Mauricio Islas


Mauricio, que nació el 16 de agosto de 1973, en México. Hijo del empresario Juan Islas y Rosalinda Ilescas, es el menor de dos hermanos. En 1990 decidió dedicarse a la actuación. ‘Vampiro’ o ‘Mauro’, como lo conocen sus amigos, se considera así mismo como vanidoso, sereno, observador, coqueto y conquistador. Admira al actor Gary Oldman y al grupo musical The Cure. Además, él tiene una hija, Camila, de seis años, que la tuvo con la cantante venezolana Patricia Villasana, de la que está divorciado.

Juan Mauricio Islas Ilescas, su nombre verdadero, es realmente conocido por su trabajo en telenovelas como en ‘Amor Gitano’ (1999), ‘Amor real’ (2003), ‘Prisionera’ (2004), ‘Los Plateados’ (2005) y ‘Amores de Mercado’ (en el 2006).

Después de verle en ‘Amores de Mercado’, como villano, le vimos recientemente en ‘Pecados Ajenos’ como protagonista, compartiendo el rol protagónico junto a Lorena Rojas.

Mauricio Islas personificó en ‘Pecados Ajenos’ a Adrián, un hombre atractivo, de carácter optimista y alegre, noble, bondadoso y sincero. Es Gerente General de una importante revista. Su simpatía y su buena apariencia le ayudan en los negocios, pero también causan los celos constantes de Elena (Sonya Smith), su esposa, por lo que llevaba con ella un matrimonio conflictivo, plagado de malos ratos. Elena lo celaba obsesivamente, y lo hacía pasar continuamente situaciones embarazosas con amigos y compañeros de trabajo. Adrián fue un marido fiel y un buen padre para Denisse y Alfredo (Mariana Torres y Jencarlos Canela), sus hijos. Le preocupaba mucho que ellos constantemente fuesen testigos de sus desavenencias con Elena, con quien estaba convencido de que nunca podría ser feliz. Aunque puso todo lo que estuvo de su parte por salvar su matrimonio, resulta inútil. Se acaba divorciando de Elena, cuando comprende que ella jamás cambiará su conducta. Se enamoró de Natalia (Lorena Rojas). Vivió con ella una gran historia de amor intensa, al comprender que es la otra mitad que siempre anheló.

-¿Qué ha significado ‘Pecados Ajenos’ en tu carrera artística?
Es lo mejor que he podido hacer en mucho tiempo y los resultados obtenidos me hacen sentirme realizado y satisfecho.

-¿Cómo llegaste a la telenovela?
Yo acababa de terminar de grabar una telenovela en Colombia, que se llamó inicialmente ‘Amores de Mercado’ y donde tuve un papel de antagonista y alguien de Telemundo me habló para dejarme saber que había posibilidades de que pudiera integrarme al reparto de ‘Pecados Ajenos’. Cuando supe quiénes iban a trabajar, luego, luego pregunté dónde estaba el contrato para firmarlo.

-¿Te gustó personificar a Adrián, en ‘Pecados Ajenos’?
Me gustó mucho hacer el papel de Adrián Torres porque se trata de un hombre a todo dar, de esos con los que cualquier persona siente ganas de relacionarse. En las telenovelas, con frecuencia los personajes no tienen mucha dimensión. Generalmente son diseñados para que tengan un rol muy específico a lo largo de todo el tiempo en que se va desarrollando la historia y ya con eso es suficiente; por lo tanto, no dejan ver mucho lo que pasa dentro de ellos. Además, Adrián Torres es un padre de familia que lucha por mantener la vista puesta sobre aquellos valores en los que cree, que son la amistad y el amor de los hijos.

-¿En qué se diferencia Adrián de los otros personajes que has interpretado?
Adrián es muy distinto a lo que ya había hecho antes, porque tiene suficiente carne y espíritu como para convocar la atención de los televidentes en cualquier parte del mundo.

-¿Cómo te has sentido trabajando con el gran elenco que tiene ‘Pecados Ajenos’?
El elenco del proyecto fue determinante para aceptar el personaje, ya que significa un reencuentro de amigos. Con Lorena Rojas había trabajado hace mucho tiempo en ‘Canción de amor’ y con Sebastián Ligarde también y con Ariel López Padilla ni se diga. Fue volver a trabajar con gente muy querida.

-¿Cómo te preparas cada uno de los personajes que interpretas?
Cuando llega el momento de pararme frente a las cámaras, ya he realizado un largo y detallado trabajo interno previamente, durante el cual me voy preguntando a mí mismo: “¿quién es este hombre?, ¿de dónde viene?, ¿qué motivaciones tiene para vivir?, ¿qué le pasó cuando era joven?, ¿en qué momento decidió casarse?, ¿cómo es su vida sentimental?, ¿es alguien feliz? y muchas otras cosas más”. Todo eso me permite dar la credibilidad y los matices emocionales para que el público pueda identificarse con ellos.

-Tú también eres padre, como en la trama de tu personaje Adrián, ¿te has sentido identificado en ese aspecto contigo mismo?
Tengo una hija, Camila, de seis años (a la que veo cada 15 días, ya que reside con su madre Patricia Villasana en México) y en el día de mañana crecerá y será una adolescente y no puedo evitar pensar cómo reaccionaría en situaciones parecidas.

-¿Cómo es tu relación con tu hija Camila?
Cuando estoy con ella soy un niño de cinco años. Me encanta divertirme, me encanta ‘Brincolín’, ir a la ‘Ciudad de los niños’. Me da una energía extra y me llena de tantas cosas. Hablamos de su escuela, de tantas cosas. Soy su padre, pero también soy su amigo.

-¿Cómo acabó el escándalo que viviste en el 2004 mientras grababa ‘Prisionera’ junto a la entonces debutante Génesis Rodríguez, con quien te viste envuelto en un escándalo sexual que le costó la expulsión del proyecto?
Me han tocado vivir “pecados ajenos”, pero los que he afrontado con tranquilidad, serenidad y mucha cabeza, con mucho aprendizaje. Todo es aprender de lo que te pasa y moverte, no quedarte ahí.

-Después de terminar las grabaciones de ‘Pecados Ajenos’, ¿qué planes tienes?
Tengo muchas ganas de viajar a Egipto, a India, al Oriente, ya que siento especial fascinación por la filosofía tibetana, así como por el simbolismo que encierra la imagen del Guerrero Samurai. También, pienso en irme a Los Ángeles y tomar clases de actuación. Ahora es un momento importante para los latinos.

-Has sido formado en Televisa, en México, y hace cuatro años probaste fortuna en la cadena Telemundo. Las buenas experiencias que has tenido durante este tiempo, participando en ‘Prisionera’, ‘Los Plateados’, ‘Amores de mercado’ y recientemente en ‘Pecados ajenos’, han confirmado que no se ha equivocado en la apuesta que hizo para tener un mejor futuro, ¿qué te has propuesto en estas nuevas telenovelas que has hecho fuera de tu país natal?
Yo parto de la idea de hacer algo diferente siempre. No me gusta volver a repetirme. Por eso, trato de cambiar físicamente y, también, en la parte emocional que ofrezco en cada una de mis actuaciones.

-¿Por qué decidiste dejar tu país natal (México) para seguir tu carrera profesional en Estados Unidos?
En lo personal esto fue como ir abriendo más las expectativas de vida, salir de un país para trabajar a una cadena mucho más internacional, como lo es Telemundo, que ha abierto muchos campos de trabajo. El beneficio a nivel personal ha sido muy grande, es ir creciendo y evolucionando, dicen por ahí que el que no arriesga, no gana, y yo arriesgué y creo que voy por muy buen camino.