Andrea López


Andrea López nació el 7 de diciembre de 1976 en Cali (Colombia). Empezó su carrera artística interpretando a una pícara e inocente Lolita, en un comercial de televisión. A pesar de que la actuación no estaba dentro de sus planes, el destino insistió en el tema y un reconocido director de comerciales vio a la adolescente acompañada de su madre y aprovechó la ocasión para presentarse e intercambiar teléfonos. Es así como la información de Andrea López llega a la mesa de producción de ‘O todos en la cama’ (1994).

Desde el comienzo el contraste de sus rasgos finos y una voz dulce ante un temperamento fuerte e irreverente, sirvió para que la actriz atrajera, sin proponérselo, el papel de villana en muchas telenovelas, como en ‘La sombra del Deseo’ (1996), ‘Prisioneros del Amor’ (1997) y ‘Soledad’ (1998), tres novelas hechas en menos de dos años consecutivos y que la posicionaron como artista revelación.

Poco a poco comenzó a brillar en papeles en los que debía explorar el lado oscuro de su personalidad. Su talento se notaba en las cámaras y por eso las propuestas antagónicas cada vez fueron más, dándole gusto a un público que empezaba a aplaudir su trabajo. Sin tener tiempo de pensar en otro tipo de futuro para su vida, una contratación tras otra fueron llegando en novelas como ‘La Saga’, ‘Amantes del Desierto’, ‘Castillo de Naipes’, ‘Traga Maluca’ y ‘La Madre’. En esta ultima, Andrea interpretó a una hija desubicada, promiscua cuyo trabajo era bailar en un prostíbulo. El tema del baile no fue difícil ya que había tomado, desde pequeña, clases en distintas escuelas de danza.

Su plataforma en el mercado hispano se dio en el 2006 con ‘Destinos Cruzados’, una coproducción entre Caracol TV y TV Azteca. En el 2007 le llega la propuesta de Telemundo para trabajar en la gran producción de ‘El Zorro’.

Y más tarde, entre el 2007 y el 2008 Andrea López Vargas, su verdadero nombre, es contratada para dar vida a Tatiana López en ‘Victoria’, donde interpreta a una abogada, inteligente y hermosa, Tatiana es una mujer determinada que sabe lo que quiere y cómo lograrlo. Cuando conoció a Enrique (Arturo Peniche) dos años atrás, se enamoró de ese hombre mayor que parecía saberlo todo y se entregó a una relación que, aunque era prohibida, sentía que no podía evitar. Durante dos años ha sido paciente, quedándose en la sombra, pero guardando la esperanza de que un día no muy lejano Enrique se decida al fin a dejar a Victoria y sus hijos y se vaya con ella. Respecto a la diferencia de edad, Tatiana siente que no es importante, siempre y cuando haya amor. Cuando Enrique al fin le cumple su sueño de vivir con ella, Tatiana se siente feliz, pero muy pronto se da cuenta que ser la amante es muy diferente, cuando la relación se ve cubierta por un manto de misterio, que cuando es abierta y mucha de la magia se pierde. Sin embargo, Tatiana está dispuesta a luchar por su felicidad al lado del hombre que ama.


-¿Cómo has conseguido interpretar a Tatiana en ‘Victoria’, a pesar de no ser la típica amante perversa de telenovela?
No todas las amantes son perversas. Lo que pasa es que algunas se enamoran del hombre equivocado. Por lo mismo, muchas mujeres se sienten identificadas con mi personaje.

-¿Por qué aceptaste el papel de Tatiana López?
Porque desde el comienzo me gustó la forma en que estuvo planteado el personaje. No era la típica amante, ambiciosa y de mal proceder. Todo lo contrario, Tatiana es una buena mujer. No es la tontita que quiere aprovecharse del hombre rico. Es profesional y está completamente enamorada de Enrique.

-En la vida real, estuviste casada durante nueve años y en ese momento te ofrecieron este personaje...
Había terminado una relación complicada, así que Tatiana me ayudó a sacar muchas cosas de mí, hice como un exorcismo de sentimientos.

-¿Te has trazado alguna meta?
No he trabajado nunca fuera de Colombia y me encantaría poder hacerlo, por ejemplo en España. Sería una delicia. Verte en otro país, con otra cultura y otra gente, me parece una experiencia interesante, porque es algo que te exige mucho profesionalmente y también te permite crecer como persona.

-¿Y tienes algún sueño en el terreno personal?
Sí, y no tiene que ver con nada material. Mi mayor sueño es alcanzar la paz espiritual y conocer bien mi propio mundo interior.

-Las actrices y a algunas mujeres (como en ‘Victoria’, novela que actualmente grabas en Colombia) siempre tienen cierto temor a envejecer, ¿a ti te asusta el paso del tiempo?
Todavía no me he parado a pensar en ello... De cualquier modo, espero llegar a cada momento de mi vida asumiendo bien mi edad y viviendo tranquila con ella, sin querer aparentar menos años de los que tengo. Aspiro a estar siempre fresca en este sentido y, para ello, me cuido mucho.

-¿Cuál ha sido el momento más feliz de tu vida?
Hay muchos, pero recuerdo con especial cariño el día que mi ex marido me propuso matrimonio.

-¿Y el más triste?
Cuando murió mi mamá.

-¿Compartes tu vida con alguien?
Vivo con dos hermosos perros y un gato, pero en el plano sentimental no tengo pareja.

-¿Eres difícil de conquistar?
Lo que ocurre es que soy una mujer de relaciones largas; de hecho, sólo he tenido dos serias. Primero estuve casada nueve años con un hombre maravilloso, a quien quiero mucho y al que me sigue uniendo una gran amistad, y después tuve un novio durante dos años, pero rompimos el pasado mes de enero.

-¿Te gustaría formar una familia?
No está en mis planes. Me gusta la vida en pareja y contar con alguien, pero si no se da el caso, también estoy bien sola. He aprendido a disfrutar de la soledad y a dirigir mi energía hacia otros campos, como mi familia, mi trabajo y mis amigos. Mi objetivo en la vida nunca ha sido ser mamá, ni formar una familia; no soy nada maternal.

-¿Te sientes frustrada en el amor?
En absoluto. He tenido experiencias muy hermosas y me siento completamente satisfecha con ellas.