director de esta gran producción.

Catherine Siachoque se metió en la piel de Inés Vallejo en ‘Pacados Ajenos’, una sensual y atractiva mujer, pero algo vulgar. Hipócrita y astuta, siempre deseó ser la esposa de Rogelio (Ariel López Padilla), por la ventaja que representa disponer de un hombre rico y supuestamente fácil de manipular. Maestra de la simulación, hizo creer a Natalia (Lorena Rojas) que podía confiar en su amistad. Ayudó a Ágata (Lupita Ferrer) a tender una trampa a Natalia; con el precio es adueñarse de Rogelio y de la fortuna de los Mercenario. Fue amante de Rogelio en el pasado, y supuestamente tuvieron un hijo: Charlie, aunque al principio de la historia también se dijo que era hijo de Manuel (Sebastián Ligarde), su amante de toda la vida. La ambición exacerbada de Inés, la hizo cometer las peores infamias, sin medir las consecuencias de sus actos. Con tal de conseguir lo que quiere, es capaz hasta de destruir a su propio hijo.

-¿Qué te hizo dejar tu país natal para irte a vivir a Miami?
Estoy totalmente enamorada de Miami, lo mismo que mi esposo. Es una ciudad que tiene todo lo que tú quieras. Lo que tú busques, lo encuentras en Miami. Además, tiene un poquito de cada parte de Latinoamérica. Y la comida es deliciosa. Es como si uno estuviera viviendo en el lugar al que va de vacaciones. Colombia, mi tierra, es mi tierra y no la puedo cambiar por ninguna otra. Y siempre va a estar ahí. Yo siempre voy a ser colombiana, boyacense, como el resto de mi familia.

-¿Cómo la veía la gente en Miami?
La gente es muy amorosa. Son supercálidos. Tengo la fortuna de que mis malas no sean odiadas, sino amadas, porque soy la parte mala que todo el mundo lleva adentro.

-¿Cómo fue la forma de vida en Miami, con Miguel?
Cuando él estaba trabajando, me convertí en una handywoman, hacía reparaciones en la casa y hasta aprendí de remodelación. Iba todo el tiempo a Home Depot y era muy feliz en las tareas de la casa.

-¿Cómo llevas la relación con tu esposo?
Muy bien, seguimos siendo novios. Felices, estoy casada con el mejor hombre de la vida y eso hace que todo marche bien. Nos ayudamos. Se ve reflejada mi vida personal en mi trabajo.

-¿Qué te dice Miguel Varoni por tantos cambios de físico que se hace?
Tengo la ventaja de que él hace lo mismo. Y le gusta mucho eso de que no me apegue a como me siento bonita. Aunque prefiero el pelo largo.

-¿No le hacen falta los niños?
Le estamos dando máximo dos años de espera al tema. Pero es que estamos muy contentos como estamos. El día en que realmente queramos, lo haremos. Para mí, por ejemplo, lo profesional nunca estará por encima de lo personal. Pero somos tan felices juntos que hoy no necesitamos de un bebé todavía.

-¿Qué te hizo aceptar trabajar en ‘Pecados Ajenos’?
No tenía esta telenovela en mis planes. De pronto me llegó esta historia que ya tenía un elenco impresionante y un libretista que ya había tenido un gran éxito con ‘Tierra de pasiones’. Uno de los aspectos que más le atrajo del papel de Inés en ‘Pecados Ajenos’ es que se trata de una mujer mayor que yo. Para mí, una mujer, mientras más años tiene, más pasado tiene y más cosas en su corazón y su mente. Tiene muchos secretos, es una mujer más rica en vivencias. Además, Inés, al principio, tenía que ocuparse de un hijo. Eso me enriquecía mucho; vivir, aunque sea en una telenovela, el hecho de ser madre es una gran experiencia. Me hizo mucha ilusión jugar a ser madre de un muchacho ya grande. ¡Cómo no iba a aceptar!

-¿Qué semejanzas tienes con Inés, tu personaje?
Uno le pone mucho al personaje de sí mismo y también recibe mucho de éste. El hacerlo de un solo lado no me parece sano, ni sincero. Un personaje bien estructurado siempre te va a dejar algo, y yo les doy también mucho de mí.

-¿Cómo fueron las grabaciones al principio?
Uno empieza a conocerse con su personaje. Yo siento que éstos, si están bien escritos, tienen su propia energía, por lo que me siento en la obligación de, con mi técnica y mi intuición, tratar de encontrar esa energía, esa personalidad. Al final de la novela, yo espero que la gente tenga una idea completa del personaje que se hizo, con sus cualidades y sus debilidades. Tal vez por eso me llaman, para que los personajes se parezcan a mí.

-¿Qué tiene de diferente este personaje de los otros?
Hacer de villana no es fácil. Tengo la fortuna de que no siempre soy la que quiere matar y vengarse. Tengo matices diferentes y cuento con profesores muy buenos, que siempre me ayudan a darles un tono diferente a las malas. A este personaje de Inés la identifico como un perrito de asadero: muerde, pero de pronto bate la cola y ladra, pero se asusta y sale corriendo. Es complicadísima y, por eso, me tiene contenta: me hace esforzar todo el tiempo.

-¿No te cansas de hacer siempre de villana?
Yo no creo que esto sea de tratar de demostrar si sirvo para hacer otras cosas o no. No me interesa. A mí me gusta actuar y punto. No me aburro, me fascina.

-En la telenovela has tenido unas candentes escenas lésbicas, junto a Sandra Eichler, ¿cómo te sentiste?
La actriz me encanta, es muy seria y muy profesional y, gracias a eso, las escenas fueron muy creíbles. Fueron muy divertidas las escenas y hubo muy buena química.

-¿Y cómo te sentiste al protagonizar las escenas apasionadas junto a Jencarlos Canela?
Fueron escenas muy difíciles porque tuve que “acostarme” con varios personajes en la novela. Además, para seducir a Alfredo tuve que ser muy atrevida porque Inés era una mujer mayor que él.

Sebastián Ligarde


Sebastián Ligarde, nacido el 26 de enero de 1954 en Puebla de Zaragoza (México) es un actor premiado como el mejor actor mexicano conocido por su trabajo en telenovelas y en la pantalla grande.

Amedee Gerardo Ligarde Mayaudon, su verdadero nombre, comenzó su carrera de interpretación en México en ‘El juego la Fortuna y los Ojos de los Hombres’ en 1974. Obtuvo su primer papel cinematográfico en ‘Supervivientes de los Andes’. Luego se fue a México para seguir su carrera de interpretación. Aunque, apareció en varias producciones de películas estadounidenses antes del encuentro del trabajo estable en su natural México.

Ligarde se hizo conocido en México, después de el papel de Memo en ‘Quinceañera’, en 1987. Y ha obtenido papeles populares en novelas como en ‘Lo Blanco y lo Negro’ (en 1992), ‘Entre la Vida y la Muerte’ (1993), ‘María la del Barrio’ (1995), ‘Tú y yo’ (1996), ‘Tormenta de Pasiones’ (2004), ‘Belinda’ (2004), ‘Olvidarte Jamás’ (2006), ‘Mi vida eres tú’ (2006), y ‘Acorralada’ (2007), entre muchas otras, lo han mantenido como un nombre conocido. Ligarde generalmente es visto interpretando la parte de villano, degenerado, o el sinvergüenza.

Su último proyecto ha vuelto a ser de villano en la telenovela de Telemundo: ‘Pecados Ajenos’, en el papel de Manuel, un hombre apuesto, aunque ambicioso, frívolo y sin escrúpulos. Fue amante de Inés (Catherine Siachoque). Fue capaz de hacer lo que fuese por dinero. Se alió con Inés y Ágata (Lupita Ferrer) para destruir a Natalia (Lorena Rojas), pero cuando ellas le dieron la espalda, trató de sacar provecho de lo que hizo. Se hizo amante de Ágata, por interés, aunque le sale el tiro por la culata, pues Ágata es demasiado hábil para caer en sus manipulaciones y lo acabó asesinando.

Carlos Camacho


Carlos Humberto Camacho, su verdadero nombre, nació el 9 de junio de 1971, en Colombia, se le conoce por haber trabajado en proyectos como: ‘Guajira’ (1996), ‘Destino de mujer’ (1997), ‘Prisioneros del amor’ (1997), ‘Alicia en el país de las mercancías’ (2000), ‘Angélica pecado’ (2000) y sus dos últimos personajes en ‘La Viuda de Blanco’ (2006/07) y ‘Pecados Ajenos’ (2007/08).

Modesto y con una sensibilidad a flor de piel, este actor colombiano tiene muy poco que ver con el papel que interpreta en ‘Pecados Ajenos’. Y es que Carlos Camacho, aunque se declara un rendido admirador de la mujer, está muy lejos de mostrar la prepotencia y vanidad que le caracteriza en la pequeña pantalla. Además, él también canta al mismo tiempo que hace sus papeles actorales.

Carlos Camacho dio vida a Saúl Farrera en la telenovela ‘Pecados Ajenos’, que era un hombre atractivo, con aires de conquistador, simpático y en apariencia poco complicado, aunque en el fondo era un tanto inseguro emocionalmente, y tiene pavor al matrimonio. Él era el mejor amigo de Adrián (Mauricio Islas), y trabajaba en la misma empresa. Un hombre confiable y seguro de sí mismo. Admiraba a Adrián, al que veía como a un hermano, por lo que trataba de ayudarlo a salir adelante en sus conflictos matrimoniales. Soltero empedernido, el corazón de Saúl, a pesar de sacarle bastantes años en adelante, fue conquistado por Mónica (Alicia Plaza), de quien se enamoró, pero después le roba el corazón Rosie (la hija de Mónica).

-Recientemente te vimos en ‘La Viuda de Blanco’, interpretando al Doctor Dimas, ¿qué representó esa telenovela en tu carrera?
En primer lugar me ha dado la posibilidad de ser conocido en otros países y, además, ha sido un auténtico honor para mí poder participar en una historia escrita por Julio Jiménez, al que admiro mucho.

-¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a la interpretación?
Desde niño. Con ocho años empecé a hacer teatro y con 13 hice mi primer papel en televisión. Desde entonces no he dejado de trabajar.

-¿Has encontrado algún punto en común entre Dimas o Saúl y tú?
Lo único que comparto con él es su energía y su buen humor. A ambos nos gusta hacer que la gente que está a nuestro lado lo pase bien.

-¿Y en cuestión de mujeres?
Ahí sí que no nos parecemos en nada. En primer lugar, para que una mujer le guste a Dimas o a Saúl debe cumplir ciertos requisitos, mientras que para mí todas son bonitas. Tampoco me identifico en la prepotencia que muestran a la hora de conquistar a las mujeres, ni en lo pedantes que son.

-¿A qué armas de seducción recurre Carlos Camacho?
Bueno, yo llevo tres años felizmente casado y hace tiempo que no me dedico a ello, pero creo que a una mujer hay que sorprenderla para que se fije en ti. Y eso es algo realmente difícil, porque son muy perspicaces y siempre van por delante.

-¿Y qué debe tener una mujer para que te fijes tú en ella?
Lo primero que busco es que me dé paz y lo segundo, que sea alegre. Por supuesto, también es muy importante sentirme apoyado y saber que, si un día me resbalo, ella estará ahí para empujarme hacia delante.

-¿Qué te hace perder el interés en una mujer?
Que huela mal y luego, aunque es secundario, si la falta de sentido del humor.

-Tú ya has salido con varias actrices, como Sonya Smith y Silvia de Dios, ¿tu esposa también lo es?
No, ella es publicista.

-¿Cómo os conocisteis?
Asistió a un concierto que di en Nebraska y nos presentaron.

-Así que también cantas...
Sí, prácticamente empecé a cantar al mismo tiempo que a estudiar teatro. Con 15 años ya actuaba en bares con un grupo de músicos.

-¿Qué tipo de música interpretas?
Soy un bolerista apasionado.

-¿Has grabado algún disco?
Sí, tengo dos. El último fue la banda sonora de una telenovela que protagonicé en el año 1998, ‘El Amor es Más Fuerte’. Desde entonces me he dedicado más a la actuación, pero ahora he vuelto a interesarme por la música y he empezado a trabajar con Julio Reyes, un compositor colombiano que vive en Miami.

-¿Cuál es tu mejor virtud y tu peor defecto?
Mi mejor virtud es la constancia. Y mi mayor defecto es que soy demasiado perfeccionista.

-El actor suele ser nómada, ¿tú has vivido en muchos países?
La mayor parte de mi vida la he pasado en Colombia, pero también he vivido en Venezuela e Italia y, desde hace cuatro años, en Estados Unidos.

-¿Qué sueles hacer cuando tienes tiempo libre?
Cada vez me gusta más la literatura. Últimamente he leído varios libros del autor colombiano Santiago Gamboa, pero también siento predilección por otro compatriota, Gabriel García Márquez.

-¿Ya has probado suerte en el cine?
Sí. Precisamente, hace unos meses se estrenó en Estados Unidos una película en la que he trabajado con América Ferrara (‘Ugly Betty’), que se titula ‘Hacia la oscuridad’ .

-En este momento, ¿cuál es tu mayor sueño a nivel profesional?
Me encantaría hacer teatro en Nueva York y cine en España.

Alicia Plaza


Alicia Plaza, nacida el 30 de abril de 1957 en Caracas (Venezuela) es una veterana actriz venezolana de teatro y telenovelas. Ha trabajado en varias telenovelas, y recientemente ella ha participado en varias producciones en Miami, Florida. Alicia también es cantante y, además, ha dado clases de canto.

Esta actriz venezolana ha estado en producciones como: ‘Rosangela’ (1979), ‘Pobre diabla’ (1990), ‘Trapos íntimos’ (2002), ‘Negra consentida’ (2004), ‘Mi vida eres tu’ (2006), ‘Acorralada’ (2007) y su última participación en ‘Pecados Ajenos’ (2007/08), entre muchas otras.

Alicia interpretó a Mónica Rojas en ‘Pecados Ajenos’, dando vida a una mujer extrovertida, alegre, sencilla, simpática, inteligente e ingeniosa. Fue maestra de Natalia en la universidad y acabaron siendo grandes amigas. Procuró ayudar a Natalia en todo lo que pudo. Se enamoró de Saúl, con quien vive una tormentosa historia de amor. Al inicio de la historia estaba recién divorciada, y al ser una fiel creyente del matrimonio, desea volver a casarse, siendo para esto Saúl el partido ideal. Fue terriblemente imprudente, dicharachera a morir, y nadie que estuvo con ella pudo aburrirse.

Maritza Rodríguez


Maritza Rodríguez, nació el 1 de septiembre de 1975 en Bogotá (Colombia). Actriz y cantante, ha interpretado numerosos personajes en telenovelas.

Su primera telenovela fue ‘La Mujer en el espejo’ en 1997, interpretando un papel secundario. En el año 2000 participó en ‘La Revancha’ en el papel de Mercedes Riverol. En ‘Amantes del Desierto’ (2001) tuvo un papel protagonista (Bárbara de Santana) junto a Francisco Gattorno; en el 2002 fue protagonista de la telenovela ‘Milagros de Amor’ donde interpretaba a Milagros. En 2004 participó en ‘Ángel Rebelde’ en el papel de Cristal, y en 2006: ‘Olvidarte jamás’ y ‘Amor sin condiciones’.

Actualmente, Maritza se convirtió en madrastra de Daniela y Álex, hijos de su esposo Joshua Mintz. Maritza Rodríguez, la misma mujer de cara angelical que hace más de una década saltó de las pasarelas a la televisión, hoy vive su mejor faceta: está casada con el amor de su vida, comparte el trabajo con el cuidado de sus hijastros y dejó a las villanas atrás: entró a la etapa final de ‘Pecados Ajenos’ (novela de Telemundo) y nuevamente hace el papel de buena.

La condición de casada no ha sido un cambio extremo para ella. Al contrario, siente que su vida ahora cuenta con ese apoyo moral que le hacía falta y, aunque su esposo, Joshua Mintz, VP de Estrategia de Talento de la cadena Telemundo, viaja bastante, entre ambos han creado un 'amoroso complot' que viven día a día. "Entre nosotros existe una confianza en extremo, nunca hay una mentira, por pequeña que sea. Compartimos las responsabilidades de la casa y trabajamos para sorprendernos diariamente".

-¿Cómo es la vida de la nueva Maritza?
De paz. Cuando no trabajo, me levanto, hago el desayuno, montamos en bicicleta con Joshua, vamos a la playa y compartimos con los niños. Somos un equipo, yo lo apoyo y él a mí. Me gusta cocinar en la casa y compartir momentos solo para nosotros.

-¿Y cómo le ha ido de madrastra?
Es un rol nuevo porque nunca antes lo viví, pero soy paciente y los niños también lo son conmigo. Compartimos tiempo, pero sin que ellos sientan que yo soy quien manda y la que impone las órdenes. Disfruto en extremo el día a día juntos... Hasta me dicen 'Madritza'.

-¿Hubo miedo de jugar ese nuevo rol?
No puedo negar que al comienzo me entraron nervios, porque uno no sabe cómo entrar en una relación cuando hay hijos. No se sabe qué va a pasar, pero las cosas fueron fluyendo de una forma positiva... Es como si entrara a una novela, justo en la mitad de la historia, pero entre nosotros hay una conversación clara y limpia. Me quieren mucho y me respetan.

-¿Y cómo le va con la 'ex' de Joshua?
Es una mujer muy tierna y respetuosa. Confía en mí tanto que a veces viajo sola con sus hijos. Hay mucho amor entre nosotros y estoy feliz.

-No es fácil ganarse el cariño de los preadolescentes, ¿cómo lo logró?
Les respeto la convivencia que tienen con su papá, pero le agradezco a Dios que son niños muy dedicados, cariñosos y cultos. Vamos a la piscina juntos, jugamos o los recojo en el colegio, vamos a cine y somos cómplices.

-¿Se está preparando para ser 'mamá'?
En ningún momento se me ha pasado por la cabeza que los niños son mi escuela. Voy a debutar cuando sea mamá.

-¿Y cuándo será eso?
En el 2010. Me gustaría que fuera una nena y queremos que se llame Laura.

-¿Cómo logra mantener un matrimonio cuando los dos viajan tanto?
El amor es un lazo fuerte, pero la base principal es preocuparse por fortalecer la confianza y trabajamos para eso. Quiero que él sienta que yo estoy aquí, sin estar acá. Nunca hay mentiras entre nosotros y nunca se me pasa por la cabeza que él me pueda mentir. No dudo.

-¿Pero a veces hay celos?
Si ficho a alguien que mira a mi marido con insistencia, es imposible no sentir cosquillitas porque lo amo, pero confío en lo que le estoy dando a él y no creo que él pueda quebrarse frente a alguien. Lo que uno decreta es lo que uno atrae y sé que en mi casa nunca va a llegar la infidelidad ni de parte mía, ni de la de él.

-Pero el mundo del espectáculo no es fácil...
Sí, pero he crecido espiritualmente. El trabajo te sube, te baja, te quita el piso, te lo vuelve a poner y hay un juego muy agresivo contra ti. Pasé por una etapa triste, pero quería ser feliz y lo conseguí.

-¿Extraña Colombia?
Desde el 2000 empecé a hacer novelas en Miami; adoro mi cultura y el lenguaje laboral que se da por allá y sí anhelo regresar a mi país cuando me ofrezcan una novela chévere. Además, añoro la familia, la sopa de lentejas de mi mamá, la carne desmechada, estar con mis hermanos...

-¿Y cómo enfrenta el agitado mundo de los chismes del mercado latino?
Nunca he estado en chismes ni en Colombia ni aquí. Desde que dejé de modelar y de presentar 'Panorama' y me dediqué a convertirme en actriz, quería que la gente me creyera y me preocupé de que solo hablaran de mi trabajo. Los escándalos que suben rating no me interesan.

-Ingresó a Telemundo...
Ya llevaba cuatro novelas con Univisión y recibí la oferta de Telemundo. Llegué a la etapa final de 'Pecados Ajenos' y allí hago el papel de hermana de Catherine Siachoque. Entré para hacer de buena y me emociona, porque ya llevaba tres villanas.

-Ahora hace parte del canal en el que su esposo tiene un cargo directivo, ¿hay rumores hartos frente a su ingreso?
Yo me hago la loca con ese tema, no me dicen nada, pero me imagino que el rumor debe existir. La realidad es que antes de ser la esposa de Joshua, soy Maritza Rodríguez. Nadie me está haciendo un favor, sé quién soy yo y mi trabajo habla por mí...

-¿Qué tanto influye él en su carrera?
Mucho, porque es mi esposo y quiere lo mejor para mí, pero hay decisiones que solo tomo yo.

-Ahora luce más delgada, ¿cambió su rutina de ejercicios?
Me estoy cuidando mucho porque desde que llegué a Estados Unidos me estresa un poco saber que todo tiene hormonas. Pensé que estaba enferma del colon, pero no, y terminé comiendo muchas cosas integrales, lácteos de soya, dejé el pollo y la carne roja. Hago ejercicio tres veces a la semana con una entrenadora argentina y no dejo mis masajes con Gloria Hincapié cada tres días.

-¿Y qué piensa de las cirugías plásticas?
En 1994, cuando participé en Miss Mundo, me hice la nariz y una liposucción, pero ya tengo varias cirugías reservadas para mi vejez y para cuando sea mamá, por si quedo gordita.

Jencarlos Canela


El cantante y actor de ‘Pecados Ajenos’ (producción de Telemundo) nos habló sobre sus planes y su deseo por ayudar a los necesitados. A los seis años de edad, Jencarlos Canela tenía muy claro su pasión por el canto y fue así como debutó en una fiesta familiar.

Canela recuerda que su presentación no fue la mejor y, hasta el día de hoy, asegura que sus padres pagaron para que lo aplaudieran. Pero en vez de desanimarse, sus ganas de seguir cantando lo llevaron a tomar clases de canto, percusión, piano y guitarra.

Después de varios años, Jencarlos logró entrar al mundo de la música como cantante principal de un grupo juvenil. A finales de 2002, decidió lanzarse como solista, mientras estudiaba en la escuela de artes New World School of the Arts en Miami, FL, donde también reside. Allí se preparó en todas las facetas y hasta recibió clases de actuación del actor mexicano Sebastián Ligarde.

Ahora, este joven de 19 años, nacido en Estados Unidos y de padres cubanos, participa en la telenovela de Telemundo, ‘Pecados Ajenos’, al lado de Mauricio Islas, Lorena Rojas, Catherine Siachoque, Sonya Smith y hasta su ex profesor, Ligarde.

Jencarlos también tuvo la oportunidad de cantar el tema principal de la novela ‘Dibujemos un mundo’, junto a la cantante dominicana Cristal Marie. Con su doble talento, este chico cautivó a los ejecutivos de Telemundo y es por esto que le concedieron hacer su primer protagónico en la nueva novela musical del canal, ‘Ídolos de juventud’, que se estima salga al aire a mediados de este año.

Y, aunque parezca dedicado totalmente a la actuación, Jencarlos saca tiempo para trabajar en su primer material discográfico de la mano del reconocido productor musical Rudy Pérez. Jencarlos asegura que este disco es sólo el primero y que su deseo es llevar su música al mundo entero.

Jencarlos interpretó a Alfredo Torres en ‘Pecados Ajenos’, un joven apuesto, afectuoso, noble, sincero, buen hermano y buen hijo. Le afectaban mucho los conflictos de sus padres y trataba de evadirlos. Vio el anuncio de divorcio de Elena (Sonya Smith) y Adrián (Mauricio Islas) como una liberación personal. Llegó a ver a Natalia como una segunda madre, lo que le causó graves conflictos con Elena. Se enamoró al principio de María (Ximena Duque) y viven una tormentosa historia de amor y, a pesar de vivir momentos apasionados y de ilusionarse con una mujer mayor que él: Inés (Catherine Siachoque), finalmente, él consigue ser feliz al lado de Gloria (Sofía Stamatiades).

-Apenas tienes 19 años y has logrado mucho, ¿cómo te sientes?
Cuando uno hace las cosas por las razones adecuadas y uno la está pasando bien, uno ni se da cuenta y el tiempo pasa y pasa. Estuve de gira en República Dominicana y vi una revista y escribieron algo de mí y decía "ha realizado más de ochenta conciertos y con 18 años". Yo tenía 18 años en ese entonces y yo dije esto tiene que ser mentira no puede ser que hemos hecho más de ochenta conciertos. Es increíble que yo esté haciendo lo que amo, ni me doy cuenta. Es un privilegio poder vivir de lo que uno ama. Me siento muy agradecido con la gente por darme la oportunidad de poder vivir esto.

-¿A quién te gustaría seguirle los pasos en el mundo musical y en el actoral?
Tuviera que decirte Julio Iglesias, cada vez que lo digo la gente se queda asombrada. Yo siempre digo que la cosa no es llegar, sino mantenerse, y Julio Iglesias es una prueba de eso. No solamente llegó, sino que trabaja incasablemente, siempre esta ahí. Para mí es un gran ejemplo y enseñanza. De la actuación tendría que decir Antonio Banderas, Andy García, Tom Hanks, para mí es un gran actorazo, Al Pacino y Kathy Bates.

-En ‘Pecados Ajenos’ haces el papel de Alfredo Torres, un joven noble, apuesto, sincero buen hermano y buen hijo, ¿te pareces al personaje?
Todo eso es lo contrario de lo que soy yo en la vida real. Yo quise ser lo más lejano a un santo que vas a poder conocer. Alfredo es un muchacho muy tranquilo, sereno y maduro. De tranquilo yo no tengo nada, siempre estoy haciendo algo, no me canso. Pero Alfredo es muy familiar y lucha por el amor, hablando de amor le gustan las mujeres mayores (como Inés, que interpreta Catherine Siachoque) y en eso si nos parecemos mucho.

-¿Tienes alguna anécdota curiosa que te haya ocurrido en el set de la novela?
Hay como una guerrita entre Mauricio Islas y yo. Créanme que la voy a ganar estamos uno a cero, él me va ganando. Nunca se lo voy a perdonar, en una escena estábamos comiendo y me puso un chile enorme en el plato. La escena se repitió cinco veces y si Alfredo come chile, a comer chile. Al terminar las escenas ya me había comido cinco chiles. Cuando dijeron “corten”, me fui corriendo para el baño, yo tome tanta agua ese día que podría haber sobrevivido como un mes en el desierto. Después de eso te puedes comer lo que quieras. Para Mauricio comerse un chile debe ser como caramelo. Me estoy imaginando una venganza, pero quiero atraparlo vulnerable.

-Sabemos que ayudas con las obras sociales, háblanos de tu rol como vocero...
Siempre trato de estar involucrado en una fundación, trato de ayudar porque eso para mí es sumamente importante. Con Voices For Children tuve la oportunidad de ser la imagen juvenil de esta fundación. Y Miami Beach me escogió para ser la imagen de la ciudad con una campaña que se llama 257. A través de esa campaña me abrieron muchas puertas para ser vocero y embajador latino de muchas otras fundaciones, como la de Christopher & Dana Reeve Foundation. Para mí es un honor porque el ayudar es muy importante y no solamente en general, pero ayudar a los niños que son el futuro de este mundo. Quizás estés ayudando a un niño de dos años que no vaya hacer tu doctor, pero sí el doctor de tus hijos. Creo que hay que empezar desde abajo, que es la juventud. También es muy importante para mí el amor, siempre hago la seña con la mano de paz, amor y optimismo.

Sofía Stamatiades


Sofía Lama Stamatiades, de origen griego, nació en Puebla, México, el 9 de junio de 1987. Tiene 20 años y en la televisión mexicana ha sido conductora y actriz. Ha participado en teatro, como en ‘El Club de los Cinco’ donde actuó al lado de los actores Alejandra Lazcano y Alejandro de la Madrid. En las telenovelas; ‘Soñadoras’, donde se dio a conocer como Huesitos y en diversos programas unitarios como ‘La vida es una canción’, ‘Lo que callamos las mujeres’ y ‘Dos chicos de cuidado’.

Actualmente la hemos visto interpretando a Gloria Mercenario en ‘Pecados Ajenos’, transmitida en Telemundo. Donde da vida a la hija de Natalia (Lorena Rojas) y Rogelio (Ariel López Padilla), quien es además consentida y malcriada por su abuela Ágata (Lupita Ferrer). Es una joven que heredó la belleza de su madre y el carácter de su abuela. Natalia vive temerosa de la cercanía de ambas, y desea sustraerla de la influencia negativa de Ágata. Como Gloria es la favorita de Ágata, hace su voluntad, apoyada en la autoridad de ésta. Luis, su hermano, trata de moderarla, sin mucho éxito. Se enamora de Charlie, para luego descubrir que es un amor que no puede ser, lo que la hace sufrir. Su carácter cambia conforme transcurre la historia. Llega a madurar, después de todos los golpes que le da la vida, y termina comprendiendo que su madre es una buena mujer, y que la quiere por encima de todo. Su romance con Charlie (Roberto Plantier) culmina después de un sin fin de contratiempos con momentos muy amargos. Pero, acabó encontrando el amor al lado de Alfredo (Jencarlos Canela).

-Sofía, ¿qué te lleva a realizar el viaje de Puebla al México DF?
Cuando terminé ‘Entre Pingos’, que fue el primer programa que hice, me llamaron de Disney Club para conducirlo, pero era un programa fuera de mi estado, pero mi familia me apoyó y mi mamá me dijo que si eso era lo que quería hacer ella me iba a ayudar para que no faltara a la escuela, así que todos los días en la mañana iba a la escuela y en las tardes y los fines de semana me iba al México, que esta a dos horas, pero siempre me llevaba mi mamá.

-¿Te tomó tiempo adaptarte o descubriste que estar ahí era lo tuyo?
Al principio sí, porque eran muchas horas de trabajo y no tenía mucho tiempo para hacer la tarea o para estar con mis amigos y mi familia, pero luego me di cuenta que era realmente lo que me gustaba hacer, así que me di cuenta que cuando uno quiere hay tiempo para todo.

-¿Por qué de Sofía Lama Stamatiades optaste por Sofía Stamatiades?
Porque Sofía Lama es un poco común, de hecho solo en Miami hay como seis Sofías Lama (risas), entonces cuando entre a Disney Club me dieron esa opción y pues me gustó y, aunque es un poco complicado, es muy original.

-Sofía, en la pequeña pantalla, has actuado pero a la vez has realizado conducción, fuiste presentadora del programa ‘PorQue No’ (de TV Azteca en el 2005), ¿cuéntanos de esa experiencia?
Fue padrísima, porque fue un programa que en el que podía ser yo misma y, además, viaje por muchas partes del mundo, como Sudamérica, así que mi trabajo era divertirme y viajar, de hecho todos esos videos se pueden ver en mi página: www.sofiastamatiades.com

-En uno de los reportajes que te toco hacer, hiciste paracaidismo, ¿se puede decir que venciste a la fobia de las alturas?
Pues la verdad siempre he sido muy aventada para todo eso, me encantan los deportes extremos y el paracaidismo era lo único que me faltaba hacer y la verdad ha sido de las mejores experiencias de mi vida.

-Y recordando tus inicios en la conducción en ‘Entre Pingos’, ¿qué recuerdas?
Que era muy mala (risas), pues fue lo primero que hice y con el tiempo aprendí muchísimo porque además tenía 11 años y no es fácil conducir un programa de una hora y en vivo.

-En ‘Disney Club’, tenías 14 años, ¿cómo fue trabajar al lado de Mariana Torres?
Padrísimo, ahí nos conocimos y hasta ahorita es de mis mejores amigas y, aunque han pasado muchos años tenemos la suerte de que nos ha tocado juntas en varios proyectos.

-Ahora os vemos a ambas en ‘Pecados Ajenos’, ¿son muy buenas amigas?
Sí, de hecho vivimos juntas por tercera vez, dos veces en México y, está vez, en Miami.

-Hablemos de tu personaje en esta telenovela ‘Pecados Ajenos’, Gloria es hija de Natalia y Rogelio, quien es además consentida y malcriada por su abuela, quien heredó su carácter, ¿qué es lo más difícil que le toca vivir a Gloria Mercenario?
La prostitución, ya que es inmadura y algo tonta así que es algo que se le hace muy fácil, nunca se imaginó que iba a ser el inicio de todos sus problemas, porque obviamente vivió muy malas experiencias.

-¿Y que actitudes negativas tiene Gloria?
Que es muy envidiosa, ya que siente que si ella no es feliz, la gente de su alrededor tampoco tiene derecho a la felicidad.

-¿Y positivas?
Que es muy fuerte porque, a pesar de haber crecido en una familia así y que ha vivido cosas muy duras, ella sigue adelante.

-A Gloria, ¿se le hace rutinario ser prostituta o esto le lleva a la infelicidad?
La lleva a la infelicidad porque se da cuenta que la salida fácil no siempre es la mejor.

-¿Por qué busca esa salida, si sabe que no la hace feliz?
Porque por ser una niña consentida que nunca movió un dedo y no quiere trabajar en nada que requiera esfuerzo, pues se le hizo muy fácil, y tomo la decisión sin pensar en las consecuencias.

-¿Digamos, que conoce el sufrimiento al enterarse de una supuesta verdad y quiere aún seguir sufriendo?
Pues sí, es de esas personas que cree que no se merece la felicidad porque nunca ha encontrado el verdadero amor, y cree que todo el mundo la odia.

-Sofía, ¿a qué trabajo le dirías que no?
A todo lo que no tenga que ver con la radio, la tele, el teatro o el cine.

-¿El tema de los besos, sigue siendo un imposible en tu carrera?
No, nunca lo ha sido, aunque es incomodo besarte con alguien que a veces ni conoces, pero ni modo, es parte de esto.

-¿Qué actitud tomas frente la vida, cuando te toca vivir momentos duros?
Fortaleza e inteligencia para saber que hacer.

-¿Por qué haces todo lo que haces?
Porque me encanta todo lo que hago.

-¿Eres hogareña?
Sí, muchísimo, me encanta ver la tele, leer, limpiar mi casa y estar en la computadora, además me encanta ver películas y hacer reuniones en mi casa.

-¿Has tenido mascotas o tienes alguna?
Sí, tengo un Chihuahua que se llama Diego, pero se quedó con mi mamá en México.

-¿Un sueño cumplido y uno por cumplir?
Hacer teatro (‘Vaselina’) y, por cumplir, hacer Cine.

-¿Un amor platónico?
Gael García.

-Una frase de lección...
“Nunca dejes de sonreír, ni siquiera un momento, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa”.

-Después de haber acabado las grabaciones de ‘Pecados Ajenos’, ¿qué proyectos nuevos tienes a la vista?
Ahorita quiero terminar mi carrera de cine, y tomar clases de comedia musical.

-¿Y cómo te encuentras en el ámbito sentimental?
Pues muy bien, aunque soltera.

- Para finalizar, ¿qué temas hacen que la novela (‘Pecados Ajenos’) capten tanto el interés de los televidentes?
La prostitución, la homosexualidad y el aborto porque son temas fuertes, pero reales.

Alonso Espeleta


Alonso Espeleta nació el 26 de julio de 1985, en Durango (México). Desde pequeño siempre quiso y supo que quería ser actor, sueño que se le cumplió a los 13 años cuando ganó ‘Thespian of the year’ (actor del año) en la escuela americana Culver.

Mientras esperaba terminar la preparatoria, entró en una compañía teatral, donde continuó su formación como actor, se presentó en los mejores teatros de la ciudad en obras como ‘La cantante calva’, siendo empleado en una obra con mensaje social, patrocinada por el gobierno. Al mismo tiempo, probó suerte en otros ámbitos del entretenimiento cuando logró tener un programa de radio que condujo durante un año, con gran éxito, titulado ‘Efecto directo’.

A los 18 años se mudó a Los Ángeles donde siguió su preparación en la actuación, estudiando en la academia ‘Stella Adler’, después continuó con enseñanzas de Eugene Lazarev, Tim McNeil y Amy Lyndon. En Los Ángeles estelarizó las obras teatrales ‘The odd couple’, ‘The crucible’, ‘The diary of Adam and Eve’ y participó en los cortometrajes ‘Epiphany’ (patrocinado por The Hollywood Foreign Press) y en ‘Un-concious’, entre otros.

Recientemente, ha participado en ‘Pecados Ajenos’ (de la cadena Telemundo), dando vida a Luis Mercenario, un muchacho atractivo, homosexual, serio, formal, aunque inestable emocionalmente, gracias a los conflictos que vive dentro de su familia. Adora a Natalia (Lorena Rojas), su madre, y está dispuesto a enfrentar a su padre Rogelio (Ariel López Padilla) y a su abuela Ágata (Lupita Ferrer), para apoyarla. Sufre muchísimo, cuando cree que Natalia ha muerto, y recibe como un milagro la noticia de que está viva. Cuando se reunió con ella, es el primero en creer en su inocencia. Luis al principio sufría una crisis de indefinición sexual, y esto le causó grandes conflictos internos. A lo largo de la historia, después de haber vivido momentos muy difíciles en su vida, logró superar todos los obstáculos que se le presentan, autoafirmarse como ser humano, aceptarse y ser feliz con lo que es y lo que tiene. Además, vive un noviazgo clandestino con su amigo Héctor (Pablo Portillo).

-Después de varios trabajos y participaciones en obras de teatro y cortometrajes, ¿cuéntanos cómo llegaste hasta Telemundo?
Cuando me fui a vivir a México, donde contacté con Fernando Arroyo, un joven y reconocido actor mexicano, él me aconsejó acercarme a una determinada agencia y, a partir de ese momento, mi vida dio un giro de 180 grados. Estuve sólo tres semanas en México. Fue para finales de julio que mi perfil fue enviado a Telemundo y fui seleccionado para hacer un casting para ‘Pecados Ajenos’.

-¿Cómo fue el casting de ‘Pecados Ajenos’?
Llegué a Miami y estuve en un departamento casi todo el día con los libretos de los primeros 20 capítulos de la trama. Llegué al casting, creyendo que haría lectura para el papel del hijo de la sirvienta (Ramón), pero al final iba a audicionar para Luis Mercenario, el hijo de la protagonista, un papel que me gustó mucho más desde el principio.

-¿Por qué te seleccionaron para ese papel?
Frente a los realizadores del casting, hice la lectura del papel que le solicitaron, el de Luis Mercenario para conocer su “rango” y entonces me quedé con el papel.

-¿Qué te sorprende de tu personaje?
Lo que me ha sorprendido, ha sido la evolución del personaje. Inicia siendo muy sumiso y conforme, pero con el paso del tiempo, adoptó mucha personalidad y mucha confianza. Casi se ha convertido en lo opuesto de lo que inició, pero de manera positiva.

Mariana Torres


Mariana Torres, que nació el 2 de diciembre de 1987 en León, Guanajuato (México), es una actriz mexicana, mejor conocida por sus numerosos papeles en telenovelas.

La actriz mexicana a sus 15 años debutó como actriz en su natal México, en TV Azteca, en la telenovela ‘Como en el cine’, con Lorena Rojas y Mauricio Ochmann, además, allí ha obtenido su primer papel protagónico en ‘Belinda’, en el 2004.

Desde el 2006, Mariana ha vivido en Miami (Florida), donde ella ha participado en varios telenovelas producidas allí, como en ‘Acorralada’ y en ‘Olvidarte Jamás’, ambas telenovelas producidas por Venevisión para Univisión.

En el 2007, ella fue contratada por Telemundo, donde participó en la telenovela ‘Pecados Ajenos’, en su papel de Denisse Torres, una joven de gran belleza. Tiene un carácter fuerte, aunque al principio era inmadura y no sabía distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo, pues la inestabilidad de su casa influyó en ella. Sin embargo, era una joven inteligente, franca y desenvuelta. Compartía con Alfredo (Jencarlos Canela), su hermano, una gran preocupación por las obsesiones de su madre Elena (Sonya Smith), quien parecía empeñada en encontrarle a Adrián (Mauricio Islas) un desliz amoroso. Cuando su padre decide divorciarse, sufre mucho por su madre. Se enamoró de Ricardo (Eduardo Cuervo), un joven inmaduro e irresponsable, quien la hizo sufrir. Al principio no sabía si debía o no tener relaciones sexuales con él, y no encuentra en Elena la orientación que necesita, misma que más adelante encuentra en Natalia (Lorena Rojas). Se casa embarazada, para luego comprender que tanto ella como Ricardo eran demasiado jóvenes e inmaduros para saber llevar una vida de pareja. Finalmente, logra encontrar la estabilidad que tanto desea y ser feliz junto a Charlie (Roberto Plantier).

-¿Qué te hizo aceptar la propuesta de trabajar en la telenovela ‘Pecados Ajenos’?
Que en este proyecto tenemos una maravillosa combinación de juventud y experiencia. En el elenco tenemos a grandes actores, conocidísimos, que nos han adoptado y cobijado a todo el elenco juvenil; en especial Mauricio Islas y Sonya Smith. Estamos tratando de disfrutar al máximo la experiencia, porque uno no sabe cuándo va a volver a trabajar con ese gran elenco. A veces a uno le da como nostalgia de que ya va a acabar un proyecto en el que estuve unos ocho meses de mi vida, y espero encontrarlos a todos en el futuro en otro proyecto.

-Ya has trabajado con Sonya Smith en otras ocasiones, ¿cómo te sientes de estar de nuevo con ella?
Esta es mi tercera novela trabajando con Sonia. Y siempre haciendo de mi mamá. Ya nos conocemos muy bien y desde un principio ella se acercó a mí y me apoyó. Tenemos casi una relación como de madre e hija.

-¿Y qué tal con Mauricio Islas, que interpreta a tu papá en ‘Pecados Ajenos’?
Mauricio se acercó a nosotros desde el primer día a ayudarnos en cada escena, preguntando si teníamos dudas con el libreto o el papel. Es un compañero muy dulce y un gran actor. Estuve como una esponjita, tratando de absorber todo lo que pueda de la experiencia de mis compañeros. Fue una gran oportunidad el poder trabajar con Lupita Ferrer, con Sebastián Ligarde y con mucha gente que es muy respetada y muy conocida.

-Ya llevas varios años en Miami, ¿cómo llegaste a allí?
En el 2006 me llamaron para hacer una novela con Venevisión. La escritora Verónica Suárez ya había trabajado conmigo en ‘Como en el cine’ para TV Azteca en México y me ofreció la posibilidad de hacer ‘Olvidarte jamás’. Después grabé ‘Acorralada’ y luego me llamó Telemundo.

-¿Te gustó trabajar en el papel de Denisse, en la telenovela ‘Pecados Ajenos’?
Sí, me gusta este papel porque ayuda a mostrar a los jóvenes que las malas decisiones al final se pagan. Denisse es una muchacha ingenua y desorientada que pagó los pecados ajenos.

-¿Te sientes identificada con tu personaje?
Ella vive de una manera muy positiva en medio de todas sus dificultades. Me identifico con eso. Yo creo que cuando hay malos momentos en la vida no hay que desesperarse porque siempre vendrán tiempos mejores.

-Tras estar grabando muchas horas en un set, ¿qué haces en tu tiempo libre entre grabación y grabación?
Los amigos son un gran remedio para lo soledad que una siente al estar lejos de casa. Estoy sola aquí, y en el trabajo somos muchos los que pasamos por lo mismo. Estamos solos luchando por nuestros sueños y nos acompañamos y apoyamos. Casi como que nos hemos adoptado como familia y vamos al cine, paseamos o nos reunimos en casa de alguien para pasar el rato o estudiar los papeles.

-Después de tantos meses de trabajo, ¿qué sientes por tus compañeros?
Siento una gran admiración por cada uno de los que están en la novela y a todos les tengo mucho respeto. He trabajado mucho con Mauricio, con Sonia, Eduardo Cuervo y con Jencarlos Canela, que es un buen amigo. También admiro a Lorena, que es muy buena. Cuando la veo trabajar me digo: “Caray, quisiera ser como ella”.

-Interrumpiste tus últimas semanas de grabación de la telenovela ‘Pecados Ajenos’ y viajaste desde Miami a México para presentarse al casting de ‘Tormenta en el Paraíso’, ¿cómo te resultó participar en el casting?
Fue una experiencia muy buena, estoy halagadísima que el Sr. Juan Osorio haya pensado en mi para el papel y me haya invitado vía telefónica a participar del casting, viaje de volada, trate de dar lo mejor de mi y, aunque no haya sido seleccionada, me siento contenta ya que unas de mis grandes metas es estar en las filas de Televisa, y creo que éste es un paso importante y de seguro lo consigo muy pronto.

-¿Tienes nostalgia de no haber quedado seleccionada?
No, para nada, habían chicas muy talentosas y hay que dar oportunidades a nuevas actrices para que demuestren todo su potencial.

-¿Qué nuevos proyectos tienes ahora?
Tengo otros proyectos en la cadena Telemundo para una nueva telenovela que comienza a grabarse en los próximos meses, se trata de ‘Doña Bárbara’, ‘Los Treinta’ o en el programa ‘Decisiones’, también tengo otra oferta de Univisión para Venevisión, así que tengo que ver que onda.

-¿Televisa sigue en tus proyectos?
Claro que sí, ya vendrán nuevas oportunidades, apenas tengo 20 años y si Dios quiere, aún tendré chance para seguir demostrando que soy una actriz que puede desarrollar todo tipo de personajes y ahora quizás cause interés en otros productores.

-¿Tienes ya un protagónico, te gustaría protagonizar de nuevo?
Protagonicé ‘Belinda’ para TV Azteca, ahí nació mi carrera artística en las telenovelas ‘Como en el Cine’, ‘Por Ti’, ‘Dos Chicos de Cuidado’, luego vino ‘Belinda’, que tuvó una buena aceptación en México, me fui a Miami y llevó tres telenovelas más ‘Olvidarte Jamás’, ‘Acorralada’ y ahorita ‘Pecados Ajenos’ y a una actriz se le debe calificar por un papel y no por la cantidad de protagónicos que lleve, para mi basta con un buen personaje, si llegará uno yo encantada pero no es algo me quite el sueño.