Sonya Smith


Sonya Smith, nacida el 23 de abril de 1972 en Filadelfia (Pensilvania) es una gran actriz, mejor conocida por sus papeles en telenovelas.

Sonya Eleonora Smith Jacquet, su verdadero nombre, creció en Venezuela y se considera venezolana. Su inicio comenzó en Venezuela, donde hizo telenovelas como ‘Cristal’ (en 1986), ‘Alondra’ (1989), ‘Gardenia’ (1990), ‘El Desprecio’ (1992), ‘Cara Sucia’ (1992), ‘Rosangélica’ (1993), ‘María Celeste’ (1994), ‘Destino de Mujer’ (1997) y ‘Mariú’ (en el 2000). Además, en 1996 se fue a Colombia para protagonizar, por el Canal RCN, ‘Guajira’. Y en 1999 protagonizó, en Perú, ‘Milagros’ para la prestigiosa América Producciones. Poco después, en el 2006, protagonizó ‘Olvidarte Jamás’, para Venevisión y Univisión, junto a Gabriel Porras, al que conoció y con el que sigue manteniendo una relación sentimental desde ese momento. Después, en el 2007 con la misma productora que en el anterior proyecto, probó suerte como la villana en ‘Acorralada’, de la que tiene muy buenos recuerdos porque fue su primer papel antagónico y tuvo muy buena crítica sobre ese papel y en el 2007/08 firmó contrato con Telemundo y volvió a hacer de villana, en la telenovela ‘Pecados Ajenos’.

Sonya Smith hizo el papel de Elena en ‘Pecados Ajenos’, una mujer atractiva, distinguida y elegante. Muy insegura y celosa, incapaz de controlar sus pasiones, que convirtió su matrimonio con Adrián (Mauricio Islas) en una prisión para él. Sus explosiones de furia, motivadas por los celos, sumamente autodestructivas, llegaron a convencer a todos que estaba loca, aunque en realidad lo que deseaba es llamar a atención y manipular a los demás a su antojo. Quería a sus hijos, Denisse y Alfredo (Mariana Torres y Jencarlos Canela, respectivamente), pero no se preocupaba por ellos, pues lo único que le interesaba es celar obsesivamente a Adrián. Su única amiga y confidente fue Raquel (Chela Arias), su madre, quien no aprobaba lo que su hija hacía. Elena no estaba dispuesta a perder a Adrián por ningún motivo, y Natalia (Lorena Rojas) se convirtió en su más grande enemiga. Estuvo dispuesta a todo con tal de destruirla y hacerla a un lado.

Aunque su carrera la ha dedicado en especial a la televisión; durante el 2005, Sonya hizo su estreno en Hollywood, interpretando a Ángela La Salle en ‘Cyxork 7’. Y antes de ‘Pecados Ajenos’, en el 2007, participó en la película ‘Ladrón que roba un ladrón’, donde ella compartió créditos con actores como Fernando Colunga, Miguel Varoni, Gabriel Soto, Ivonne Montero y Saúl Lizaso, entre otros. Y, además de hacer estas películas, también ha actuado en filmes en Venezuela y en México. También, ha probado suerte en el teatro, donde ha participado en obras como ‘Hormigas caminando sobre una axila’ (en Venezuela), ‘Divine Treasure of Youth’, ‘Una Pareja con Ángel’ (éstas dos últimas en Los Ángeles).

Si quieres conocer mejor a esta actriz venezolana, no te pierdas esta entrevista que nos concedió recientemente.

-Sonya, acabas de terminar de grabar la telenovela ‘Pecados Ajenos’, ¿cuál es el pecado de Elena, el personaje que interpretas?
El pecado de mi personaje era la celopatía, la manipulación y el control de sus seres queridos a través del llanto y sus emociones. Cada una de la historias de esta telenovela se suscitan o producen pecados de otras personas.

-¿Qué prefieres: el teatro, el cine o la televisión?
El teatro para mi es enigmático, imagínate que de las representaciones es igual y ese contacto con el público es único. E cine es encantador, pues requiere de un trabajo de mesa, de una construcción de los personajes muy rica y la televisión es como el gimnasio del actor. El estar grabando tantas escenas en un día, el saltar de un capítulo a otro en un ratito, es un constante ir y venir de emociones. Para un actor el instrumento de trabajo es la mente, cuerpo y sentimientos y en la televisión los mantienes afinados, como si les dieran una engrasadita. Para mí, el simple hecho de poder actuar no importa donde hace sentirme plena. La actuación es mi pasión. Para mí, la actuación se basa en la verdad.

-En la actuación, ¿qué es lo que más se te dificulta?
A veces las escenas de pelea, las de amor, las escenas muy intensas a nivel emocional son las que pueden costar trabajo, requieren más de uno, pero también es rico pues requiere de una previa preparación días antes.

-¿Consideras que la telenovela crea una cultura de drama en la sociedad?
Todas las personas vivimos un drama, pero no es por culpa de la telenovela, pues lo que hace es condensar y refleja la realidad. A veces la realidad supera la facción. La televisión toma esos dramas y los intensifica. La telenovela no enseña nada, es únicamente creada para entretener y contar historias. A veces yo no estoy de acuerdo con inverosimilitudes de mi personaje o mensajes que no quedan claros y tengo conflicto, y es entonces cuando decido adaptarlo.

-¿Qué piensas del uso del apuntador?
Creo que es una herramienta maravillosa si la sabes usar, creo que cuando grabas 40 ó 50 escenas diarias te puede ayudar, pero no es un sustituto. Un actor siempre necesita estudiar escenas saber para dónde va, de donde viene y la situación emocional del personaje. El usar apuntador es un “arte”, pues tienes que saber distinguir en qué momento te hablan, en qué momento es tu diálogo y cuál es tu indicación.

-¿Has participado en el cine mexicano?
Tuve una pequeña participación en una película que se llama ‘Bajo la misma Luna’, con Kate del Castillo, por cierto que estuvo en el Sundance Film Festival. Yo creo que no hay papel pequeño nunca. Aunque sean solo dos frases siempre son importantes.

-¿Cuál es tu meta?
Mantenerme vigente, siempre en un escenario o set de grabación. Incursionar en series americanas.

-¿Cuál ha sido el momento en tu carrera en que has sentido que desempeño como actriz ha sido excelente?
En la telenovela ‘Acorralada’ tuve unas escenas, donde el personaje se sume en el alcohol, fue una secuencia muy larga. Mis compañeros, al finalizar el día, me felicitaron y eso te llena de orgullo.