Victoria Ruffo


Victoria Ruffo, que nació el 31 de mayo de 1962 en la Ciudad de México. Es una actriz de la televisión mexicana. Es hermana de la también actriz Gabriela Ruffo y de la productora Marcela Ruffo. Sostuvo una relación amorosa con el actor Eugenio Derbez, con el cual engendró al también actor y conductor de un programa de radio José Eduardo Derbez. Está casada con el político mexicano Omar Fayad, con el que tiene dos hijos.

Victoria Eugenia Guadalupe Martínez del Río Moreno, su verdadero nombre, inició su carrera en el cine en la década de los 70. Desde los 80 sólo ha hecho una película y se ha dedicado casi completamente a las telenovelas. Debido a la popularidad de su telenovela ‘Simplemente María’ (en 1989) adquirió una popularidad en países como Rusia. También ha participado en varias telenovelas como ‘Los ricos también lloran’ (1979), ‘Pobre Niña Rica’ (1995), ‘Abrázame muy fuerte’ (2000) y ‘La Madrastra’ (2005), entre muchas otras.

Su más reciente éxito lo ha protagonizado, en el 2007/08, en Colombia, con Telemundo-RTI, en la telenovela con su mismo nombre: ‘Victoria’, donde la actriz mexicana ha encarnado a Victoria Santiesteban de Mendoza, la típica ama de casa que cuando se graduó del colegio, hizo algunos cursos en la universidad y en cuanto conoció a Enrique (Arturo Peniche), se enamoró, abandonó sus estudios y se casó. Una dedicada madre y esposa, sus mayores anhelos son que sus hijos sean felices y su marido exitoso. Pasa sus días entre la disposición de la casa, que siempre está perfecta, el supermercado, el salón de belleza y las ocasionales reuniones con sus amigas de toda la vida: Camila (Diana Quijano) y Helena (Maria Elena Doering), también de su edad. Y cuando Enrique le anuncia que la abandona por otra mujer, el mundo de seguridad y tranquila rutina de Victoria, se viene abajo y se ve forzada a algo que nunca se había enfrentado antes: a preocuparse por sí misma y salir adelante por sí sola.


-¿Qué fue lo que te llevó a aceptar la oferta de Telemundo?
Me atrajo la historia, el reparto y el papel, que tiene muchos matices y es muy completo. Además, me identifico con esta mujer: las dos nos sentimos enamoradas, somos luchadoras, buenas madres y grandes amigas. La edad, sin embargo, no la compartimos. Siempre me ha tocado interpretar personajes mayores que yo. Con 20 años ya hacía de madre y a los 22 tenía un ‘hijo’ que era sólo dos años menor que yo.

-¿Cómo ha sido tu relación con los dos hombres que se disputan tu amor en la novela?
Mi relación con Arturo Peniche es fantástica. Nos conocemos desde hace muchos años, pero nunca habíamos tenido ocasión de trabajar juntos. En cuanto a Mauricio Ochmann no lo conocía y ha sido una sorpresa, es un buen actor y gran persona.

-¿Tú también conservas a tus amigas de toda la vida, como ella?
Sí, de hecho, llegué a Colombia desde México con una amiga del colegio que ha estado a mi lado en todo momento. Y se lo agradezco muchísimo, porque vivir sola, lejos de la familia, es muy difícil.

-Tienes nombre de reina, ¿te sientes como si lo fueras?
En ciertos momentos sí, porque la vida me ha tratado muy bien. El nombre que te dan los padres siempre tiene un motivo. Cuando era pequeña no me gustaba llamarme Victoria Eugenia porque no sonaba dulce, pero me acostumbré y aprendí a quererlo. Victoria es sinónimo de éxito, de salir adelante, de muchas otras cosas bonitas.

-El objetivo de Victoria es que su familia sea feliz, ¿y el tuyo?
El mismo: tener una estabilidad familiar y ver crecer a mis hijos. Es responsabilidad mía que sean buenas personas y estudien. El mayor, José Eduardo, tiene 16 años y está en una edad difícil. Quiero que sea feliz, pero ahora hay problemas y pienso en mis padres, en lo que pasaron cuando yo era joven.

-¿Tus hijos te han reprochado que pases poco tiempo con ellos?
No, José Eduardo siempre ha ido conmigo a todas partes y comprende mi profesión; es más, creo que está orgulloso de mí. Además, su padre también pertenece al espectáculo. En cuanto a los pequeños, van a cumplir cuatro años y todavía no me han reprochado nada, aunque no entienden muy bien mi trabajo. Y es que su padre, mi actual pareja, pertenece a un mundo muy distinto: es político y abogado.

-¿Tu hijo mayor piensa seguir tus pasos?
No; él quiere ser productor y director, pero yo le digo que no, que tiene que ser cantante, el sucesor de Alejandro Fernández. Además, así ganará dinero, porque de productor va a tener que gastarlo (risas). Ya en serio, yo sólo deseo que mis hijos sean felices y se dediquen a lo que quieran, porque yo también tuve el apoyo de mi madre cuando decidí ser actriz.

-En la novela eres la perfecta ama de casa, ¿en la vida real también?
Soy muy mala ama de casa, me gusta más trabajar fuera del hogar. Mi marido se queja mucho de eso, pero prefiere una mujer que haga lo que le gusta a una esposa frustrada. Eso sí, soy consciente de que tengo mis obligaciones en casa.

-¿Quién le conviene más a Victoria: Enrique o Jerónimo?
En mi opinión debería quedarse sola, esperando otro amor que sea más de su nivel. Una relación entre un hombre joven y una mujer mayor puede durar muchos años, pero seguramente desaparecerá. Con el tiempo, él tendrá que cuidar los achaques de ella y terminará cansándose.

-¿Qué buscas tú en un hombre?
Que sea inteligente y simpático. Mi marido tiene un humor negro que me desespera, pero he aprendido a vivir con él. Además, necesito admirar a un hombre y yo admiro a Omar. Su trabajo como político me impresiona, la gente que lo conoce lo admira y eso me llena de orgullo.

-¿Crees que hay hombres que tienen miedo de estar al lado de una mujer inteligente?
Sí, pero eso sólo ocurre en el caso de que sean inseguros. A los inteligentes no les pasa. Es verdad que en general, tienen miedo a aprender de las mujeres, pero espero que esto no ocurra en las generaciones venideras.

-¿Saldrías con alguien que fuera mucho menor que tú?
No, porque creo que el dicho “quien con niños se acuesta, mojada se levanta” es totalmente cierto. Mi marido es un año menor que yo, pero hablamos el mismo idioma y tenemos parecidos intereses.

-¿Cuál es tu mayor virtud y tu peor defecto?
Mi mayor virtud es la honestidad y mi peor defecto es que soy muy voluble.

-¿Tienes alguna manía confesable?
Me muerdo las uñas.

-¿Cuál es tu película inolvidable?
‘Acompáñame’, con Rocío Dúrcal.

-¿Qué libro recomendarías?
‘El principito’, de Antoine de Saint-Exupéry.

-¿Cuál es tu comida favorita?
Me encantan las albóndigas.

-¿Qué no puede faltar en tu bolso?
Cigarros, pañuelos de papel y caramelos de menta.

-¿Qué te saca de quicio en las personas?
La mentira.

-¿Tienes miedo al paso del tiempo?
Las arrugas no me preocupan, lo que temo es la falta de salud. No estoy en contra de la cirugía estética, pero soy muy miedosa y no me metería en un quirófano por vanidad.

-Pero en tu trabajo el físico es muy importante, ¿cómo te cuidas?
Controlo lo que como y trato de no dormir con maquillaje, por muy tarde que llegue a casa. También cuido mucho mi pelo. Ejercicio no hago porque me aburre.

-¿Qué proyectos tienes después de la telenovela ‘Victoria’?
En agosto o septiembre comenzaré a grabar una nueva telenovela de Televisa en México. Estoy emocionada porque siempre he hecho de buena y ahora seré la villana, quiero divertirme y probar. Además, continúo como presidenta del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia de Pachuca, localidad de la que es alcalde mi marido.