..:BELLA CALAMIDADES:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Edición especial 11):



  • SINOPSIS: Revive la historia en la edición especial que te ofrece la Revista "Gaceta, Dulce Paraíso".
  • ELENCO: con biografías y entrevistas a algunos de los actores de la telenovela, como a Danna García, Segundo Cernadas, Adriana Campos, Katie Barberi, Gustavo Angarita, María Helena Doering, Diana Quijano, Tiberio Cruz, Pablo Azar, Jonathan Islas, Santiago Gómez, Claudia Rocío Mora, Rodolfo Valdés, Daniela Tapia, Gary Forero, Mimi Morales, Rosmery Bohórquez y Ximena Duque.
  • RESUMEN: toda la historia escrita de cada uno de los episodios, en seis apartados, para que no te pierdas ni un detalle.
  • ANÉCDOTAS: todo lo que sucedió detrás de cámaras.
  • CUESTIONARIO: demuestra que no te has perdido ningún capítulo de 'Bella Calamidades' en este breve cuestionario.

VÍDEO DE 'BELLA CALAMIDADES':

..:SINOPSIS:..


‘Bella Calamidades’ es una superproducción de RTI-Telemundo para toda la familia que revisa el cuento de ‘La Cenicienta’ con ternura y emoción.

Telemundo Internacional dio inicio a la producción de ‘Bella Calamidades’, una historia original de Julio Jiménez, protagonizada por la reconocida actriz Danna García y el galán Segundo Cernadas, producida por Producciones RTI. Cuenta además con un gran elenco estelar compuesto por Adriana Campos, Diana Quijano, Gustavo Angarita, María Helena Doering, Katie Barberi, Rosmery Bohórquez, Tiberio Cruz, Claudia Rocío Mora, Gary Forero, Mimi Morales, Herbert King, Pedro Roda, Daniela Tapia, Santiago Gómez, Pablo Azar, Jonathan Islas, Rodolfo Valdés y Alejandra Miranda.

Esta telenovela, ha sido grabada en alta definición, contará con la dirección de Rodolfo Hoyos y Santiago Vargas, los libretos de Iván Martínez y la producción ejecutiva de Hugo León Ferrer.

Con un total de 140 capítulos, esta tierna y emocionante historia de RTI-Telemundo llega a la Revista “Gaceta, Dulce Paraíso”, en la undécima edición especial que lanza nuestra publicación para que podáis disfrutar y revivir los momentos de cada episodio, con entrevistas a los actores y actrices, perfiles de cada personaje, resumen detallado de cada uno de los episodios (dividido en seis partes), pósters, anécdotas y un cuestionario para que demuestres que no te has perdido ni un solo capítulo.


SINOPSIS:

Había una vez en un pueblo muy lejano, una joven misteriosa a quien todos llamaban “El alma en pena”. La gente del pueblo pensaba que estaba loca pues vestía harapos y sólo la veían en las noches cuando salía a caminar por el cementerio, el lugar donde vivía.

Lo que nadie sabía es que esa joven sucia y de mirada pérdida era la misma niña que años atrás había sufrido mucho tras la muerte de su padre. Lola huyó del pueblo para escapar de las garras de Aquiles Barraza, quien quería cobrarle las deudas de su padre, y busca refugio en casa de su tía Marta, quien la maltrata y la convierte en su sirvienta.

Ante el miedo y el asco de los habitantes del pueblo, la policía arresta a Lola para enviarla a un sanatorio donde no pueda molestar a nadie. Justo antes de que fuera recluida, su madrina Lorenza de Machado llega a su rescate impidiendo que se cometa una injusticia. Lorenza es una mujer con mucho dinero, dueña de las haciendas productoras de leche más grandes de la región y madre de Marcelo, el hombre que flechará el corazón de Lola.

Lorenza le brinda techo y protección a Lola, y ella con su dulzura y nobleza logra ganarse el amor de todos, incluyendo el de Marcelo. Gracias a la dedicación de Lorenza, la muchacha de apariencia salvaje se convierte en una bella jovencita. Pero, la felicidad de los primeros días se vuelve calamidad. Priscila, la sobrina de Lorenza, está locamente enamorada de Marcelo, y en complicidad con su madre Silvana, se dedica a hacerle la vida imposible a Lola, inventando toda clase de historias para deshacerse de ella. Estas dos brujas arpías y holgazanas lograrán su cometido.

Lola queda sola, desamparada, sin un centavo en su bolsillo y a la espera de que alguien la acoja con un poco de amor y un plato de comida. Para colmo de males, todos tildan a Lola como ave de mal agüero. La triste jovencita termina viviendo en una iglesia y luego en un bar de dudosa reputación.

Sin más opción, Lola se ve empujada a caer en las garras de Aquiles Barraza, un monstruo de hombre quien le cambiará su futuro. Las desgracias vividas, la soledad y el desamor, hacen que Lola se case con el gordo nauseabundo de Aquiles de quien recibe solo humillaciones convirtiéndose en su esclava.

Pero, la vida da un giro inesperado cuando Aquiles muere y deja a Lola como heredera absoluta de su enorme fortuna convirtiéndola en una mujer rica y poderosa. Ahora, la bella Lola, regresa a su pueblo para darle una lección a quienes hicieron de su vida un mundo de calamidades.

..:ELENCO:..

Danna García


Danna García es joven, bella y su cielo azul de oportunidades de crecimiento artístico no tiene límites. Actriz prolífica, su creciente lista de créditos incluye ‘Pasión de Gavilanes’ (2003), ‘Te voy a enseñar a querer’ (2004), ‘Corazón partido’ (2005), ‘La traición’ y ‘Tiempo final’ (ambas del 2008), entre más de 15 producciones televisivas. Actualmente, hemos disfrutado de una nueva faceta de la actriz en ‘Bella Calamidades’.

Su madre es la reconocida cantante colombiana Claudia Osuna y su padre, Jaime García, un administrador de empresas. Lo que ellos nunca hicieron, asegura García, fue obligarla a ser actriz. Esa era su decisión, su vocación, una pasión innata. En la universidad, en Colombia y Miami, se especializó en Administración Empresarial y Comunicación Social. También estudió Artes Dramáticas en una de las academias de teatro más prestigiosas del mundo: el Actors Studio de Lee Strasberg en Nueva York. Moderna y políglota, Danna habla español, inglés, francés y alemán.

Mucho se sabe de la carrera de Danna García, pero menos de lo que esconde su corazón. Terminadas las grabaciones de ‘Bella Calamidades’, la colombiana nos habla de sus novios, entre ellos Mauricio Ochmann. Aunque, la actriz quería descansar, Danna García en la actualidad se encuentra inmersa en las grabaciones de la nueva producción de Telemundo: ‘Alguien te mira’, que protagoniza junto a Christian Meier y Rafael Amaya.

-Dana, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Bella Calamidades’?
Lola no es la clásica heroína. Es una niña con una carga de misterio, silencioso, muy serio, muy interior, que ha tenido muchos padecimientos, más racional, con una luz pese a toda esa carga emocional. Un personaje que se supera. No es la Monita de ‘Un Gancho al Corazón’, que fue un reto y un gran orgullo ya que exorcizar un personaje en ‘La Traición’, a otro en tan poco tiempo fue muy difícil. Ese cambió me costó.

-¿En qué se parece a ti Lola?
Te confieso que he tratado que Lola se aleje de Danna. No me parezco mucho a Lola, pero trato de implementarle muchas cosas, como por ejemplo la importancia para su familia. Y yo, pues, soy un poco más introvertida y tímida que Lola, que es muy cerebral.

-¿Qué fue lo más complicado de representar a Lola?
Por el contrario, lo más fácil fue amarla como es sin querer cambiarla. Ella es un personaje de un mundo interior muy complejo y con una gran fortaleza, por eso le cuesta trabajo expresar sus emociones y conectarse con la gente que más quiere. Lola es un ser puro, bello, limpio, noble, honesto, que nunca ha dañado a nadie. Sus actos tienen como finalidad hacer el bien a los demás, pero la gente no lo entiende así. Es una incomprendida.

-¿En tu vida ha habido tantas desdichas como en la de ella?
No. He tenido mucha suerte.

-¿Esta producción tiene algún significado especial para ti?
Cuantos más personajes interpreto, más entiendo mi compromiso en que aporten algo, es una prioridad. Por eso, no me gustan los que se encuentran en situaciones extremas, como los narcos.

-¿Es cierto que en ‘Bella Calamidades’ hubo varios candidatos a galán y que con alguno no tuviste feeling?
No, no estuve en el proceso de selección, porque se realizó en Colombia cuando yo me encontraba en México. Así que para mí Segundo Cernadas ha sido el único. Sólo grabé el capítulo piloto con Christian Meier, pero la empresa lo desestimó.

-¿A qué se debió el cambio de protagonista masculino?
Tengo entendido que el personaje de Christian era un muchacho que se viera muy juvenil y por ese lado pensaron que no era el casting ideal.

-Ahora trabajas con Christian Meier y también con Rafael Amaya en ‘Alguien te mira’, ¿cómo ha sido tu relación con ambos?
Les amo a los dos. Son muy divertidos, relajados y hemos hecho un súper equipo. El hecho de que seamos tan amigos fuera de la novela va a ayudar a la novela en sí, a que todo se vea más real, más cotidiano.

-¿Por qué aceptaste el papel en ‘Alguien te mira’?
Yo estaba buscando un papel que se alejara de lo que había venido haciendo en otros proyectos, y el personaje de Piedad en ‘Alguien te mira’ me atrajo desde el primer momento. En los personajes de los melodramas las emociones son mucho más marcadas, pero en el caso de Piedad se trata de una mujer cuyo mundo interior no es tan obvio. No se trata de un personaje carismático, ni bonachón, es mucho más profundo, aparentemente plano, pero que interiormente tiene un fuerte conflicto.

-¿Cómo fluyó la química con Segundo Cernadas, tu coprotagonista de ‘Bella Calamidades’?
Segundo es un caballero, una persona muy generosa, un actor muy entregado y sobre todo muy buen compañero. Yo no lo conocía, pero es un bellísimo descubrimiento trabajar con tan buen actor, de tanta calidad, y sobre todo un ser humano tan bonito.

-Hace poco, Gianella Neyra confesó que le daba "cosa" ver escenas románticas de su esposo...
(Risas) No creo, no creo. Las actrices sabemos en qué consiste el trabajo y conocemos de qué se trata. Celos hasta ahora no me ha pasado. No me gustan las controversias, pero creo que es un trabajo y lo hacemos con cariño y profesionalismo, porque queremos entregar lo mejor al público, que finalmente el público se identifique con la realidad de los personajes.

-¿Qué diferencia a esta versión de la primera, que se llamó ‘Lola Calamidades’?
‘Bella Calamidades’ no está contada en el mismo tono dramático de ‘Lola Calamidades’. El sesenta por ciento de la novela es comedia, lo que hace de esta versión más liviana y más familiar. ‘Lola Calamidades’ fue más una telenovela de suspenso y drama.

-¿Te preocupan las comparaciones entre las novelas?
Yo he protagonizado muchas telenovelas de las cuales han hecho remakes, y siempre las he visto como propuestas nuevas. Los remakes nunca van a ser iguales ni a tener el mismo resultado que la historia original. Es el público el que elige las historias, más allá de que sean un remake o no.

-¿Hablaste con Nórida Rodríguez, la protagonista de ‘Lola Calamidades’, para construir esta nueva versión?
Sí. Tuve la oportunidad de hablar con Nórida cuando estaba grabando ‘Bella Calamidades’, y llegamos a la conclusión de que esta telenovela es muy diferente a la que ella grabó. También me reuní con Julio Jiménez para hablar del personaje, él me dijo que no pensara en ‘Lola Calamidades’ porque, aunque estaba partiendo de la misma historia, era una novela nueva y más fresca.

-¿Qué opinas de Ana Lucía Domínguez, que hizo el papel de Sofía Santana en la nueva versión de ‘Perro Amor’, novela que tú protagonizaste años atrás?
No he tenido la oportunidad de verla. Le deseo éxitos y espero que se haya divertido interpretando a Sofía, que es un personaje muy bonito.

-¿Participarías en el remake de una novela que ya grabaste?
Sí. Pasó algo muy curioso, pues cuando iban a producir la nueva versión de ‘Perro Amor’ me alcanzaron a preguntar si yo lo haría, y la verdad no tendría problemas en volver a hacerlo, porque para mí cada telenovela, aunque esté basada en otra, es nueva. La producción nunca saldrá igual así sea la misma actriz quien la protagonice, siempre habrá una evolución en el actor.

-Nos sorprendiste al besar a una actriz (Adelaida Puerta) como parte de tu personaje en la serie ‘Tiempo final’...
Me encantaría decirte que tuve que hacer un análisis psicológico o una evaluación del personaje, pero yo estaba en un avión en Los Ángeles y dicen que me pare en un set y ni tenía idea que iba a grabar. Fue un trabajo de improvisación interesante y me gustó el resultado. Fue una experiencia muy interesante y novedosa trabajar con David Carradine y mis otras compañeras.

-¿Qué aprendiste de tu trabajo en ‘Un Gancho al Corazón’, una telenovela y comedia a la vez?
Aprendí más a reírme de mí misma, a tomar las cosas no tan en serio. Me tomaba las escenas muy en serio y eran emociones demasiado reales, y sufro y todo. La vida es un rato y quiero disfrutármela cien por ciento y quiero que la gente se divierta también.

-¿Y qué ocurrió con la telenovela mexicana ‘Derecho de sangre’, la nueva versión de ‘Cuna de lobos’, para la que estás confirmada?
Ahora estoy en una carrera contra el tiempo. Apenas termine ‘Alguien te mira’, debo volver a México para terminar ‘Cuna de lobos’, de la que sólo hicimos el primer capítulo.

-¿Cómo te sientes ahora que estás viviendo en Miami?
Aquí viven mi mamá y mis hermanos, y mi hogar es donde esté mi familia. Estar aquí es un cambio que necesitaba y lo estoy disfrutando mucho.

-¿Te cuesta adaptarte a diferentes países, estando lejos de tu familia?
No. Soy nómada desde hace muchos años. El hogar es donde está tu familia. Ellos siempre están conmigo. Donde yo vaya, me visitan, me acompañan. Jamás he estado sola. Siempre he tenido su respaldo y apoyo. Aunque tengo una vida obviamente bastante “viajera” y más solitaria que la de una persona que tiene la estabilidad de una casa, han sido mi pilar.

-¿Cómo recuerdas tu niñez?
Actuando porque actúo desde que tengo cinco años, fui una actriz infantil. No es una carrera que yo escogí, es algo que se dio en mi vida y me trae muchísimas satisfacciones. Compartía mis horarios de estudios con los horarios de trabajo. Tuve responsabilidades desde muy niña, siempre estuve rodeada de adultos, y tenía un horario que cumplir. A diferencia de mis compañeras de la escuela, yo casi nunca pude ir a un paseo con mis amigas porque siempre estaba trabajando, pero mis padres hicieron el esfuerzo para que yo tuviera una vida normal: que fuera al cine, que compartiera con mis hermanos. Nunca he dejado de estudiar, es muy importante aprender, ser una mujer activa y constante.

-¿Qué recuerdas de tu personaje de Marcela Vallejo en ‘Café con aroma de mujer’?
No uno, todos, y son los mejores porque este personaje me abrió las puertas del mercado internacional.

-Lo mejor de haber protagonizado ‘Pasión de Gavilanes’...
Fue el comienzo de la segunda etapa de la internacionalización de mi carrera. ‘Café con aroma de mujer’ me lanzó y ‘Pasión de Gavilanes’ me consolidó.

-Te siguen recordando por ‘Pasión de Gavilanes’, ¿cuál crees que fue el éxito de la historia?
Creo que la televisión y las telenovelas son un género imperfecto y ‘Pasión de Gavilanes’ es lo más cercano a lo ideal, es una historia hecha con muy buen gusto y un alto nivel estético, sí hay mucha sensualidad, se sugiere mucho tanto musical como fotográficamente, pero tiene un balance y todo está justificado. Hay escenas muy fuertes y pasionales, creo que son los sueños que tienen las mujeres de conseguirse un hombre que les mueva el piso y que haga todo por encenderlas, es una relación muy animal, de hormonas. Es una historia donde es necesario que se sienten a verla con calma porque son las imágenes lo que impacta, la pasión que se trasmite, creo que ahí radica el mega éxito que ha tenido en todos los países que se ha trasmitido. Nos ha dejado muchas satisfacciones, la gente la ha disfrutado mucho y es un orgullo.

-¿Qué significó este éxito en tu carrera artística?
Para mí fue como la patadita para mi proyección internacional, hasta la princesa de Arabia Saudita me invitó a ese país, porque hasta allá llegó el éxito, como también en Rumania y España.

-¿Y cómo viste la versión que hicieron en México?
Me sentí muy bien cuando vi a mis compañeros haciendo ‘Fuego en la sangre’ porque es una historia que daba para lo que presentaron y más, pero creo que se hizo en otro tono, en un género diferente, siento que fue netamente un melodrama y ‘Pasión de Gavilanes’ es una aventura, con acción, con mucha piel y sensualidad, con chavos guapísimos y chicas preciosas. Es totalmente distinto a ‘Fuego en la sangre’. Aunque se basan en la misma historia y comienza igual, no se van por el mismo lado.

-¿Qué opinas del fenómeno de las narcotelenovelas en Colombia?
La televisión es entretenimiento y es el público quien decide qué le gusta y qué no, así mismo los canales empiezan a producir. Pero también creo que hay una responsabilidad ética de las productoras al hacer cosas que dejen un mensaje a la sociedad. Me imagino que este tipo de telenovelas son una moda, la gente se cansará y las historias cambiarán.

-¿Qué te molesta?
Las mentiras y la hipocresía. Se me pasa pensando positivo, en el mañana y en el futuro. Creo que el pasado ya se fue y que el hoy, mañana será pasado.

-Siempre te hemos visto en papeles de niña buena, ¿le temes a las villanas?
Sí he hecho muchas veces de niña buena, pero ninguna ha sido igual. Yo nunca pienso si el personaje es malo o bueno, lo que me gusta es hacer papeles diferentes. Además, he hecho siete novelas fuera de Colombia, donde he interpretado otros papeles y he sido antagonista. Me tienen encasillada en la buena, pero me muero de ganas por hacer de mala.

-¿Qué ha pasado con la música?
Le ha dado más prioridad a la actuación. Sin embargo, una de mis metas es hacer un personaje que cante, no se ha presentado la oportunidad por ahora, pero en ‘Bella Calamidades’ canto.

-¿Qué significa para ti ser la voz oficial de Barbie en ‘Toy Story’?
La oportunidad de hacer algo diferente. Desde niña me ha fascinado el mundo de los dibujos animados y participar en uno de Disney es todo un sueño. Me llamaron a participar y no lo dudé en ningún momento. No me considero una “barbie”, entonces el reto era mucho más interesante. Confieso que fue mucho más difícil de lo que pensaba. Cada cual se imagina una voz distinta para Barbie y quería que nadie se sintiera defraudado. Me encantó el doblaje. Fue una gran experiencia, porque la animación ahora es una mezcla perfecta de arte y tecnología.

-Los romances entre compañeros están a la orden del día…
Es fácil confundir la vida del personaje con la tuya, pero yo he aprendido a diferenciarlas. Aunque sí he tenido un novio actor: Mauricio Ochmann. Fue hace doce años, coincidimos en ‘Háblame de amor’.

-¿Es cierto que mantienes una relación sentimental con Jonathan Islas, al que conociste protagonizando ‘Bella Calamidades’?
No, no y no. Es muy buena persona. pero no es el perfil de hombre que me gusta.  

-¿Estás preparada nuevamente para el amor?
Después de varios meses de haber terminado con Jorge Mario (Eastman), ya puedo volver a salir con alguien.

-¿Cómo tiene que ser la persona de la que te enamores?
Me gustan los hombres inteligentes, a los que pueda admirar, con sentido del humor y que les guste la aventura y viajar.

-¿Cuál fue tu primer beso?
En televisión, era muy pequeña.

-¿Qué querías ser de niña?
Pediatra.

-De llegar al altar, ¿te gustaría hacerlo como en las telenovelas?
Me he casado tantas veces en la ficción que no sueño con vestirme de blanco ni organizar una fiesta por todo lo alto.

-¿Con qué personaje te has sentido más identificada?
Siempre hay características de ciertos personajes con los que te sientes identificado: el espíritu luchador de la Monita de ‘Un Gancho al Corazón’, la sencillez de Norma Elizondo de ‘Pasión de Gavilanes’, el espíritu independiente de Marcela Vallejo en ‘Café con aroma de mujer’. En fin, cada uno tiene algo muy especial.

-¿Cómo percibes las producciones que se están haciendo en Colombia?
Colombia se ha convertido en un centro de producción de televisión y cine de gran importancia para la región y creo que lo mejor está por venir. No nos hemos dado cuenta que somos grandes exportadores de talento y que nuestra industria del entretenimiento está creciendo a grandes pasos.

-Has comentado que te gustaría alejarte de la televisión, ¿tienes ganas de hacer cine y teatro?
Ojala vengan oportunidades de cine, de teatro y poder salirme un poquito del esquema actual. Me encantaría poder hacer más comedia. Lloro menos y es más divertido. Por eso, también se dice que los personajes de malas son más divertidos también.

-Tienes muchos fans y te comunicas con ellos por Internet, ¿eres cibernética?
No, no soy cibernética. Soy pésima para el Internet, pero mi hermanito menor es quien me ayuda y me asesora. Me he enterado que hay personas que se hacen pasar por mí, pero en realidad soy muy mala para la tecnología. Tendré que entrar a esta ola.


Danna García fue Lola Carrero en ‘Bella Calamidades’:

De 23 años, hermosa, Dolores, llamada Lola, es un personaje que reúne muchas facetas encontradas. Su infancia, adolescencia y comienzos de su juventud, están marcados por los sufrimientos y el ambiente hostil en el que se ha levantado. Su mamá murió cuando ella nació, y su padre José Carrero le ha inculcado amor, buenas costumbres y mucho valor para vivir. Esta es la herencia que le queda, ya que el minero sucumbe ante una dolencia contraída en su dura labor, dejándola sola y expuesta a mil peligros de los que ella se salva gracias a su intuición, su única arma para defenderse.

Siendo casi una niña, Lola huye de Horneros, el pueblo donde ha nacido y viaja a la capital, buscando ayuda en la casa de su tía Marta Carrero, quien no la trata como a una familiar sino como a una empleada del servicio. Hasta cierta edad, Lola se mantiene muy sumisa, aguantando el maltrato y la disciplina férrea con la que es educada,  pero pasados los veinte años se rebela y tras un fuerte altercado con Marta, regresa nuevamente a Horneros, creyendo que ha matado a la abusiva tía. Todo no ha sido más que un accidente, pero el sentimiento de culpabilidad la perturba mentalmente y al no encontrar apoyo en nadie, se refugia en el cementerio, viviendo como un animal que se oculta de día y ronda por las noches. Obviamente cuenta con la complicidad de Pablo Ávila, el celador del cementerio, quien se apiada de ella y le permite guarecerse en aquel siniestro sitio. Durante su permanencia  en el cementerio, Lola es muy extraña, sucia, desgreñada, vistiendo harapos, no parece un ser humano, sino algo extraño que es relacionado con un espíritu. Los temores y las habladurías de la gente, la convierten en “El alma en pena”, como se le conoce, hasta cuando es descubierta por las autoridades y obligada a salir de  su insólito refugio.

Rescatada por su madrina  Lorenza Barbosa viuda de Machado, Lola empieza a recuperar su identidad perdida, hasta convertirse en la joven linda e inteligente que siempre ha sido. Es entonces cuando tiene oportunidad de tratar a Marcelo Machado, el hijo de Lorenza, quien se enamora de ella. Ella también se enamora de Marcelo, personaje que será el único y verdadero amor su vida. Pero, no logra unirse con él, debido a las envidias y las acechanzas de los enemigos que no le faltarán a través de la historia, pues de un lado pasa a vivir a otro, acusada de llevar la desgracia a donde quiera que va. Esto no la amilana, y lejos de acobardarla sigue adelante, enfrentándolo todo, hasta vivir con un viejo pavoroso, quien en vez de ser su completa perdición, la salva y la lleva al tope del éxito económico, con el que se defiende contra todos aquellos que la han atacado.

Ella es dulce, secretamente romántica, comprensiva, generosa, tolerante. Cuando ama es apasionada, intensa, ansiosa, susceptible, capaz de entregar su vida por los seres amados. Como mujer es valiente por naturaleza, dispuesta a enfrentarlo todo, con mucha voluntad, con mucho coraje, con el temperamento altivo y decidido, que es su principal defensa. No es cobarde, ni quejumbrosa, ni envidiosa, ni codiciosa, ni traicionera, ni malintencionada. Es alguien tremendamente leal con los demás y con sus propios principios. Puede equivocarse como todo ser humano, confundirse con lo que no conoce, pero siempre está dispuesta a reconocerlo y a enmendarse. No es capaz de odiar profundamente.  Si acaso desprecia o siente lástima, pero jamás sería capaz de hacerle daño a nadie, y es por eso que  su complejo de culpa en la supuesta muerte de Marta, logra desequilibrarla, pero al enterarse que la tía está viva, vuelve a recobrar su estabilidad emocional. En cuestión de dignidad es altiva. No le gusta ser humillada, por muy humilde que sea su trabajo. Y se hace respetar. Cuando calla no es por cobardía, sino por prudencia. No siempre es triste, ni melancólica; a veces es alegre, y se divierte y quiere vivir, y jugar y cantar, reclamándole al mundo su derecho de ser feliz. Es un personaje muy lindo, muy especial, alguien con su propio brillo, que se destaca en medio de las sombras de la desgracia que le atribuyen inmerecidamente.

Segundo Cernadas




Segundo Cernadas protagoniza la telenovela ‘Bella Calamidades’, quien en el 2009 debutó en México con la telenovela ‘Pasión Morena’ (de TV Azteca); sin dejar de mencionar a lo largo de su trayectoria artística sus protagónicos en exitosas telenovelas como ‘Bésame Tonto’ y ‘Todo Sobre Camila’, entre otras; así como su inolvidable participación estelar en la telenovela ‘Muñeca Brava’, al lado de Natalia Oreiro.

El destacado actor argentino Segundo Cernadas debutó con gran éxito en la cadena Telemundo, gracias al estreno internacional de la telenovela ‘Bella Calamidades’, que fue un éxito internacional.

Cernadas está casado con la actriz peruana Gianella Neyra, con quien tiene al pequeño Salvador. Los actores se conocieron en Argentina cuando Neyra trabajaba en ‘Yago, pasión morena’. Dos años después, protagonizaron ‘Bésame tonto’ en Perú, la telenovela que le brindó el reconocimiento fuera de su país y por supuesto el amor de su esposa.

Segundo Cernadas interpreta a Marcelo Machado en ‘Bella Calamidades’, el príncipe ideal, un hombre atlético y apuesto. Todas las niñas del pueblo sueñan con él. Es consiente de sus atributos, pero jamás los usa para su beneficio. Le encanta estudiar, tocar el piano y vivir sonriéndole a la vida. Jamás le ha hecho falta nada, y a pesar de que al principio tiene una novia en la capital, caerá rendido a los pies de Lola (Danna García).

Aunque la novela no se ha estrenado en Estados Unidos, ya está destacando la presencia de este talentoso actor y Segundo Cernadas desarrollará otros proyectos con Telemundo y ya comenzó las grabaciones de ‘El Fantasma de Elena’, que se graba en Miami y que protagoniza junto a Elizabeth Gutiérrez.

-Segundo, ¿cómo es tu personaje Marcelo, de ‘Bella Calamidades’?
Mi personaje es muy, muy correcto. De esos caballeros de la época antigua que tratan de hacer las cosas muy bien. Él se va a enamorar de Lola, a quien al principio de la historia parece que todo le sale mal en la vida. Danna García hizo de una chica a la que le pasó de todo. La vida la llevó a vivir en un pueblo con una tía terrible. Mi personaje, que vivía en un campo de la zona, de alguna forma la rescató.

-¿Cómo te sentías en la piel de Marcelo Machado?
Un poco antiguo, porque es demasiado caballeroso. Es un tipo muy tranquilo, estudioso, correcto y serio. Me habría gustado que hiciera maldades, como en la vida real. Aun así, me encantó interpretarlo, me lo pasé muy bien, sobre todo gracias a mis compañeros.

-¿Y cómo te sentiste protagonizando al lado de Danna García?
Danna García es muy buena onda. No la conocía antes, es una actriz maravillosa. Me encantaría volver a trabajar con ella. Y si no es así, me gustaría mantener el contacto.

-¿Qué significó esta novela en tu carrera artística?
Como una gran oportunidad y hace rato la esperaba. La historia es como la de una Cenicienta moderna y está dirigida a un público más joven.

-¿Cómo te llegó la propuesta?
No tuve que hacer casting porque ya me conocían, pero sí viajé una vez de México a Colombia para hacer las pruebas de cámara pertinentes. Estaba feliz, pero reconozco que al principio lo dudé porque me tocaba acompañar a mi mujer a Perú, donde estaba haciendo la versión local de ‘Los exitosos Pells’. Y estaba el tema de que tenemos un hijo (Salvador), muy chiquito. Pero después de hablarlo decidimos hacer el sacrificio y vivir cada uno en cada país. Eso sí, cada quince días viajaba a verles y Gianella se venía a Colombia cada vez que podía. Nos veíamos a diario por skype.

-¿Tenías prevista la paternidad en un momento profesional tan bueno para ti?
Sí, estaba muy planeado. No quería que siguiera pasando el tiempo sin tener al menos un hijo, para que esa experiencia no me pillara mayor. Además, queremos tres.

-¿Cómo te va con tu esposa?
Excelente, muy bien. Tenemos un hijo, ella estuvo al principio de las grabaciones en Perú pero cuando terminó sus compromisos profesionales vino a Estados Unidos para estar otra vez juntos. Por suerte ya todo volvió a la normalidad y la felicidad. Gianella y Salvador están en Miami, descansando y disfrutando de esta maravillosa ciudad.

-¿Es un problema la separación con tu esposa por cuestiones de trabajo?
Yo viajo de vez en cuando y además, no es que estemos constantemente separados. Esta novela empezó hace poquito, y ella se quedará todo el tiempo que dure el resto de la novela. Tratamos de hacer uno a uno. Ahora ya a Gianela, mi esposa, le han hecho varias propuestas de trabajo pero ha rechazado para estar conmigo.
-¿Crees que ‘Bella Calamidades’ va a marcar tu carrera?
No lo sé, pero ya no miro las cosas así, me relajo. Al principio de mi carrera estaba pendiente de si funcionaba la telenovela en la que participaba y me imaginaba lo que haría si ocurría. Ahora me lo tomo como un trabajo más, trato de disfrutar. Si va bien, perfecto; si no, ya vendrá otra.

-¿Te asusta la popularidad?
No, sé lo que quiero, me vaya bien o mal. Deseo hacer esto unos cuantos años fuera de mi país y luego regresar a Argentina, no volverme loco con la actuación. No planeo tener una carrera internacional, ni mucho menos. Estaré en esto mientras me divierta.

-¿Y cómo te sentiste protagonizando ‘Bella Calamidades’ en Colombia?
Estoy muy contento con el proyecto, ‘Bella Calamidades’ fue una historia que disfruté al máximo, el equipo de trabajo fue maravilloso, me sentí como en casa; hubo una excelente química entre todos los actores, técnicos y equipo de producción, me han recibieron con los brazos abiertos. Es una gran satisfacción para mí ser parte de la familia Telemundo, y haber protagonizado la primera telenovela de esta cadena que se estrenó en Latinoamérica, antes que en Estados Unidos.

-En ‘Pasión Morena’ diste vida a Óscar Salomón, un diseñador de Nueva York que estaba enamorado de Morena, (Paola Núñez) y que durante la historia tuvo que disputar su amor con Leo (Víctor González), ¿qué recuerdas de este primer trabajo en México?
El personaje era muy divertido y defiendo que sea un refrito especialmente si son historias de mi país (Argentina) como ‘Yago, pasión morena’ porque los argentinos tenemos un problema con los acentos y los modismos que no permiten que nuestras historias sean vistas en otros países. Se vuelven a hacer con la idiosincrasia de cada país. Las escenas de contacto, de beso se evitaron por la gripe porcina, se usaban tapabocas y nos lavábamos las manos constantemente.

-¿Qué tal te sientes trabajando en ‘El Fantasma de Elena’?
Para mí es algo muy importante y nuevo en todo sentido. Es la primera vez que trabajo en Estados Unidos, gente nueva en general. Para mí ‘El Fantasma de Elena’ es una novela diferente y nueva porque es distinta a todas las que he realizado, tiene mucho misterio y suspenso. La verdad es que nunca había participado antes en un proyecto como este.

-¿El cambio debe de ser muy grande?
Sí, realmente, aunque antes ya había estado en otros países como Colombia y Perú, pero en Miami es la primera vez que trabajo.

-¿Cómo eres un día lejos de los sets de televisión?
Soy muy inquieto, me gusta estar haciendo cosas constantemente. Hago cosas relacionadas con el campo, agricultura, forestación, etc. Tomo clases de guitarra, canto. Hago mucho deporte, sobre todo de agua. Invento viajes los fines de semana, leo y escribo. Me encanta estar en el campo. Mi casa de Buenos Aires está cerca de un lago y voy mucho por allí.

-¿Tienes alguna afición?
Sí, la pesca.

-¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de ti mismo?
Lo que más me gusta de mi es que le escapo a lo cotidiano, que me gusta la aventura. Lo que menos me gusta de mi es que me cuesta mucho relajarme.

-¿Eres celoso?
Un poco, supongo que lo normal.

-¿A tu esposa la incomoda verte en escenas de besos?
En realidad no creo que a ella le moleste. Los dos lo manejamos muy tranquilamente.

-¿Es cierto que podrías protagonizar con Gianella, tu esposa, la obra de teatro ‘La tía de Carlos’ en Perú?
Me encantaría volver a trabajar con Gianella en Perú, que es como mi segunda casa, y con Margarita Morales, que más que una productora es una gran amiga.

-¿Imaginaste cuando conociste a tu actual esposa que te casarías con ella?
De a poco me fui dando cuenta que era la persona con la que quería estar toda mi vida.

-¿Cómo has cambiado tu vida desde que te casaste?
El cambio más grande es que ya no estoy tan conflictuado por saber si voy a ser feliz. Ahora se que voy a ser una persona muy feliz.

-¿Quién manda en la relación: Gianella o tú?
Creo que no manda nadie. Es algo que cuesta aceptar, pero hay que aprender a ceder.

-¿Es cierto que tuviste una crisis con tu esposa por la distancia cuando grababas ‘Bella Calamidades’?
No lo llamaría crisis, pero fue difícil, especialmente porque a mi hijo le veía sólo cada veinte días.

-¿Te consideras guapo?
(Risas) Depende del día, de como me levante.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu cuerpo?
Los brazos.

-¿Crees en el amor a primera vista?
Sí, creo que puede existir, pero creo que son muy pocos los casos que lo viven de verdad. El gran amor, el que es para toda la vida, se construye día a día.

-¿Eso te sucedió con Gianella?
No, fue algo que fue creciendo desde el primer día.

-¿Perdonarías una infidelidad?
La verdad que no lo se. Me costaría mucho.

-¿Qué ocurrió cuando te vincularon sentimentalmente con tus compañeras de trabajo Danna García y Mimi Morales?
Me vincularon con ellas y con cualquier otras con las que he trabajado (risas) porque pasamos muchas horas juntos. Con Mimi y Danna tengo una gran amistas y nos llevamos muy, pero muy bien. Pero, nada más allá.

-De niño, ¿qué soñabas ser?
El Zorro.

-¿En qué te reencarnarías?
En un caballo.


Segundo Cernadas fue Marcelo Machado en ‘Bella Calamidades’:

25 años, de buena estatura, atlético, muy bien parecido y varonil, reúne todas las condiciones para representar al “príncipe azul”, aunque es un muchacho sencillo, enemigo de las complicaciones, muy libre y desenfadado, capaz de medirse a todas las situaciones. No por eso es perfecto, ni mucho menos. Se equivoca con frecuencia, se disgusta y pierde el control cuando siente que sus derechos son atacados. No por eso es un buscapleitos. Él solo arremete cuando la ocasión lo amerita y lo hace con todas las de la ley, pues cuenta con fuerza y buenos puños.

Marcelo es un muchacho privilegiado. Hijo único de Lorenza. Su padre murió en un accidente. Ha sido muy bien educado y ha crecido sin ninguna carencia. Se puede decir que lo ha tenido todo. En su infancia fue gordito y tímido, situación que lo hizo víctima de algunos compañeros “malitos” del colegio donde estudiaba, como Los Galeano, quienes le pegaban.

Él sabe que es guapo, pero no emplea esta ventaja para obtener favores de las mujeres, que a veces le persiguen con mucha insistencia, como el caso de su prima Priscila, quien se obsesiona con él. Tampoco es un santo de palo, ni mucho menos. Se enamora como todos y tiene sus aventuras, sus romances y su quebradero de cabeza, como el que le da Lola, ya que por ella cae rendido en la trampa del amor.

Es un muchacho de buenos sentimientos. No guarda rencores con nadie. Es comprensivo y tolerante, hasta cierto punto. Hay cosas que no soporta. Es alegre y, sin ser extrovertido, no tiene timidez. Canta, toca la guitarra y el piano, pero no es músico, el hombre decidió estudiar filosofía, aunque más parece un atleta que otra cosa. Es inteligente, de buen ánimo, quiere mucho a su mamá, a los trabajadores, a sus amigos y aún a aquellos que le demuestran antipatía como los Galeano. Hasta cierto punto, el tipo no tiene de qué quejarse, pero su gran problema lo constituye la profunda pasión que siente por Lola, de quien se enamora perdidamente. En su lucha por ganarse su amor y convencerse a sí mismo que es la mujer que le conviene, se ve envuelto en mil situaciones disparatadas, que a veces no puede sortear con facilidad.

De carácter fuerte, seductor, atractivo, amoroso y apasionado, Marcelo es el galán por excelencia, capaz de robarle el corazón a cualquier mujer, aún a Lola, aunque ella lo disimule y le haga pasar las duras y las maduras hasta caer en sus brazos definitivamente.

Adriana Campos


La bella colombiana Adriana Campos asegura que se ha divertido mucho grabando ‘Bella Calamidades’. Ilusión y mucha perseverancia son virtudes necesarias para triunfar en el difícil mundo de la actuación. Tras diez años interpretando papeles secundarios, Adriana Campos nos ha sorprendido gratamente con una villana superficial, divertida y con un toque de ternura que la hace irresistible.

“Si me ven en la calle paso desapercibida”, así lo asegura Adriana Campos, la actriz colombiana que interpreta a Priscila en la telenovela ‘Bella Calamidades’, producción de RTI Producciones y Telemundo Internacional. Desde hace 12 años esta hija del Chaparral Tolima (Colombia), ha hecho parte de importantes producciones, lo que deja en evidencia su talento y profesionalismo.

Es espontánea y fluida al hablar, cualidades que también le facilitan su trabajo actoral. Llegó a la televisión por casualidad. “Siempre he dicho que es Dios, coincidencia y destino”, asegura Adriana, porque llegó a Bogotá a estudiar Comercio Internacional en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Recordemos que la hemos visto en producciones como: ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘Amores de mercado’, ‘Zorro: La Espada y La Rosa’, ‘Madre Luna’, ‘Victoria’, ‘Vecinos’ y por último ‘Bella Calamidades’, donde da vida a la engreída e insoportable Priscila. “Priscila es mi personaje ideal”.

-Adriana, ¿cómo se dio la oportunidad de hacer parte del elenco de ‘Bella Calamidades’?
Eso fue un sufrimiento (risas). Duré cuatro o cinco meses arrodillada y con camándula en mano porque le pedí este personaje a Dios con toda el alma. Quería hacer el personaje porque cuando estaba chiquita le decía a mi mamá que le ayudaba a arreglar la cocina si ella me dejaba ver ‘Lola Calamidades’. Entonces ahora que estaba la oportunidad de hacer parte del elenco, para mí era maravilloso.

-¿Qué tal la experiencia de interpretar a Priscila?
Maravillosa. Creo que es mi personaje favorito, entre todos. Me encanta hacer de mala porque siempre había hecho personajes de mala que terminaba haciendo de buena. Siempre soñé con ser antagónica. Los protagónicos nunca me han robado el sueño.

-¿Es tu papel más importante?
Sí, el resto eran de reparto y ahora, por primera vez, soy la mala.

-¿Qué pensaste cuando te ofrecieron el personaje de Priscila?
Desde que supe que RTI iba a hacer la novela, intuí que yo haría ese papel. Es más, cuando grabaron el piloto, pensé: “¿por qué lo hacen sin mí?”.

-RTI ha confiado mucho en ti…
Sí, me ha tenido en cuenta para todo y gracias a ellos no me ha faltado el trabajo. Es mi segunda casa.

-¿Temes que la gente te odie por dar vida a este personaje tan insoportable?
La gente en la calle se ha portado muy bien conmigo. Todos se ríen y siempre me dan consejos y de una forma bonita.

-¿En qué te pareces a Priscila?
Priscila tiene algo mío y es un vestido y unos accesorios. Del resto, no tiene absolutamente nada. Soy una persona muy tranquila, no soy escandalosa.

-¿Cambiarías algo al personaje?
No, para mí es el ideal. Por ejemplo, pese a que en un principio no puedes salirte del guión, estos papeles te permiten hacer lo que quieras y eso es muy divertido. También me gusta que Priscila se vista y se peine como yo nunca haría; y hace cosas que a Adriana Campos ni se le pasarían por la cabeza.

-¿Cómo comenzaste en la actuación?
Aunque llegué a estudiar en la universidad, siempre tuve la pasión por algo que no tenía ni idea porque en el colegio siempre estuve en teatro, siempre bailaba. Nunca me gustaron los libros y decía: “no me gusta estudiar, pero me apasionaba estar encima de una tarima, de un escenario”. Entonces la pasión estaba por dentro, pero no sabía exactamente qué era.

-Sabemos que bailas muy bien, ¿dónde quedó esa faceta?
Siempre soñé con ser bailarina de Ricky Martín o de Chayanne. Una vez mi mamá me llevó a ver el ballet de Sonia Osorio y ahí le dije: “yo quiero ser bailarina, quiero estar allá arriba”. En esa espera salió la actuación y me di cuenta que me apasionaba y, aunque todavía me apasiona el baile, la televisión me ha dado una satisfacción que no sé si el baile me la hubiera dado.

-Luego de tu primera oportunidad actoral, decidiste estudiar actuación durante 5 años. ¿Cuáles han sido, desde entonces, los frutos de ese esfuerzo?
Estudié teatro con Paco Barrero, con Alfonso Ortiz y con Edgardo Román. Hacía todo lo que veía porque siempre he querido ser una gran actriz. El esfuerzo de estudiar se ha visto en el día a día porque mis personajes han ido creciendo, nunca se han quedado estancados.

-¿Cómo valoras tu evolución?
De modo muy positivo, porque es frecuente que a los actores los encasillen y yo he hecho de todo: de secretaria y mejor amiga de la protagonista, de guerrillera, de prostituta. He experimentado mucho. Por otra parte, hay actores que tienen la suerte de llegar a la cima enseguida, pero no ha sido mi caso. Yo he ido subiendo escalón a escalón, con sufrimiento y con mil tropiezos. Sin embargo, para mí eso es un tesoro.

-¿Pensabas que te iba a ir tan bien?
Todos los artistas soñamos con un papel importante para demostrar nuestra valía. Los de reparto son más cerrados o se quedan en una sola línea, por eso yo soñaba con un personaje más grande. Recuerdo que le decía a Dios: “que llegue en el momento que tú desees, no en el momento que yo quiera”. Y así ha sido.

-¿Cómo se consigue conservar la autenticidad en esta profesión?
Tiene que ser así, no puedes cambiar por un personaje que sólo dura seis meses. Y si cambias, es porque estás mal de la cabeza.

-La producción de ‘Zorro: La Espada y La Rosa’ hizo que fueras reconocida a nivel internacional, ¿cómo fue esta experiencia?
Creo que esa es la segunda etapa de mi carrera. Es como la primera vez que confiaron en mí con un personaje grande en una producción que era gigante y que exigió mucha inversión, fue una producción muy impecable. Aunque no nos fue muy bien en rating, era bellísima. La experiencia para mí era maravillosa. Llegaba al set, ponerme esos vestidos y montarme en un caballo era una experiencia maravillosa.

-Antes de tu actuación en ‘Bella Calamidades’ fuiste parte de ‘Vecinos’, ¿cómo recuerdas la interpretación de Nicole?
Esta fue una experiencia muy bonita. Llevaba ocho años trabajando con Telemundo y un día decidí que ya era hora de trabajar para Colombia, aunque ya había hecho algunas cosas no era nada que se hubiese visto y corrí con la suerte de que me llamaran al casting de ‘Vecinos’. Hice muchas veces el casting para la antagonista y al final quedamos dos. Me dejaron ese personaje, me lo gocé. Fue la primera vez que un trabajo mío o una novela donde yo estaba era un éxito. Salir a la calle y la gente me llamaba por el nombre del personaje: Nicole, fue algo maravilloso, aunque habían sentimientos encontrados en el público.

-¿Cómo te definirías a ti misma?
Soy muy sincera, muy tranquila. Prefiero estar sola, con la gente que quiero. No soy muy amiguera. Soy demasiado consentidora, me gusta cuidar a mis amigos, a mi familia a mi pareja. Soy sobreprotectora con todos. Me considero muy alegre, simpática, me gusta la vida y la amo. Estoy feliz con lo que tengo y con lo que soy.

-¿Qué extrañas de tu tierra, el Chaparral Tolima?
A mi familia, porque mis papás viven allá, mi casa porque es la misma desde que nací. Extraño la mazamorra con bocadillo que pasa por mi casa al mediodía y mi mamá la compra. Extraño las arepas de mi mamá y extraño la gente porque son muy especiales.

-¿Tienes alguna dieta o rutina especial de ejercicios para lucir tan bella?
Me gusta mucho ir al gimnasio. Cuando puedo y cuando tengo ganas voy. Hago media hora de cardio y hago pesas por veinte minutos. Trato de comer bien, sin dulces, sin paquetes. No tomo gaseosas, no como salsas. Prefiero las frutas. Pero tampoco me cohíbo. Porque cuando me dan ganas de comerme un ‘Chocorramo’ lo hago porque me encantan o un pastel o una hamburguesa.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu cuerpo?
La espalda.

-Muchos de los seguidores te catalogan como una de las “barbies” de Colombia...
(Risas) Pues si me vieran en persona sabrían que soy una mujer común y corriente. Yo creo que una barbie es una mujer que se cuida mucho, que va al salón de belleza y mantiene sus uñas perfectas, que sabe combinar y tiene de todo. Siempre he dicho que debí haber sido niño (risas) porque hubiera sido perfecto. No me gusta ir al salón de belleza a arreglarme las uñas (cuando lo hago es porque ya me da pena), me encanta estar con sudaderas anchas, con cosas que no me aprieten, me encantan las zapatillas deportivas porque camino todo el día y alcanzo a hacer las vueltas sin utilizar el carro. No uso tacones, el cabello siempre lo mantengo recogido, no me maquillo, no tengo colección de zapatos ni de carteras y soy un desastre combinando porque no entiendo cómo lo hacen. Creo que la televisión distorsiona un poco. Si me ven en la calle paso por desapercibida.

-La vida te sonríe también en lo personal, ¿qué balance haces de estos dos años de noviazgo con Mauricio Ochmann?
Estoy muy feliz. Uno a veces piensa que en este medio no va a encontrar estabilidad emocional y mucho menos un príncipe azul. Sin embargo yo he encontrado las dos cosas.

-¿Habéis pensado en tener hijos?
A mí me encantaría. Si Dios me regala un hijo en este momento, yo estaría feliz. Y Mauricio, también.

-¿Y os casaréis?
Lo hemos hablado, pero aún estamos conociéndonos. Estamos aprendiendo el uno del otro para después poder dar ese paso.

-¿Cómo lleváis la relación con todo el trabajo que tenéis ambos?
Ha sido difícil, pero no imposible. Para los dos la prioridad es la relación y tratamos de estar juntos lo máximo posible. Trabajar en la misma empresa es una ventaja, a veces estábamos en platós contiguos y me pasaba a verle o él a mí.

-¿Sois críticos el uno con el otro a nivel profesional?
Me gusta que él se meta en mi trabajo y me aconseje, pero yo no me meto en el suyo porque sé que lo está haciendo perfecto. Aprendo muchísimo de él, no sólo como actor, sino también como ser humano.
-¿Cómo descansas?
(Risas) Un buen baño cuando llego a mi casa, y siento descanso.

-¿Qué te alegra la vida?
Mi familia, mi trabajo, mi pareja, mis amigos. Cocinarle a alguien que yo quiero, a mi pareja. Me alegra la vida misma. Estoy conforme con todo y por eso soy una mujer feliz.

-¿Qué te enamora?
La sinceridad, unos ojos transparentes, la verdad y los detalles (risas).

-¿Cuál es tu héroe favorito?
Superman. Quisiera serlo por lo menos por un ratico.

-¿Cuál es tu plato favorito?
El langostino en todas sus presentaciones.

-¿A qué le temes?
A un secuestro. De mi familia, de mis amigos o mío. La verdad le tengo pavor a eso.

-Una deuda pendiente...
Hay un dicho que dice que “el que paga lo que debe sabe lo que tiene”. Yo deudas poco. Nunca me han gustado, pero quedé con una pendiente y ya no se puede pagar y es que mi mejor amiga de toda la vida desde chiquita me pidió una pijama y ella estaba en la clínica en Ibagué. Le prometí la pijama, pero cuando fui no alcancé a llevársela porque se murió. Creo que esa deuda no va a poder saldarse nunca.

-¿Cuál es tu mayor virtud y defecto?
Una virtud la sinceridad, y un defecto el desorden.

-Una manía...
Ver televisión.

-¿Cuál es tu película favorita?
Tengo dos: ‘Pequeña Miss Sunshine’ y ‘El Diario de Bridget Jones’.

-¿Qué no puede faltar en tu bolso?
Mi teléfono móvil.

-¿En qué te reencarnarías?
En un pájaro.

-De niña soñabas con ser...
Médico.

-¿Qué detestas de las personas?
La envidia.

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?
Vive y deja vivir.


Adriana Campos fue Priscila Cardona en ‘Bella Calamidades’:

26 años. Prima de Marcelo, y sobrina de Lorenza de Machado. Es linda, pero más que eso, tiene un cuerpazo sensacional, que es su fuerte. De muy buen tipo, podría verse distinguida, pero los atuendos que su mamá la obliga a usar, convencida de que sabe mucho de modas, la hacen ver atrevida y algo ordinaria. No le basta con lo que tiene, sino que quiere llamar más la atención. Priscila no es inteligente. Trata de ser sagaz, pero la astucia le falla en la mayoría de las oportunidades, haciéndola ver como una persona ingenua y perversa.

Esta señorita es producto de la educación o, mejor dicho, de la mala educación de su mamá, la señora Silvana Barbosa, quien la tiene convencida de que es una reina que lo merece todo, y a veces la baja de su pedestal para atacarla con saña. Siguiendo los malos ejemplos de su detestable mamá, Priscila es codiciosa, amiga de las apariencias, de la buena vida y de la pereza. Lo tuvo todo hasta la muerte de su padre, quien acabó con su fortuna, ayudado por su despilfarradora esposa Silvana. Al quedar en la calle, se ha visto obligada a trabajar en oficios de baja categoría, desde limpiadora de pisos hasta mesera de bares poco recomendables. Sin embargo asegura (obligada por su mamá) que ha vivido entre algodones como una princesa y nunca ha carecido de nada.

Es orgullosa, extremadamente vanidosa, indolente, envidiosa y malintencionada. Su gran debilidad son los hombres guapos a los que se ha entregado, contrariando a Silvana, quien lucha denodadamente para que se consiga un novio millonario. Casi todos la han dejado, pues resulta asfixiante, exigente y absorbente. Además es muy caprichosa. Mientras más la desprecian, más se obsesiona. Es el caso con Marcelo Machado, su primo, del cual se enamora desde el primer momento, y trata de atraparle, sin el menor recato. Ella es impulsiva, agresiva, se lanza a atacar sin medir las consecuencias, estrellándose constantemente, pero no aprende la lección. Sin embargo tiene más dignidad que su mamá, y no es una persona mala, sino equivocada, mal dirigida y bastante estúpida, pues cree engañar a todo el mundo, cuando solamente se engaña a ella misma.

Priscila es la más fiera, enemiga de Lola Carrero, pues como rival no la aguanta. Quizás es a la única persona a quien con gusto le haría mucho daño, por robarle el amor que ella cree merecer. Es un papel que tiene un gran tinte humorístico. La clásica villana a la que nada le sale bien, y llevada por su egoísmo no ve más allá de sus narices.